REFLEXIONES AÑEJAS ACERCA DE UNA METODOLOGIA VIRTUAL APLICADA.


REFLEXIONES AÑEJAS ACERCA DE UNA METODOLOGIA VIRTUAL APLICADA.            

Si debo dedicar este libro,digo que lo dedico a mi hija Carola,que ha tomado el cielo por asalto,a mis tres hijos y mis doce nietos ,sus madres, a mi madre.  Está de más decir que este trabajo restó tiempo y dedicación a ellos.

…y a todos los presentes y ausentes que pueblan mi memoria.

“Si la historia la escriben los que ganan, eso quiere decir que hay otra historia, la verdadera”.

Eduardo Galeano

“ya estamos iniciando nuestro regreso,ya se hizo todo lo que estaba a nuestro cargo,ya se completaron nuestros días,no nos olviden,no nos pierdan,miren primero sus casas,miren primero su patria.Establézcanse,multiplíquense,caminen y vayan a ver otra vez el lugar de de donde vinimos”. Vers. 779 Popol Vu

 

Comienzo este libro escribiendo a la luz de una vela, sin conexión alguna desde anoche con el mundo virtual ,que es el campo donde acudo diariamente como observadora participante.

La metodología de la antropología virtual,que describiré y la razón por la que consideré su aplicación en esta investigación es hoy asequible a todos, lo que no ocurría hace siete años, cuando iniciamos este camino.

Hoy escribo a mano en un viejo cuaderno escolar. En la madrugada de anoche un corte de luz en mi barrio que se prolongó hasta esta mañana, me ha permitido darme cuenta que esta metodología es viable solo si nuestra conexión a Internet está disponible y tenemos acceso a los equipos necesarios para que las técnicas de información y comunicación nos conecten y permitan nuestro habitar en el ciberespacio.

En este siglo XXI, en este último mes del  año de 2012, en que tantos esperan atemorizados un fin del mundo profetizado, los espacios donde coexistimos las generaciones de chilenos que vivimos  la crisis del proyecto nacional-popular de la Unidad Popular, el golpe militar de 1973 y la dictadura que se extendió durante 17 años,son sin duda los del espacio virtual, ese océano donde es posible navegar y encontrar los rastros y huellas de prácticamente todos quienes en un momento u otro fueron parte de nuestras  vidas.

Múltiples formatos, herramientas, aplicaciones posibilitan la comunicación On Line y el contacto con quien nos propongamos comunicarnos o averiguar qué ha sido de esas vidas que alguna vez compartimos .

Para la investigación en ciencias sociales, la Web se ha transformado en un espacio antropológico donde encontrar al Otro, sujeto de nuestros estudios,en una presencia total y transversal al tiempo y al territorio.

Por dos décadas hemos colonizado este espacio y formamos una cibersociedad en permanente proceso de cambio , dinámica y dialéctica y de alta complejidad. Sociólogos, antropólogos,cientistas políticos,economistas y  psicólogos sociales ,trabajadores sociales y etnógrafos virtuales hacen de este espacio su terreno para aplicar las teorías,metodologías   y técnicas propias de sus disciplina a un universo de grupos e individuos que detentan características específicas y que entablan relaciones sociales de distinto carácter en la Web con un correlato con sus actividades en el mundo Off Line o realidad presencial.

Related articles

“Selfie”. La práctica social de capturar el propio rostro en un smartphone.


 

Metaselfie: lo que los autorretratos en redes sociales dicen sobre los usuarios

En el 2013, el diccionario Oxford nombró “selfie” como la palabra del año. Poco después, este grupo de visualizadores de data pretenden dar un rostro homogéneo a la práctica social de capturar el propio rostro en un smartphone.

Por: pijamasurf – 25/02/2014 a las 16:02:07

 

selfie

La ola de la selfie sigue empujando desde el 2013 sin perder tracción: un proyecto de visualización de data llamado SelfieCity está dedicado enteramente a analizar más de 3 mil autorretratos utilizando métodos “teóricos, cuantitativos y artísticos”, para extrapolar algunos significados sociales utilizando software de análisis facial. Moritz Stefaner, uno de los autores del proyecto, explora diversos clichés asociados a las selfies y encuentra que la gente se toma muchas menos fotos a sí misma de lo que podríamos pensar.

Las selfies son interesantes de estudiar”, afirma Stefaner. “¿Representan una tendencia sustancial de cómo creamos y compartimos fotos? ¿Son medios de autoexpresión, herramienta de autopromoción o llamado de atención? ¿Y existe alguna diferencia cultural en la manera en que personas de distintos países toman selfies?”

La respuesta es sí. SelfieCity reunió un modesto corpus de fotografías tomadas de Instagram, 656 mil en total, provenientes de cinco grandes ciudades, Nueva York, Bangkok, Moscú, São Paolo y Berlín, entre el 4 y el 12 de diciembre del 2013. Un primer análisis utilizando un software de análisis facial determinó que, del total, sólo 640 fotos eran selfies (el software es incluso capaz de medir la talla del rostro, el grado de inclinación de la cabeza, si sonríe o no, etc.)

self

Estos fueron algunos de los resultados: 

  • Las selfies no inundan Instagram: sólo entre el 3% y el 5% de cada 300 mil fotos analizadas fueron de hecho selfies.
  • Las mujeres se hacen más selfies que los hombres. De hecho, en Berlín la cifra se duplica, mientras que en Bangkok se mantiene casi homogenea en 1.3 selfies de mujeres por cada selfie masculina. En Moscú, sin embargo, las mujeres se toman fotos 4.6 veces más que los hombres. La edad promedio de los hombres que postean selfies en Instagram supera los 30 años.
  • Selfie (1)
  • Las mujeres adoptan poses más extremas con respecto a la inclinación de la cámara. En promedio, la inclinación de cabeza en mujeres (parte integral del famoso duck face) es 150% mayor que la de los hombres. En otras palabras, los hombres no inclinan la cabeza al retratar su rostro, mientras las mujeres inclinan el objetivo para que aparezca el cuello o los hombros. El récord es de las brasileñas,  donde la inclinación media de la cabeza en mujeres fue de 16.9° (probablemente para que el bikini entrara en el cuadro).
  • La edad promedio de alguien que se toma una selfie es de 23.7 años.
  • Según el software de análisis facial (que asocia la sonrisa o la exposición de los dientes con la felicidad), las selfies más felices fueron las de Bangkok y São Paulo (0.68 y 0.64 sonrisas en promedio), mientras que las más “miserables” fueron las moscovitas, con 0.53 sonrisas promedio.

Los cambios tecnológicos nunca se distancian demasiado de los cambios sociales. ¿Qué pueden decirnos estas “metaselfies”, estas imágenes de data, sobre la cultura que las produce? ¿Podemos decir que se trata aún de una forma de organizar en experiencia tal cantidad de imágenes, o por el contrario, no es más que el narcisismo del sujeto y su necesidad de aprobación llevada al punto extremo de onanismo disfrazado de autoreflexión? ¿Cómo poder ver con perspectiva la metaselfie, si probablemente nuestro mismo rostro forme parte de ella?

 

Comunidades sociales, lingüísticas y culturales. Microblogging-nanoblogging-blogsfera-Bitácoras


elsociólogo

online, offline @elsociologo

Microblogging-nanoblogging-blogsfera-Bitácoras

 

Toda red distribuida es una red de iguales. Información, tecnología y creatividad pesarán cada vez más en el valor de la producción societaria actual. En toda estructura descentralizada aparece necesariamente la jerarquía. Cuanto más arriba estemos en la pirámide informacional, menos dependeremos de otros para recibir la información y más posibilidades de transmitirla tendremos en la nueva era digital.

La capacidad para transmitir es la capacidad para unir voluntades, para convocar, para actuar. Lo que ocurre es que estamos acostumbrados a vivir en redes de poder descentralizadas dónde alguien propone y se suma quien quiere. La dimensión de la acción dependerá de las simpatías y grado de acuerdo que susciten las propuestas.

Actualmente, esta misma lógica de la información distribuida ha llegado al terreno de la información general y construcción de opinión pública. La clave: las bitácoras (blogs). Los blogs son sistemas personales, automáticos y sencillos de publicación que, al extenderse, han permitido el nacimiento del primer gran medio de comunicación distribuido de la historia: la blogsfera.

En los blogs, la vida personal del autor no está separada de la información general y la opinión. El incentivo del blogger, además, es el prestigio, el número de lectores, el de enlaces y citas publicadas por otros bloggers como él. El microblogging acentúa a través de millones de tuits el mundo real de la blogsfera que se retroalimenta a través de estas redes sociales. La interacción microblogging-blogsfera se hace imprescindible en esta creación de difusión informativa e impacto social interactivo.

Hoy día, podemos afirmar que la gran red global de bitácoras (la «blogsfera») representa el primer medio global de comunicación distribuida. Por eso, en la nueva estructura reticular de la informaciónlo importante, ahora, es la interpretación y el análisis así como el impacto social, publicitario, marketeniano o de networking creados a través del microblogging y dirigidos hacia la búsqueda del prescriptor final deseado”.

Objeto de estudio o público objetivo se convierten así, en numerosas ocasiones, en el destino final de numerosas acciones distribuidas y pensadas para y por el mundo 2.0. Para ello, se requiere, en numerosas ocasiones, que el centro del periodismo no esté situado ya en la redacción, en la conversión de la información de hecho a noticia, sino en la selección de fuentes de información instantáneas en red (fotos, música, videos principalmente) que estén, en tiempo y forma directamente disponibles para el usuario de cualquier red social que absorbe más del 90% de su información cotidiana a través de los nuevos medios.

Esto es lo que hacen la mayor parte de las bitácoras. Lo que aportan es la selección de fuentes desde una mirada propia. Y al igual que ya no tiene sentido entender un periódico como un «fabricante de noticias» ya que la firma, la opinión no se fundamentan primordialmente en la mejor información atribuida a una persona o grupo, debido en gran parte a que las Redes Sociales permiten el acceso a prácticamente la totalidad de las fuentes informativas universales y accesibles para millones de usuarios.

 Se trata de una vertiente más del resultado más característico del desarrollo de la sociedad de redes distribuidas: la expansión de nuestra autonomía personal respecto a las organizaciones tradicionales establecidas.

No somos individuos, somos personas definidas no sólo por un ser, sino por un conjunto de relaciones, de conversaciones y expectativas que configuran una existencia. En este sentido, las redes de microblogging y el mundo de la blogsfera adelantan características de, por y para la sociedad. Guarecidos en las telarañas de la Mega-Red nutridos con rayos y truenos. Comunidades sociales, lingüísticas y culturales con dosis “gratuitas” y “extras” de pago.

¿Se imaginan cual es el efecto de facebook en los niños? Tesis de Maestría


¿Se imaginan cual es el efecto de facebook en los niños? Muy interesante tesis de Maestría sobre usos de redes sociales, con estudio de campo en dos escuelas..

http://lnkd.in/bdWNFQq

http://voces.huffingtonpost.com/eduardo-riveros/

La transmisión de la memoria familiar. Recomposiciones y apropiaciones de la memoria


Recomposiciones y apropiaciones de la memoria  

Estudio sociológico sobre un grupo de exiliados chilenos en Paris, entre octubre de 1998 y marzo de 2000

 

Fanny Jedlicki, doctorante en sociologia en la faculdad Paris VII – URMIS

(Unidad de Investigacion Sobre Las Migraciones y la Sociedad).

Con la indispensable ayuda para la traducción de Natalia Lavalle.

 

 

El 16 de octubre de 1998 quedará grabado en la memoria de todos los chilenos, especialmente en la de aquellos que aún viven en los países donde se refugiaron después del golpe militar de 1973. Se trata justamente de la recuperación de esta memoria en el “caso Pinochet” y de la movilización activa realizada por los ex-refugiados y sus hijos. Y son éstos últimos, los que con su presencia y compromiso asumen la lucha contra la impunidad de Pinochet, quedando en evidencia la relación con la memoria familiar del exilio.

El problema de la memoria es el tema central en esta investigación[3]. Esta es tratada como un proceso dinámico en constante reelaboración. A pesar de que la memoria del exilio chileno se haya forjado en un contexto dramático, impregnado de sufrimientos y que se encuentre polarizada entre el peso traumático del pasado y la necesidad del olvido, es una memoria que no está capturada al pasado[4]. Al contrario, la memoria es definitivamente un acto del presente, porque está inscrita en el tiempo y el espacio. Es lo que manifiesta San Agustín y reivindicado por Maurice Halbwachs: “recordar no es revivir, sino reconstruir un pasado a partir de los marcos sociales del presente”[5].

La transmisión de la memoria familiar, en un país que no es el de los padres, se inscribe claramente en un proceso de recomposición. Los hijos de los refugiados, socializados en Francia y pertenecientes a una generación socio-histórica diferente a la de sus padres, no reciben directamente los contenidos de la memoria paterna. Por el contrario, ellos realizan un “bricolage”[6].

De esta manera, concurrimos, durante el “caso Pinochet”, a un verdadero regreso de la memoria para los ex-refugiados chilenos y a una redefinición de ésta en el caso de sus hijos,  quienes al participar en una movilización activa, buscan apropiarse de su herencia familiar.

  • ·         La memoria en tensión

Los graves atropellos a los derechos humanos cometidos por el régimen militar chileno[7], tienden a ser ocultados en Chile, donde las leyes de impunidad y de silencio contribuyen a la “mala memoria” del país, según lo expresa el escritor chileno Marco Antonio de la Parra. La memoria colectiva es negada, especialmente la de las víctimas, lo que hace imposible la simbolización de la muerte y dificulta el trabajo de duelo. El dolor permanece omnipresente, una herida que el tiempo no puede cicatrizar, pues la memoria pareciere estar paralizada en un tiempo suspendido fuera de las leyes naturales, donde los ausentes están eterna y profundamente presentes[8].

Las víctimas, del sistema represivo, son  negadas, olvidadas e ilegítimas. Por tanto, los refugiados chilenos, en la mayoría de los casos, llevan sobre sus espaldas el peso de la culpabilidad, e incluso en un comienzo se sienten responsables de la derrota.

Esta culpabilidad se exacerba por su misma condición de sobrevivientes. Los que lograron sobrevivir a las torturas, a los campos de concentración, en relación con los millares de compañeros que murieron en estos lugares, se sienten culpables de estar vivos entre los muertos[9], culpables además de haber hablado bajo la tortura.

También se sienten culpables de permanecer aún en Francia, a pesar de haber jurado, a si mismos, volver lo más pronto posible a Chile para reconstruir la democracia que, hoy en día, se construye sin ellos. Este sentimiento, durante los viajes que realizan los exiliados chilenos al país, se ve sustentado por reacciones de rechazo de parte de sus propios compatriotas, quienes los tratan de traidores, cobardes o privilegiados. De haber disfrutado un “exilio dorado” en los desarrollados países europeos.

Para mitigar estos sentimientos los refugiados chilenos tan pronto llegan a Francia, se arrojan a un militantismo frenético contra la dictadura, prefiriendo, de esta forma, “dejar a un lado” las duras experiencias que acaban de padecer[10]. Así es como el silencio envuelve los sufrimientos de cada cual, rechazando los recuerdos dolorosos, reprimiendo los traumas, sin por eso olvidarlos.

De hecho, ¿cómo olvidar lo inolvidable? La memoria de la violencia se desliza por los resquicios de la vida diaria, lista a reaparecer a raíz de una broma, o de un encuentro con las autoridades policiales francesas, enfrentando esa moda que visten sus propios hijos, de uniformes color kaki y botas negras. Y el recuerdo no es sólo evocación de hechos anteriores, sino, a su vez, es también  un retorno físico a violentas emociones. La memoria se inscribe en el cuerpo mismo, cuerpo que ha sido martirizado, manifestándose por dolores violentos de cabeza, intestinales, trastornos de sueño y otros. Todo ello, expresiones somáticas que traen el recuerdo de los sufrimientos pasados. Sin embargo, si “hablar es imposible”, “callarse está prohibido”[11] y un verdadero “deber de memoria”, como dice Primo Levi,* se impone a los exiliados.

La memoria del exilio chileno se debate entre varias tensiones opuestas…está “adormecida” dicen hoy día, estos hombres y mujeres que se quedaron en Francia, tironeados entre su país de origen y el de asilo, la existencia que allí reconstruyeron, la pertenencia de sus hijos a esta sociedad de la que no quieren separarse. Existe al mismo tiempo, un Chile lejano que ellos aman y odian a la vez, y que sublimado por el exilio sufrido, se les impone como su único y verdadero lugar de pertenencia: Amalia, 50 años, exiliada en Cuba en el año1974 y retornada a Chile en 1986, habla del exilio como “una división interna que ha dejado su corazón y su alma en Chile“.

Cuando el “caso Pinochet” comienza, los refugiados chilenos de Francia[12] se encuentran en una fase particular de su trayectoria: el post-exilio. Después de 20 o 25 años que han  vividos en este país, ellos han experimentado una cierta aculturación, o sea han “bricolado” las diferentes piezas de las dos estructuras socio-culturales, cuyo recorrido ha permitido tender un puente entre las dos sociedades, reinyectando sentido y coherencia a las trayectorias quebradas por el golpe de Estado en 1973. Por una parte, sus elecciones profesionales y políticas lo reflejan. Por otra, sus viajes a Chile les permiten reanudar los lazos familiares, así como también poder medir la amplitud de los cambios negativos observados en el país, y valorar, entonces,  las garantías cívicas y sociales del  Estado francés. Sin embargo, la nostalgia, doloroso corolario del exilio y el desgarro permanente se impone  por una situación disociada (“entre-deux”), caracterizada por un regreso deseado, pero postergado constantemente donde el presente, pasado y futuro se entrelazan al dolor de una memoria en carne viva, polarizada entre el sufrimiento privado de los recuerdos, la culpabilidad y la inhibición colectiva. Esta situación es lo que el “caso Pinochet” viene a conmover.

El caso Pinochet y el regreso de la memoria

  • La victoria de los vencidos : la inversión de los roles

Aquellos que, por mucho tiempo, fueron aplastados por la altanería insultante del ex-dictador, que todos creían intocable, vuelven a la escena internacional y aparecen como los protagonistas de una lucha ejemplar[13]. De vencidos, responsables de la derrota, los ex-refugiados se ven asimismo como los vencedores, los héroes de la historia contemporánea chilena. La justicia internacional, al designar oficialmente al responsable de la muerte de sus compañeros, reconoce su historia, mientras que sus viejos sufrimientos, por largos períodos,  ahogados por la negación del Estado chileno y por represión propia, se convierten en la herramienta de la caída de Pinochet. Es justamente su condición de víctima lo que, en Europa, le atribuye a los exiliados un poder jurídico activo, lo que permite que, hoy, sean ellos quienes hagan temblar al ex-dictador.

“Por primera vez sentimos que servía para algo. Que no sólo habíamos recibido golpes sino que podíamos hacer que lo vivido sirviera para algo! [...] Nos dimos cuenta que habíamos vivido cosas de las que, a menudo, no habíamos hablado y, entonces, este pasado seguía siendo algo que no podía ser reivindicado, y en ese momento nos dimos cuenta que nuestros testimonios tenían una suerte de poder muy importante y que con todo esto podíamos hacer algo! Antes esto no servía para nada, bueno, ibas a Amnistía Internacional y contabas, presentabas tu testimonio que terminaba en un informe anual perdido por ahí… y entonces, tuvimos la sensación de tener un arma entre las manos, un arma con la cual podíamos golpear. Claudia, 50 años, exiliada en Francia desde los años 70, ex-presa política.

De esta manera, la inversión de la correlación de fuerzas, la nueva distribución de responsabilidades, el vigor simbólico que toma la reivindicación del estatus de víctima, conllevan un cambio radical de la relación que los refugiados tenían con la memoria. Esta pasa del estado de memoria reprimida, al de rememoración consciente y reivindicada por la palabra tomada públicamente.     

Además, son los exiliados los que se quedaron en Francia, después del referéndum, quienes retoman la bandera de lo que les parece ser la verdadera batalla contra la dictadura,  en vez de participar en la reconstrucción de la democracia chilena, De hecho, la actitud del actual Gobierno chileno les parece más que ambigua, revelando la distancia teñida de desconfianza que tienen frente a la democracia chilena[14]. El entonces Ministro de Relaciones Exteriores chileno, Juan Miguel Insulza solicita el regreso de Pinochet a Chile, dónde asegura que será juzgado. Pero los exiliados desconfían del aparato legislativo chileno, que ha garantizado una impunidad (casi) perfecta a los represores y además, no depositan grandes expectativas en la Concertación. Para ellos, se trata de una “manipulación vergonzosa“, cuyo objetivo es  proteger al ex-dictador. Los exiliados creen que sólo su acción militante desde el exilio, junto a la acción jurídica de los Estados europeos, puede llegar a  encaminar un verdadero proceso judicial contra Pinochet.

Por tanto, los exiliados van a involucrarse honesta (entera? ) y frenéticamente en una larga movilización para exigir el juzgamiento del ex-dictador en Europa y para “luchar contra su impunidad“. Las formas que toma esta movilización, así como las prácticas que en ella se desarrollan, son realmente “exhumadas” desde el pasado.

  • ·         El regreso estructural de la memoria

Las consignas, las pancartas, los discursos pronunciados durante las numerosas reuniones, incluso las divisiones que fortalecen las redes comunitarias que se han reformado, hasta la evolución de éstas ultimas, recuerdan de hecho las experiencias fundamentales que los refugiados han conocido: la Unidad Popular y los comienzos del exilio. El pasado reaparece, el grupo revive, a través del uso de los antiguos gestos, palabras y  prácticas, sus estructuras intrínsecas, ofreciendo a la memoria colectiva del exilio chileno una nueva etapa de elaboración[15].

Durante la movilización contra Pinochet, el acontecimiento fundador[16] que constituye la Unidad Popular está de regreso. En las manifestaciones surgen algunos cánticos (“Venceremos”, entre otros), como un eco del pasado y la figura de Allende, quién parece representar una verdadera divinidad tutelar, es invocada permanentemente: su rostro invade las pancartas y reina sobre los manifestantes, así como en el living de muchas casas de exiliados.

Los tres años de la experiencia socialista chilena han sido vividos por sus militantes y simpatizantes como un período eufórico, en el que, animados por un fuerte entusiasmo revolucionario y por la certeza de estar participando activamente en la elaboración de una Sociedad Nueva y de un Hombre Nuevo, sentían que estaban construyendo la historia, una historia en la que las trayectorias personales parecían abrazar las de la Nación. Se trata de un período de referencia y también de un período mítico, con el cual algunos siguen soñando[17]. Este mito[18] de un período que hoy no sabríamos comprender sin su fin trágico y sangriento, descarga, retrospectivamente, un gran peso sobre estos tres años. La gran mayoría de los exiliados percibe esta etapa histórica como una época feliz e ideal, intocable, cuya imagen ha sido sublimada por la distancia y la nostalgia propias del exilio.

El grupo va a encontrar, a través de las divisiones que lo alientan, sus viejas estructuras. Inherentes a la acción política o a las tensiones entre grupos ideológicamente divergentes, estos conflictos importantes que agitan la red y que afectan su capacidad movilizadora, recuerdan de manera pertinente las dificultades que la Unidad Popular tenía para federar las corrientes políticas que la componían, y las batallas ideológicas que dividían fuertemente a sus militantes. Estas divisiones continuaron en el exilio, viviendo tensiones exacerbadas por la derrota, por el inmovilismo político, tanto en Chile como en las redes sociales y políticas reconstituidas en el exilio. Estas harían estallar rápidamente la aparente unidad que la comunidad había encontrado al llegar al país de acogida. De la misma manera, las divisiones provocadas por el “caso Pinochet”, despiertan viejos rencores, provocan rabia, después de los felices reencuentros de las primeras semanas de movilización. Luego, las asociaciones de carácter cultural y social toman el relevo, consagrando la primacía de la afirmación del “entre-soi” sobre la acción política, lo que recuerda la evolución de las interacciones colectivas de los refugiados chilenos durante las diferentes etapas de sus exilios.

Estos modos de reagrupamiento y diferenciación estructuran la escena política de los exiliados chilenos, y conforman el nexo entre pasado y presente, permitiendo la reactivación de la memoria colectiva del exilio.

  • ·        El “entre-soi” y la figura del exiliado

A pesar del aspecto ejemplificador de este caso, cuyas acciones han sido valoradas tanto por los medios de comunicación y, pese a la solidaridad que la sociedad francesa ha tenido para con los refugiados chilenos, la movilización, sigue siendo esencialmente un hecho de éstos últimos. Los “franceses” están ausentes de este movimiento: si bien, a veces, se solicita su apoyo (firmas de adhesión, ayuda económica, etc.), su presencia efectiva en las manifestaciones es muy rara. Estas presentan un carácter marcadamente comunitario: las consignas, los volantes y las conversaciones que se establecen entre los miembros conocidos, son mayoritariamente en español, con exclusión de los no chilenos, aun cuando sean amigos de muchos años. En este contexto, el  proyecto, de formar una comisión latinoamericana integrada además por argentinos y haitianos, es abandonado al cabo de algunos meses.

Por tanto,  los desafíos de esta movilización se relacionan con el cuidado y la conservación de una identidad reencontrada, conducida por un colectivo encerrado en si mismo y que se reactiva constantemente, a partir de los reencuentros comunitarios, expresados en  manifestaciones y  fiestas. Son los momentos de vuelta a sus raíces, a su identidad. Los refugiados chilenos encuentran en la militancia, en el “être-ensemble”, (conjunto o colectivo?) una identidad valorizada que se había alterado progresivamente desde el golpe de Estado. El exiliado chileno encarnaba, de hecho, en la Francia de los años 70, heredera de las ideas del ‘68 y en el umbral de su crisis económica, al representante de un movimiento revolucionario con el cual los militantes franceses podían identificarse: el exiliado chileno era una verdadera figura heroica.

Los beneficios que en términos de identidad, ofrecía esta imagen de héroe, no eran menores para los refugiados chilenos; beneficios que reaparecen a partir del “caso Pinochet” Los refugiados recuerdan y, por fin, recuerdan en voz alta.[19]

  • ·         La resolución de los conflictos memoriales

Al ser designado un culpable oficial, el “caso Pinochet” aminora la culpabilidad de la derrota. Al fin, el deber de memoria puede cumplirse e impulsa a tomar la palabra públicamente: efectivamente, la responsabilidad que se le impone a los sobrevivientes de atestiguar por aquellos que ya no están, les permite superar las dificultades que los llevaron a sumergirse en los recuerdos traumáticos. Se trata casi de una reparación, hablando y recordando no sólo por aquellos que ya no están, sino también  por ellos mismos.

La palabra del sufrimiento, finalmente liberada, puede circular entre las redes comunitarias y permitir la reconstrucción colectiva del sentido de estas trayectorias, vividas, esencialmente en sus aspectos más siniestros, de modo individual. El sistema  represivo y sobre todo el de la tortura, tenían como objetivo la destrucción del ser, aislándolo de todas sus redes y marcándolo para siempre cuando “hablaba” bajo el dolor despiadado, transformándolo, literalmente, en una “ bestia que grita” (“bête hurlante”), habiendo asesinado al ser social y moral antes de destrozar al ser físico[20]: el sistema ha abolido el sentido. El silencio y la inhibición, la culpabilidad exacerbada por la condena sin apelación de los partidos políticos clandestinos de aquel que “cantaba“. Todo ello dejaba, a cada uno de los refugiados, aplastado bajo una pesada carga individual. A través de los testimonios y las querellas, estos reencuentran asimismo la huella de algunos detenidos-desaparecidos que creían haber sido los últimos en ver, reconstruyendo la cadena de responsabilidades de su desaparición. Esto les permite deshacerse, parcialmente, de la culpabilidad. 

Cuando Pinochet  fue arrestado… entonces le encontré un sentido a mi historia. Antes se trataba de algo individual, completamente individual, que me tocaba a mi, y que yo guardaba porque era mi historia, mi problema individual y que no estaba ligado a algo que pudiera hacer avanzar las cosas y es justo cuando Pinochet fue detenido [...] que yo hice la conexión entre mi historia y ésta… y en esta historia había todo un espacio para volver a lo que significaba pertenecer a un  movimiento (colectivo ?)  y no sólo individualmente como víctima.”  Marcela, 46 años, exiliada en Francia en 1973, ex-presa política.

De esta forma, el “caso Pinochet” permite a los exiliados   retomar en sus manos un destino sufrido desde 1973, cuando fueron empujados a la clandestinidad, a los campos de tortura, de concentración y detención, a las embajadas y consulados en países lejanos, con sus hogares para refugiados. En fin, cuando fueron forzados a una existencia no deseada, pero que han sido capaces de construir. Si durante años, su capacidad de acción a nivel político, laboral, etc., estuvo parcialmente anestesiada, ahora la reafirman y se la reapropian. El “caso Pinochet” tiene un valor reparador para los refugiados: la lucha del exilio en el exilio les devuelve sentido a su presencia en Francia.

Por ultimo, el duelo de las experiencias trágicas es posible. Los muertos y los nombres de los detenidos-desaparecidos son nombrados una y otra vez, sus fotos son publicadas en los diarios, afiches y carteles, que los manifestantes enarbolan, gritando que sus compañeros están “presentes ahora y siempre“. Estos actos son, también, el lugar de expresión de ritos de duelo, simbolizados por centenares de cruces plantadas en maceteros y puestas en la calle, por los minutos de silencio, por las velas protegidas del viento y por ese ataúd que queman de rabia cuando Pinochet regresa a Chile en marzo del 2000. Todos estos símbolos funerarios, representan “armas”,  de impacto sobre la opinión pública, así como formas de “enterrar a los muertos“. Asimismo, el “caso Pinochet” le permite a las víctimas de la dictadura realizar una catarsis.

Tuvimos la suerte de haber podido hacer una terapia colectiva con el “caso Pinochet” [...] porque todos teníamos a nuestros muertos en los afiches, los muertos, los detenidos-desaparecidos, habíamos puesto un manto sobre nuestras cabezas, y decíamos, bueno esto hay que olvidarlo. Pero era una manera de poder seguir viviendo. Y entonces pasó algo que permitió abrir eso y todos estaban felices! [...] Pudimos enterrar de una vez a todos los muertos [...] Si no enterraste a tus muertos no puedes vivir, porque si no dejas a tus muertos en el pasado, el presente es inestable y el futuro también. [...] Además, cuando viviste la derrota y sientes que no puedes cambiar nada de esto, con todos estos muertos y desaparecidos sobre el lomo, todo el tiempo…esto te apaga, vives con un peso.” Juan, 60 años, exiliado en Francia en 1974.

Las virtudes liberadoras del “caso Pinochet” sobre la memoria reprimida van a actuar también en el seno de las familias y van a trasformar el marco de la transmisión de la memoria.

El caso Pinochet y los hijos de los exiliados

  • Los fantasmas de la memoria

La memoria familiar, marcada por el sello de las terribles experiencias vividas, ha sido transmitida, durante mucho tiempo, de manera velada, a través de sus silencios aceptados y de sus “fantasmas” atormentando a los hijos. Los exiliados chilenos, enfrentados a sus recuerdos en tensión, no le cuentan a sus hijos, con facilidad, lo que les sucedió. El horror parece aún más difícil de verbalizar con ellos. De esta manera, la memoria se transmite generalmente por fragmentos, con sus omisiones, sus mentiras a veces, y  sus momentos de revelación en otros[21].

Los hijos respetan estos silencios y zonas oscuras de la memoria y, en ocasiones, hasta las apoyan, pues no quieren aumentar el dolor de los padres ni enfrentarse ellos mismos al horror. Los silencios, sin embargo, son pesados, dejando a la imaginación y a los fantasmas llenar los vacíos de una memoria que se vuelve, incluso, más terrible e inaccesible a toda obra de apaciguamiento y de elaboración[22].

No obstante, los hijos de los refugiados cuentan con trazos de memoria extra-familiares: se trata de los miembros de la comunidad chilena. Estos “tíos y tías” de la migración. Son personas referentes en la medida en que han recorrido los mismos periplos que sus padres. En Francia, también, existe toda una literatura y filmografía sobre la historia contemporánea de Chile que los hijos suelen consultar. Algunos de ellos elaboran parcialmente imágenes y representaciones de la biografía paterna. Por ultimo, sea cual fuere el grado de transmisión, todos los hijos expresan esta extraña impresión “de haber sabido siempre” sin que fueran necesarias las palabras.

Mas allá de los silencios, de las palabras, la transmisión de la memoria traumática se realiza clandestinamente y pareciera ocurrir (haber?), en los hijos de refugiados, un “hacerse cargo de los conflictos, de los traumas psíquicos que pertenecen a la realidad vivida por los padres”[23]. Escenas de violencia, llenas de tanques de combate, de fusiles y de llamas, en las cuales los padres o ellos son los actores, invaden las pesadillas de los hijos que construyen un teatro imaginario traumático[24]. Así, muchos de ellos se debaten entre estas imágenes de dolor y odio contra los represores chilenos, un odio mezclado con miedo que se amplía a todo organismo militar y de seguridad (sea este chileno, francés o de cualquier nacionalidad).

Algunos hijos desean protegerse del sufrimiento activado por la memoria e intentan distanciarse de ella, declarando que “son sus fantasmas y no los míos“. Gabriela, 22 años, llegó a Francia en 1980 con su madre después de haber sido las dos detenidas en Chile. Pero la memoria y el sufrimiento están presentes y, a veces, son asumidos y reivindicados por los hijos. Su relación con la memoria es entonces ambivalente.

  • De los sentimientos ambivalentes

Los hijos de los refugiados tienen una relación ambivalente con Chile, país de ensueño, cuya imagen se ve alterada por la nostalgia y las narraciones magnificadas de los padres, donde “las naranjas son del tamaño de los melones“: los hijos han elaborado la representación de una tierra originaria, “tierra de los colores del Edén”, un hipotético refugio. Pero este paraíso representa, también, un paisaje de sufrimiento graficado por las imágenes en blanco y negro de los bombardeos sobre la Moneda. Un lugar de injusticia en el que reina la impunidad y la negación oficial, situación que resulta más intolerable para estos jóvenes, que para sus mismos padres, ya que fueron   educados en los cursos de “educación cívica” de la escuela republicana francesa.

Durante los viajes que algunos de ellos realizan a Chile,  toman conciencia de los lazos contradictorios que los unen a este país, donde vive una familia desconocida e idealizada por la distancia, y con la cual las relaciones son generalmente una decepción :

Antes yo me hacia ideas, idealizaba, fantaseaba…allá he visto. [la familia] sigue siendo por mucho tiempo, algo lejano, imaginario, y de repente…ya era casi demasiado tarde cuando yo fui…mis tíos y mi familia son casi unos extraños, aunque los conozca.” Isabel, 28 años, llegó con sus padres a Francia en 1976.

El primer viaje que se realiza, a menudo, durante el verano austral y que corresponde al invierno europeo, es el viaje de la alegría, del descubrimiento. Los siguientes suelen ser los  viajes de la desilusión. Las imágenes elaboradas durante la niñez se encuentran con la realidad de las poblaciones, con una sociedad chilena dividida y, la mayor parte del tiempo, silenciosa sobre su historia contemporánea. 

Esta ambivalencia de sentimientos se relaciona también con la militancia de los padres. Algunos de sus hijos se sienten un poco aplastados por estos héroes míticos que sus padres creen ser. Ellos, que han participado en un gran movimiento social y político, en un momento que caracterizan, como de gran libertad y solidaridad social, que han recorrido y sobrevivido a tantas experiencias difíciles, “luchando por sus ideas”, representan para sus hijos, figuras ejemplares. Las narraciones heroicas de sus padres, así como la imagen positiva del refugiado latinoamericano que tienen las sociedades de acogida en Europa, permiten construir una cierta mistificación de la Unidad Popular y de los acontecimientos del golpe y post-golpe. Estos personajes, modelos a seguir, parecen ser aplastantes: los hijos piensan que jamás conocerán situaciones similares y que nunca podrán “pasar su prueba” como si las experiencias extremas de la generación anterior, obstruyeran  su realización personal.

Sin embargo, los hijos reivindican orgullosamente la herencia ideológica de estos ex-militantes, muchos de los cuales siguen estando activos. Esta transmisión se refiere más a los valores fundamentales de una sensibilidad de izquierda, que a los de ideologías más puras. Todo lo anterior, lleva a los hijos a comprometerse en diferentes luchas; por ejemplo, los sin-papeles, la defensa de la escuela pública, la ecología, entre otras. De hecho, hijos y padres pertenecen a dos generaciones socio-históricas socializadas en épocas y espacios muy distintos, y ambas tienen no sólo una visión política diferente, sino contrastada. Los padres son definidos por sus hijos como “idealistas y utópicos”, y no se reivindican como marxistas revolucionarios. Los hijos, a su vez, son llamados “cartesianos y racionalistas” por sus progenitores. En la trasmisión hay una reinterpretación, y una verdadera apropiación de una herencia política que, al mismo tiempo, es profundamente estructurante[25]. Esta reinterpretación de la memoria de la familia se expresará en las formas y en las significaciones del compromiso de los jóvenes durante la movilización contra Pinochet.

De este modo, durante el “caso Pinochet”, los hijos van a descubrir, a veces, a través de la prensa o de la televisión, los testimonios de sus padres. Así, muchas discusiones surgidas en las familias, a raíz del evento, despiertan su interés por esta historia: ya no dudan en interrogar a los padres y en consultar los múltiples documentos escritos y audiovisuales que abundan en los medios, para llenar los espacios vacíos de la memoria. Durante las manifestaciones, los hijos aprenden también a “conocer y reconocer” a sus progenitores en los rostros de los manifestantes, cuyas expresiones les parecían, hasta ese momento, exclusivamente paternas.

De hecho, los hijos de refugiados se unen a las manifestaciones organizadas por las redes comunitarias. Para sus padres, la participación masiva en ellas, representa “un maravilloso regalo”. Esos padres, desde muchos años, temían que uno de los corolarios coercitivos del exilio significara que sus hijos se convirtieran en “francesitos que han olvidado y que no se interesan por Chile”. Al tomar conciencia que, pese a los silencios, se han transmitido sentimientos de pertenencia y un fuerte nexo con su historia. En un principio, la presencia de estos “cabros”[26] era más bien una manera de apoyar solidariamente a sus padres, considerados entonces los verdaderos actores del asunto; pero se produce una transformación, gracias a un núcleo de hijos de refugiados entre 15 y  40 personas que, durante todo el conflicto al no poder siempre entenderse con “sus mayores”, se organizan  convirtiéndose en una fuerza autónoma de potenciación del movimiento. Rechazando así el “entre-soi” protector de sus padres, hartos de las incesantes discordias que, según ellos, debilitaban la movilización y no pudiendo concebir, en Paris, al final del siglo XX, la presencia de esas reliquias de la Unidad Popular (“tienen 25 años y 40.000 kilómetros de atraso” !), los hijos de refugiados intentan ampliar la movilización a la sociedad en la que viven. Estos franco-chilenos desarrollan, de esta manera, una lucha más ejemplar que la de los “viejos”, es decir, extraterritorial, creando una asociación[27] junto a  jóvenes de otras nacionalidades. Dirigen sus acciones de protesta, reflexión e información a la población francesa, en sus universidades, colegios, lugares de trabajo, etc. Su solidaridad concreta con otros movimientos, tales como los sin-papeles, confirma el carácter ejemplar de su lucha. Sin embargo, los jóvenes no dejan de construir,  también, un espacio de “entre-soi” en el que las trayectorias, los cuestionamientos de identidad, los vacíos de la memoria individual  encuentran, por fin, un eco colectivo. Además, desarrollan un proyecto de investigación histórica sobre la represión militar chilena, iniciativas socio-culturales (conciertos, fiestas, presentaciones de documentales, apadrinamiento de un hogar de menores en Chile, y otros.), redefiniendo prácticas y valores portadoras de identidad.

De tal manera, el idioma que usan, el “frañol” (una mezcla de francés y de castellano), es tanto un marcador de identidad, así como la huella de una acción transformadora de la doble herencia cultural. De hecho, el idioma está impregnado de la relación que los hijos de exiliados tejen con la historia paterna y la tierra originaria. “El individuo que habla es “actuado por las palabras” (Jean-Paul Sartre) que enuncia, en el sentido que con las palabras establece relaciones con las cosas, los eventos y las situaciones.”[28] Y el lenguaje reinventado que usan los hijos de refugiados, pasando con facilidad de una lengua a la otra, creando nuevas palabras (afrancesadas o chilenizadas), nuevas expresiones, los distingue de los dos grupos de referencia: ni franceses ni chilenos,  proclamándose herederos de una doble cultura.

Sin embargo, todos ellos afirman que el “caso Pinochet” les permitió “reanudar la identidad chilena“, las manifestaciones, fiestas y reuniones en  las cuales participan. Son un espacio de recreación de una atmósfera socio-cultural propia del exilio chileno. El español que se habla, la música latina que se escucha, la salsa que se baila y el vino que se toma, el olor del pan amasado que se disfruta, son, efectivamente, varios de los soportes de la identidad. “Me sentí chilena ante todo, no me sentía francesa pa’nada“, dice Valeria, 21 años, hija de exiliados, llegados a Francia en 1974, quien evoca, al mismo tiempo, su “desgarradora doble identidad“:

En Chile soy francesa, pero en Francia soy chilena. [...] Está claro, tengo una cultura francesa, pero no puedo ser francesa. No puedo ser chilena tampoco, pero me siento más chilena que francesa.” 

  • De las estrategias de identidad (identitarias) a la apropiación

La identidad, como la memoria, es un concepto dinámico, y la cuestión revela menos de la noción de herencia que de la noción de uso. Los hijos de refugiados elaboran  verdaderas estrategias de identidad[29], “bricolando” las dos culturas y los sentimientos ambivalentes que tienen hacia la historia paterna.

Así, si algunos jóvenes se identifican con sus padres y con la generación del exilio, se autodenominan “exiliados” aunque hayan nacido en Francia, otros, se vinculan más con el   espacio nacional y deciden, por ejemplo, “volver” a Chile aunque sus padres se queden en Francia. Finalmente, son varios los que afirman y resaltan una identidad que califican como chilena, aunque nunca hayan pisado Chile. Hay que precisar que la figura del exiliado, sobre valorizado, brilla sobre los jóvenes: hijos de héroes, hijos de un mundo exótico realzado por la moda latina en Europa, por los estereotipos de la “picante salsera” y del “latin-lover”. Esta etiqueta de identidad les aporta beneficios secundarios. Alfonso, 21 años, hijo de exiliados chilenos llegados a Francia en 1976, vive en una localidad de la periferia parisina y es constantemente sometido a controles de identidad por la policía, a raíz de su “look de joven de banlieue”, sospechoso de ser “árabe o chino”. Alfonso revierte esta estigmatización[30], auto- proclamándose chileno y apoyando esta identidad con prácticas lingüísticas, festivas y deportivas para que ésta sea significativa tanto para él como para los demás.

Otros jóvenes le confieren a esta situación socio-cultural mixta, un carácter positivo: se dicen dotados de una cultura francesa, pública, que   requiere de la razón, de la ciencia y de los valores democráticos, pero también de una herencia chilena. Este último pertenece a la esfera familiar y se inclinaría mas bien hacia los sentimientos, los sentidos y las relaciones humanas percibidas como ricas y cálidas: estos jóvenes estarían constituidos por “lo mejor del espíritu francés y de la naturaleza chilena“. Estas dos herencias adquiridas, complementarias, se mezclan entonces, y algunos de los hijos de la migración evitan todo conflicto de identidad,  declarando ser, simplemente, “ciudadanos del mundo“.

El “caso Pinochet” revaloriza la figura del exiliado chileno. Durante el caso, los hijos se sienten y se definen chilenos, aunque al interior del grupo comunitario se diferencien de sus mayores: renegociada, la identidad problemática es, entonces, resuelta en el grupo de pares. Juntos, los hijos de refugiados se sienten y se definen como hijos del exilio, como el “fruto de todo eso“, pequeños chileno-franceses o franco-chilenos, nacidos de lo político, a caballo de la migración.

De esta forma,  toman sentido las historias familiares que los han conformado en lo que son hoy día. La memoria, despersonalizada, puede inscribirse en un movimiento colectivo de redefinición de los sentimientos de pertenencia y de los lazos que con ella existen, volviéndose historia, una historia en la que ellos tienen el sentimiento de participar. Su fuerte compromiso en la movilización es una afirmación de esto, una reafirmación, vista por los padres y por el entorno como una afiliación voluntaria a esta historia y de la que se apropian según sus dobles referentes socio-culturales. 

A lo largo del “caso Pinochet”, el teatro imaginario se vuelve real. La transmisión efectiva de la memoria familiar que entra en juego y la acción colectiva permiten que los hijos habiten este teatro. Actores a cien por ciento de la movilización y progresivamente reconocidos y respetados por sus mayores, los hijos “crecen” y retoman la bandera de la militancia familiar, viviendo a su turno, un formidable movimiento social. Es justamente la apropiación de la memoria colectiva y familiar lo que puede constituir al sujeto, un sujeto libre, actuando sobre el presente[31] y no invadido o aplastado por su pasado ni por su herencia.

Así, como las imágenes de un calidoscopio se hacen y deshacen indefinidamente, dibujando nuevas formas y figuras, conservando siempre los mismos materiales, podemos representarnos el objeto memoria. Fluida, en constante cambio pese a su carga traumática, la memoria del exilio chileno evoluciona en el tiempo, marcada por los distintos acontecimientos que tiene lugar tanto en la comunidad como en las familias y en los corazones, unida por los lazos comunitarios, también cambiantes. De esta manera, el “caso Pinochet” ha venido a efectuar un giro de 180 grados sobre la situación del “entre-deux” vivida por los refugiados chilenos en su fase de post-exilio, y a cuestionar profundamente las relaciones atormentadas que estos mantenían con la memoria colectiva y familiar del exilio y de la violencia. El “caso Pinochet” actúa en esto como una crisis reveladora, disparadora y cristalizadora[32], revelando hasta que punto la memoria es un proceso dinámico en constante movimiento de composición, descomposición y recomposición. z 


[1] Expresión  que se relaciona con el « affaire Dreyfus » (que pasó en Francia al principio del siglo XX), es decir como un evento tanto jurídico, que mediático, que social, que político y que dividió la sociedad chilena como lo hizo l’affaire Dreyfus con la francesa…

[2] En este período, fueron realizadas dos investigaciones acerca de la construcción social de la memoria y de su transmisión en el seno familiar. Las personas entrevistadas pertenecen a 20 familias de refugiados en París y las ubico socialmente en la clase media, por su capital cultural, económico y social. Estas personas, que eran mayoritariamente estudiantes universitarios y militantes de la izquierda revolucionaria chilena, dejaron su país en la década del 70. Los integrantes de las parejas, de origen chileno, fueron entrevistadas individualmente, así como sus hijos que en ese momento tenían entre 17 y 30 años y que cursaban sus estudios superiores o ejercían un trabajo en puestos de responsabilidad.

[3] Fanny Jedlicki, Mémoires d’exil : quels héritages ? Trajectoires familiales de réfugiés chiliens, de l’Unité Populaire à l’affaire Pinochet, tesis de “maîtrise” de Etnologia, Universidad Paris V-la Sorbonne, 1999 ; Les mosaïques de la mémoire. Mémoires et violences de l’exil chilien. Tesis de DEA (pre-doctorado) de Sociologia, Universidad Paris VII-URMIS, 2000.

[4] Marie-Claire Lavabre, Le fil rouge. Sociologie de la mémoire communiste. Presse de la FNSP, Paris, 1994.

[5] Maurice Halbwachs, Les cadres sociaux de la mémoire, Albin Michel, Paris (primera edición 1925), 1994, p. 329.

[6] Concepto desarrollado por Levi-Strauss y Roger Bastide que aluden a la acción, intelectual y simbólica, de los actores sociales, para articular los distintos elementos (por ejemplo, de dos culturas). El término francés “bricolage” tiene una buena traducción en la metáfora del patchwork.

[7] Al final de la dictadura, se cuentan aproximadamente 4 000 asesinatos políticos, cerca de 2 000 detenidos-desaparecidos y entre 300 000 y 400 000 detenciones y casos de tortura.

[8] Antonia Garcia Castro, La mémoire des survivants et la révolte des ombres. Présences du phénomène de disparition dans la société chilienne (1973-1995),tesis de “maîtrise” IEP-Paris, 1995.

[9] Este sentimiento es uno de los objetivos de la represión : el sistema de la tortura necesita sobrevivientes, que puedan atestiguar el horror frente a los miembros de la sociedad, para que ellos adivinen, sin realmente saberlo, qué le pasa a los opositores. Es uno de los medios con los que se construye un verdadero Estado de terror.

[10] Ana Vásquez ; Ana-Maria Araujo, Exils latino-americains : la malédiction d’Ulysse, CIEMI-L’Harmattan, 1988.

[11] Jorge Semprún ; Elie Wiesel, Se taire est impossible, Ed. Mille et Une Nuits, 1995, p. 17.

[12] Pese a la dificultad de contabilizar el número exacto de exiliados se estima que, entre 1973 y 1989, unos  500.000 a un millón de chilenos, aproximadamente, han abandonado voluntariamente su país. Según la embajada de Chile en Paris, entre 10. 000 y 15. 000 chilenos habrían residido en Francia en este período. Estos refugiados provienen, en su mayoría, de la clase media chilena, con un alto nivel de educación. Sin embargo, pese a la heterogeneidad social existente en esta comunidad, de acuerdo a los datos conocidos por esta embajada, entre el 30 y el 40% de esta población habría vuelto a Chile.

* Citar a primo Levi

[13] La orden de detención internacional librada por el juez Garzón habla en términos de “crímenes de lesa humanidad”; estas palabras, si bien son abandonadas por los jueces, son ampliamente retomadas por los medios de comunicación masiva durante todo el caso.

[14] Evidentemente no es mi intención juzgar la (re)construcción de la democracia chilena, que puede ser comprendida históricamente. Seguramente Francia tiene una historia diferente y ahora es justamente desde este país, en el que los refugiados han cambiado y adquirido, durante el exilio, otros códigos de análisis y otras expectativas (sociales, económicas, culturales y políticas), que éstos evalúan la situación chilena.   

[15] Roger Bastide, “Mémoire collective et sociologie du bricolage”, L’Année sociologique, vol. 21, 1970.

[16] Paul Ricoeur, Evènement et sens, en L’Espace et le temps. Actes du XXIIeme Congrès de l’Association des sociétés de philosophies de langue française(Dijon, 29-31 août 1988), Vrin, 1990, p.19. 

[17] Un grupo de exiliados chilenos participa en las elecciones presidenciales chilenas de 1999, pensando contar con el apoyo de la población (este apoyo se demostraría prácticamente inexistente). Gracias al rol que habían jugado durante el “caso Pinochet”. Hasta continúan soñando con una sociedad chilena inspirada en la Unidad Popular.

[18] De hecho, frente a la ausencia de una Historia científica, oficial y reconocida como tal, es el mito, con acentos siempre legendarios, que toma su lugar. 

[19] Las identidades etnicas, de hecho, se construyen siempre en la interacción : Fredrik Barth, “Les groupes ethniques et leurs frontières” (trad. al francés, 1ª edición en ingles 1969), en Poutignat Ph. Y Streiff-Fenart J., Théories de l’ethnicité, Paris, 1995, pp.203-249.

[20] Véronique Nahoum-Grappe, “L’usage politique de la cruauté : l’épuration ethnique (ex-Yougoslavie, 1991-1995)”, pp. 275-323, en Françoise Héritier (dir.),De la violence, Odile Jacob, Paris, 1996, p.282.

[21] Esto no es una ley general; durante la investigación he encontrado casos extremos, en los que pudo haber un casi total ocultamiento de la historia paterna o, al contrario, una intensa participación de los hijos en la historia de sus padres.

[22] Vincent de Gaulejac, L’histoire en héritage. Roman familial et trajectoire sociale, Desclée de Brouwer, 1999.

[23] Martine Ulriksen-Vignar, “La transmission de l’horreur » en Jeanine Puget (dir.), Violence d’état et psychanalyse, Bordas, Paris, 1989, p. 124.

[24] Las experiencias traumáticas son reales en los hijos de los sobrevivientes, a pesar de que no hayan vivido realmente las causas de dicho traumatismo en Nathalie Zadje, Souffle sur tous ces morts et qu’ils vivent ! La transmission du traumatisme chez les enfants de survivants de l’extermination nazie, Ed. La Pensée Sauvage, 1993, pp. 87-88.

[25] Anne Muxel-Douaire, “Chronique familiale de deux héritages politiques et religieux”, en Cahiers internationaux de sociologie, vol. 82, PUF, 1986.

[26] “Cabros y viejos” son las denominaciones con las que las dos principales generaciones que han protagonizado esta lucha, se llamaban una a otra.

[27] L’A MICRO, el nombre de la asociación, hace referencia a lo micro como a algo chico, en contraste con los adultos ; hace referencia también al MICRO-fono como símbolo de la palabra tomada públicamente por este grupo y a las micros de Santiago, lo que le confiere, por un lado, un carácter mas chileno en relación a los dos primeros términos existentes en francés y significando lo mismo, y por otro simbolizando la “subida al camino del compromiso”.

[28] Augustin Barbara, Les couples mixtes, Bayard, 1993, p.207.

[29] Camille Camilleri ; Joseph Kastersztein el all.Stratégies identitaires, PUF, Paris, 1997.

[30] Isabel Taboada-Leonetti, “Stratégies identitaires et minorités : le point de vue du sociologue”, en C ; Camilleri et all., idem, pp.68-69. Hay que decir que los jóvenes franceses de origen magrebi que habitan los barrios populares de Francia son victimas de un fuerte racismo institucional y social, siendo identificados como delincuentes.

[31] Jacques Hassoun, Les contrebandiers de la mémoire, Syros, Paris, 1994.

[32] Edgar Morin, “Principes d’une sociologie du présent”, en La rumeur d’Orléans, Seuil, 1969.

El poder de las redes. Manual ilustrado para ciberactivistas


El poder de las redes

Manual ilustrado para ciberactivistas

Trilogía de las redes: El poder las redesEste libro es la primera parte de una trilogía que continúa con «Filés: de las naciones a las redes» y que se cierra con «Los futuros que vienen».

También está disponible para descarga en formato epub. Descarga todos nuestros libros en el repositorio de la Biblioteca de las Indias.

Te recomendamos especialmente, el manifiesto recien publicado: «El modo de producción P2P»

Índice

  1. Información general sobre este libro
  2. ¿De qué trata este libro?
  3. Breve historia de las redes sociales
  4. De la plurarquía a la blogsfera
  5. La primavera de las redes
  6. Ciberactivistas
  7. Ciberturbas
  8. Ciberactivismo
  9. La regresión de la web 2.0
  10. Pensando diferente

 

¿De qué trata este libro?

Que estamos en un tiempo de cambios y que esos cambios tienen que ver de alguna manera con las «redes sociales» es ya una idea común, extendida y repetida hasta el cansancio. Sin embargo, nadie parece tener muy claro qué son esas famosas redes y, si son algo más de los nuevos «libros de cromos» popularizados por servicios web como «Facebook», qué tienen de nuevo. A fin de cuentas, si las redes de las que hablamos son las que forman las personas al relacionarse unas con otras, la sociedad siempre ha sido una red. Y si hablamos de movimientos de activistas también estuvieron siempre ahí, relacionándose unos con otros en una especie de universo hiperactivo y paralelo. Hay, sin embargo, dos elementos nuevos relacionados con esta cuestión que todo el mundo entiende intuitivamente. Por un lado, Internet y su consecuencia más directa: la eclosión de una nueva esfera de relación social que pone en contacto a millones de personas cada día. Por otro, la aparición en los últimos años de una amplia literatura sobre redes aplicada a todos los campos, desde la física o la biología hasta la economía, con toda su inevitable secuela de libros de divulgación, aplicaciones al marketing y juegos publicitarios.

Y luego hay toda una serie de movimientos que van desde la revolución hasta la protesta cívica, pasando por una nueva suerte de sofisticadas algaradas que nadie sabe clasificar muy bien y que llenan páginas en los periódicos. Saltaron a la luz pública cuando en el año 2000 una multitud tomó las calles de Manila para pedir la dimisión del presidente Estrada. Los medios destacaron entonces la ausencia de convocantes y cómo las organizaciones políticas y sindicales se vieron arrastradas a seguir a la gente en vez de dirigirla. Pero aquello estaba lejos de la vieja Europa y tampoco le hicimos demasiado caso, tan sólo el suficiente como para que muchos de los miles de protagonistas de las movilizaciones del 13 de marzo de 2004 en España supieran hasta qué punto podían impulsar un cambio decisivo. Fue «la noche de los teléfonos móviles» y, aunque todavía se discute en qué medida pudo influir en el resultado electoral del día siguiente, nadie puede negar que supuso un momento de radical novedad en la historia española. En un librito publicado en la red unos meses antes, el economista Juan Urrutia había vaticinado la inminencia de este tipo de movilizaciones y aportado las claves metodológicas para entenderlas. Las bautizó también como «ciberturbas». Un año y medio después, en noviembre de 2005, la policía francesa confesaba su impotencia para contener la revuelta de los arrabales aduciendo la velocidad a la que los revoltosos adquirían técnicas y experiencias de verdadera «guerrilla urbana». Desde entonces el rosario de movilizaciones no ha cesado: desde Grecia a la revolución democrática tunecina, pasando por las movilizaciones postelectorales en Irán, el mapa político del mundo se ha ido llenando de referencias de nuevo tipo.

Algunos apuntan a la aparición de un nuevo y misterioso sujeto colectivo. Howard Rheingold lo llamó las «multitudes inteligentes». En este libro no nos acercaremos a ellas como si formaran parte de un mismo movimiento, con objetivos más o menos comunes, sino como síntomas de una nueva forma de organización y comunicación social con la que se pueden defender ideas muy diferentes, cuando no opuestas. Movilizaciones como las que en España condujeron al «macrobotellón» de la primavera de 2006 o los hoy famosos «indignados», entrarían también en este hit parade de ciberturbas que revelan que algo está cambiando. Definir ese algo y cómo las personas normales podemos ganar con ello independencia y poder de comunicación es el objeto de este libro. Se divide en tres partes. La primera parte contiene una brevísima historia de cómo las redes sociales, el mapa de relaciones a través del cual se mueven las ideas y la información, han cambiado a lo largo del tiempo impulsadas por las distintas tecnologías de comunicación. La segunda parte se centra en los nuevos movimientos políticos, desde las Revoluciones de Colores en el Este de Europa hasta las ciberturbas en distintos lugares del mundo, para finalmente trazar los dos modelos fundamentales de ciberactivismo que llevan a la difusión masiva de nuevos mensajes desde la propia red. En la tercera parte se critica la llamada «web 2.0», mostrando los límites que la cultura de la adhesión impulsada por servicios web como Facebook o Twitter imponen al ciberactivismo y dar paso a una reflexión general sobre el nuevo modo de pensar al que nos aboca la comunicación en redes distribuidas.

Breve historia de las redes sociales

Tras toda arquitectura informacional se esconde una estructura de poder.
Eslogan del grupo ciberpunk español hacia 1990

El siguiente gráfico sostiene de alguna manera todo lo que vendrá a continuación, así que lo ideal sería que el lector lo tuviera siempre presente. Fue creado por Paul Baran para fundamentar la estructura de un proyecto que más tarde se convertiría en Internet.

 

Topologías de red

 

Si observamos atentamente, los tres gráficos unen los mismos puntos de diferente manera. Estas tres disposiciones –técnicamente llamadas topologías– describen tres formas completamente distintas de organizar una red: centralizada, descentralizada y distribuida. La idea central subyacente en el presente libro es que la clave para poder explicar la gran mayoría de los nuevos fenómenos sociales y políticos a los que nos enfrentamos consiste en entender la diferencia entre un mundo en el que la información se distribuye en una red descentralizada y otro en el que lo hace en una red distribuida, por lo que recomendaría que el lector marcara esta página y volviera a ella cada cierto tiempo.

Pero volvamos a su autor original. En 1964 Paul Baran había recibido un importante encargo de la RAND Corporation, el think tank científico de la defensa norteamericana: describir qué estructura debían de tomar las comunicaciones de datos para sobrevivir a la primera oleada de un ataque nuclear soviético.

Baran se dió cuenta de que en una red centralizada, la desconexión del nodo central destruye inmediatamente toda la red. Una red descentralizada era en cambio mucho más robusta: al eliminar uno de los nodos localmente centralizadores la red no desaparecía completamente aunque algunos nodos quedaban desconectados y generalmente la red se rompiera en varios trozos. Baran se preguntó si no era posible definir una red cuya característica principal fuera que al eliminar cualquier nodo ningún otro quedara desconectado. Llamó a este tercer tipo «redes distribuidas» y propuso su uso para conectar entre si los ordenadores de las grandes universidades que habían recibido fondos de investigación de la defensa. Esa red, DARPANet, se conocería más adelante como Internet.

Pero donde Baran veía ordenadores y cables, nosotros podemos ver todo un relato histórico.

La red centralizada correspondería casi perfectamente a la estructura de las redes de postas que eran el principal sistema de comunicación hace tres siglos. En el sistema de postas cada carta enviada de un punto a otro tenía que pasar necesariamente por la capital, la ciudad central donde vivía el rey y estaba establecido el poder que literalmente permitía que unos lugares se conectaran con otros. Son los tiempos de la monarquía absoluta, los monopolios reales y el estado confesional.

El sistema era especialmente rígido con las colonias americanas. En el Imperio Portugués por ejemplo, estaba prohibido construir caminos entre las distintas colonias brasileñas y para enviar una carta de Río a Bahía tenía que viajar hasta Lisboa sólo para volver por barco a América. No es de extrañar que los primeros periódicos estuvieran en los puertos y sus noticias principales fueran precisamente las llegadas y salidas de barcos. En cambio, los periódicos con opinión y noticias políticas nacerán necesariamente en las capitales, donde las noticias llegaban antes que a ningún otro lado a través del correo. De hecho todavía hoy la prensa llama «corresponsales» -es decir colaboradores por correspondencia- a quienes escriben fuera de la sede central del periódico. Cuando durante la revolución francesa aparezca la primera forma de los partidos políticos modernos, «los clubs», funcionarán exactamente igual: sobre un centro en París con corresponsales en la provincia. Basado en el mismo sistema centralizado de comunicaciones, el modelo de estado al que darán lugar los partidos de la revolución francesa será tan centralista como el de la monarquía absoluta. De hecho, todavía hoy se conoce al centralismo extremo como «estado jacobino».

Pero en 1844 Samuel Morse envíó por primera vez una noticia a través de su «telégrafo eléctrico», en noviembre de 1851 se abrió al público la primera línea de telégrafo entre el Reino Unido y Francia. El primer mensaje directo entre Londres y París llegaba pocos meses más tarde cuando un emprendedor alemán, Paul Julius Reuter, consigue conectar por primera vez París y Londres a través de un cable submarino. Su idea: compartir las cotizaciones de las bolsas europeas en tiempo real. Los «cables» de Reuter pronto llevarán noticias de todo tipo y no sólo los inversores, sino los periodicos locales comenzarán a comprarlas. Reuter pronto se dará cuenta del valor de sus «scoops», sus cables con noticias impactantes que llegan mucho antes que las crónicas que se envían por barco. Nace entonces la agencia Reuter’s y en 1853 cuando estalla la guerra de Crimea consigue el apoyo del Almirantazgo y el diario «The Times» para tender su red hasta el mismo mar Negro donde ingleses, franceses, italianos, rusos y otomanos batallan por el control de las puertas de Asia.

Eran los comienzos de lo que Tom Standage bautizó, en un estupendo libro epopeya, como «Internet victoriana». Aunque Standage se muestra irónico en su libro sobre el efecto final del telégrafo en las relaciones diplomáticas, en la medida en que modificó los asuntos militares, no deja de ser interesante que los tres primeros protagonistas de aquella red de cables submarinos -EEUU se conectó a la red británica en 1858- hayan formado un bloque hasta ahora. Y es que el telégrafo no sólo unió las bolsas, sino que unió y mestizó los intereses económicos de los tres países, dando impulso tanto a la primera globalización como al imperialismo. Les unió de hecho con más potencia que la rivalidad generada por las fuerzas centrífugas de la competencia. Y el nacimiento de las agencias de noticias (Associated Press y Reuter’s), hijas directas del telégrafo, contribuyó además a casar el «orden del día» del debate público entre ellas.

Es difícil entender hoy el cambio que supusieron las agencias de noticias para la democracia. Al principio la novedad consistió en que permitieron incorporar noticias nacionales y globales a la prensa local en un momento en que la alfabetización crecía tanto por necesidades productivas (las máquinas requerían cada vez más habilidades de manejo por parte de los obreros) como por la acción educativa del propio movimiento sindical y asociativo.

Pero al incorporar la prensa popular (y no sólo la «burguesa», inaccesible para la mayoría de las personas tanto por sus costes como por su lenguaje), asuntos nacionales e internacionales, hasta entonces reducto de las cancillerías y la elite, la política exterior y «de Estado» pasó a formar parte de aquello sobre lo que cualquier ciudadano medio, independientemente de su clase social, tenía una opinión. Los argumentos del sufragio censitario se hacían obsoletos porque la información y la opinión abarcaban ahora al conjunto de la ciudadanía.

REFLEXIONES AÑEJAS ACERCA DE UNA METODOLOGIA VIRTUAL APLICADA.


            

Si debo dedicar este libro,digo que lo dedico a mi hija Carola,que ha tomado el cielo por asalto,a mis tres hijos y mis doce nietos ,sus madres, a mi madre.  Está de más decir que este trabajo restó tiempo y dedicación a ellos.

…y a todos los presentes y ausentes que pueblan mi memoria.

“ya estamos iniciando nuestro regreso,ya se hizo todo lo que estaba a nuestro cargo,ya se completaron nuestros días,no nos olviden,no nos pierdan,miren primero sus casas,miren primero su patria.Establézcanse,multiplíquense,caminen y vayan a ver otra vez el lugar de de donde vinimos”. Vers. 779 Popol Vu

 

Comienzo este libro escribiendo a la luz de una vela, sin conexión alguna desde anoche con el mundo virtual ,que es el campo donde acudo diariamente como observadora participante.

La metodología de la antropología virtual,que describiré y la razón por la que consideré su aplicación en esta investigación es hoy asequible a todos, lo que no ocurría hace siete años, cuando iniciamos este camino.

Hoy escribo a mano en un viejo cuaderno escolar. En la madrugada de anoche un corte de luz en mi barrio que se prolongó hasta esta mañana, me ha permitido darme cuenta que esta metodología es viable solo si nuestra conexión a Internet está disponible y tenemos acceso a los equipos necesarios para que las técnicas de información y comunicación nos conecten y permitan nuestro habitar en el ciberespacio.

En este siglo XXI, en este último mes del  año de 2012, en que tantos esperan atemorizados un fin del mundo profetizado, los espacios donde coexistimos las generaciones de chilenos que vivimos  la crisis del proyecto nacional-popular de la Unidad Popular, el golpe militar de 1973 y la dictadura que se extendió durante 17 años,son sin duda los del espacio virtual, ese océano donde es posible navegar y encontrar los rastros y huellas de prácticamente todos quienes en un momento u otro fueron parte de nuestras  vidas.

Múltiples formatos, herramientas, aplicaciones posibilitan la comunicación On Line y el contacto con quien nos propongamos comunicarnos o averiguar qué ha sido de esas vidas que alguna vez compartimos .

Para la investigación en ciencias sociales, la Web se ha transformado en un espacio antropológico donde encontrar al Otro, sujeto de nuestros estudios,en una presencia total y transversal al tiempo y al territorio.

Por dos décadas hemos colonizado este espacio y formamos una cibersociedad en permanente proceso de cambio , dinámica y dialéctica y de alta complejidad. Sociólogos, antropólogos,cientistas políticos,economistas y  psicólogos sociales ,trabajadores sociales y etnógrafos virtuales hacen de este espacio su terreno para aplicar las teorías,metodologías   y técnicas propias de sus disciplina a un universo de grupos e individuos que detentan características específicas y que entablan relaciones sociales de distinto carácter en la Web con un correlato con sus actividades en el mundo Off Line o realidad presencial.

Espacios Antropológicos. Las ciudades y su espacio público . Raquel Perahia. 2007


Universidad de Buenos Aires
rperahia@fadu.uba.ar rpera@fibertel.com.ar


Las ciudades y su espacio público (Resumen)

En las ciudades tradicionales, el Espacio Público es el que da identidad y carácter a la ciudad, el que permite reconocerla y vivirla en sus sitios urbanos: naturales, culturales y patrimoniales. Aunque los gobiernos locales se ocuparon de su gestión a través de la regulación, la normativa y los proyectos urbanos en la década de los 80, no pudieron prevenir ni corregir las constantes y, muchas veces toleradas, invasiones privadas que deterioraron la calidad de vida y el medio ambiente. En los 90 el mercado, con importantes inversiones en centros de recreación y consumo (los nuevos espacios del encuentro) y en las urbanizaciones privadas, introduce el concepto de espacio privado de uso público. Sin embargo el tratamiento de los espacios públicos cotidianos, con fuerte participación ciudadana, multiplica las acciones y la diversidad de soluciones mejorando la calidad ambiental del conjunto. Esta ponencia presenta algunas experiencias desarrolladas con resultados positivos.

Palabras clave : Espacio público. Gestión. Alternativas.


Cities and its public space (Abstract)

In the traditional cities, the Public Space is the one that gives to identity and character to the city, the one that allows to recognize it and to live it, in its urban sites: natural, cultural and patrimonial. Nevertheless the management of government through the urban regulation, norm and projects in the decade of the 80, could not prevent neither to correct the constant damage in many districts. This has deteriorated the quality of life, the security and the environment dramatically. In the 90’s the market, with important investments in malls and in the private urbanizations (called gated communities), introduces changes in the traditional public urban space conceived as a private space of public use. Nevertheless the treatment of the everyday public space, as a space for social integration, with strong citizen participation, multiplies the actions and the diversity of solutions improving the environmental quality of the set. This document displays some experiences developed with positive results.

Key words: Public space. Management. Alternative choice.


Tradicionalmente, en nuestras ciudades, el Espacio Público fue concebido como el espacio de la expresión y la apropiación social por excelencia, es el espacio que alberga el cotidiano transcurrir de la vida colectiva.

Es el espacio que da identidad y carácter a una ciudad, el que permite reconocerla y vivirla. Es el sitio que conserva la memoria de sus habitantes en sus espacios naturales, culturales, patrimoniales.

Estos espacios presentan diversidad de formas, dimensiones, funciones y características ambientales. Sin embargo el espacio público es percibido como un vacío “con forma”, es decir conformado por la edificación y elementos que lo bordean, ya sean espacios de circulación y tránsito, recreación y deporte, reunión e interacción social, contemplación y disfrute del paisaje y la naturaleza, etc..

En los últimos años, los conflictos del Espacio Público están asociados al impacto del crecimiento acelerado y desordenado del habitat en la periferia urbana, sin adecuación a las estrategias de desarrollo urbano locales.

Esta situación se manifiesta: a través de una diversidad de formas: en las ocupaciones informales; en la implementación de las políticas de vivienda que resuelven el crecimiento urbano con proyectos de grandes conjuntos que se localizan con una marcada dispersión territorial y una escasa articulación con la trama existente, y con la acción de los privados que se aislan, a través de los desarrollos suburbanos, verdaderos polígonos cerrados, ajenos a la ciudad existente.

Hay una crisis del espacio público es sus dos dimensiones: como elemento ordenador y polivalente, como lugar de intercambio y de vida colectiva, en cada zona o barrio, y también como elemento de continuidad, de articulación de las distintas partes de la ciudad, de expresión comunitaria, de identidad ciudadana (Borja, J.2001: p 21).

El espacio público está en la esencia de lo urbano, desde la antigüedad hasta nuestros días es el espacio del encuentro y el intercambio, enriquece las prácticas urbanas y alienta la participación de los ciudadanos y su interés por las cuestiones comunitarias. Una ciudad sin plazas, ni parques, ni espacios para el encuentro casual, no solo sería pobre ambientalmente sino también en los aspectos socio urbanísticos.

El concepto de espacio público urbano ha ido cambiando a lo largo del tiempo. Al inicio estaba ligado sobre todo a la existencia de espacios verdes.

Los principios higienistas requerían de espacios destinados a la mejora de las condiciones de salud de la población, a través de adecuados índices de habitabilidad, absorción del agua de lluvia, generación de clorofila; condiciones de iluminación, ventilación y asoleamiento. En los últimos años surgen otros  enfoques que replantean el papel que desempeñan esos espacios en las ciudades ampliando el concepto de espacio verde al de espacio libre.

A los tradicionales espacios verdes: espacios libres en los que predominan las áreas plantadas de vegetación como plazas y parques, se incorpora el concepto de espacio libre: espacios urbanos, al aire libre, de uso predominantemente peatonal, pensados para el descanso, el paseo, el deporte, el recreo y el entretenimiento en sus horas de ocio.

Con un criterio de espacio regulador del medio ambiente, se considera el espacio libre como equilibrante del sistema ambiental. Esos sitios que podríamos llamar de ” frontera” actúan a modo de pulmones de la ciudad y la región. Los ejemplos son numerosos: el tratamiento paisajístico del espacio público a lo largo del sistema circulatorio: en avenidas, boulevares, ejes ferroviarios, en los frentes acuáticos; en los espacios que rodean a escuelas, hospitales y establecimientos sanitarios; finalmente, los cementerios mismos a veces configuran verdaderos parques naturales. Desde esta visión ambiental las funciones atribuibles a los espacios libres y verdes son:

- Una función social: ofrecer espacios destinados al paseo, la contemplación, los juegos, el contacto con la naturaleza indispensable para el desarrollo de los niños y el equilibrio de los adultos.

- Una función urbanística y paisajística: producir un corte, una discontinuidad, en lo posible con masa vegetal, necesaria para la oxigenación de la masa edificada. Atenuar la heterogeneidad de las construcciones con los alineamientos forestales que ponen en valor el paisaje que permiten leer y comprender la organización de la ciudad.

- Una función ecológica: la vegetación juega un rol irremplazable en el vasto sistema de la ciudad; es habitat de la fauna y actúa como reguladora del microclima urbano: fija el óxido de carbono y el polvo contenido en el aire, tiene un importante rol en la depuración microbiana y la regulación térmica y puede contribuir a la regulación hídrica , lo que se relaciona con la acumulación de agua por parte de la vegetación, y el suelo y con la posibilidad de la infiltración a través del sustrato hacia la napa de agua.

Los árboles disminuyen la velocidad del viento y pueden servir de pantalla sonora llegando a reducir los ruidos de 8 a 10 decibeles por metro de espesor, en el caso de una plantación de ciertos árboles perennes.

Históricamente, quienes se ocuparon de ese espacio fueron los gobiernos locales,  especialmente a través de la regulación, la normativa y el mantenimiento. En general se solía atribuir a lo público (el Estado) los espacios exteriores, las grandes infraestructuras y los equipamientos colectivos.

Las normas urbanísticas trataron de mejorar la calidad ambiental de los Espacios Públicos regulando su uso y tratamiento, buscando compatibilizar los intereses de la diversidad de actores intervinientes en ese espacio, a través de normas de tejido y ocupación, el control del nivel de los ruidos molestos, el control de la publicidad y la polución visual, la reducción de la polución aérea, el cuidado de la forestación, etc.

Algunas actuaciones municipales sobre el Espacio Público a partir de la década del 80, se centraron en la creación, recuperación, puesta en valor y mejora de los espacios urbanos, ya sea renovando áreas degradadas, refuncionalizando grandes fracciones con actividades obsoletas y/ o convirtiendo en peatonales las calles en cascos antiguos y áreas centrales (a veces inclusive con la reducción y/o anulación de las superficies destinadas al tránsito y el estacionamiento vehicular).

Los criterios de diseño de estas intervenciones fueron variados algunos monumentales, otros imponiendo soluciones y materiales de moda (inclusive vegetales), ajenos a las tradiciones locales. Las actuaciones, especialmente en las ciudades europeas, mostraron un especial cuidado por la mejora de la accesibilidad integral del espacio público, incorporando la discapacidad y sus requerimientos para dar igualdad de oportunidades al acceso de la ciudad.


Las acciones en la Argentina

En la década de los 80, numerosas administraciones municipales impulsaron la peatonalización de algunas calles en las áreas centrales por ser los sectores con mayor vitalidad; con mayor afluencia de público. Por ser el corazón de la ciudad, el sitio del encuentro social y cultural, el lugar para ver y ser visto.

En la calle peatonal el espacio urbano destinado exclusivamente a circulaciones pasa a ser utilizado por actividades de paseo, de encuentro ciudadano, de reunión informal, es un sitio para compartir.

Generar un área peatonal consiste básicamente en facilitar el desplazamiento de peatones y el desarrollo de actividades complementarias que hacen más atractivas los paseos ciudadanos, los paseos de compras.

Se utilizaron diversas modalidades de peatonalización:

- Peatonalizar separando espacialmente el flujo peatonal del vehicular resolviendo cada uno de ellos en forma independiente, a veces en diversos niveles. Los puentes y calles sobreelevadas y los túneles son soluciones utilizadas para separar los flujos peatonales de los vehiculares.

- Peatonalizar reservando todo el espacio circulatorio vehicular, la calzada, a los peatones. La calle Florida y luego la calle Lavalle en la Ciudad de Buenos Aires fueron las primeras en adoptar esta modalidad. Luego diversas ciudades Capitales en el interior del país imitaron este ejemplo. Las ciudades turísticas que adoptaron esta modalidad hacen peatonales sus calles más concurridas sólo en temporada de alta afluencia de turistas, o en ciertos días a la semana ; es una peatonalización temporal.

- Peatonalizar de manera parcial, es decir incrementar los recorridos peatonales a expensas de los vehiculares, ampliando la superficie de la vereda y reduciendo en la calzada el espacio de estacionamiento y circulación  de los vehículos. La peatonalización parcial mantiene la convivencia de los flujos peatonales y vehiculares en una misma arteria; incrementa el espacio destinado a peatones mejorando sus desplazamientos y las posibilidades de detenerse en el encuentro informal sin que ello implique la eliminación del paseo en auto, las operaciones de carga y descarga de mercadería, o la adaptación a la época del año o de la semana más conveniente.

Es una solución menos costosa en términos económicos y de menor impacto sobre el sistema circulatorio, sobre todo en las áreas centrales en general congestionadas. La ciudad de Corrientes implementó esta modalidad enriqueciendo el recorrido peatonal con expresiones del arte local. Figuras 1 y 2.

Figura 1. Corrientes, calle peatonal

Figura 2. Corrientes Calle peatonal

A pesar de estos intentos de mejorar con actuaciones aisladas algunas áreas centrales, catalogadas de convocantes, concurridas, históricas, la gestión municipal no pudo evitar el deterioro en otros sectores de la ciudad.

Con el impacto de la globalización a partir de los 90, las discontinuidad de las políticas urbanas, el crecimiento de la pobreza y el desempleo, la gestión local no pudo prevenir ni corregir el deterioro ni las constantes y, en muchos casos toleradas, invasiones privadas de lo público que, en muchas ciudades latinoamericanas, afectaron notablemente la calidad de vida, la seguridad y el medio ambiente.
La transformación del espacio público a partir de la década del 90

A partir de 1990 comienzan las grandes transformaciones para las ciudades latinoamericanas.

En un contexto de economías mundiales integradas, las ciudades son el espacio donde se concentra el desarrollo económico, social y cultural; son las se disputan las oportunidades de concentrar las innovaciones; brindar los mayores y más avanzados servicios y comunicaciones, ofrecer recursos humanos calificados a fin de atraer a las actividades económicas y brindar una buena calidad ambiental destinada a residentes y visitantes (los turistas). El concepto y uso de los espacios públicos cambia, acompañando los cambios culturales y socioeconómicos de la sociedad.

El propio carácter evolutivo de los asentamientos y la complejidad que adquieren las ciudades de crecimiento dinámico, especialmente las Areas Metropolitanas, sumado a los impactos de las nuevas tecnologías, las comunicaciones y la globalización incorporan nuevas prácticas.

La nueva sociedad urbana usa menos la plaza y las calles como espacio de la comunicación directa, privilegia los bares y sitios de reunión: los “boliches nocturnos” los grandes paseos de compra y entretenimiento, los megaeventos deportivos, los masivos encuentros musicales.

En realidad hoy es difícil diferenciar la propiedad y uso de los espacios públicos pues hay numerosos espacios privados, en los que el consumo desempeña el papel preponderanteque actúan como puntos de encuentro o nuevos hitos de la ciudad, y que son utilizados libremente por el público.

En este contexto el espacio urbano resulta fuertemente ligado al capital, y las ciudades son sede de los grandes emprendimientos inmobiliarios, negocio cuya base es el suelo urbano.

Asociado a la globalización el individuo pasa, de ser un ciudadano, a ser un consumidor del libre mercado, se transforma en ciudadano del mundo, lo local se desdibuja. Sin embargo persiste el concepto de lo público como el carácter predominante de la vida urbana en las ciudades.

La realidad mundial que genera un consumo de bienes culturales globales que crece y se diversifica, se contrapone con la necesidad de las ciudades latinoamericanas de definir, redefinir y/o preservar su identidad y recuperar su memoria, etc.

Con la apertura de las fronteras se difunden y asimilan bienes y mensajes de otras culturas; conformándose un mundo nuevo y diversificado. Se debilita el sentido integral de pertenencia a la ciudad, para dar paso a sitios de pertenencia e interacción de subgrupos.

Como escenario de esta diversidad y de los constantes y rápidos cambios de la sociedad postindustrial, aparecen en las ciudades nuevos gestores privados y nuevas formas de gestión público / privada de los espacios urbanos públicos y/o semipúblicos Estos gestores y usuarios del espacio público tienen un campo de acción en el que actúan con una tecnología propia, en un campo de competencia propio, y con una voluntad de eficiencia autónoma que coexiste y puja por el mismo espacio.

En la actualidad un número creciente de servicios y equipamiento son, en parte públicos en parte privados a través de los consorcios, concesiones, subsidios, etc. impulsadas por las nuevas tecnologías que permiten gestionar separadamente las infraestructuras (por ejemplo la telefonía)

Estas lógicas diferentes, a veces casi antagónicas, generan dispersión y atentan contra la calidad y una imagen integral de la ciudad; aportan poco al concepto de identidad y de orientación, de leer el espacio urbano como algo cotidiano y seguro (Perahia, R.1999: p.2).

En las ciudades capitales de la Argentina y en particular en la Región Metropolitana de Buenos Aires en esa década se evidencia una despreocupación hacia la creación de los espacios públicos. Se los reemplaza por shoppings, centros de recreación y deportes, centros de exposiciones, parques temáticos, etc. Las tipologías más extendidas son:

- Los grandes complejos comerciales, recreativos y de servicios , con fuertes inversiones inmobiliarias en áreas centrales o en la periferia, en áreas de nueva centralidad, en correspondencia con los nodos de autopistas y rutas de vinculación regional, con un espacio público controlado y seguro.

- Las urbanizaciones cerradas como forma de habitat suburbano que privatizan lo urbano y gestionan su propio espacio privado de uso público.

- Los complejos recreativos y las áreas de nueva centralidad.

Los complejos comerciales y de recreación tienden a localizarse en las áreas centrales compitiendo con las calles peatonales públicas de libre acceso, ofreciendo un espacio privado de uso público, acondicionado, controlado y seguro. Muchas veces comparten el espacio con altísimas torres que alojan a las empresas líderes en las ciudades líderes, en espacios centrales muchas veces espacios patrimoniales recuperados (caso Puerto Madero).

Cuando se localizan en los suburbios, impulsados por la mejora de la red de accesibilidad a través de la disponibilidad la red de autopistas y las nuevas tecnologías de comercialización, se constituyen en el nuevo equipamiento de consumo y diversión, provisto de servicios internos de seguridad y destinados a los nuevos nuevos residentes suburbanos que se alojan en los Clubes de Campo, Clubes de Polo, Chacras, Barrios Cerrados, Ciudades Pueblo, etc.

Son grandes centros de compra, recreación y servicios, ejecutados mayoritariamente con capitales extranjeros, con servicios internos de seguridad que se proyectan y ejecutan en todas las grandes ciudades con criterios similares, lucen idénticas, (al igual que los hoteles de las cadenas internacionales).

Estos complejos conforman las áreas de nueva centralidad con formas de sociabilidad muy diferentes a las que ofrecen los centros comerciales y de esparcimiento tradicionales mucho de los cuales perdieron usuarios y vida urbana.

El centro geométrico deja de ser el lugar más accesible, sobre todo para los ciudadanos con automóvil. Así pues estamos asistiendo , especialmente en el comercio, a una multiplicación de polaridades. (Ascher,F. 2004: p. 60).


Las urbanizaciones privadas

En la Región Metropolitana de Buenos Aires, el mercado inmobiliario, a través de las urbanizaciones privadas, introduce el concepto de espacio privado de uso público, gestionado por los nuevos agentes del desarrollo que privatizan el espacio urbano y también las responsabilidades civiles como la seguridad, la infraestructura de servicios y el mantenimiento del espacio urbano y las calles interiores.

Impulsados por los principales problemas metropolitanos: la pobreza, la contaminación, la congestión del tránsito, la contaminación auditiva, la inseguridad, la violencia y la marginalidad , los sectores socioeconómicos medios y medio altos de la población se desplazan hacia la periferia en busca de una mejor calidad de vida y una relación más armónica con el medio ambiente. Se trasladan con la ilusión de ser felices y estar tranquilos en medio del aire libre y el verde, lejos de la ciudad.

Pareciera que, en el habitat cotidiano, no hay más opciones que elegir entre una buena gestión privada y una dudosa gestión pública, resultado, entre otras, de una débil valoración de la cuestión urbanística como variable significativa de la calidad de vida.

Estas formas fragmentadas, destinadas a sectores de ingresos altos y medios, con perímetros cerrados y accesos controlados, ofrecen mayores niveles de seguridad y mejor calidad ambiental, equipamiento autónomo y autosuficiencia administrativa.

En el interior las urbanizaciones privadas ofrecen espacios comunes limpios, vigilados, controlados y seguros. El entorno de la vivienda: espacios públicos (o privados de uso público), pueden ser utilizados como una ampliación de la vivienda.

De algún modo el vecino siente que vuelve a la vida del barrio (de su infancia). Se siente un residente escuchado que puede reclamar en forma casi directa, sin complicados trámites municipales al Administrador, o el nuevo gestor privado, que tiene que rendir cuentas de lo que hace con el dinero que cobra de las expensas, en una gestión más transparente, o mejor dicho más controlable. Los residentes premian a ese gestor privado manteniéndolo en su puesto, a través de un pago.

Este territorio privado, con sus propias reglas y sus políticas tiene poco que compartir con sus vecinos y con el sistema de gobierno local, y esto también se evidencia en los bordes urbanos. La principal característica de estos emprendimientos cerrados son los cerramientos perimetrales, clara manifestación de que lo que está dentro de este perímetro es privado.

Estos cercos, a veces resueltos constructivamente con importantes muros de ladrillo impiden la continuidad de las calles adyacentes. Tampoco pueden ser recorridos a pie pues son largos espacios anónimos, inseguros pensados solo para el flujo circulatorio vehicular.

La ausencia de tratamiento de borde restringe el uso de la vereda como el espacio de encuentro entre vecinos y desalienta la buena convivencia. Esta ausencia de tratamiento incluye la carencia de senderos peatonales y veredas así como de equipamiento y mobiliario urbano, soporte de la actividad ciudadana.

Ante esta situación nos preguntamos:

-¿Como evitar el acceso diferencial de la población a bienes y servicios y mejorar la calidad ambiental para mejorar la calidad de vida de los habitantes, con un enfoque sustentable integrando la cuestión social, la cuestión económica y el tema ambiental?.
- En lo social a través de la equidad de oportunidades.
- En lo económico relacionando el crecimiento económico con la protección ambiental.
- En lo ambiental con la toma de conciencia de la necesidad de preservar los recursos.
- ¿Como construir el espacio publico como eje integrador social y escenario de la vida ciudadana?
- ¿Como evitar que la ciudad sea sólo el lugar destinado al trueque, subordinado al mercado mientras que sus lugares se transforman en espacios vigilados, privatizados, o concesionados?


La gestión actual del espacio público. Soluciones y alternativas

Es preciso concebir el espacio urbano como el ámbito de la pluralidad en orden de construir sociedades habitadas por hombres y mujeres más que por potenciales votantes, representantes, compradores, vendedores.

Desde un urbanismo participativo la concepción y ejecución de los proyectos resultan de la intervención de diferentes actores, de grupos sociales diversificados, con requerimientos y concepciones diferentes. En este sistema complejo de actores se deberán conciliar intereses a través de una diversidad de propuestas que, con un enfoque de microurbanismo, encare y ejecute soluciones adaptadas a cada situación.

En las actuales condiciones pensar en una gestión ambiental sustentable de los espacios públicos requiere de la instrumentación de varias medidas y acciones . Esas medidas deben ser concretas e integrales para hacer la ciudad más sostenible en lo ambiental, más igualitaria en lo social y más participativa.

El proyecto y gestión de los Espacios Públicos, concebido con un planteo totalizador con un Plan General integrado al Plan Urbano Ambiental, en una sola política global sustentable y participativa, resulta una alternativa deseable.

El plan debe recoger, orientar y definir las políticas y criterios, con reglas claras para que la ciudad se estructure en forma ordenada y equitativa. Así el espacio público se constituye en el soporte de la estructura urbana, estableciendo su preponderancia sobre el espacio privado y acrecentando su rol como continente integrador, estructurante y ordenador de la ciudad.

La gestión del Espacio Público desde el gobierno local implica el proyecto, construcción operación y mantenimiento continuo. Se deben impulsar diversos modelos de gestión en los que intervengan las entidades oficiales y los vecinos, coordinadamente con los privados para la propuesta, diseño y financiación de los mismos.

Hasta la fecha los municipios han encarado diversas soluciones y alternativas de ejecución.

Algunas, como las calles peatonales, ya mencionadas, fueron proyectadas y ejecutadas en los sectores más significativos de la ciudad tales como las Areas Centrales, los principales ejes comerciales, etc. Especialmente en las ciudades europeas, se inició un proceso de rehabilitación y revitalización de los cascos antiguos para mejorar la calidad de vida urbana de sus habitantes, con importantes programas de inversión. Esos proyectos incorporaron desde las modalidades de peatonalización, hasta la recuperación de pequeños espacios públicos tales como plazuelas, zonas recoletas, espacios centrales en los boulevares, bordes urbanos costeros fluviales y/ o marítimos, bordes de espacios viales, etc. Otras actuaciones municipales se expandieron en la casi totalidad de la ciudad. Esta modalidad favoreció la mejora de la calidad ambiental de una multiplicidad de espacios de diversas características diseminados por las ciudades.

La ciudad de Mendoza ha desarrollado, en forma sostenida, una política de mejora de sus espacios cotidianos que ha incluído hasta el diseño de sus acequias, vitales para esta ciudad de oasis (figura 3).

Figura 3. Mendoza ciudad, acequia.

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, desde el 2006, encara un conjunto de acciones a través de su Ministerio del Espacio Público. Estas acciones incluyen desde el arbolado público en las calles de la ciudad, hasta la construcción de las aceras.

A los proyectos municipales mencionados se sumaron otras formas de acción como:

- Talleres participativos donde, los vecinos se encuentran en talleres de discusión, actualización y seguimiento de las actuaciones sobre el espacio público.

- Concursos de ideas no vinculante

Entre nosotros la organización de los concursos de ideas se encaró en forma conjunta entre el Municipio y las Asociaciones Profesionales. La Municipalidad fijaba los lineamientos, alcances y carácter de la propuesta, y facilitaba la documentación base necesaria. Las Asociaciones Profesionales se ocuparon de la organización y gestión del concurso conforme a los Reglamentos de Concurso vigentes.

Los proyectos fueron expuestos en forma pública. Algunas veces se contrató a los ganadores del concurso a integrarse a la gestión municipal a fin de elaborar la documentación necesaria para la ejecución de la obra. Esta modalidad integra la acción pública y privada y la consulta popular.

- Acuerdos con las Universidades y participación de docentes y alumnos a través de Convenios de Asistencia Técnica, Pasantías, etc.

Esta es una modalidad cada vez más extendida que integra la actividad académica con las necesidades y la realidad local. Permite que los alumnos incorporen un mayor conocimiento de la realidad, sobre la cual tendrán que actuar, y de la diversidad de situaciones socioambientales que, países tan extensos como la Argentina, poseen.

También posibilita que las organizaciones locales y los vecinos reconozcan y valoren la actividad académica y la diversidad de especialistas (arquitectos, geógrafos, ingenieros, comunicadores, etc.) cuya actividad se integra en el espacio público.

- Por último es preciso señalar que, en todos los casos, para articular una política participativa es necesario elaborar una guía de criterios técnicos teórico / prácticos sobre el espacio público, hoy dispersos, para que las entidades públicas y los particulares construyan y diseñen el espacio público en forma integrada, funcional y segura para conformar un paisaje urbano con calidad estética y técnica.

Esa información deberá fijar criterios para lograr diseños integradores en temas de circulación, señalización, forestación, nomenclatura, discapacidad, tratamiento de bordes y fachadas, mobiliario, etc.

Esta información , de carácter indicativo, debe estar referida a aspectos claves como el diseño geométrico, las soluciones constructivas, los materiales y sus tecnologías de ejecución, su mantenimiento y conservación, los costos y por último la normativa municipal clara, completa y actualizada

El programa de información y difusión debe ser contínuo, a través de documentos simples, con formatos ágiles, fáciles de intercambiar, actualizar, modificar, etc. . Guías que difundan formas simples, fáciles de implementar, con normas específicas de diseño y con los detalles constructivos a fin de unificar criterios para la ejecución de las múltiples intervenciones que, a diario, se suceden en el espacio público de la ciudad.

Esta información busca facilitar el accionar sobre la ciudad compartiendo el bagaje práctico que las buenas soluciones proporcionan. De este modo el conocimiento y la información puede ser usada antes, durante y después de la acción.

Estos documentos sirven para transferir experiencias para que la gente pueda resolver (en algunos casos por caminos simples) la ejecución y mantenimiento de sus propios espacios públicos de frente urbano.

Por ello deberá llegar fluídamente a los ciudadanos en especial a los residentes, responsables de sus fachadas, frentistas al espacio urbano, así como a los desarrolladores de los emprendimientos privados que deberían tratar los espacios perimetrales con idéntico cuidado y diseño con el que tratan el espacio privado/público interno.

Existen antecedentes de estos documentos tales como la Cartilla del Espacio Público elaborada en Colombia, figura 4.

Figura 4 – Fuente Cartilla del Espacio Público. 1993 p: 127.

En la Argentina, desde la Dirección de Desarrollo Urbano, que depende de la Subsecretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda Nación, se está elaborando una Guía Metodológica para el Diseño del Espacio Público, que será parte de la documentación que esta Subsecretaría facilita a las Provincias y a los casi 2100 Municipios del país .

Dada la amplitud del tema y la diversidad de aspectos que involucra se ha optó por elaborar un documento modulado ( o modular) de carácter operativo, ejecutado por secciones de modo de que se pueda ampliar y / o modificar en diversas instancias.

El primer módulo en prensa, está referido a la calle como articuladora del sistema vial, y a uno de sus elementos ambientales por excelencia: el arbolado urbano.


Conclusiones

Las soluciones para el manejo sustentable y administración del espacio público deben contener mecanismos para que la ciudad gestione sus espacios públicos con un Plan Integral, comprometiendo a las entidades ejecutoras que deben actuar en el medio urbano a elaborar planes de administración y manejo.

Es necesario repensar la ciudad desde sus espacios públicos, imponerlo como principio colectivo y recuperar el protagonismo y liderazgo por parte de la administración en la regularización y construcción de los mismos.

A fin de viabilizar las estrategias de mejora de la calidad de los espacios públicos se deben encarar en forma simultánea acciones de carácter informativas, indicativas, normativas, de ejecución, control y mantenimiento.

Sin embargo , creo que en la actualidad las posibilidades de actuación directa de los municipios (sobre todo de los mas pequeños) sobre el Espacio Público a través de grandes operatorias urbanísticas es limitada, sin embargo esas posibilidades aumentan cuando se encaran actuaciones concertadas público privadas en emprendimientos de menor escala.

Así, cuando en las estrategias gestión del espacio público se incorpora el tratamiento de los espacios de la cotidianeidad, de los espacios urbanos intersticiales, muchas veces mejorados con procesos de autogestión, de los espacios ligados a las infraestructuras de circulación que vertebran la ciudad, las posibilidades de proyectar, ejecutar y mantener actuaciones de carácter publico privadas se potencian.

El tratamiento de los espacios cotidianos multiplica las posibilidades de generar acciones pequeñas, diseminadas por la ciudad, con fuerte participación ciudadana, ampliando así la diversidad de soluciones, la oportunidad de acceder a esos espacios en diversos sectores de la ciudad (con equidad de oportunidades) y la mejora la calidad ambiental del conjunto.

Las intervenciones y su localización pueden ser diversas, como son los barrios de la ciudad donde están ubicadas; lo que sí seguramente tendrán en común será la escasez de recursos económicos tanto para su ejecución como para su mantenimiento.

Es necesario entonces seleccionar maneras simples de hacer las cosas, por ello se deben impulsar acciones orientadas a la mejora de los espacios públicos con medidas sencillas que requieren de inversiones menores pero que exigen de un mayor esfuerzo conjunto.

En correspondencia con este enfoque el Documento Anual de la Unidad Temática de Desarrollo Urbano elaborado por la Municipalidad de Malvinas Argentinas y aprobado por la VII° Cumbre de la Red Mercociudades en Valparaíso, el 4 de septiembre de 2001 recomienda:

1) Establecer políticas específicas para el Espacio Público, revalorizando su importancia y singularidad, elaborando normativa simplificada, sistematizada, integrada y permanentemente actualizada y fortaleciendo la gestión técnica y el ejercicio de un efectivo control del poder de policía sobre él.

2) Recuperar el valor de la diversidad de usos para el espacio público revalorizando y ordenando el comercio callejero y otras actividades sociales y culturales que fueron cediendo terreno en beneficio de la función circulatoria, casi excluyente.

3) Producir instrumentos urbanísticos, que además de mejorar la calidad del espacio público a través de la preservación del patrimonio arquitectónico y cultural construído en los centros urbanos, incentive y viabilice su diversidad de usos (en tipos y en sectores sociales concurrentes), especialmente el residencial, para que la población y los servicios y usos que están ligados a ella y a sus demandas,  garanticen la vitalidad del mismo.

También es necesario sensibilizar a los profesionales. Para ello se debe prestar especial atención a la incorporación sistematizada del conocimiento y gestión del espacio público, en la formación académica de los profesionales involucrados en el planeamiento, proyecto, construcción, accesibilidad sin restricciones y rehabilitación del espacio urbano.

En este sentido se requiere una tarea interdisciplinaria para incorporar la diversidad de especialidades que se conjugan en el espacio público tales como geografía, ingeniería vial y de infraestructura y servicios, arquitectura y urbanismo, diseño, paisajismo, comunicación visual, especialidades en accesibilidad y bienes patrimoniales, etc.

Este camino hacia la mejora de los espacios públicos ha sido exitosamente experimentado en las ciudades, entre nosotros falta agudizar y acelerar su aplicación.


Bibliografía

ASCHER, F. Los nuevos principios del urbanismo. El fin de las ciudades no está a la orden del día. Madrid: Editorial Alianza, 2004.

BORJA, Jordi. El gobierno del territorio de las ciudades latinoamericanas.  Revista Instituciones y Desarrollo [En línea], Barcelona: IIGOV, 2001, nº 8 y 9.  <www.iigov.org/id/index.drt>. [15 marzo 2007].

HERCE, M. Instrumentos de transformación del espacio urbano ,presencia y operatividad en América Latina. Conferencia presentada en Quito. Julio, 2000.

MINISTERIO DE OBRAS PÚBLICAS Y URBANISMO. Espacios Públicos Urbanos. Trazado, urbanización y mantenimiento. España: Edición MOPU, 1999.

PERAHIA, R. El Espacio Público. Los espacios verdes, los espacios libres. Buenos Aires: Editorial Belgrano, 1999.

PERAHIA R. Guía Metodológica para el Diseño del Espacio Público. En prensa

SABATO J. y otros. Plazas y plazoletas. Guía para su proyecto, construcción y mantenimiento. Buenos Aires: Editorial Municipalidad de Bs. As., 1991.

SUAREZ, O. y otros. Reflexiones. Los Espacios Públicos . Buenos Aires: Editorial Facultad de Arquitectura y Urbanismo UBA,1995.

TRUJILLO JARAMILLO, S. Cartilla del Espacio Público. Colombia: Editorial Alcaidía Mayor de Bogotá, 1993.

UNIDAD TEMÁTICA DE DESARROLLO URBANO. El espacio público. Documento anual, Buenos Aires: Editorial Municipalidad

https://adrianagonigodoy.wordpress.com/2011/06/20/domenico-di-siena%E2%80%98los-espacios-publicos-estan-pensados-para-el-consumo%E2%80%99%C2%A0-%C2%A0diari-de-tarragona/

Smart Mob made in Chile. Multitudes Inalámbricas de jóvenes inteligentes .


La multitud de “pingüinos” inteligentes

Hernán Dinamarca Publicado: 10 noviembre, 2013
Con las Smart Mobs (multitudes inteligentes): comunidades inalámbricas capaces de activar movimientos de cambio social, tal vez ocurre el potencial sueño democratizador asociado a las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC). En Chile, el primer caso de Smart Mobs fue el movimiento social desplegado por los jóvenes estudiantes secundarios que el 2006 estremeció a la sociedad chilena: la Revolución de los Pingüinos. Más tarde, el 2011, otra vez los Smart Mobs jugaron, y siguen jugando, un rol clave en las movilizaciones sociales. ¿Cuánta de la eficacia movilizadora de los Pingüinos tuvo que ver con el intercambio instantáneo y global facilitado por las TIC,  desde el celular hasta el e mail, pasando, en ese entonces, por el blogs y el fotolog, todo en la red de redes que es Internet? Ese es el foco de este ensayo (escrito el año 2010)*: analizar la influencia de las incipientes comunidades virtuales en lo que fue el corazón de la Revolución de los Pingüinos.

Precisamente una pregunta relevante en los últimos años, ha sido ¿cuánto las TIC contribuyen a la creación de comunidades que facilitan la acción política de colectivos y/o movimientos sociales?

Con la WEB 2.0 (hardware y software caracterizado por la interactividad, la conectividad y la retroalimentación) se ha venido consolidando el hecho socio-tecnológico conocido como Smart Mobs (multitudes inteligentes). El concepto, creado por Howard Rheingold en su libro “Smart Mobs: The Next Social Revolution” (2004), caracteriza a las “multitudes inalámbricas con capacidad de provocar movimientos de cambio social propios de una revolución”.

Los Smart Mobs, al menos en su lado creativo (pues como veremos, las TIC también conllevan una sombra), son el hecho socio-tecnológico-comunicacional en que mejor se aprecia el potencial sueño democratizador asociado a Internet.

El movimiento social desplegado por los jóvenes estudiantes secundarios logró instalar por primera vez en el debate nacional la (mala) calidad de la educación. Ya ese año era un lugar común afirmar que las TIC tenían relevancia en la vida cotidiana de los jóvenes. Por lo mismo, durante los meses en que los Pingüinos sacudieron la modorra de la democracia chilena, en las conversaciones surgían espontáneamente afirmaciones atribuyendo la masividad y eficacia de la acción juvenil al intercambio instantáneo y global facilitado por la tecnología comunicacional. En lo personal, confieso que incluso sonaban un poco ñoñas las especulaciones que hacíamos junto a amigos nostálgicos de nuestros años juveniles, acerca de lo que podríamos haber hecho contra la dictadura si hubiésemos contado con las nuevas redes de comunicación.

Aunque la mayoría de los analistas políticos y culturales conservadores en su momento no vieron ni destacaron el rol de las TIC, entre los jóvenes se fue socializando la reflexión que apuntaba a reconocer el carácter facilitador de las TIC en las comunicaciones intra movimiento pingüino –y más tarde también de otros movimientos sociales” (Cox, Valentina, 2008). En esos años hubo mucho artículo periodístico sobre el impacto social y político de la Revolución de los Pingüinos, sin embargo, estudios y análisis desde la perspectiva del Smart Mobs han sido muy escasos, apenas referencias en revistas, un par de estudios académicos y foros entre público universitario.

Nuestra hipótesis es que la apropiación y uso de las TIC (celulares, sitios webs, blogs  y fotologs, pues el 2006 aún no dominaban las redes sociales estilo facebook o twitter), fue claves entre los jóvenes para la organización y convocatoria a la acción y autorreflexión en este nuestro primer Smart Mob made in Chile.

Lo que afirmamos es que la red social pre-existente de los jóvenes –desde antes organizados en centros de alumnos y en una Federación de Estudiantes Secundarios-, fue optimizada por una red tecnológica (TIC) que les permitió auto transformarse en multitudes Inalámbricas de jóvenes inteligentes que salieron a las calles dispuestos a generar un cambio social, en este caso un cambio profundo en la educación chilena.

Esa red tecnológica en los hechos actuó como una especie de INTRANET del movimiento de los Pingüinos, una red que ya operaba con el protocolo IP de Internet, aunque todavía informal, es cierto; pero una red de comunicación interna al fin y al cabo, pues sus celulares, los Chat, el fotolog y el blogs, todo acorde a su época (año 2006), los interconectó con el entusiasmo propio de sus sueños.

 Discutiendo en torno a los Smart Mobs

No hay consenso entre los analistas acerca de los efectos de las TIC en la constitución de movimientos sociales y/o en las relaciones sociales. En lo sustantivo es posible distinguir dos miradas que aparecen como polares.

Una pesimista, cuyo temor radica en la eventual fragmentación de la comunidad real que conllevarían las distintas tecnologías, cuando potencialmente pueden negar la necesidad de una vivencia corporal compartida. Estos críticos consideran que las redes virtuales llevan a la gente a estar unida en alienación más que en solidaridad.

La mirada optimista, en cambio, considera que las TIC, al proyectar las comunidades civiles a comunidades online, activan un nuevo tipo de comunicación, más allá de las fronteras espaciales y geográficas, produciendo potencialmente una expansión de la comunidad civil gracias a la conectividad. La red Internet, tal como lo indica la evidencia empírica, es un ambiente altamente social: un significativo porcentaje de los usuarios de la red de redes participan al menos en una comunidad virtual.

Este debate, muy actual, por su similitud evoca un disenso en torno a la TV que en la década de los sesenta del siglo pasado adquirió popularidad en las calles y en la academia. Aquel disenso fue polarizado y bien resumido por el escritor italiano Umberto Eco en su libro ¿Apocalípticos o Integrados? A un lado, quienes eran “apocalípticos” ante la influencia de la TV (pesimistas), al otro, quienes eran “integrados” (optimistas). Hoy el hecho tecnológico que divide son las TIC, pero en lo sustantivo las tesituras polares son las mismas.

Igual que ayer, hoy, entre ambas posiciones, existe otra perspectiva, que no es ni pesimista ni optimista, sino que es la mirada crítica capaz de reconocer las luces y las sombras de las TIC y, desde ahí, actuar promoviendo la creatividad cultural, la libertad y la responsabilidad ante el hecho tecnológico.

El punto aquí, el hecho, es que el ciberespacio funda una nueva ecología comunicacional. Todos compartimos un colosal hipertexto formado por interconexiones generalizadas en autoorganización y retroalimentación permanente. El ciberespacio, sin embargo, no esta divorciado de las realidades socioculturales. Aunque la praxis virtual tiene sus especificidades, hay una relación de complementariedad con la praxis social de próximos a prójimos. Marc Guillaume ha explorado en las convergencias posibles entre los padrones clásicos de interacción social y las redes electrónicas: “La red social preexistente puede mejorar su desempeño a través de la red técnica, pero esta última no puede por si misma crear una red social clásica…” (Guillaume, Marc, 1999)

Para la mirada crítico reflexiva, sin duda, es una sombra real de Internet la potencial negación de la proximidad en las relaciones interpersonales. Por ejemplo, cuando abusivamente conectados se termina por valorar y conocer más al otro virtual que esta más lejos, en vez del prójimo que esta más cerca, que es lo que puede ocurrir con las redes virtuales y con la plaza pública virtual que es la TV. La omisión del cercano es ya tan intensa y preocupante que en inglés se llama Phubbing al hecho de estar en compañía de un próximo-prójimo, pero así y todo preferir la pantalla del celular e interactuar vía facebook o whatsapp con otros lejanos. O bien, otra sombra, la potencial negación de los movimientos sociales reales y la afirmación en cambio de una comunidad on line de conectados, quienes, sin embargo, viven en una suerte de “solipsismo social”. Ambas sombras, sin duda, son posibles, de hecho ya ocurren.

Sin embargo, son también un hecho las luces de Internet que están abriendo potencialidades democratizadoras de las comunicaciones como nunca antes en la Historia, conectando y ampliando las fronteras espaciales y geográficas entre los sujetos; ampliando incluso la frontera de lo humano y la frontera de lo que antes era real (hoy lo REAL es lo tradicionalmente entendido como “real” + lo virtual).

En fin, que en el proceso histórico de larga duración terminen siendo más las luces que las sombras irradiadas por las innovaciones técnicas (recordemos que la técnica es simplemente la extensión de los sentidos del hombre y la mujer), dependerá de la libertad, la responsabilidad y la creatividad humana; en tanto, la técnica emerge de lo humano, condicionándonos, pero, a la vez, la condicionamos.

Sobre esa base, y en el marco comprensivo del potencial rol de las TIC entre los movimientos sociales, hay que decir que en las últimas décadas son múltiples las iniciativas y redes ciudadanas que se han valido de Internet y de los medios digitales para hacer que la gente de distintos lugares construya discurso comunes y establezca vínculos para levantar temas, en una especie de «diplomacia ciudadana», y así lograr articular acciones conjuntas globales y locales de cooperación y de relaciones sociales solidarias en torno a problemas contemporáneos en la ecología, los derechos humanos, la discriminación de la mujer, los indígenas y las minorías étnicas y lingüísticas, la protección de los menores y los jóvenes, los movimientos anti-globalización económica, etcétera”. (Pineda de Alcazar, 2005)

Las Redes son interacción social, es decir, un intercambio dinámico entre personas, grupos e instituciones en contextos de complejidad. “Una sociedad fragmentada en minorías aisladas, discriminadas, que ha desvitalizado sus redes vinculares, con ciudadanos carentes de protagonismo en procesos transformadores, se condena a una democracia restringida. La intervención en red es un intento reflexivo y organizador de esas interacciones e intercambios, donde el sujeto se funda a sí mismo diferenciándose de otros…” (Aruguete, Gustavo, 2001)

El hecho tecnológico redes sociales en Internet es muy reciente. Los años 2001 y 2002 surgieron los primeros sitios que fomentaban redes sociales. Hacia el 2003 empiezan a popularizarse Friendster, Tribe, Myspace; en enero de 2004 Google lanza Orkut; en 2005 ingresan Yahoo 360º y más tarde otros como Facebook y Twitter. Básicamente un grupo de iniciadores invitan a amigos a formar parte de la red social y cada miembro puede traer nuevos miembros, por lo que el crecimiento de una red social suele ser exponencial.

Ese software al alcance de todos en Internet, junto a otras tecnologías de mensajes en los teléfonos móviles, más la integración de ellas, es lo que ha hecho posible la emergencia de las Multitudes Inteligentes (Smart Mobs). Desde esos años, las TIC han facilitado la acción de los movimientos ciudadanos en pos de poner en jaque a gobiernos, se han extendido subculturas etáreas y culturales en todo el mundo, así como los participantes en cualquier manifestación contracultural hoy usan las redes sociales y los teléfonos móviles. Definitivamente las multitudes inteligentes emergen cuando las TIC amplían las posibilidades humanas de cooperación.

Claro que como todos los impactos de las TIC, las multitudes inteligentes, en su lado luminoso, pueden apoyar la democracia, o bien, en su lado oscuro, facilitan avanzar hacia un mayor control neoorwelliano. (En el ensayo Internet: De luces y sombras ampliamos estas reflexiones).

Internet “hoy ofrece una ‘arquitectura de la participación’ con directa repercusión en los movimientos sociales contemporáneos. En esta transformación se incluyen un largo listado de herramientas en línea… una de las implicancias más relevantes de la denominada Web 2.0 tiene relación con los nuevos espacios de articulación civil, siendo el mejor ejemplo de este fenómeno la consolidación de los movilizaciones instantáneas que se están realizando en todo el mundo, los cuales permiten que grandes cantidades de individuos se articulen para manifestarse colectivamente. (Cobo Romani, Cristóbal, 2006)

En esta misma línea, Manuel Castells ha destacado “el enorme potencial de la Internet, por ejemplo, para revivir la democracia… (Pero) no como sustitución de la democracia representativa, ni menos para reemplazar al movimiento social o la democracia directa, sino que para organizar grupos de conversación, plebiscitos indicativos y consultas sobre distintos temas diseminando informaciones en la sociedad…. (Esto es) realzar la sociedad civil como espacio político por excelencia…“ (Castell, Manuel 1999)

Cabe aquí destacar, en relación a nuestro objeto de análisis, que durante su estadía en Santiago de Chile para participar en el 6º Congreso de Innovación y Emprendimiento, el año 2008, el académico Howard Rheingold se mostró muy interesado en conocer más sobre la Revolución Pingüino del 2006. En la oportunidad destacó el rol jugado en el movimiento social por herramientas como Messenger, blogs, celulares y Fotolog que sirvieron de puente para autoorganizarse, automotivarse y autoconvocarse entre los jóvenes.

 La multitud Inteligente de los pingüinos

La multitud de “Pingüinos Inteligentes” que sacudió la modorra de los movimientos sociales en la Democracia chilena pos Dictadura, es el título extendido de este ensayo. Y no se trata de un exceso. Esa fue la primera generación de estudiantes que armados de las TIC se articularon para protestar en las calles. Usaban armas virtuales para coordinarse entre si, reiteramos, en una suerte de Intranet de celulares, chateo, fotolog y blogs, inspirados por un sueño que los sacó a las calles para protagonizar una revuelta social, cuyas causas profunda eran carencias muy sensibles y reales.

Ellos, desde antes en sus centros de alumnos y federaciones, venían manifestándose contra el estado de la educación en Chile, luego de 16 años de gobiernos democráticos que habían prometido una y otra vez resolver los problemas pendientes de la educación. Esos jóvenes tenían la convicción que la dictadura con su política neoliberal había destruido la educación pública y la dignidad de la profesión docente.

En el prólogo del libro “El Mayo de los Pingüinos”, escrito por dos jóvenes periodistas de la Universidad de Chile (hasta el 2010 el único trabajo socio-político sobre el tema, aunque curiosamente no menciona ni una vez el rol de las TIC en la movilización social), María Olivia Monkeberg expone un argumento revelador: “fueron muy pocos los que vislumbraron que apenas dos meses después que Michelle Bachelet llegara a La Moneda se enfrentaría a un estallido social de una magnitud no vista en los 16 años transcurridos desde el fin de la dictadura. Menos aún se podía imaginar que el fuerte remezón lo protagonizarían jóvenes con uniforme escolar. El movimiento de los estudiantes secundarios sorprendió por igual a partidos políticos y a analistas del acontecer nacional, mientras la acción masiva de los “pingüinos” llegaba a tocar fibras sensibles de la población, a poner en jaque al Gobierno, a botar ministros y a cambiar radicalmente los temas de conversación”. (Domedel, Andrea – Peña y Lillo, Macarena Peña, 2008)

Cómo se lee, el 2006 pocos vislumbraron la inminencia de un apogeo movilizador de los pingüinos. Sabemos que durante la década de los ochenta del siglo pasado, estudiantes, jóvenes, pobladores y trabajadores, jugaron un rol relevante en las calles para apurar la salida de la dictadura cívico-militar y recuperar la democracia; pero en los gobiernos de la concertación democrática se inició una larga modorra.

Primero, en el gobierno de Patricio Aylwin, la gente esperanzada y cansada volvió a las casas a reflexionar sobre un pasado en el que se habían violado una y otra vez los derechos humanos: fue el gobierno de la reparación moral, aunque con hechos en la medida de lo posible. Luego, Eduardo Frei Ruiz Tagle retomó la impronta tecnocrática neoliberal del crecimiento económico, sin ciudadanía en las calles. Más tarde, Ricardo Lagos, adusto y republicano, se dedicó a realizar obras públicas, en un contexto económico de bonanza que inhibió la acción colectiva reivindicativa. Hasta el gobierno de Michelle Bachelet, que animado por una vocación social, paradójicamente se encontró con los primeros movimientos sociales de envergadura desde la larga noche de la dictadura.

Siguiendo con Monckeberg: “el mayo de los Pingüinos chilenos se originó en peticiones económicas muy sentidas por los estudiantes, que no vaticinaban ser el germen de una revuelta de tanta envergadura. El pase escolar y la gratuidad de la Prueba de Selección Universitaria, PSU, estuvieron en los primeros aprontes. Pero, a poco andar, sobrevino un enjuiciamiento a fondo del sistema de enseñanza impuesto por la dictadura.  Y aunque en 16 años casi nadie se había preocupado de averiguar siquiera cuál era la legislación que imperaba en la educación, en ese mayo chileno de 2006, hasta los niños de enseñanza básica bajaban de Internet la hoy famosa LOCE (Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza) promulgada por Pinochet el día antes de dejar la Moneda”. (Domedel, Andrea – Peña y Lillo, Macarena Peña, 2008).

Lo más importante social y políticamente es que la revuelta estudiantil no fue en vano. Las presiones llevaron a que el gobierno se viera obligado a responder rápidamente. En una cadena nacional, el viernes 2 de junio del 2006, la presidenta Michelle Bachelet, accedió a demandas de corto plazo, entre ellas el pase escolar. Respecto a las peticiones a largo plazo, entre ellas la derogación de la LOCE (Ley Orgánica Constitucional de la Enseñanza), Michelle Bachelet propuso una reforma constitucional y modificaciones a la LOCE. Mientras que respecto a los problemas en la implementación de la Jornada Escolar Completa, la Presidenta propuso la creación de 500.000 nuevos almuerzos en los próximos años y el mejoramiento de la infraestructura en 520 colegios y la reposición del mobiliario de 120.000 establecimientos. Los estudiantes secundarios del 2006, en suma, empezaron a abrir un mejor futuro para la educación en Chile (tarea que 5 años más tarde sería retomada con aún más bríos por el movimiento estudiantil universitario).

La Revolución Pingüino, según el historiador Gabriel Salazar, fue la primera movilización estudiantil independiente de los partidos políticos.

Y esta independencia, agregamos nosotros, en gran medida se debió a la red de computadores instaladas en los colegios gracias al proyecto ENLACES gestado por el propio Ministerio de Educación durante la década de los noventa, que había equipado los colegios con una red de computadores (1). Este hardware y software a la mano de los estudiantes explicaría la presencia masiva de estudiantes chilenos en Fotolog y en Blogs.

El testimonio de un anónimo estudiante gráfica esta realidad: “durante la toma, Internet y sus redes tuvieron un rol importante… El colegio entero estaba informado gracias a un fotolog que hicimos desde el computador en el mismo colegio, que servía como medio de comunicación principal… así nos coordinamos en todo el país y a costo cero…” Precisamente, debido a esta creciente toma de conciencia por los actores sociales del rol de las TIC en la articulación más eficiente de los movimientos, pos mayo de los pingüinos se sucedieron foros y debates para reflexionar sobre el impacto y las proyecciones de las redes sociales en el quehacer sindical y estudiantil.

Un ejemplo fue el foro “Organiza2.0, sindicatos y estudiantes”, realizado el 6 de septiembre del 2008, en la Universidad Central. Allí, la dirigenta Javiera Campos destacó lo fundamental que fue para la organización estudiantil el uso de Internet, “ya que las marchas eran convocadas a través de mails, blogs y fotologs, ayudando a que los jóvenes nos organicemos… fue fundamental habernos desvinculado de los partidos políticos, porque podemos trabajar con diversas tendencias políticas sin amarrarnos”.

 “La Intranet” en el Movimiento Pingüino

Las principales redes usadas en la “Intranet pingüina” fueron:

Blogs: la mayoría fueron creados el año 2006 en casi todos los colegios que integraron el movimiento. En los meses de las movilizaciones, los posteos y comentarios aumentaron exponencialmente en la mayoría de los blogs. Este instrumento fue utilizado por los Centros de Alumnos (aprovechando la infraestructura de computadores disponible por la Red ENLACES) para socializar información de manera rápida las decisiones tomadas, los resultados de las votaciones y la coordinación de marchas, también para difundir petitorios y comunicados de prensa. (Las investigaciones realizadas dan cuenta de un cifra cercana a los 40 blogs, uno por colegio solo en Santiago).

Fotologs: también creados el 2006 fueron utilizados masivamente por los estudiantes que participaron en el movimiento pingüino. Los fotologs se focalizaron en la transmisión de información de  “un día para otro”, en un lenguaje más coloquial e informal, propio de la jerga juvenil. (Aproximadamente 50 fotologs, también solo en Santiago).

Podcast: la única investigación académica pormenorizada sobre este tema, logró encontrar un podcast del 2006, un programa de radio sobre la revolución pingüino. Esta cerró sus emisiones en septiembre del 2006.

Teléfonos móviles: Entre los líderes del movimiento, la TIC preferida fue el celular, más incluso que el e mail, precisamente por su eficacia para una inmediata coordinación entre ellos.

El uso de una TIC u otra fue dado por criterios de funcionalidad y accesibilidad. Al Blog del colegio, por sus contenidos estratégicos y políticos, accedían los adherentes, pero era manejado por los líderes. El fotolog era el instrumento de la base social del movimiento. Los celulares eran los instrumentos de coordinación entre los líderes. El mail fue menos usado, ya que pocos estudiantes tenían computadores en la casas (pues, en su gran mayoría, eran estudiantes de sectores populares). Y, como veremos más adelante, un medio tradicional como la televisión, aunque también una TIC, fue usada conscientemente por los líderes del movimiento debido a su influencia para llegar a los estudiantes, a sus familias y a la sociedad.

En una entrevista en una investigación académica, un dirigente del movimiento hizo un buen resumen acerca del uso de las TIC: “los fotologs se transformaron en espacios de debate y difusión muy importantes. Algunos blogs, para los más inclinados al debate ideológico, entregaban diagnósticos y perspectivas, aunque su popularidad fue mucho menor. Los dirigentes mediáticos que abusaban de la TV curiosamente se encontraban muy lejos de este mundo, poblado por bases estudiantiles. MSN era otra fuente de difusión importante, con cadenas que informaban de acontecimientos y convocatorias.” (Urbina, Daniela – Zavala, Josefa, 2009)

Las TIC y su utilidad coyuntural e interactividad

El Fotolog y el Blog fueron creadas y tuvieron su apogeo coyuntural en los meses de mayor actividad del movimiento pingüino. Acompañaron las movilizaciones callejeras, pero cayeron progresivamente en desuso cuando se fue desarrollando el diálogo formal entre líderes estudiantiles y el gobierno.

Este dato corrobora que la red técnica es simplemente un soporte comunicativo para la activación del movimiento social. Nada más y nada menos que un factor de comunicación intra-movimiento. Como ha ocurrido siempre en la dinámica de los movimientos sociales, a la Revolución Pingüino le resultó más fácil convocar a acciones colectivas callejeras que lograr dar continuidad en el tiempo al movimiento. Es sabido que el fuego de los colectivos tiende a apagarse cuando el conflicto se prolonga o bien cuando tiende a procesarse o resolverse en legitimas y necesarias negociaciones.

También importa destacar la potente retroalimentación intra-movimiento favorecida por las TIC. Los testimonios dan cuenta de una intensa dinámica de intercambio de información en las Web, de tráfico de fotos y posteos entre los miembros de los blogs o fotologs. Esta práctica –o flexibilidad e instantaneidad interactiva que permiten las TIC-, sin duda resultaba estimulante para los estudiantes, pues abría la posibilidad que todos y cada uno de los integrantes del movimientos pudieran crear contenidos en torno a la revolución de la cuál se sentían parte.

Las TIC, junto a ser plataformas de información que optimizaron la acción de los pingüinos, también deben ser entendidas como espacios para la creación de contenidos; espacios en los que todos sin distinción podían contribuir a los objetivos del movimiento.

Sabemos que la red es descentralizada y democrática. Entonces la sensación de los estudiantes y sus líderes respecto a que nadie podía restringir el acceso a los blogs o fotologs, les daba una libertad y sentido de pertenencia que fortalecía más aún al movimiento.

Los espacios virtuales en la revolución pingüina eran horizontales, lo que según los analistas es fundamental para la generación de ciudadanos activos. “La diversificación actual de los (discursos) y canales comunicativos es políticamente relevante, toda vez que aumenta el repertorio de voces que pueden ser oídas: aunque ciertas voces son más prominentes que otras, ninguna voz habla con autoridad incuestionable.” (Jenkins, Henry, 2004).

La red social técnica no es lo mismo que la red social de próximo a prójimo, aunque se complementan; las nuevas TIC´s no son lo mismo que la TV tradicional, aunque se complementan

Si bien todos los testimonios de los participantes en el Movimiento Pingüino coinciden en valorar a las TIC, lo hacen asumiendo que la pre-eminencia la tiene la red social organizada de próximo a prójimo, que antes fue capaz de auto-organizarse y asumir una auto-conciencia opositora ante la situación crítica en la educación.

Dicho eso, también hay que destacar los énfasis distintos al hacer una valoración de las TIC entre las bases del movimiento Pingüino y los líderes mediáticos del movimiento. Entre los testimonios de los primeros se destaca que “la existencia de medios de comunicación masivos descentralizados, como fotologs y blogs, en manos de la comunidad estudiantil, hizo más fácil articular el movimiento.” En cambio, los líderes consideraban que “si bien importó el uso de tecnologías de la comunicación, no fue lo fundamental, porque sin tecnología el movimiento igual hubiese existido; aunque la TV fue muy relevante para que se sumaran las regiones por ejemplo.” (Urbina, Daniela – Zavala, Josefa, 2009)

No obstante los énfasis distintos, todos los testimonios reconocen una complementariedad entre los medios de comunicación tradicionales, en especial la TV, y las TIC asociadas a INTERNET o a la telefonía celular. Como hemos reiterado, los líderes apreciaron más a la telefonía móvil y el rol de difusor masivo que jugaron los medios de prensa; mientras la base social, aunque también supo valorar a la TV, supo mejor valorar a las TIC en toda su potencialidad democratizadora.

Esto último es coherente con el hecho que las TIC re-distribuyen el poder y aumentan el potencial de participación ciudadano, además de generar un sentimiento de comunidad y una mayor confianza en la colaboración. Los líderes utilizaron y valoraron a la prensa como multiplicador de los mensajes; en cambio la base social utilizó a las TIC para atraerse entre si y atraer a quienes buscaban activamente información en la Web.

Cuando hoy, a la distancia, pensamos en lo que fueron los objetivos del movimiento: eficacia en la acción y sumar adherentes y simpatías sociales, sin duda, hubo complementariedad entre ambos medios (Mass Media y TIC). Considerando esa complementariedad, la práctica comunicacional al interior de la Revolución Pingüino dio cuenta de un tránsito contradictorio que ha sido destacado en otras investigaciones de Smart Mobs en el mundo: las TIC implican un cambio desde la esfera pública mediada por los Mass Media (que fue la mediación, valga la redundancia, precisamente valorada por los líderes) hacia una esfera pública conectada (network public sphere).

La nueva esfera pública conectada mejoraría la política democrática, en tanto superaría el dominio unilateral de las esferas públicas por parte de los Mass Media, cuyas plataformas históricamente han mostrado sus fallas y limitaciones para el discurso público. La esfera pública conectada, en cambio, posibilitaría a muchos individuos comunicarse con muchos otros, sin el control de los Mass Media, generando así un mayor grado de democratización. (Benkler, Yochai. 2006)

Es interesante esta reflexión. Nos sirve para analizar otro hecho comunicacional vinculado al movimiento juvenil: el silencio en los Mass Media durante el primer momento del mayo de los pingüinos. Por razones ideológicas, los jóvenes en un principio no fueron mencionados en los grandes medios de prensa. En las rutinas periodísticas tradicionales siempre se requiere un rostro de la noticia, que es políticamente correcto por lo demás. ¿Pero qué pasa cuando son cientos de personas opinando desde las TIC o micro-medios los que tienen que ser entrevistados? ¿Cómo se organizan, quiénes son sus líderes?, esas deben haber sido las preguntas que tensionaban a las salas de prensa, hasta que lograron identificar a los voceros y de ahí, poco a poco, empezaron a dar cada vez más pantalla sus líderes. Incluso, con el tiempo, llegaron a transformar a algunos en  personajes de la farándula, asiduamente invitados a contar sus historias íntimas. Muy poco, sin embargo, los medios de prensa exploraron en las formas de organización y comunicación digital del movimiento, en los foros virtuales, blogs y fotologs.

Ya adelantamos que la TV abierta fue utilizada concientemente como un potente mecanismo de difusión en la sociedad de sus demandas, por eso fue muy valorada por los líderes de la Revolución Pingüino, quienes llegaron a convertirse en una suerte de Rock Stars de la política joven en el país.

Los MCM tradicionales, en especial la TV, y las TIC potenciaron el movimiento, aunque lo hicieran en una paradójica y complementaria articulación por oposición de intereses. La TV, desde el establishment conservador, estaba interesada en denostar la radicalidad del movimiento; pero al hacerlo en la plaza pública virtual, profusamente y todos los días, logró una increíble visibilización del movimiento. Mientras que las TIC, orientadas por el interés prioritario de ser usadas al interior del movimiento, solo buscaban poner en común la coordinación operativa, discusiones estratégicas y tácticas, más las autoconvocatorias.

Muy relacionado a lo anterior, hoy en retrospectiva podemos afirmar que entre bases y líderes también fue distinto el sentido de pertenencia a la revolución pingüina.

En el caso de los dirigentes, la pertenencia era evidente: los voceros aparecían cotidianamente en la TV como los rostros de un movimiento que fue capaz de paralizar el país, algo que, sin duda, los llenaba de orgullo.

Las bases, en cambio, eran masas anónimas para los medios y en consecuencia también lo eran para la gran mayoría de la población, por lo que parar imbuirse de un sentimiento de pertenencia necesitaban compartir su anonimato como partes individuales de un movimiento social cuantitativa y cualitativamente interesante. Ahí las TIC fueron las únicas capaces de entregarles ese espacio de participación personalizada y horizontal y, por tanto, capaces de hacerles sentir parte activa de la  revolución pingüino.

Las TIC, como medios cercanos, permitieron la participación y también la pertenencia a una comunidad de estudiantes en red que luchaban por los mismos objetivos. Los blogs y fotologs, si bien eran de liceos o colegios determinados, contaban con enlaces a muchos otros establecimientos que estaban en red virtual y real.

La TV, para el caso de los líderes, primero fue una necesidad para difundir las acciones de la red real del movimiento al cuál pertenecían, hasta mutar a una suerte de asfixiante abrazo del oso al Ego de los jóvenes dirigentes.

En síntesis, los estudiantes que participaron en la revolución Pingüino, como adelantados hijos de su época, se apropiaron comunicacionalmente de tecnologías que estaban en sus manos y en simultáneo utilizaron a los Mass Media en la difusión del movimiento social. La red técnica colaboró con una revolución Pingüino que obviamente surgió de problemáticas muy reales acumuladas en la educación chilena por décadas y, en tanto movimiento socio-político, obtuvo conquistas sociales que fueron su legado al país.

Las TIC e incluso los Mass Media tradicionales jugaron un rol determinante en la potencia del movimiento y en la manera de construir redes y de relacionarse entre los jóvenes de la generación de estudiantes secundarios del 2006. De esa manera, en el devenir histórico se está construyendo la interacción sistémica entre lo tradicionalmente real y lo virtual, que en nuestro mundo cultural día tras día tiene como protagonistas a las TIC, ya sea en las comunicaciones interpersonales e intra-organizaciones, dando así forma a una nueva convivencialidad.

* Este ensayo esta basado en una investigación académica del año 2010 del autor.

Nota: La Red Enlaces fue creada por el Ministerio de Educación en 1992, con el objetivo de constituir una red educacional nacional entre todas las escuelas y liceos subvencionados del país e incorporar las nuevas tecnologías de información y comunicación a la educación. A partir de esta fecha, y como parte del Programa de Mejoramiento de la Calidad y Equidad de la Educación (MECE) de la Reforma Educacional, Enlaces fue progresivamente capacitando a los profesores e instalando la infraestructura de redes necesaria –con los equipos, software y recursos pedagógicos correspondientes- a lo largo de todo Chile.

Bibliografía

Libro: Las Multitudes Inteligentes: La próxima revolución Social. Rheingold,  Howard- Gedisa Editorial – 2005.

- Libro: L’empire des réseaux. Guillaume, Marc, Paris: Descartes & Cie., 1999.

Libro: The Wealth of Networks: How social Production transforms Markets and Freedom. Benkler, Yochai. (2006). Yale University Press, New Haven and London, Inglaterra.

- Libro:  “El Mayo de los Pingüinos”, Andrea Domedel y Macarena Peña y Lillo. Ediciones Radio Universidad de Chile – 2008. Se trata del único libro escrito sobre la movilización social en Chile, pero curiosamente las jóvenes periodistas no menciona ni una sola vez a las TIC como factor de comunicación intra-movimiento.

- Investigación “Smart Mobs: Sobre las nuevas formas de acción colectiva”. Daniela Urbina – Josefa Zavala. Instituto de Sociología – Universidad Católica. Curso Sociología de la Comunicación Social – 2009. Se trata de la única investigación académica que fue posible encontrar en la búsqueda bibliográfica sobre el hecho. Varios de los datos usados en este trabajo han sido obtenidos de la misma.

- Manuel Castells en entrevista a René Lefort, “El nuevo papel del ciudadano ante la revolución de Internet”, Correo de la UNESCO – octubre de 1999.

- Jenkins, Henry. Photoshop for Democracy. Technology Review. 2004.

- Un buen ejemplo es el artículo de Valentina Cox, de septiembre del 2008, “Smart Mobs: El Ciber activismo es lo que viene” en Revista Foco 76Nº (7), 40-49. Recuperado de http://www.chilectra.cl/wps/wcm/connect/web+content+chilectra/Chilectra/Publicaciones/Foco76/

- Anuario Aninco v.17 n.1 Caracas jun. 2005 – Sociedad de la información, democratización de las comunicaciones y redefinición de las políticas de comunicación en América Latina, en la presente década. Migdalia Pineda de Alcázar.

- Dr. Gustavo Aruguete , Acerca de las Redes Sociales. Ponencia en las Jornadas sobre Gestión en Organizaciones del Tercer Sector en la Universidad Di Tella de Buenos Aires, Argentina, noviembre de 2001.

- Las Multitudes Inteligentes en la Era Digital. Cristóbal Cobo Romani. Coordinador Departamento Comunicaciones y Nuevas Tecnologías. FLACSO – México. Revista Digital Universitaria- 10 de junio 2006. Volumen 7. Numero 6. ISSN- 1067-60

 

 
0

 

El Desarrollo de la Informática y su Influencia en la Sociedad Período 1995-2004. Jaime Yanes Guzman


sábado, 11 de agosto de 2012

 

El Desarrollo de la Informática y su Influencia en la Sociedad Período 1995-2004

Jaime Yanes Guzman

 

 

 

Nota: Estos apuntes empezaron a ser construidos y  entregados a mis alumnos de Teoría de la Ciencia y Teoría de la Sociedad de la Facultad  de Economía y Negocios de la Universidad de Chile mientras fui profesor de esa Facultad desde el año 1995 cuando retorné del exilio, hasta el 2004 cuando la dirección de esa facultad entendió que “modernizar” el curriculum implicaba sacar esas asignaturas. Son una selección de textos de varios autores obtenidos fundamentalmente de Temas del Diario La Época hasta antes del momento de su cierre. Evidentemente que aún es válida esta información, reactualizada al día de hoy con artículos que se encuentran en este mismo blog.

El origen de las citas hay que entenderla de la siguiente manera:  primero se hacen varias citas sin señalar el origen hasta que se llega a un numeral donde aparece el origen bibliográfico. Ese origen bibliográfico es válido para las citas anteriores sin origen. Ejemplo: en el número ocho aparece el origen de la cita que es válido para la cita ocho y hacia atrás hasta el número uno. Y así correlativamente. Espero que no existan errores.

 

 

1. En el mundo digital la verdad es siempre más extraña, más interesante y a menudo más evasiva que su análisis;

 

2. Ciertos fenómenos más permanentes de nuestra era, sugieren que el vínculo entre las ideologías y las fronteras nacionales, e incluso la identidad lenguística, se han borrado irrevocablemente;

 

3. Durante la década pasada ha sido posible ver la manera en que la tecnología digital podrá encerrar el potencial de liberar a la humanidad de sus cadenas de tiempo y de espacio.La historia y la cultura mundiales, que durante un milenio han estado dominadas por el concepto de la identidad nacional, están cambiando sutil pero claramente. Se están trasladando a un mundo digital en que la identidad ya no es estática, y en que el intento de clasificar a la gente según su posición en el espacio tiene tan poco sentido como tratar de encontrar una gota de agua en un rio que fluye. En el reino digital, las líneas alrededor de los grupos de ciudadanos no se pueden trazar claramente, y lo más importante de ese reino es la suporposición de las comunidades;

 

4. Hoy en día  500 millones de individuos del mundo entero interactúan en  Internet en un espacio que es absolutamente real, pero en el que los conceptos de lugar y nacionalidad son totalmente arbitrarios y fácilmente fabricados, y en el que las únicas banderas son los boletines de los grupos de usuarios. Los países existen sólo como agrupamientos que facilitan la discusión de ideas comunes, para arguir y protestar o para comerciar. Estos agrupamientos de ideologías crecen y mueren en el ciberdominio . Los países se hacen y se deshacen, se absorven, destruyen y conquistan con una velocidad que ninguna geología ni historia basada en el planeta podría reproducir;

 

5. En la tecnología digital no es el desempeño absoluto de una innovación lo que impulsa el cambio, sino el efecto conjunto de los cientos de millones de combinaciones y de cambios híbridos de baja y alta tecnología realizados por las diversas poblaciones de usuarios. Tradicionalmente, la participación impulsa a la política democrática, y en el ciberdominio -la infraestructura digital más alla de la de Internet-  la participación es, simultáneamente, la política, el espacio y el campo de batalla;

 

6. Los absoletos capullos han sido abandonados, a medida que los capitales se están desviando lentamente de la defensa y de la infraestructura militar hacia la infraestructura de la información;

 

7. Algún día el mundo podrá aprovechar la eficiencia del comercio y de la política en línea y abandonar el modelo nacionalista, en el que estas actividades siempre se manejan con puestos de control de seguridad, aranceles y otras barreras;

 

8. De la misma manera en que no hubo un puesto de inspección capaz de parar los fax de la OLP durante la Intifada, hoy en día es posible dirigirse al mundo sin tener que mostrar un pasaporte que nos defina cultural, étnica o religiosamente. Eso sí que es una revolución. (Diario La Epoca. Diario Mundial. Mayo 1995. Pág. 2.)

 

9. Cuando la compañía norteamericana Walt Disney decidió abrir un parque de atracciones en las afueras de Paris, Ariane Mnouchkine, una destacada figura literaria francesa, dijo que equivalía a un “Chernobyl cultural”. Hay una actitud general similar hacia los adelantos de la informática, que al unir el esparcimiento y las comunicaciones están cambiando la manera en que se trabaja y se aprovecha el tiempo libre;

 

10. Ha estado presente en el debate europeo acerca de los límites a imponerse sobre la importación de programas de televisión, por ejemplo, y fue el tema más importante -después de la agricultura- para Francia durante las conversaciones para crear la Organización del Comercio Mundial. La inquietud es la siguiente: ¿serán norteamericanos todos los vehículos que circulen por la superautopista de la informática?;   ( Idem, pá. 3.)

 

11. Los “sin hogar digital” de hoy en día son norteamericanos adinerados y universitarios de 35 a 55 años sin hijos y sin necesidad profesional de “digitalizarse”. Hoy en día la línea divisoria no la marca la división económica normal, sino una fuerte separación entre generaciones. Practicamente no hay analfabetos digitales entre los norteamericanos de 10 años de edad;

 

12. Ningún gobierno es de un tamaño equivocado: necesita ser más grande (léase global) y más pequeño (a nivel de barrio). Lo entremedio estaba bien en un mundo de átomos, no de bits.

 

13. En el 2005,  EE UU podrá haber desechado 150 millones de computadores usados; (Idem, pás. 4 y 5.)

 

14. Gracias a la superautopista de la informática, los ciudadanos de Ecuador y de otros países de América Latina están más cerca que nunca. La velocidad de las redes modernas y su fácil acceso permite que los ecuatorianos que trabajan en el extranjero puedan estar al tanto de lo que ocurre en su país mediante un boletín que la red ecuatoriana, EcuaNet, trasmite diariamente a través de Internet;

 

15. En efecto, Internet ha pasado a ser el gran mecanismo integrador: El contacto entre las distintas culturas, la posibilidad de investigar en miles de lugares simultáneamente, la capacidad de intercambiar experiencias con millones de personas sobre diversos temas de interés mútuo, permiten pensar que estamos en las puertas de un cambio profundo en la educación mundial. Un cambio que ayuda a globalizar las perspectivas propias, ampliando las mentalidades y eliminando prejuicios e intolerancia;

 

16. El teletrabjo, o sea quedarse en casa a trabajar – cortesía de los PC, los Fax y los Moden- es muy popular en los EE UU y está pasando a serlo en Europa. La banca y los seguros, especialmente en Francia y Gran Bretaña, están a la vanguardia. La relación entre los “teletrabajadores” norteamericanos y europeos es 5:1, pero se estima que para el año 2 000 más de 10 millones de europeos trabajarán desde sus hogares; (Idem, p. 6 )

 

17. La educación a distancia, la telemedicina, el comercio electrónico y la posibilidad de que la gente trabaje en sus casas son algunos de los beneficios que se espera obtener;

 

18. “La capacidad de cada línea de la superautopista de la informática (en Taiwan) es mejor que la de 10 mil líneas convencionales juntas”;

 

19. “Con este programa, un médico de Tainan (en el sur) puede ver un negativo tridimensional de una radiografía transmitido electrónicamente desde Taipei. Al conocer la posición exacta de los huesos, el médico puede ayudar a su colega de Taipei a realizar una mejor operación”;   (Idem, pág. 7.)

 

20. La infraestructura de la información debe responder a la diversidad de culturas del país (Sudáfrica). En un país con 11 idiomas oficiales, este puede ser uno de los objetivos más difíciles de alcanzar;  (Idem, pág. 8.)

 

21. La incorporación de la telemática a la industria cultural ha permitido que todo el mundo se afecte por todo el mundo;

 

22. La industria cultural puede definirse como un juego de espejos que permite a cada momento resintetizar nuestras identidades por medio de relaciones dinámicas con las tantas otras identidades que vemos en acción a través de los mass-media, las redes informáticas, los comentarios en la calle y en el trabajo, y las consultas telefónicas;

 

23. Pero si la modernidad tiene que ver con esta compenetración global de imágenes y acontecimientos, por otra parte se pierden las jerarquías entre baja y alta cultura que marcaron la sensibilidad ilustrada en la modernidad. El grado de modernidad no se define por una jerarquía en los géneros, sino por la incorporación de tecnología y de valor intelectual agregado en la producción de fenómenos. Este fenómeno, exacerbado por el aumento exponencial de la oferta de la industria cultural, constituye un elemento que redefine la oposición convencional entre cultura tradicional y cultura moderna;

 

24. El nivel de modernidad en el mercado cultural se define cada vez más por la perfomance que por el contenido, más por el envase tecnológico que por el mensaje y/o más por el ritmo de innovación que por la “nobleza” del producto. Esta mutación inscribe signos nuevos en el imaginario cultural. Si por un lado mina las jerarquías convencionales de la cultura, por otro lado desestabiliza visiones de mundo y potencia el mestizaje cultural a grados imprevistos: no ya el mestizaje como sincretismo o cruce de dos códigos culturales, sino como vértigo de transfiguración;

 

25. El mundo puede recrearse para siempre en un diskette  o en una cinta de video. Ni siquiera hay escasez de espacio para ello, porque los espacios pueden reducirse casi al infinito en los microchips donde tantos mundos circulan. En lugar de una cancha de fútbol, hay miles de juegos dentro del monitor. El Nintendo es la versión infinita del juego: no ocupa lugar, no se agota, siempre está nuevo y a la vez neutraliza incesantemente toda la intensidad de la novedad;

 

26. La imágen apocalíptica que hace un par de décadas alertaba sobre la pasividad creciente de los consumidores de mass-media, se ha visto sustituída por la idea de un consumidor activo, descodificante, selectivo y procesador de la información. La vorágine de opciones y la competitividad de la oferta de los mass-media fuerza al consumidor a desarrollarse como consumidor productivo;

 

27.  No se requiere ni muchos recursos ni mucho Know-how  para hacer videos caseros, operar juegos de video y computadoras, formar parte activa en la circulación de mensajes a través de redes telemáticas o teleconferencias y, lo más nuevo y sorprendente, cambiar de vida y de personaje por cinco minutos, metiendo cinco monedas en la ranura para entrar en el mundo infinito de las imágenes virtuales. El desplazamiento del profesionalismo a la masividad es evidente cuando observamos, en países industrializados, millones de niños entrando y saliendo de las computadoras con un manejo y facilidad que, hace algunos años, parecía reservado a ingenieros y técnicos en punta;(Tema del Diario La Epoca. “El Extasis Informativo: ¿Utopía o Anti-utopía? “ Martin Hopenhayn. 25/09/94, p. 22).

 

28. El riesgo a futuro, de consolidarse esta brecha desde los primeros años de aprendizaje escolar, es enfrentar a futuro un ejército ampliamente mayoritario de desinformatizados que no sabrán como manejarse en las lógicas del nuevo intercambio simbólico y material;

 

29. ¿Puede afirmarse, en la actualidad, que la formación religiosa deja huellas más hondas en la conciencia de un niño que el contacto televisivo con la guerra de Irak o con el último torneo mundial de fútbol?

 

30. ¿Quién podría asegurar que un adolescente desarrolla mayores capacidades de pensamiento lógico en el curso de sintáxis o de matemáticas en la enseñanza secundaria, que en los juegos de ingenio que practica en la computadora cuando llega a su casa por las tardes?

 

31. También en este consumo cultural tipo-software, la industria cultural borra las fronteras que separa a productores de consumidores. Cuando los aprendizajes se vuelven ligeros y diversos, se requiere poca capacitación para pasar de alumno a profesor, o de consumidor a productor;

 

32. A medida que el consumo cultural adquiere la modalidad del software , se hace también más sencillo entrar a la industria cultural en calidad de “ofertante” de bienes o servicios. Protagonismo y provisoriedad conviven en las nuevas culturas integradas a las recientes oleadas de modernidad.

 

33. Pero en América Latina esta combinación de protagonismo y provisoriedad del lado de la cultura integrada, se permuta en exclusión y precariedad del lado de los pobres. Allí, la ligereza tiene que ver más con la fragilidad de la supervivencia que con la flexibilidad en el consumo de bienes culturales. La incertidumbre respecto del futuro obedece más al temor que a la diversidad de opciones de vida, a la inseguridad más que al dinamismo;

 

34. El software también penetra allí (en latinoamérica), pero se confunde con la cultura de la supervivencia en las grandes urbes, donde la actividad de cada día se reprograma conforme a la posibilidad de generar un ingreso mínimo: estrategia del software como cultura de la precariedad, no de la provisoriedad.

 

35. En síntesis, la disipación de límites en el campo cultural constituye un hecho a la vez fuerte y reciente. Se borran las fronteras entre lo liviano y lo pesado en los canales de internacionalización de cultura; se diversifica mucho más el menú personal de uso de bienes y servicios vinculados a la industria cultural; se recomponen las pautas de integración y discriminación en el campo del consumo simbólico por efecto de los cambios acelerados en la industria cultural; y se borran también los límites entre productores y consumidores, o entre activos y pasivos en el campo de la oferta y el consumo de cultura;

 

36. Esta disipación de límites impacta en lo más básico de la sensibilidad. Primero, ya no es fácil asociar cotidianeidad y continuidad. Sea por provisoriedad o por precariedad, la materia de lo cotidiano se hace mas aleatoria y dispersa. En segundo lugar, se desperfila la dimensión reiterativa de lo cotidiano, sea por inseguridad laboral, por aceleración del cambio técnico, por volubilidad en los roles tradicionales, o por la propia sensación de “túnel del tiempo” que se experimenta ante la explosiva oferta de industria informativa y comunicacional. Finalmente, el horizonte de corto plazo tiende a imponerse sobre cualquier proyecto de largo plazo en la vida diaria, tanto por el efecto de aceleración en unos, de lo provisorio en otros, como por la aceleración del cambio en todos los ámbitos del quehacer cotidiano;

 

37. Quienes dispongan de mayor capacitación en manejo y selección de información, en habilidad lenguística y matemática, y en sistemas de gestión y organización flexibles, estarán siempre en mejores condiciones para capitalizar la oferta del complejo industrial cultural. Por lo mismo, una estrategia integrada en el campo del sistema industrial cultural deberá afrontar las dos caras de esta moneda: movilizar la industria cultural para democratizar los saberes requeridos por la vida moderna; y usarla, también, para enseñar a usar;  (Idem, p. 23

 

38. Los escritores actuales latinoamericanos han heredado la experiencia traumática de la represión de los gobiernos militares y de la guerra civil, seguidas por una nueva era de modernización bajo la égida del neoloberalismo, que ha mezclado la extrema pobreza con el rápido desarrollo tecnológico;

 

39. Las nuevas tecnologías de las comunicaciones han creado una clase de tecnócratas y nuevos públicos para los cuales la palabra impresa ha perdido su fuerza y ahora compite con -y a menudo es reemplazada por- la cultura visual y aditiva; (Temas del Diario La  Epoca. ¡Qué queda de la intelligentsia? Jean Franco. 20/11/94, pág. 16)

 

40. Las guerras mundiales del siglo XX, marcan el paso desde los conjuntos políticos económicos y culturales, estados dominantes y dependientes o bloques caracterizados por idelogias contrapuestas a una nueva realidad mundial en la que “el poder real”  se transfiere a lo que va a empezar a llamarse “civilización transnacional, (C.T.N) dirigida por las grandes empresas económicas transnacionales que ejercen el dominio del mundo. La nueva civilización planetaria coincide con el dominio de la tecnologia sobre la ciencia que la creó subordinandola a los intereses propios del capitalismo mundial y a los principios reguladores del mercado. Desde la perspectiva ideológica, desde el liberalismo ilustrado, se avanza al neo-liberalismo, que separa el funcionamiento de la economía de los valores humanos. Desde el estado-nación se avanza a la mundialización del poder. La educación que se consustancia con la convivencia y comunicación humana, enfrenta nuevos desafios y ante la crisis integral nuevas propuestas de cambios… El conocimiento científico se ha revelado muy util para los grandes poderes: el Estado, las empresas, el Poder Militar. Cada vez más, son las grandes organizaciones las que definen las políticas científicas. La racionalidad instrumental ha superado a la ciencia moderna, conforme a paradigmas totalmente diferentes a los que motivaron la ciencia experimental como la forma más excelsa e incluso la única forma de conocimiento racional, en cuyas verdades estaba inplícita la ética humana. (pág. 24)

 

41. La civilización técnica emerge del desarrollo del conocimiento aplicado a la tecnologia, en función de su utilidad para controlar la naturaleza y la sociedad. La tecnologia mecanizada es distinta de las técnicas empleadas por el hombre de la CTN en la etapa post industrial y tiene por finalidad el dominio del hombre, no sobre la naturaleza, sino también sobre los otros hombres.( pág. 24)

 

42. Los tres grandes sectores en que actua la tecnologia de la CTN son la técnica económica que abarca toda la producción de bienes y servicios y su distribución: la técnica de la organización que se aplica a los grupos humanos pequeños, medianos y a las inmensas organizaciones nacionales y transnacionales; la técnica de la comunicación que amplia la información y la capacidad de implementarla, a través de la informática.

 

43. El proceso de transnacionalización del poder no coincide con el establecimiento de un Estado mundial, sino con la conformación de estructuras empresariales anónimas transnacionales, que compiten entre sí por el dominio de los mercados del mundo; y que no obstante, mantienen acuerdos que los regulan y orientan, por encima del poder de los Estados, de la política y de la ideologias imperantes.

 

44. El poder CTN incluyen preferentemente a los gigantescos consorcios empresariales del norte; pero también se insertan y/o conectan con ellos, los empresarios que dentro y desde los paises pobres se incorporan al mundo VIP (el mundo de las “very important persons”) cuyos consorcios polarizan la riqueza de sus paises.

 

45. La CTN provoca lo que Steger llama “nacionalismos secundarios” o “provincias consulares”, dependientes de su poder, al que también se subordinan las ideologias que se “intraideologizan” para provocar la estabilidad que requiere el crecimiento económico.

 

46. La instrumentación de la ciencia ha generado como norte la búsqueda de la utilidad y un desarrollo tan fuerte de la tecnologia, que ésta, que apareciera como subordinada al desarrollo científico, como subproducto de él emerge como orientadora del desarrollo científico que se transforma en subproducto de ella.

 

47. Como la tecnologia se desarrolla en un mundo preocupado de maximizar lo económico y los beneficios que esto acarrea para el crecimiento de los capitales y su aplicación a la producción de bienes y su consumo, el desarrollo de las ciencias que antes era sustentado por el Estado como administrador del bien común, y las Universidades como centros de la creación de saberes desinteresados, hoy, ha pasado a depender. de los grandes intereses económicos y políticos transnacionales. Se han formado inmensos complejos de tecno-ciencia cuyas inversiones más productivas derivan de una exacerbación de los conflictos bélicos y de una generación constante de nuevas necesidades; necesidades secundarias, que necesariamente requieren de la cultura de los desechos; crear productos, botar otros, aparece como normal en la civilización de la modernidad transnacional.

 

48. La tecnologia y la ciencia desprendidas de su civilización de origen, la Occidental, y colocadas en la órbita del capitalismo mundial y sus mercados internacionales constituyen el pilar de la civilización transnacional o planetaria en emergencia, cuyo mecanismo básico es el mercado, que en sí mismo se constituye en principio regulador del orden y de solución de los conflictos sociales, sin otra demanda que la libertad para su ejercicio en las sociedades organizadas.

 

49. Desde su avanzado dominio de la tecnologia científica la CTN penetra y controla cada vez más las culturas regionales, incluso desde posiciones extraterrestres, conforme a la lógica del racionalismo instrumental, cuyo norte es el bienestar material; en contradicción con las lógicas de legitimación del trabajo humano sobre bases éticas, sustentadas por las diferentes culturas dirigidas hacia la búsqueda del bién común: inmanente y/o transcendente. La diferencia de la CTN con la modernidad propia de su civilización de origen es significativa. Ya no se plantea como un proceso integral de inserción racional del  hombre en el mundo iluminado por la ciencia, que ordena y enriquece todos los aspectos de la vida humana para el bien común, sino al dominio del mundo por el hombre, cuya felicidad coincide con la riqueza material. Se trata de la subordinación de la ciencia a la tecnologia que ella misma creó, al servicio del dominio del mundo material, cuyo fin es el bienestar material, en su incesante proceso de transformación de la materia.( pág. 25,26)

 

50. La avalancha producida por las nuevas tecnologias…, ha llegado a límites increibles con las redes de información computarizada y transmisión vía satélites artificiales, etc…  La velocidad con que se acumula y procesa la información crece de un modo exponencialmente superior a los conocimientos que el hombre es capaz de retener y procesar sin ayuda de la computadora; lo que ha hecho necesario generar validación de “bases de conocimientos” especializadas y ensayar modelos informáticos… crear una cultura informática. La informática se enlaza con un proceso acelerado de desarrollo de la “inteligencia artificial” que se ha transformado en una rama de las nuevas ciencias de la cognición, en que los estudios acerca del cerebro humano, los sistemas mentales y el aprendizaje humano han experimentado grandes avances con la ayuda de las nuevas tecnologias computacionales… Los computadores están en su inicio; sus sistemas expertos son capaces de almacenar información, de interpretar, analizarla y realizar multiples operaciones, de resolver ploblemas que antes sólo dominaba el cerebro humano.

 

51. La revolución del conocimiento provocada por la informática implica grandes cambios en la educación formal, en la medida de la incorporación progresiva de las nuevas teorías de las ciencias de la cognición y del computador en las aulas lo que a su vez genera cambios en las funciones del profesor quien más que nunca, debe tener dominio teórico y práctico de su profesión. Para qué educar por qué educar, son aspectos importantísimos de un proceso en que el cómo educar adquiere una inmensa capacidad instrumental.

 

52. La CTN se apoya en la producción de conocimiento útil para los fines productivos. Estos se aplican a la producción artificial de formas diversas de instrumentar situaciones en que pueden controlarse las variables para lograr objetivos determinados, comportamientos preplaneados en una proceso dinámico de aplicación de las informaciones crecientes a la creación de nuevas formas de mejorar la producción de riqueza material. Todo ha sido invadido por la tecnologia y la mecanización. Los “chips” transforman las posibilidades de conocer, empleados por las empresas alteran las comunicaciones y las relaciones económicas entre los paises cuya principal acción avanza desde la industria hacia la comercialización y transferencia de tecnologia. Estos almacenadores de memoria y los bio nuevo chips, generan un proceso asombroso de simulación del procesamiento mental humano realizado por las neuronas, producen un efecto sin precedentes  sobre el accionar cognitivo más poderoso, cuanto más rapidamente sa ha extendido el uso de computadores… El aumente de la computarización y el “avance hacia la inteligencia artificial”, generan cambios trascendentes de la organización social y laboral de los seres humanos y muy especialmente trastorna los límites del conocimiento; exigen nuevas capacidades cognitivas al hombre, para mejorar su racionalidad instrumental. De acuerdo a las teorias económicas, se recontextualiza la teoria de la educación.

 

53. La información se transforma en recurso primario de la acción propia de la CTN y en el factor de producción más importante. Pero requiere una competencia distinta dirigida a la producción de los recursos humanos que requiere el desarrollo económico y su incremento… Esto implica una educación dirigida a la formación humana distinta en la que se inserte esa “educación para los recursos humanos”, que es sólo capacitación, y que necesariamente tendrá que formar parte del proceso educativo en miras a la inserción laboral de las personas y a su participación en el proceso productivo.

54. El dominio de las comunicaciones vía orbital espacial se concentra en cuatro corporaciones que “encadenan la tecnologia”, al servicio de la CTN o “civilización espectáculo para la totalidad de la población del planeta. Las empresas domiantes pertenecen a consorcios del mundo del norte con mínima participación del mundo del sur.

 

55. La informática y su revolución del conocimiento esta ejerciendo un enorme impacto en la educación en la medida de la extensión de su empleo, y ha hecho surgir propuestas educacionales dirigidas al know-how, es decir, a la búsqueda del conocimiento útil, que produzca resultados visibles. La maneras de “ver el mundo”, es decir, el mundo a través de la simbologia del lenguaje, se hace más y más diferente y distante entre los sectores modernos transnacionalizados y los sectores no modernos de la población, con los consiguientes problemas para el educador, que debe introducir a la modernidad a seres humanos que construyen su manera de ver el mundo, en medios y formas de comunicación totalmente diferentes, y que, el conocerlo, se afirman en ese mundo o se desestabilizan con las consiguientes repercuciones en la auto-imagen que cada quién tiene de si mismo, en la que confirma su presencia en el mundo. (pág. 26,27).

 

56. La modernidad transnacional aparece así como una modernidad distinta de la modernidad ilustrada, conforme a paradigmas diferentes. Es una nueva mirada de lo que se debe ser moderno, que conlleva a nuevos desafio a y problemáticas para la educación, especialmente en los paises como el nuestro en que hay una minoria de la población incorporada a la modernidad y una mayoria no moderna.(pág. 27) (Teorías y enfoques del Curriculum. Viola Soto. Directora del Programa de Magister de la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación).

 

57. Quien no maneja un computador será un completo analfabeto. “El que no habla ingles y no se maneja en las redes computacionales, es un tipo aislado del mundo y analfabeto, además”.( Universidad de Las Artes UNIACC. Alfonso Gómez. “La Tecnología”).

 

  1. Los cambios de las últimas décadas han producido una crisis de identidad.“Identifiquemos algunos de los cambios que hoy afectan y producen una crisis de identidad en la sociedad y en el mundo del trabajo en particular. Se observa en primera instancia,  “un ritmo creciente y la rapidez del cambio. Nuevas formas de organización y nuevas tecnologías surgen en lapsos cada vez más breves, incrementándose así la obsolescencia de productos, ideas, procesos laborales, modas y toda suerte de prácticas” ( pág. 10)

 

59.(los) “cambios con su rapidez y su impacto global afectan la identidad personal. Categorías como nación y clase han perdido importancia. (“Por otro lado, es también cierto que mientras más rápido es el ritmo de cambio en toda suerte de relaciones, más difícil es que el sujeto descubra el sentido de lo que está sucediendo, que vea la continuidad entre el pasado y el presente, y, por lo tanto, más difícil que se forme una visión unitaria de sí mismo y sepa como actuar” *) (pág. 11).. ( “Modernidad y Post Modernidad”. Fredy Parra. Apuntes para charla sobre modernidad, dicatada por el autor en el Colegio Teresiano Enrique de Osó. Julio de 1997).

 

60. “Existen al menos tres concepciones alternativas de la identidad cultural nacional; una contructivista, de caracter plural y totalmente abierta a cualquier cambio; otra esencialista, estrecha y cerrada a todo cambio: y otra intermedia, incluyente y abierta a ciertos cambios materialmente condicionados que, a falta de mejor nombre, podríamos denominar histórico estructural. La alternativa contructivista deriva de posiciones posestructuralistas, que conceden una importancia clave del discurso como un elemento central que organiza toda la vida social”.(pág. 214)

 

61. Toda cultura tiene un doble aspecto por una parte están los significados presentes en las expresiones más articuladas de la esfera pública por otra, estan los significados sostenidos o sedimentados en los modos de vida correctos de la gente. Por esta razón Johnson sostine que: la identidad nacional no puede reducirse a un discurso o narrativa. Cualquier producto cultural adquiere peso y una larga vida sólo en la medida que activa un tejido complejo y cambiante de discursos y narrativos que ya se encuentran en proceso en diferentes espacios públicos y privados. En estos espacios las combinaciones de significados, estan siempre intimamente conectadas con las historias, las memorias y las inversiones psíquicas y de otra clase de los individuos y grupos sociales. Estas asociaciones ocurren en conjuntos “biográficos” difíciles de predecir con anticipación y dependen de sus propias convenciones linguísticas y de otro tipo (no están fuera del discurso en este sentido); pero estan también ancladas en prácticas repetidas que constriñen la fluidez formal de símbolos y signos.(215).

 

62. “En el encuentro entre culturas el poder esta siempre involucrado, especialmente si una de ellas posee una base económica y militar más desarrollada. Siempre que hay un encuentro conflictivo y asimétrico entre diferentes culturas, sea por invasión, colonización o extensas formas de comunicación, surge la pregunta por la identidad cultural; esta no suelo plantearse en situaciones de relativo aislamiento, próspera y estables. Para que la identidad se convierta en problema se requiere de un período de inestabilidad y crisis. Como lo ha dicho Mercer, “la identidad sólo es un tema cuando esta en crisis, cuando algo que se supone fijo, coherente y estable es desplazado por una experiencia de incertidumbre y duda”.(93) (“Modernidad. Razón e identidad en América Latina” Jorge Larraín Ibañez Editorial Andrés Bello )

 

63. En el nivel más simple, la reconversión se refiere a la reubicación de la cultura en la era de la alta tecnología, de manera que un alto nivel de alfabetismo no es ya la escalera de mano inevitable hacia la modernidad. La música y las imágenes de televisión, en vez de la palabra escrita, se han transformado en vehículos privilegiados para la exploración de la identidad latinoamericana y la naturaleza de la modernidad;

 

64. Los postmodernistas afirman que la televisión, el marketing de masas y las nuevas tecnologías han democratizado la cultura, rompiendo las fronteras entre “alto” y “bajo” y haciendo posible  las combinaciones híbridas (la salsa, por ejemplo) que enriquecen la cultura latinoamericana. La cultura latinoamericana, argumentan, ha sido heterogénea y siempre ha transitado por toda clase de repertorios, debido a lo cual puede proclamarse como postmoderna avant-la-lettre;

 

65. De un modo igualmente promisorio, las cámaras de video, el correo electrónico y las grabadoras han hecho crecientemente difícil el control absoluto de la información. Uno de los rasgos más significativos de la rebelión de Chiapas fue el modo en que los rebeldes se apropiaron de la tecnología moderna -particularmente el correo electrónico, el fax y los mensajes grabados en video- para dar a conocer sus demandas;

 

66. La modernización del siglo XlX, que metió a una población racialmente heterogénea dentro de las grandes ciudades, no sólo estimuló el modernismo en las artes, sino que ayudó a producir lo que ahora son considerados como los estilos distintivos “latinos”, una mezcla de influencias indígenas, africanas y europeas. El tango, el bolero y la samba fueron inventados en barrios urbanos, pero luego fueron apropiados por la alta cultura como epítomes de la “latinidad”;   (Idem, p. 17

 

67.”El medio es una invitación para diseminar en forma verdaderamente masiva las ideas de uno, y debe ser usado. Estoy absolutamente seguro de que en las telenovelas puedo manejar los mismos signos que manejo en la literatura, tal como estoy tratando de hacerlo en el cine”. (Gabriel García Marquez);

 

68. Así como la cultura impresa estuvo una vez asociada a la modernidad y la formación de la conciencia nacional, la televisión se ha transformado en el índice de la cultura contemporánea globalizada. Como afirma el cientista político argentino Oscar Landi, la televisión tiene un efecto ambiguo sobre la cultura. Ella “coloniza y destruye nuestros modos de vida anteriores”, pero también “nos pone en contacto con el mundo y nos estimula a buscar lo que, sin la televisión, nunca conoceríamos”;

 

69. Lo que se solía atribuir a la literatura -que ofrecía visiones profundas de las tendencias ocultas de la historia y de la naturaleza del lenguaje- es ahora el dominio de la televisión. Para Landi, “la televisión podría ayudarnos a vivir con las limitaciones de la razón porque podría mostrarnos constantemente la naturaleza convencional, ambigua y resbaladiza del lenguaje en todas sus formas: oral, escrito, impreso o combinado con la pantalla y con los objetos cotidianos que tenemos en nuestras casas”;   ( Idem, pág. 18.)

 

70. Las comunicaciones en el campo político se trata de un problema teórico general, que tiene hoy una pertinencia histórica particular, dada la multiplicación de tecnología de comunicación y el crecimiento exponencial de la masa de información que circula en el mundo industrial;

 

71. Las teorías “neo-utilitarias” del sistema democrático plantean la cuestión central del conocimiento, en términos de la información de que dispone el actor social como base de sus comportamientos políticos;

 

72. El campo político aparece así como un mercado de oferta de procedimientos y decisiones (programas), entre los cuales el actor elegirá libremente en función de su interés. En este contexto, se comprende fácilmente la importancia de la información. Un actor cuyo comportamiento resulta de una decisión tomada sin disponer de todas las informaciones necesarias para determinar si ella corresponde a los objetivos definidos por sus intereses, no puede ser considerado racional; (Temas del Diario La Epoca. “Política, democracia y comunicación” Eliseo Verón. 30/04/94. Pág. 16.)

 

73. El individuo debe afrontar una incertidumbre sobre su identidad futura;

 

74. Las “soluciones ” de Pizzorno pertenecen al mismo “horizonte ideológico” del que forman parte las posiciones que él combate: la teoría de la acción social orientada por objetivos. La estructura de todos los argumentos críticos de Pizzorno están fundados en el modelo de un actor individual movido por sus intereses. (una teoría sociológica de la acción orientada por objetivos);

 

75. Pizzorno: el sistema democrático funciona sobre el postulado de armonización de los intereses particulares en el futuro;

 

76. En el campo político, es esa referencia al futuro la que hace posible que, en el presente, la negociación reemplace la violencia. La violencia política aparece así como la negación del futuro; Idem, pág. 18.

 

77. Que la gestión de la incertidumbre del futuro sea una de las dimensiones centrales del sistema democrático, subraya la importancia de la reflexión sobre la evolución sociocultural de las sociedades industriales;

 

78. La diferencia es grande con respecto a la época en que se hablaba, a propósito de la prensa, del “cuarto poder”: este “cuerto poder” se definía, precisamente, en relación con otros tres poderes. En la medida en que estos últimos aparecen en crisis, no es absurdo pensar que los medios se están transformando en el único lugar en que opera la construcción-reconstrucción de los colectivos, ni tampoco es absurdo inquietarse por ello;

 

79. La inquietud se justifica en la medida en que el sistema de los medios responde, de manera cada vez más completa y exclusiva (aún en los países europeos que tuvieron una historia larga de televisión “pública”), a la lógica económica del mercado. Estrechamente articulados, a través de los productos discursivos como soporte publicitario, al mercado general del consumo, los medios absorben  los diferentes sectores de la producción de discursos sociales (informativos, estéticos, políticos, religiosos, lúdicos, literarios, de vulgarización científica, etc.) y los incorporan al conjunto de una oferta discursiva puramente determinada por el cálculo costo/beneficio;

 

80. Este diagnóstico puede conducir a una profecía tan inquietante como paradójica: el racionalismo instrumental tendería a instalarse en el lugar de la producción de los interpretantes socialmente pertinentes,  mientras que el colectivo de los ciudadanos se reduce a un colectivo de receptores-consumidores “trabajado”, entre otros por el marketing político,

 

81. Se trata, probablemente de una profecía excesiva. Para ponderarla, debemos introducir la problemática del individualismo. Porque si el individualismo es un “producto” de la modernidad, la mediatización de las sociedades modernas no ha hecho mas que acelerar su evolución;

 

82. El individualismo, generado por la propia sociedad industrial, ha sido hasta ahora la principal fuente endógena de complejidad del tejido social.  (Idem, p. 19

 

83. Pensar en términos globales, supone creer en la homogeneización de las necesidades bajo la presión de las nuevas tecnologías, de los mercados y de la estandarización de los productos. Esto no prohibe que haya una gama de posiciones en cuanto al ritmo y a las modalidades de esta unificación por vías de mercado ;

 

84. Una de las vías obligadas a esta nueva fase de la expansión de las empresas con vocación mundial, consistió en el gigantesco redespliegue de que atestiguan las ofertas públicas de adquisición, las alianzas transnacionales y las megafusiones;

 

85. A la distribución jerárquica de las tareas y de los poderes en la empresa taylorista, correspondían una sedimentación de los espacios. Lo local, lo nacional y lo internacional se representaban como peldaños, impermeables uno a otro. El nuevo esquema de representación de la empresa-red-mundo propone un modelo de interacción entre estos tres niveles;

 

86. En la corporación-mundo, la cultura de empresa tiene como misión realizar la imposible alianza entre lo local y lo global. Dicha cultura no sería situable en un territorio. Es una mentalidad. Lo esencial, es no dejar a la identidad nacional tomar la delantera sobre la identidad global;

 

87. La descentralización del centro, se realiza gracias a la descentralización del poder de decidir sobre cuestiones tácticas como el mercadeo, el embalaje y la publicidad. Los consumidores constituyen sus propias redes paralelas de intercambios de información sobre dos referencias de base: “Tan bueno” y “Mucho más barato”;

 

88. El consumidor representa en la visión neoliberal de la edificación de la economía y de la sociedad global, una pieza central de un dispositivo de legitimación. No se trata de un consumidor cualquiera, sino de un consumidor soberano en su poder de elegir en un mercado libre. En su combate en contra de toda forma de control del mercadeo y de sus actores por el Estado o la sociedad civil organizada, el neo-liberal manifiesta ser un neo-populismo. No deja de apelar a la representatividad de los consumidores en la democratic market-place;

 

89. El riesgo es pasar de una concepción determinista de un consumidor abstracto, sin voz propia, sometido al imperativo de una estructura, a un receptor tan concreto que se olvida en que sociedad y cultura vive. Querámoslo o no, la era de la industria y de la sociedad de la información es también la producción de estados mentales, la colonización de lo mental. Lo que obliga a reformular la cuestión de la libertad y de la democracia; (Temas del Diario La Epoca. “Nuevos horizantes de la comunicación: el retorno de la cultura”.  Armand Mattelart. 07/Xl/93, pág. 19.)

 

90. A la vez que se asiste a una privatización del Estado, se presencia una mercantilización del gobierno: el cliente es rey, se gobierna en función de la demanda social, con medidas que se adoptan sobre la marcha. La lógica de la demanda destruye la lógica de la oferta. La “célula de comunicación” maneja los ministerios;

 

91. La técnica, es cierto, obliga a uniformizar los vectores y, por ende, en parte los mensajes. Pero las diferencias de mentalidad y de memoria se rebelan contra esa situación. Cada desequilibrio causado por un progreso técnico provoca un reequilibrio étnico. De ahí la contradicción entre la construcción comunitaria y una cierta balcanización, entre los progresos de la ciencia y los de la superstición, entre el imperativo étnico y la aspiración territorial. Nuestra aldea, cada ves más planetaria y patriotera  -lo uno a causa de lo otro- vive la era de los nacionalismos, separatismos, irredentismos, tribalismos, cuya cara sombría se denomina segregación, guerra, xenofobia. El prurito de fragmentación, que amenaza en primer lugar a los grandes estados multinacionales, también se hace sentir en los estados “civilizados” y centralizados más antiguos de Europa;

 

92. ¿Se quiere convertir al planeta en supermercado a fin de que los pueblos sólo puedan optar entre el ayatolah local y la Coca-Cola? Autóctonos contra yuppies: en todos los países se manifiesta esta división. ¡Ay de nosotros si el alma de las culturas minoritarias, ahogadas en las olas de la imagen-sonido única, al no encontrar donde expresarse, va a buscar una salida en las peores regresiones indigenistas e integristas!; (Temas del Diario La Epoca. “Técnicas y cultura en Régis Debray”. Daniel Bougnoux. 20/08/95, pág. 15).

 

93. Edelman sostiene que son el contexto y la historia del desarrollo celular de un individuo los que determinan en gran parte la estructura de su cerebro y no la mera información genética. No hay dos cerebros idénticos, ni siquiera los de los gemelos.

 

94. A la mencionada selección estructural de neuronas, según Edelman, se yuxtapone otra que ira adquiriendo una importancia decisiva en el desarrollo de las funciones mentales: el establecimiento y reforzamiento de las interconecciones sinápticas. El número de combinaciones posibles de unas neuronas con otras a través de sinapsis es astronómico: del orden de un 10 seguido de un millón de ceros. El potencial de variabilidad pues, es inmenso.

 

95. El contexto que afecta a un grupo neuronal cualquiera está sometido perpetuamente -según Edelman- a variaciones.

 

96. Después del nacimiento -sostiene Edelman- se organizan en el cerebro los estímulos en esquemas más complejos que los simples grupos neuronales, para ayudar al organismo a enfrentar el medio ambiente y sus cambios: los mapas. “La estructuración de mapas”, nos señala, “constituye un principio de organización importante en los cerebros complejos. Los mapas establecen una correspondencia entre puntos situados sobre las diversas capas receptoras bidimensionales del cuerpo (como la piel o la retina del ojo), con puntos situados sobre las capas que componen el cerebro”.

 

97. Dichas conexiones no están especificadas de antemano en forma precisa por los genes, ellas se van estableciendo y renovando constantemente, en mayor o menor grado, en función de la experiencia.

 

98. Los mapas surgen en el curso de las competencia de unos grupos neuronales con otros. Cuando un grupo neuronal responde más activamente que otros, que recibieran el mismo influjo del medio, se reforzarán las conexiones sinápticas en ese grupo. La competencia entre diversos grupos neuronales entre sí, se expresa en el reforzamiento de los más eficaces. Son dichos grupos con conexiones reforzadas los que pueden atraer e integrar a otros grupos neuronales, generando así mapas operacionales más complejos.

 

99. En el caso de la selección de los grupos neuronales, las diferencias al nivel de la conectividad de la estructura sináptica y de la morfología de las neuronas … conducen, despúes de confrontarse con diferentes series correlacionadas de señales provenientes del medio externo, a diferencias al nivel de la probabilidad de ver esas neuronas reaccionar como grupos. Eso refleja modificaciones en la estructura de sus fuerzas sinápticas. (Temas del Diario La Epoca. “Gerald Edelmam (Premio Novel de Fisiología y Medicina en 1972): biología de la conciencia”.  Jorge Palacios C. 23/03/97. Pág. 18).

 

100. “La red cerebral fue engendrada en el curso del desarrollo. Es un sistema capaz de autoorganizarse. A fin de sobrevivir en su nicho ecológico, un organismo debe crear criterios que le permitan recortar el mundo en categorías perceptivas, de acuerdo a sus necesidades adaptativas.

 

101. La teoría de la selección de grupos neuronales sostiene que la capacidad de un organismo a categorizar un mundo sin etiquetas y a comportarse de manera adaptativa no provienen ni de instrucciones, ni de una transferencia de información, sino de un proceso de selección, a partir de variaciones. Es un “darwinismo neuronal”.

 

102. La teoría de Gerald Edelman ha permitido fabricar algunas generaciones de “robots” inteligentes. Lo interesante es que no se trata de robots tradicionales, a los que se inocula programas de actividades inteligentes bajo la forma de instrucciones del fabricante, sino que de máquinas capaces de aprender a través de sus experiencias. Lo único que se ha programado en ellos son algunos “valores”, cuya satisfacción implica cierta “recompensa” en estímulos eléctricos.

 

103. “La construcción de una máquina capaz de percibir, cuyo sistema nervioso será simulado por medio de un supercalculador, pero en que los “verdaderos” ojos y el aparato motor se encontrarán en una “creatura” que “vivirá” en otra pieza, está actualmente en curso. Este objeto llamado Nomad (…) en francés (Máquina con estructura neuronal y adaptabilidad múltiple), está ligada a su cerebro por televisión y por radio. Este cerebro  (…) es siempre concebido como un sistema selectivo. Las tareas que Nomad deberá realizar asocian la categorización y el aprendizaje; por ejemplo, él deberá elegir entre objetos de formas diversas, los que considere como valiosos. Contrariamente a lo que ocurre con los robots habituales, esas elecciones no serán programadas: ellas serán el resultado de un entrenamiento”.

 

104. No podemos menos que impresionarnos con los datos fósiles que reflejan un aumento rápido de la talla del cerebro en los hominídeos en menos de un millón de años de evolución. ¿Es posible proseguir la obra de Darwin y reinstalar el espíritu en la naturaleza? Sí. Para responder a su pregunta yo creo firmemente que la especie humana va a construir un objeto pensante. Después de todo, eso ya ha sido hecho, al menos una vez, por la naturaleza. ¿Será dicho objeto un ser humano? Por supuesto que no. Pero él significará una revolución, una extensión de la sensibilidad humana. Estará dotado de sensores que dividirán nuestro mundo de una manera diferente a como lo hace nuestro cerebro y nos permitirá superar nuestras limitaciones.  (Idem, p. 19

 

105. Se mejoran los sistemas de información, se amplían las responsabilidades de cada puesto, se delega en los empleados y se refuerza la responsabilidad.  La velocidad de respuesta, es la nueva arma competitiva de la empresa. Pero actuar rápidamente requiere contar con equipos interdisciplinarios con una base común de información. (El Diario Financial Times. Cap´10, pág. 9. “Sistemas de Alto Rendimiento”. Michael Hammer y James Champy).

 

106. Lo que hemos llamado civilización global emergente está viéndose impulsada por la convergencia de las telecomunicaciones de larga distancia y una reducción sustancial de los costos de procesos electrónicos de datos. Se trata de un mundo cada vez mas simultáneo próximo y funcionalmente interdependiente, en el que coexisten conflictos culturales de todo tipo, tanto violentos como benéficos que no son fáciles de resolver. (…) El desarrollo de las telecomunicaciones y la informática no sólo contribuyen a una mayor interconexión de todo el planeta, sino que actúa como testigo de un cambio de valores a escala mundial. ( El Diario Financial Time. Cap. 6, pág. 18. “Hacia la Civilización Global”. Howard V. Parismutter).

 

107. Las empresas succionan datos como una gigantesca aspiradora, los proceso y los disemina a otras empresas de manera cada vez más compleja. Al convertirse la información en esencial para la producción y a medida que proliferan “directores de información” en la industria, la corporación ejerce nocesariamente un impacto en el entorno informacional, del mismo modo que lo ejerce en el entorno físico y social. (Alvin Toffler. “La Tercera Ola”. Pág. 304).

 

108. La desmasificación de la sociedad significa que es necesario intercambiar mucha más información entre las instituciones sociales -incluída la empresa- para mantener relaciones entre ellos. (Idem, pág. 305).

 

109. Una bomba de información está estallando entre nosotros, lanzándonos una metralleta de imágenes y cambiando drásticamente la forma que cada uno de nosotros percibe y actúa sobre nuestro mundo privado. (idem, pág. 203).

 

110. A medida que el cambio se acelera en la sociedad, fuerza dentro de nosotros una aceleración paralela. Nueva información llega a nosotros y nos vemos obligados contínuamente a un ritmo cada vez más rápido de nuestro archivo de imágenes. (idem, pág. 205).

 

111. Al alterar tan profundamente la infósfera, estamos destinados a transformar también nuestras propias mentes, la forma en que pensamos sobre problemas, la forma en que sintetizamos la información, la forma en que preveemos las consecuencias de nuestras propias acciones. (idem, pág. 224).

 

112. Si consideramos estos diversos desarrollos no como independientes unos a otros sino como entrelazados y mutuamente reforzados, cada avance tecnológico o científico acelerando a los demás, resulta claro que no estamos tratando ya con el mismo nivel de tecnología. Nos hallamos camino de un sistema tecnológico radicalmente nuevo. (idem, pág. 190).

 

113. La actividad económica del país puede verse sustancialmente alterada por la explosión electrónica. De hecho es probable que la realidad supere a la ficción en el ritmo de introducción de nuevas y, a menudo, inesperadas aplicaciones de la electrónica. Sin embargo, la explosión de la electrónica, constituye sólo un paso hacia una tecnología completamente nueva. (idem, pág. 185).

 

114. Un entorno inteligente podría hacer personas más inteligentes. (idem, pág. 228).

 

115. Debido a que puede recordar e interrelacionar gran número de fuerza causales, el ordenador puede ayudarnos a abordar problemas a un nivel más profundo que el habitual. (idem, pág. 227).

 

116. Conectados con bancos, tiendas, oficinas públicas, con las casas y con el lugar de trabajo, estos ordenadores están destinados a remoldear no sólo toda la actividad comercial desde la producción hasta la venta al por menor, sino también la naturaleza del trabajo, e incluso la estructura de la familia. (idem, pág. 184).

 

117. Mi primera reflexión es que se ha producido una separación absoluta entre los que tienen el conocimiento, los que usan el conocimiento y los que sufren las consecuencias de los artefactos producidos por el conocimiento. (Igor Saavedra. Temas de la Epoca. pág. 16.).

 

118.Es evidente que este páis (Chile) va a tener que comprar la mayor parte de la tecnología que consume, pero la gente que dirige un país no puede olvidar que la tecnología refleja en alguna medida la cultura de la sociedad que la produce. (idem, pág. 16).

 

119. Creo que se necesita una autocrítica de la sociedad, la gente que tiene poder en la sociedad debe darse cuenta que esta cosa de poder competir, que está de moda, no tiene sentido si no hay un país con identidad que se reconoce a sí mismo, que es moderno con M propia y no con M de Mc Donald´s. (idem, pág. 17).

 

120. Todos los que están conectados a la red tienen algo que compartir. (ahora muchos tienen algo que vender) pero otros siguen vigentes, como la comunicación horizontal, libre y democrática que permite el correo electrónico o el intercambio de toda información que servirá para incrementar el conocimiento científico y académico en general, o la convicción de que todos los estándares (tan importante en este mundo virtual) se adopten, no se decretan, o por último, la realidad de que nadie se encuentra tan lejos como para estar fuera del alcance de Internet. (El Mercurio. 03/03/97, pág. E30).

121. Existe una distancia creciente entre el desarrollo de la tecnología y la capacidad de utilizarla. (Revista Que Pasa N° 1232 de Noviembre de 1994, pág. 93).

 

122. Buscar las tecnologías modernas y contar con el RR HH plenamente capacitado que haga posible la calidad total del producto. (Fernando Monckeberg. Jaque al Subdesarrollo AHORA. Pág. 156).

 

123. Para mejorar nuestra competitividad y crecer con equidad, deberemos invertir no sólo en la obstención de recursos tecnológicos, sino muy especialmente en el principal activo de las empresas, que son sus trabajadores. (idem, pág. 163).

 

124. El avance tecnológico está llevando a situaciones en que sus innovaciones son más importantes que cualquier otro factor del sistema productivo. El éxito de la gran empresa depende hoy de la capacidad de innovación que haya sido capaz de estructurar y para ello, en ocasiones, se hace indispensable buscar asociarse para enfrentar juntos un determinado problema. (idem, 56).

 

125. Alcanzar el desarrollo depende inexorablenmente del acervo científico tecnológico que la sociedad haya podido acumular. Si se alcanza un nivel adecuado, éste se refleja inmediatamente en el nivel educacional de la comunidad, en las eficiecias de sus estructuras y de su organización y, por último en la productividad por hombre ocupado (idem, pág. 109).

 

126. Internet nos conecta y, a su vez,  nos desvincula de una forma histórica de lo real; aquella que se define (o se definía) por su territorialidad y la proximidad de los cuerpos (…) Las redes, las nuevas tecnologías mediáticas así como la lógica actual del capital nos enejenan de toda referencia local, nos decentran en un proceso de globalización incesante,  donde nada resiste esta virtualización del mundo que lo hace posible. Lo social, lo económico, lo político o son reconvertidos a su nueva expresión codificada o simplemente no sobreviven a la racionalidad de la red. (Temas del Diario La Epoca del 13/04/97. Max Colodro. “Globalización y Determinismo”. Pág. 20).

 

127. El capital o es flotante o no volverá jamás a ser cuantificado y acumulado. No hay centro ni territorio que permita precisar los contornos de lo social, de lo económico y de lo político. Todo está, a partir de ahora, liberado y obligado a navegar y a flotar, sin estar nunca en ningún lugar. Todo está dispuesto, desde este instante, a recorrer este verdadero vía crucis  postmoderno, donde lo que no es desconstruído desde lo virtual, pareciera condenado a no sobrevivir. (idem).

 

 

128. El final de la centralidad (Foucault) posee dos dimensiones distinguibles:

 

            a) Pérdida de referencilidad. Una tendencia al desbordamiento que elimina toda posibilidad de ubicar en un contexto espacio-temporal los procesos en curso. Nada ocurre ya en algún lugar, en la medida en que la red y los medios de comunicación lo disponen instanténeamente en el campo de una socialización unificada y sintética. Los contornos de lo que definíanos como realidad se diluyen en una tendencia irrefrenable a la expansión y al desbordamiento que provoca la mundialización de los efectos, de los efectos sin causa local precisable;

 

            b) El descentramiento opera como ausencia de control; como imposibilidad de gestionar el sentido o la naturaleza de los acontecimientos. Se está produciendo una distinción radical entre la objetividad ajena del mundo virtual, y la reclusión de la conciencia subjetiva en un ámbito de parálisis. (idem)

 

129. La verdad es que la realidad se nos escapa en todas direcciones a una velocidad que transforma todo objeto o acontecimiento en algo instantáneo. Los límites del sistema no son conocidos ni reconocibles, pero se expanden en una lógica y a una velocidad similares a la del universo. Su forma dominante de existencia consiste en avanzar sobre sí mismo fagocitando toda posibilidad de realidad exterior. (idem).

 

130. La lógica de la imagen es por definición una lógica de superficies, una lógica que no puede proyectar identidades móviles y flotantes como las del consumo o el capital financiero. Las diferencias son así rápidamente procesables y digeribles, precisamente porque ya no remiten a contenidos, significados o referentes trascendentes. (idem).

 

131. La red, como sistema de sobreproducción de diferencias sólo proyecta formas espectrales, vacías de contenido. (…) Del mismo modo, la red sólo pondría en movimiento objetos espectrales sin existencia fuera del espacio virtual creado por su propia proyección simbólica. (idem).

 

132. El ámbito de referencia territorial que se constituyó en uno de los elementos decisivos en la configuración de la sociabilidad moderna, va diluyéndose en este proceso de globalización donde las nuevas formas de institucionalidad se definen por carecer de un espacio preciso de elaboración. Las dimensiones micro y locales -incluído el propio individuo- son así permanentemente centrifugadas desde lo macro y lo global. (idem).

 

133. La fuerza de dispersión que reconfigura el orden social como un universo en permanente descentramiento, genera espacios subjetivos de alta inestabilidad, donde la red de relaciones que los articula es demasiado frágil y precaria como para generar grados importantes de seguridad. Esta inestabilidad incluiría también el campo de las afectividades, de aquellos lazos que el individuo construye con su entorno humanizado y en donde la duración y proximidad de los vínculos es una condición para su desarrollo. (idem).(Temas del Diario La Epoca del 13/04/97. Max Colodro. “Globalización y Determinismo”).

 

134. ¿Y de qué sirve darles a los jóvenes los medios para adquirir conciencia de su situación, sufrirla más que antes y criticarla si ahora la aceptan tan tranquilos? Es mejor atraparlos más, hundirlos más que nunca en su condición de “buscadores de empleo”, ocupación que los mantendrá tranquilos y juiciosos por mucho tiempo.(“El horror económico”, Viviane Forrester. Pág. 90)

 

135. No obstante, “ciudadana” o invitada a convertirse en ello, supuestamente inclinada hacia el bien, la empresa recibe ofertas de miles de subvenciones, exenciones, posibilidades de contratos ventajosos a fin de que emplee más trabajadores. Y no se traslade a otro país. Condescendiente, todo lo acepta. No contrata. Se traslada o amenaza con hacerlo, si no se hace todo como ella quiere. Aumenta el desempleo. Se vuelve a empezar.( pág. 91)

 

136. Lo repetimos: la caridad no es vocación de las empresas. La perversidad consiste en presentarla como “fuerzas vivas” movidas ante todo por imperativos morales, sociales, abiertos al bienestar general, cuando en realidad se rigen por un deber, una ética, sí, pero que les ordena obtener ganancias, lo cual es perfectamente lícito, jurídicamente inobjetable. Sí, pero hoy por hoy, con razón o sin ella, el trabajo representa un factor negativo, carísimo, inutilizable, perjudicial para las ganancias. Nefasto.(96)

 

137. Mientras las naciones y sus clases políticas se muestran tan apesadumbradas por la existencia del desempleo y proclaman feroces campañas para terminar con esa obsesión que las acosa noche y día, la OCDE publica en un informe una posición más … moderado: “Para obtener un determinado ajuste de los salarios, hará falta un mayor nivel de desempleo coyuntural”, declara.(101)

 

138. ¿Pero realmente se los “estimula” a buscar trabajos imposibles de hallar? ¿Es eso lo que está en juego? ¿No se trata más bien de pagar por los pocos puestos de trabajo aún necesarios el salario más bajo posible, casi rayano en cero? ¿Y con ello satisfacer la insaciable sed de ganancias? Y no dejemos de mencionar al paso la culpa de las víctimas que jamás han mendigado con tanta asiduidad aquello que se les niega y que, por otra parte, ya no existe.(105)

 

139. En realidad, no se trata de incitar a nadie a buscar trabajo sino a dejarse explotar, a estar dispuesto a todo para no morir de hambre, para no dejar de ser un excluido … pero porque se lo habrá expulsado definitivamente de la vida.

            Se trata asimismo de debilitar, anular moral y físicamente a quienes de otro modo podrían poner en peligro la “cohesión social”.

            Se trata sobre todo de preparar a los pueblos a din de que cuando deban afrontar lo peor, justamente no lo afronten sino que se sometan, ya anestesiados.(106)

 

140. Como hemos visto, el aumento galopante del desempleo tiende a equiparar gradualmente a los países desarrollados con los del Tercer Mundo en cuanto se refiere a su pobreza. Al contrario de la esperada propagación de la prosperidad, se observa la mundialización de la miseria, su extensión a las regiones hasta ahora favorecidas, con una equidad que hace honor a los partidarios de este término tan en boga.

            Cualesquiera que sean su poder, margen de acción y capacidad de ser responsable, hoy en día un gobierno opera en contextos económicos, de circulación de monedas y campos de explotación que no son de su competencia, pero determinan sus políticas. Es decir, los contextos no dependen del gobierno, pero éste depende de aquéllos.(115)

 

141. Vivimos un tiempo clave de la Historia. Estamos en peligro, a merced de una economía despótica que al menos deberíamos situar, analizar, descifrar sus poderes y envergadura. Por mundializada que sea, por más que el mundo esté sometido a su poder, resta comprender, quizá decidir, qué lugar ha de ocupar la vida en ese esquema. Por lo menos debemos vislumbrar de qué participamos, descubrir en la medida que se nos permita hasta dónde llegarán, hasta dónde se arriesgarán a avanzar las usurpaciones, las expoliaciones, la conquista.(119)

 

142. Las potencias económicas privadas, internacionales, multinacionales, trasnacionales, no cargan con la necesidad de agradar a la opinión pública, obsesión de los poderes políticos. No necesitan seducir ni echarle miradas al electorado. Nada de cháchara ni estados de ánimo; nada de maquillaje. Entre ellos juegan con las cartas sobre la mesa. Van a lo esencial. ¿Cómo administrar las ganancias? ¿Cómo obtenerlas? ¿Cómo manejar la empresa planetaria en beneficio del frente único de las “fuerzas vivas”?(101)

 

143. A la gran mayoría le queda una última función importante que cumplir: la de consumidores. Ahora, para cumplir esa función y alcanzar esa categoría es necesario poseer los medios.

            Siendo así, ¿a qué se debe esta pauperización metódica, organizada, calificada de racional, incluso necesaria y prometedora, y que se agrava sin cesar? ¿Por qué se podan casi con rabia, de a decenas de miles, las filas de consumidores en potencia que supuestamente representan a las “gallinas de los huevos de oro”.(138)

 

144. ¿Por qué ni siquiera se visualiza la posibilidad de adaptarse a las exigencias de la mundialización, no para someterse sino para liberarse de ella? ¿Por qué no se busca ante todo un modo de reparto y de supervivencia que no fuera en función de la remuneración del trabajo? ¿Por qué no se explota, por qué no exigir para el “empleo” de la vida -la del conjunto humano- un sentido distinto que el “empleo” de la abrumadora mayoría de los individuos por unos pocos, tanto más por cuanto esto se volvería imposible en lo sucesivo?

 

145.     Y estamos en democracia, somos libres y numerosos. Nadie hace nada, salvo cerrar el diario o apagar el televisor, obedecer sumisamente la orden de mostrarse siempre confiado, sonriente y satisfecho (si uno no pertenece a las filas de los derrotados, humillados y ofendidos), mientras los problemas se agravan, subterráneos y funestos, en medio de un mutismo generalizado apenas interrumpido por frases huecas que prometen curar lo que ya está muerto.

 

146. ¿Qué poder se opone a ello? Ninguno. Los caminos se allanan ante la barbarie zalamera, el saqueo con guantes blancos. Es sólo el comienzo. Hay que estar muy atento a esta clase de comienzos: al principio no parecen criminales, ni siquiera peligrosos. Se desarrollan con el acuerdo de personas encantadoras, de buenos modales y sentimientos, que no matarían una mosca y por otra parte -si se toman el tiempo de pensar en ello- consideran lamentables, pero ¡ay!, inevitables, ciertas situaciones, o no saben aún que es en ese momento, en ese preciso instante, cuando se escribe la Historia, esa que no advirtieron cuando se estaba tramando, cuando sucedían las primicias de esos sucesos que más adelante considerarán “inenarrables”.(153-4)

 

147. Éste hoy hace estragos en todos los niveles de todas las clases sociales, provocando desamparo, inseguridad y sentimientos de vergüenza debidos esencialmente a los errores de una sociedad que lo considera una excepción a una regla general establecida de una vez y para siempre. Una sociedad que pretende seguir su camino por una vía que ha dejado de existir en lugar de buscar otras.

 

148. Contradicción flagrante entre la precariedad instituida en todas las direcciones y la expresión pregonada de un crecimiento supuestamente anhelado, presentado como la panacea universal. ¿Es cierto que el verdadero objetivo sea este crecimiento para paliar estos males? ¿No se buscará más bien el crecimiento de las especulaciones financieras y los mercados más o menos virtuales -del capitalismo electrónico-, tan disociados del crecimiento en cuestión.?

            Pero en semejante contexto cabe preguntarse qué sucede con la publicidad que parece tan importante, y que al embellecerlo todo nos hace vivir en un mundo no cosificado sino etiquetado.

            Por medio de seducciones y artimañas como jamás cortesana o prosélito alguno, a golpe de evocaciones y asociaciones libidinales, nos hacen desfallecer por las marcas. (141)

 

149. ¿Podemos aún ejercer opciones que no estén relacionadas con los epifenómenos tomadas en el seno de un sistema único, ya instaurado, del cual empezamos a adquirir (apenas) conciencia? ¿Sería concebible proponer -sólo proponer- algo que se opusiera apenas mínimamente a los intereses de los mercados privados (o que no pareciera favorecerlos), sin que inmediatamente se objetara a coro, si es que uno tuvo la oportunidad de expresarse: “¡Dios mío! ¡Con solo escuchar eso van a huir, mandarse a mudar, borrarse, correr, escapar por la tangente, poner pies en pólvora, pirarse con todo lo que tiene! El lector ya habrá adivinado que se trata de nuestras estimadas “fuerzas vivas”, tan veleidosas, veloces y volátiles, siempre dispuestas a mudarse con sus empresas, sus escasos puestos de trabajo, sus desechos amenazados, mejor dicho, amenazantes (en verdad con las amenazas y extorsiones vinculadas con el empleo) hacia donde los aguardan esos pueblos juiciosos, esas poblaciones sumisas de las naciones “adaptadas”.(144)

 

150. La competencia y la competitividad no agitan a las empresas y los mercados en la medida que se dice y sobre todo como se dice. Las redes mundiales, transnacionales están demasiadas entrelazadas, enredadas, vinculadas entre sí para que ello suceda. Se trata  más bien de pretextos que disimulan un interés común a toda la economía privada, interés que radica precisamente en esas ventajas, privilegios, exigencias, permisividades a las cuales ella dice estar sometida debido a las rivalidades temibles, amenazantes. Se trata de un conjunto de alianzas dentro de un mismo programa, una voluntad común magistralmente administrada. (236)

 

151.     La supresión de puestos de trabajo se vuelve una forma cada vez más frecuente de gerenciamiento, una fuente prioritaria de reducción de costos, un agente esencial de la ganancia.

 

            ¿Cuando advertiremos, por ejemplo, que las “riquezas” ya no se crean a partir de la generación de bienes materiales sino a partir de especulaciones abstractas, con escaso o ningún vínculo con las inversiones productivas? Las “riquezas” exhibidas en gran medida no son sino entidades vagas que sirven de pretexto al desarrollo de “derivados” que no tienen gran relación con aquéllas. (94)

 

152. Son transacciones de compra y venta de lo que no existe, en las que no se intercambian activos reales, ni siquiera símbolos de estos activos, sino, por ejemplo, los riesgos asumidos por los contratos a mediano o largo plazo, que aún no han sido firmados o sólo existen en la imaginación de alguien; se ceden deudas que a su vez serán negociadas, revendidas y recompradas sin límite; se celebran contratos en el aire, a menudo de común acuerdo, sobre valores virtuales aún no creados pero ya garantizados, que suscitarán otros contratos, siempre de común acuerdo, referidos a las negociaciones de aquéllos. El mercado de riesgos y deudas permite a los participantes entregarse con toda falsa seguridad a esas pequeñas locuras. (95)

 

153. Esos mercados no conducen a la “creación de riqueza”, a la producción real. Ni siquiera necesitan sedes inmuebles. Casi no emplean personal, porque en última instancia para manejar los mercados virtuales bastan uno o varios teléfonos y computadoras. En esos mercados, que no implican el trabajo de otrora ni producen bienes reales, las empresas (entre otras) invierten con frecuencia creciente una parte cada vez mayor de sus ganancias, ya que sus beneficios son más inmediatos y abultados que las otras operaciones. (96)

 

154. Nadie había imaginado jamás que la liberación de la carga del trabajo significaría una catástrofe en el mal sentido del término. Ni con ello sucedería de manera repentina, como un fenómeno en principio clandestino. Nadie hubiera concebido que un mundo capaz de funcionar sin el sudor de tantas frentes sería apropiado rápidamente (incluso de antemano) por unos pocos, los que se dedicarían ante todo a acorralar a los trabajadores, ahora superfluos, para mejor marginarlos. Era inimaginable que ello se traduciría no en una mayor capacidad de todos para emplear, apreciar y asumir su estado de seres vivientes, sino en una coerción acrecentada, cargada de privaciones, humillaciones, carencias y sobre todo de mayor servidumbre. En la instauración cada vez más manifiesta de una oligarquía. Pero también en la improbabilidad proclamada de cualquier alternativa. En la institución de un conformismo generalizado, un consenso de dimensiones cósmicas. (125)

 

155. Se trata de que el asalariado esté dispuesto a consentir todos los cambios, los caprichos del destino, léase de los empleadores. Deberá estar dispuesto a cambiar constantemente de trabajo (como quien se muda de camisón, dirían las abuelas). Pero contra la certeza de bambolearse “de un empleo a otro” habrá una “garantía razonable” -es decir, ninguna garantía- “de conseguir un trabajo distinto del anterior perdido pero que pague el mismo salario”. (129)

 

156. Según Edmund S.Phelps, en los Estados Unidos se alienta el empleo en detrimento del salario, mientras que en Europa se favorece el salario en detrimento del puesto de trabajo. Puede ser. ¡Pero nada en ninguna parte va en detrimento de las ganancias!

 

            Todo tiene su lugar en un mercado floreciente, con tal de que crezca sin cesar. Se nos dirá que su prosperidad es indispensable para que haya trabajo y bienestar general. Salvo que se considere más útil no darnos explicaciones. (131)

 

157. Ahora bien, si los amos de esta economía insisten en arruinar lo que ya está en ruinas, explotar los vestigios de una era desaparecida, administrar la vida desde su microcosmos en el amanecer de una nueva era a la que sus contemporáneos no tiene acceso, y sobre todo si insisten en dar como únicas claves de la vida ese trabajo que desahucian (no sin velar para que aparente conservar sus valores), acabarán por encontrar una respuesta a la pregunta aún no formulada a propósito de sus congéneres: “¿Cómo deshacerse de ello?” Pero se trata de una historia de la que sin duda ellos mismos no tienen conciencia, como no la tiene del peligro que hacen recaer sobre nosotros sin encontrar la menor resistencia. Esta pasividad es lo más insólito de todo. La falta de interés, la resignación, la apatía mundializada podrían permitir que se instaure lo peor. Y lo peor está  a nuestras puertas. (147)

 

158. No se trata de llorar por lo que ya no existe ni de negar y renegar del presente. No se trata de negar o rechazar la mundialización y el auge de las tecnologías que podrían haber favorecido a otros además de las “fuerzas vivas”. Por el contrario, hay que tenerlos en cuenta. Se trata de dejar de ser colonizado. Vivir con conocimiento de causa, no aceptar más al pie de la letra los análisis económicos y políticos que soslayan los problemas, que sólo los mencionan como elementos amenazantes que obligan a tomar medidas crueles, las que no harán mas que empeorar las cosas si se las acepta dócilmente. (157)

 

159. Los gobiernos que susurran sus tímidas sugerencias no desconocen que al responder favorablemente traicionarían sus propios intereses, que son su razón de ser y la base de su deontología.

            Por qué no asumir esta realidad: las empresas no toman mano de obra por la excelente razón que no la necesitan. (92)

 

160. No olvidemos que los inmigrantes que van a las naciones mas prósperas como Francia han visto cómo estos países han ido y aún van a los suyos, y no sólo por la mano de obra barata. Explotan sus materias primas y recurso naturales, a veces hasta agotarlos. Otro de sus motivos para ir allá es que no necesitan dar ni distribuir nada, pueden robar bienes, apropiarse de ellos con el pretexto de que están más capacitados para explotarlos (en beneficio de otras regiones).

            Nuestras “fuerzas vivas” vinculadas con nuestros Estados siempre colonizan económicamente a los países que los han enriquecido. (110)

 

161. Todos se esfuerzan por creer en esos ritos a fin de autoconvencerse (aunque con dificultad creciente) de que se trata apenas de un período de crisis, no de una mutación, una nueva forma de civilización ya organizada, cuya racionalidad supone la anulación del empleo, la extinción de la vida asalariada, la marginación de la mayoría de los seres humanos. ¿Y de ahí…? (117)

 

162. Todos se aferran a estos ritos, al menos para escuchar que se trata de una decadencia pasajera y no de un régimen nuevo, dominador, que en poco tiempo no se apoyará sobre sistema de cambio real alguno ni de otro punto de apoyo, porque su economía sólo adhiere y apunta a sí misma. ¡Sin duda es una de las utopías más raras jamás realizadas! Es el único ejemplo de anarquía en el poder (pero con pretensiones de orden), reinando sobre todo el globo y cada día más consolidada. (118)

 

163. Lejos de traer la liberación a todos, casi como una quimera paradisíaca, la desaparición del trabajo se vuelve una amenaza. Su escasez y precariedad son siniestros, porque el trabajo sigue siendo irracional, cruel y fatalmente necesario no para la sociedad ni la producción, sino precisamente para la supervivencia de aquellos que no lo tienen, no lo pueden tener y para quienes trabajar sería la única salvación.(122)

 

164. ¡Hace mucho que permanecemos ciegos a las señales evidentes! Las nuevas tecnologías tales como la automatización son previsibles desde hace tiempo, pero nadie las tuvo  en cuenta sino a partir de que las empresas empezaron a incorporarlas. Al principio las usaron pragmáticamente y luego, sin que nadie reflexionara demasiado sobre ello, las incorporaron hasta hacerlas suyas, organizarse en torno a ellas y utilizarlas a nuestra costa.

 

            Las cosas habrían resultado distintas si a partir de 1948 los pensadores políticos hubieran leído los primeros trabajos de Norbert Wiener, quién además de inventar la cibernética vaticinó con lucidez sus consecuencias.

 

            Allí se anticipaba todo: la extinción del trabajo, el poder tecnológico y la metamorfosis que ello suponía, así como la redistribución de la energía y las nuevas definiciones del espacio, el tiempo, los cuerpos y la inteligencia. Se podía anticipar los trastornos de todas las economías, ante todo las basadas en el trabajo. (220)

 

165. Descuidada por la política, la cibernética se introdujo casi subrepticiamente en la economía, sin reflexión ni segundas intenciones estratégicas o maquiavélicas, de manera “inocente”, con miras prácticas y sin teorías, como una simple herramienta en principio útil y rápidamente indispensable. Demostró ser un factor de alcance inconmensurable, preponderante, responsable -como era previsible, pero nadie previó- de una revolución de magnitud planetaria. Sus consecuencias, inscritas en nuestras costumbres, hubieran debido ser beneficiosas, casi milagrosas. Fueron desastrosas.

 

            En lugar de abrir camino hacia una disminución e incluso una abolición deseada y planificada del trabajo, provoca su escasez y poco después su supresión sin haber eliminado o siquiera modificado la obligación de trabajar ni la cadena de transacciones cuyo único eslabón se supone que es el trabajo. (121)

 

166. La preocupación ética es siempre una preocupación de las consecuencias que la conducta de uno tiene sobre otro; se funda en la aceptación del otro como legítimo otro. No hay otra ética. Lo que yo pienso es que la emoción desde la cual surge la preocupación ética es el amor. Si a uno el otro no le preocupa, no hay preocupación ética. Nunca. En el momento en el que otro tiene presencia para usted, hay ética, y por eso la preocupación ética nunca va más allá del dominio social en que surge, el dominio en el cual el otro tiene presencia. Mientras los indios no fueron considerados seres humanos, no hubo preocupación ética por ellos. Entonces, no es que haya muchas éticas; hay una sola, aquella en la cual lo que le pasa al otro con lo que yo hago a mí me importa. .(“La ética del respeto mutuo”. Reflexiones de Humberto Maturana.  Artículo de Carlos Aldunate. Temas de La Epoca. 13/Xl/94)

 

167. Algo ha estado pasando entonces para que el escenario de lo público viera resurgir este interés tan manifiesto por más ética (haciendo la salvedad de que, muchas veces, especialmente en nuestro país, pero puede que también en otros, ese interés no es tanto un esfuerzo por indagar los signos de los tiempos, o aquello que no camina en el proyecto de mundo en plaza, sino más bien una demanda de complemento de alma, de conductas, para mejor situarse frente a los cambios actuales, que se viven y sufren, pero no se controlan). Podemos enunciar esta suerte de diagnóstico de nuestro tiempo como una expresión de malestar con la modernidad. O, como le he llamado en otra oportunidad, como el síntoma, los reflejos, signos de las resultantes que va generando una mundial dialéctica de modernidad/modernización… la aparente automatización propia del subsistema económico (y sus instituciones), parecen hacer un llamado especial al ámbito ético/moral. Esto significa, entre otras cosas, que los resultados de esa dialéctica ponen en cuestión las maneras, las conductas prácticas, las constumbres habituales, o las morales prevalecientes como respuestas configuradas para hacer frente a la permanente vulnerabilidad y fragilidad de los humanos. Ninguna de las grandes respuestas modernas, en sus matices y variedades ha estado en condiciones de llenar el espacio que media entre lo que es, los hechos, lo dado, y el poder ser, deber ser, o el horizonte de sentido o finalidad.  (“La necesidad de etica: una respuesta a los tiempos.”Salvat, Pablo “Razón, Etica y Modernidad”. Temas de la Epoca. 12 de enero, 1997)

 

168. Más allá o acá de las posiciones que puedan tomarse en este debate, sí parece claro que en la actualidad no basta con una ética a nivel de la microesfera (familia, vida privada), o de la mesoesfera (política nacional), sino que necesitamos de una macroética capaz de responsabilizarse por las consecuencias planetarias de las acciones y decisiones en curso. Para esto, cualquier ética que quiera estar a la altura de los actuales desafíos requiere poder articular, reflexiva y argumentadamente, los principios de autonomía moral, autodeterminación y solidaridad.

 

            Quizá de esta manera estemos en mejores condiciones para hacer conciencia sobre la manera cómo se ha construido históricamente este continente y, al mismo tiempo, ayudar a prevenir, si cabe, la no repetición de experiencias societales que han hecho de la violación sistemática de los derechos humanos – esto es, de la negación del otro -, una de sus vigas maestras. (“La necesidad de una MACROETICA.” Salvat, Pablo. “Razón, Etica y Modernidad”. Temas de la Epoca. 12 de enero, 1997)

 

169. Contextualismo, neocomunitarismo y ética del discurso, representan tres esfuerzos reflexivos que intentan dar cuenta y posicionarse respecto a la dialéctica modernidad/modernización. Frente a los desafíos de una ética mundial – que necisitamos – y al predominio de lo que MacIntyre llama un “emotivismo moral” (esto es, que por intermedio del lenguaje moral solo expresamos sentimientos personales), nos parece que una perspectiva como la que abre la ética dialógica está mejor situada, y ofrece posibilidades para afrontar estos desafíos. En lo central, porque le reconoce a cada cual su cualidad de persona y sujeto con capacidad de participar en las discusiones que tienen que ver con decisiones y normas que le afectan hoy o mañana. En ello le va su dignidad. Le reconoce entonces, a cada cual, la competencia comunicativa para contribuir a los consensos racionales, y no al mero consensualismo basado en el extismo, los poderes fácticos, o el predominio de las costumbres dadas. Este consenso racional puede reflejarse en una suerte de nuevo contrato social, que no venga mediado por un mero individualismo que responde a intereses egoístas, sino que es factible abogar por un consensualismo solidario basado en la comunicabilidad de la razón y la intuición de nuestra propia vulnerabilidad y fragilidad en tanto humanos. (“Etica dialéctica: una posible respuesta.” Salvat, Pablo. “Razón, Etica y Modernidad.” Temas de la Epoca.12 de enero, 1997

 

170. Con esto puede Apel sostener la necesidad de reconocer en todos los humanos, en cuanto seres dotados de competencia comunicativa, el derecho a ser considerados como interlocutores actuales o potenciales de cualquier argumentación, decisión o norma, a través de las cuales se decida algo que puede afectarles directa o indirectamente hoy o mañana. Porque, explica, “en la comunidad de argumentación se presupone que todos los miembros se reconocen recíprocamente como interlocutores con los mismos derechos”.

 

            Es precisamente el reconocimiento de los humanos como seres dotados de competencia comunicativa y de derechos lo que hará posible el reconocerlos como “personas”. La exclusión o marginación significarávaquí la negación del otro, su no reconocimiento. “Todos los seres capaces de comunicación lingüistica deben ser reconocidos como personas, puesto que en todas sus acciones y expresiones son interlocutores virtuales y la justificación ilimitada del pensamiento no puede renunciar o ningún interlocutor y o ninguno de sus aportaciones virtuales”.

 

            De este modo, los miembros de la comunidad de comunicación están obligados a tener en cuenta todas las exigencias virtuales de todos los miembros virtuales; es decir, todas las “necesidades” humanas, en la medida en que podrían plantear “exigencias” a los demás hombres.  (“Apel: La ética del discurso.” Salvat Bologna, Pablo. “Etica para tiempos de desencanto.”Temas de la Epoca. 28 de mayo, 1995)

 

171. La mutua obligación de entenderse.

 

            A partir de la idea apeliana de que todo diálogo o discurso exige, desde la partida, haber aceptado ciertas normas morales, para que las argumentaciones tengan sentido, puede formularse una suerte de principio normativo de la ética del discurso. Dice ese principio: todo aquel que pretenda una argumentación con sentido, precisa o requiere haber aceptado una norma central (que actúa como un imperativo categórico y no puramente hipotético): reconocer para todos los miembros de la comunidad de comunicación (“todos los seres en cuanto pensantes”, dice Apel) su carácter de posibles o reales interlocutores y/o pares con los mismos derechos, lo cual los obliga mutuamente a exponer sus argumentos, a intentar ser entendidos por los otros, a escucharse; es decir, a cumplir con las normas básicas de la lógica argumentativa.

 

            El problema al que desea responder la ética en Apel tiene que ver con un diagnóstico de nuestro tiempo: el desfase cada vez mayor entre los avances tecnológicos y la capacidad de los sujetos para procesar y orientar el llamado progreso científico-técnico.

 

            Hoy, según Apel, no basta con una ética a nivel de la microesfera (relaciones familiares y vecinales), ni tampoco a nivel de la mesoesfera (la política nacional), sino que se requiere una ética para la macroesfera, esto es, que pueda hacerse cargo del destino de la humanidad en su conjunto.

 

            ¿Por qué es de la mayor relevancia la elaboración de una macroética? Porque, para decirlo en palabras del mismo Apel, “por primera vez en la historia del género humano los hombres de encuentran emplazados prácticamente frente a la tarea de asumir la responsabilidad solidaria para los efectos de sus acciones o escala planetaria”. ¿Cuáles son esos efectos? Los irresueltos problemas planteados por el desastre ecológico, el armamentismo o la pobreza en el mundo. (“Apel: La ética del discurso.”Salvat Bologna, Pablo. “Etica para tiempos de desencanto.” Temas de la Epoca. 28 de mayo, 1995).

 

172. En la actualidad, una de las posiciones mas relevantes en la discusión ético-moral, viene dada por la llamada ética del discurso, del filósofo alemán Karl Otto Apel, profesor emérito de la Universidad de Francfort, nacido en 1922 en Dusseldorf. La ética del discurso (también conocida como ética de la comunicación, de Jürgen Habermas, el otro forjador de esta postura y colega de Apel) se plantea como desafío responder al gran problema actual: la necesidad de fundamentar la ética ante una humanidad que, a pesar de su desarrollo científico y técnico – o tal vez por su causa -, vive la amenaza de su propia desaparición; una humanidad que ha sido incapaz de superar el hambre, el armamentismo, las guerras o la depredación del medio ambiente, y que en virtud del desencanto reinante no encuentra salidas precisas.

 

            A partir de la crítica a lo moderno (hecha desde la posmodernidad o desde actitudes premodernas), para muchos es ya difícil hablar de que lo moral constituya el objeto de la reflexión ética. ¿Por qué? Porque en esa crítica el orden moral es puesto como producto de “ficciones” necesarias para la vida práctica; en otras palabras, de una ética sin metafísica, pasando por una ética sin religión, estaríamos transitando a una ética sin moral, toda vez que los postulados que la configuran (libertad, autonomía, racionalidad, voluntad, deber) se han mostrado como entelequias inventadas para darle sentido y fijación a un mundo de sin sentidos.

 

            Sabemos que la resultante de la modernización occidental ha tenido resultados paradojales en el ámbito ético/moral. Una de aquellas consecuencias no buscadas fue, por ejemplo, la conversión de la ética comunitario/fraternal en ética racionalizada y desencantada.

 

173. Sabemos que este tránsito a la sociedad moderna ha sido leído críticamente en cuanto ha generado fenómenos como el individualismo egoísta, la desintegración de los vínculos culturales, la soledad o la alienación. Lo que nos interesa es hacer notar las conexiones de esta temática con la propuesta apeliana de una ética del discurso basada en una “comunidad ideal de comunicación”; esto es, aquella que aún no es, pero a la que aspiramos como horizonte de posibilidad y donde ya no tengan preponderancia fenómenos como el dominio, la manipulación, el engaño o el particularismo, todos ellos presentes en la “comunidad real de comunicación”.

 

            La ética del discurso (o de la comunicación) podría  quizá leerse entonces, como un esfuerzo por recuperar la modernamente negada intersubjetividad, la solidaridad entre sujetos, ambas dañadas por el proceso de racionalización ascendente de la vida social en Occidente. Pero, claro, no se trata de recuperar comunidad o intersubjetividad mediante una vuelta al pasado, es decir, sustentándola en alguna fe fundamentalista o en un conjunto de tradiciones particulares como lo piensan algunos filosofías del presente. Apel es en esto claramente modeno: reconoce el pluralismo axiológico y la libertad moral del sujeto.

 

            Esa posibilidad de rehacer los lazos intersubjetivos radicará en el descubrimiento de la intrínseca capacidad discursiva de los hablantes que somos los humanos, basada en el lenguaje y la comunicación, entendida ésta no como producida desde cada yo particular, sino como proceso de intercomunicación en el cual la presencia del otro es primordial desde la partida. Dicho en otros términos – que no son míos -, el hombre es un diálogo. (“Apel: La ética del discurso.” Salvat Bologna, Pablo. “Etica para tiempos de desencanto”. Temas de la Epoca. 28 de mayo, 1995)

 

 

Brasil: Una herida latinoamericana que continúa abierta. Sociedad brasileña dividida, adormecida y avergonzada,


50 años del golpe militar

Brasil: Una herida latinoamericana que continúa abierta

Oriana Miranda | Lunes 31 de marzo 2014 – 17:18 hrs. | 1

ditadura-01

Hace cincuenta años, Brasil vivió un golpe militar que desencadenaría una dictadura de más de dos décadas, en la que se experimentarían los mecanismos de intervención y represión posteriormente aplicados en el resto de América Latina. La simbólica fecha coincide con una sociedad brasileña dividida, adormecida y avergonzada, ante los tímidos avances judiciales en la región que denotan aun más la impunidad en la que han permanecido sus crímenes durante medio siglo.

La campaña de desestabilización de un gobierno democráticamente electo, la manipulación mediante los medios de comunicación, la presión de Estados Unidos. Las detenciones, desapariciones, la tortura, los muertos. Pese a haberse anticipado en nueve años, la dictadura brasileña y la chilena tienen más de un elemento en común.

Fue la noche del 31 de marzo de 1964 cuando las tropas de Sao Paulo y Minas Gerais se abalanzaron sobre Río de Janeiro, a cuyas costas habían arribado navíos y portaaviones del ejército de Estados Unidos.

Desde la elección del presidente João Goulart en 1961, la Casa Blanca puso en marcha un operativo de inteligencia que posibilitara su derrocamiento, ante la negativa de aceptar la consolidación de otro gobierno “comunista” en occidente.

Goulart viajó a Brasilia y luego a Porto Alegre en la búsqueda de fuerzas leales que le permitieran resistir el golpe, en un infructuoso esfuerzo que no pudo evitar que el 2 de abril el Congreso aprobase su destitución, la que lo forzó a exiliarse en Uruguay el 4 de abril.

A cincuenta años del quiebre institucional, la sociedad brasilera continúa profundamente dividida. Mientras el sábado 22 de marzo los nostálgicos de la dictadura salieron a las calles en una nueva versión de la “Marcha de la Familia con Dios por la Sociedad”, que reunió a cerca de mil personas en un país con más de 200 millones de habitantes, este martes se realizarán diversos eventos en contra de la conmemoración del golpe.

“No existe ningún otro hito en la historia de Brasil que genere una pasión política tan grande como el golpe del 64”, manifiesta Maurício Santoro, asesor de derechos humanos de Amnistía Internacional, sede Río de Janeiro.

AI

Incluso la fecha de conmemoración es materia de disputa, ya que quienes apoyaron el golpe celebran el 31 de marzo, sin embargo, los brasileños que se oponen y se opusieron, las víctimas de una dictadura de más de dos décadas, protestan cada año el 1 de abril.

Una triste herencia

El submarino y el pau de arara son algunos de los métodos de tortura que comenzaron a ser aplicados desde el día del golpe a cerca de cincuenta mil brasileños, considerados “elementos opositores” que debían ser eliminados. Más de una centenar de ellos son hasta el día de hoy detenidos desaparecidos.

Estas prácticas se extendieron durante los años siguientes a las dictaduras cívico-militares que se sucedieron en el Cono Sur, sin ser Chile la excepción. “Existen varios relatos de brasileños que fueron presos en Chile, llevados al Estadio Nacional, que comienzan a distinguir el idioma portugués de parte de los propios torturadores, porque policías y militares brasileños ayudaron a montar aquel aparato represivo. La cooperación internacional no necesariamente es algo positivo, puede en cambio ser algo muy ruin”, reflexiona Santoro.

pinochet geisel

Alicia Lira, presidenta de la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos, explica la evidente relación entre la dictadura brasileña y la serie de violaciones a los derechos humanos que comenzó a llevarse a cabo en América del Sur años después. “La implementación y ejecución de los golpes militares en Latinoamérica fue programada por Estados Unidos con el objetivo de impedir el desarrollo de los gobiernos democráticos que se llevaban adelante, que en muchos países poseían programas muy avanzados, acordes a los derechos de las personas. Por eso hubo esta escalada de feroces dictaduras que implementaron el terrorismo de Estado en la forma más terrible”, afirma.

Treinta mil detenidos desaparecidos en Argentina, mil doscientos en Chile, 150 en Uruguay. Ante este panorama, la visión de la sociedad brasileña sobre los crímenes acontecidos en su propia dictadura es bastante desalentadora. A juicio de Maurício Santoro, “lo que acontece en Brasil es muy perverso, porque cuando se hace la comparación con las otras dictaduras de la región la gente tiene una tendencia a menospreciar la violencia aquí acontecida, a hacer un conteo de cadáveres, quién mató más, quién mató menos, eso también entre personas de izquierda”.

Tareas pendientes

A fines de 2011, la presidenta Dilma Rousseff anunció la creación de la primera Comisión Nacional de la Verdad, con el objetivo de investigar las violaciones a los derechos humanos de la dictadura. Pese a haber sido instaurada 26 años después del retorno a la democracia y a no tener ningún efecto punitivo contra los represores y sus cómplices, debido a la ley de Amnistía que los protege, la impresión entre las agrupaciones de familiares de víctimas del terrorismo de Estado fue positiva, con la esperanza de que la investigación permitiese dar un paso hacia la apertura de procesos judiciales.

La mañana de este lunes, la comisión emitió una declaración con el objetivo de homenajear a las víctimas de la dictadura, criticando la falta de colaboración de las instituciones y defendiendo el trabajo de revisión del pasado y la reparación de los crímenes. En un clima de extraña normalidad, poco a poco la prensa, la clase política, las instituciones, comienzan a dar señales de que esta semana no es como las demás.

Es el único país del Cono Sur donde no se ha juzgado a ninguno de los represores de la dictadura, donde algunas escuelas continúan enseñando el golpe de Estado como “la revolución”, el diagnóstico es claro: “Brasil está muy atrasado en términos de los esfuerzos de otros países que atravesaron por dictaduras, como Chile, Argentina, Uruguay y Perú”, expone Santoro, para quien la sociedad brasileña “tiene mucho que aprender y pocas cosas que colocar como ejemplo”.

Memoria desclasificada.. 39.500 archivos , 407 fichas de víctimas de crímenes de lesa humanidad.


Presidente de la Corte Suprema debe autorizar que 39.500 archivos de la ex Colonia Dignidad se entreguen

7 abril, 2014 7:02 pm

Declaraciones las realizó director de la Corporación Parque por la Paz Villa Grimaldi, integrante de la “Mesa de la Mesa de Trabajo Colonia Dignidad”, Higinio Espergue, luego que el Ministro en Visita Jorge Zepeda desclasificara 407 fichas de víctimas de crímenes de lesa humanidad. Llamó a las Fuerzas Armadas a que “colaboren y entreguen toda la información de que disponen”. Teresa Izquierdo, Secretaria de la corporación llamó a los familiares a que se acerquen a los sitios de memoria a ver las fichas de sus familiares y mostró la de su marido detenido desaparecido: Hugo Daniel Díaz Videla. Juan René Maureira de Londres 38 señaló que las fichas podrán “aportar al esclarecimiento de muchos de los de casos de las víctimas de la dictadura”.

2014_04_07_fichas_colonia_dignidad_int2

La mesa de trabajo Colonia Dignidad informó hoy en el Palacio de los Tribunales de Justicia sobre la entrega de 407 fichas del archivo del ex reducto alemán, correspondientes a detenidos desaparecidos y ejecutados políticos que pasaron por los centros de tortura y exterminio de Villa Grimaldi, Londres 38, José Domingo Cañas y Venda Sexy durante la dictadura..

Los documentos fueron entregados por el juez Jorge Zepeda, quien lleva las causas por los crímenes de lesa humanidad cometidos en la Región del Maule, a solicitud formal de representantes de dichos sitios espacios de memoria.

Los documentos forman parte de un archivo integrado por 39.000 fichas incautadas en 2005 en el predio alemán, y que se han mantenido en reserva por el secreto del sumario en la causa que lleva Zepeda por asociación ilícita.

Las fichas entregadas corresponden a 229 personas que estuvieron en Villa Grimaldi, 93 en Londres 38, 59 en José Domingo Cañas y 26 en la casa de Irán con Los Plátanos (Venda Sexy), quienes se encuentran detenidas desaparecidas o fueron ejecutadas por la Dina.

La fichas entregadas son 407 y constituyen y quedan 38.500.

Al respecto, Margarita Romero, de la mesa de trabajo de Colonia Dignidad, dijo que el juez Zepeda le explicó que “las fichas están a resguardo y además están dentro de una causa que lleva y que todavía está en estado de sumario, por lo tanto, terminada la causa también nos manifestó la posibilidad de que estas fichas se hicieran públicas para conocer el contenido”.

2014_04_07_fichas_colonia_dignidad_int1

Por su parte, Higinio Espergue, director de la Corporación Parque por la Paz Villa Grimaldi y sobreviviente de ese centro manifestó que “para nosotros es muy importante esta información que se nos ha entregado, pero queremos que se nos garantice por parte del Presidente de la Corte Suprema que los 39.500 archivos sean entregados a la comunidad, sean abiertos y también nos interesa que las Fuerzas Armadas de una vez por todas colaboren y entreguen toda la información de que disponen, porque han entregado parcialmente información, hubo informe Rettig, informe Valech, Mesa de Diálogo y siempre ha sido parcial y a goteras. Tienen que de una vez por todas entregar toda la información al país”.

Espergue destacó que “ésta fue una dictadura cívico militar, a todos los civiles que estuvieron involucrados, que hoy tienen cargos, responsabilidades, es un deber entregar la información para esclarecer la verdad y la justicia. Y si sólo hoy sabemos esto es porque ha habido impunidad y un pacto de silencio y eso no lo podemos permitir, por eso apoyamos esta campaña por desclasificar toda la información”.

En la oportunidad Teresa Izquierdo, secretaria de la Corporación Parque por la Paz Villa Grimaldi, esposa del detenido desaparecido Hugo Daniel Díaz Videla, mostró la ficha de su marido, la única que pudo ser mostrada, dado que las organizaciones de derechos humanos decidieron no hacerlas públicas hasta que no sean vistas primero por los familiares de las víctimas.

Teresa expresó que “las fichas estarán en los respectivos sitios de memoria para que cada familiar los vaya a consultar, en la ficha de mi marido hay antecedentes de su detención, hay fotocopias de prensa y no hemos tenido tiempo para estudiarlas, es un tema bastante delicado, nosotros pensamos que vamos a tener antecedentes como para reabrir procesos”.

“Las fichas hablan de la detención, de testigos de la detención, de lo que le sucedió cuando estaba en la Villa Grimaldi y posteriormente habla que a él lo sacaron de ahí con destino desconocido. Habemos muchos familiares que pensamos que fueron a la Colonia Dignidad, por eso es que es tan importante esta desclasificación”, indicó Izquierdo.

Consultada que significaba para las familias tener acceso a esta información que sabían que existía, Izquierdo se mostró emocionada y expresó “no tengo palabras para manifestarlo. Estoy un poco bloqueada, es una emoción fuerte, porque van a ser 40 años desde que fue detenido, tenía 21 años, era un joven hermoso y bueno, uno siempre se está reencontrando con la historia y siempre aparece. Estas fichas se encontraron el año 2005 y esto nos permite acercarnos más a la verdad”, expresó visiblemente emocionada”.

“Es conmovedor, es duro, pero también puede abrir una puerta, el caso de mi marido está abierto en este momento porque él es parte de la lista de los 119 de la “Operación Colombo” y se acaba de reabrir acerca de los civiles que participaron en el terrorismo de Estado, porque esto también fue un montaje periodístico”, señaló.

“Mi marido fue detenido en la calle un 14 de febrero un día especial para las parejas y lo que yo supe después es que lo llevaron a la Villa Grimaldi, a él lo balearon, llegó baleado a la Villa Grimaldi, pero se recuperó según los testigos y a fines de ese mes fueron llevados encadenados con un grupo hacia un destino desconocido. Nunca más tuve noticias de él, la verdad es que él estaba en la resistencia, luchando contra la dictadura, era un hombre maravilloso, estaba lleno de energía, de fuerza de pasión”, recordó.

2014_04_07_fichas_colonia_dignidad_int3

“Yo creo que la mayoría de los familiares de los detenidos desaparecidos siempre se les ha cruzado por la cabeza que a lo mejor terminaron en la Colonia Dignidad. Esto es un aporte importante, porque siempre andamos buscando el destino final, saber qué pasó”, concluyó.

Por su parte, Juan René Maureira representante del sitio de memoria Londres 38 indicó que esto se enmarca dentro de un esfuerzo que estamos haciendo las organizaciones de derechos humanos y sitios de memoria “exigiendo la reapertura de los archivos que tienen que ver con la represión. Respecto al secreto de Estado y razones de seguridad nacional, nosotros hemos sostenido desde hace varios años que cuando se trata de crímenes de lesa humanidad las convenciones internacionales y las mismas organizaciones de derechos humanos han señalado que no puede haber secreto de Estado, ni mucho menos invocar razones de seguridad porque se trata de información súper relevante para el país, para la sociedad entera. A cuarenta años del golpe de Estado es un momento en que la sociedad tiene derecho a exigir que se abran estos archivos para conocer la realidad sobre cómo operó el terrorismo de Estado en Chile”.

Maureira agregó que las fichas “dan cuenta del grado de coordinación que tenía la Dina con Colonia Dignidad y otros organismos de seguridad y de inteligencia de la dictadura”.

“Esto demuestra que los archivos de la represión existen, o sea Colonia Dignidad acumuló 39 mil fichas sobre casos de detenidos desaparecidos y ejecutados y no sabemos quizás si además hay otra información relevante sobre la represión y por lo tanto nos permite sostener que así como existen archivos en Colonia Dignidad, perfectamente pueden existir archivos en otros organismos del Estado como las Fuerzas Armadas, los organismos de la policía y ministerios”, puntualizó.

“En el caso de las Fuerzas Armadas se sigue sosteniendo que esa información no existe – aseguró el representante de Londres 38-, y en ese caso nosotros queremos saber bajo que amparo legal se eliminó esa información y quienes son los responsables de esa eliminación”.

“Consideramos que el pleno conocimiento de los documentos encontrados en Colonia Dignidad podrá aportar al esclarecimiento de muchos de los de casos de las víctimas de la dictadura y de la práctica del terrorismo de Estado al que fue sometido nuestro país”, consignó la mesa de trabajo de Colonia Dignidad en una nota de prensa.

La instancia anunció que adhiere a la campaña de apertura de archivos de Londres 38, Espacio de Memorias, que también incluye la desclasificación de los documentos de las Fuerzas Armadas y de las Comisiones Rettig y Valech, entre otros, y reconoce los esfuerzos que han realizado otros sitios de memoria y las agrupaciones de familiares de detenidos desaparecidos y ejecutados políticos en pro de la apertura de archivos, incluido el de Colonia Dignidad.

“Los integrantes de la mesa de trabajo valoramos la entrega de las fichas por parte del juez Zepeda y reiteramos nuestro compromiso de seguir pugnando por la apertura de las fichas de miles de personas que fueron víctimas de la represión, así como la totalidad de los documentos, de los que se desprende la profunda complicidad que existió entre la Dina y los jerarcas de Colonia Dignidad, quienes hasta ahora no han sido condenados por los delitos de lesa humanidad en los que participaron”, declaró la entidad.

En tanto, Hilda Garcés, de la Casa de Memoria José Domingo Cañas señaló que desde hace un año “llevamos una investigación, al principio habían 50 detenidos desaparecidos de este lugar y con esta investigación que realiza un investigador nuestro llevamos 58 detenidos desaparecidos”.

Sadi Arenas, historiador del sitio memoria José Domingo Cañas explicó que las fichas estaban en Colonia Dignidad “porque los jerarcas de Colonia Dignidad actuaban prácticamente como un sitio de inteligencia. Este es un método que provenía de la Segunda Guerra Mundial en que se fichaban a todos los que eran susceptibles o ser o enemigos”.

Contacto
Carlos Antonio Vergara
9 573 85 69
Encargado de comunicaciones
Corporación Parque por la Paz Villa Grimaldi

“Mein Kampf” se convierte en “best seller” en la red.


Antropologa Adriana Goñi:

El anonimato que regala Internet provoca extraños fenómenos literarios. Ya no hay que enfrentarse a la seria dependienta de la tienda para poder conseguir ese libro que te da vergüenza pedir. Basta con acudir al ordenador y comprar la versión digital en servidores como Amazon o i Tunes.

Originalmente publicado en elsilenciodelaverdad:

portada-de-la-edicion-digital-de-mein-kampf

El anonimato que regala Internet provoca extraños fenómenos literarios. Ya no hay que enfrentarse a la seria dependienta de la tienda para poder conseguir ese libro que te da vergüenza pedir. Basta con acudir al ordenador y comprar la versión digital en servidores como Amazon o i Tunes.

Así se entiende el éxito del nuevo best seller de las plataformas online. Un viejo conocido que, algo raro en estos tiempos, no pertenece al género de la literatura erótica. El título en cuestión no es otro que Mi lucha (Mein Kampf), la obra escrita por Adolf Hitler.

El manual ideológico de Hitler ha vivido un auge de ventas brutal en los últimos años, pero sólo en sus ediciones digitales, como ha publicado el autor Chris Faraone, que une este incremento a que ahora los libros se pueden consumir “en la privacidad de nuestros i Pads”.

Ver original 445 palabras más

“(…) somos capaces de ser felices, porque somos personas dignas. Nuestros torturadores, no”,


Alejandra Holzapfel:

Yo sobreviví a Venda Sexy

Ivonne Toro Agurto

The Clinic – 11 de Septiembre 2013

Alejandra tenía 19 años cuando fue tomada prisionera por la DINA. Desde

1974 a 1975 estuvo detenida en Villa Grimaldi, VENDA SEXY, Tres Álamos y

Cuatro Álamos. Fue violada por el guatón Romo y violentada sexualmente con

un perro pastor alemán, al que los agentes de la dictadura llamaban Volodia.

Pese a todo, no lograron doblegarla: “Pasamos atrocidades; pero somos

capaces de ser felices, porque somos personas dignas. Nuestros torturadores,

no”, declara.

Primavera de 1976: Alejandra Holzapfel Picarte (21) entra corriendo –los puños

apretados, la respiración entrecortada, los ojos enrojecidos– a su departamento, en

el block Karl Marx 34, en Potsdam, República Alemana Democrática (RDA), donde

vive su exilio, desde 1975. Casi rompe su polera y pantalón mientras, llorando, se

desnuda. Tropieza al empujar la puerta del baño y, aún sin recuperar el equilibrio,

entra a la ducha y abre la llave del agua. Toma una esponja y comienza a refregarse

el cuerpo, con tanta vehemencia que se le irrita la piel, pero sigue tratando de quitarse

la suciedad imaginaria. De golpe, llegan los recuerdos: ella vendada, sin ropa, sobre

un camastro, violada por Osvaldo Romo; ella en el suelo, sujetada por agentes de

la DINA, mientras una mayor de Carabineros dirige a un perro amaestrado para

ultrajarla. Sale a su dormitorio, aun estilando, cubierta sólo por una toalla. Se sienta

en la cama frente a un espejo y se observa.

Ese día, por vez primera desde su paso por los centros de tortura pinochetista,

Alejandra tuvo un contacto romántico con un hombre y fue un desastre. Su amigo

Pepe Fuica –un militante socialista, a quien conoce hace un par de meses, cuando la

convenció de entregar su testimonio como torturada política a Naciones Unidas–, la

besó de improviso mientras caminaban por su barrio, en Am Stern. Para él, se trató de

un arrebato amoroso. Para ella, el que la tomara por sorpresa fue arrastrarla, otra vez,

a los días en que fue violentada sexualmente: cayó al suelo, lo golpeó una y otra vez,

y luego huyó.

Encerrada en su habitación, Alejandra ya ni siquiera llora. Sólo mira, en silencio,

su reflejo. Afuera de su edificio, Fuica termina de fumar un cigarrillo y enciende de

inmediato otro, con las manos temblorosas. Está descolocado y se cree responsable

de la reacción de Alejandra Holzapfel, por lo que decide quedarse un par de horas

ahí, a la espera de que ella salga de su guarida. Como eso no ocurre, se marcha a

Berlín y un mes después le envía una carta, disculpándose. Ella le contesta y le sugiere

encontrarse y conversar: “He decidido –le dice– vivir la vida que soñaba antes del

golpe de Estado”.

“Recuperar la alegría era, también, una decisión política, una forma de ganarle a la

Dictadura”, explica hoy, a sus 60 años, Alejandra.

Esta convicción la lleva a casarse con Fuica, a ser madre con él y a volver a sonreír,

pese a haber sido brutalmente torturada por más de tres meses, desde que fue

tomada prisionera, a fines de 1974.

LA CAÍDA

El 11 de diciembre de 1974, en las horas previas al inicio de su calvario por los

centros de tortura, Alejandra, estudiante de Veterinaria, recibió en su departamento

–en Santiago Centro– a una de sus amigas más cercanas, Beatriz Bataszew, quien,

como ella, militaba el en MIR.

Beatriz estaba siendo buscada por los organismos represivos. La información que se

manejaba entre los miristas era que todas las casas de seguridad de la organización

habían sido allanadas o estaban bajo vigilancia y que algunos de sus compañeros

estaban presos. De otros, nada se sabía. Necesitaba esconderse por unos días.

En silencio, ambas cenaron esa noche y, luego, durmieron a sobresaltos. A las cinco

de la madrugada, un fuerte ruido las despertó. Aún no amanecía. La oscuridad era

casi absoluta y en la puerta un hombre exigía que le abriera. Las dos sabían lo que

eso significaba. O creían saberlo. La magnitud de la crueldad de los organismos de

represión no era conocida, hasta eses entonces.

Mientras la mamá de Alejandra se levantaba a atender, Beatriz advirtió que portaba

un documento estratégico, que no podía caer en manos del Régimen. Entre las dos,

rompieron los papeles y los masticaron mientras tomaban agua para no atorarse. Una

tía abuela de Holzapfel, que también vivía con ellas, estaba inquieta con el inusual

movimiento. “Tan tarde, o tan temprano, no es hora de llegar a los hogares decentes”,

decía.

En la puerta de entrada, la mamá de Alejandra intentaba convencer al joven oficial

Fernando Lauriani Maturana, a cargo del operativo, de que esa noche sólo ella

estaba en casa. La misión no le era difícil. Aunque se haría conocido como uno de los

criminales más crueles del Régimen, Lauriani no era precisamente una lumbrera. El

militar estaba decidido a retirarse, pero Alejandra no lo sabía y, temiendo que pudieran

arrestar a su madre, se asomó al living justo cuando Lauriani se estaba yendo. La

alcanzó a ver.

- “¡Esta es la señorita que buscamos!”, exclamó el agente.

Entonces, allanó la casa y encontró a Beatriz.

- “¿Y esta rucia suelta, quién es?”

- “Es compañera de Universidad; estábamos estudiando”.

Lauriani se esforzó en corroborar que le estaban diciendo la verdad, exigiéndole a

Beatriz que le diera un número de teléfono para verificar la información. La joven

alumna de Agronomía le dio el de sus padres. Al otro lado de la línea, ellos le dijeron al

agente que la niña se encontraba preparando un examen donde una amiga. Esa noche,

Bataszew se salvó.

Holzapfel, en cambio, quedó detenida, por la delación de Humberto Menantaux,

uno de los integrante del Comité Central del MIR que había caído en las garras de la

Dirección Nacional de Inteligencia (DINA) en noviembre de ese año y que fue asesinado

en 1975, después de haber sido obligado a entregar toda la información que poseía y

a dar, junto a otros tres integrantes de la organización, una conferencia de prensa en

que llamó a sus compañeros a deponer las armas, tras leer la nómina de muertos del

MIR. Hoy figura en la lista de desaparecidos.

ESE MUERTO NO LO CARGO YO

- “Le traigo a la niña a las 8.30. Le vamos a hacer un par de preguntitas, nomás.

Téngale desayuno”, vociferó Lauriani antes de partir.

La mamá de Alejandra no volvió a dormir. Preparó la mesa, confiada en la palabra del

militar.

Afuera de su hogar, en Valentín Letelier, a pasos de La Moneda, Holzapfel fue subida,

con los ojos vendados, a un vehículo conducido por Basclay Zapata. Cerca de las seis

de la madrugada, sus captores la ingresaron a Villa Grimaldi, en medio de murmullos,

y llamaron a dos mujeres de la DINA, que precedieron a escudriñarla en búsqueda de

algún texto secreto o microfilme. Tras tocarle hasta la vagina, la dejaron sentada con

los ojos aún cubiertos.

Entonces oyó una voz.

- ¿Quién eres?

Sin saber quién preguntaba, decidió responder:

- “Soy Alejandra Holzapfel”.

- “¡`Coneja´, estás acá!”

En ese minuto, reconoció la voz de Laura Ramsay y, luego, cuando se deslizó la

venda, pudo ver a Carmen Bueno.

A las ocho de la mañana, Lauriani le hizo una breve visita.

- “Que se levante, inmediatamente, la que está sin la venda”.

- “Soy yo”, respondió Alejandra.

Lauriani había hecho uso, varias veces, de la misma táctica, para burlarse de las

recién detenidas. Se acercó a Alejandra y la abofeteó, tan fuerte que ella cayó al suelo.

- “¡Te dije que no te sacaras la venda! ¡Aprende a obedecer, huevona!”

Alejandra recuerda que aún no se le había quitado el ardor en la cara cuando comenzó

a sonar una cumbia: “A ese muerto no lo cargo yo, que lo cargue el que lo mató”.

En ese minuto, la llevaron a otro cuarto, la desnudaron, la mojaron y le aplicaron

electricidad sobre un catre metálico. Le pidieron nombres de otros dirigentes del MIR.

“Tarde o temprano, todos hablan”, le aseguraron. Ella calló. Luego, Osvaldo Romo,

viéndola débil por la tortura, se bajó el pantalón y la violó por primera vez. Ella siguió

en silencio.

- “¿Tu chapa es Mauro?”

- “No”.

- “¿Quién es Mauro?”

- “No sé”.

- “¿Qué sabes?”

- “Nada”.

Los torturadores se pusieron a hacer comentarios sobre el calor de diciembre y lo

lindas que eran las comunistas recién llegadas. La volvieron a poner sobre la parrilla y

el Guatón Romo la violó, otra vez.

- “¿Tu chapa, es Mauro?”

- “No”.

El mismo ritual se repitió, por cinco días.

“Sentí que mi dignidad dependía de no hablar; por lo mismo, me costó mucho

perdonar a quienes se quebraron. Con los años, he aprendido que existen distintos

tipos de delación, que es diferente quien se vuelve colaborador a quien, ante una

situación que no puede soportar, delata. Hoy si ponen frente a mí a uno de mis nietos,

tal vez entrego todo lo que sé. Uno, de verdad, no sabe qué puede o no aguantar. A mí

me hicieron cosas terribles, y callé; pero he conocido a gente maravillosa que entregó

a un compañero que es detenido desaparecido y sufre, hasta hoy, por eso”.

LA BESTIALIDAD DE VENDA SEXY

El 16 de diciembre de 1974, luego de cinco días en Villa Grimaldi, Alejandra Holzapfel

fue trasladada a una casa de dos pisos, en calle Irán 3037, Macul. Allí, se reencontró

con Beatriz, maltrecha y herida. Bataszew había caído el 12 de diciembre, un día

después que Alejandra, interceptada en un fallido encuentro con otro militante, Mario

Peña, y fue llevada de inmediato a VENDA SEXY. La fantasía de burlar a la DINA sólo

fue eso: una ilusión. Su novio, Dagoberto San Martín, también perseguido, fue cazado

por la represión el 17 de diciembre. Hasta hoy se desconoce su paradero.

Alejandra intuyó, al ver a Beatriz, que le esperaban otros espantos. La residencia

estaba llena de miristas, algunos con heridas visibles y la mayoría en extremo

delgados.

“Estaba también Laura Ramsay, que había sido sacada hace unos días de Villa

Grimaldi. Me extrañó no ver a Carmen Bueno, porque no había vuelto a saber de ella.

Después me enteré que ella, que era cineasta, fue asesinada bajo el cargo de haberle

regalado una mascota a Miguel Enríquez”.

La cumbia que atormentaba a Alejandra, en Villa Grimaldi, fue reemplazada en la

DISCOTÉQUE por música anglo, que sonaba durante todo el día, para esconder los

gritos de quienes eran torturados en el subterráneo. Quienes llegaron ahí fueron

vulnerados sexualmente, de forma continua. La brutalidad llegó al extremo de que la

mayor de Carabineros Ingrid Olderock entrenó a un pastor alemán ovejero, a quien

llamó Volodia, para violar a los prisioneros.

- “Contra todo lo que se pueda creer, ella le había enseñado a violar. Estaba

completamente amaestrado por ella, que le daba las órdenes”.

“¿Es cierta la historia del `perro Volodia´”?”

- “Es cierta: a mí me tocó ser violada así, con ese animal; por eso, te lo puedo decir.

Es una de las historias más terribles y dolorosas que yo sólo he podido enfrentar hace

muy pocos años. Por mucho tiempo no pude sacarlo, me daba una vergüenza terrible.

Ingrid dirigía al animal, mientras los otros torturadores obligaban a los detenidos

a adoptar posiciones que facilitaran el abuso. Hombres y mujeres que pasaron por

VENDA SEXY fueron víctimas de esta atrocidad. Nadie hablaba del tema en la casona;

pero, tras las sesiones de tortura, las compañeras recibían a sus amigas con más

ternura que de costumbre y las acurrucaban para que durmieran un rato. Con los días,

se dieron cuenta de que quienes estaban a cargo del centro de detención disminuían

las violaciones cuando las prisioneras estaban menstruando, así es que idearon un

plan: las que estaban con el periodo o con una herida sangrante, dejaban un paño

manchado en el baño, así la que ingresaba se lo ponía”.

La estrategia irritó a los agentes:

- “¡Otra vez, están todas estas huevonas con la regla, hasta cuándo!”, se quejaba el

general en retiro Raúl Iturriaga Neumann, que actualmente cumple condena en Punta

Peuco.

La resistencia consistía en eso: en no rendirse en medio de la miseria.

“Uno pierde noción del tiempo con la tortura, del día de la noche, de si comíamos o

no. Recuerdo que una vez comí una sopa de huesos de pollo y que otra vez nos dieron

lentejas con caca y una compañera dijo fuerte: ‘Nos están dando lentejas con caca.

Nos las vamos a comer igual, pero ni crean que no lo sabemos’. Era una forma de

hacerles saber que no nos estaban engañando. El Venda Sexy fue terrible. Varios

compañeros desaparecieron desde ahí, también”.

De la DISCOTÉQUE, Alejandra pasó a Cuatro Álamos, recinto que los militares usaban

para que a los detenidos se les borraran las huellas visibles de la tortura. “Desde ahí,

también desaparecieron gente, pero las condiciones eran menos duras: tuvimos acceso

a duchas, por ejemplo”.

Luego de unas semanas, fue llevada a Tres Álamos, donde Nieves Ayrees, quien

también había sufrido todos los horrores del aparato represivo pinochetista, le dio un

sentido al dolor.

- “Había un grupo de detenidas que daba como la bienvenida. Me encuentro con

Nieves Ayrees, que es hermana de la Rosita, mi actual socia en la productora, y dice

`Oh, la Holzapfel, ¡chiquillas, llegó otra del Liceo 1!´ y empiezan a cantar `Eleceí, ceí,

ceí´. Y yo pienso `qué está pasando aquí, están todas las locas´. Después entendí la

importancia del temple de esas mujeres. Nieves vive ahora en Nueva York, y estoy

demasiado agradecida de ella, porque con ella al lado uno no puede caerse. En Cuatro

Álamos me llevó a su celda. La llamó `la cueva mágica´; hacía dibujos, siempre nos

dibujaba sonriendo. Nos obligaba a conversar sobre lo que nos había pasado. `Ah, a ti

también te violaron´. Al final, era raro, porque ella lo entendía todo. Y nos hacía hacer

obras de teatro, sociabilizar el dolor. Yo, que me sentía sucia, logré ver que a todas

nos pasaba eso. Estoy convencida de que ella me enseñó a sobrevivir”.

Estando en Tres Álamos, Alejandra Holzapfel pudo recibir visitas. El primer encuentro

fue con su madre, a quien no había visto en tres meses.

- “Mamá, necesito que me traigas antibióticos. Es muy importante”.

- “¿Estás enferma?”

- “Es que… me violaron”.

Al escuchar por vez primera esta confesión, su madre se puso pálida; pero, entre

gemidos, le aseguró a su pequeña de 19 años que todo estaría bien, porque que

estaban vivas y eso era lo único importante. También, le comunicó que pronto podría

partir al exilio en Alemania y terminar sus estudios de Veterinaria, profesión que, tras

las aberraciones sexuales que le infringió Olderock con el perro Volodia, Alejandra

nunca más quiso ejercer:

- “Debes seguir tus estudios de Veterinaria”.

- “No quiero”.

- “Ale, debes hacerlo. Es lo que amas y te faltan dos años, nomás”.

Alejandra la miró, sin sacar la voz. Ahora, odiaba el contacto con los animales; pero,

no se atrevió a decírselo. ¿Qué podría haberle dicho sobre lo que vivió en VENDA SEXY,

si no quería ni siquiera recordarlo?

El EXILIO

A mediados de 1975, Alejandra fue enviada a la RDA. El arribo fue difícil. Eran

tiempos de sospechas. No hablaba el idioma y Berlín estaba lleno de militantes del

Partido Comunista y del Partido Socialista. Ella era del MIR y el rumor era que los

militantes del MIR eran agentes de la CIA, que habían propiciado el Golpe.

“Fue súper doloroso. Llegó un momento en que le dije al alemán a cargo que me

mandara de vuelta a Tres Álamos. El tipo se espantó y al día siguiente aclaró la

situación con todos los chilenos y les dijo ‘Alejandra es una persona de confianza,

entonces ella puede hacer lo que quiera’. Ese fue el espaldarazo que necesitaba. Ahí

me enviaron a vivir a Potsdam”.

En Potsdam, Holzapfel llegó al edificio en el residían Ángela Jeria –viuda del general

Alberto Bachelet– y su hija Michelle. Por más de un año, fue vecina de piso de

ambas. Ángela la acogió y la acompañó. Fue la dulzura que Alejandra requería para

recuperarse y una de las personas que la instó a aceptar los cortejos de Pepe Fuica,

con quien se casó y a quien abandonó en 1979, luego de que él frustrara su plan de

regresar a combatir al País.

- “Me metí en la política de retorno del MIR y él consideraba que era un suicidio. Quise

volver el ’79, me estaba preparando para eso, y él fue al consulado de Chile a entregar

esta información, para impedir que yo retornara”.

Alejandra no pudo soportar la traición. Falsificó los pasaportes de sus hijos, con ayuda

de una amiga alemana, y huyó con ellos desde Leipzig, donde estaba residiendo desde

que había contraído matrimonio. Tomó el tren y llegó hasta la casa de Carlos Liberona,

en Frankfurt, quien la derivó con Cristián Schmidt, el que sólo le pidió –a cambio de

estar en su hogar seis meses, con los niños– que le enseñara a manejar.

Recién en 1987, pudo volver con sus hijos al país. Fuica, en tanto, murió en un

accidente de tránsito en Alemania, sin haber logrado el perdón de Alejandra.

Cuando Holzapfel llegó a Chile, comenzó a colaborar con la Justicia en los procesos

contra quienes la violentaron, estando en prisión. Se ha careado con Basclay Zapata,

Miguel Krassnoff Martchenko, Lauriani Maturana y Osvaldo Romo.

Ninguno, nunca, le ha pedido perdón.

- “Lauriani quiso darme lástima. ‘Tengo familia’, me dijo. Krassnoff fue más

prepotente”.

“El guatón Romo se hizo pipí, literalmente. Olderock no pasó un día en la cárcel.

Murió en libertad; pero, por azar, un día –creo que el 88 o el 89– entró a comprar

a un minimarket que yo tenía en Valentín Letelier. Afortunadamente no estaba sola

y pude echarla y decirle lo que pensaba. Es sanador decirle a alguien ‘aquí estoy,

aunque me hiciste esto o lo otro’. Aun así, tengo una gran frustración de saber que los

torturadores no reciben el castigo merecido por cada persona a la que hicieron sufrir,

que hay que acumular condenas para que pasen tiempo en la cárcel y, sobre todo, me

duele no saber qué pasó con los compañeros que están detenidos desaparecidos. Que

aún hoy, a cuarenta años, nos nieguen la verdad es una nueva forma de torturarnos”.

Pese a todo, Alejandra sabe que le dobló la mano a la Dictadura. Hoy tiene un par de

nietos “maravillosos, preciosos y todos los adjetivos lindos que se te puedan ocurrir” y

la dignidad –que la DINA trató de quebrantar– intacta.

- “Aquí, instalaron una política de destrucción de nosotros como seres humanos, y aun

así no pudieron conseguirlo. Entonces, cuando somos capaces de reír, de disfrutar la

vida, demostramos que no pudieron destruirnos. Pasamos atrocidades, pero somos

capaces de ser felices porque somos personas dignas. Nuestros torturadores, no”.

La crónica de la Mascarita feliz. Carlos Franz


Mascarita feliz

Carlos Franz

“La risa abunda en la boca de los tontos”, decía un viejo refrán. Este proverbio ya no vale. Ahora lo inteligente es sonreír sin causa alguna o mejor aún: reírse a mandíbula batiente, todo el tiempo. Políticos, gerentes, curas, artistas, los nuevos liderazgos, de todo tipo, se construyen alrededor de una gran sonrisa (aunque, de tan forzadas, algunas parezcan ortopédicas). Pero, ¿cómo no van a sonreír, si medio mundo quiere ser popular y no hay nada más vendedor que una risa o una sonrisa?

Una prueba es la inundación de emoticones alegres que corren por Internet. Venga o no venga al caso, una carita alegre dibujada acompaña o reemplaza a las palabras en millones de mensajes. Si bien existen otros monitos para expresar tristeza y mil cosas más, estos son mucho menos frecuentes. En una encuesta realizada por Yahoo, el 83% de los usuarios declaró que su emoticón más usado es el de felicidad; mucho menos habitual es el de tristeza. Pero el menos empleado de todos –y por eso casi desconocido– es el que expresa seriedad.

Se dirá que la seriedad es neutra y se sobreentiende, mientras que la alegría requiere expresiones faciales que la demuestren. Creo que se trata de un error (serio). La seriedad no es menos compleja que la alegría. Puede comunicar tantas cosas: reflexión, prudencia, reserva, discreción… Muchas veces, la seriedad es el auténtico rostro de la paz y la serenidad. Existe una abundante gestualidad facial que expresa esas actitudes y que los emoticones podrían replicar (y de hecho, algunos lo intentan). Pero no hay demanda. Los usuarios de mensajería y redes sociales prefieren abrumadoramente expresar una alegría risible. Sin duda, porque la seriedad no “vende”.

Si el emoticón serio no se usa y se abusa tanto del sonriente, es porque hoy está mal visto ser lo primero. La seriedad ha terminado por confundirse con la gravedad, la solemnidad o, con algo aún peor para esta época: la trascendencia. De modo que cuando alguien se descuida y se pone serio, enseguida él mismo corre a desmentirlo, poniéndole a sus palabras una carita sonriente (J). Para el ánimo farandulero contemporáneo, la seriedad ha pasado a ser una descortesía.

En la escritura global que fluye por las redes, las caritas alegres equivalen a esas tandas de carcajadas que estallan en los malos espectáculos televisivos. Todos sabemos que no son de verdad, que son un truco para inducirnos a reír con un chiste malo, estimulando un gesto reflejo (porque las risas son contagiosas, igual que los bostezos). Sabemos, además, que si el chiste fuera bueno no necesitaríamos de esas carcajadas falsas. Con nuestros mensajes ocurre algo análogo. Las buenas noticias solemos acentuarlas con una carita feliz, y está muy bien. Pero ¿será posible que ese 83% de los usuarios –cuyo emoticón más usado es la carita sonriente– sólo tenga buenas nuevas que comunicar?

Si no fuera así, ¿de dónde sale ese exceso de risas, entonces? Quizás vienen de que la felicidad se ha vuelto imperativa. Lo políticamente correcto ya no se agota en la salubridad obligatoria (prohibido fumar hasta en el baño de su casa), o en la paridad “de género” compulsiva (no la escojo por su seso, sino por su sexo). Ahora es preceptivo ser simpático, a toda costa. Más que la inteligencia o la bondad y mucho más que la sabiduría, lo esencial es caerle bien a todos y a todas (si no redundamos, somos unos pesados sexistas). Muchos repudian el populismo, pero a la popularidad la cortejan sin vergüenza y con sinvergüenzura.

Las redes sociales son el circo principal donde payasea este frenético deseo de ser alegres. Hace poco, en una comida, me permití criticar a cierta celebridad que, a mi juicio, es tonta y malintencionada. Quizás yo estaba equivocado, pero lo interesante fue el argumento con el que una señora me desmintió: “no puede ser tan tonta y mala, si tiene como cinco mil seguidores en Twitter”. ¡Con ese criterio, si tuviera cien mil seguidores sería un Einstein o una Sor Teresa de Calcuta!

En las redes todos quieren tener, como el cantante Roberto Carlos, “un millón de amigos”. Y para lograrlo es preciso ser buena onda y chistoso, aunque los temas requieran otra cosa. Si usted carece de una sonrisa atractiva, despreocúpese, para eso están las sonrisas artificiales de los emoticones.

Como tantas cosas –unas buenas y otras malas– esta manía de popularidad sonriente pudo venirnos de la cultura estadounidense. Cuando hace un cuarto de siglo viví allá, me sorprendió que completos desconocidos me sonrieran en la calle. Llegué a creer que mi discreta persona inspiraba una generalizada simpatía, en ese país. Nada de eso. Pronto comprendí que se trataba de una sonrisa automática. Una máscara social. Una apariencia de felicidad, para mantener a distancia las tristezas ajenas. Y disimular las propias.

Los emoticones –tan divertidos algunos– no tienen la culpa. A mí también me gusta jugar con ellos. Es el abuso de la carita sonriente lo que resulta ser un síntoma. Tras esa abundante “mascarita feliz”, ocultamos una ineptitud generalizada para aceptar la simple y serena seriedad. Ese ideal de equilibrio que buscaron muchas sabidurías, ajenas tanto al pesar melancólico como a la alegría maniática. Aunque resulte impopular, lo digo muy en serio.

 

Beatriz Berger Solis

Periodista Universidad de Chile
Directora Biblioteca Pública 357

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 7.212 seguidores

%d personas les gusta esto: