Inicio » General » Trayectorias, discursos y prácticas en la Investigación Social Cualitativa en Chile

Trayectorias, discursos y prácticas en la Investigación Social Cualitativa en Chile

Archivo Publicaciones


Trayectorias, discursos y prácticas en la Investigación Social Cualitativa en Chilehttp://www.qualitative-research.net/index.php/fqs/article/view/1745/3365

 

Marcela Cornejo, Carolina Besoaín, Mariela Carmona, Ximena Faúndez, Francisca Mendoza, María José Carvallo, Francisca Rojas & Alejandra Manosalva

Resumen: Este estudio indagó en la implicación de investigadores chilenos que desarrollan investigación social cualitativa en sus procesos investigativos, intentado comprender cómo se ha configurado su trayectoria como investigadores, las especificidades de sus prácticas investigativas y sus discursos acerca de la investigación.

Se realizaron entrevistas reflexivas individuales a 12 investigadores chilenos de diversas disciplinas, ámbitos de investigación y generaciones. Se presentan los resultados agrupados en dos grandes categorías, una referida a las particularidades del quehacer investigativo, especialmente en relación a algunas lógicas subyacentes a las prácticas, y otra referida a los desafíos o tensiones que los participantes encontrarían en su trayectoria como investigadores.

Los resultados muestran que tanto las trayectorias investigativas, como las lógicas y prácticas que guían el quehacer en investigación están influenciadas por el contexto social, político y cultural, en el sentido de definir ciertas opciones por la investigación social cualitativa, así como ciertas temáticas investigadas.

Palabras clave: investigación social cualitativa; investigadores; Chile; trayectoria investigativa; lógicas y prácticas de investigación; discursos


En Chile, la situación de las ciencias sociales y de la generación de conocimiento científico ha sufrido importantes transformaciones desde el fin de la dictadura militar de Augusto PINOCHET (1973-1990). Tal como lo señala LIRA (2006), en las décadas del ’50 y del ’60 las ciencias sociales experimentaron una expansión acelerada, la que fue interrumpida en 1973 con el quiebre de la institucionalidad política. La dictadura militar intervino las universidades, lo que tuvo un efecto devastador sobre estas y especialmente sobre las ciencias sociales. Se modificó la institucionalidad de la educación superior, las mallas curriculares fueron modificadas en casi todas las disciplinas de las ciencias sociales, un número indeterminado de académicos fue detenido, algunos desaparecieron y varios otros debieron partir al exilio. Los que permanecieron en Chile migraron hacia organismos privados y no gubernamentales dedicados a la investigación. Gran parte de la investigación social de ese período se orientó hacia el análisis crítico de las políticas en desarrollo y de problemas coyunturales agudizados por ellas (LIRA 2006). [4]

El regreso a la democracia, las condiciones sociales y políticas de la transición democrática y la incorporación de nuevas generaciones de cientistas sociales a distintos ámbitos de la investigación social, fueron elementos que contribuyeron a generar mejores condiciones para las ciencias sociales chilenas (LIRA 2006). [5]

Pese a la expansión de los métodos cualitativos de investigación social, especialmente desde la segunda mitad de los años ’90, llama la atención que en nuestro país se ha prestado escasa atención a lo que los mismos investigadores hacen, a cuáles son las prácticas o métodos privilegiados, cuáles las principales temáticas abordadas, las principales tensiones encontradas. Por ejemplo, dos obras importantes de autores chilenos aparecidas recientemente (CANALES 2006; FLORES 2009), si bien revisan de manera exhaustiva métodos y técnicas cualitativas empleadas para la producción y el análisis de datos, así como las principales corrientes y escuelas, no incluyen datos ni reflexiones respecto a lo que realizan investigadores sociales chilenos en particular. [6]

La presente investigación se propuso entonces comprender ciertos elementos relativos a la investigación social cualitativa (en adelante ISCUAL), en particular en el caso de algunos investigadores chilenos, considerando variadas formaciones profesionales y generaciones, explorando la implicación de los propios investigadores en los procesos de investigación desarrollados, intentado comprender cómo se han configurado sus trayectorias como investigadores, las especificidades de sus prácticas investigativas, sus discursos acerca de la ISCUAL. [7]

Revisando la literatura internacional, se encontraron trabajos que, desde diferentes aristas y con distintos objetivos, destacan la importancia de la persona del investigador, de su trayectoria y de los efectos de esta en el proceso investigativo. Se distinguen tres tipos de trabajos: aquellos que abordan la pregunta de cómo aspectos referidos a la persona y la historia del investigador impactan y afectan diferentes etapas del proceso investigativo; trabajos referidos a la “trastienda investigativa” (WAINERMAN & SAUTU 2001), esto es la forma en que las investigaciones son diseñadas y llevadas a cabo, cómo se van desarrollando ciertas líneas de investigación y cómo se ha construido la trayectoria de algunos investigadores; y finalmente trabajos que apuntan a ciertos riesgos del trabajo investigativo cualitativo y del trabajo emocional que implica para el investigador cualitativo investigar en ciertos temas denominados “sensibles”. [8]

1.1 Implicancias de la persona del investigador en el trabajo investigativo

HUBBARD, BACKETT-MILBURN y KEMMER (2001) señalan que tanto las emociones del participante, como las respuestas emocionales del investigador a estas, pueden ser usadas para interpretar los datos y debieran ser parte necesaria del proceso reflexivo del investigador en el proceso investigativo. MAUTHNER, PARRY y BACKETT-MILBURN (1998), sostienen que las condiciones bajo las cuales los datos cualitativos son producidos son insoslayables, condiciones que contemplan tanto aspectos físicos y sociales contingentes al diseño, recolección, análisis y publicación de los resultados, como a la persona del investigador y el momento biográfico en el que este se halla. [9]

Otros autores proponen que las condiciones que rodean la realización de la investigación también tienen implicancias en el trabajo investigativo. BACKETT-MILBURN, MAUTHNER y PARRY (1999), proponen que las agendas personales de los investigadores para con el proyecto de investigación, las relaciones entre los miembros del equipo en términos del modo en que distribuyen el poder y las responsabilidades, así como el lugar físico e incluso la hora del día en la que se realiza la recolección de los datos, influyen en la manera que los datos son construidos. Así, concluyen que el set de datos cualitativos producidos no puede entenderse separado de las condiciones y relaciones que rodean su concepción e implementación. CHAITIN (2003), desde su experiencia en una investigación conjunta Palestino-Israelí, destaca cómo el contexto institucional y político en el que esté inserto un proyecto de investigación impacta desde la producción de los datos hasta su análisis y posterior escritura, desafiando a los investigadores a negociar entre los intereses, a veces encontrados, de los diferentes miembros y patrocinadores de la investigación. [10]

El trabajo de HOLLOWAY y BILEY (2011) revisa diferentes características propias de los investigadores cualitativos, y las implicancias que tiene para ellos verse involucrados en términos personales en la realización de investigaciones, transformando sus experiencias en recursos para la investigación. [11]

En este sentido, es importante considerar la denuncia que hacen HUBBARD et al. (2001) respecto a la poca orientación para que los investigadores puedan manejar la emoción e incorporarla a su entendimiento del mundo social. Para estas autoras la responsabilidad por las emociones involucradas en el proceso de investigación debe ser compartida por todo el equipo, y el mayor desafío es poder darle significado epistemológico a la emoción en un ambiente académico que busca extraerla del proceso investigativo y que tiende al ideal de objetividad. BACKETT-MILBURN (1999) argumenta al respecto que la mayor parte de la reflexión en torno a la persona del investigador ha tenido relación con el diseño, y no respecto al proceso de análisis, y que el rol de las emociones en el proceso investigativo ha sido enfatizado en relación a los participantes, dejando de lado al investigador. [12]

1.2 La trastienda investigativa

La apelación de “trastienda investigativa” (WAINERMAN & SAUTU 2001) tiene varias formas de ser comprendida, todas apuntando al hecho de no centrarse solo en los resultados de investigaciones, sino en la manera en que estas se han realizado. Una manera de entenderla es prestando atención a cómo se llevó a cabo una investigación, otra analiza el surgimiento de líneas de investigación, otra alude a retratar la trayectoria o biografía de ciertos investigadores a través de las experiencias que los llevaron a hacerse investigadores. [13]

Leer artículo completo en CORNEJO, M., BESOAíN, C., CARMONA, M., FAúNDEZ, X., MENDOZA, F., CARVALLO, M., ROJAS, F., MANOSALVA, A.. Careers, Discourse, and Practices in Social Qualitative Research in Chile. Forum Qualitative Sozialforschung / Forum: Qualitative Social Research, North America, 13, may. 2012. Available at: <http://www.qualitative-research.net/index.php/fqs/article/view/1745/3365>. Date accessed: 19 Jun. 2012.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: