Inicio » ciberespacio » Contra el monopolio del sentido.

Contra el monopolio del sentido.

Archivo Publicaciones


Contra el monopolio del sentido

Construcción del sentido,…una mercancía más, monopolizada por las grandes corporaciones globales. El mercado mundial recubre lo real como única realidad y el sentido común es el sentido best seller.

 

En la lucha por la construcción del sentido algunos representantes han funcionado como los representantes comerciales de un monopolio de sentido, en el que éste es una mercancía más, monopolizada por las grandes corporaciones globales. El mercado mundial recubre lo real como única realidad y el sentido común es el sentido best seller. En ese contexto surge el slogan no somos mercancía en manos de políticos y banqueros ya que los representantes políticos de la democracia parlamentaria se convierten en representantes, no de los ciudadanos sino de los banqueros. Primero la red y luego la calle se convierten en el lugar de enunciación alternativo al privatizado en los media, en los parlamentos, que han privado de voz al 99%. Estos representantes que van siendo abandonados por sus representados no renuncian a su posición e insisten en disponer la separación entre representante y representado al enunciar que “tenemos que acercarnos a la gente”, confesando así que ellos no son gente. ¿Qué son entonces? Si un gobernante elegido democráticamente acepta gobernar en contra de su programa electoral y en contra de sus representados, obedeciendo a una minoría que no ha sido elegida por nadie, pierde su legitimidad democrática, como la pierden los parlamentos que quedan reducidos a refrendar las medidas impuestas por el capital para dar apariencia democrática a la expropiación de lo público. Culpar a la multitud que rodea los parlamentos en Grecia, Portugal, Cataluña o España de golpista es asumir el papel de representantes, sí, pero comerciales, que cada vez tienen más difícil vender su Producto; es concebir la política como marketing y los partidos como agencias de publicidad. Esa concepción es la que está siendo desacreditada, no la política, de la que, afortunadamente, no tienen el monopolio.

Share this:

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: