Inicio » ciberespacio » memoria de una dictadura: la puesta en tela de juicio de una verdad incómoda

memoria de una dictadura: la puesta en tela de juicio de una verdad incómoda

Archivo Publicaciones


Funa a Homenaje de Pinochet 10/06/2012  - Publicación en medio Italiano en la descripción de la foto -
Artículo de Antenne di pace 
Notizie dai caschi bianchi in servizio civile nel mondo (Medio Italiano)
(Antenas de paz noticias por los cascos blancos en servicio civil en el mundo) 

Lunes, 18 de junio 2012 10:17 
memoria de una dictadura: la puesta en tela de juicio de una verdad incómoda
escrito por María Luisa Bonanno y Eva Rizzo 
(voluntarios CB Apg23 a Santiago de Chile) Antenas de paz.

Fografías de esta serie : Carlos FG

El homenaje a Pinochet, que incluía la proyección de un documental-homenaje que exalta los años de la dictadura,
ha provocado enfrentamientos entre manifestantes de izquierda y la policía. Un pasado no pacificado alarga sus
sombras sobre el presente del país latinoamericano. 
La película-documental “Pinochet”, proyectada durante el homenaje a Augusto Pinochet realizado el pasado 10 de junio 
ante el teatro Caupolicán de Santiago de Chile. 

En el Acontecimiento se ha visto la participación de alrededor de un millar de partidarios del dictador, a pesar de que
muchas asociaciones civiles y políticas habían solicitado al Gobierno que prohíba la exaltación a la memoria del dictador.

El Acontecimiento fué organizado por la Corporación 11 de septiembre y la Unión de Oficiales en retiro de la defensa 
nacional, dos pequeñas y poco conocidas agrupaciones de admiradores del general fallecido en 2006, ha planteado fuerte desacuerdo e indignación entre los ciudadanos, que desembocarán en encendidos enfrentamientos entre Carabineros y
manifestantes, representantes de organizaciones para la defensa de los derechos humanos y asociación de los 
familiares de los presos y desaparecidos (AFDD).
El film, que celebra la dictadura militar del general (1973- 1990), toma en consideración las circunstancias 
políticas que han precedido el golpe de Estado apoyado por los Estados Unidos contra el entonces Presidente socialista
Salvador Alllende, el 11 de septiembre de 1973.
Según el autor de la película, Ignacio Zegers, Pinochet no fue simplemente un dictador despiadado, como se relata en la
historiografía oficial, para él es una figura mas compleja. Enfatiza que con su golpe habría salvado a Chile del comunismo. 
“Estamos felices porque pasamos 20 años en silencio, escuchando a la historia equivocarse” afirma Juan González,uno de los organizadores encuentro, el cual niega incluso las violaciones de los derechos humanos ocurridas durante el régimen.
Para asistir al homenaje costaba entre los 6 y los 24 euros. 
Entre los más distinguidos invitados al acontecimiento estaba el ex ministro de la dictadura Alfonso Márquez de la Plata y los nietos del dictador Rodrigo García Pinochet, el cual estuvo con su abuelo el día del atentado de 1986, y Augusto Pinochet Molina.
Mientras fuera aproximadamente tres mil manifestantes tenían eslóganes que decáin “¡Asesinos!”, dentro del teatro el
grupo de nostálgicos se hasta a la vista de una película que podrá los méritos y los fastos de sangrienta dictadura de 
Pinochet, muerto de vejez en su cama, de 91 años sin nunca haber sido castigado por sus crímenes.
El Presidente de la “Asociación 11 de septiembre, destacó que el objetivo del documental de Ignacio Zegers es “mostrar la verdad a Chile” y destacar que el régimen de Pinochet había “restablecido paz y libertad, haciendo fracasar el terrorismo”.
“Es un acto para hacer honor a la historia” dijo en cambio el nieto del dictador, Augusto Pinochet Molina, en compañía de aproximadamente tres mil militares, ex militares y pertenecientes a los sectores de extrema derecha.
Entre los distintos invitados extranjeros que han asistido a la celebración presente también estaba Miguel Méndez, 
nieto de Blas Piñar, ex Ministro del dictador fascista español Francisco Franco y Joseph Torres, llamado 
“presidente de la juventud cubana en el exilio”.
La proyección, fué como una provocación al pueblo chileno, víctima de una dictadura feroz que duró 17 años, se 
desencadenó no sólo la IRA de los opositores sino también la de los partidarios de Pinochet que con este 
acontecimiento revindicaron el derecho a la libertad de expresión, en fuerte contraste con los familiares de las 
víctimas que habrían querido que el acontecimiento fuera prohibido.
Los sectores más combativos del Antifascismo chileno, a raíz de la posición adoptada por las instituciones, no encontraron otra opción que tratar de impedir la ceremonia , aún cuando esta misma estaba protegida por cientos de Carabineros en ordenación de antidisturbios. Cientos de manifestantes intentaron cortocircuitar las defensas alrededor del perímetro del teatro pero los pacos respondieron con violencia dando comienzo a violentos enfrentamientos que se han prolongado
durante largo tiempo.
A causa no conseguir acceder al teatro, algunos grupos de manifestantes han ampliado el radio de la protesta en todo el centro de Santiago, siendo estos mismos abordados por los talleres antidisturbios que han utilizado abundantes dosis de gases lacrimógenos y cañones de agua. 
Al final de la jornada varias personas han sido detenidas , (alrededor de 64) y muchos de los manifestantes resultaron heridos, algunos de manera seria.
También algunos carabineros han tenido que hacerse curar. 
Por su parte los extremistas de derecha han tenido grandes dificultades a abandonar el teatro una vez acabado el homenaje: 
la mayor parte han sido evacuados bajo escolta en autobuses puestos a disposición por la policía o han tenido 
que esperar varias horas para irse.
No faltaron los enfrentamientos directos entre opositores y participantes del acontecimiento: alguien entre estos
últimos no dudó en disparar en el aire con un arma de fuego para abrirse camino en medio de la multitud, sin 
preocuparse demasiado de las posibles consecuencias.
Pero era previsible que este homenaje no pudiera ser aceptado por las familias de las víctimas del régimen, para las cuales nunca se ha hecho justicia. Mas de 350 casos de desapariciones, torturas, detenciones ilegales y conspiración ocurridos en el período dictatorial son aún abiertos.
Según los documentos oficiales durante la dictadura de Pinochet fueron 3.225 entre muertos y desaparecidos, y casi 40 mil víctimas de encarcelamiento y tortura. No todos los responsables han respondido por sus acciones, dado que sólo 76 agentes de las fuerzas de seguridad han sido condenados por violaciones de los derechos humanos.
El homenaje del 10 de junio ha generado un profundo debate dentro de la empresas chilenas respecto a los límites de a la libertd de expresión.
La administración del actual Presidente Sebastián Piñera no ha impedido el desarrollo del homenaje, arguyendo que en Chile “existe el legítimo derecho a expresarse”, pero tomando al mismo tiempo distancias con las celebraciones.
“No apoyamos ni nos declaramos hostiles a la manifestación” ha dicho el premier, afirmando que no existen leyes que puedan impedir a alguien la libertad de expresión en democracia. Ha hecho eco el ministro Andres Chadwick, portavoz del gobierno y ex colaborador de Pinochet, afirmando que “en nuestro país y en democracia existe el legítimo derecho a expresarse”.
Hay que destacar que si el sistema legislativo en Chile no impide estos actos de apología a la dictadura Pinochetista es precisamente porque el mismo gobierno a su tiempo no presentó los votos necesarios al Congreso para aprobar una norma en la materia.
Hay un video en el cuál aparecen imágenes del actual Presidente Piñera que datan de 1998, período en que 
Pinochet estaba detenido en Londres para un orden de captura internacional emitido por el juez Baltasar Garzón, 
que provó a Imputarlo por crímenes contra la humanidad.
“No podemos permitir que hoy un juez español, mañana un juez de Mozambique o de cualquier otra parte del mundo, 
asuma una jurisdicción que no le corresponde”, habían sido en aquel momento las palabras de Piñera, que apoyando esto esplicitava claramente su posición sobre temas importantes de derecho penal internacional.
En tal manera él negó la importancia de reconocer una jurisdicción universal para particulares crímenes que por extensión y crueldad ofenden todas las Comunidades internacionales, como precisamente los crímenes contra la humanidad.
“El homenaje a Pinochet es un homenaje a la tortura, la desaparición de personas y a la destrucción del Estado de
derecho”, dijo sin medias palabras el Premio Nobel de la paz argentino, Adolfo Pérez Esquivel, el día anterior a 
la proyección.

www.antennedipace.org/nuovo/aree-di-inte rvento/americhe/c…
___________
En WordPress: 
fgcarlos.wordpress.com/2012/06/11/funa-a -homenaje-de-pino…

6 fotos | 11 vistas | ¿Deseas agregar un comentario?
Los elementos son del 10 de jun 2012.

 
Anuncios

1 comentario

  1. Estos homenajes con alto contenido ideológico genera retraumatización en los familiares,descendientes,sobrevivientes, amigos y compañeros de quienes fueron afectados por las violaciones a los DD HH.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: