Inicio » Aportes prácticos » Primera Encuesta Nacional INDH CHILE 2011

Primera Encuesta Nacional INDH CHILE 2011

Archivo Publicaciones


Primera Encuesta Nacional INDH CHILE 2011

Anuncios

5 comentarios

  1. Es una realidad que al momento en que hacemos de investigador en nuestros países nos enfrentamos, en diferentes niveles, desde distintas circunstancias, a la realidad que enfrenta el sujeto de investigación, “nuestros investigados”. Sin embargo, hasta qué punto ese “nosotros” es una consideración del todo cierta. La manera en que ha sido dada nuestra formación como antropólogos/as, a veces de forma implícita, otros explícitas, hace que aun sigamos viendo a nuestros investigados precisamente como otros. El distanciamiento persiste. Sobre todo, cuando nuestros análisis no involucran el reconocimiento de la realidad nacional, internacional, y la forma en que permean las circunstancias locales. Aun en nuestros propios países nuestros investigados siguen sin conocer lo que hemos generado a partir de sus ricas experiencias. Claro que ha habido excepciones, pero en trabajos particulares y no en toda la producción que cada antropólogo/a centroamericano/a genera. Las investigaciones mediatizadas por las comunes “consultorías” lo que hacen es sólo integrar al antropólogo/a en los juegos del mercado y acrecentar el distanciamiento entre los sujetos. Si nos sentimos comprometidos con los investigados y éticamente queremos “salvar” nuestra responsabilidad ante ellos, qué acciones debemos llevar a cabo para realmente sentirnos complacidos y satisfechos con nuestro trabajo. ¿Basta sólo devolver nuestros resultados, para después alejarnos y quizás no volverlos a ver nunca más?

    Me gusta

  2. Michael Cote dice:

    Sin embargo, cuando hablamos de idea de salud a partir de la medicina tradicional china, hoy, no sólo nos estamos refiriendo a un pensamiento, a un discurso, a una imagen mental de un pueblo, el chino, sino, dada la internacionalización de esos estudios y su conexión con culturas no chinas, podemos hablar de una idea mixta oriental-occidental que disminuye la relatividad del conocimiento final. Hay realidad representada (importada) y experiencia vivencial local.

    Me gusta

  3. piracetam dice:

    “Hay una nueva realidad con la que interactuamos que nos distrae al llevarnos de una cosa a otra, que no produce el mismo efecto de ensimismamiento y enajenación de la vieja lectura de libros. Es otra cosa en la que naturalmente se pierde y se gana como con todo salto tecnológico realmente importante en la que cambia la percepción del tiempo, el espacio, de la ausencia o presencia física. Estar conectados a la realidad virtual, es una experiencia distinta a estar concentrados en un libro”.

    Me gusta

  4. “Hay una nueva realidad con la que interactuamos que nos distrae al llevarnos de una cosa a otra, que no produce el mismo efecto de ensimismamiento y enajenación de la vieja lectura de libros. Es otra cosa en la que naturalmente se pierde y se gana como con todo salto tecnológico realmente importante en la que cambia la percepción del tiempo, el espacio, de la ausencia o presencia física. Estar conectados a la realidad virtual, es una experiencia distinta a estar concentrados en un libro”.

    Me gusta

  5. Es una realidad que al momento en que hacemos de investigador en nuestros países nos enfrentamos, en diferentes niveles, desde distintas circunstancias, a la realidad que enfrenta el sujeto de investigación, “nuestros investigados”. Sin embargo, hasta qué punto ese “nosotros” es una consideración del todo cierta. La manera en que ha sido dada nuestra formación como antropólogos/as, a veces de forma implícita, otros explícitas, hace que aun sigamos viendo a nuestros investigados precisamente como otros. El distanciamiento persiste. Sobre todo, cuando nuestros análisis no involucran el reconocimiento de la realidad nacional, internacional, y la forma en que permean las circunstancias locales. Aun en nuestros propios países nuestros investigados siguen sin conocer lo que hemos generado a partir de sus ricas experiencias. Claro que ha habido excepciones, pero en trabajos particulares y no en toda la producción que cada antropólogo/a centroamericano/a genera. Las investigaciones mediatizadas por las comunes “consultorías” lo que hacen es sólo integrar al antropólogo/a en los juegos del mercado y acrecentar el distanciamiento entre los sujetos. Si nos sentimos comprometidos con los investigados y éticamente queremos “salvar” nuestra responsabilidad ante ellos, qué acciones debemos llevar a cabo para realmente sentirnos complacidos y satisfechos con nuestro trabajo. ¿Basta sólo devolver nuestros resultados, para después alejarnos y quizás no volverlos a ver nunca más?

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: