Inicio » ACADEMICOS » Comunidades sociales, lingüísticas y culturales. Microblogging-nanoblogging-blogsfera-Bitácoras

Comunidades sociales, lingüísticas y culturales. Microblogging-nanoblogging-blogsfera-Bitácoras

Archivo Publicaciones


elsociólogo

online, offline @elsociologo

Microblogging-nanoblogging-blogsfera-Bitácoras

 

Toda red distribuida es una red de iguales. Información, tecnología y creatividad pesarán cada vez más en el valor de la producción societaria actual. En toda estructura descentralizada aparece necesariamente la jerarquía. Cuanto más arriba estemos en la pirámide informacional, menos dependeremos de otros para recibir la información y más posibilidades de transmitirla tendremos en la nueva era digital.

La capacidad para transmitir es la capacidad para unir voluntades, para convocar, para actuar. Lo que ocurre es que estamos acostumbrados a vivir en redes de poder descentralizadas dónde alguien propone y se suma quien quiere. La dimensión de la acción dependerá de las simpatías y grado de acuerdo que susciten las propuestas.

Actualmente, esta misma lógica de la información distribuida ha llegado al terreno de la información general y construcción de opinión pública. La clave: las bitácoras (blogs). Los blogs son sistemas personales, automáticos y sencillos de publicación que, al extenderse, han permitido el nacimiento del primer gran medio de comunicación distribuido de la historia: la blogsfera.

En los blogs, la vida personal del autor no está separada de la información general y la opinión. El incentivo del blogger, además, es el prestigio, el número de lectores, el de enlaces y citas publicadas por otros bloggers como él. El microblogging acentúa a través de millones de tuits el mundo real de la blogsfera que se retroalimenta a través de estas redes sociales. La interacción microblogging-blogsfera se hace imprescindible en esta creación de difusión informativa e impacto social interactivo.

Hoy día, podemos afirmar que la gran red global de bitácoras (la «blogsfera») representa el primer medio global de comunicación distribuida. Por eso, en la nueva estructura reticular de la informaciónlo importante, ahora, es la interpretación y el análisis así como el impacto social, publicitario, marketeniano o de networking creados a través del microblogging y dirigidos hacia la búsqueda del prescriptor final deseado”.

Objeto de estudio o público objetivo se convierten así, en numerosas ocasiones, en el destino final de numerosas acciones distribuidas y pensadas para y por el mundo 2.0. Para ello, se requiere, en numerosas ocasiones, que el centro del periodismo no esté situado ya en la redacción, en la conversión de la información de hecho a noticia, sino en la selección de fuentes de información instantáneas en red (fotos, música, videos principalmente) que estén, en tiempo y forma directamente disponibles para el usuario de cualquier red social que absorbe más del 90% de su información cotidiana a través de los nuevos medios.

Esto es lo que hacen la mayor parte de las bitácoras. Lo que aportan es la selección de fuentes desde una mirada propia. Y al igual que ya no tiene sentido entender un periódico como un «fabricante de noticias» ya que la firma, la opinión no se fundamentan primordialmente en la mejor información atribuida a una persona o grupo, debido en gran parte a que las Redes Sociales permiten el acceso a prácticamente la totalidad de las fuentes informativas universales y accesibles para millones de usuarios.

 Se trata de una vertiente más del resultado más característico del desarrollo de la sociedad de redes distribuidas: la expansión de nuestra autonomía personal respecto a las organizaciones tradicionales establecidas.

No somos individuos, somos personas definidas no sólo por un ser, sino por un conjunto de relaciones, de conversaciones y expectativas que configuran una existencia. En este sentido, las redes de microblogging y el mundo de la blogsfera adelantan características de, por y para la sociedad. Guarecidos en las telarañas de la Mega-Red nutridos con rayos y truenos. Comunidades sociales, lingüísticas y culturales con dosis “gratuitas” y “extras” de pago.

A %d blogueros les gusta esto: