Inicio » Aportes prácticos » Memoria EnRedada. Una Voz. Domingo Cadin

Memoria EnRedada. Una Voz. Domingo Cadin

Archivo Publicaciones


Domingo Cadin | Vie, 09/11/2007 –Detenido-Desaparecido, palabra que empezó a conocerse bajo la tiranía pinochetista, igualmente los aparatos represivos de la DINA-CNI, junto con las ejecuciones sumarias de la Caravana de la muerte, las muertes arbitrarias en los Consejos de Guerra al amparo del Estado de Sitio.Detenidos Ejecutados, quemados, degolllados, etc., etc. todas estas situaciones eran en los tiempos del dictador que robó y masacró a un pueblo indefenso en los 17 largos años de apagón cultural. Por ello, debe haber memoria histórica aunque moleste a algunos despistados e insensibles al dolor de miles de chilenos que vivieron estas experiencias traumáticas.

El exilio obligado, el destierro de miles de chilenos, la relegación, el arresto domiciliario y tantas porquerías arbitrarias de estos milicos indeseables, con la bendición de la derecha de la UDI y Renovación Nacional, pero también con algunos derechistas de la Democracia Cristiana.

Los milicos trajeron el terrorismo de Estado y malearon a toda una generación, con tantas y tantas indescreptibles torturas, que ahora salen a la opinión pública, aunque ya las sabíamos y conocíamos desde el 11 de septiembre de 1973. La prensa de entonces se volvió cómplices de lo ocurrido y también debe enjuiciárceles como criminales de la tragedia, del holocausto pinochetista

  • Domingo CadinImagen de Domingo Cadin
    Domingo Cadin | Vie, 09/11/2007En Argentina se derogaron las leyes de Punto Final y Obediciencia debida, ratificadas po el nefasto neoliberal Carlos Saúl Menem luego de ser enjuiciados los jerarcas de la represión en la época del gobernante de la Unión Cívica Radical, Raúl Alfonsín.Las Madres de Playa de Mayo siguen adelante, junto con las abuelas, recuperando bebés robados a las madres torturadas y muertas en cautiverio, etc., y muchos niños recién nacidos estaban dados en adopción a los milicos torturadores. Hasta dónde llegó la mentalidad maquiavélica de estos asesinos de los aparatos represivos de la Operación Cóndor.

    La ESMA (Escuela Mecánica de la Armada, donde mataron y torturaron a 5 mil argentinos y sólo sobrevivieron 100 prisioneros políticos.

    Los vuelos de la muerte, de donde lanzaban al mar, dopados, a los presos políticos, y para esto está el juez español Baltazar Garzón enjuiciando a Adolfo Scilingo, quien se entregó voluntariamente a la Audiencia Española, por lo que fue condenado a cárcel de por vida

    Domingo CadinDomingo Cadin | Vie, 09/11/2007 –

    Cárceles a todos los genocidas, que ninguno quede impune. Que vayan a verdaderas cárceles.

    Es fácil querer olvidarlo pero para los que sufrieron no debe haber borrón ni cuenta nueva. Justicia ya, ni olvido ni perdón.

    Más de 30 mil sobrevivientes de horrendas torturas deben seguir recuperando la memoria histórica de la época represiva pinochetista.

    Faltan los compañeros muertos antes de crearse la Comisión Valech, como Aníbal Muñoz, Hernán Tobar Chelén, Pablo Muñiz Ledesma, Mario Mallol, el chico Ojeda, el compañero Villarroel, uno de los hermanos Seguel muerto atropellado en una de las calles de México, recién llegado; Rosetta Pollini, el Nani Vergara y tantos compañeros que murieron y que se escapan en la memoria.

    Muchos compañeros que murieron sin retornar nunca a la querida y recordada patria chilena ya que estaban prohibidos de volver por órdenes del tirano. Está el caso doloroso del la hermana de Salvador Allende, la querida Laurita, diputada socialista, que murió de cáncer en los huesos


    Domingo Cadin | Mié, 07/11/2007 –

    Recuerdan a Rodrigo Rojas y Carmen Gloria Quintana, quemados por militares chilenos. Él murió y ella sobrevivió con graves quemaduras en la cara, 62 % de la piel quemada.

    Memoria para que no se repita en Chile

  • Domingo Cadin | Mié, 07/11/2007 – Decía Jacobo Timerman que la magnitud del drama chileno ha conmovido en los países democráticos, y la ferocidad de los militares ha reabierto, especialmente en Europa, los traumas provocados por el salvajismo nazi.La experiencia política chilena fue atípica en América Latina. Una sociedad pluralista que intentó por métodos democráticos y constitucionalistas una vía pacífica al socialismo; un partido comunista que siempre aceptó ese pluralismo, rechazó la violencia e incluso enfrentó las políticas fijadas por el Kremlin en episodios como la invasión a Checoslovaquia o las garantías que debían admitirse para afirmar la seguridad del Estado de Israel

    Domingo Cadin | Mar, 06/11/2007 –

    Manuel Guerrero, dice Jacobo Timerman, salió de Chile en 1977, exiliado con destino a Suecia por intermedio del Comité Intergubernamental de Migraciones Europeas (CIME). Retornó a Chile cinco años después, en 1982. En una entrevista declaró: “Fue el momento del reencuentro con Chile, pero con tres Chiles. Uno es el del suelo suculento que vive en los últimos días de Pompeya. También con el Chile que sufre el zarpazo de la pobreza y trata de disfrazarla con el silencio. Y el Chile mayoritario que se debate en la miseria, escondido, tratando de vender un chocolate, un peine, un espejo, y que se prolonga a la periferia, donde la juventud se hunde en el vacío de la droga o de la prostitución precoz”.

    Tres años después de su retorno, en marzo de 1985, Manuel Guerrero fue arrestado en la puerta del colegio Latinoamericano de Santiago mientras recibía a los alumnos en la mañana del viernes 29. Era inspector de enseñanza. Apareció degollado en la noche del sábado 30 en un descampado en las afueras de Santiago, junto con otros dos chilenos que nunca habían salido al exilio. En Chile regía en ese momento el estado de sitio para que el Gobierno pudiera garantizar la seguridad de los habitantes del país.

    Los chilenos dudan en escapar al exilio porque no saben qué les espera. Y los exiliados tratan de volver aun cuando lo que les espera es, para los dirigentes políticos de la oposición, el peligro de muerte, y para los demás, una larga y traumática etapa. Dicen los psicólogos: “Al volver se experimenta un proceso de regresión que está vinculado al encuentro con una realidad que ha sufrido cambios importantes, de la cual se ha estado separado por muchos años y que, por tanto, plantea el desafío de un nuevo aprendizaje para poder desenvolverse en ella”

    Aprender a desenvolverse enfrentado a la agresión de Pinochet o el silencio, la falta de solidaridad, de la sociedad en su conjunto.

    Después que se secaron las lágrimas de la emoción, los abrazos del reencuentro, la familia comienza a buscar trabajo, vivienda y un colegio para los hijos. Es difícil. Muchas veces la vivienda está en las miserables poblaciones marginales; el colegio para los niños, en alguna iglesia luterana o metodista, y el trabajo, en Santiago, a 20, 30 o 40 dólares por mes: limpiar las calles, lavar las veredas, podar las plantas, regar el césped de los parques.

    Otra miníma bibliografía a las antes citadas:

    En el país prohibido. Sin el permiso de Pinochet. Autor Volodia Teitelboim, notable comunista, escritor e intelectual comprometido con las luchas populares. Editorial Plaza y Janés. Barcelona.

    El paso de los gansos. Ediciones Puelche, Nueva York, E.U. Autor Fernando Alegría, cuyo poema “Viva Chile mierda, es de su autoría.

    Importunar a los muertos. Manuel S. Garrido, Editorial Grijalbo, México.

    Chile: legisla el fascismo, Editorial Progreso, Moscú. Autores: Pável Grisháev y Stanislav Chibiriáev.

    El asesinato de Orlando Letelier. El brazo asesino de Pinochet llega hasta Washington. Autor: Rafael Rodríguez Castañeda, editado por Proceso, de México.

    Chile al rojo, de Eduardo Labarca, Ediciones de la Universidad Técnica del Estado, hoy Universidad Santiago.

    La formación social latinoamericana (1930-1978), de Luis Vitale, Editorial Fontamara. Barcelona.

    Chile. El galope muerto, de Jacobo Timerman. Ediciones El País, Madrid, 1987

  • Domingo CadinDomingo Cadin | Lun, 05/11/2007 –Cagancho: la concordancia está en su justa explicación sobre lo inexplicable e indefendible, pero, sinceramente, el silencio se volvió cómplice del pasado, y más aún, no hay argumentos para explicar el genocidio de los golpistas, que destruyeron a una generación completa de chilenos, pero que han sabido salir adelante con las terapias adecuadas de salud mental. El exilio forzoso luego de tormentos, cárceles, de compañeros desaparecidos, caídos en la lucha frontal contra el fascismo chileno, se pudo contarrestar a pesar del odio sistemático de unos ambiciosos generales, que ahora pagan sus fechorías en cárceles de cinco estrellas
    Domingo CadinDomingo Cadin | Dom, 04/11/2007 –

    Memoria y Cagancho: Qué debo decir, lo que Uds. dicen. Agradezco las palabras y los malos recuerdos de los que aún no toman verdadera conciencia del grave daño a más de 30 mil personas que sobrevivieron al genocidio pinochetista.

    Se mofaban, se burlaban y lo siguen haciendo desgraciadamente, como no dándole importancia a la tragedia. Si en Argentina, en la ESMA (Escuela Mecánica de la Armada) desaparecieron a 5 mil argentinos y sobrevivieron sólo 100, de los 30 mil detenidos desaparecidos.

    Habrán leído o escuchado a Adolfo Pérez Esquivel o al profesor paraguayo Martín Almada, el que encontró los archivos del terror del tirano más antiguo de América Latina, el occiso Alfredo Stroessner, amigo cercano del que no se movía ninguna hoja sin su permiso, el narco-asesino Pinochet, más de cien cuentas bancarias, y para remate, barras de oro en Hong Kong.

    Sabrán de los vuelos de la muerte de Adolfo Scilingo, que cumple pena perpetua en una cárcel española, a petición del juez Baltazar Garzón, quien también tiene penas pendientes a chilenos represores, etc.

    Sabrán del etnicidio en Guatemala tras el derrocamiento del gobierno popular de Jacobo Arbenz Guzmán en 1954, denunciado por la Premio Nobel de la Paz y candidata presidencial, Rigoberta Menchú Tum. Estarán al corriente de todo esto, lo dudo, porque no creo que se burlen de las miles de víctimas de las dictaduras que asolaron los años 70 y 80.

    La triple AAA junto a Patria y Libertad llevaron la guerra sucia en contubernio con los castrenses locales en la Operación Cóndor y para ello hay que hacer un recuento doloroso de la Memoria Colectiva, como lo hacen en Brasil, Argentina y en la misma España, en donde el Opus Dei jugó un nefasto papel, y es más, el actual Papa beatificó a curas franquistas dejando de lado a los republicanos. Grave error del Vaticano ya que sería como santificar al satanás Asbún. Es para la risa que ocurran estos hechos vergonzantes. O santifiquen a la Iglesia Católica argentina cuando fue cómplice de todas las Juntas Militares argentinas, etc., etc

    Domingo CadinCagancho | Vie, 02/11/2007

    Muy de acuerdo con el compañero Cadín, hay que hacer la memoria colectiva del pasado vergonzoso de los fascistas asesinos del Cono Sur pues fueron represivos cobardes contra pueblos indefensos. Fueron cobardes que iban en patotas a detener a los compañeros izquierdistas; los torturaban vendados de los ojos y les ponían otro trapo encima para evitar que se les soltaran las vendas, es decir, eran cobardes y patoteros; fueron asesinos a sueldo, sin la menor humanidad con los detenidos polìticos.

    Me pregunto ahora porque no abren la boca el tal

    Gonzalo Plaza y su discípula fascista Huenul, están calladitos. Recuerdo cómo se burlaba del compañero Cadín y me sigo pregunto es qué no tomaron conciencia del grave daño ocasionado a más de 30 mil chilenos sobrevivientes del genocidio pinochetista.

    Nazis y fascistas reconocidos dentro y fuera de Chile, desgraCIAdamente: Gonzalo Plaza, la alumna Huenul, seguidora del tatarabuelo y el chistoso y archiconocido desequilibrado Oscar Alarcón.

    Los fachos deben ser casatigados como vulgares criminales, además de que el tal Plaza jugó un papel muy sucio en la universidad cuando recién se imponía la bota pinochetesca y cobarde de los milicos.

    Nunca MÁS los fascistas y nazis reciclados ahora en defensores de no sé qué chamullo hasta hace poco.

    Los fachos deben ser reconocidos por todos los chilenos, sobre todo, lo tengo muy presente, cuando se burlaba de las torturas a un semejante. Pero no abre la boca para nada, igual su alumna becada por el asesino, qué gran profe será, qué bonito destino chileno

    Domingo Cadin | Sáb, 20/10/2007 –

    Asesinato en Washington. El caso Letelier. Autores John Dinges y Saul Landau, Lasser Press, Mexicana, s.a.

    (Transcribo literalmente)...Los periódicos de todo el mundo reportaron el insólito caso: Orlando Letelier, ex Embajador de Chile en los Estados Unidos y su secretaria, la norteamericana Ronni Moffitt habían perecido, víctimas de un brutal atentado. Con este cruel asesinato, un “amistoso” gobernante extranjero cometía un acto sin precedentes en el territorio norteamericano.

    La muerte de Orlando Letelier fue otra más de una larga serie de asesinatos políticos después de la caída sangrienta del gobierno de Salvador Allende. El servicio secreto chileno se dedicó a exterminar a todo opositor de la Junta Militar. Vio en Letelier a un enemigo y contrató los servicios del asesino profesional Michael Townley, ciudadano norteamericano, quien reclutó a varios asilados cubanos como cómplices del homicidio.

    Asesinato en Washington es un pormenorizado reporte de los acontecimientos que conmovieron a la opinión pública internacional.

    Ese fue el día en que el terrorismo internacional explotó bajo el sol norteamericano.

    El 21 de septiembre de 1976, estalló una bomba en un automóvil que circulaba por las calles de Washington, causando la muerte a dos de sus tres ocupantes: Orlando Letelier, ex Embajador de Chile en los Estados Unidos y su secretaria Ronnie Moffitt, de 25 años de edad

  • Domingo CadinEl FBI realizó una minuciosa investigación que condujo hasta Michael Townley, estadounidense expatriado nacido en Waterloo, Iowa, y asesino profesional al servicio de la policía secreta de Chile. Townley fue testigo de cargo del proceso en el que se condenó a dos exiliados cubanos. El director y dos oficiales de la policía secreta de Chile fueron sometidos a proceso aunque no a extradición para el juicio. Los investigadores autores de esta obra, presentan una extraordinaria y auténtica reconstrucción de la siniestra cadena de acontecimientos que permitieron a “amistoso” gobierno extranjero, montar un acto de terrorismo sin paralelo en la capital de los Estados Unidos y poner al descubierto los secretos que, por propia conveniencia, había pasado por alto la investigación gubernamental.Orlando Letelier, ex Embajador en Estados Unidos y ministro durante el gobierno socialista de Salvador Allende, no fue el primer chileno connotado en el exilio, asesinado fuera de su país. Pero incluso quienes conocían el historial y señalaban como responsable al régimen de Pinochet, se sintieron impresionados y confundidos ante un asesinato tan cruel y sin precedentes, dentro de los confines de los Estados Unidos donde no han sido frecuentes los asesinatos de esta índole
    Domingo CadinEl libro está dedicado a Alejandro Ávalos Davidson, maestro, y a Jorge Müller, cineasta, dos amigos chilenos que desaparecieron.

    Lista de personajes

    Salvador Allende. Presidente electo de Chile en septiembre de 1970; derrocado y muerto en septiembre de 1973.

    Lawrence E. Barcella. Asistente del Procurador de los Estados UnIdos.

    Orlando Bosh. Terrorista cubano exiliado.

    George Bush. Director de la CIA, quien recibió informaciones acerca de la acción de espionaje chilena.

    Inés (Mariana) Callejas. Esposa de Michael Townley y agente de la DINA.

    Ricardo Canete. Antiguo miembro del Movimiento Nacionalista Cubano, quien después se convirtió en informador del FBI.

    Juan Manuel Contreras. Coronel y luego general; fundador y cabecilla de la DINA, pavorosa policía secreta de Chile

    L. Carter Cornick. Agente especial del FBI, quien coordinó la investigación.

    DINA (Dirección de Inteligencia Nacional). Policía secreta chilena.

    Robert Driscoll. Oficial del buró de Chile ante el Departamento de Estado, quien fue informado acerca de la presencia de agentes de la DINA.

    Kenneth Enyart. Nombre ficticio usado por Michael Townley.

    Pedro Espinoza. Coronel encargado de las operaciones de la DINA.

    Armando Fernández. Capitán del ejército chileno que trabajaba para la DINA.

    Benito Guanes. Coronel, jefe de la policía secreta paraguaya.

    Instituto de Estudios Políticos (IEP). Centro de investigación de Washington, donde trabajaban Orlando Letelier y Ronni Moffitt.

    George W. Landau. Embajador de Estados Unidos en Paraguay, en 1976, y en Chile, en 1977.

    Bernardo Leigton. Exiliado chileno demócratacristiano, herido en un atentado en Roma, en 1975.

    Margarita Isabel Letelier. Esposa de Orlando Letelier.

    Orlando Letelier. Líder de la resistencia de los exiliados chilenos al general Pinochet, en Estados Unidos; asesinado en la calle de las embajadas.

    Michael Moffitt. Compañero de Orlando Letelier en el IEP, esposo de Ronni Moffitt.

    Ronni Karpen Moffitt. Miembro adjunto del IEP; asesinada en la calle de las embajadas.

    Rolando Mosqueira. Capitán del ejército asignado a la DINA.

    Movimiento Nacionalista Cubano (MNC). Organización terrorista anticastrista, de tendencia fascista.

    Guillermo Novo. Jefe de la zona norte del MNC

    Guillermo Novo. Jefe de la zona norte del MNC.

    Ignacio Novo. Hermano de Guillermo y miembro del MNC.

    Rolando Otero. Exiliado terrorista cubano, infiltrado en la DINA.

    Conrado (“Teruco”) Pappalardo. Paraguayo, principal asistente del ex dictador Stroessner.

    Virgilio Paz. Terrorista del MNC.

    Hans Petersen Silva. Nombre usado por Townley para entrar a los Estados Unidos, en 1976.

    Augusto Pinochet. Dictador chileno que condujo el golpe militar del 11 de septiembre de 1973.

    Carlos Prats González. Predecesor de Pinochet en la Comandancia en Jefe del Ejército de Chile; asesinado en Buenos Aires en septiembre de 1974.

    Eugene Propper. Asistente del Procurador de los Estados Unidos.

    Felipe Rivero. Fundador del Movimiento Nacionalista Cubano.

    René Riveros. Oficial de la DINA

  • Alejandro Romeral Jara. Nombre usado por Fernández en Paraguay y por Mosqueira en Washington.Alvin Ross. Terrorista del MNC.Robert Scherrer. Agente del FBI, agregado legal en Buenos Aires.

    René Schneider. Comandante en Jefe del Ejército de Chile, asesinado en 1970.

    José Dionisio Suárez. Terrorista del MNC.

    Jay Vernon Townley. Hombre de negocios, padre de Michael Townley.

    Michael Vernon Townley. Nacido en Waterllo, Iowa. agente de la DINA con habilidades especiales.

    Larry Wack. Agente especial del FBI.

    Vernon A. Walters. Director adjunto de la CIA. Informado acerca de la acción secreta chilena.

    Juan Rose Williams. Nombre usado por Townley en Paraguay y por Riveros en Washington.

    Andrés Wilson Silva. Falso nombre de Michael Townley en el interior de la DINA.


    Domingo Cadin | Vie, 19/10/2007 –

    El poema negro de Chile, Efraín Barquero, poeta chileno, editorial Siglo XXI, México.

    De su libro, extracto Bando 87 y Bando 91:

    Comunicamos que pueden retornar a su patria

    todos los despojados por el Gobierno de Allende:

    la Kennecott, la Anaconda, la ITT, la Petroquímica

    Dow,

    los compatriotas a quienes robaron provincias

    enteras,

    la familia Edwards diezmada por el mundo,

    Viaux, Enrique Marshall, Pablo Rodríguez,

    la Empresa Zing-Zang, la Colonia Chilena de

    Colombia,

  • los heroicos grupos de Patria y Libertady los patriotas que eliminaron a Schneider.Bando 91

    Para evitar la confusión de las informaciones

    se han dejado circular sólo aquellos órganos de

    prensa

    de más larga trayectoria en el país:

    El Mercurio, La Segunda, Las Últimas Noticias, etc.,

    cuyos directores exhiben una intachable hoja

    delictual

    y han soportado la vida democrática con paciencia

    y toda suerte de caprichos de los mandatarios cons-

    titucionales.

  • El único cambio que hemos introducido en estos

    diarioses designar en ellos nuestros propios correctores de pruebas
    Domingo CadinDomingo Cadin | Vie, 19/10/2007 – 15:25

    Óscar Arros Yáñez, estudiante de ingeniería en Lota, muere a consecuencia de las torturas de la DINA.

    Excelente camarada y un gran familiar pues éramos primos pero desgraciadamente llega la represión en el centro minero del carbón.

    Santiago Araya Cabrera, “el chico Araya”, había sido presidente del Centro de Alumnos del INSUCO N°2 y cae detenido por la DINA y está desaparecido desde entonces

    Domingo Cadin | Jue, 18/10/2007 –

    Operación Colombo” en el cual desaparecen “119 chilenos, entre ellos Juan Chacón Olivares, Eduardo Lara Petrovich, Joel Huaiquiñir Benavides, Alvaro Vallejos Villagrán, entre los meses de junio y septiembre de 1974, a manos de la siniestra Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), de Manuel Contreras Sepúlveda (alias El mamo)

  • Domingo Cadin | Jue, 18/10/2007 –Lonquén. Toda la verdad. Editado por la Casa de Chile en México.La Iglesia y la Junta militar de Chile. (Documentos), de Tierra Nueva-Colección Proceso, Buenos Aires, Argentina.

    Introducción al fascismo chileno, de José Rodríguez Elizondo, Editorial Ayuso, 1976, México.

    Grandes Alamedas. El combate del presidente Allende. Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1974.

    Allende. Cronología, Eduardo Valle, Fondo de Cultura Económica, 1974.

    Las fuerzas armadas y la política en Chile, Hernán Ramírez Necochea, Secretaría de Educación Pública y Casa de Chile en México, 1984.

    La luz entre las sombras, Jorge Montes, ex senador de la República, del Partido Comunista de Chile.

    Tras la huella de los desaparecidos, de mi amigo profesor de historia, León Gómez Araneda, editado por Caleuche, en Chile

  • Domingo Cadin | Jue, 18/10/2007 –Juicio y castigo a los genocidas, que no quede ninguno sin recibir su merecido castigo.Que sigan todas las funas para que la sociedad en su conjunto los conozca y las conozca porque hay varias mujeres en la represión, muerte y tortura del asesino Pinochet

    Domingo CadinDomingo Cadin | Mié, 17/10/2007 – 17:05

    Muchos ex compañeros presos políticos han muerto de cáncer y de otras enfermedades, secuelas de las torturas sicológicas, físicas, morales, etc..

    En México, Mario Mallol, Hernán Tobar Chelén, Pablo Muñiz Ledesma, Aníbal Muñoz, Alvaro Poblete y otros muchos compañeros, lamentablemente.

    Algunos tienen enfermedades detectadas por las golpizas y tormentos del pasado

    Domingo Cadin
    Domingo Cadin | Mié, 17/10/2007 –
    ¿Cuántos degollados, quemados? ¿A cuántos les aplicaron la ley de fuga para justificar los crímenes?

    Era la democracia controlada por los milicos.

    Fue la inteligencia con los rectores militares en las universidades, confiscando libros subversivos, la pira de libros. Los cabezas cuadradas dirigían la cultura de la muerte.

    Fue el resplendor en el panorama internacional. No estaban aislados para nada pues era campaña del comunismo internacional …jajajajajaja. Respetaban los derechos humanos plenamente. jajajaja. Son para la risa estos gorilas que defienden a sus asesinos. Se daban la mano con Stroessner, Bánzer, Videla, Garrastazu Médici, etc.

    Estaban aislados que hasta el filipino Ferdinando Marcos se burla y les dice que no vayan a su país a medio camino de vuelo. Los querían mucho en el mundo, pero para meterlos a la cárcel

  • Domingo CadinDomingo Cadin | Mar, 16/10/2007 – El Opus Dei, como la Iglesia católica argentina, cómplice de las muertes de 30 mil argentinos desaparecidos, etc.El cura argentino que ayudaba a los torturadores a confesar a los detenidos en la ESMA y otros sitios de tormentos. Los capellanes de la muerte con las Juntas asesinas, con la espada y la cruz a la vez mientras bendecían cinícamente.

    Qué dirá el santo padre que estaban degollando a los comunistas Parada, Nattino y Guerrero. Eran los de la DICOMCAR, del general rastero César Mendoza que ocupó el lugar de José María Sepúlveda Galindo, quien no se plegó al putsch fascista pinochetista.

    Los capellanes del ejército, me acuerdo, nos visitaban en Tres Álamos, para traernos no sé que mensaje cristiano mientras afuera seguía aumentando la represión. Era el año 1974 en que mataban, detenían, torturaban, etc. bajo el Estado de Sitio, toque de queda, con todas las prohibiciones nunca vistas en Chile

  • Domingo CadinDomingo Cadin | Mar, 16/10/2007 – 12:13Nocturno de Chile, de Roberto Bolaño, de Anagrama, Barcelona, una escalofriante novela durante la Unidad Popular y la época pinochetista de las policías represivas

2 comentarios

  1. MARTA SUCH dice:

    Domingo es mi amigo, que más les puedo decir. PA´LANTE VENCEREMOS.!

    Me gusta

  2. kandelester dice:

    *8 de marzo – Da Internacional de la Mujer Trabajadora* Por: Ester Kandel (especial para ARGENPRESS.info) http://www.argenpress.info/2014/02/8-de-marzo-dia-internacional-de-la.html

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: