Inicio » ACADEMICOS » Blogging can be a release from all the structural pressures corroding the creative impulse in academic writing.

Blogging can be a release from all the structural pressures corroding the creative impulse in academic writing.

Archivo Publicaciones


Blogging can be a release from all the structural pressures corroding the creative impulse in academic writing..

Mark Carrigan untangles the mixture of creativity and routine when academics sit down to convey complex thoughts. Waiting for the organic moment of inspiration when deadlines loom can be unreliable. By making blogging his main vehicle for intellectual exploration, he was free to explore a form of creative expression that he found intensely liberating. Is consistent writing a matter of attentiveness to moments of inspiration or is it also about cultivating the conditions necessary for this attentiveness?

Credit: Tyler Nienhouse (CC BY)

How do you find time to write? I’ve become fascinated by this question in recent months. Implicit within it is an understanding of ‘writing’ which I’m coming to see as deeply problematic. It treats the creative activity of writing as a matter of temporal budgeting. But how much time does writing take? It obviously depends on what we mean by ‘writing’. According to the typing test I just took, my typing speed is 120 words per minute, which is pretty fast in population terms but not exceptionable for someone who has been touch typing for a long time. At this rate I could type an 80,000 word thesis in around 11 hours. Except I obviously can’t and not just because of the debilitating RSI that would no doubt ensue. In the touch typing test I’m transcribing from on screen text into an on screen text box. In my writing I’m creating something new. So what does that act of creation require? At its best, it relies on inspiration:

The notion of revelation – in the sense that suddenly, with ineffable assuredness and subtlety, something becomes visible, audible, something that shakes you to the core and bowls you over – provides a simple description of the facts of the matter. You hear, you don’t search; you take, you don’t ask who is giving; like a flash of lightening a thought flares up, with necessity, with no hesitation as to its form – I never had any choice.

– Friedrich Nietzsche, Ecce Hommo, Pg 68 (Duncan Large translation)

I feel like this sometimes when blogging. In the past I’ve described it as thinking-through-writingAs I put it last summerthere’s a certain experience of immediacy and urgency in writing which has always been one of my most valued creative experiences: when an inchoate idea is at the forefront of your mind and the process of rendering and externalising it feels like one of the most natural (and important) things in the world. But this only seems to happen if I blog immediately. I grasp at the ‘feel of an idea’ and immediately begin to try and elaborate upon it, drawing out the form incipient within it (or less pretentiously: I put it into words straight away).

This is when blogging is really fun. It’s also fast. When in the habit of doing this, I often find I can write a 1000+ word post in 30-45 minutes. But it’s the role of the habit here that I don’t entirely understand. Partly I think it’s a matter of routine. There’s something about immediately grasping an idea and giving it form which will tend to engender the experience of inspiration. Hearing and taking, rather than searching and asking. So perhaps it’s getting into the routine of responding to ideas in this way as and when you encounter them.

Last summer my enthusiasm for blogging suddenly and surprisingly deepened. I say ‘surprising’ because I’ve been blogging in one guise or another for over a decade. But I’d always seen it as a useful and interesting diversion, whereas I suddenly found it began to matter to me as a form of creative expression that I found intensely liberating, as I began to acclimatise myself to pursuing a career in the academy after an experiment in full time web editing that made me realise that being anything other than a sociologist would bore me in the medium or long term. Blogging was a release from all the structural pressures corroding the creative impulse that had led me to wonder if I actually did want to be an academic. Embracing the lack of constraint attached to this blog (for me) and making it my main vehicle for intellectual exploration, which I guess it had been becoming anyway, helped me make my peace with the jumping through hoops that a modern academic career unavoidably entails. If I can write whatever the hell I want here then I come to feel better about subjugating what I want to write to instrumental considerations elsewhere.

In terms of more formal writing I’m an archetypal binge writer. Until recently, I’ve tended not to write for weeks at a time and then write flat out for one or two days. For a brief period of time I become utterly engrossed by what I’m writing. This absolute immersion in the task at hand tends to eliminate any propensity to self-censorship and I usually find I can write a great deal, often articulating new ideas and drawing out new connections, in a very short space of time. This worked hand-in-hand with a technique I picked up from a Bertrand Russell book years ago:

My own belief is that a conscious thought can be planted into the unconscious if a sufficient amount of vigour and intensity is put into it. most of the unconscious consists of what were once highly emotional conscious thoughts, which have now become buried. It is possible to do this process of burying deliberately, and in this way, the unconscious can be led to do a lot of useful work. I have found, for example, that if I have to write upon some rather difficult topic the best plan is to think about it with very great intensity – the greatest intensity of which I am capable – for a few hours or days, and at the end of that time give orders, so to speak, that the work is to proceed underground. After some months I return consciously to the topic and find that the work has been done. Before I had discovered his technique, I used to to spend the intervening months worrying because I was making no progress: I arrived at the solution none the sooner for this worry, and the intervening months were wasted, whereas now I can devote them to other pursuits.

– Bertrand Russell, The Conquest of Happiness, Pg 49-50

So until recently I’d found writing largely unproblematic. I read, I blogged, I talked and every now and again a few thousand words would pour out of my brain in a way that was often quite enjoyable. Deadlines helped but they weren’t essential to this. The problem began when the process of trying to squeeze too much into the rest of my working life (particularly a full time job, commuting from the midlands to london and setting up a training business) led to the rapid disintegration of this comfortable, albeit occasionally manic, routine of creative production. I made very little progress on my PhD for six months and struggled to get back into a writing groove, not least of all because I had to deal with my masses of data, which in a way I’m still not back into. Binge writing is unreliable: it’s a little scary how much time can elapse before you realise that you’ve not had a serious session of writing for a long time.

It’s because of this PhD delay, as well as my impending deadline, that I’ve been trying to force myself into a daily writing routine. Frankly, I hate it. It makes me self-critical about the intellectual content of my writing in a way I have never been before. Largely because I previously edited my work but didn’t assess it. I’d read it through, note points that needed developing or consider ones that should be removed. But these considerations were post hoc and practical, immediately feeding into the next stage or the next project, rather than leading me to say “this is shit” to myself. Forcing myself to sit down and write for a set amount of time every day completely takes the fun out of it. It leads me to try and write when the ideas aren’t ready to come out. The only occasional experience of inspiration I’ve had in this period has been when I’m working intensively, over and above the daily goal, to meet a deadline I’ve agreed with my supervisor.

So I can see that I’ve bounced from one writing extreme to the other. A complete draft of my PhD is days away (if that). I’ve then got a bit of work to turn a complete draft into a finished draft. After that I want to find some middle ground between my unreliably organic binge writing and this stultifying imperative to sit down and write every single day. But I’m not sure where that middle ground is. It involves inspiration. But does it involve habit? Or is what I’ve been thinking of as ‘habit’ actually a matter of attentiveness, recognising the potential emergence of inspiration and responding to in a way which gives it maximal expression? Perhaps it’s also a matter of cultivating the conditions necessary for this attentiveness? But what are they?

Edit to add: this post was an example of the experience I’m talking about. I’ve had these thoughts spilling around in my head all day. So when I sat down to articulate them, it took well under an hour. Whereas if I sit down for my ‘minimum of two hours daily work on my PhD’ it could easily take me twice as long to write half as much.

This piece originally appeared on The Sociological Imagination and is reposted with permission.

Note: This article gives the views of the author, and not the position of the Impact of Social Science blog, nor of the London School of Economics. Please review our Comments Policy if you have any concerns on posting a comment below.

About the Author

Mark Carrigan is a sociologist and academic technologist based at the University of Warwick. He edits the Sociological Imagination and co-convenes the BSA Digital Sociology and BSA Realism and Social Research groups. He is a research associate at the LSE’s Public Policy Group and was formerly managing editor of the LSE’s British Politics and Policy Blog. His research interests include sociological theory, methodology, biographical methods, longitudinal qualitative research, asexuality, sexual culture and digital sociology.

March 6th, 2014|Academic communication

Traducción Google

Un blog puede ser una liberación de todas las presiones estructurales que corroen el impulso creativo en la escritura académica ..

Marcos Carrigan desenreda la mezcla de la creatividad y la rutina cuando los académicos se sientan a transmitir pensamientos complejos. Esperando el momento de inspiración orgánica cuando los plazos telar puede ser poco fiable . Al hacer blogging su principal vehículo para la exploración intelectual , era libre para explorar una forma de expresión creativa que encontró intensamente liberador. ¿Es la escritura consistente cuestión de la atención a los momentos de inspiración o es también sobre el cultivo de las condiciones necesarias para esta atención ?

Crédito: Tyler Nienhouse (CC BY)

¿Cómo encuentra tiempo para escribir ? Me he vuelto fascinados por esta cuestión en los últimos meses . Implícito en su interior es la comprensión de la “escritura” que vengo a ver tan profundamente problemática. Se trata de la actividad creativa de la escritura como una cuestión de presupuesto temporal. Pero ¿cuánto tiempo toma la escritura ? Obviamente depende de lo que entendemos por “escribir” . De acuerdo con la prueba de mecanografía Acabo de tomar , mi velocidad de escritura es de 120 palabras por minuto , lo cual es bastante rápido en términos de población , pero no exceptionable para alguien que ha sido a usar el teclado durante mucho tiempo. A este ritmo yo podría escribir una tesis de 80.000 palabras en alrededor de 11 horas . Excepto que , obviamente, no es y no puede sólo por el RSI debilitante que sin duda producirán. En la prueba de mecanografía al tacto que estoy transcribiendo desde el texto de la pantalla en un cuadro de texto de la pantalla en . En mi forma de escribir que estoy creando algo nuevo. Entonces, ¿qué ese acto de creación requiere ? En su mejor momento , se basa en la inspiración :

La noción de la revelación – en el sentido de que, de repente , con aplomo inefable y sutileza , algo que se hace visible, audible, algo que te sacude hasta la médula y que en cuencos – ofrece una descripción sencilla de los hechos del asunto. Se oye , no busques ; le llevará , no pides que está dando , como un destello de un rayo un pensamiento se enciende, con necesidad, sin vacilación en cuanto a su forma – nunca he tenido otra opción.

– Friedrich Nietzsche , Ecce Hommo , Pg. 68 (Duncan Large traducción)

Me siento así a veces, cuando los blogs. En el pasado yo he descrito como el pensamiento a través de la escritura . Como dije el verano pasado : hay una cierta experiencia de la inmediatez y la urgencia por escrito que ha sido siempre una de mis experiencias creativas más valoradas : cuando una idea incipiente está a la vanguardia de su mente y el proceso de la representación y la externalización que se siente una de las cosas más naturales ( y más importantes ) en el mundo. Pero esto sólo parece ocurrir si I blog inmediatamente. Agarro a la «sensación de una idea ‘ y comenzar de inmediato para tratar de elaborar sobre ella , sacando la forma incipiente dentro de ella (o menos pretenciosamente : lo pongo en palabras de inmediato ) .

Esto es cuando el blog es muy divertido. También es rápido. Cuando está en el hábito de hacer esto , a menudo me encuentro con que puedo escribir un post 1000 + palabra en 30-45 minutos . Pero es el papel de la costumbre aquí que no entiendo del todo . Parcialmente creo que es una cuestión de rutina. Hay algo en capte inmediatamente una idea y darle forma que tenderá a generar la experiencia de la inspiración. Al escuchar y recibir, en lugar de buscar y preguntar. Así que tal vez se está haciendo en la rutina de dar respuesta a las ideas de esta manera como y cuando usted los encuentra .

El verano pasado, mi entusiasmo por los blogs de repente y sorprendentemente profunda . Digo ‘ sorprendente ‘ porque he estado blogueando en una forma u otra por más de una década. Pero yo siempre lo había visto como una distracción útil e interesante , mientras que de repente me encontré con que comenzó a importar a mí como una forma de expresión creativa que me pareció sumamente liberador , cuando comencé a aclimatarse a mí mismo para seguir una carrera en la academia después de un experimento en la edición web a tiempo completo que me hizo darme cuenta de que ser más que un sociólogo que nada me iba a aburrir en el mediano o largo plazo. Blogging es una liberación de todas las presiones estructurales que corroen el impulso creativo que me había llevado a preguntarse si realmente quería ser un académico . Abrazando la falta de restricción adjunta a este blog ( para mí) y lo que es mi principal vehículo para la exploración intelectual , lo que supongo que había sido cada vez de todos modos, me ayudó a hacer las paces con el salto a través de aros que una carrera académica moderna conlleva inevitablemente . Si puedo escribir lo que yo quiera aquí, entonces yo vengo a sentirse mejor acerca de subyugar lo que quiero escribir en consideraciones instrumentales en otros lugares.

En términos de escritura más formal que soy un escritor arquetípica borrachera . Hasta hace poco , he tendido a no escribir durante semanas a la vez y luego escribir toda máquina durante uno o dos días. Durante un breve período de tiempo me vuelvo completamente absorto por lo que estoy escribiendo . Esta inmersión absoluta en la tarea en cuestión tiende a eliminar cualquier tendencia a la autocensura y que suelo encontrar que puedo escribir mucho, a menudo articular nuevas ideas y extraer nuevas conexiones , en un espacio muy corto de tiempo. Este trabajó mano a mano con una técnica que aprendí de hace un libro de Bertrand Russell año :

Mi propia creencia es que un pensamiento consciente puede ser plantado en el inconsciente , si una cantidad suficiente de vigor e intensidad se pone en él . la mayor parte del inconsciente consiste en lo que antes eran los pensamientos conscientes altamente emocionales, que ahora se han convertido enterrado. Es posible hacer este proceso de enterrar deliberadamente , y de esta manera , el inconsciente puede ser inducido a hacer un montón de trabajo útil. He encontrado , por ejemplo, que si tengo que escribir sobre algún tema bastante difícil el mejor plan es para pensar en ello con gran intensidad – la mayor intensidad de la que soy capaz – por unas horas o días, y en el final de ese tiempo que dan órdenes , por así decirlo , que el trabajo es proceder subterráneo. Después de algunos meses vuelvo consciente con el tema y parece que el trabajo se ha hecho . Antes de haber descubierto su técnica , solía pasar los meses intermedios preocuparse porque estaba haciendo ningún progreso : llegué a la solución de ninguno cuanto antes de esta preocupación, y los meses intermedios fueron en vano , mientras que ahora puedo dedicarme a otra persecuciones .

– Bertrand Russell, La conquista de la felicidad , Pg. 49-50

Así que hasta hace poco había encontrado escrito en gran parte sin problemas . Leí , escribió en su blog , hablé y de vez en cuando unos pocos miles de palabras que derramaría de mi cerebro de una manera que era a menudo bastante agradable. Plazos ayudaron pero no eran esenciales para esto. El problema comenzó cuando el proceso de tratar de exprimir demasiado en el resto de mi vida laboral (sobre todo un trabajo a tiempo completo, los desplazamientos de la región central de Londres y la creación de un negocio de entrenamiento ) condujo a la rápida desintegración de este cómodo , aunque de vez en cuando maníaco , la rutina de la producción creativa. Hice muy poco progreso en mi tesis doctoral durante seis meses y luché para volver a una ranura por escrito, no en último lugar porque tenía que ocuparme de mis grandes cantidades de datos , lo que de una manera que todavía no soy nuevo en . Escritura excesivo de alcohol es poco fiable : es un poco de miedo de cuánto tiempo puede transcurrir antes de que te das cuenta de que usted no ha tenido un grave período de sesiones de la escritura por un largo tiempo .

Es debido a este retraso PhD, así como mi fecha límite inminente , que he estado tratando de obligarme a una rutina diaria de escritura. Francamente , lo odio. Me hace autocrítica sobre el contenido intelectual de mi forma de escribir de una manera que nunca he estado antes. Debido en gran parte he editado previamente mi trabajo , pero no lo evaluó . Había leído a través de, puntos de la nota que había que desarrollar o considero los que deben ser eliminados . Sin embargo, estas consideraciones eran post hoc y práctica, de inmediato la alimentación en la etapa siguiente o el próximo proyecto , en lugar de que me lleva a decir “esto es una mierda ” a mí mismo. Obligándome a sentarme a escribir por una cantidad fija de tiempo cada día toma por completo la diversión fuera de él . Esto me lleva a tratar de escribir cuando las ideas no están listos para salir. La única experiencia ocasional de la inspiración que he tenido en este periodo ha sido cuando estoy trabajando intensamente , por encima de la meta diaria , para cumplir un plazo He acordado con mi supervisor.

Así que puedo ver que he rebotado de un extremo por escrito a la otra . Un proyecto completo de mi doctorado es día de distancia ( si eso) . Entonces tengo un poco de trabajo para convertir un proyecto completo en un proyecto acabado. Después de eso quiero encontrar un término medio entre mi poco fiable escritura compulsiva orgánica y esta embrutecedora imprescindible para sentarse y escribir todos los días. Pero no estoy seguro de donde ese punto intermedio es . Se trata de la inspiración. Pero qué consiste hábito? ¿O es lo que he estado pensando en como “hábito” en realidad una cuestión de la atención, el reconocimiento de la posible aparición de la inspiración y de responder en una manera que le da la máxima expresión ? Tal vez es también una cuestión de cultivar las condiciones necesarias para esta atención ? Pero, ¿qué son?

Editar para agregar : este post es un ejemplo de la experiencia que estoy hablando . He tenido estos pensamientos se derrame en mi cabeza todo el día. Así que cuando me senté a articularlos , se tardó menos de una hora . Mientras que si me siento para mi ‘ mínimo de dos horas de trabajo diario en mi tesis doctoral que fácilmente podría llevarme el doble de tiempo para escribir la mitad.

Esta pieza apareció originalmente en La imaginación sociológica y es publicado con permiso.

Nota: En este artículo se da a las opiniones del autor, y no la posición del impacto del blog de Ciencias Sociales , ni de la London School of Economics. Por favor revise nuestra Política de comentarios si usted tiene alguna preocupación sobre la publicación de un comentario más abajo.

Sobre el autor

Marcos Carrigan es un sociólogo y técnico académico basado en la Universidad de Warwick. Edita la imaginación sociológica y co- convoca el Realismo BSA digital Sociología y BSA y grupos de investigación social . Él es un investigador asociado en el Grupo de Política Pública de la LSE y fue anteriormente jefe de redacción de la LSE británico Política y Política de Blog . Sus intereses de investigación incluyen la teoría sociológica , la metodología, métodos biográficos , la investigación cualitativa longitudinal , la asexualidad , la cultura sexual y la sociología digital.

06 de marzo 2014 | Comunicación Académica

 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: