Inicio » ciberespacio » ON LINE-OFF LINE. DENTRO Y FUERA DE LA PANTALLA Apuntes para una Etnografía del Ciberespacio

ON LINE-OFF LINE. DENTRO Y FUERA DE LA PANTALLA Apuntes para una Etnografía del Ciberespacio

Archivo Publicaciones


DENTRO Y FUERA DE LA PANTALLA
Apuntes para una Etnografía del Ciberespacio


Ante todo, el hombre no puede verse reducido a su aspecto técnico de Homo Faber, ni a su aspecto racionalístico de Homo Sapiens. Hay que ver en él, el mito, la fiesta, la danza, el canto, el éxtasis, el amor, la muerte, la desmesura, la guerra…el auténtico hombre se halla en la dialéctica Sapiens-Demens.

Edgar Morin1

Hace ya varios años, creo que en 1986, en el Primer Congreso de Antropología de Buenos aires, se me ocurrió presentar una ponencia sobre las posibilidades que brindaban los modelos informatizados para el análisis de las relaciones inter-étnicas a escala mundial. No existía Internet y yo sólo tenía una vieja Comodore 64 con la que construí una sencilla base de datos donde introducir información sobre las acciones de rechazo o aceptación de las pautas culturales asociadas al capitalismo en distintas sociedades del globo. ¡Hoy me parece algo tan ingenuo! Pretender dar cuenta de relaciones étnicas a escala mundial. Sin embargo había leído que algunos centros de estudios geopolíticos y militares se tomaban esta líneas de trabajo muy en serio. Para diseñar la estructura lógica de la base utilicé las ideas de la Antropología Política de Pierre Clastres acerca de la pugna entre la lógica centrípeta y centrífuga en la unificación del Estado Planetario en torno al Capitalismo Tecnológico2. De la sarta de tonterías que el software me informó, hay una que todavía me hace pensar. Decía:

“Aunque el Capitalismo es un sistema completo, en tanto ninguna sociedad le es ajena, las fuerzas centrífugas no han desaparecido, sino que operan en el sistema” 3

¿ Podría ser que la página WEB de los Zapatistas sea un ejemplo de fuerzas centrífugas en el seno del Sistema ?

¿Podría ser que la huelga que hicieron los internautas latinos a ambos lados del Atlántico a Telefónica para pedir tarifa plana sea otro ejemplo ?

Veamos:

En el primer caso, creo que los Mitos Milenaristas Mayas calculan que el mundo actual termina en 2012 (estamos en el quinto mundo, si no recuerdo mal). Tal vez sus acciones puedan entenderse mejor teniendo en cuenta esto; y también su sitio WEB. Van dirigidas del mundo real hacia un cambio total en el paradigma que sostiene el mundo actual.

En el segundo caso, es la primera vez que jóvenes contestatarios realizan una acción en el mundo real que viene del espacio virtual. (Yo he visto las pintadas en la calle, en las paredes de la corporación Telefónica, que aparecieron al otro día de que los salones de Chat rebeldes instaran a la acción)

Y ahora recuerdo que en la Obertura de las Mitológicas, Claude Levi-Strauss ya hablaba de un Foco Virtual, el cual regía la lógica de los Mitos de las Tierras Bajas Sudamericanas.4 Desde esa lógica -decía- incluso su libro era parte del Mito.

Y tuve que decir todo esto, simplemente para justificar una cosa.

Creo que la Antropología puede aportar algo al estudio de un espacio nuevo, donde se están generando nuevas reglas y donde por primera vez hay un contacto multi-étnico generalizado.

Ese espacio nuevo no se ubica en ninguna parte y genera sus propias reglas.

A priori considero mis propias observaciones y las acciones y el discurso de mis informantes en el ciberespacio como un hecho etnográfico.

Y también considero válido lo que pueda decir la antropología acerca de los ritos de pasaje por los que discurre un internauta antes y después de una inmersión en la realidad virtual; así como el hecho de que la red internet permite un permanente y generalizado intercambio de distintas visiones del mundo.

Pero mi objetivo específico en esta ponencia es simplemente dar cuenta de algunas situaciones sociales concretas de las que soy observador-participante, a la vez que voy repensando cuales de las herramientas conceptuales que usábamos en el trabajo etnográfico del mundo real pueden utilizarse en este nuevo escenario virtual.

EL FACTOR IRRACIONAL: LA FUNCION RANDOM.

La primera observación es que a pesar de que el soporte lógico de la red se basa en el discurso racional impuesto por el código del programa5 el comportamiento de los usuarios y por ende parte del propio comportamiento de la red excede el código y se sitúa en muchos casos fuera de la razón.

El espacio virtual que existe pero no se ubica, es también el espacio de la sin-razón. Todos sabemos que el territorio internet es difícil de limitar. Habría que desconectar todos los sistemas al unísono. Es complicadísimo apagar internet. Este es el primer factor impredecible: Estamos frente a un programa que no tiene fin previsto, que no se sabe donde termina.

Tengamos en cuenta que desde el momento en que los protocolos de conexión hacen su trabajo y la red se pone en marcha; podemos considerarla como un software global, formado por muchos segmentos de código on-line.

Este Gran Software no es más que la suma de códigos escritos por distintos programadores del mundo, sin embargo, en tanto funciona, es más que la suma de las partes.

Pero ese más, ese plus del que hablamos esta fuera del código en sí. Está en las nuevas pautas culturales que los usuarios están desarrollando.

Un ejemplo. Si una compañía importante como Servicom (el servidor más grande de habla hispana) dejara de emitir en este mismo momento, desaparecerían al instante todos los sitios WEB, salones de chat, e-mails, tiendas de compra y venta, inmobiliarias, galerías sexuales y congresos virtuales de antropología, etc. que ahora mismo, miles de usuarios hispanos están usando (incluso esta página desaparecería, salvo que el amable lector sea tan previsor y la haya impreso antes). Sin embargo, estoy seguro que de inmediato todas las personas que usan los servicios de Servicom intentarían poner en marcha sus ordenadores para volver a conectar. Y si esta compañía desapareciera probablemente otra ocuparía su lugar. Tal cual ocurre con cualquier empresa de servicios que cubra una demanda del mercado en el mundo real.

Es decir, el espacio virtual en tanto conlleva sus propias reglas y es una necesidad, es para estas personas ahora, una pauta cultural.

Por otro lado es inútil que un programa de seguridad trace niveles de censura como intenta hacerlo el navegador Internet Explorer de Microsoft (tiene tres: el usuario puede elegir entre: a.) Torso Desnudo. b.) Desnudo total y c.) Roce de Partes Íntimas.); lo cierto es que el sexo es una de los temas de más auge en la red y uno de los promotores de su desarrollo.

La fuerza sexual, recordemos, es la fuerza que genera la vida. Y es totalmente irracional.

Tal vez, uno de los aspectos que podrían resultar interesante investigar en el ciber-espacio es la forma en la que se conjuga lo irracional de las conductas humanas a través de un soporte tremendamente lógico y racional como es el código de un programa in informático.

Aunque trazar un puente entre los aspectos racionales e irracionales de la conducta humana es una obra a todas vista de una tremenda complejidad, no puedo menos que comenzar por esbozar el escenario desde el cual pretendo dar cuenta de un fenómeno al que asistimos cada día con mayor intensidad: Individuos y comunidades enteras están fijando su atención en una realidad distinta de la que consensuamos como tradicional. Una realidad donde, por ejemplo, el espacio físico deja de tener importancia, donde ciertas decisiones son tomadas con ayuda de la función random, donde la imagen corporal no es -a priori- necesaria para las relaciones sociales…

Me refiero a la creación y actualización permanente que requiere mantener en funcionamiento lo que la cibernética llama “Isomorfismo de los Modelos de Representación de la Ralidad” y comunmente es conocido como “Realidad Virtual”.6

Tengamos en cuenta que desde el momento en que cualquier software de realidad virtual se pone en funcionamiento (por ejemplo un cajero automático), excede el código que el programador a elaborado, para adquirir un significado autónomo, fruto de las intenciones de los usuarios que lo utilizan.

El software es el soporte de la intención del usuario, y a la vez, el usuario se ve encuadrado en las funciones que el software contiene.

Pongamos un ejemplo clásico:

EL CASO DEL CAJERO ELECTRÓNICO

El primer espacio virtual fue el de la representación del dinero. Lleva muchos años en el mercado, el boom actual de la realidad virtual nos la presenta como algo nuevo y sin embargo forma parte de la cultura occidental desde hace ya bastante tiempo.

El dinero que el cajero automático dice que tenemos (o no tenemos) en el banco: ¿ Dónde está ? ¿ Qué hace que exista en el mundo real ?

Las cosas que podemos comprar con él, dependen, entre otras cosas, de la pantalla, de los acuerdos entre los nodos de los bancos, del softwae, pero principalmente en los acuerdos sociales que los sustentan..

He aquí un aspecto que considero clave en un futuro estudio del ciberespacio: los acuerdos sociales entre los usuarios hacen posible que la realidad virtual y el mundo real se relacionen. Los acuerdos son la interface entre el mundo real y el ciberespacio.

Pongamos un ejemplo, usted encuentra un artículo o servicio anunciado en una pagina WEB, (digamos por usar un ejemplo real, un ramo de flores para regalar a la persona que ama) y decide comprarlo, hace su correspondiente transferencia de “dinero” de su tarjeta visa a una “cuenta” del vendedor. La compra ya esta hecha. Hasta aquí todo a ocurrido en el ciberespacio: usted es un nombre, operando en un escenario de símbolos: El vendedor de la tienda y las flores compradas son iconos en la pantalla; su pago es una secuencia numérica en una caja con un botón aceptar.

Todo transcurre en el ciberespacio, pero sin embargo es posible gracias a que existen los acuerdos reales en el mundo físico. Esta claro que usted a cambiado el dinero por su fuerza de trabajo u otro recurso similar; el dinero estará respaldado por una entidad bancaria real, y, finalmente, las flores deberían ser entregadas físicamente a la persona que usted ama.

Como vemos, son los acuerdos sociales, la intención de los usuarios, antes, y después, lo que hace posible la inter-relación entre el ciberespacio y el mundo real.

ENTRAR – ESTAR – SALIR

He notado que son muy distintos los estados de ánimo, los temas de conversación y en general la configuración de la atención de los internautas si se sitúan en los acuerdos previos a la utilización del ciberespacio, durante su permanencia en él, y al salir del mismo.

1. Acuerdos de entrada: Aunque uno puede necesitar de la red por muchas razones, hay algo en común a todas la aplicaciones (desde e-mail, WEB’s o Salones de chat) y a todos los usuarios, (sean técnicos, mercachifles de hardware o jóvenes anarcos). Todos son iniciados en las “nuevas tecnologías”, todos conocen a Bill Gates y a Microsoft, o cualquier otro de los Mitos del ciberespacio7. Todos saben que la opción Archivo-Abrir está arriba-a-la-izquierda, Todos tienen un amigo, un profesor, un consultor que les da seguridad, que explica, “sabe” y los ha iniciado. En los chat es fácil identificar a los novatos, no sólo por que lo preguntan todo, sino también por que se presentan como tales.

Pero también son acuerdos de entrada los convenios comerciales y sociales entre el triángulo Banca-Servidor-Transportistas que se están firmando en una verdadera reacción en cadena, en todo el mundo. El banco realiza la gestión de cobros y da respaldo, el servidor da el soporte técnico a nivel software y publicidad en la red, el transportista se encarga de llevar las mercancías al mundo real. Sin ellos las flores no llegarían.

Ahora, esta claro que para que este triángulo funcione se están poniendo en juego no solo protocolos de comunicación sino también contactos económicos y e interculturales. Es interesante ver que estos acuerdos previos al ingreso de la red mundial de comunicaciones carece de control centralizado. Por el contrario son intercambios entre puntos virtuales. Una compañía Brasileña se puede ver obligada a prestar un servicio a cambio de otro servicio que no sabe quien o donde se realizará.

Pensemos en el siguiente caso: un abonado GSM de Airtel8 viaja de Barcelona a Sarajevo; no tiene necesidad de cambiar su número ni su aparato de teléfono, sus clientes y amigos, todo su mundo de relaciones lo sigue de un punto a otro del planeta. Pero ¡Ojo! Para que funcione el sistema, un técnico en Sarajevo tendrá que dedicar un tiempo a configurar su teléfono. Ese tiempo no será abonado por el usuario, de hecho la compañía que lo presta no tiene modo de cobrar ese servicio, a no ser que considere como pago el hecho de que, los clientes a quienes le venderá sus teléfonos podrían un día viajar a Barcelona y usar del servicio con una compañía homóloga de esa ciudad.

Como diría Marx: ¿Y entonces quién se queda con la plusvalía?

2. Acuerdos en el Ciberespacio. Este tipo de conductas es la que más fantasía han derrochado los creadores de ciencia ficción. Y sin embargo navegar en la realidad virtual es -generalmente- bastante normal a los ojos de cualquier usuario de ordenadores. Uno esta haciendo click en la pantalla, buscando información y mirando como los iconos se transforman en ventanitas y las ventanitas en datos, imagen o sonido. Lo mismo da si estoy navegando en mi disco duro local o en una base de Turquía. En todo caso será increíble la cantidad de información a la que uno puede acceder, pero, actualmente esto no impresiona demasiado a los usuarios.

Sin embargo hay algo que sí cambia, y mucho, cuando uno esta navegando en el ciberespacio. Y es la configuración de la atención. En dos aspectos: a). La vista permanece fijamente enclavada en la pantalla y se usan solo las partes del cuerpo necesarias para comunicar (Mirada fija, manos en teclado o ratón y voz si se usa micrófono) b). En el ciberespacio el tiempo parece que transcurre a una velocidad distinta que en el muno real.

Es interesante observar la posición física de un internauta mientras está en inmersión profunda (preferiblemente en un chat). Lo más fuerte es que la vista no se despega de la pantalla. Pedirle a alguien que está chateando que lo mire a los ojos y le preste toda su atención es una pérdida de tiempo. Esa persona a cumplido todos los rituales de ingreso al ciberespacio y no esta dispuesta a salir violentamente de él. Para salir tendrá que pasar por otros rituales de despedida.

También es interesante observar la alteración del paso del tiempo en los internautas. El tiempo transcurre muy rápido, enseguida pasan las horas, conversando, conociendo gente, saltando de un link a otro buscando esa información esquiva…Esto es así, probablemente, porque la inmersión en el ciberespacio requiere fijar toda la atención exclusivamente en un canal.

A este respecto también es importante destacar que al cibernauta no le interesa cual es el tiempo afuera (de la pantalla) por ello es posible comunicar personas de latitudes tan distintas del globo.

Respecto del espacio, no podemos decir que sea distinto, por la sencilla razón de que en la inmersión no existe el espacio. Uno nunca sabe si esta visitando una WEB en su mismo pueblo o en las antípodas. Para el cibernauta el espacio es un tema irrelevante. Aunque siendo algo tan importante en el mundo real (sin espacio físico no habría mundo real) sería interesante investigar que rituales devuelven al internauta su control del espacio físico.

Una pregunta pendiente: ¿ Qué es lo primero que hace un internauta cuando desconecta de la red?

3. Acuerdos de Salida. Como dijimos más arriba al referirnos a la irracionalidad de la red, en internet no hay objetivos fijos. Así que una inmersión acaba por motivos externos al propósito que la generó. Como hay tanta información uno nunca termina de agotar la búsqueda. Uno sale siempre con la idea de que hay mucho más que uno no a consultado. La red provoca un constante estado de insatisfacción, esto es general en todo el mundo de la cibernética: uno compra un ordenador sabiendo que pronto estará obsoleto, adquiere programas que jamas dejan de actualizarse, busca información y sabe que al concluir la búsqueda ya hay más información actualizada etc. Por lo tanto ¿Cuando cesa una inmersión? Pues por un factor externo a la misma, como ser agotamiento físico, o, lo más raro, cuando un acontecimiento del mundo real se sobrepone a todos los acuerdos del mundo virtual.

Es como si todo en la red estuviera pensado para permanecer dentro, si bien los programas tienen su opción de salida, como cualquier otro, las paginas WEB no tienen fin, no tienen salida. Los salones no tienen horarios o culminación. Pareciera que en la red nunca se alcanzaran los objetivos. Y por lo tanto los rituales de salida no son tan claros como los de entrada.

En este sentido sería interesante investigar como el espacio virtual puede generar acciones en el mundo real. Así por ejemplo la huelga de cibernautas contra telefónica o los encuentros “cara a cara” entre personas que se conocieron en la red. Personalmente quiero ver que ocurre entre mi hijo y su primo de la misma edad el día que se encuentren en el mundo real. Ya que ambos se conocen sólo a través de las pantallas de los ordenadores. Saben que son parientes, pero solo se han visto en el net-meeting.

CONCLUSIONES

No hay mucho que agregar, escribo esto mientras el congreso de Antropología Virtual ya está On-line. Creo que lo más importante es poner a prueba nuestras propias ideas y herramientas conceptuales, nuestra experiencia en la observación de las conductas y aspectos cognitivos del hombre en un nuevo ambiente. Es probable que la mayoría de las cosas que observemos sean una nueva versión de situaciones clásicas. En ese caso se tratará simplemente de adaptar nuestra herramienta en la recolección de datos o en la interpretación de los mismos. Sin embargo, también puede ocurrir que se estén generando situaciones nuevas, que requieran incluso re-pensar el paradigma que nos está sustentanto. No me refiero necesariamente a temas “modernos” (como la relación hombre-máquina, y me acuedo que en los frisos mochicas los objetos cobran vida y se vuelven contra sus creadores) me refiero sobre todo a los aspectos que la propia razón discursiva no puede explicar, tales como el rito, la magia o el sexo, aspectos de nuestra observación que hasta las estructuradas variables de un algoritmo, parecen contener.

Ese es el terreno de un Antropólogo.

José Luis Picciuolo Valls 

Ibiza, 30 de Setiembre de 1998

Para contactar conmigo delta@pmi.servicom.es  

NOTAS

1 “El Paradigma Perdido”, Ensayo de Bioantropologia. Ed. Kairós, Barcelona 1974. La cita se completa asi: “…solo la elaboración de una teoría de la hipercomplejidad organizativa permitirá integrar de forma coherente los incoherentes aspectos que poseen los fenómenos humanos, solo ella podrá concebir racionalmente la irracionalidad.”

2 “Antropología Política ” Pierre Clastres” . Buenos Aires.

3 “Modelo Global Multiétnico” Informe de Abril 1986. I Congreso de Antropología, Universidad de Buenos Aires. Argentina.

4 Fue en la Obertura de las Mitológicas, en “Lo Crudo y lo Cocido” Fondo de la Cultura Económica. México.

5 Todo programa implica un algoritmo, y todo algoritmo es una racionalización del evento que pretende explicar.

6 Se supone que un modelo es isomorfico con el sistema de referencia (cualquier evento socio-cultural) cuando contiene variables consistentes con aspectos estructurales del sistema de referencia que pretende representar. En la práctica los aspectos significativos del sistema de referencia que serán representados en variables del modelo son elegidos por el analista de sistemas o diseñador del software. Sin embargo, un sistema construído por millones de personas tendría una consistencia (un nivel de realidad) más fuerte que el que solo dependiera de un programador solitario.

7 Existen Cientos de Bill’s Gates, Subcomandante Marcos, Maradonas y demás personajes en la red. En un mundo donde todos son nombres e iconos es fácil crear una personalidad virtual, y nada mejor que los arquetipos.

8 GSM designa un sistema de telefonía móvil a escala mundial. Airtel es una compañía GSM española.


1er Congreso Virtual de Antropología y Arqueología
Ciberespacio, Octubre de 1998
Organiza: Equipo NAyA – info@naya.org.ar
http://www.naya.org.ar/congreso

A %d blogueros les gusta esto: