Inicio » ciberespacio » De cómo el ciber espacio cambió mi vida.

De cómo el ciber espacio cambió mi vida.


Hoy, viernes gélido de un mes de julio que llega a su fin,me asaltan desde la pantalla de mi PC eventos en el ciberespacio que marcan una forma de comunicación que para mi generación agonizante -esta que vio la luz cuando la Segunda Guerra Mundial terminaba y veía la luz la masacre del Holocausto-es inédita y motivo de permanente asombro e incredulidad.

Facebook arde con la masacre de palestinos en la franja de Gaza

La TV estatal chilena se hace parte de este conflicto entrevistando a miembros de la colonia judía en Chile con el consiguiente reclamo de la comunidad palestina chilena

El correo electrónico me abruma con exigencias de firmar distintas peticiones a personeros del gobierno para que se tomen acciones en favor de distintas causas que van desde lo doméstico a lo internacional, desde la protección de animales maltratados a la condena de los asesinatos de niños palestinos.

Mi celular vibra y aúlla reclamando mi atención urgente

La TV arroja a mi cerebro cansado imágenes de la violencia en la araucanía, en las calles de Santiago, en los lugares remotos donde se estrellan aviones de países que no conocía hace décadas atrás,y me muestra cadáveres de niños y cuerpos destrozados por armas de cuyos nombres no quiero acordarme.

En la radio voces graves y bien moduladas me incitan a visitar páginas Web de cyber days que me ofrecen artículos mágicos que no necesito a precios que insultan mi inteligencia.

Se abren a la derecha de mi pantalla ventanas de colores instando a responder llamadas de desconocidos y amigos que habitan continentes remotos, y debo acudir a mi smartphone para buscar en el mapa países de nombres impronunciables donde residen hacen más de cuarenta años aquellos con los que un día compartimos patios, aulas,barrios y caminos.

Mis hijos, nietos, hermanos y mi madre nonagenaria me urgen en el whatsapp a cumplir las mil tareas domésticas que ignoro en qué momento de la vida real-real podré llevar a cabo, escapando de mi hábitat On line para descender a ese off line que se me hace cada vez más ajeno.

Cada día debo despertar más temprano, ponerme en movimiento de amanecida si quiero alcanzar a leer mi correo electrónico, los periódicos y revistas digitales, los journals y las convocatorias a eventos diarios a los que me será imposible asistir, alimentar a mi gato, remover la tierra de mi jardín y comprar el pan,únicos momentos en que me es posible aterrizar en la realidad-real e interactuar cara-a-cara con personas de carne y hueso.

Julio termina el día de mi cumpleaños. Este año recibiré en mis perfiles de  facebook-Skype-mail- todos enlazados entre sí -y a mi disposición en mis tantos dispositivos, afectuosos saludos y deseos de larga vida, que leeré en mi burbuja virtual añorando la torta compartida y los abrazos apretados de aquellos que un día poblaban mi casa y compartían risas,miradas,regalos y brindis festejando el estar vivos .

P.S  Recién se cortó la luz! He quedado sola,aislada, y recuerdo algo que escribí un día…

“Comienzo este libro escribiendo a la luz de una vela, sin conexión alguna desde anoche con el mundo virtual ,que es el campo donde acudo diariamente como observadora participante.

La metodología de la antropología virtual,que describiré y la razón por la que consideré su aplicación en esta investigación es hoy asequible a todos, lo que no ocurría hace siete años, cuando iniciamos este camino.

Hoy escribo a mano en un viejo cuaderno escolar. En la madrugada de anoche un corte de luz en mi barrio que se prolongó hasta esta mañana, me ha permitido darme cuenta que esta metodología es viable solo si nuestra conexión a Internet está disponible y tenemos acceso a los equipos necesarios para que las técnicas de información y comunicación nos conecten y permitan nuestro habitar en el ciberespacio.

En este siglo XXI, en este último mes del  año de 2012, en que tantos esperan atemorizados un fin del mundo profetizado, los espacios donde coexistimos las generaciones de chilenos que vivimos  la crisis del proyecto nacional-popular de la Unidad Popular, el golpe militar de 1973 y la dictadura que se extendió durante 17 años,son sin duda los del espacio virtual, ese océano donde es posible navegar y encontrar los rastros y huellas de prácticamente todos quienes en un momento u otro fueron parte de nuestras  vidas.

Múltiples formatos, herramientas, aplicaciones posibilitan la comunicación On Line y el contacto con quien nos propongamos comunicarnos o averiguar qué ha sido de esas vidas que alguna vez compartimos .

Para la investigación en ciencias sociales, la Web se ha transformado en un espacio antropológico donde encontrar al Otro, sujeto de nuestros estudios,en una presencia total y transversal al tiempo y al territorio.

Por dos décadas hemos colonizado este espacio y formamos una cibersociedad en permanente proceso de cambio , dinámica y dialéctica y de alta complejidad. Sociólogos, antropólogos,cientistas políticos,economistas y  psicólogos sociales ,trabajadores sociales y etnógrafos virtuales hacen de este espacio su terreno para aplicar las teorías,metodologías   y técnicas propias de sus disciplina a un universo de grupos e individuos que detentan características específicas y que entablan relaciones sociales de distinto carácter en la Web con un correlato con sus actividades en el mundo Off Line o realidad presencial.”

Logo dedo Dios y mecánico

1 comentario

  1. Reblogueó esto en ASI LO VIVI YO.y comentado:

    La TV arroja a mi cerebro cansado imágenes de la violencia en la araucanía, en las calles de Santiago, en los lugares remotos donde se estrellan aviones de países que no conocía hace décadas atrás,y me muestra cadáveres de niños y cuerpos destrozados por armas de cuyos nombres no quiero acordarme.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: