Inicio » ciberespacio » Los caminos de la transgresión son inescrutables

Los caminos de la transgresión son inescrutables

Archivo Publicaciones


Cuerpos parlantes

fragmento del libro Pornoterrorismo (Tafalla: Txalaparta, 2011),

por Diana J. Torres aka PORNOTERRORISTA

pornoterror

Me he pasado la vida entera preguntándome «¿pero qué  mierda es todo esto?». A los veinticinco empecé a comprender (o sospechar) el mecanismo y, ahora que ya sé de qué va, lo único que quiero es destruirlo. No sé cómo hacerlo, no he estudiado política, ni sociología, ni antropología, ni historia, ni filosofía. No he estudiado el origen de toda esta mierda, ni su sistema de organización. No he estudiado. Vengo limpia con mi rabia y mi dolor y mi entrepierna incendiaria (no tan limpia), que no tiene renglones donde escribirse salvo estas líneas ya corruptas por miles de literaturas, de microtraumas, de fiebres orgiásticas, de múltiples venenos. Si en teoría la única destrucción efectiva es la desaparición absoluta de las cosas que queremos destruir, la destrucción efectiva entonces no existe. De modo que no persigo algo…

Ver la entrada original 604 palabras más

A %d blogueros les gusta esto: