Inicio » Aportes prácticos » 955 millones de usuarios comunicandose o reafirmando su autoestima,

955 millones de usuarios comunicandose o reafirmando su autoestima,

Archivo Publicaciones


En las Redes Sociales… No hables con extraños

SEPTIEMBRE 2, 2012 

Actualmente, un 80% de los internautas las emplean con el fin de comunicarse o reafirmar su autoestima, pero muchos de ellos vulneran su seguridad en busca de la popularidad virtual.

Viridiana Ramírez


En 2011, el asesinato de Ana María Chávez Niño, de 19 años, alertó a los usuarios de Facebook en Colombia. Se conoció que la víctima mantenía amistad con sus agresores a través de su perfil y esto la motivó a invitarlos a su domicilio, donde fue asesinada.

Lo paradójico es que la familia de la joven rastreó a los responsables, mediante esta red social, ayudando a la policía a capturarlos.

En 2012, en Argentina, la madre de un menor de 15 años encontró, en la cuenta de éste, conversaciones eróticas e imágenes de las relaciones sexuales que sostenía con un hombre de 41 años.

Un hecho semejante, fue publicado por el diario El País, en 2010, cuando en Cádiz, una menor de 16 años fue agredida sexualmente por un hombre de 33 años, al cual contactó en la página Tuenti.

Los casos anteriores llevan a la siguiente pregunta: ¿Las víctimas pudieron decidir hasta qué grado cuidar su privacidad y a quién otorgar su confianza?

Todos en la red y sin privacidad

Uno de lo atractivos de las redes sociales, es la búsqueda de la popularidad, los perfiles se han convertido en espacios de competencia y auxiliares para reafirmar la autoestima.

No obstante, la universidad canadiense de Waterloo analizó que, los usuarios con una autoimagen negativa, constantemente postean mensajes desalentadores y podría darse el caso de pensamientos suicidas, por consecuencia, la organización civil The Samaritans UK, ofrece asesoría psicológica a través de Facebook.

Dicha red alberga alrededor de 955 millones de usuarios, ayudándolos a “mantener los lazos fundamentales de su vida”. Los defensores del sitio aseguran que el 90% de los seguidores están ligados a contactos “reales” o personas que conocen y que sólo 7% podrían ser desconocidos.

Mundialmente las redes sociales tienen registrados al 80% de los cibernautas. En Estados Unidos el 81% de los jóvenes entre 18 y 29 años usan Facebook para estar “ligados con la realidad”.

Ello, según los detractores del sitio es “aterrador”, pues todos han aceptado pertenecer a la mayor base de información personal que ha existido y ser sujetos de observación por parte de la Central Intelligence Agency (CIA).

En Europa, el estudiante austriaco Max Schems, solicitó a Facebook, una copia de los registros de su actividad como miembro, descargando hasta 1.200 páginas de historial en un espacio de tres años y descubrió que el tratamiento de la información debilita la seguridad del usuario.

Es difícil pensar que una actualización en el perfil o un “tweet”, pudieran interferir con las oportunidades laborales.

Sin embargo, el diario británico The Guardian, menciona que en la actualidad 39% de los empleadores norteamericanos, recurre a los perfiles de candidatos para examinarlos, también les están solicitando las contraseñas de Facebook y de e-mail, como una prueba de confianza.

En otros casos, empleados que expresaron opiniones críticas e “imprudentes” sobre sus lugares de trabajo fueron despedidos.

Enlaces malévolos”

Facebook con un aproximado de 83 millones de cuentas falsas, se erige como el portal que más desconfianza genera entre los públicos, tanto por el número de “enlaces malévolos” o fraudulentos que alberga, como por los constantes rumores sobre la venta de información de sus seguidores.

Kaspersky Lab, refiere que también Twitter, Google + y Linked In, son vulnerables a múltiples creaciones engañosas.

Indicó que 20% de los malware o software dañinos, han encontrado su paraíso en esos sitios, lo mismo ha ocurrido en la red social rusa VKontakte, arriesgando la seguridad de sus consumidores.

Los usos de malware en las redes sociales, no sólo se ha enfocado en el robo de cuentas de usuarios con fines comerciales, sino en la invasión de computadoras con fines delictivos.

La abundancia de datos personales, que va desde la marca de dispositivo móvil utilizado, número telefónico, direcciones postales; hasta el número de cuenta bancaria, incrementa el riesgo de fraude, extorsión y secuestro.

El crecimiento económico de América Latina, ha beneficiado igualmente a loscriminales cibernéticos, Dimitri Bestuzhev, indicó que Brasil, Colombia, México, Perú, Venezuela y Argentina son países donde mayor es el uso de teléfonos inteligentes, “tabletas” y computadoras portátiles, razón por la cual loscibercrímenes aumentaron.

Sea por infecciones de malware adquiridas a través de las apps o por robo de identidad, se contabiliza que al menos en China el 85% de los adultos han sido víctimas de delitos cibernéticos, mientras que en Sudáfrica el 84% los ha padecido y en México el 83%.

No hables con extraños

Por increíble que parezca, el criminal cibernético o real, frecuentemente es “ayudado” por la víctima.

Colombia, en 2011, otorgó la primera condena a un caso de extorsión sexual perpetrada a través de una red social, el victimario solicitó a una mujer más de 100 mil pesos para no publicar fotografías eróticas que ella misma le envió, por lo tanto, es común que este delito ocurra bajo el consentimiento del agredido.

Las oportunidades de extorsión sexual son mayores, cuando el usuario establece contactos, sólo por considerarlos “atractivos”, tal como lo publicó la revista Men´s Health. Otra de las vertientes puede ser el llamado sexting, donde los jóvenes participan activa o pasivamente en el intercambio de imágenes sexuales.

Son frecuentes las insinuaciones eróticas en las redes, según Inteco y Orange, 1 de 3 adolescentes en Estados Unidos, reconoció haber accedido al sexting, el 1% son menores de edad, mientras que el 55% jóvenes de 16 a 17 años. El 10% de los involucrados lo ha practicado con desconocidos.

Los incidentes de abuso sexual por esta vía, aumentaron entre 2008 y 2009, debido a que sujetos pedófilos generaron perfiles falsos para conseguir material sexual o citas.

En Brasil y México, el 90% de los jóvenes, primordialmente mujeres, han recibido solicitudes para mostrarse desnudos a través de webcam o enviar sus fotografías.

En 2009, en Reino Unido, el homicidio del llamado “Facebook killer”, Peter Chapman, puso de manifiesto la peligrosidad del anonimato que ofrecen las cuentas virtuales.

Redes de hostilidad

La popularidad buscada por el cibernauta en sus perfiles, constantemente es opacada por diversas formas de ciberbullying, ataques a la reputación, hostigamiento o difamación.

Jorge del Río, académico de la Universidad de Navarra, señaló que los estudiantes de entre 10 a 18 años, son proclives a acosos también a través de teléfonos móviles y video juegos online.

De igual manera, el perjuicio toma la forma de suplantación y robo de la identidad. En 2012, en España, la Policía reportó que la mitad de los delitos de calumnia e injuria se cometieron en las redes sociales como Tuenti, principalmente al crearse perfiles falsos con fotografías robadas.

En 2004, en Estados Unidos, Matthew Bandy, de 16 años, fue acusado de posesión de pornografía infantil y otros delitos, luego de que usurparan su identidad.

Del daño moral al sufrimiento físico

Vulnerar la propia privacidad al parecer es una decisión personal. María Cecilia Rodrígues, analista de redes sociales destacó que en ocasiones, la cantidad de actualizaciones en los perfiles puede ser “excesiva”, en Twitter hay usuarios que modifican sus estados 36 veces al día, en Google + hasta 21veces, en Facebook 16 veces y Linked In un promedio de 14, esto amplía las posibilidades de ser observado y rastreado por personajes no deseados.

Más allá del daño moral del que se pueda ser presa a través de las redes sociales, la Drugs Enforcement Administration (DEA), identificó que algunos grupos del narcotráfico, emplean especialistas en cómputo, para localizar posibles víctimas de secuestro y extorsión en Norteamérica. Por otra parte, confirmó que las modalidades de secuestro virtual y express, son posibles con información obtenida de los perfiles web.

La DEA aseguró que en México, las organizaciones criminales reclutan a jóvenes de 14 a 20 años, para convertirlos en espías, “sicarios” o traficantes de ilegales, contactándolos a través de sus cuentas de Facebook.

El Departamento, afirmó que la trata de personas, también es un fenómeno también relacionado con las redes sociales.

A %d blogueros les gusta esto: