Inicio » Posts tagged 'Antropología Virtual'

Tag Archives: Antropología Virtual

“Pichiqueches”…gente en formación. Robótica de Indios.


Malón

Sitio personal de Pedro Melinao

http://malonenlafrontera.blogspot.com/2014/08/mapucad.html

lunes, agosto 11, 2014

MapuCAD

El problema comenzó en las reducciones indígenas apenas comenzó el avance de la robótica por estas tierras, los primeros modelos aunque muy rudimentarios fueron de mucha utilidad en las distintas labores  a las que fueron destinados, el problema surge cuando la “garantía expira” y la mantención se hace muy costosa, las empresas de tecnología obligan a pagar las “actualizaciones anuales” de softwares y cada año se vuelvan mas costosas y es mas barato adquirir un robot nuevo que mantener uno viejo.

Existe la vieja costumbre de los winkas de “botar” en la periferia lo que no les es útil sea animal o cosa, al igual como se hacia en la antigüedad con mascotas (perros o gatos) pero debido a lo estricto que se hicieron las leyes de tenencia responsable de mascotas esta practica se abandono, pero fue reemplazada por la nueva de “ir a dejar robots en desuso” debido a los muchos vacíos legales de la propiedad de un robot y bajo una vieja argucia que consiste en “cesar de funciones” a las maquinas norma que les otorga “autonomía”  a los robots aunque estos carecen de todo derecho como el que tiene un ser humano, son abandonados y sus antiguos propietarios liberados de cualquier costo.

Las maquinas programadas en labores de ayuda cotidiana a los humanos, fueron rápidamente adoptados en las reducciones indígenas como “ayudantes” en labores de cultivo y trabajo de la tierra. El primer gran conflicto fue con las empresas que se dedicaban a “reciclar” robots, estas empresas formadas y dirigidas por hampones que ostentaban cargos políticos medios se dedicaban a recolectar y robar maquinas para luego ofrecerlas como “mano de obra bruja” para la mantención de obras civiles en la ciudad, compitiendo con empresas de mano de obra humana, asunto sancionado por la ley que exige un máximo de 10% de mano de obra mecanizada para garantizar en empleo a los humanos, siempre al alero de sus cargos políticos medios se las arreglaban para hacer trabajar a los robots a altas horas de la noche donde la “fiscalización” es nula.

Fueron muchos los abusos en las reducciones donde estas mafias operaban atacando a viejas ancianas mapuches despojándolas de estas “ayudas y compañías robóticas”, estos aducían que las maquinas estaban “abandonadas” y ellos se hacían cargo de su mantención, se produjeron enfrentamientos con las comunidades que rápidamente se organizaron para defender “su nueva propiedad” , debido al elevado costo de adquirir y mantener un robot, la llegada de estos a comunidades fue una ayuda muy útil “los jóvenes ya no quieren estar en el campo, ellos migran a la ciudad dejando a los viejos abandonados aquí” los robots son mano de obra y compañía perfecta.

Para sortear los costos de mantener un robot se recurrió a una vieja práctica ancestral que las instituciones oficiales reconocían, todo esto gracias a los múltiples convenios y tratados con la autoridades winkas, “la adopción y reconocimiento de calidad indígena de un sujeto” en este caso el “sujeto robótico”, esta figura del “sujeto robotico” se utiliza muy a menudo cuando se produce un accidente por culpa de un robot y para liberar de responsabilidad al propietario (por muto acuerdo de las partes se culpa al “sujeto robotico” cesándolo de funciones) es decir liberando al propietario y entregando un categoría de sujeto al robot, muchos hablan de las maravillosas leyes Chilenas y sus atajos para “eludir todo tipo de responsabilidades que van desde las tributarias, penales y hasta la tenencia responsable de robots”, cosas que solo suceden en esta parte del continente.

Como el “sujeto robotico” se encuentra con una categoría que oscila entre la “autonomía y el abandono” puede ser adoptado y reconocido como integrante de una comunidad indígena y es sujeto de todas las obligaciones y derechos que los indígenas estimen convenientes para el, al decir de los jueces; “problema de indios”.

Es decir cuando un robot se encuentra en tierras indígenas ó estando en compañía de un indígena y este lo reconoce como “integrante” el robot no puede ser requisado por las empresas recicladoras, lo que no elimino las tensiones que se suscitan de cuando en cuando.

Cosa curiosa fue que rápidamente las maquinas en “desuso o cesadas” dentro de la ciudad huían hacia los territorios indígenas, también muchos propietarios al verse imposibilitados de mantener a las maquinas y por el cariño que tenían hacia estas las entregaban a los indígenas, pues los comerciantes y empresarios que se dedican al “reciclaje” cometían muchos abusos y degeneraciones con los robots y como estos carecen de todo derecho nada pueden hacer.

Los indígenas comenzaron a llamar “pichiqueches” (gente pequeña) a los robots “son gente en formación” dijeron los ancianos, debido a los programas que traen los robots son excelentes compañías para las ancianas campesinas que gustan de hablar y ser escuchadas.

La robótica avanzo tanto en el mundo la “inteligencia artificial” se volvió una realidad comenzó la discusión, si los robots tenían algún derecho como los humanos, y si estos tenían “alma” pues el creador humano la tiene, el debate esta en su mayor apogeo. Mientras en Chile y mas precisamente en territorios indígenas se comenzaron a conformar verdaderas comunidades indígenas de robots que contaban con reconocimiento del estado y se volvían sujetos de derecho, se volvió una cosa frecuente ver a Machis acompañadas por robots que hacían las veces de ayudante, se vio a Loncos mapuche y robots haciendo de mensajeros traductores, debido a la capacidad de almacenar datos, estos acompañaban a los lideres indígenas a las distintas reuniones con las autoridades winkas y exigían el cumplimiento de la “palabra empeñada” cosa que estaba gravada fielmente en la memoria de los robots, esto complico cada vez mas las tratativas con los indígenas y los deseos de la autoridades de instalar “nuevos proyectos de desarrollo” que afectaban a las reducciones indígenas, pues no se podía desconocer los dicho o reemplazar por un nuevo trato que fuera menos conveniente para los mapuches.

Aunque mucho trataron las autoridades Chilenas de enviar la policía para “ablandar la voluntad de los indígenas” se encontraban con la resistencia de los robots que por sus leyes se les impide atacar a los humanos y enviar a la policía robótica resulto una perdida de tiempo

Publicado por Pedro Melinao en 12:21 p. m.

Acerca de la Ciborgología. Nosotros y la tecnología


Acerca ciborgología

http://thesocietypages.org/cyborgology/about/

Los individuos y los grupos sociales han sido siempre cyborgs porque siempre hemos existido en conjunto con la tecnología. Hoy en día, con la gran proliferación y difusión de las nuevas tecnologías en toda la sociedad, síntesis tecno-humano se producen en más aspectos de nuestra vida que nunca antes. Los avances en la medicina aumentan nuestros cuerpos con la tecnología (por ejemplo, píldoras, marcapasos, DIU, implantes mamarios, Viagra, lentes de contacto). La comunicación es cada vez más tecnológicamente mediado (por ejemplo, la radio, la televisión, la web). Estamos experimentando una proliferación de dispositivos personales como el teléfono inteligente, que es, esencialmente, un equipo que llevamos con nosotros dondequiera que vayamos, a menudo durmiendo con ellos en nuestras cabeceras y utilizarlos comprobar nuestros perfiles y mensajes a primera hora de la mañana. No es difícil imaginar un futuro en el que empezamos a ver como los cyborgs se encuentran en las películas; Sin embargo, nuestra definición va más allá de la mitad-humano, medio-robots propulsados ​​en el imaginario popular de la ciencia ficción y el cyberpunk, porque la tecnología es algo más que la electrónica. El diseño de una prisión o una escuela es una tecnología de la disciplina; el lenguaje es una tecnología de pensamiento y de comunicación; propias normas culturales son las tecnologías de organización social, en todos los casos, la tecnología es el producto de un momento histórico determinado, que queda integrado en la vida social de la época.

Nuestro enfoque es tan amplia como sugieren estos ejemplos, pero más a menudo se centran en las nuevas tecnologías. Hoy, la realidad es que tanto lo digital y lo material constantemente se potencian entre sí para crear un paisaje social maduro para nuevas ideas. Como Cyborgologists, consideramos tanto la promesa y los peligros de vivir en constante contacto con la tecnología.

La Ciborgología fue creado por Nathan Jurgenson y PJ Rey . Visita laEditores y Autores página para aprender más acerca de toda la tripulación ciborgología. Logotipo y encabezado por Ned Drummond . Diseño del sitio Sociedad Páginas por Jon Smajda

Actualizado 04 de marzo 2013, a las 19:36 pm

“Netnography”


“Netnography”.

 

“Netnography”

Originalmente publicado en Blog SPMI:

Relativamente recientemente se ha popularizado el término “netnography” para denominar la investigación etnográfica online. Uno de los asuntos que se han planteado es que no existen grandes diferencias entre la vida online y la vida offline por lo que pueden ser aplicadas las técnicas de la etnografía para investigar la dinámica de los grupos online, el desarrollo de comunidades virtuales, construcción de identidad online, etc. Kozinets es conocido en el área de mercadeo por reclamar esta línea de investigación (ver http://www.etnografiavirtual.com/2011/12/26/la-netnograf%C3%ADa-de-kozinets-la-revoluci%C3%B3n-en-los-estudios-de-mercado/ ).

¿Cuál es tu posición al respecto de la diferenciación online/offline y la posibilidad de aplicar métodos etnográficos al estudio de lo social en los espacios que provee el Internet?

La “antropología virtual” en la investigación de mercados


La “antropología virtual” en la investigación de mercados
Sábado, 5 de septiembre de 2009
Realidad latente, los nuevos métodos de observación y entendimiento de conductas aplicadas al fenómeno cultural de consumo a partir de las redes sociales que se establecen en la Internet: el 67% de los usuarios que se conecta a la red pasa gran parte de su tiempo en redes sociales y en blogs.
En Latinoamérica, México ocupa el tercer lugar en cuanto al uso de éstas, sólo por debajo de Venezuela y Brasil.
La era digital ha transformado la manera de comunicarnos; en la actualidad existen nuevos espacios para compartir ideas y gusto sin tener que trasladarse a otras zonas. Estas áreas de interacción virtual permiten la relación con todo tipo de individuos sin importar edad, nacionalidad, género o posición social.
Se hace más significativa la interacción a partir de experiencias, gustos y personalidad. Por otra parte, la red permite el contacto con un sinfín de productos y servicios de todo el mundo, lo cual hace que se convierta en un espacio de exposición de dimensiones infinitas para las marcas.
El hecho de que estos cibergrupos hayan crecido en forma exponencial, ha llamado la atención de los investigadores (antropólogos, psicólogos, sociólogos, semiólogos, lingüistas, comunicólogos…), amén del interés de los expertos en marketing que consideran a estos grupos de alto interés como consumidores.
La antropología virtual o digital analiza e interpreta lo que la gente escribe, dice, “sube”, comenta, proyecta, expresa y comparte en los sitios web. Esta disciplina analiza eventos por un tiempo determinado y toma en cuenta las relaciones, actividades y significaciones de una marca o producto presentes en los sitios web, todo con objeto de saber cómo el ciberespacio crea nuevos códigos de comunicación, y asimismo qué elementos sociales resaltan en la cotidianeidad y cómo se crean significados culturales que inciden en el comportamiento de compra.
Los ejemplos van desde la forma en que el lenguaje se trasforma cada día, hasta los nuevos iconos de identidad que igualan a determinada comunidad.
Las generaciones on line pueden vivir de la misma forma, pero su manera de percibir el mundo, de obtener información y de compartir con sus semejantes, se ha transformando. En una investigación que actualmente está realizando Safari Etno Consulting -Departamento de Estudios Antropológicos de De la Riva Group- sobre el fenómeno del futbol en México y el mundo, se han identificado cientos de nuevos vocablos utilizados por los adolescentes: expresiones verbales que difícilmente mencionaría un informante frente a un investigador, diferentes formas de exhibir una marca dentro del ambiente del futbol y miles de fotos asociadas con esta práctica deportiva que proyectan nuevas oportunidades y significados para aquellas marcas que quieren estar cerca del deporte más practicado en el orbe.
Puede intuirse que un cibernauta se expresa con mayor autenticidad por estar en contacto con “su yo”, una pantalla, un teclado y un espacio infinito: condición que difícilmente puede estructurar otro método de investigación.
Esto arrojará nuevas tendencias, ideologías, formas y perspectivas de entender una marca. Se abre una nueva y provechosa plaza a la investigación de mercados.
hprado@delariva.com.mx
fdm

Habitando el espacio virtual. Creando la Cibersociedad,nuevo espacio antropológico


Comunidades y redes sociales, el desplome de las pirámides
Comunidades y redes sociales, el desplome de las pirámides

Mauricio Tolosa

 

Por primera vez en 5.000 años, se revierte la tendencia a la concentración del poder. Los medios sociales, como detonadores de esta ruptura en la historia de la comunicación humana, han producido la activación y ampliación de las comunidades, que observan y opinan, se organizan y cuestionan la credibilidad de las instituciones, acelerando el desplome de los discursos y verdades oficiales.

 

Comunidades y redes sociales, el desplome de las pirámides ofrece una revisión resumida, pero profunda de la transformación de los medios de comunicación, sus agendas, sus discursos y cómo la arraigada fórmula [E-M-R] de los años cuarenta se ha hecho totalmente insuficiente para explicar y guiar la comunicación del siglo XXI. Comunicar es un desafío insoslayable para la realización de las personas y comunidades, de sus proyectos e identidades.

 

El texto enfatiza en las posibilidades de este nuevo escenario. Las redes sociales pueden impulsar un cambio desde el paradigma lineal y unidireccional hacia el paradigma de la comunicación como construcción de comunidades. Encarnar esta nueva representación podría modificar la convivencia social en todos los ámbitos y empoderar a estas en el diseño de su propio futuro.

 

El libro es una invitación a analizar el poderoso espacio de la comunicación, fortalecer las redes sociales, crear comunidad, actuar con optimismo y no solo detenerse con asombro frente al desplome de las pirámides.

¿Dónde lo puedes comprar?
Comentarios

«Mauricio Tolosa nos invita a reflexionar y a dialogar de forma vital, activa y deliberada; a mantener una conversación permanente en aras de construir la convivencia para que emerjan sociedades más democráticas y relaciones más horizontales». Mario Arana, exministro de Hacienda y vicepresidente de Polaris Energy, Nicaragua.

 

«Es una lectura que descoloca los lugares comunes del pensamiento sobre comunicación, que es reveladora y muy out of the box». Gabriela Warkentin, académica y comunicadora, México.

 

«Hacía tiempo que no leía algo tan profundamente revolucionario. Cuando culmine su lectura por primera vez, sentí que me hallaba ante un yacimiento de ideas casi inagotable acerca del poder de la comunicación». José Manuel Velasco, presidente de la Asociación de Directivos de Comunicación (Dircom) y director general de comunicación y responsabilidad corporativa de FCC, España.

 

«Un interesante libro que motiva a la construcción de comunicaciones con bases sociales, las cuales puedan sustituir el resquebrajado sistema de pirámides, desde donde tradicionalmente se impone el poder». Juan Rodes, activista cívico, bloguero, escritor, Colombia.

 

«En Comunidades y redes sociales, el desplome de las pirámides, Mauricio Tolosa distingue y construye nuevos caminos para un modelo de comunicación humanizada y transformadora». María Roquebert, exministra de Desarrollo Social y directora ejecutiva de Gestión Social, Panamá.

 

«Una perspectiva fresca, optimista y sensata; un libro de deliciosa lectura que devuelve la fascinación por la comunicación». Graciela Rodríguez-Milhomens, profesora de comunicación organizacional, Universidad Católica del Uruguay.

 

«Recordé el futuro lejano donde volveríamos a ser UNO abrazados por el Ko-Mein. Hoy se encuentran mi nostalgia de ese espacio mítico que fue y la nostalgia de un futuro que vendrá y que es, sin duda que ES, cada vez que nos permitimos ser comunidad». Malucha Pinto, escritora, actriz y directora, Chile.

Conversaciones sobre el libro

 Relacionado

http://http://www.razonypalabra.org.mx/Libro_IRS/InvestigarRedesSociales.html

Etnografiando en la Red. Dos artículos desde Cuba y la Televisión Cubana,


Vivir del cuento o el dedo en la llaga de la representación social en los medios cubanos

Tomado de Televisión Cubana, por Briant Delbert Marín

Vivir del cuento, es la realidad: de eso no tienen duda los cubanos que disfrutan del programa de TV que cada lunes transmite Cubavisión. Sin embargo Vivir del cuento descubre otra realidad quizás más compleja, esencialmente de la TVcubana y de los medios de comunicación de la Isla.

Además de habernos salvado del chiste mediocre que parece haber contagiado a gran parte de nuestros humoristas, programas televisivos y, por desgracia, hasta a actores de reconocido prestigio, como afirma Dazra Novak en  su carta Abierta a Panfilo Epifanio, Vivir del cuento pone al descubierto la necesidad de diseñar y colocar en la Radio y la TVpropuestas que permitan a los ciudadanos comunes, comprender, orientarse, verse representados y luego actuar en su contexto.

Mi viejo, ¡qué sería del cubano sin el efecto purificador de esa catarsis a la que contribuye su programa lunes tras lunes! No obstante, su trabajo es mucho más que eso, sin dudas es usted hoy -orgulloso debería sentirse- nuestro cronista más ingenioso y divertido.
Esta verdad, quizás no la única, nos hace dudar de tantos programas dedicados a la mujer, a los jóvenes, a la familia y a cuanto sector exista, e incluso de los informativos nacionales. Cierto es que con las más pintorescas escenas cotidianas donde la sátira y el “doble sentido” -históricamente látigo y bálsamo de nuestra idiosincrasia-, recuperan su valor crítico y social. Rescatando, por demás, nuestro respeto y confianza en su -entre otras- función catártica.

Por una parte la TV cubana segmenta cada vez su programación tanto en breves espacios, secciones, entre otras fórmulas y por otra complace al cúmulo de instituciones que pretenden ver sus contenidos reflejados en la pantalla, y lo que es peor, sus logotipos acompañando los créditos o agradecimientos como entidades productoras.Merecido es el reconocimiento aVivir del Cuento y sobre todo al actor Luis Silva que da vida a Pánfilo, un personaje que hasta el momento de llegar al programa de TV no tenía toda la legitimación que sin dudas ahora posee, pero que ya existía hace bastante tiempo. Solo habría que recordar el monólogo del pan, que transitó desde la tablas, primero por computadoras, dvds o memorias flash a lo largo del país.

Pero en casa del ciego el tuerto es rey. En principio cuantos programas humorísticos de calidad transmite la TV cubana. Los últimos proyectos no han sido ejemplos a tomar en cuenta.  “Más Mujeres”, “Sala O”, o el revivido “A otro con ese cuento”, confirman la necesidad de un humor inteligente en nuestras pantallas, de un humor otro,  que apele al espectáculo pero trascienda el chiste repetido, la competencia trivial o la sátira sin argumentos.

En este panorama, Pánfilo Epifanio aparece para ironizar con la deprimida libreta de abastecimiento o los salarios, criticar la venta de papas “por la izquierda”,  los precios en general, los pesos cubanos convertibles (CUC), las nuevos sectores  sociales que emergen y que “el viejo” agrupa en un lugar privilegiado de la superestructura social y donde sobresalen el gerente, el trabajador del turismo y quienes tienen familiares o conyugues en el extranjero.

Sin dudas Vivir del cuento es la realidad. El programa coloca el dedo en la llaga sobre la representación social, pública,  en los medios de comunicación y lo que es peor visibiliza la contradicción que significa exponer determinados temas solo a un espacio humorístico y no en informativos u otros programas.

El hecho de que Pánfilo pudiera ser reconocido –lo es por muchos- “nuestro cronista más ingenioso y divertido” pone en tela de juicio a periodistas, directores y a todos los que diseñan y elaboran fundamentalmente los noticieros de televisión.
PANFILO EPIFANIO LLAMADO AL NTV.

Ultima hora. Pánfilo Epifanio al noticiero de televisión como cronista nacional. La noticia no asombraría, por el contrario para el público sería esta una decisión acertada. Tendrían espacio y sistematicidad las historias cotidianas, pensarían algunos. Lamentablemente el personaje es solo parte de una construcción simbólica que la TV ha erigido en el imaginario colectivo. Un tiempo atrás el periodista Yuris Norido, a propósito de las transmisiones continuas de Telesur enfatizaba que para competir con el canal multinacional, desde lo informativo, solo habría que contar esencialmente las historias nacionales.

Los informativos de televisión carecen hoy de veracidad y de representatividad social. Y no es que publiquen mentiras. Mientras se concentran en visibilizar el cumplimiento de planes, el término de cosechas, los foros que posiblemente se repetirán al año siguiente, o en notas enviadas por instituciones, en un acto completamente de facilitación social, luego, llega cada lunes,  “el viejo cronista” para exponer un rosario de situaciones y problemáticas de primerísima atención.

Y  no es que Pánfilo o Luis Silva, o los guionistas del espacio humorístico, su equipo de realización, el guionista y su director –que bien merecen igualmente ser mencionados Dazra-   deban asumir las riendas de algún noticiero. Sería un error pensar de ese modo pues son dos géneros bien diferentes, con funciones digamos distantes. Pero es lamentable esta contradicción de la política mediática en Cuba, sobre todo de las concepciones de su diseño.

Creo que la mayor contribución de Vivir del Cuento –más allá de hacernos reír o de su función catártica, lo que defino como “sacar presión a la caldera”-  es que logra recuperar una teleaudiencia al borde del abismo, es reconquistar por igual  –porque todos viven en este país- a adolescentes, a jóvenes, a intelectuales, a obreros, a científicos y médicos, en fin a todos.

Es justo recordar-nos  que fuimos de los primeros países de la región en tener sistema de televisión, que las telenovelas de O-globo le deben mucho más que su fama y prestigio a un santiaguero nombrado Felix B. Caignet, que el teatro bufo cubano con su mulata, su negrito y su gallego marcaron pautas en la manera de abordar desde el doble sentido y la sátira procesos y problemáticas sociales, que hemos tenido paradigmáticos programas humorísticos.

Es preciso preguntar-nos que tenemos hoy en el panorama televisivo.

Muy pocos programas de producción nacional bien concebidos, que conjuguen el espectáculo que significa la TV con unos contenidos atractivos;  múltiples espacios con más de CINCO, DIEZ, QUINCE y hasta VEINTE años,  que mantienen intacta su estructura, forma, discurso y en muchos casos sus presentadores;  series extranjeras mal ubicadas, películas repetidas, musicales que trasladan fórmulas radiales a la TV, presentadores y locutores llenos de fama y vacíos de información; conciertos en horarios de alta audiencia que debieron quedarse en el escenario del teatro y que forman parte de eventos, festivales, conmemoraciones;  disimiles e incoherentes maneras de personalizar canales;  informativos que no muestran ni abordan la complejidad de la vida cotidiana, con sus matices, colores y sombras. Por supuesto que no se trata de calcar la realidad sino de reconstruir simbólicamente las experiencias de la gente y llevarlas a la pantalla, en un reflejo  de sus prácticas, de su idiosincrasia, de sus problemas.

Necesitamos una televisión donde quepa más Cuba, donde quepa más país, afirmaba el periodista Yosley Carrero en una intervención durante el 2DO Congreso de la Asociación Hermanos Saíz.
No es sino la razón del éxito del programa que protagonizan Pánfilo y Chequera.

Vivir del cuento”…es ese programa inteligente que no solo nos representa haciéndonos reír, sino que nos reivindica como pueblo. Este lunes Panfilo y Chequera volvieron a sus andadas en una suerte de “Turismo de Barrio”,  otra vez la sátira y el doble sentido llenan los vacíos críticos que sobre algunas prácticas sociales se han acumulado en los últimos años, pero eso es otra historia, otra historia.

Ir a la entrada

6 comentarios en “Vivir del cuento o el dedo en la llaga de la representación social en los medios cubanos”

  1. Será guión propio de Pánfilo o de terceros? Sin menospreciar a Pánfilo me voy por la segunda.
    Aquí no se distribuye ningún contenido sin estar ‘colegiado con los factores’.

  2. El cubano es de hecho muy divertido y le encanta la fiesta y la bachata. Este mundo globalizado le pertenece, gustenos o no, a los que trabajan 24/7, que casi ni duermen para trabajar y de fiestar ni hablar, por eso China ha subido como la espuma y en Europa mientras tantos paises se han comido un cable, los paises del norte no pueden estar mejor con los alemanes a la cabeza. Por supuesto me refiero a las grandes masas (nosotros), para los ricos nunca ha habido problemas no importa si viven en Chile, Australia, o Cuba, esos se adaptan rapido a los cambios para seguir con las dulces mieles del poder a su alcance sin ningun problema. Mi recomendacion a cualquier cubano que se mude al primer mundo es que aprendan tanto como puedan del estilo de trabajo de estos paises que aqui nadie regala nada pero con esfuerzo y dedicacion se puede uno hacer de una buena vida, pero al que no le guste trabajar mejor se queda en Cuba.

  3. Creo que esta frase resume lo que pienso de una conocida presentadora de Tv, que se ha hecho famosa por su marido, pues en realidad ella tiene un tenis en la cabeza y los dislates y disparates que suelta cada mediodia son historicos.
    “presentadores y locutores llenos de fama y vacíos de información”

  4. Para reir y llorar solo hay que poner en el aire o en las tablas,la desdichada vida diaria del cubano de a pie,con sus dramas,inventos y fantasias.Vivir del cuento es la norma de la gran mayoria que hacen como que trabajan y hacen como que les pagan.El cuento termina cuando llegas a vivir a otro pais y tienes que empezar a pagar la renta.Pero cualquier sacrificio es bueno, incluso trabajar con tal de dejar atras un paraiso surrealista donde nunca tendras nada.Pero bueno que podemos esperar si los mismos lideres historicos nos han dormido durante 55 anos con el mismo cuento que nunca termina.

MASCULINIDADES Y “TODOS QUERÍAMOS SER HÉROES”. Antrop. Devanir da Silva


Incendio Valparaíso

Masculinidades y “todos queríamos ser héroes”

Ads by Keep NowAd Options

El incendio que azotó Valparaíso fue el más nefasto de los últimos 50 años. Podríamos confluir aquí con las críticas y necesidades que se dieron desde aquellos días. Sin embargo, quiero vincular sobre la dimensión de lo masculino de este fenómeno, tomando en cuenta cómo se gestó la movilización en los medios y las redes sociales.

Es una oportunidad para pensar(nos) desde los postulados de la ciber-antropología[1], en tanto varones. Este fenómeno es una referencia colectiva a la que se puede aludir para evocar elementos que afloran “al calor del fuego”, pero que no son abordables en ese mismo momento. Donde realmente se juega algo es en el instante posterior a la contingencia, al rescate mismo, o al interés de los medios fagocitadores del sufrimiento humano.

Unos de los elementos que nos define, en tanto varones, es la idea de “ser” héroe, específicamente poder encarnar este ideal. El príncipe que rescata princesas es una de esas imágenes que sobran en los cuentos infantiles. Los bomberos son ejemplos más cercanos, pero también pertenecen a un ideario que se fomenta culturalmente y que se pone en práctica en determinados momentos: la ocasión hace el héroe, si se quiere.

Entonces queda la pregunta sobre las masculinidades y las implicancias de salud. ¿Por qué salud? Porque las acciones asociadas al que rescata implican muchas veces un riesgo a la integridad física, en favor del bienestar del resto.

El ejemplo que nos serviría como metáfora es el diputado Iván Fuentes, que aquí se muestra asistiendo a los afectados, o el periodista Iván Nuñez, que casi fue alcanzado por las llamas en un despacho. También los voluntarios lesionados durante el trabajo de reconstrucción, inmediatamente posterior a la catástrofe.

Están en juego elementos simbólicos como la masculinidad heroica y la masculinidad del riesgo, ambas directamente relacionadas en cómo concebimos lo masculino. Ciertamente “todos queríamos ser héroes”[2] porque la posibilidad de ser tildado de cobarde no es opción, al menos desde la valoración social que circula en los medios, y por tanto, en los sujetos.

El altruismo manifestado en los varones se materializa en el heroísmo, o en su defecto, en la petición de liderazgo. Surge en contexto de crisis o desastre una demanda social del héroe, del líder. Un elemento no menor es que pocos días después, ya con el incendio controlado,aquí y en este otro reportaje, se solicitaba que no se hiciera presente más voluntarios.

No se trata de valorar menos esa labor o acción, sino preguntarse sobre, por ejemplo, las consecuencias sobre la vida emocional de esa demanda social en los varones (rescatadores y rescatados). La reacción condicionada inmediata, sin considerar el factor quizás más importante, es la contención emocional y el acompañamiento a largo plazo. Responder inmediatamente y olvidar el cuidado emocional del otro es un rasgo masculino de nuestra forma de actuar, culturalmente hablando.

Además, un detalle no menor es que la sexualidad (vida) sufre cambios a posterior de un desastre (muerte). Aumenta la actividad sexual a medida que la segunda representa simbólicamente la muerte, frente a la cual se confronta con la vida. En ese sentido, los varones tenemos responsabilidad en cómo se desarrolla ese proceso con nuestras parejas y con las demás mujeres.

No estamos hablando del héroe tipo “Capitán América”, pero sí el rasgo tiene ciertamente que ver con “encarnar” la norma en el “común y corriente”[3]. Podríamos criticar el modelo, pero podemos ver que se replica en versión de homo chilensis dado un contexto socio-histórico que lo sustenta.

La calidad de héroe puede ciertamente ser entendido como una propiedad y una actitud que tenemos todos, independiente del sexo[4], pero que tiene un sabor y tinte distinto cuando un varón lo hace o pone en juego esa norma: de ahí la especificidad de comprender lo masculino tradicional para hacer una re-lectura del mismo.

Hay un contexto y sujetos que solicitan la presencia de héroes y nosotros respondemos a ese llamado. Ahora la pregunta final: ¿Al responder el llamado no dejamos necesariamente algo atrás? No siempre va a dejar atrás a la mujer comprensiva cuando se va a una “misión”. Muchas veces no es comprensiva, ni mujer tampoco.

La realidad es mucho más compleja para reducirla a iconografía idealizada puesta en escena imaginaria. ¿Cuándo acudimos a la solicitud de ser héroes no estamos en realidad escapando de algo?

_________________________

[1] En tanto aquella que propone la lectura de la vida social online y offline como un modo de entender la realidad de los sujetos culturales que inscriben cada vez más sus vidas en un medio, controlados por otros, que manifiesta paradigmas y subjetividades desde las cuales los discursos y prácticas se sustentan. Comunidades (en el sentido de b. Anderson) virtuales, y sus constantes movilizaciones y tránsitos, es justamente aquellos flujos a identificar y comprender en tanto lugar de sentido de la vida.

[2] Parodia a la frase que se usa en relación a ellas en distintos contextos.

[3] De ahí surge los discursos nacionalistas o localistas como “el choro” del Puerto que no se deja abatir, que se resiste y persiste a pesar de todo.

[4] Porque también se podría mencionar la solidaridad como una categoría que omite la noción genérica del héroe y universaliza el altruismo. Argumento que la figura del héroe calza y en caja muy bien con la figura del altruismo “neutral”.

 



Fuente: El Dínamo http://www.eldinamo.cl/blog/masculinidades-y-todos-queriamos-ser-heroes/ 

A %d blogueros les gusta esto: