Inicio » Posts tagged 'conocimiento científico'

Tag Archives: conocimiento científico

“Netnography”


“Netnography”.

 

“Netnography”

Originalmente publicado en Blog SPMI:

Relativamente recientemente se ha popularizado el término “netnography” para denominar la investigación etnográfica online. Uno de los asuntos que se han planteado es que no existen grandes diferencias entre la vida online y la vida offline por lo que pueden ser aplicadas las técnicas de la etnografía para investigar la dinámica de los grupos online, el desarrollo de comunidades virtuales, construcción de identidad online, etc. Kozinets es conocido en el área de mercadeo por reclamar esta línea de investigación (ver http://www.etnografiavirtual.com/2011/12/26/la-netnograf%C3%ADa-de-kozinets-la-revoluci%C3%B3n-en-los-estudios-de-mercado/ ).

¿Cuál es tu posición al respecto de la diferenciación online/offline y la posibilidad de aplicar métodos etnográficos al estudio de lo social en los espacios que provee el Internet?

NÚCLEO DE SOCIOLOGÍA DEL ARTE Y DE LAS PRÁCTICAS CULTURALES DEPARTAMENTO DE SOCIOLOGÍA, FACULTAD DE CIENCIAS SOCIALES DE LA UNIVERSIDAD DE CHILE


NÚCLEO DE SOCIOLOGÍA DEL ARTE Y DE LAS PRÁCTICAS CULTURALES DEPARTAMENTO DE SOCIOLOGÍA, FACULTAD DE CIENCIAS SOCIALES DE LA UNIVERSIDAD DE CHILE

 

QUIÉNES SOMOS

 Objetivo:

 Creación de una comunidad de investigadores que permita producir y mutualizar conocimientos en torno a las artes y a las prácticas culturales en nuestro país

.Descripción

:El Núcleo de Artes y Prácticas Culturales del Departamento de Sociología de la Universidad de Chile, se constituye como un espacio de intercambio para investigadores e investigadoras, que busca abrir nuevas vías a la producción y a la difusión del conocimiento en torno a las relaciones entre arte y sociedad.

La iniciativa parte de la convicción de que las obras de arte, sus procesos de producción e interpretación, pueden devenir en objeto de una aproximación interdisciplinaria que convoque diversos horizontes teóricos y metodológicos (historia del arte, estética, literatura, estudios teatrales, musicología, etc.) cuyo análisis puede constituir nuevos conocimientos sobre la vida social.Las ciencias humanas, y de manera particular la sociología del arte y de la cultura, pueden contribuir a la articulación de estos campos de estudios, rompiendo con la relativa fragmentación de los grupos de investigación a través de la creación de una red interdisciplinaria.

Esta articulación puede adquirir su relevancia en distintas dimensiones:- teórica: a través del cruce entre perspectivas de investigación y autores(as) de distintos horizontes epistemológicos y disciplinarios que han dedicado una parte de su producción a problematizar cuestiones relativas a las artes y la sociedad

.- institucional: a través de la creación de grupos de estudios interdisciplinarios en torno a las artes y la cultura que incorporen disciplinas de ciencias sociales, humanidades y creación artística en distintas facultades de la Universidad de Chile (Cs. Sociales, Filosofía y Humanidades, Artes….Arquitectura)

docencia: promoviendo la articulación entre artes y ciencias sociales a través de la incorporación de nuevas perspectivas en sociología de la cultura actualmente ausentes en el contexto chileno (por ejemplo: sociología del público, del cine, del teatro, de la música). Recíprocamente, esta línea de trabajo llevará a proponer a otras carreras de la facultad de pre-grado y post-grado de la Universidad (Facultad de Artes, Musicología, Teatro, etc.) asignaturas que impliquen analizar las relaciones entre arte y sociedad, incorporando en análisis sociológico a estas realidades, que vendrá a complementar las perspectivas de investigación específicas de cada disciplina.-

investigación: contribuir al desarrollo de proyectos de investigación sobre las relaciones entre arte y sociedad desde una perspectiva interdisciplinaria que incorporen a investigadores nacionales y extranjeros. Entre estos se cuenta el vínculo con el Grupo de Investigaciones Internacional CNRS OPuS (Obras-Públicos-Sociedades) y el proyecto de creación de una Red Latinoamericana de estudios sobre artes y prácticas culturales.-

extensión: la existencia de un grupo permanente de investigación dedicado a investigar las artes y las prácticas culturales permitirá la organización de actividades de extensión (Seminarios, Jornadas de estudio, Coloquios) en colaboración con universidades chilenas y extranjeras y con otros actores del mundo artístico e institucional (p.ej. el Consejo Nacional de la cultura y las artes, el Consejo de la música, el Consejo del libro, Centro Cultural Palacio La Moneda, Centro Cultural Matucana 100, Fundación Violeta Parra, etc.)

Modo de funcionamiento:El grupo funciona a través de reuniones mensuales realizadas en el Departamento de Sociología de la Universidad de Chile en las que se presentan resultados de investigaciones de sus miembros o de invitados que traten temáticas relacionadas con el arte y la cultura. Las presentaciones también pueden ser de carácter teórico, optando para ello por el tratamiento de temáticas y conceptos presentes de manera transversal en los intereses del grupo. En él participan académicos y estudiantes de post-grado y pre-grado.A fin de ir desarrollando líneas de investigación específicas, se han creado líneas temáticas de trabajo entre las cuales destacan: culturas populares, literatura, estudios culturales, teatro y teatralidades, perspectivas teóricas de la sociología del arte, música y sociedad, artes visuales, entre otras que puedan ir surgiendo durante el funcionamiento del Núcleo.

vía Quiénes somos.

LAS TIC´S


 

Las TIC son aquellas tecnologías que permiten transmitir, procesar y difundir información de manera instantánea. Son consideradas la base para reducir la Brecha Digital sobre la que se tiene que construir una Sociedad de la Información y una Economía del Conocimiento.

LAS TIC´S

TECNOLOGÍAS DE LA INFORMACIÓN Y LA COMUNICACIÓN

 

vía LAS TIC´S.

Programas de análisis cualitativo para la investigación en espacios virtuales de formación.


Volver a la lista de artículos de este número de la revista Teoría de la Educación

Programas de análisis cualitativo para la investigación en espacios virtuales de formación.

Francisco Ignacio Revuelta Domínguez
mailto:fird@usal.es

Mª Cruz Sánchez Gómez
mcsago@usal.es

Universidad de Salamanca

Proveedores de contenidos del proyecto ODISEAME

ODISEAME Project

1. Introducción

Las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (NTIC) han creado nuevos ambientes de aprendizajes y socialización en constante transformación. Estas nuevas realidades no pueden alcanzarse o abarcarse con las conceptualizaciones existentes y requieren la construcción de nuevas redes categoriales o conceptuales que sirvan, al menos, como punto de partida, hacia una comprensión de esas nuevas realidades, su análisis crítico y la posibilidad de aportar criterios pedagógicos alternativos.

Existen en la actualidad estudios a niveles considerables que usan ya el paradigma cualitativo como una de las formas más acertadas de obtener mejores conclusiones.

Este es el motivo por el que utilizamos el paradigma de la investigación cualitativa, que permite acercarse a los fenómenos estudiados mediante técnicas y protocolos de observación, participación y registro cuidadoso de los datos primarios. Por esta vía, podemos incorporar la observación etnográfica al estudio del entorno informacional.

Además, los espacios virtuales son dominios sociales de interacción que, analizados desde la metodología cualitativa, pueden proporcionar una descripción hermenéutica de su situación. Si introducimos en ellos rigor analítico, se pueden obtener garantías de observación y criterios pedagógicos para intervenciones dentro de sus posibilidades reales de oferta cultural y formativa. De hecho, cada vez más, se instituyen en zona de información y socialización en la denominada Sociedad del Conocimiento.

Cuando nos decidimos a emplear la metodología cualitativa de la investigación, nos estábamos preguntando, al mismo tiempo, por los elementos que caracterizan el denominado tercer entorno y que afectan a la dinámica cultural, la socialización, el compromiso ciudadano y la afiliación ideológica, todos ellos campos de significado característicos dentro de los objetivos de la Investigación Cualitativa

Para llevar a cabo el tratamiento eficaz de los datos obtenidos en los entornos virtuales hacemos uso de los CAQDAS, que son herramientas informáticas que nos ayudan a sintetizar, ordenar y organizar la información recogida para presentar los resultados de la investigación.

El tratamiento informático de los datos ayuda al investigador a hacerse una visión de conjunto del objeto de estudio, es más, la ingente cantidad de datos que se obtienen en los entornos virtuales no deben desaprovechar el ser tratados con estas herramientas, ya que el soporte de los mismos da pie al uso de este tratamiento.

Estos instrumentos de origen multimedia, debido al diseño de los mismos, han permitido que los creadores de los CAQDAS actualicen sus prestaciones, incluyendo el análisis de datos textuales, gráficos, sonoros y de video, siendo ésta la naturaleza multimedia de la información recogida, lo que nos puede ofrecer resultados aún más interesantes.

2. Metodología cualitativa

Se entiende la metodología cualitativa “como una estrategia de investigación fundamentada en una depurada y rigurosa descripción contextual del evento, conducta o situación que garantice la máxima objetividad en la captación de la realidad, siempre compleja, y preserve la espontánea continuidad temporal que le es inherente, con el fin de que la correspondiente recogida sistemática de datos, categóricos por naturaleza, y con independencia de su orientación preferentemente ideográfica y procesual, posibilite un análisis que dé lugar a la obtención de conocimiento válido con suficiente potencia explicativa.” (Anguera, 1986:24).

Como señala Tesch, citado por Colás (1997:227) la investigación cualitativa supone la adopción de unas determinadas concepciones filosóficas y científicas, unas formas singulares de trabajar científicamente y fórmulas específicas de recogida de información y análisis de datos, lo que origina un nuevo lenguaje metodológico. Entendemos además la investigación cualitativa, como una metodología que intenta acercarse al conocimiento de la realidad social a través de la observación participante de los hechos o del estudio de los discursos. Su objetivo no es centrarse únicamente en el acto de conocer sino que el centro de interés se desplaza con esta metodología a las formas de intervenir (Peiró: 1996). Así, se obtiene un conocimiento directo de la realidad social, no mediado por definiciones conceptuales u operativas, ni filtrado por instrumentos de medida con alto grado de estructuración. Los métodos cualitativos intentan dar cuenta de la realidad social, comprender cual es su naturaleza más que explicarla o predecirla.

En la revisión de las distintas tareas de análisis y considerando que los datos aparecen en forma textual, como ocurre en la mayor parte de las ocasiones o cuando se traslada la información a texto escrito, Miles y Huberman (1994: 12) presentan el esquema de análisis como un proceso recursivo en las fases que a continuación vamos a resumir.

a) Reducción de datos

El primer paso consiste en la simplificación o selección de información para hacerla más abarcable y manejable. Las tareas de reducción de datos constituyen procedimientos racionales que habitualmente consisten en la categorización y codificación; identificando y diferenciando unidades de significado. También, la reducción de datos supone seleccionar parte del material recogido, en función de criterios teóricos y prácticos, así como cuando el investigador resume o esquematiza notas de campo.

Sin embargo, nos centraremos en el proceso de categorización que implica varias fases: a) separación de unidades; b) identificación y clasificación de unidades; y c) síntesis y agrupamiento.

El análisis de datos cualitativos comporta la segmentación en elementos singulares. Los criterios para dividir la información en unidades pueden ser muy diversos: espaciales, temporales, temáticos, gramaticales, conversacionales o sociales. El más extendido consiste en separar segmentos que hablan del mismo tema o temático, con la dificultad de encontrar fragmentos de diversa extensión, a los que se aplica la distinción entre unidades de registro (fragmentos que aluden a un mismo tema o tópico) y unidades de enumeración (unidad sobre la que se realiza la cuantificación en líneas o minutos). Por ejemplo, si utilizamos el criterio gramatical para realizar la separación de unidades podremos elegir entre las siguientes unidades textuales:

Cuadro 1. Elección de las unidades de texto

La identificación y clasificación de elementos es la actividad que se realiza cuando categorizamos y codificamos un conjunto de datos. La categorización, herramienta más importante del análisis cualitativo, consiste en clasificar conceptualmente las unidades que son cubiertas por un mismo tópico con significado.

La codificación no es más que la operación concreta, el proceso físico o manipulativo, por la que se asigna a cada unidad un indicativo o código, propio de la categoría en la que consideramos incluida. Estas marcas pueden ser números o, más usualmente, palabras o abreviaturas con las que se van etiquetando las categorías. El establecimiento de categorías puede resultar de un procedimiento inductivo, es decir, a medida que se examinan los datos, o deductivo, habiendo establecido a priori el sistema de categorías sobre el que se va a codificar. Aunque, normalmente, se sigue un criterio mixto entre ambos.

Cuadro 2. Proceso de Codificación

Cuadro 3. Ejemplo de codificación

Con frecuencia se ha defendido la idea por la que los sistemas de categorías deben cumplir una serie de requisitos: exhaustividad, exclusión mutua y único principio clasificatorio, debido al hecho de poder ser susceptibles estos datos de medición y tratamiento cuantitativo (Kerlinger, 1985).

En el análisis cualitativo pudiera:

– no darse la exhaustividad, es decir podríamos encontrar unidades no encajables en ninguna de las categorías, porque esa parte de información no es relevante en el estudio.

– que una unidad participe en más de una categoría o membrecía, es decir, en qué grado una unidad forma parte o es miembro de una categoría

– la noción de prototipo, que representa el tipo ideal con un cien por cien de pertenencia a una sola categoría.

Cuadro 4. Características de las categorías

La identificación y clasificación de elementos está unida a la síntesis o agrupamiento. La categorización supone en sí misma una tarea de síntesis. Estas actividades de síntesis están también presentes cuando se agrupan las categorías que tienen algo en común en metacategorías, o cuando se definen metacódigos que agrupan a un conjunto de códigos (Fox, 1981).

b) Disposición y transformación de datos

Como indican Rodríguez Conde (1998) y Rodríguez, Gil y García (1996), una disposición supone conseguir un conjunto ordenado de información, normalmente presentada en forma espacial, abarcable y operativa que permita resolver las cuestiones de la investigación. Cuando además la disposición conlleva un cambio en el lenguaje utilizado para expresarlos, se habla de transformación de datos. Uno de estos procedimientos son los gráficos o diagramas, que permiten presentar los datos y observar relaciones y estructuras profundas en ellos. Miles y Huberman (1994) contemplan el diseño de matrices donde se pueden plasmar distintos tipos de información (textos, citas, abreviaciones o figuras simbólicas) y distintos formatos.
Para esta tarea se debería utilizar cualquier programa informático de ayuda al análisis cualitativo, que no puede reemplazar la capacidad deductiva del investigador, pero si ayudar en fases instrumentales del análisis para realizar operaciones como: el marcado y codificación del texto, la relación de categorías y sujetos, la elaboración de tipologías y perfiles, o el recuento, búsqueda y recuperación de unidades codificadas.

3. Programas informáticos para la ayuda al análisis de contenido

Ver artículo completo en  http://campus.usal.es/~teoriaeducacion/rev_numero_04/n4_art_revuelta_sanchez.htm

VA Blogging and Engaging New Media. Antropología en el Sector Público


VA Blogging and Engaging New Media.


The rapid growth of new media – the Internet, social media tools, smart phones, apps, etc. – and the steady flow of emergent technologies continue to have an impact on how we access information, understand the world, and relate to each other. It is an exciting time for people who are into reading Wired and are heavily engaged with cyberspace and the blogosphere provided through smart phones and iPads. It is also a challenging (if not baffling) time for those who are trying to sort out Facebook from Feedly and figure out if either is a blog. In this installment ofAnthropology in the Public Sector I want to introduce a project I have been working on that evaluates the first official VA blog and the VA’s broader effort to engage new media.

With the support of the VA’s Office of Rural Health (ORH) in Washington D.C. and the Veterans Rural Health Resource Center-Central Region (VRHRC-CR) in Iowa City, my team and I systematically tracked the inaugural year of the first official VA blog: VAntage Point. A VA blog is not just a step in the new media direction, it is also a major deviation from all conventional channels of communication in a complex national system. The VA is a massive bureaucratic machine and it is not known for offering direct access to the people with answers or for providing fast response to questions. On the VAntage Point About page it starts with: “Engaging. Not a word which many Veterans typically use to describe their relationship with the Department of Veterans Affairs. A more common word associated with VA and its interaction with Vets? Adversarial.” New media may be one avenue to changing this perception.

VAntage Point established an access point to direct communication with blog contributors. In addition to the blog team, in the first year there were 145 guest posts from 101 people, many of whom are high-ranking individuals or key personnel who are otherwise hard to access. For example, Tammy Duckworth, VA’s Assistant Secretary for Public and Intergovernmental Affairs (at the time of posts) and now US Congresswoman from Illinois, responded directly to comments to her February 1, 2011 post about outreach to Tribal Governments.

The push for the VA’s engagement with new and decidedly social media can largely be attributed to Brandon Friedman, VA’s director of online communications until this year. In addition to launching blogs, a VA press release in December 2011 outlines the establishment of Facebook and Twitter accounts for all 152 of its medical centers nationally. Whereas the U.S. Department of Veterans Affairs Facebook page has over 275,000 likes, the use on a facility-level or at the VISN (Veterans Integrated Service Network)-level has considerable variation. As part of our analysis of VA new media data, we created Wordles (above) and explored interactive modes for presenting findings. These are examples of visual representations using tools from infogr.am for the number of Facebook sites by VISN, alongside the average number of Likes for those same territories. If you move your cursor across the colors, additional information is provided.

The impact and utility of new media in the VA context is still being explored and debated. VA is making efforts to change its pattern of fraught communication and the associated expectation by Veterans through the use of new media. I use the term new media because it seems to be the most all-inclusive option, an umbrella term for specific tools, including social media. Social media is a subset of new media because social media rely on the tools and technology that are new media, but not all new media is social media. Social media involves internet-based tools and is by most definitions inherently interactive. This relationship, and the participation involved, is different than that of a performer and an audience. With social media it is not enough to just watch, read, or follow – that is the mode of old media (newspapers, television, books, etc.) – there is an element of active engagement required. Some it feels like splitting hairs, so here is an example of the distinction: whereas VAntage Point had over 5,600 comments in the first year, the second VA blog launched garnered 2 comments in the same timeframe. Both are blogs, but the one without commenters and exchange is – arguably – not social media. The language around new media is complicated, if for no other reason than it is so abundant.

In the VA, people are still getting up to speed, or trying to keep up, with new media in both research and operations. It is not unlike in anthropology where the use of new media is impacting our practice as researchers and the circulation of our ideas. As much as I want to argue that we take the leap with both feet into this new terrain of possibility, I also run into barriers that undermine my own argument.  A colleague on my blog project made the figures linked to above in the course of developing a paper presentation, only to realize that they do not translate to a 2-D medium (a poster), or a manuscript in hardcopy. In trying to include the same interactive graphics in an online column (this one), I encountered problems when it came to interfacing infogr.am with WordPress , a blog-facilitator and the mode of submission for AN. Sure the emergent options for visually representing data and engaging social media are out there for all to use, but the grip of How-It-Is-Done and it’s sidekick, What-Is-Accepted, is a strong one. We are creatures of habit and often feel confined to accepted modes of communicating about our work. Then, there is the practical problem of getting the tools to work with each other.

While it can be discouraging I will still argue that new media provides exciting developments and holds amazing potential for public discourse, for VA communication, even for the practice of anthropology.

The views expressed in this article are those of the authors and do not necessarily reflect the position or policy of the Department of Veterans Affairs or the United States government.

Sarah Ono, Heather Schacht Reisinger, and Samantha L. Solimeo are contributing editors of Anthropology in the Public Sector.

TRADUCCIÓN DE GOOGLE.


El rápido crecimiento de los nuevos medios de comunicación– Internet, herramientas de medios sociales, los teléfonos inteligentes, aplicaciones, etc – y el flujo constante de las tecnologías emergentes siguen teniendo un impacto en la forma en que accedemos a la información, comprender el mundo, y nos relacionamos con los demás. Es un momento emocionante para la gente que está en la lectura con conexión de cable y están muy comprometidos con el ciberespacio y la blogosfera proporcionada a través de los teléfonos inteligentes y iPads. También es un momento difícil (por no decir incomprensible) para aquellos que están tratando de resolver esto de Feedly y averiguar si alguno es un blog. En esta entrega deAntropología en el Sector Público quiero presentar un proyecto que he estado trabajando en que se evalúa el primer blog oficial de VA y el esfuerzo más amplio de la VA de contar con nuevos medios de comunicación.

Con el apoyo de la Oficina del VA de Salud Rural (ORH), en Washington DC y de los Veteranos de Recursos de Salud Rural de la Región Centro-Central (VRHRC-CR) en Iowa City, mi equipo y yo seguí sistemáticamente el año inaugural del primer blog VA oficial : el punto de mira . Un blog VA no es sólo un paso en la nueva dirección de los medios de comunicación, sino que también es una desviación importante de todos los canales de comunicación convencionales en un sistema nacional complejo. El VA es una máquina burocrática enorme y no es conocido por ofrecer acceso directo a las personas con las respuestas o para proporcionar una respuesta rápida a las preguntas. En el punto de mira sobre la página que comienza con: “Participar. No es una palabra que muchos veteranos suelen utilizar para describir su relación con el Departamento de Asuntos de Veteranos. Una palabra más común asociada con VA y su interacción con los veterinarios? Acusatorio. “Los nuevos medios pueden ser una vía para cambiar esta percepción.

Vantage Point estableció un punto de acceso a la comunicación directa con los contribuyentes del blog. Además del equipo de blog, en el primer año había 145 posts invitados de 101 personas, muchos de los cuales son personas de alto rango o de personal clave, que de otro modo serían difíciles de acceder. Por ejemplo, Tammy Duckworth, Secretario de VA de Asuntos Públicos e Intergubernamentales (en el momento de mensajes) y ahora congresista de Illinois, EE.UU., respondió directamente a los comentarios a su 01 de febrero 2011 despuéssobre el alcance de los gobiernos tribales.

El impulso para el compromiso del VA con medios nuevos y decididamente sociales en gran parte puede atribuirse a Brandon Friedman, director de comunicaciones en línea hasta este año de VA. Además de los blogs de lanzamiento, un comunicado de prensa VA en diciembre de 2011 describe la creación de Facebook y Twitter de todos los 152 de sus centros médicos a nivel nacional. Mientras que el Departamento de Asuntos de Veteranos de la página Facebook de EE.UU. tiene más de 275 mil likes, el uso de un nivel de servicio o en el (los Veteranos Integrated Network Service) a nivel VISN tiene una variación considerable. Como parte de nuestro análisis de los nuevos datos de medios VA, creamos Wordles (arriba) y los modos interactivos explorados para la presentación de los resultados. Estos son ejemplos de representaciones visuales que utilizan herramientas de infogr.am parael número de páginas de Facebook VISN , junto con la media de Favoritos para esos mismos territorios . Si mueve el cursor a través de los colores, se proporciona información adicional.

Todavía se está estudiando el impacto y la utilidad de los nuevos medios en el contexto VA y debatidas. VA está haciendo esfuerzos para cambiar su patrón de comunicación lleno y la expectativa asociada por veteranos a través del uso de los nuevos medios. Yo uso el término nuevos medios de comunicación, ya que parece ser la opción de todo incluido más, un término genérico para herramientas específicas, incluyendo los medios sociales. Los medios sociales son un subconjunto de los nuevos medios ya las redes sociales se basan en las herramientas y la tecnología que son nuevos medios de comunicación, pero no todos los nuevos medios de comunicación son los medios sociales. Los medios sociales implica herramientas basadas en Internet y es por la mayoría de las definiciones intrínsecamente interactivos. Esta relación, así como la participación en cuestión, es diferente a la de un artista y el público. Con los medios sociales no es suficiente con sólo ver, leer, o seguir – que es el modo de los medios tradicionales (prensa, televisión, libros, etc) – hay un elemento de compromiso activo necesario. Algunos se siente como tres pies al gato, así que aquí es un ejemplo de la diferencia: mientras que el punto de mira tenía más de 5600 comentarios en el primer año, el segundo blog VA lanzado ganado 2 comentarios en el mismo periodo de tiempo. Ambos son los blogs, pero el que no tiene comentaristas y de cambio es – sin duda – no socialeslos medios de comunicación. El lenguaje en torno a los nuevos medios es complicado, si no por otra razón que es tan abundante.

En el VA, la gente sigue ponerse al día, o tratando de mantenerse al día con los nuevos medios, tanto en las operaciones de investigación y desarrollo. No es muy diferente de la antropología en el uso de los nuevos medios está afectando nuestra práctica como investigadores y la circulación de las ideas. Por mucho que me gustaría argumentar que damos el salto con los dos pies en este nuevo terreno de lo posible, también me encuentro con obstáculos que socavan mi propio argumento.Un colega en mi blog del proyecto hizo las figuras vinculadas anteriormente en el curso del desarrollo de una presentación del trabajo, sólo para darse cuenta de que no se traducen en un medio de 2-D (un cartel), o un manuscrito en papel. Al tratar de incluir los mismos gráficos interactivos en una columna en línea (este), me encontré con problemas a la hora de interactuar infogr.am con WordPress, un blog-facilitador y el modo de presentación para la AN . Seguro de que las opciones emergentes para la representación visual de los datos y la participación de los medios sociales están ahí para uso de todos, pero las garras de How-que-sea-Hecho y su compañero, que-es-aceptado, es muy fuerte. Somos criaturas de hábito y se sienten a menudo confinados en los modos aceptados de comunicación sobre nuestro trabajo. Luego, está el problema práctico de tener las herramientas para trabajar con los demás.

Si bien puede ser desalentador aún voy a argumentar que los nuevos medios ofrece novedades interesantes y tiene un potencial increíble para el discurso público, para la comunicación VA, incluso para la práctica de la antropología.

Las opiniones expresadas en este artículo son las de los autores y no reflejan necesariamente las opiniones o políticas del Departamento de Asuntos de Veteranos o el gobierno de los Estados Unidos.

Sarah Ono, Heather Schacht Reisinger y Samantha L. Solimeo están contribuyendo editores de Antropología en el Sector Público.

Somos criaturas de hábito y se sienten a menudo confinados en los modos aceptados de comunicación sobre nuestro trabajo.


Sexo habitual y matriarcado: las claves para la paz social

Alberto Sicilia

Asturbulla, 01-12-2012

“Los hombres recurren al poder para resolver sus problemas de sexo. Los bonobos recurren al sexo para resolver sus problemas de poder”

Isabel Behncke es una antropóloga de Oxford que estudia el comportamiento de los bonobos. Junto con el chimpancé, el bonobo es la especie evolutivamente más cercana al ser humano.

Los bonobos conviven en las sociedades más pacíficas observadas entre los mamíferos. ¿Su secreto? El matriarcado y los altos niveles de actividad sexual.

“Los hombres recurren al poder para resolver sus problemas de sexo. Los bonobos recurren al sexo para resolver sus problemas de poder”.

Estos primates constituyen la única especie animal que practica las mismas actividades sexuales que los humanos: besos con lengua, sexo oral y coito macho-hembra, macho-macho y hembra-hembra.

El sexo juega un papel fundamental en la cohesión de sus sociedades: cuando se presenta un conflicto (por comida o por poder), los bonobos recurren al sexo entre los contrincantes. Por eso, los niveles de tensión siempre se mantienen muy bajos.

Aunque las hembras son físicamente más débiles que los machos, ellas dominan sobre ellos porque forman fuertes grupos de alianzas femeninas. El interés de la hembra no es sólo la supervivencia de su hijo, sino la supervivencia del “hijo de su hijo”. Por eso, estas sociedades matriarcales fomentan la construcción de redes sociales muy amplias y cohesionadas.

Quizás tenemos algo que aprender.

P.D.- Este humilde blogger tuvo la oportunidad de conocer a Isabel Behncke en “El Ser Creativo”, el III Congreso de Mentes Brillantes, que se celebró en Madrid los pasados 6 y 7 de Noviembre. Además de Isabel, también pudimos aprender de otros genios como Ferrá Adriá, Nancy Segal o Jeremy Baka.

Foto. Isabel Behncke. Crédito de la fotografía: Oxford University

Público

via Sexo habitual y matriarcado: las claves para la paz social.

Trayectorias, discursos y prácticas en la Investigación Social Cualitativa en Chile


Trayectorias, discursos y prácticas en la Investigación Social Cualitativa en Chilehttp://www.qualitative-research.net/index.php/fqs/article/view/1745/3365

 

Marcela Cornejo, Carolina Besoaín, Mariela Carmona, Ximena Faúndez, Francisca Mendoza, María José Carvallo, Francisca Rojas & Alejandra Manosalva

Resumen: Este estudio indagó en la implicación de investigadores chilenos que desarrollan investigación social cualitativa en sus procesos investigativos, intentado comprender cómo se ha configurado su trayectoria como investigadores, las especificidades de sus prácticas investigativas y sus discursos acerca de la investigación.

Se realizaron entrevistas reflexivas individuales a 12 investigadores chilenos de diversas disciplinas, ámbitos de investigación y generaciones. Se presentan los resultados agrupados en dos grandes categorías, una referida a las particularidades del quehacer investigativo, especialmente en relación a algunas lógicas subyacentes a las prácticas, y otra referida a los desafíos o tensiones que los participantes encontrarían en su trayectoria como investigadores.

Los resultados muestran que tanto las trayectorias investigativas, como las lógicas y prácticas que guían el quehacer en investigación están influenciadas por el contexto social, político y cultural, en el sentido de definir ciertas opciones por la investigación social cualitativa, así como ciertas temáticas investigadas.

Palabras clave: investigación social cualitativa; investigadores; Chile; trayectoria investigativa; lógicas y prácticas de investigación; discursos


En Chile, la situación de las ciencias sociales y de la generación de conocimiento científico ha sufrido importantes transformaciones desde el fin de la dictadura militar de Augusto PINOCHET (1973-1990). Tal como lo señala LIRA (2006), en las décadas del ’50 y del ’60 las ciencias sociales experimentaron una expansión acelerada, la que fue interrumpida en 1973 con el quiebre de la institucionalidad política. La dictadura militar intervino las universidades, lo que tuvo un efecto devastador sobre estas y especialmente sobre las ciencias sociales. Se modificó la institucionalidad de la educación superior, las mallas curriculares fueron modificadas en casi todas las disciplinas de las ciencias sociales, un número indeterminado de académicos fue detenido, algunos desaparecieron y varios otros debieron partir al exilio. Los que permanecieron en Chile migraron hacia organismos privados y no gubernamentales dedicados a la investigación. Gran parte de la investigación social de ese período se orientó hacia el análisis crítico de las políticas en desarrollo y de problemas coyunturales agudizados por ellas (LIRA 2006). [4]

El regreso a la democracia, las condiciones sociales y políticas de la transición democrática y la incorporación de nuevas generaciones de cientistas sociales a distintos ámbitos de la investigación social, fueron elementos que contribuyeron a generar mejores condiciones para las ciencias sociales chilenas (LIRA 2006). [5]

Pese a la expansión de los métodos cualitativos de investigación social, especialmente desde la segunda mitad de los años ’90, llama la atención que en nuestro país se ha prestado escasa atención a lo que los mismos investigadores hacen, a cuáles son las prácticas o métodos privilegiados, cuáles las principales temáticas abordadas, las principales tensiones encontradas. Por ejemplo, dos obras importantes de autores chilenos aparecidas recientemente (CANALES 2006; FLORES 2009), si bien revisan de manera exhaustiva métodos y técnicas cualitativas empleadas para la producción y el análisis de datos, así como las principales corrientes y escuelas, no incluyen datos ni reflexiones respecto a lo que realizan investigadores sociales chilenos en particular. [6]

La presente investigación se propuso entonces comprender ciertos elementos relativos a la investigación social cualitativa (en adelante ISCUAL), en particular en el caso de algunos investigadores chilenos, considerando variadas formaciones profesionales y generaciones, explorando la implicación de los propios investigadores en los procesos de investigación desarrollados, intentado comprender cómo se han configurado sus trayectorias como investigadores, las especificidades de sus prácticas investigativas, sus discursos acerca de la ISCUAL. [7]

Revisando la literatura internacional, se encontraron trabajos que, desde diferentes aristas y con distintos objetivos, destacan la importancia de la persona del investigador, de su trayectoria y de los efectos de esta en el proceso investigativo. Se distinguen tres tipos de trabajos: aquellos que abordan la pregunta de cómo aspectos referidos a la persona y la historia del investigador impactan y afectan diferentes etapas del proceso investigativo; trabajos referidos a la “trastienda investigativa” (WAINERMAN & SAUTU 2001), esto es la forma en que las investigaciones son diseñadas y llevadas a cabo, cómo se van desarrollando ciertas líneas de investigación y cómo se ha construido la trayectoria de algunos investigadores; y finalmente trabajos que apuntan a ciertos riesgos del trabajo investigativo cualitativo y del trabajo emocional que implica para el investigador cualitativo investigar en ciertos temas denominados “sensibles”. [8]

1.1 Implicancias de la persona del investigador en el trabajo investigativo

HUBBARD, BACKETT-MILBURN y KEMMER (2001) señalan que tanto las emociones del participante, como las respuestas emocionales del investigador a estas, pueden ser usadas para interpretar los datos y debieran ser parte necesaria del proceso reflexivo del investigador en el proceso investigativo. MAUTHNER, PARRY y BACKETT-MILBURN (1998), sostienen que las condiciones bajo las cuales los datos cualitativos son producidos son insoslayables, condiciones que contemplan tanto aspectos físicos y sociales contingentes al diseño, recolección, análisis y publicación de los resultados, como a la persona del investigador y el momento biográfico en el que este se halla. [9]

Otros autores proponen que las condiciones que rodean la realización de la investigación también tienen implicancias en el trabajo investigativo. BACKETT-MILBURN, MAUTHNER y PARRY (1999), proponen que las agendas personales de los investigadores para con el proyecto de investigación, las relaciones entre los miembros del equipo en términos del modo en que distribuyen el poder y las responsabilidades, así como el lugar físico e incluso la hora del día en la que se realiza la recolección de los datos, influyen en la manera que los datos son construidos. Así, concluyen que el set de datos cualitativos producidos no puede entenderse separado de las condiciones y relaciones que rodean su concepción e implementación. CHAITIN (2003), desde su experiencia en una investigación conjunta Palestino-Israelí, destaca cómo el contexto institucional y político en el que esté inserto un proyecto de investigación impacta desde la producción de los datos hasta su análisis y posterior escritura, desafiando a los investigadores a negociar entre los intereses, a veces encontrados, de los diferentes miembros y patrocinadores de la investigación. [10]

El trabajo de HOLLOWAY y BILEY (2011) revisa diferentes características propias de los investigadores cualitativos, y las implicancias que tiene para ellos verse involucrados en términos personales en la realización de investigaciones, transformando sus experiencias en recursos para la investigación. [11]

En este sentido, es importante considerar la denuncia que hacen HUBBARD et al. (2001) respecto a la poca orientación para que los investigadores puedan manejar la emoción e incorporarla a su entendimiento del mundo social. Para estas autoras la responsabilidad por las emociones involucradas en el proceso de investigación debe ser compartida por todo el equipo, y el mayor desafío es poder darle significado epistemológico a la emoción en un ambiente académico que busca extraerla del proceso investigativo y que tiende al ideal de objetividad. BACKETT-MILBURN (1999) argumenta al respecto que la mayor parte de la reflexión en torno a la persona del investigador ha tenido relación con el diseño, y no respecto al proceso de análisis, y que el rol de las emociones en el proceso investigativo ha sido enfatizado en relación a los participantes, dejando de lado al investigador. [12]

1.2 La trastienda investigativa

La apelación de “trastienda investigativa” (WAINERMAN & SAUTU 2001) tiene varias formas de ser comprendida, todas apuntando al hecho de no centrarse solo en los resultados de investigaciones, sino en la manera en que estas se han realizado. Una manera de entenderla es prestando atención a cómo se llevó a cabo una investigación, otra analiza el surgimiento de líneas de investigación, otra alude a retratar la trayectoria o biografía de ciertos investigadores a través de las experiencias que los llevaron a hacerse investigadores. [13]

Leer artículo completo en CORNEJO, M., BESOAíN, C., CARMONA, M., FAúNDEZ, X., MENDOZA, F., CARVALLO, M., ROJAS, F., MANOSALVA, A.. Careers, Discourse, and Practices in Social Qualitative Research in Chile. Forum Qualitative Sozialforschung / Forum: Qualitative Social Research, North America, 13, may. 2012. Available at: <http://www.qualitative-research.net/index.php/fqs/article/view/1745/3365>. Date accessed: 19 Jun. 2012.

A %d blogueros les gusta esto: