Inicio » Posts tagged 'Copio y Pego; Error u Omisión'

Tag Archives: Copio y Pego; Error u Omisión

Equivocaciones y Reparaciones en Red.


link  ( (http://www.razonypalabra.org.mx/lector/heidegger.html) envía a la revista electrónica “Razón y palabra” donde aparece esta carta pública:

 

A nuestros lectores

El pasado 30 de noviembre recibimos un correo electrónico firmado por el profesor Eduardo Carrasco Piraud en la que se denunciaba un robo intelectual por parte del profesor Alberto Constante López en referencia al texto “Heidegger y la Ética Imposible”, publicado en la edición número 51 de Razón y Palabra.

Como sustento de este señalamiento, el profesor Carrasco documentó que el mismo texto, con el nombre de “Heidegger y la Ética”, había sido publicado anteriormente en el journal de filosofía de la Universidad de Chile, así como en la revista electrónica Heideggeriana <http://www.heideggeriana.com.ar>.

Inmediatamente dimos cuenta de ello al profesor Constante, quien después de revisar detalladamente ambos textos, aceptó que, efectivamente, no era de su autoría y que por un error relacionado con el manejo de archivos de su computadora supuso suyo el texto original del profesor Carrasco Piraud.

Vía correo electrónico el profesor Constante se responsabilizó del caso, ofreció disculpas y explicó detalladamente esta situación al profesor Carrasco. Ambos coincidieron en la imperante necesidad de retirar el texto, lo cual hicimos inmediatamente. De igual forma, el profesor Constante solicitó que fuera publicada una carta en donde explica todos los pormenores del caso con la finalidad de resarcir el daño al profesor Carrasco.

Por nuestra parte, consideramos una obligación enterar a nuestros lectores y colaboradores de esta situación, así como ofrecer disculpas a todos aquellos que, de una u otra forma, pudieron verse afectados por el particular.

Razón y Palabra

¿Apoco no es gracioso que el plagiario se haya puesto a “REVISAR DETALLADAMENTE AMBOS TEXTOS”, como si no supiera de antemano que se lo había robado? Sin duda, como de costumbre, lo más divertido son las excusas que se inventa el plagiario, tal como se vio cuando el Mtro. Sheridan desenmascaró los plagios de Guadalupe Loaeza, que le echó la culpa a un problema gástrico.

 

En este caso, el Dr. Constante le echa la culpa a su computadora. Primero reconoce que se debió

 

a un descuido en el manejo de archivos y de fuentes, que de un plagio. Esto se ve por la literal copia que hice del artículo y que no intenté embozar porque creí que era de mi autoría.

 

Ya desde ahí es genial: “creí que era de mi autoría”… Pasumá…

 

Pero luego mejora, porque entonces decide ponerse ahora sí a “embozar”:

 

Con el artículo del señor Carrasco me sucedió que leí los primeros párrafos y me pareció, en efecto, muy interesante. Acto seguido, lo copié y al pegarlo en una página de Word lo hice (ahora que he revisado mis archivos me di cuenta) sin el título y sin el nombre del autor.

Tiempo después, a raíz de una discusión sobre si había o no una ética en Heidegger, fui a mis archivos y leí el artículo sobre la ética (que no tenía autor ni título). Me pareció adecuado pero largo para que fuera publicado en la revista que aparece por Internet. Así que quité párrafos (desde ahí puede verse que no hubo mala fe sino a lo sumo torpeza), dí algunas entradas, le puse un epígrafe y se lo envíe para que me hiciera favor de publicarlo.

O sea que el mecanismo mental de este señor filósofo de la UNAM funciona así: lee algo que le parece “muy interesante”, lo copia, luego se le olvida que lo copió, luego se lo encuentra de nuevo y dice “pero qué interesante texto escribí” y lo publica como propio.

A %d blogueros les gusta esto: