Inicio » Posts tagged 'jóvenes'

Tag Archives: jóvenes

En voz alta sobre la violencia.


En voz alta sobre la violencia..

 

A_UNO_042581

Al ser cristiano me he visto invitado, provocado e, inclusive, compelido a hablar sobre la violencia, toda vez que nuestro recuerdo, graficado en redes sociales y foros, entre otras instancias, versa sobre Allende y otros militantes, quienes fueron represaliados a sangre y fuego por una dictadura que no escatimó violar desde el Estado los derechos humanos en forma sistemática. Y nos encontramos, en los noticieros de la mañana del día 12 de septiembre con el asesinato del Cabo 2º de Carabineros Cristián Martínez. E, inmediatamente, se responde que es incongruente hablar de revolución (¡en el siglo XXI!), o hacer un análisis histórico de la violencia, desde un sujeto que es cristiano. “-¡El cristiano sólo debe hablar de amor!”, se dice. Y peor aún, sólo en la iglesia, porque si habla en sociedad está haciendo una intromisión en la vida pública. ¿Cómo si fuera posible disociarse de la condición de tal para tener derecho a interlocución? Como creo que para ser cristiano no debo sacarme el cerebro (puede sonar duro, pero en ciertos contextos parece que todavía hay que demostrarlo), escribo estas breves líneas para conversar en voz alta sobre la violencia, asumiendo algunas preguntas directas e indirectas.

“Debemos de pugnar para que el hombre piense en la paz”. Creo que nadie estará en contra de estas palabras. Es el ideal máximo, para los que siguen creyendo en los metarrelatos y para quienes ya no, y desde su posición a nivel micro lo buscan configurar. “El derecho de vivir en paz”, declama el verso bello de la poesía de Víctor Jara, pero que puede ser usada por quien quiera, poniéndola en contexto o sacándola de él. Porque la paz de la que hablaba el cantor popular y de la que habla la cita al comienzo del párrafo no es a cualquier costo, no es bajo cualquier sistema. Esas palabras emanan de un discurso, dicho ante una asamblea de los países de la Tierra, representada en la película “Su Excelencia”, del año 1966, que tuvo como su protagonista al actor mexicano Mario Moreno, conocido por su personificación del “pelado” Cantinflas. Dicho discurso es parte del clímax del film, en el cual Cantinflas, personificando a “Lopitos”, el Embajador de la Isla de los Cocos, deja de cantinflear para hablar en serio, de manera contundente, señalando cómo el imperialismo de cualquier color, tiene a los países periféricos “como peones en el tablero de ajedrez de la política internacional”. Es así que dice que: “Debemos de pugnar para que el hombre piense en la paz”. A lo que agrega, en forma magistral: “pero no solamente impulsado por su instinto de conservación, sino fundamentalmente por el deber que tiene de superarse y de hacer del mundo una morada de paz y de tranquilidad cada vez más digna de la especie humana y de sus altos destinos. Pero esta aspiración no será posible sino hay abundancia para todos, bienestar común, felicidad colectiva y justicia social” (el destacado es mío, aunque se deduce de las tonalidades del discurso). Cómo no estar de acuerdo con estas palabras. La paz social no puede sustentarse en la desigualdad, en la exclusión, en la avaricia de unos pocos, en la competencia (aunque sea “libre”), en la injusticia. La paz social no puede sustentarse en la búsqueda del olvido, olvido que conviene a unos cuantos, porque la historización de ciertos eventos hará que no sigan actuando impunemente. Mientras exista hambre, viviendas indignas, “cunas malas” y “cunas buenas”, mientras la salud de calidad sea para unos pocos y el acceso a educación de calidad tenga que ver con lo que se lleva en las billeteras, ergo si no se tiene nada, con endeudamiento, no puede haber abundancia para todos (está más que claro), bienestar común, felicidad colectiva y justicia social.

Hablemos de la violencia. Digámoslo en una serie de puntos, partiendo de lo puntual o coyuntural, a los temas de fondo:

a.       No se puede celebrar la muerte del Cabo 2º Cristián Martínez. Aunque uno no guste de los uniformes, de la lógica militar, ni de la representación de larga duración que uno pueda encontrar en ellos. No se puede celebrar la muerte de un esposo, de un padre de un bebé de tres semanas. No se puede celebrar la muerte de un trabajador, que por la división del trabajo, que es histórica y no natural, le correspondió estar en una noche de 11 de septiembre en la calle, y no en un cuartel o en su casa, acelerando el cumplimiento del juramento que hicieron de “dar la vida si fuese necesario”. Por lo tanto, presento mi total repudio frente a la muerte de este carabinero. Que eso quede claro desde un principio.

b.      Tampoco son dignas de celebrar las palabras del Jefe de Zona Metropolitana Oeste de Carabineros, el General Rodolfo Pacheco, quien aprovechando la situación, y el carácter emocional del duelo, señaló de manera impertérrita que “somos la última reserva moral de este país”. ¡Por favor! Un poquito de cordura no vendría mal. El que se les delegue la responsabilidad de conservar el orden, no garantiza el cumplimiento ético de dicha función. Porque uno podría estar de acuerdo que en un Estado de Derecho el monopolio de las armas lo tengan los institutos armados, pero dicho monopolio debe ser ejercido de manera racional, conteniendo la brutalidad y la agresividad. Cosa que no se ha visto en las muertes de Claudia López, Daniel Menco, Alex Lemún, José Huenante, Rodrigo Cisternas, Matías Catrileo, Johnny Cariqueo, Jaime Mendoza y Manuel Gutiérrez, por sólo mencionar a algunos. Cosa que no se ha visto en muchas de las marchas estudiantiles, o en los desalojos de colegios y en el trato abusivo de connotación sexual y de violencia de género. Cosa que no se vio en Aysén y el despliegue represivo atroz que las fuerzas policiales tuvieron con gente que lo único que hacía era protestar contra un sistema que les excluye, limita y los sumerge en un sinnúmero de carencias. Cosa que no se ve con los Mapuche y su demanda histórica, conflicto que no tiene origen con la invasión española, ya que dicha empresa de conquista no pudo pasar la frontera del Bío-Bío, sino con el Estado Nacional chileno que nos miente con una pseudo Pacificación, que trasuntó en el despojo de la tierra y de la vida.  En ese sentido, para ser una “reserva moral” se debe colaborar con la justicia (en los tribunales y en las calles) y no encubrir la información.

c.       Aquí no se debe buscar el empate, porque con la vida de sujetos no se puede jugar con lógicas tan bajas. “-Tú mataste a uno de los nuestros, yo maté a uno de los tuyos”. Es ridículo. Ahora, más torpe aún es que diputados de la UDI, el partido pro-vida, salga pidiendo la reposición de la pena de muerte en caso del asesinato de uniformados. Vale decir, el único delito que sobrepasa el atentar contra la propiedad privada es el que va contra un uniformado. Eso va contra el artículo Nº 1 de la Constitución del 80 parchada por la Concertación que dice: “Las personas nacen libres e iguales en dignidad y derechos”. ¿Es que la vida de un uniformado vale más que la de un estudiante, que la de un mapuche, que la de un poblador? Y esto probablemente por una deformación, que no sé si es producto de los 17 años de dictadura o por la influencia holliwoodense, se piensa que los policías son la ley. Eso no es así, en un Estado de Derecho, se supone que nadie está por sobre la ley. Se supone. La muerte de un delincuente no asegura el fin del delito. La elaboración de una ley no establece un cambio conductual. Si no, preguntemos a las universidades que según la ley no deben lucrar e igual lo hacen.

d.      Lo que pasó este 11 de septiembre de 2012, en el caso del cabo asesinado es la acción de un joven, que junto a su pandilla aprovechó la ocasión y como dijo Juan Cristóbal Guarello, salió a “huevear”. Ese muchacho, probablemente, no sepa nada de la Unidad Popular ni de la dictadura militar, pero sabe de delitos, sabe de tráfico de drogas, sabe de vida miserable, sabe de odios y violencias. Y cuando ve que a su población llegan tanquetas y fuerzas especiales, que sus vecinos salen a las 2 o 4 de la tarde del trabajo para volver a su casa, que las micros comienzan a “guardarse”, que el estadio en una eliminatoria no está lleno, que los semáforos más cercanos ya no están, que la gente no camina por las calles cuando ya está oscuro, todo eso porque “algo puede pasar”, no queda otra que salir a la calle “a dejar la patá” y “agarrarse con los pacos”. Porque si mi papá y mi tío “están en cana” yo también quiero llegar allá, porque quiero ganarme la reputación de “choro”, “de ví’o”, aunque algunos en la cárcel reconozcan que en la calle están los verdaderos “ví’os”, los que “la supieron hacer”. Pero el cabro quiere sumar “experiencia” para su currículum delictual. Por eso celebra con la gorra y con el escudo luego que dejó al “paco” muerto. Y esto no es determinismo, porque la agresividad devenida en violencia no es natural, es histórica, es construida. El cabro tiene la posibilidad de no actuar delictualmente y lo hace. No está obligado a hacerlo. Pero tiene un montón de factores que lo rodean y lo llenan de sentido para hacer lo que hace. Eso no justifica nada. No repara nada. Pero lo explica.

e.       Lo que pasó el 11 de septiembre de 1973 no es una excepción histórica. Es parte de una continuidad. Es la élite la que construyó Estado Nacional a partir de la década de 1830, haciendo que éste funcione para su beneficio. Y aunque ha habido cambios de gobierno, esa clase dominante se ha mantenido a lo largo de la historia en el bloque en el poder. Y aunque ha permitido el ejercicio democrático del voto, tiene todo cocinado antes de las elecciones asegurando que no perderá sus cuotas de poder. Y lo único que ha hecho a lo largo de la historia es cambiar sus estrategias de dominación o contención (esto se lo debo a Tomás Moulian en su libro Fracturas). Y cuando ha visto que no sólo la estrategia de dominación es cuestionada, sino el sistema y los sujetos que la configuran, no ha dudado en sacar a su brazo armado, los militares para golpear y restaurar el orden establecido. No es menor que los tres textos constitucionales de mayor continuidad nunca emergieran de una asamblea constituyente, sino de “notables” que desarrollaron la tarea legal a la sombra de las bayonetas. Eso no exime de errores a la Unidad Popular ni a quienes no confiaron en la vía institucional, sino que previendo la inexorabilidad de la revolución, no se sumaron a dicho proyecto. De eso se ha escrito mucho, casi desde el mismo día del golpe, y las izquierdas han sabido de lecturas sobre la derrota o del fracaso. Y quizá, el error más grande fue no haber leído con claridad nuestro pasado para entender que la reacción no sería una guerra fratricida, sino un golpe demoledor insoslayable por su poder de fuego represivo. Por eso, y más, es importante la historización de ese y todos los procesos de nuestro pasado(-presente), porque nos ayuda a mirar la actualidad y nos motiva a pensar en un mejor horizonte de expectativas, como dice la fórmula de Koselleck.

f.       Eso nos lleva a una cuestión de fondo. La violencia tiene a los menos dos elementos que la constituyen y que están profundamente relacionados entre sí: la violencia es estructural y es relacional. Es estructural, porque histórica y no naturalmente, las clases dominantes han ejercido históricamente la violencia, y ésta se ha legitimado y empoderado mediante el recurso legal y la configuración simbólica que obnubila nuestra mirada a dicha violencia, llamándola, inclusive, de manera eufemística, representatividad. Y aquí se debe relevar que el ejercicio de dominación no sólo incluye la coerción, sino de manera muy significativa, la cooptación. Esta configuración simbólica conlleva a que los sujetos voluntaria o inconscientemente se sometan a una estructura de poder. Por eso no se critica este modelo democrático, pensando que es el sistema ideal. Por eso no se pregunta qué democracia, por qué democracia, por quién la construye ni con qué finalidades lo realiza. No tiene en cuenta que con esta ausencia de interrogantes se normaliza la democracia como “el” modelo, como la forma de gobernar, pero no problematiza en sus usos y densidades, ergo, se le ve como una entelequia que no puede (ni debe) cuestionar. Por más que ciertos sectores de la sociedad y de la política proclamen a voz en cuello la paz y la “unidad nacional”, podemos ver, en tantos espacios y momentos, la violencia. En el capitalismo tardío las sociedades no son gobernadas por la discontinuidad posmoderna ni por “la mano invisible”, sino por sujetos que ejercen la dominación, ejercicio que es de larga duración. Y es relacional, porque precisamente no es natural, es histórica, se construye con la capacidad de agencia de los sujetos, con su racionalidad y con el carácter volitivo de la misma. La violencia no es agresividad, no es sólo la respuesta a un impulso, es un ejercicio que trama relaciones y formas de intercambio social, cultural, religioso, económico. El que golpea a otro lo hace, no porque esté enfermo, sino porque ha asumido la alternativa de relacionarse de esa manera con un “otro”, buscando afectar su vida de tal manera que se comporte como un dominado. La dominación no es sólo material, es también mental, constriñe a los sujetos, se apodera de ellos, obnubila su mirada de la realidad y del mundo haciéndoles pensar que eso es así, y que está bien, porque es natural. Pero como ni la estructura ni las relaciones emergieron ex nihilo, sino que fueron construidas y son producto de la capacidad de agencia de los sujetos, dichas construcciones se pueden reformar moderadamente, o, cambiar radicalmente.

g.      No creo en el pregón de que los sectores populares son bondadosos, solidarios, fraternos, ni mucho menos revolucionarios por esencia. En los sectores populares podremos encontrar a sujetos que se rebelan contra el sistema, ya sea en lo mínimo, con prácticas contraculturales, que llaman a la fraternidad y a la no-competencia que busca la eliminación del otro, o a la producción de sublevación que fisure a la estructura societal buscando su modificación total. Pero también podremos encontrar a sujetos que han sido cooptados a tal manera que no ven su explotación, porque para ellos no existe, en tanto ellos no son parte de una empresa, sino de una familia, incluso les entregan premios que reconocen sus labores como “empleados del mes”. También encontraremos a delincuentes con ciertos códigos de ética, o sea, que nunca le robarán al almacén de la esquina, que nunca robarán o perjudicarán a un vecino que es tan pobre como ellos, que nunca disparará a la espalda, que si robó no tiene para que apuñalar. Y también encontraremos al “doméstico”, que  no tiene empacho para robarle a un conocido, porque no tiene ninguna ligazón ni lealtad con nadie, por ende no tiene “una ética delictual”. Está el traficante que a punta de dulces y monedas de regalo a los niños prepara a los futuros soldados que le defenderán, tanto de la policía como de otros traficantes. En fin, sería tan largo enumerar. Pero lo realmente importante es decir que hay mucho que hacer a nivel micro y macro. Más que criminalizar y apuntar con el dedo, cuestión que es súper fácil de realizar, en tanto es políticamente correcto, hay que hacer algo para re-educar, pero no es posible educación contracultural si no va acompañada de un cambio en este sistema excluyente. Porque todavía, a pesar de los esfuerzos en decir lo contrario, todavía se excluye pigmentocráticamente, “racialmente”, de manera clasista, política, económica, social, religiosa, culturalmente. Se dice respetar al otro, a su diversidad, pero todo camina bien, hasta cuando ese otro pone en cuestión el sistema.

h.      Y el problema grave, es que muchos cristianos han gastado tinta y papel criticando el marxismo, por ateo, por totalitario y por tantas otras razones, pero sentados en posiciones cómodas desde donde no se critica lo que lo causa: la división del trabajo, la exclusión, el hambre. El sistema capitalista, en su fase neoliberal, no es algo natural, no es algo que está dado frente a lo cual debamos guardar silencio cómplice. Es histórico, y responde a los intereses de unos pocos que reciben todo el privilegio, porque ellos crecen, pero no hay chorreo. Nos llenamos la boca hablando contra personajes de comedia, o de la política chica, pero callamos frente al hambre y la miseria. ¡Hasta cuándo! Allí, con los que sufren es con quienes debemos estar. Los cristianos tenemos el deber de comunicar el evangelio y de orar con-y-por ellos/as. Pero eso no se hace visitando ni con caridad de arriba hacia abajo. Se hace viviendo. Siendo con ellos. Porque como diría el apóstol Pablo el evangelio es justicia, paz y gozo en el Espíritu.

No puedo terminar de otra forma que repitiendo unas palabras que escribí en una red social el día 11 de septiembre. Como cristiano frente a la dictadura militar chilena, y las ideas que implícita o explícitamente buscan legitimarla, y con ello justificar el ejercicio de una feroz represión con un poder de fuego incontrarrestable, en la que se asesinó, se torturó, se hizo desaparecer personas, se exoneró a sujetos por su militancia de sus fuentes laborales. Concuerdo que nosotros debemos contribuir a una vida mejor como “artesanos de la paz”, pero dicha construcción no puede tener como base la ignominosa acción opresiva de unos a otros. No puede tener como base la sistemática violación de los derechos humanos. No puede tener como base la hipocresía frente al pasado reciente (del cual algunos de nuestros hermanos fueron cómplices por comisión o por omisión). Y mi afán no es decir que es menos cristiano el que celebró y no conmemoró este 11. No es esa mi intención. Mi intención es, simplemente, hacer mías las palabras de Karl Barth cuando señaló que: “¡Mejor será salir tres veces de más que una de menos en favor de los débiles; mejor será alzar exageradamente la voz que mantenerla en un tono discretamente bajo allí donde están amenazadas la justicia y la libertad!”. No nos olvidemos, entonces, de los que sufrieron y siguen sufriendo sin justicia y sin saber aún el paradero de sus seres queridos. Y aunque algunos de ellos no hubiesen sido creyentes, eso no obsta para nuestra acción para-y-con ellos/as, con los que sufrieron y sufren los rigores de la acción de una élite que no escatimó (ni ha escatimado a lo largo de nuestra historia nacional) ocupar la violencia para defender sus cuotas de poder y los privilegios que eso conlleva. En ese sentido, no debemos olvidar que quienes sufren los rigores de la vida (enfermedad, cárcel, desnudez, hambre), en el discurso bíblico, son los pequeñitos de Dios.

Luis Pino Moyano

Lic. en Historia

Ya que no se puede tan solo vivir esperando, ahora me pongo a escribir ” vamos a ver asta donde alcansa la tinta!”


TESTIMONIO AMERICA GUERRERO ANTEQUERA (31 años).

TESTIMONIO AMERICA GUERRERO ANTEQUERA (31 años)

 

1 Vote

“  fue en este tiempo cuando tratava de ganarle al voras recuerdo del valaso, y de gritar a toda fuerza mi pena y rabia,..”

América Guerrero Antequera, hija de Manuel y Verónica, hermana de manuel, Manuela y Montserrat.

América Guerrero Antequera, hija de Manuel y Verónica, hermana de manuel, Manuela y Montserrat.

 

Ya que no se puede tan solo vivir esperando, ahora me pongo a escribir ” vamos a ver asta donde alcansa la tinta!”

Es increible la coneccion que tiene la mente con el cuerpo..aunque ahora que lo digo suena mas bien ridiculo el no tener conciencia de esto..

Mi guata se revuelve, mis ojos quieren soltar la tormenta de mar, consentrada en lagrimas redonditas limpiando mi cara.

Me da frio apesar de que estoy bien abrigada, mi garganta se aprieta, tratando de callarme.

Deve ser asi como la sociedad se enferma a l no querer recordar.

Pero vamos al grano como dijo la gallina;

Mis padres segun lo que me contaban eran felices cuando se conosieron, se enamoraron y como cosa rara en estos tiempos ,casi todos los jovenes lo eran, ya que eran escuchados . Sus sueños se asercaban a una realidad y ellos eran erramientas importantes en este cambio.

Eran los años 60 ,70…

mis padres muy enamorados se casaron y desidieron tener a mi hermano mayor Manuel Eduardo Guerrero Antequera….

despues de aver travajado de cuerpo y alma en la construccion de la unidad popular fue su alegria arrebatada en el año 1973, con el golpe militar de pinochet auspisiado por los estados unidos.

Ahora todo era dolor, angustia, impotencia ,rabia, pero por sobre todo coraje. Coraje y determinacion a no dejarse vencer, luchar , luchar y luchar!

Luchar por la libertad del ser humano , luchar por el amor, luchar por la vida, luchar por la justicia social, luchar por el derecho a la salud, educacion, vivenda, a la participacion .

En estos años de lucha mis padres tuvieron un encuetro amoroso ,en un rio si no me equivoco en el cajon del maipo, y alli enredados ” con las patitas en el agua” como cuenta de ves en cuando mi mami Veronica Erika Antequera Vergara, quise llegar yo a sus vidas.

Dificil situacion tener una guagua en estos tiempos, pero este echo no los detuvo.

Mi madre siguio luchando embarazada y mi padre Manuel Leonidas Guerrero Ceballos tambien siguio luchando.

Ahora esta pequeña familia de jovenes estudiantes de pedagogia, madre ,padre ,hijo e hija en camino, tenia que luchar por mantenerse unida apesar de todas las dificultades. Mantener el amor como combustible en la lucha diaria, la risa, el regaloneo, la ternura .

Cuando estaba yo estava en el lugar mas plasido del universo, en la guatatita de mi hermoza mama`vinieron unos hombre a tratar de impedir este amor familiar. Interrumpiendo el rito de caminar juntos mi padre mi madre y yo en mi refujio, con su violencia egoista.

Era 1976 mi madre tenia alrededor de 6 meces de embarazo.

Estos hombres intentaron detener a mi padre y meterlo a la fuerza a un veiculo, al resistir le pegaron y le tiraron un valaso a quema ropa . Mi madre a gritos y tirones intento deternerlos ,pero la crueldad fue mas fuerte y se lo llevaron…no sabiamos donde.

Creo que despues de ese valaso mi persepcion del mundo cambio, ahora ya sabria por el resto de mi vida que el amor y la paz son ideas, sensaciones que con suerte podemos convocar en nuestras almas y cuerpos como individuos, pero que no existen fuera de ellos. Que la unica manera de que alguna vez existan fuera de nuestros cuerpos es luchando cada dia.

Como les cuento ese valaso cambio mi vida. Me persigio muchos años , como memoria intrauterina

me amedrentava cada vez que escuchaba ruidos fuertes, como fuegos artificiales. Y me despertava en las noches llorando desconsoladamente, parada en mi cuna, exijiendo con mis gritos y llantos que estos hombre egoistas cambiaran. Aun puedo sentir panico a los ruidos fuertes, pero ya no de la misma manera, aun puedo llorar desconsoladamente y sentir que en mi llanto me voy como crellendo de que exterminandome en el, pudiera aportar algo a este cambio.

Pero ahora adulta se que devo reacionar, devo secarme las lagrimas y luchar de otra forma.

Mi madre en la busqueda tuvo que pasar por fuertes interrogatorios, embarazada de mi.

Una vez soñe que un milico me ablaba a mi cara y me gritava y se reia muy fuerte..

Se que la angustia ,la pena ,la rabia de mi madre es parte de mi cuerpo. La reconosco como propia.

Un dia primero de octubre de 1976 naci, era toque de queda asique tuvieron que sacar un pañal blanco por la ventana del auto para que no nos pararan.

En el hospital del travajador, mi madre me pario practicamente sola , ya que el medico se fue a tomar un cafesito.

Apenas avia juntado las fuerzas necesarias para poder pararse mi madre se fue del hospital, atemorisada de que talves le quitaran su guagua.

Ademeas avia que seguir buscando.

Gracias a la busqueda incondicional de sus seres queridos y de una llamada telefonica anonima, mi madre logro dar con el paradero de mi padre que estuvo algunos meses desaparesido y fuertemente torturado.

Ahora ahi un libro de el testimonio de mi padre de cuando estuvo desaparesido, se llama ” Desde el tunel; Testimonio de un detenido desaparesido”

Mi padre estava en peligro de vida, asique los organismos de derechos humanos como La vicaria de la solidaridad, Cruz roja y Admistia Internacional, nos sacaron de chile.

Llegamos a suecia primero, pero nos fuimos a Hungria.

Alli vivi mi infancia, aprendi a ablar hungaro y a amar la nieve. A disfrutar de los chocolates en navidad y amar a mi mejor amiga y loro.

Tambien fue en este tiempo cuando tratava de ganarle al voras recuerdo del valaso, y de gritar a toda fuerza mi pena y rabia, condimentada con mis saladas lagrimas, que segun mi abuela materna Rosa Amelia Vergara ( y su apellido arabe que no me acuerdo)que al visitarnos en Hungria vio que mis lagrimas me salian como chorros!.

Tengo lindos recuerdos de esos años, nuestras vacaciones en familia, mi canastito de mimbre con mi mono monchichi, mi hermano jugando con cuchillos a lo gitano, los regalitos que traia nuestro papa de sus viajes de formacion de redes solidarias con chile, para hacer presion.

Del arbol de pascua que se me callo ensima con adornos y todo.., de mi amiga Marcela y su mama que comia mantequiella a cucharadas jaja en fin.

Pero tambien recuerdo a mi madre por lo general sola con nosotros, corriendo a hacerme la ” papa rica”, peinando a mi hermano. Secando sus lagrimas , Asando un pedaso de queso en la llama de la cosina. Planchando y haciendole las maletas a mi papi. Peinando sus rulos. Leyendo cartas, escuchando al inti y los casett que llegaban con saludos de la familia, y el bailongo.

Llendo a comprar con migo detras y las volsas pesadas en sus manos. Levantandonos muy temprano para luego irse a travajar con los otros niños latinos.

Solita, muy solita ,con su dolor acumulado, sus alitas frescas, enserrada en un departamento sirviendo a su marido y a sus hijos.

Hasta que estas alas emplumadas ya no aguantaron mas y al estirarse movieron muros enraigados hace años en las conciencias de hombres estructurados y dueños de la verdad. Que intentaron con amenasas , chantajes inpedir que esta mujer alada volara. Ipocritamente escupian al cielo. Sin jamas ponerse en el lugar de la ”compañerita”. Como si no ubiese sido suficiente con el dolor causado por la dictadura , ahora ellos querian someter a mi madre a su voluntad.

Pero estas alas eran mas fuertes, nada las podia detener, ni el miedo, ni las fronteras. Se estiraron hacia el sol y volaron, y junto a ella nosotros. Yo mas incondicional que mi hermano, ya que el queria quedarse con papa`. Yo tenia pena por mi amiga, mi nieve, y tambien papa. Pero sabia que mi lugar era al lado de ella, claro como no si tan solo tenia 6 añitos encambio mi hermano ya tenia 12 años.

Efectivamente volamos al sol. O mas bien anduvimos en tren y en barco. Mi hermano tuvo que dejar en el camino su coleccion de cajetillas de cigarros..para alivianar la carga.

Fue triste ese viaje, mis padres se separaban para siempre, y nosotros arrancabamos una vez mas.

Mi madre de ves en cuando se ponia sus lentes grandes de los 70, eran morados/ azules. Hace poco me di cuenta que no eran solo para verse encachada ,sino para seguramente tambien para esconder sus ojos inchados de llanto.

Por suerte simpre hubo alguin que apoyo a mi madre y de paso a nosotros , de todas esas tias y tios me acuerdo con mucho cariño. Admiraban y amabana a mi padre tambien, pero una cosa no quita la otra.

Entre ellos estan la mama de mi mejor amiga de Hungria que si no me equivoco se llama Carmen, la tia Amarilis Huerta , la tia Tatiana, tio Claudio, los tios del Inti, el dirigente de la camara de diputados, La tia Juani y el tio Nivaldo.

Nunca me e olvidado de ustedes, son solcitos en mis recuerdos!

En el vuelo de mi madre, pasamos por Italia y luego por España. Fue duro ya que la plata era poca, y no salia nada de travajo, pero la buena voluntad y la solidaridad iluminaban nuestros dias.

Ademas en todos lados nos topabamos con niños , hijos de otros chilenos, y niños de otros paices.

La vida sigue rodando, con amiguitos, juguetitos, mascotitas, fruta , profesoras/ profesores, libros, ropita que va quedando chica, ( amores de adolecentes en el caso de mi hermano..).

Por suerte siempre senti que mi papi estava con nosotros, de echo nos escribia cartas, y cuando decidio volver a Chile fue a despedirse de nosotros.

Aparte que este sentimiento de amor de padre el lo avia cultivado tambien de antes, con sus cuentos,su ternura infinita, con sus canciones , regaloneos, juegos etc..

Me acuerdo que en España vi por primera ves en mi vida vi a una persona pobre o vagabundo. Era un hombre que estaba sentado en el suelo dandole pancito a las palomitas. Me acuerdo que pregunte mucho el porque. Ese dia cresi, y mi entendimiento por la lucha de mis padres tomo cuerpo y la mia comensaba.

Mi madre al darse cuenta de que no abia travajo, desidio volver a Chile.

Creo que esto fue al rededor del año 1982, La familia nos esperava, y el tata sol tambien!

Pudimos reencontrarnos con nuestros abuelos, tias/tios, primos/as y tambien con papa´!

Fue maravilloso.

Me costo acostumbrarme a la cebolla cosida ya que en europa siempre la comia cruda jaja. Me sentia gringa pero a la ves me sentia en casa.

Me acuerdo que echava de menos la nieve y ya me avia quedado clarito que la nieve de la cordillera era tan solo de los ricos.

Fui media sola de amigos en ese tiempo, pero tenia a mi primo Luis Eduardo Zelada Antequera con el que jugaba muchisimo.

Los fines de semana veiamos a mi papa`e ivamos a ver al resto de la familia a Maipu.

La distancia de la casa de mi abuela materna a la casa de mis abuelos paternos en maipu era larga, asique aveses yo preguntava a que pais ivamos ahora.

Era rico ir sentada al lado de mi papa en la micro escucharlo pensar, ya que aveses asia un ruidito cuando pensaba. Sentirle su olor rico, ver a mi hermano feliz. Jugar con el a que la micro era un caballo chucaro, porque si lo era!

El que me preguntara que desian los letreros para que practicara leer , el que me diera el besito de buenas noches y me contara algo que me hisiera dormir sobre nuves de azucar. Escuchar los desibeles de la radio moscu en la noche. Verlo retando a mi abuelo jajaj en fin , tener a papa serca!

Pero mi papi en este tiempo aun era buscado, tenia que esconderse de ves en cuando , cada vez eran menos los fines de semana en que lo podiamos ver , o por lo menos yo ya que mi hermano ya era mas grande e independiente y podia estar mas con el, ademas despues estudiava en la misma escuela en que mi papa travajaba.

Yo me recuerdo que aveses me quedaba pegada a la reja esperandole..y no llegaba.

Una vez fuimos a la plaza de armas y me compro un lindo quitasol de papel de muchos colores, i derrepente algo paso: llegaron los pacos y empesamos todos a correr. Entramos a la vicaria y me dijo que me quedara sentada en una vanquita esperarle. Entravan y entravan gentes en camilla, valiados, golpiados etc.

Tambien me acuerdo una vez que lo acompañe a la radio cooperativa y el algo hablo; yo chica estava toda emocionada de estar en la radio y de las perillas.

Pasaron unos poquitos años y fuimos como ya era tradicion , a pasar el año nuevo con la familia paterna. Abia un abiente tenso pero alegre, mucha emocion..yo no entendia porque.

Avian pasado ya algunos meses sin ver a papa`.

De pronto entra un auto a la casa de mis abuelos , y sale un bulto de la maletera si no me equivoco..

y ese bulto era mi papa´!

Fue muy emocionante! Que felicidad! Mi papito,.. esa vez fue la ultima vez que lo vi.

Año nuevo 1984/85.

Era marzo 1985, yo escuchaba una radio chica en mi piesa( tambien chica).

Algo escuche , me paresio que era la voz de mi papa`o su nombre. No hice mucho caso ya que sabia que el ablava aveses en la radio.

Pero esa noche soñe que yo y mi papa`entravamos al metro, yo tenia un globo en la mano. De pronto al acercarnos a las escaleras mecanicas el se sube y no me deja subier a mi, me dice que yo no lo puedo acompañar y me hace chao con la mano.

De pronto un cuchillo llega con velocidad a mi globo y se entierra en la pared, mi globo se revienta y empiesa a caer en pedasitos negros. Cuando dirijo mi mirada asi mi papa`,ya no estava.

Al otro dia en la tarde viendo televicion , monitos animados ; escucho llantos en el living, no era raro escuchar llantos asique no me asome para ver que pasaba, ademas como niña de 8 años no podia sacar mucha informacion de lo que estava pasando.

No me acuerdo bien del orden , pero entro mi mama , abrazandome me dio la noticia de que a mi papa lo avian acesinado. Al principio no entendi, pense que me estava ablando de mi abuelo. Tuvo que repetirme la noticia y me pidio que fuera fuerte.

Luego si no me equivoco entro mi hermano a abrazarme , le pregunte por Owana que era la mujer actual de mi papa`. Me dijo que ella estaba bien dentro de todo, o algo asi, a mi me dio mucha pena ella.

Luego entro mi abuelo materno Oscar Antequera Latrille, y luego el compañero de mi mama`Cesar Quezada Sepulveda.

Supe que era terrible lo que esta estava sucediendo y que ya no avia vuelta atras.

Ya no estava escondido por un tiempo, ahora ya no lo veria nunca mas!

Me largue a llorar y ya no pare. Nos fuimos a la casa de mi abuela materna. Me acuerdo que mi primo Lucho lalo me resibio muy triste y cariñosamente, esto creo que fue al dia siguiente en que avian encontrado sus cuerpos degollados. El de mi papa`,Jose Manuel Parada y de Santiago Nattino

Ese dia en que mi hermano y mi mama andavan moviendose por todos lados yo est.ava donde mi abuela materna y de pronto tocaron la puerta muy fuerte. Mi abuela abrio y eran unos tipos de terno , no me acuerdo que preguntaron pero a mi me dio muchisimo miedo, a sido la unica ves en que de verdad me chocabana las rodillas de miedo.

Yo lloraba mucho. Mi familia fue al gran entierro, yo no fui. No me llevaron por seguridad y para evitarme talves mas dolor.

Me acuerdo que ese tiempo despues del asesinato de mi papi corria todo como en camara lenta.

Falte arto tiempo al colegio. Me acuerdo cuando volvi mi amiga, si no me equivoco Alejandra, me resibio en sus brazos sin preguntar nada.

La cara de mi madre, de su compañero , de mi hermano cambio. Ahora eran tiempos de no dejar de respirar. De seguir pese a todo ,por esta vida.

Luego ocurrio algo raro, pero para mi maravilloso, mi mama estava embarazada y Owana tambien!

Tendria dentro de unos meses dos hermanitas!

Con Owana no tenia mucho contacto ya que aun dependia mucho de los adultos, tenia tan solo 9 añitos mas o menos.

Pero pensaba en ella y en su guata, y en mi papa`que se fue sin saber que tendria una hija maravillosa , que se llamaria Manuela Libertad Guerrero Madera.

Pero por suerte pude seguir el embarazo de mi madre y de el cresimiento de mi hermanita Montserrat Fedra Quezada Atequera.

Fue muy rico que ella llegara a mi vida, yo me comberti en su sombra y ella en la mia.

Ahora nada tenia mas importancia que mi hermanita menor.

Por suerte una amiga de mi papa me llevo a conoser a mi otra hermanita al hospital, mi madre estava esperando recuperarse del parto para llevarme a verla. Mis hermanas tienen dias de diferencia.

Me sentia muy privilegiada de que me llegaran dos hermanitas casi a la misma vez.

Eran tiempos muy tensos, los adultos andavan con cara de preocupados .

La economia cada vez era peor, abian apagones, caserolasos, paros y protestas casi todos los dias.

Un tarde llego mi hermano llorando o quejandose un poquito, abrian brotado alfin las lagrimas contenidas??

Abra terminado con su polola??

me preocupe y le fui a desir a mi mama , ella toco la puerta, entro y pego un grito algo contenido.

Que abra pasado ahora..?

A mi hermano de 14-15 años lo avian agarrado unos agentes de pinochet ,entre amenasas le avian pegado y quebrado la nariz, y lo avian dejado en la calle en puros calsoncillos.

El llego a casa como pudo y se encerro en su piesa.

Mi hermano era dirigente juvenil, muy activo en estos años. Ademas avia echo muchas denuncias desde que avian asecinado a nuestro padre.

Incluso le avia tratado de quitar el microfono a un obispo en la iglecia para denunciar de que a mi papa lo avian secuestrado.

Despues de este avuso , muchos de nuestros amigos nos cuidaban.

Creo que en este tiempo se ponia un auto afuera a amedrentar y a vijilarnos.

Por temor a mas represarias contra mi hermano porsobretodo, mi madre empeso a moverse para que nos sacaran de Chile nuevamente.

Mi hermano no queria. Peliava con mi madre por esto. El queria quedarse luchando en Chile.

Pero mi madre no soportava la idea de que le pudieran hacer algo peor.

Asique salimos de Chile por segunda vez, mi mama`,su compañero , mi hermanita Montse, mi hermano y yo.

Esta vez llegamos Suecia y nos quedamos.

Yo empese a aprender el sueco en la escuela.

Mi hermano se fue a vivir donde el hermano mayor de mi papa` Maximo Guerrero Ceballos ,a la Alemania Democratica DDR.

Despues de como 3 años volvimos a Chile tratando de hacer justicia, ya que se suponia que la democracia estava en camino.

Vivimos toda la fiesta del ”No”.

Yo ya entrava en mi adolecencia , y estoy feliz de averla vivido en Chile.

Pero luego de algunos años tuvimos que salir nuevamente de Chile.

Mi juventud empesava a tomar forma, devo confesar de que me sentia muy perdida. Nunca me falto el apoyo de mi familia, pero abia algo que no me dejava ser feliz.

En el afan de encontrar mi libertad empese a caer en una actitud algo autodestructora.

Siempre fui solidaria y cariñosa , pero mas con los demas que con migo misma.

Como la vida tiene sus altos y vajos, sin contar la posicion politica por la que optamos tener, me siguieron pasando cosas , talves mas ”comunes y corrientes”.

Lo unico que tengo claro esque quise conoser el dolor ,la rabia , el sentirse al margen, en vivo y en directo, no queria que me contaran o leer como era el ser marginado.

Quise conoser como era estar ahi , como era eso a lo cual llamabamos injusto, inhumano.

No pude conoserlo como espectadora sino me fui cada vez mas imbolucrando.

Asta el llegar a ser un poco parte de ella.

Pero los valores de mis padres , hermano, familia en general ya estavan en mi. Y como grillito de la conciencia me cantava de que devia salir de ahi, aparte me fui dando cuenta de que no lograba cambiar nada para el bien de nadie siendo yo tambien una victima del sistema.

Es complejo esto….,lo unico que se bien esque cada ves tenia menos auto estima, y que mis familiares y sus ideales me mantenian a flote.

No fueron muchos años de andar perdida. Pero fueron intensos y seguro muchos mas suaves que las de otros u otras , pero para mi cuerpo y alma fueron un exeso.

Mi distorcion se trata mas que nada en averme negado a mi misma , de caer en algunos vicios y ser atrapada por las garras del machismo.

Los valores de humanidad, de justicias social , amor, libertad ..me asian no caer mas ondo, si no siempre deves en cuando salir a respirar . Oxigenarme de ellos.

Sabia que el ser madre me alludaria mucho en mi recuperacion.

Lo fue y es ,pero mi metamorfosis tomo mucho mas tiempo de lo que me imaginava.

Ahora a los 32 años, madre de dos hijos, puedo porfin sacar enseñansas de tiempos pasados.

Ahi muchas cosas buenas que aprendi en ese tiempo de ”realidad cara a cara”, ahora solo se que devo prepararme mas para poder alludar de una manera mas profunda . Ademas de mas duradera.

Porque apesar de todo siempre esa a sido mi intencion ,querer alludar..solo que ahora comprendo de que devo empesar por mi misma…para que no me pase como me estava pasando…No saco nada tirarando me al mar a salvar a alguien si yo tampoco se nadar.

Pero lo mas importante es que por ultimo igual me tire, aunque no supiera nadar..y eso es amor!

No quedarse impavidos a las cosas que van pasando,luchar cada dia , aportar al cambio de una u otra forma!

Y ahora a coser mi flotadorsito, mientras sigo aprendiendo a nadar…!

Cariños America Erika Guerrero Antequera

Los jóvenes en la era de la hiperconectividad: tendencias, claves y miradas


Fundación Telefónica | Arte y Cultura Digital | Publicaciones.

Los jóvenes en la era de
la hiperconectividad:
tendencias, claves y
miradas
Dolors Reig
Luis F. Vílchez

Sabemos que el cambio es inexorable;

podemos aprovecharlo o sufrirlo

 

 

Índice
5
Índice
Un nuevo escenario
por Fundación Telefónica y Fundación Encuentro 9
1. La era del teléfono inteligente (smartphone) 11
2. Protagonismo de los jóvenes y adolescente 14
3. Enfoque del estudio 15
4. Una doble mirada 16
5. Referencias bibliográficas 19
Describiendo al hiperindividuo, el nuevo individuo
conectado
por Dolors Reig Hernández 21
I. Desarrollo cognitivo y sociedad del conocimiento: aprender a
aprender y otras nuevas competencias para el individuo conectado 25
1. Evolución intelectual general 25
2. Atención y multitarea 27
3. La googleización de la memoria 28
4. Multialfabetizaciones, multipantalla, multimedia y revolución
creativa 30
4.1 La evolución de la lectoescritura 30
4.2 Ecología de medios convergentes, cerebros también
convergentes 34
4.3 Multimedia y revolución creativa 35
5. Gamificación y serious games: inteligencia y diversión para el
individuo conectado 40
6. Gestión de la carga cognitiva: nuevas competencias 42
6.1 Filtrado 43
6.2 Big data y pensamiento flexible 43
6.3 Intuición, inducción, razonamiento estadístico 44
7. Desconexión 45
Los adolescentes españoles en la era 2.0
II. Redes “sociables”, sociedad aumentada 46
1. Individufialismo conectado 46
2. El animal social y sus redes “sociables” 47
2.1 Comunidades, aprendizaje social, inteligencia colectiva 48
3. Jóvenes y culturas participativas 51
3.1 Internet y la evolución de la participación 55
4. Familia. Socialización primaria 60
III. Individualización: lo emocional‐afectivo, la consistencia ética y moral 64
1. Construcción de la identidad en la sociedad de la transparencia 64
1.1 Concepto de identidad digital: más diversos, más fuertes 64
1.2 Del anonimato a la transparencia: tipos de identidades y
diferencias entre entornos virtuales anónimos y no anónimos 66
1.3 El proceso de maduración de la identidad digital: de la
identidad fingida a la identidad aumentada 67
2. La generación “we” y los nuevos valores del individuo conectado 69
3. Privacidad, nuevo panóptico y sociedad de la transparencia 71
3.1 Privacidad y género 75
4. Intimidad aumentada 77
5. Adicción: ¿es preocupante que los jóvenes pasen horas y horas
frente al ordenador? 77
6. Otras psicopatologías en relación con Internet 78
Conclusión: ¿Adolescentes eternos o innovadores, emprendedores
sociales orientados al cambio? 80
Biblio‐webgrafía 81
Los adolescentes españoles en la era 2.0
por Luis Fernando Vílchez 91
1. Introducción 93
2. Metodología 95
3. Visión panorámica del escenario 98
3.1 Problemas, retos y cambios en el uso del móvil 98
3.2 Análisis de conjunto del tema, según los expertos 100
4. Datos obtenidos a través de observación participante en ámbitos
colegiales 111
4.1 Colegio concertado‐privado en una gran ciudad 111
4.2 IES en zona rural 112
4.3 Colegio concertado en una ciudad de tipo medio 114
6
Índice
7
5. Datos obtenidos en las escuelas de padres 115
5.1 Colegio privado 115
5.2 Colegio concertado 117
6. Datos obtenidos en grupos de discusión 118
6.1 Evolución no controlada y revolución psicosocial 118
6.2 Un aparato a la medida de los adolescentes de nuestro tiempo 124
6.3 Un concepto consensuado y ampliamente compartido acerca del
dispositivo 130
6.4 Usos, hábitos y tics psicológicos en relación con los smartphones 131
6.5 Las razones de un éxito y el protagonismo del WhatsApp 132
6.6 Aspectos socioemocionales en el uso de los smartphones 134
6.7 Función catalizadora o mediadora del smartphone 137
6.8 Un imaginario rico en referencias y significados 143
6.9 Padres y profesores: de la perplejidad a la proactividad 148
6.10 Certezas, dudas e hipótesis 152
6.11 Tipología de padres y profesores 154
6.12 Resumen de pros y contras del smartphone 156
6.13 Coincidencias y diferencias entre los discursos 157
7. Expresión etnográfica de los datos obtenidos 158
7.1 En los discursos de los profesores 158
7.2 En los discursos contrastados de padres e hijos 163
7.3 En los discursos de los adolescentes 176
7.4 En los discursos de los padres 181
7.5 Anecdotario, tics y conductas reflejas 185
7.6 Resumen de los aspectos más significativos en los relatos de los
adolescentes 187
7.7 Resumen del relato de los profesores 190
8. Conclusiones de la investigación 195
8.1 Desde el marco perceptivo de los datos obtenidos 195
8.2 Desde la consideración de cambios significativos en los
adolescentes 200
9. Propuestas educativas 204
9.1 Filosofía educativa como fundamento 204
9.2 Disposiciones y estrategias educativas 208
9.3 Sugerencias prácticas 209
10. Referencias bibliográficas 212

9
Un nuevo escenario
Fundación Telefónica y Fundación Encuentro
“Como todos los hombres de la Biblioteca, he viajado en mi juventud; he peregrinado
en busca de un libro, acaso del catálogo de catálogos; ahora que
mis ojos no pueden descifrar lo que escribo, me preparo a morir a unas pocas
leguas del hexágono en que nací […]. También sabemos de otra superstición
de aquel tiempo: la del Hombre del Libro. En algún anaquel de algún hexágono
(razonaron los hombres) debe existir un libro que sea la cifra y el compendio
perfecto de todos los demás: algún bibliotecario lo ha recorrido y es
análogo a un dios […]. Quizá me engañen la vejez y el temor, pero sospecho
que la especie humana –la única– está por extinguirse y que la Biblioteca perdurará:
iluminada, solitaria, infinita, perfectamente inmóvil, armada de volúmenes
preciosos, inútil, incorruptible, secreta” (Jorge Luis Borges, La
Biblioteca de Babel).
Pocas imágenes tienen la potencia evocadora de un Borges casi ciego recorriendo
incansable los hexágonos de su Biblioteca de Babel, metáfora de la realidad total,
del espacio omniabarcante en el que cabe toda la experiencia humana, toda
forma de conocimiento y comunicación posible, dentro de “las letras orgánicas
del interior: puntuales, delicadas, negrísimas, inimitablemente simétricas”. La Biblioteca
de Babel y toda la obra borgiana es el epítome de una era, de una forma
de entender el mundo, el conocimiento y la propia realidad humana que se ha
mantenido invariable durante siglos. Ese universo metafórico de solitarias y silenciosas
galerías hexagonales, de anaqueles y bibliotecarios afanados en la búsqueda
de “libros preciosos” e inmutables, va dejando paso a un mundo de pantallas
conectadas, de conversaciones interminables, de imágenes y sonidos en
continuo movimiento, de ágoras bulliciosas y en apariencia caóticas: la era de la
hiperconectividad.
Cada vez resulta más difícil “bautizar” o dar nombre al momento que vivimos en
relación con las tecnologías de la información y la comunicación. El ritmo crecientemente
acelerado de las innovaciones tecnológicas y de su apropiación por parte
de las personas, las organizaciones y las empresas, incrementa exponencialmente
también el factor de obsolescencia de las denominaciones. Expresiones plenamente
vigentes hace apenas un año como era 2.0 o web social parecen hoy parte
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
del pasado. Nos hallamos en pleno boom de los smartphones y se empieza a hablar
ya de la era postsmartphone. Por ello, es importante poner el foco no tanto en las
tecnologías o en los dispositivos cuanto en el desarrollo de las capacidades o posibilidades
que ofrecen. A este respecto, parece claro que el concepto de hiperconexión
e hiperconectividad constituye un elemento clave del análisis de lo que está
ocurriendo en el ámbito de las tecnologías de la información y la comunicación y
en su impacto económico y, sobre todo, social.
Uno de los cambios más profundos que está experimentando la sociedad actual
es la presencia constante y ubicua de las tecnologías de la información y la comunicación
en prácticamente todos los ámbitos de la vida social y personal. Según
el reciente informe La Sociedad de la Información en España 2012 (Fundación Telefónica:
2013), el 69,8% de los españoles acceden a Internet y un 72,6% de ellos
se conecta diariamente, cuando en 2004 ese porcentaje era del 45,2%. Más del
50% de los internautas declara utilizar Internet más de dos horas diarias y casi
uno de cada tres afirma dedicar más de cuatro. La crisis económica no ha interrumpido
la progresión constante de estos indicadores.
La consolidación de la conexión a Internet como un hábito cotidiano para una
mayoría creciente de la población se explica por el incremento de las actividades
que desarrollamos en la Red. Más del 60% de los españoles hace ya uso de Internet
para leer o descargar noticias, periódicos o revistas de actualidad online; buscar
información sobre temas de salud o sobre educación, formación u otro tipo
de cursos. El boom de las redes sociales se ha hecho patente en los últimos años
como refleja el dato de que en 2011 más de la mitad de los usuarios de Internet
lo señalaban como una de sus actividades habituales en la Red. Hasta el recelo
que la compra en Internet suscitaba en muchas personas parece haberse superado
en gran medida: casi la mitad de los internautas en 2011 declaraban que no
habían comprado nunca en la Red; en 2004 eran casi ocho de cada diez.
Este espectacular incremento de los indicadores de conexión y uso, consecuencia
de la convergencia del móvil inteligente, Internet, las redes de alta velocidad en
movilidad y las redes sociales, nos sume de lleno en la hiperconectividad y nos
cambia la vida. Utilizando el símil del sistema nervioso, se podría decir que la mejora
y multiplicación de las conexiones y de los nodos, el aumento exponencial
de la capacidad de procesamiento de los grandes centros de distribución y de los
dispositivos utilizados por los usuarios finales es la infraestructura que sostiene y
ha hecho posible la revolución en la que estamos inmersos, muchas veces sin darnos
cuenta.
A todo ello ha contribuido también el hecho de que la tecnología de transmisión
y procesamiento se ha vuelto cada vez más transparente. El plug and play (conéctalo
y empieza a manejarlo) ha sustituido en la mayor parte de las ocasiones
10
Un nuevo escenario
11
al engorroso y con frecuencia disuasorio proceso de configuración de las redes y
los aparatos. La mejora de las interfaces de usuario hace muchas veces innecesarios
los manuales de instrucciones. La creciente complejidad tecnológica ya no es
condicionante del uso. Al contrario, aparece como uno de sus grandes impulsores:
el acelerado ritmo de aparición de aparatos (gadgets) cada vez más sofisticados,
con más y mejores capacidades tecnológicas, se ha convertido en el principal reclamo
de las empresas hacia los consumidores.
A pesar del descenso de las líneas de telefonía fija, las líneas de banda ancha fija
–fundamentalmente ADSL– se han incrementado desde 2008 en casi 1,9 millones,
al pasar de 9.327.438 a 11.198.558 en 2012. Estas cifras suponen una penetración
del 62% de los hogares españoles, cuatro puntos por debajo de la media de la UE‐27
(67%). No obstante, si tomamos en consideración los hogares que cuentan con acceso
a Internet, la situación se invierte, ya que la penetración de banda ancha fija
alcanza el 97% en España, frente al 92% en la UE‐27, según datos de Eurostat. Esta
cifra pone de manifiesto que prácticamente todos los hogares españoles que acceden
a Internet lo hacen a través de una conexión de banda ancha.
Con todo, el cambio más llamativo se produce en el acceso a Internet a través de
la banda ancha móvil. Este acceso se lleva a cabo por dos vías: la conexión a Internet
a través de una tarjeta SIM vinculada exclusivamente a una tarifa de datos
(datacards, módem USB o cualquier otro dispositivo para notebooks, tablets, ebooks,
etc.) y la conexión mediante un teléfono móvil. La evolución de las datacards
muestra un crecimiento exponencial hasta 2010 para ralentizar su progresión en
2011 y disminuir en 2012. La irrupción de los smartphones parece estar detrás
de este descenso y del aumento complementario de las líneas móviles que se conectan
a Internet de forma activa, que alcanzaron los 13,6 millones a mediados
de 2012, un 29,5% más que un año antes. En conjunto, las líneas de acceso a Internet
a través de la banda ancha móvil alcanzaron a mediados de 2012 la cifra
de 16,6 millones.
Aunque todavía con cifras muy bajas en comparación con el resto de tecnologías
de acceso, merece ser destacada la evolución de las líneas de fibra óptica hasta
el hogar (FTTH). Los expertos coinciden en subrayar que el futuro de las redes de
banda ancha está en la fibra óptica, que irá desplazando las conexiones xDSL sobre
el par de cobre tradicional.
1. La era del teléfono inteligente (smartphone)
Junto a la mejora de las redes, es preciso destacar igualmente en esta explosión
de la conectividad la aparición de nuevos terminales. Entre ellos, sobresalen de
manera especial los teléfonos inteligentes o smartphones. Aunque tecnológica‐
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
mente se pueda entender el tránsito del móvil al smartphone como un continuum
acumulativo de agregación de tecnologías, desde el punto de vista social supone
un verdadero salto cualitativo que induce cambios sustanciales en nuestra experiencia
vital. El smartphone se ha incrustado en nuestros bolsos y bolsillos como
la pantalla protésica que nos da acceso permanente y ubicuo al mundo digital,
en el que desarrollamos una parte cada vez mayor de nuestras actividades cotidianas.
En el informe La Sociedad de la Información en España 2011 (Fundación Telefónica:
2012) se afirmaba que el nacimiento del smartphone constituyó el punto de
inflexión que marcó el inicio de una nueva era en el ámbito de las tecnologías de
la información y la comunicación. En el mismo informe correspondiente a 2012
(Fundación Telefónica: 2013) se constata la consolidación de este proceso: el 57%
de los usuarios españoles de teléfono móvil tiene un smartphone, la tasa de penetración
más alta en los cinco países más grandes de la UE.
El desarrollo de la banda ancha móvil, de las pantallas multitáctiles –que permiten
una navegación sencilla e intuitiva–, de las interfaces de respuesta inmediata y
fluida y de miles de aplicaciones de todo tipo explican la difusión fulgurante y la
democratización de estos dispositivos. El aumento de la capacidad de las memorias
flash o su sustitución por nuevas tecnologías de almacenamiento contribuirán
aún más a incrementar el protagonismo del smartphone al facilitar que los usuarios
puedan almacenar cada vez más datos, música, fotos, vídeos y aplicaciones.
El informe periódico de la AIMC sobre los usuarios de Internet muestra en su última
entrega, 14º Navegantes en la Red (AIMC: 2012), el espectacular aumento
del teléfono móvil como equipo de acceso a Internet: ha pasado de un 20,3% en
el cuarto trimestre de 2007 a un 64% en el mismo período de 2011. Este porcentaje
se acerca de forma acelerada al que registran los dispositivos más tradicionales:
el ordenador fijo o de sobremesa (78,3% en el cuarto trimestre de 2011) y
el ordenador portátil o netbook (79,5%).
Los datos del estudio de la AIMC muestran, además, que los internautas que acceden
a través del móvil son usuarios intensivos. Casi un 60% asegura que se conecta
varias veces al día a Internet a través de ese dispositivo y un 16,6% adicional
afirma hacerlo todos o casi todos los días. La suma de ambos datos da como resultado
que tres de cada cuatro internautas que acceden a la Red a través del
móvil lo hacen con una frecuencia alta. Si se analiza el tiempo de uso diario de
Internet, como es lógico, el acceso a través del móvil se concentra en los tramos
más cortos, pero no deja de resultar llamativo que un 45,9% afirme conectarse
más de media hora al día a través del móvil.
12
Un nuevo escenario
13
El uso del móvil respecto al del smartphone supone un auténtico cambio radical
de escenario. Un estudio de Pew Research Center, Americans and their cell phones
(Pew: 2011) ilustra esta transformación. Evidentemente, hay actividades que por
condicionamientos tecnológicos apenas se podrían realizar “normalmente” en un
móvil, pero otras ya eran plenamente operativas en estos dispositivos y, sin embargo,
también su uso se dispara en los smartphones. Como media, los usuarios
norteamericanos de móviles realizaban 2,5 de las actividades sobre las que se
preguntaba, mientras que entre los usuarios de smartphone dicho número se
multiplicaba hasta 9.
El smartphone se está convirtiendo en un aparato esencial para muchas personas,
tanto en su vida personal como profesional. Vivimos cada vez más, no con ese
aparato, sino en ese aparato. A través de él gestionamos una parte creciente de
nuestra vida como individuos, ciudadanos y trabajadores. El smartphone será cada
vez más nuestro “cerebro vicario”. Por otro lado, su influencia no dejará de aumentar
fundamentada en el factor generacional. Los más jóvenes están creciendo y
se están formando como personas, ciudadanos y futuros trabajadores en la omnipresencia
de estos dispositivos.
Actividades que los propietarios adultos de móviles realizan a través del móvil, según tipo.
En porcentaje. 2011
Propietarios de smartphones Propietarios de otros móviles
Enviar o recibir mensajes de texto 92 59
Hacer fotografías 92 59
Acceder a Internet 84 15
Enviar una foto o un vídeo 80 36
Enviar o recibir correos electrónicos 76 10
Descargar una aplicación 69 4
Jugar 64 14
Escuchar música 64 12
Grabar un vídeo 59 15
Acceder a una red social 59 8
Ver un vídeo 54 5
Subir una foto o un vídeo a una red
social 45 5
Hacer gestiones bancarias 37 5
Acceder a Twitter 15 <1
Participar en una videollamada o en
un vídeochat 13 1
Número medio de actividades
realizadas 9,0 2,5
Fuente: Pew Research Center’s Internet & American Life Project (2011): Americans and their cell phones.
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
Estos y otros indicadores son los que permiten calificar como fundamental el
papel del smartphone en el cambio de los hábitos de consumo de Internet por
parte de los usuarios. El teléfono inteligente rompe los corsés espacio‐temporales
en el acceso a Internet, privatiza y personaliza el uso de la Red y se convierte para
sus usuarios en el principal ámbito de comunicación cotidiana, tanto en la vida
personal como en la profesional. Este dispositivo “ha redefinido completamente
la posición de los teléfonos móviles como elemento fundamental de acceso a la
sociedad de la información, pasando de ser únicamente para servicios de voz a
desempeñar un papel mucho más amplio” (Fundación Telefónica, 2012: 52).
2. Protagonismo de los jóvenes y adolescentes
En todos estos cambios, los grandes protagonistas son los adolescentes y los jóvenes,
los que podemos denominar nativos digitales. El acceso a Internet se ha
convertido en una actividad cotidiana para prácticamente todos los jóvenes de
16 a 24 años: si en 2004 todavía el 24,5% declaraba no haber accedido a Internet,
en 2012 ese porcentaje se redujo a un testimonial 3,8%. El porcentaje de los jóvenes
que se conecta habitualmente a Internet supera en casi 30 puntos al de la
población total.
Por otro lado, si en 2004 el grupo de 16 a 24 años era el que en menor porcentaje
accedía a Internet diariamente, en 2012 ocupa, de manera destacada, la posición
contraria: el 85,3% de los internautas de esa edad se conecta diariamente a Internet.
Y casi tres de cada cuatro jóvenes de 14 a 19 años se conectan más de dos
horas al día. Probablemente, este cambio tenga bastante que ver con la generalización
de la conexión por banda ancha en los hogares españoles (con el consiguiente
control del gasto) y, últimamente, con la penetración de los smartphones
entre los jóvenes. En los grupos de más edad es –y era ya entonces– bastante habitual
la conexión a Internet desde el trabajo. Aparte del genérico recibir y enviar
correos electrónicos, el servicio de Internet que más utilizan los adolescentes y
los jóvenes es la participación en las redes sociales y la mensajería instantánea:
un 90,6% afirma usarlo, frente a un 61,2% del conjunto de la población.
El smartphone, las redes sociales o el WhatsApp, se han convertido en espacios
vitales de los jóvenes y de los adolescentes desde edades cada vez más tempranas.
Por ello existe una preocupación cada vez mayor por las implicaciones educativas
de este proceso. La relación entre educación y TIC desborda hoy, en este
nuevo contexto de hiperconectividad, los planteamientos más ligados al aprendizaje
con tecnología, a la aplicación didáctica y pedagógica, y se adentra en campos
más propios de la psicología social y de la psicología evolutiva. En necesario,
por ello, reflexionar sobre la educación en un contexto en el que la tecnología se
14
Un nuevo escenario
15
hace ubicua y permea todos los ámbitos de la vida de las personas, en especial la
de los jóvenes.
La pregunta ya no es cómo podemos aprender mejor con las TIC, sino cómo están
ya influyendo no sólo en el aprendizaje sino en todos los procesos que conforman
lo que entendemos por educación, para valorar sus riesgos, pero, sobre todo, las
grandes oportunidades que nos ofrecen. El autoaprendizaje, los nuevos contextos
educativos y los aprendizajes no formales que las TIC facilitan y potencian deben
ser aspectos a tener muy en cuenta por parte de profesores, padres y responsables
políticos, con frecuencia reticentes a reconocer las posibilidades educativas
en contextos no formales de unos medios que no controlan.
3. Enfoque del estudio
Todas estas consideraciones de contexto plantean la necesidad de una reflexión
sobre sus implicaciones educativas, en sus dos ámbitos básicos: la escuela y la familia.
Es necesario analizar cómo está influyendo la ubicuidad de la era 2.0 en la
educación y en sus actores fundamentales: niños, jóvenes, padres y profesores.
Y hacerlo desde los distintos componentes de la educación:
— El desarrollo cognitivo (secuenciación, esquemas espacio‐temporales, estructuras
cognitivas…).
— La individualización (lo emocional‐afectivo, la consistencia ética y moral…).
— La socialización (como persona y como ciudadano).
Más allá de consideraciones teóricas, de hecho los adolescentes se están educando
en ese contexto, que está condicionando su manera de ser, su manera de
relacionarse con los amigos, con la familia, con los profesores, su manera de
aprender, de pensar, de razonar. Es necesario, por tanto, intentar reflejar cómo
está siendo ese proceso, cómo lo verbalizan los jóvenes, los padres y los profesores.
Es importante descubrir cómo, en este nuevo contexto, se redefinen los roles,
los procesos, los instrumentos y los actores. Es crucial analizar aspectos aparentemente
banales, como la preferencia por el texto escrito que por la comunicación
oral (talking frente a texting), el hecho de que los adolescentes salgan menos,
que su vida esté continuamente mediada por las pantallas múltiples (media multitasking
behavior), la redefinición de espacios compartidos en el hogar, la gestión
de la soledad y el aburrimiento, etc.
A esto hay que añadir que muchos padres también se están reeducando –lo sepan
o no, lo quieran o no– en ese nuevo contexto. Y seguramente los profesores también,
pero ahí están mucho más constreñidos por un currículo, una estructura física
e institucional de la educación difícil de cambiar.
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
Todos estos temas se abordan en este informe desde una perspectiva centrada
más en la psicología evolutiva y social, que complementaría de alguna manera la
perspectiva más sociológica y pedagógica del informe anterior, Alfabetización digital
y competencias informacionales (Area, Gutiérrez y Vidal: 2012).
4. Una doble mirada
El nuevo contexto tecnológico de hiperconectividad está cambiando la vida cotidiana,
sus espacios y sus tiempos: la manera en la que nos comunicamos, nos divertimos,
nos formamos, hacemos gestiones burocráticas, cuidamos de nuestra
salud, viajamos… En realidad, estamos asistiendo a un verdadero cambio de
época, en el cual, como en toda transformación, hay riesgos y hay oportunidades
en muy distintos ámbitos. Van a cambiar –mejor, están cambiando ya y de forma
acelerada– conceptos, estructuras y hasta instituciones que creíamos poco menos
que definitivas e inmutables.
Una transformación tan profunda –aunque no se perciba en toda su dimensión–
necesariamente tiene un impacto complejo a todos los niveles que suscita muchas
preocupaciones e interrogantes. La descripción de todo fenómeno complejo exige
un análisis desde múltiples perspectivas. En este informe hemos seleccionado
dos que nos parecen relevantes y complementarias: la del experto y analista de
tendencias y la de los propios sujetos o actores. La creciente rapidez y aceleración
de los cambios que se producen en el ámbito de las tecnologías de la información
y la comunicación y en su impacto social –con especial atención al mundo educativo–
dificultan la capacidad de análisis y reflexión, así como la obtención de una
visión de conjunto de lo que está ocurriendo y sus implicaciones.
De ahí la importancia de contar con relatos que nos acerquen al estado de la cuestión,
que nos informen de lo que está pasando por encima o por debajo de la experiencia
cotidiana de los usuarios, de las investigaciones y estudios que marcan
la pauta a nivel internacional, de los modelos interpretativos que se van consolidando,
de las tendencias que se apuntan, de los retos y las oportunidades que se
plantean…
Pero es igualmente importante conocer cómo viven y cómo cuentan su experiencia
en la vida cotidiana en este contexto de hiperconectividad y presencia
constante de las tecnologías de la información y la comunicación los actores directamente
implicados en la educación: los propios alumnos, los profesores y los padres.
Se trata de constatar en qué medida son discursos alineados, o si, por el contrario,
como ha ocurrido no pocas veces con otros desarrollos tecnológicos, siguen líneas
16
Un nuevo escenario
17
divergentes. No es una cuestión baladí, porque en ocasiones la divergencia de
ambas perspectivas no ha hecho sino reflejar que lo que los expertos consideraban
un potencial cambio estructural o decisivo en algún ámbito no ha sido tal.
La primera perspectiva la desarrolla Dolors Reig, psicóloga social y una de las más
reconocidas expertas de nuestro país en el tema que genéricamente denominamos
sociedad digital, con una participación muy intensa en las redes sociales a
través de su blog El caparazón. En el mundo offline destaca su obra Socionomía
(Reig: 2012). El ameno y exhaustivo relato de Dolors Reig nos hace transitar, desde
una visión positiva pero crítica, por temas de tanto calado como la atención, la
multitarea, el papel de la memoria, el papel cognitivo de los juegos, las nuevas
competencias en un mundo digital, las redes sociales, la sociedad aumentada, la
influencia de Internet en la participación social, la identidad digital en la sociedad
de la transparencia, la evolución de los conceptos de privacidad e intimidad y de
las adicciones y otras psicopatologías. Las abundantes citas y comentarios de publicaciones,
investigaciones y proyectos acercan al lector a las referencias básicas
de la reflexión actual a nivel internacional en torno a los principales temas que
afectan al binomio sociedad hiperconectada‐educación e ilustran los grandes debates
de fondo en torno a los retos y oportunidades que la ubicuidad de las tecnologías
de la información y la comunicación y de su uso plantean a la tarea
educativa en un sentido amplio y a sus principales actores.
En los jóvenes y adolescentes, el concepto de hiperconectividad está estrechamente
ligado al smartphone. Se lo han apropiado como algo definitorio de su
identidad. Por ello, la segunda parte del informe se ha articulado en torno al uso,
los significados y el impacto educativo en la escuela y en la familia de un dispositivo
que crea nuevos escenarios, trastoca muchos roles tradicionales en el proceso
educativo y abre multitud de interrogantes y debates a padres y profesores. Más
allá del dato contundente, pero frío, de una estadística, nos interesaba recoger
el relato inmediato –muchas veces formulado de manera imprecisa, quizá sumidos
aún en la confusión de un cambio repentino que no afecta sólo a los jóvenes
y adolescentes– de quienes están viviendo en las escuelas y en las familias este
proceso de conexión ubicua y permanente. Luis Fernando Vílchez, profesor de
Psicología Evolutiva de la Universidad Complutense de Madrid, expone los resultados
de una investigación de metodología cualitativa a través del análisis de los
discursos de grupos de discusión en los que han participado padres, alumnos y
profesores de adolescentes y jóvenes de 4º de la ESO a 1º de universidad.
El contraste de ambos textos es muy ilustrativo de la situación que estamos viviendo
en este ámbito. Las reflexiones e investigaciones que durante ya bastantes
años han ido dibujando un escenario futuro de hiperconectividad y sus consecuencias
a nivel individual y social se ven reflejadas hoy en la vida cotidiana de la
inmensa mayoría de las personas. La hiperconectividad se ha convertido ya en un
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
aspecto fundamental de nuestra existencia como individuos y como ciudadanos
y, en consecuencia, en un aspecto clave de la educación en un sentido amplio.
La súbita irrupción del smartphone y de las redes de banda ancha móvil es la espoleta
que provoca la detonación. Con casi veinte millones de terminales y una
penetración elevadísima entre los jóvenes, pero también entre los adultos, la vida
en la Red ocupa una parte creciente de nuestro tiempo y de nuestras actividades
de información, comunicación, gestión, ocio, etc. Un cambio tan profundo y tan
amplio ya no es sólo algo de lo que hablen los expertos. Se ha convertido en un
tema de conversación y no pocas veces de preocupación de muchísimas personas.
En algunas intervenciones de los padres recogidas en el texto de Luis Fernando
Vílchez se constata que también ellos participan de esa dinámica de hiperconectividad,
no sólo los jóvenes o nativos digitales. La muestra de esta socialización o
democratización de la cuestión de la hiperconectividad se observa al constatar
que gran parte de los temas planteados por Dolors Reig en relación con la reflexión
y el análisis de los expertos aparecen también en los discursos de los padres,
los profesores y los alumnos.
Dolors Reig nos presenta una visión proactiva del fenómeno del individuo hiperconectado,
de los retos, pero sobre todo de las oportunidades, que ofrece este
nuevo contexto para el progreso de las personas desde un punto de vista cognitivo,
emocional, moral y cívico. El análisis de los discursos de padres y profesores
revela, en cambio, una visión predominantemente reactiva, probablemente consecuencia
de un proceso aún no asimilado por su rapidez. Hasta la llegada del
smartphone, el modelo de gestión de lo que podemos denominar universo digital
era relativamente claro: tenía sus lugares, sus tiempos y sus contextos más o
menos claros y los dispositivos más importantes de acceso eran fundamentalmente
compartidos o potencialmente comunitarios. Con el smartphone, toda esa
estructura se trastoca: conexión ubicua y constante con un dispositivo personal.
En apenas dos años, un cambio total de escenario. La confusión como primera
reacción es inevitable. Se necesita construir un nuevo relato.
Parece haber una convergencia clara entre ambas perspectivas respecto a algunos
temas relevantes: el mito de la multitarea, el riesgo de dispersión y superficialidad,
la necesidad de aprender a desconectar o de estar solos, el desarrollo de capacidades
relacionadas con la percepción y la flexibilidad, el debilitamiento de los
procesos de análisis y síntesis, la utilización de diversos lenguajes según los contextos
comunicativos, la preocupación por las adicciones y el aislamiento… Sin
embargo, en el discurso de los padres y los profesores no hay, en general, un pensamiento
o reflexión articulado en torno a los cambios que suponen y las posibilidades
que ofrecen conceptos ligados a la hiperconectividad como la inteligencia
colectiva, el pensamiento flexible, el aprendizaje social de la participación cívica,
la sociedad de la transparencia, la identidad aumentada… Se acepta la trascen‐
18
Un nuevo escenario
19
dencia e inexorabilidad de un cambio al que hemos de adaptarnos, pero no hay
un pensamiento estratégico de aprovechamiento de sus potencialidades.
La identificación social de este fenómeno con los adolescentes ha contribuido a
focalizar la atención educativa en los riesgos de una inflación comunicativa y emocional,
en detrimento de otros aspectos como el desarrollo cognitivo y de nuevas
competencias para el actual contexto tecnológico y social. De ahí la importancia
de la lectura de textos como el de Dolors Reig, que abren perspectivas nuevas
que nos ayudan a comprender e interpretar la complejidad del cambio en el que
estamos inmersos. Sólo desde ese conocimiento se puede articular un modelo
educativo acorde con un contexto de hiperconectividad que acaba de comenzar.
“De una Internet que deje de ser considerada una distracción y empiece a ser una
parte importante de la realidad educativa dependerá que surjan nuevas formas
de negocio, creación, innovación inspiradas en lo que en Socionomía llamábamos
los valores 2.0 y que desglosaremos al final, ni más ni menos que el diálogo, la
cultura del ‘compartir’, la colaboración, la transparencia o el esfuerzo”.
En buena medida de ello dependerá que la metáfora de la Biblioteca de Babel no
acabe siendo sustituida por la espectral imagen de la ciudad de Los Ángeles en
Blade Runner.
5. Referencias bibliográficas
AIMC (2012): 14º navegantes en la Red. En http://www.aimc.es.
AREA, M., GUTIÉRREZ, A. y VIDAL, F. (2012): Alfabetización digital y competencias
informacionales. Madrid: Fundación Telefónica/ Fundación Encuentro.
Edición electrónica disponible gratuitamente en
http://www.fundacion.telefonica.com/es/que_hacemos/conocimiento/
publicaciones/detalle/161
FUNDACIÓN TELEFÓNICA (2012): La Sociedad de la Información en España 2011.
Madrid. Ed. Ariel.
FUNDACIÓN TELEFÓNICA (2013): La Sociedad de la Información en España 2012.
Madrid. Ed. Ariel.
PEW RESEARCH CENTER’S INTERNET & AMERICAN LIFE PROJECT (2011): Americans
and their cell phones. En http://pewinternet.org/Reports/2011/
Cell‐Phones.aspx.
REIG HERNÁNDEZ, D. (2012): Socionomía. ¿Vas a perderte la revolución social?
Barcelona: Ediciones Deusto.

Describiendo al hiperindividuo,
el nuevo individuo conectado
Dolors Reig Hernández
Editora del blog El Caparazón. Psicóloga social

23
Para los que llevamos unas décadas observando los cambios que vivimos en
cuanto a redes, tecnología, información, marcas, etc., la evolución de los antiguos
teléfonos móviles a los actuales smartphones, que permiten una conexión permanente
a las redes sociales, constituye un elemento potenciador de una cualidad
antigua, pero que ahora se desarrolla sin precedentes en Internet: la sociabilidad
del ser humano.
Vivimos, en otras palabras, con la irrupción de la interconectividad y las redes sociales
en Internet, un cambio de paradigma, la evolución hacia un nuevo tipo de
individuo, el que podríamos llamar “hiperindividuo” o “individuo conectado”, que
no se parece, en general, a sus predecesores en aspectos importantes de su proceso
de socialización, desarrollo cognitivo, proceso de individualización y desarrollo
moral. Como diría Manuel Castells (2011): “No somos los mismos desde que
estamos en las redes sociales”.
Si lo importante en la Internet social son las personas, pensamos que es hora de
dar un paso adelante y definir cómo cambian desde que viven la experiencia de
la hiperconectividad. El tema será importante desde cada una de las perspectivas
desde las que analicemos la sociedad, pero especialmente nos provocará en este
libro una reflexión profunda, mucho más allá del aprendizaje con tecnologías,
sobre una nueva educación.
Sin embargo, es habitual, como predice la segunda ley de la sociociencia y la ingeniería
de Norman Augustine (1997), que cada evolución científica o en ingeniería
provoque una reacción social igual y opuesta. Nos sumamos aquí a la
tendencia creciente y ya mayoritaria para la generalidad de los analistas. El Pew
Internet Research Center (Anderson y Rainie: 2012) distinguía a finales de 2011
un 55% de tecnooptimistas frente a un 42% de tecnopesimistas: es hora de dejar
de centrarse en los aspectos negativos para entender Internet como un entorno
de posibilidades aumentadas que hay que explorar.
Una mirada histórica revelará que son muchos los avances que ya vivimos como
naturales, sin darnos cuenta de que también pudieron ser tecnologías disruptivas,
que nos perfeccionaron o aumentaron en el pasado. El lenguaje, por ejemplo, fue
una tecnología social determinante para lo que hoy entendemos por civilización,
cultura, comunidad; la ropa aumentó las posibilidades de regulación térmica de
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
nuestros cuerpos; las gafas incrementaron la precisión y el alcance de nuestra visión;
los medicamentos aumentaron nuestra salud, por citar algunos pocos ejemplos
de una lista interminable. Somos, desde tiempos ancestrales, desde la invención
del propio fuego, de la primera herramienta, cyborgs, mezcla de hombres
y tecnologías que aumentan nuestras posibilidades.
Con Internet, volviendo a nuestro tema y anticipando lo que veremos más adelante,
inventamos una tecnología que satisface como nunca antes dos de las necesidades
y potencialidades más importantes del ser humano: la sociabilidad y
las ganas de saber.
Abundan, sin embargo, los miedos, formando incluso parte natural de sus ciclos
de adopción. No hay tecnología que no dependa del proceso de apropiación humana
que la acompaña, así que en el caso de ésta, todavía reciente, resulta natural
la duda.
Parafraseando a Nietzsche, cada tecnología aparece como demoníaca para la
que convierte en obsoleta. El proceso que describen Wellman y Leighton (1979)
resulta interesante. En un primer momento se produce la sustitución, con la
nueva tecnología haciendo mejor las tareas de una tecnología anterior. En este
caso, comunicar, informar dejan de ser el monopolio de los llamados medios
de comunicación de masas. Después llega la ampliación del volumen y la intensidad
de las tareas de las que antes se ocupaba la tecnología en extinción, o
sea, la explosión de información y comunicación que vivimos. Finalmente, ocurre
la reconfiguración, el cambio que opera en la naturaleza de las cosas de las
que se ocupa. Llegando al caso de Internet, aparecen con fuerza la interacción
y el elemento social, generando el cambio de paradigma que defienden muchos
autores y que denominamos en Socionomía (Reig: 2012a) hacia la “sociedad
aumentada”. En eso andamos, ante una tecnología importante porque amplía
cuantitativa y cualitativamente una sociabilidad tan trascendente como para
que autores como Nowak y Highfield (2011) la denominen la tercera fuerza evolutiva
de la humanidad.
Revisaremos todos estos cambios, proponiendo un marco en el que serán dos los
fundamentales en el nacimiento de un ser humano distinto: el desarrollo de un
ecosistema informacional (la denominada sociedad de la información, del conocimiento),
que –como se observará en la primera parte – nos hace evolucionar a
nivel cognitivo; y, sobre todo –como veremos en la segunda–, la emergencia de
una comunidad interconectada, de un “nosotros” más grande y poderoso que
nunca antes. Todo ello reconfigurará el yo íntimo, al que intentaremos conocer
en la tercera parte.
24
Describiendo al hiperindividuo
25
I. Desarrollo cognitivo y sociedad del conocimiento: aprender a
aprender y otras nuevas competencias para el individuo conectado
Es necesario incorporar a todos los ámbitos que trabajen con el aprendizaje no
sólo las ideas que provienen de las ciencias de la educación, sino también las conclusiones
a las que llegan los recientes avances en neurociencia. Las modernas
técnicas de neuroimagen, la investigación en neuropsicología, hace que sepamos
más que nunca sobre cómo aprende la que otrora Skinner denominase “caja
negra” del cerebro, incluso hasta el punto del posible nacimiento de una nueva
disciplina, la denominada “neuroeducación”. Todo ello en mayor medida si recordamos
que vivimos en las sociedades que Bauman observó fluidas, en las que
cada cosa, también el conocimiento, cambia, evoluciona constantemente. Como
dijo Margaret Mead hace cincuenta años en una frase que sigue siendo actual:
“Han llegado los tiempos en que debemos enseñar a nuestros hijos lo que nadie
sabía ayer y preparar las escuelas para lo que nadie sabe todavía hoy”. Por todo
ello, tiene sentido fijarnos en la competencia más básica de todas, la de aprender
a aprender, que desglosaremos en distintas características de nuestro funcionamiento
cognitivo a lo largo del capítulo.
En otras palabras, es mucha la investigación en psicología del aprendizaje, en neurociencia,
que estaría bien ir incorporando a la educación ahora que la necesidad
de aprender a aprender constantemente y durante toda la vida resulta más que
nunca la competencia central de la que todas las demás derivan.
Se han formulado infinitos marcos sobre las denominadas “e‐competencias”, las
competencias más importantes para el individuo conectado. De forma sintética,
destacaría el trabajo colaborativo (crowdsourcing, cocreación, coopetición, etc.),
las habilidades de búsqueda o las de filtrado de la información veraz y de calidad,
la capacidad de síntesis, la orientación a futuro y a proyectos, la creatividad, la
concentración, etc. Son las nuevas competencias para el individuo conectado, las
también denominadas competencias para una adecuada alfabetización digital.
Veámoslas con más detalle, junto con algunos de los mitos sobre desarrollo cognitivo
e Internet.
1. Evolución intelectual general
La obsesión por los límites y los peligros impide a veces disfrutar de las experiencias.
Así que no todo ha sido avanzar en cuanto a acompañar la adaptación del
individuo conectado a su nuevo entorno, su nuevo ecosistema informacional y
social. Abundan las visiones apocalípticas, desde lo más académico de Stone
(1992) a lo más divulgativo de Carr (2010). Están centradas en identificar innumerables
peligros, desde algunos físicos y más bien absurdos, como la obesidad
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
creciente o el desgaste visual por trabajar con la máquina, hasta peligros psicológicos
mucho más comprensibles, como el déficit de atención (Stone: 2002), las
dificultades para retener información, la pérdida de tiempo al dedicarlo a mensajes
superficiales, la falta de foco en tareas complejas o la tendencia a las gratificaciones
instantáneas propias de la inmadurez. El aislamiento social que veremos
cuando nos centremos en el elemento social completa la lista, llegándose
a hablar de nuevas adicciones, incluso de sociopatías, como el síndrome de Asperger,
que se dan con mucha más frecuencia o intensidad por culpa de las tecnologías.
Profundizando en la cognición que nos preocupa ahora, se habla en general de
superficialidad, de que muchos de nuestros jóvenes, acostumbrados a una dieta
cognitiva paupérrima, en pequeñas y rápidas dosis, van a perder capacidades en
cuanto a aspectos tan importantes como el procesamiento profundo o el análisis
crítico de la información que les rodea. Elecciones superficiales y expectativas de
gratificación inmediata, falta de paciencia, podrían ser consecuencias comunes
del consumo ininterrumpido de tan pobre alimento.
Es fácil argumentar contra ello, observando evidencias como la de que nuestro
cociente intelectual, lejos de estar disminuyendo desde la década de los años noventa,
está aumentando con el tiempo. No sabemos si gracias a la tecnología o a
pesar de ella, pero lo cierto es que nos vamos volviendo más inteligentes, como
individuos y como colectivo, según evoluciona la humanidad. Se trata del conocido
como “Efecto Flynn”, demostrado por James Flynn (2012), filósofo, político y matemático
que postula que las puntuaciones en el cociente intelectual (IQ) son
mucho menos dependientes de una genética estática de lo que siempre se había
pensado y que, por contra, han evolucionado significativamente durante el último
siglo, aumentando de generación en generación. El IQ general de la población,
así, parece estar elevándose en 0,3 puntos cada año, tres puntos por década, de
forma que podemos afirmar que los seres humanos somos, como especie y según
los cánones al uso de la inteligencia, progresivamente más listos.
Podríamos incluso acelerar el proceso. Así, parece que son parciales las interpretaciones
que apuntan a que Internet hace un uso trivial de nuestras capacidades
cognitivas. Ocurre lo contrario, cuanto más utilizamos Internet más se
activa nuestro cerebro. Lo probaba Gary Small (2009) cuando ponía a prueba a
grupos de internautas con experiencia y a sujetos sin experiencia en Internet.
Sometidos a una batería de preguntas a la vez que se monitorizaba su actividad
cerebral, en general, en los cerebros de los internautas activos se registraba más
actividad, especialmente en cuanto a toma de decisiones y solución de problemas.
Parece, además, que el efecto es rápido: si se repetía la prueba a los seis
días, con los integrantes del grupo sin experiencia, pero habiendo navegado du‐
26
Describiendo al hiperindividuo
27
rante ese tiempo una hora diaria en Internet, cinco horas en total, sus cerebros
ya mostraban cambios, mejorando los resultados.
Son pocos datos, y todavía insuficientes para establecer grandes conclusiones,
pero se suman a otros que indican ya evidencias de cómo están cambiando nuestros
cerebros en cuanto a la gestión de la carga cognitiva en el ecosistema infosocio
aumentado que definíamos al comenzar.
2. Atención y multitarea
Si en otros momentos de nuestra historia reciente resultaba complicado encontrar
contenidos de interés a los que atender (los tiempos en los que nos citábamos a
determinadas horas ante un televisor, que era prácticamente la única fuente de
entretenimiento diario, terminaron ya para muchos jóvenes), hoy parece que ocurre
lo contrario. El mundo se ha vuelto tremendamente interesante para un ser
humano “infornívoro” (Deresiewicz: 2009), que vive de forma apasionada las ricas
posibilidades que el mundo actual le ofrece en este sentido. Así, puede que la
multitarea no sea más que un signo de adaptación al entorno abundante que vivimos.
Es cierto, sin embargo, que deberemos aprender a focalizar, que deberemos educar
la atención para contrarrestar alguno de nuestros déficits. Lo veremos con
calma cuando hablemos de desconexión de las redes sociales, pero cabe recordar
en este punto también que no son sólo los jóvenes los que son incapaces de realizar
cualquier tarea en modo de desconexión. A todos, jóvenes y viejos, nos
atraen especialmente las informaciones nuevas, convirtiendo la real time web, o
web en tiempo real, en una trampa que debemos aprender a evitar. Tendemos a
buscar nueva información de forma constante; somos “neofílicos”, hasta el extremo
de superponer novedades triviales a informaciones más antiguas y valiosas.
En el entorno abundante de información en el que vivimos, confirmaría Clifford
Nass (2010), en lugar de centrarnos en las informaciones más importantes, lo que
hacemos es distraernos con cualquier novedad, llámese mensajes en redes sociales,
emails entrantes, etc.
Lo anterior refleja, sin duda alguna, la idea que tenemos de la multitarea en adolescentes
y jóvenes, “conectados” a su grupo social o a sus iconos culturales (música,
películas) a la vez que hacen de forma superficial, sin prestar la suficiente
atención, los deberes u otras obligaciones propias de la edad. Todo ello es cierto
pero debemos recordar, nos dicen algunos (Rosen: 2008), que cuando hablamos
de multitarea lo estamos haciendo de un mito: no es cierto que los denominados
nativos digitales puedan prestar atención a más de una tarea a la vez. Lo que suelen
hacer es simultanear tareas cuando ambas requieren bajas dosis de atención.
Pero cuando estudian o deben concentrarse, la tarea secundaria, aparentemente
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
paralela, resulta ser repetitiva, monótona, trivial, como una película que ya se ha
visto o una herramienta de chat asíncrono que permita decidir cuándo va a responderse.
Dicho en otras palabras, la multitarea es para el ser humano una impresión
subjetiva, lejos de la realidad. El cerebro no puede procesar dos tareas
de alta exigencia cognitiva a la vez. Puede, como mucho, si ambas tareas son exigentes,
alternar entre las dos, pero poco más.
Hay que recordar que se trata de un fenómeno relativamente nuevo, que las especies
evolucionamos lentamente y que no ha dado tiempo a que se produzcan
cambios en nuestros cerebros que nos permitan ser tan multitarea como muchos
de los dispositivos informáticos que usamos, pero parece ser que así será. Stowe
Boyd (2011) sugiere que sí empiezan a aparecer evidencias de la realidad de la
multitarea, y además no necesariamente entre la gente más joven. Pone como
ejemplo un reciente estudio en Utah con 200 motoristas, que mostraba que, en
caso de tarea dual consistente en conducir y hablar por el móvil, el 2,5% de la
muestra no presentaba ningún tipo de decremento en cuanto a la ejecución de
ninguna de las dos tareas.
Veremos en breve como los usos de Internet confirman también la idea de que
avanzamos hacia un procesamiento afín a la multitarea.
3. La googleización de la memoria
Temía por ella ya Sócrates, que con el nacimiento de la escritura expresaba a Platón
el miedo a perderla: “Ahora que podemos escribir las cosas, ¿dejará de ser
útil la memoria y por tanto decrecerán sus capacidades en el ser humano?”. El
tema de la pérdida de nuestras capacidades mnésicas vuelve con fuerza hoy,
cuando todavía tiene menos sentido que entonces, en un entorno de información
y conocimiento abundantes, memorizarlo todo. En otras palabras, la memoria es
un ejemplo excelente del concepto de cyborgs: cuando podemos memorizar en
dispositivos externos, en máquinas, la memoria cambia desde la memorización
textual hacia la de palabras clave, los procesos y los hipervínculos que nos llevan
a la información que antes almacenábamos al completo en nuestros cerebros.
Se trata de algo que podemos reinterpretar en positivo, como cambio más que
como pérdida: la capacidad de nuestros cerebros de almacenamiento de la información
(la memoria ROM, utilizando la metáfora informática) es y será siempre
limitada. De hecho, de alguna forma, solamente mediante tecnología podemos
ampliar de manera significativa esos límites. Internet se convierte en nuestro disco
duro externo, el lugar en el que almacenamos muchas de las cosas que antes solamente
podíamos memorizar.
28
Describiendo al hiperindividuo
29
La pérdida parece, como en el caso de la multitarea, puramente motivacional,
poniendo en marcha un proceso casi consciente derivado de la pereza cognitiva
que nos caracteriza: si sabemos que van a guardarse los datos en dispositivos externos,
que tenemos al alcance de pocos clics la biblioteca universal más completa,
solemos tomarnos muchas menos molestias en memorizar las cosas. Así
parece efectivamente que está sucediendo, pues números de teléfono, direcciones
postales o emails, al igual que los conocimientos enciclopédicos que en otros
tiempos colmaban los currículos educativos, resultan hoy más difíciles de recordar
para los jóvenes.
Así lo demuestra un estudio de la Columbia University, uno de los primeros en
concluir que Google, los buscadores en general, están cambiando la forma en que
nuestros cerebros procesan y retienen ese tipo de información. La investigación,
conducida por la psicóloga Betsy Sparrow y publicada en Science (Sparrow: 2011),
revela que olvidamos las cosas que sabemos que podemos encontrar en Internet.
Indica que, más que recordar cosas, ahora simplemente retenemos la forma de
encontrar la información que necesitamos cuando la necesitamos. En otras palabras,
Internet en su conjunto se ha convertido en el mayor ejemplo de lo que los
psicólogos conocemos como “memoria transactiva”.
“Desde que tenemos buscadores estamos reorganizando la forma de recordar las
cosas”, afirma Sparrow. “Nuestros cerebros confían en Internet como memoria
del mismo modo en que lo hacen en la memoria de un amigo, familiar o compañero
de trabajo. En otras palabras, recordamos menos sobre saber la información
en sí misma que sobre dónde la podemos localizar”.
Deberíamos, para Sparrow, cambiar la enseñanza y el aprendizaje en todos los
ámbitos, restando importancia a la memorización y sumándola a la creatividad,
la comprensión de ideas y formas de pensar diversas, el pensamiento crítico, etc.
Veremos, sin embargo, al hablar de la necesidad de programar espacios de “desconexión”,
cómo de importante es distinguir entre tipos de memoria. De hecho,
son muchos también los estudios y expertos que defienden que la memorización
es necesaria para cosas tan relevantes como la creatividad, que cualquier brainstorming
acude a conocimientos previamente almacenados en nuestras memorias
y que todo ello puede ser menos efectivo si pensamos en el extremo de almacenar
en exclusiva este tipo de datos enciclopédicos online. Olvidan que la
creatividad no depende de lo que almacenamos, sino de la denominada memoria
de trabajo, procesual, etc., que supone que, a la hora de trabajar con los conceptos,
los alojamos de forma temporal en otro espacio. La memoria de trabajo (la
RAM informática) se refiere a la cantidad de información que somos capaces de
mantener en nuestra mente en un momento determinado. Y es ésta, en definitiva,
como confirma un estudio reciente (De Dreu et al.: 2012), la capacidad en cuanto
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
a memoria de trabajo (y no otras), la que correlaciona positivamente con la creatividad
(y con la inteligencia general).
El estudio consistía en tocar música de forma improvisada, tras medir la memoria
de trabajo de los participantes. Si bien no aparecían diferencias en un primer momento,
conforme avanzaba la tarea, la gente con mayor capacidad de memoria
de trabajo tocaba mejores improvisaciones. Al final del estudio, las personas con
mayor capacidad en cuanto a este tipo de memoria, y no otros, eran las que improvisaban
mejor, las más creativas según los jueces.
Cuando ponemos a la gente en actitud de crear, empiezan generando las ideas
más familiares. Las personas con poca memoria de trabajo se quedan en este
punto, mientras que los que puntúan más alto en ésta empiezan a buscar fuera
de lo que ya saben. Me pregunto si no tendrá esto (la limitación en memoria de
trabajo y, por tanto, creativa‐intelectual de algunos/as) que ver con los razonamientos
tecnófobos, conservadores, contrarios al cambio, con los que debemos
lidiar con demasiada frecuencia los que nos dedicamos a estos temas.
4. Multialfabetizaciones, multipantalla, multimedia
y revolución creativa
4.1 La evolución de la lectoescritura
En época de predominio de la imagen, de los formatos multimedia, se teme por
la sacrosanta lectoescritura. Se trata, de nuevo, de un miedo irracional o digno
de matices, ya que contra lo que pudiese parecer, y aunque indudablemente se
producen cambios, no hay nada que temer en cuanto a la que sigue siendo la
principal de las alfabetizaciones: leemos y escribimos más que ninguna otra generación
en la historia.
Andrea Lunsford, profesora de escritura y retórica en la Universidad de Stanford,
dirige un proyecto, Stanford Study of Writing (Lunsford: 2008), para evaluar la calidad
de la prosa de sus estudiantes. Desde 2001 a 2006 recogió 14.672 ejemplos
de escritura (desde deberes, ensayos formales, artículos en revistas a emails,
posts, sesiones de chat, etc.) y los analizó para llegar a la siguiente conclusión, en
línea con lo que afirmábamos: “Estamos en medio de una revolución en las alfabetizaciones
comparable a la que se producía con la civilización griega. No es que
la tecnología esté matando nuestra habilidad para escribir, muy al contrario…, la
está reviviendo y dirigiendo nuestra alfabetización hacia nuevas direcciones”.
De nuevo, la causa principal está en la hiperconectividad, en el carácter social aumentado
de un hiperindividuo que desarrolla gran parte de su socialización online y
30
Describiendo al hiperindividuo
31
mediante texto, entre otros lenguajes que veremos. Lo que le ocurre hoy a la escritura,
lejos de su desaparición, es que se convierte en un fenómeno de masas,
se populariza, sale de la escuela y de los círculos académicos y pasa a formar parte
de los hábitos culturales diarios, frecuentes, de los jóvenes. Los datos así lo indican:
el 38% de la escritura de los alumnos de Stanford tenía lugar fuera de clase.
De entre los muchos adjetivos que se atribuyen a nuestra sociedad, el de conversacional
resulta del máximo interés. En la misma línea continúa Lunsford destacando
que el mundo actual de la escritura online, especialmente en chats o hilos
de discusión, es conversacional y público, lo que lo acerca a la tradición de discusión
griega más que a la escritura asincrónica y ensayística de hace cincuenta
años.
Cambian, decíamos, algunos usos por parte de nuestros jóvenes. Se denomina
texting, por ejemplo, a la tendencia a acortar los mensajes que es característica
de la apropiación cultural adolescente del lenguaje y asusta, por su falta de corrección
ortográfica y gramatical, a profesores, padres y académicos. Sin embargo,
no se trata tanto de ignorancia como de flexibilidad: los jóvenes utilizan este tipo
de lenguaje entre ellos cuando interactúan con su grupo de pares, pero adaptan
su forma de escritura si están en contextos más serios, como la escuela. Así, la
misma autora positiviza el texting como una suerte de fitness, de ejercicio mental
que termina siendo beneficioso y que no perjudica la correcta expresión lingüística
de los jóvenes. Otros lingüistas incluso llegan a apostar por la inevitabilidad
de un fenómeno de simplificación que ha sido una constante en la evolución de
nuestros lenguajes.
Otros autores y estudios son algo menos optimistas. Clifford Nass (2010), por
ejemplo, introduce la idea del cambio en la expresión escrita hacia pequeños párrafos,
casi pequeños snippets, que sustituyen a trabajos más largos, profundos
y, en general, elaborados. Mark Bauerlein (2009), autor de The Dumbest Generation,
nos habla de my next idea, de nuevos tipos de expresión rápida y precipitada,
con pocas palabras, siempre buscando la próxima idea, que no favorecen tampoco
la profundidad ni la corrección.
Cambian también los patrones de lectura: exploramos, más que leemos, información
de forma lineal, leemos más rápido, detectando elementos de importancia
más que realizando lecturas exhaustivas. Pero no parece que debamos
alarmarnos, como muestran los datos estadísticos del Pew Research Center’s Internet
& American Life Project (Zickuhr et al.: 2012), en línea con los estudios de
Lunsford: más del 80% de los jóvenes norteamericanos entre 16 y 29 años leyeron
un libro durante el año pasado. Como decía la profesora, muchos manifiestan que
leen más que nunca, quizás no a través del libro tradicional sino sobre todo desde
sus smartphones y ordenadores. Más concretamente:
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
— El 83% de los norteamericanos entre los 16 y los 29 años leyó al menos
un libro durante el último año. El 75% un libro impreso, el 19% un ebook y el
11% un audiolibro.
— Entre los que leían ebooks, los de menos de 30 años fueron los que más
probabilidades tenían de leerlos en un móvil (41%) u ordenador (55%), más que
en lectores específicos como el Kindle (23%) o una tablet (16%).
— El 47% de los jóvenes norteamericanos leyeron contenidos largos online,
en forma de libros, magacines o periódicos. Un 40% de los lectores online de
más de 30 años dijeron que leían más actualmente gracias a los contenidos digitales,
mientras que los menores de esa edad (28%) parece que ya no apreciaban
la diferencia.
— La mitad (48%) de los lectores de menos de 30 años había comprado el
último libro que había leído, el 24% lo había tomado prestado de un amigo o
familiar y el 14% de una biblioteca.
En abril de 2012, Amazon anunciaba que por cada 100 libros tradicionales vendidos
la gente compraba 116 ebooks. Otro dato interesante es que, tras 244 años
de publicación, la Enciclopedia Británica anunciaba en marzo de este año su cierre
en formato papel para dedicarse exclusivamente al material digital. De todos
modos, no es así en nuestro contexto, y la lectura online, en ordenador, smartphone,
tableta o ereader (es importante recordar que el ereader es el dispositivo
y el ebook es el libro en sí, el contenido) no termina de despegar en España. Así
como los datos de venta de los libros digitales en EE.UU. siguen creciendo mes a
mes y ya superan las ventas del formato trade (tapa dura), en España estamos
hablando de un 0,2% de peso del ebook sobre el total del mercado editorial.
Todo ello teniendo en cuenta que el cambio está en curso, que después de Reino
Unido somos el segundo país europeo donde más ereaders se vendieron en 2011
(un 120% más que el año anterior). En cuanto a ebooks, la apertura de Kindlestore
e Ibookstore en España a finales de 2011, así como el paso de los grandes colosos
de la venta detallista de libros (Casa del Libro, Fnac) a lo online parece que favorecerán
también el crecimiento. De hecho, las ventas habían crecido un 116% en
enero de 2012.
Cuando se piensa en el sector editorial, cabe recordar que de momento solamente
se digitaliza, pero podemos apostar por un cambio mucho más profundo.
El estilo cognitivo de los jóvenes es diferente y resulta cada vez más evidente que
leemos de forma distinta, con intervalos de atención reducidos. Cada día está más
obsoleto el concepto de lectura lineal y aumentan en importancia poder explorar
con mayor profundidad o alejarse para volver cuando se quiera a cada concepto,
posibilidades, entre otras, del hipertexto. Predomina la cultura de los “párrafos
32
Describiendo al hiperindividuo
33
cortos” y las posibilidades de interacción, de participación, son especialmente valoradas.
Además, no sólo de lectura y escritura vive el individuo conectado. Autores como
Mark Prensky (2006), Henry Jenkins (2008) o Alejandro Piscitelli (2009) se sitúan
ya en una línea “postgutenberguiana”: quizás el libro y la expresión escrita no
sean las mejores formas de aprender‐crear para la también denominada iGeneration.
Vivimos una revolución creativa (Reig: 2009), amplia, diversa y rica en la
que el joven actual despliega su creatividad a través de múltiples alfabetizaciones.
Así, el futuro del libro está en la incorporación de redes sociales, de apps que
combinen lectura textual con audio, vídeo, etc., de personalización de la experiencia
de un usuario más exigente (las recomendaciones de Amazon van en este
sentido), incluso de lectura de libros como servicio (modelo Spotify).
Es importante destacar, finalmente, lo fundamental que sigue resultando un entrenamiento
adecuado en lectoescritura.
Enfatizar la enseñanza de la escritura no sólo crea mejores escritores y mejores
lectores, sino también, algo que puede ser lo más interesante en la época en que
vivimos, mejores pensadores. En cuanto a la escritura no parece demasiado sorprendente
la investigación reciente según la cual el aprendizaje explícito de la escritura
hace a los chicos mejores escritores (Graham et al.: 2012). La instrucción
específica en estructura textual, estrategias de planificación, revisión, edición de
texto, etc., ayudan a que algunos chicos/as que no lo aprenden de forma espontánea
terminen escribiendo mejor. Y ocurre algo parecido con la lectura (Graham
y Hebert: 2010), con docenas de estudios que examinan el impacto de la instrucción
en escritura en la comprensión lectora que concluyen que existe un efecto
positivo y consistente entre ambos aspectos.
En tercer y más relevante lugar, los estudiantes que son formados en lectoescritura
pueden convertirse en mejores pensadores críticos. La escritura ayuda a organizar
los pensamientos, a probar y combinar distintas ideas y seleccionar las
palabras más adecuadas. Escribir implica la promesa y la amenaza del registro
permanente de nuestros pensamientos y, por lo tanto, nos motiva a ordenarlos
de forma cuidadosa. En algunos casos, incluso, formas de escritura determinadas,
estilos persuasivos o expositivos, explicitan todavía en mayor medida la importancia
de ordenar las ideas.
Resulta importante destacar que no se trata sólo de hacer escribir más ni de hacer
contestar cuestionarios o preguntas cortas (las actividades que según Gilbert y
Graham, 2010, se realizan en mayor medida), sino de escribir en formatos más
largos y cumpliendo una serie de requisitos estructurales. Además, no es cuestión
solamente de hacer escribir a los alumnos, sino de enseñarles las habilidades que
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
subyacen a una buena escritura analítica. El contenido interesante que despierte
el pensamiento crítico será muy importante.
En definitiva, creo que es evidente que leemos y escribimos más que nunca, que
hemos incorporado la lectoescritura, en esta época postdigital, a ámbitos sociales
nuevos, así que también para la socialización y la posterior interacción durante
toda la vida en los servicios de redes sociales virtuales va a ser importante que
aprendamos a expresar, entender y razonar de la forma más correcta posible.
4.2 Ecología de medios convergentes, cerebros también convergentes
Superada una etapa de televisión francamente alienante, también somos, al parecer,
televidentes conectados. Así, según una encuesta reciente del Pew (Smith
y Boyles: 2012), la mitad de los adultos propietarios de teléfonos móviles los incorpora
al visionado del televisor, normalmente para interactuar y conversar con
otros sobre lo que se está viendo, pero también para sondear la opinión de los
demás al respecto.
Una nueva investigación de Google (Reig: 2012b) también profundiza en el concepto
de multipantalla, en cómo los individuos conectados, hoy en EE.UU. y en
un futuro inmediato en otras partes del mundo, están usando una combinación
de teléfonos, tabletas, ordenadores y televisión (podríamos añadir consolas de
videojuegos y lectores de libros electrónicos) para consumir distintos tipos de
contenidos digitales.
Las cuatro que podríamos definir como pantallas principales ocupan un lugar importante,
pero sobre todo si consideramos cómo se usan en combinación: el 90%
de nuestro consumo de medios (4,4 horas al día) está ocurriendo a través de las
cuatro, sin dejar demasiado espacio para los libros, otros tipos de publicaciones
o la radio.
La televisión sigue siendo la pantalla ante la cual más tiempo se pasa (43 minutos
por sesión), aunque raramente se ve en exclusiva, sino al estilo multitarea: el 77%
del tiempo suele verse de forma simultánea con otros dispositivos, como las tablets
o los smartphones.
Sea como sea, es indudable que los jóvenes viven, más que nunca, rodeados de
medios, de los “antiguos” mass media y los nuevos medios sociales e interactivos.
Ya hace tiempo que Henry Jenkins (2008) hablaba, en este sentido, de “cultura
de la convergencia”, del proceso cultural más que tecnológico por el que la circulación
de historias, ideas, información, comunidades, marcas, licencias de propiedad
intelectual a través de las plataformas de los nuevos medios ha creado nuevas
formas de entretenimiento que van más allá de la plataforma o pantalla concreta
en la que nos fijemos para generar un fenómeno propio de especial importancia.
34
Describiendo al hiperindividuo
35
Y es que no es un tema baladí. Tiene como consecuencia que el individuo conectado
sea más interactivo, dialogante y participativo, que incluso pueda llegar a
evolucionar desde consumidor hasta “prosumidor”, protagonista de la cultura juvenil
que antes era monopolio de unos pocos, normalmente adultos.
Así lo destaca también, con la participación del propio Jenkins, el estudio de la
Fundación McArthur Living and Learning with New Media (Ito et al.: 2008). Aunque
lo veremos con más calma, hay que anticipar que plantea los nuevos medios
como lugares en los que no solamente se pierde el tiempo, sino que se puede,
desde edades tempranas, participar en la producción cultural del entorno en el
que se vive. Grupos de interés, comunidades de amateurs que crean y comparten
en relación con series de televisión, videojuegos, películas, iconos culturales, serán
lugares frecuentados durante muchas horas diarias por los jóvenes de esta nueva
cultura participativa.
Todo ello nos lleva a pensar en un ser humano también desde edades más tempranas
más completo, a observar la evolución hacia un cerebro que desde edades
más tempranas se muestra también más convergente.
4.3 Multimedia y revolución creativa
Es indudable la multialfabetización en nuevos medios, desde los ya clásicos audiovisuales
(audio, vídeo) a nuevas formas de expresividad (realidad aumentada, videojuegos),
nacidas hoy o basadas en la remezcla entre nuevos, entre nuevos y
viejos medios, etc. La machinima, por ejemplo, la creación de animaciones, de
minifilmes utilizando videojuegos, sería un fenómeno de ese tipo.
Más que la sofisticación tecnológica nos interesa observar la revolución creativa
que todo ello supone. Y es que, después de años fijándonos en hechos, programación
y números, en reglas de lectoescritura y cálculo, las corrientes de pensamiento
se alinean con la explosión de medios disponibles para revitalizar conceptos
como los de creatividad.
La creatividad está muy relacionada con las aproximaciones más actuales, globales,
de una inteligencia que a menudo medía sólo lo que el hemisferio izquierdo
de nuestros cerebros (téngase en cuenta el carácter didáctico de esta simplificación),
relacionado con el pensamiento lineal, el lenguaje, la matemática, la razón,
es capaz de hacer. Son cosas para las que, en general, nos sirven ya las máquinas,
la tecnología. En otras palabras, vivimos en una sociedad cada vez más analizable.
Bases de datos accesibles desde cualquier lugar, algoritmos y tecnología de computación,
de representación (infografías)…; cuando hemos inventado ya máquinas
capaces de emular lo más racional y computacional de nosotros mismos, toca
desarrollar aspectos tradicionalmente olvidados, pero cada vez más relevantes,
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
como la creatividad, la emoción, la relación, la intuición o la espiritualidad, todos
ellos vinculados a lo que el hemisferio derecho de nuestros cerebros es capaz de
hacer.
Debemos –según Daniel Pink en Una nueva mente (2006)– apostar por un futuro
en el que tendremos que desarrollar la faceta más creativa del ser humano. Virar
desde la que Pink denomina la “era conceptual”, desde la programación, la producción,
hacia la proyección, la innovación, la realización de trabajos más creativos.
En un mundo globalizado en el que la producción (en equipos, en
programación) se traslada a países asiáticos (habla de “asiaficación”), quedan en
nuestro entorno los trabajos más creativos.
En el mismo sentido, “la automatización en el lugar de trabajo hará que ‘los trabajadores
humanos’ dejen de realizar tareas rutinarias y repetitivas”, nos dice el
informe Future Works Skills 2020 (Reig: 2011a). También Richard Florida (2002)
describe cómo avanzamos hacia la sociedad creativa.
Es importante, en este sentido, que lo pensemos bien en un futuro antes de limitar
el acceso a la Red a nuestros hijos, porque puede que nuestros jóvenes no
estén perdiendo el tiempo en juegos sin sentido. Por el contrario, puede que
anden, ante las múltiples pantallas con las que interactúan, no sólo pasando el
tiempo con los amigos (algo que tampoco deja de ser lógico a ciertas edades),
sino recorriendo el camino de la búsqueda de la vocación propia de la infancia y
la adolescencia. Podemos tener un/a pequeño/a diseñador, creador de videojuegos
o de vídeos, o un programador o, si recordamos la teoría de la larga cola, un
explorador de cualquier otro posible interés que de momento la escuela no está
preparada para potenciar.
Dicho de otro modo, Internet puede ayudar a llenar determinadas ausencias en
los currículos educativos actuales. Puede ser cierto, en determinado momento,
que Internet obstaculice un mejor rendimiento académico, pero sólo porque la
academia, a diferencia de las pantallas, no tiene todas las herramientas para las
muchas y variadas pasiones posibles de este nuevo ser humano aumentado.
Para ello debemos evolucionar desde conceptos obsoletos, como el del cociente
intelectual único. Sirva como ejemplo la acertada analogía de Ramachandran: si
los médicos inventasen un indicador de salud general (está usted 140 puntos enfermo)
pensaríamos que es absurdo; nos ofendería el nivel de simplicidad de su
razonamiento. Damos crédito, sin embargo, a cosas como el IQ, el cociente intelectual,
para algo tan complejo como la mente humana.
De este punto partía la teoría de las inteligencias múltiples. Propuesta por Howard
Gardner (1993), es un modelo que plantea la inteligencia no como algo unitario,
medible en los clásicos tests de cociente intelectual (IQ), sino múltiple y mucho
36
Describiendo al hiperindividuo
37
más difícil de evaluar. De hecho, reconociendo la sobrecarga informativa y el espectacular
aumento de las posibilidades creativas, el propio autor ampliaba recientemente
sus tradicionales ocho inteligencias múltiples (Inteligencia lingüística,
Inteligencia lógico‐matemática, Inteligencia musical, Inteligencia espacial, Inteligencia
cinético‐corporal, Inteligencia interpersonal, Inteligencia intrapersonal e
Inteligencia naturalista), escribiendo que la mente del futuro deberá ser hábil en
cuestiones como la síntesis, la disciplina, la creatividad, el respeto y la ética.
Y no creo que haya agotado el concepto, sino que estamos hablando de un tema
nunca terminado. Lo sabe Gardner, a juzgar por la propia definición de inteligencia
que plantea, tan general como para dar cabida a cualquier variedad futura. El
autor hace evolucionar su concepto y explica que hoy la inteligencia es la “capacidad
de resolver problemas o elaborar productos que sean valiosos en una o más
culturas”. Siguiendo el carácter amplio, inclusivo, de su definición, dando cabida
a cualquier variante cultural y en un contexto que hemos ido viendo como de
eclosión de infinitas comunidades de pertenencia y, por tanto, de culturas posibles,
podríamos aventurar que las inteligencias múltiples tienden hoy a convertirse
en infinitas.
Así, de nuevo siguiendo la idea del hemisferio izquierdo frente al hemisferio derecho,
la evidencia implica que la academia y los puestos de trabajo deben evolucionar
y trascender el modelo del siglo XX de la producción industrial lineal
(izquierdo) en la línea de ensamblaje para llegar al del procesamiento en paralelo
(derecho), propio del siglo XXI.
En el mismo sentido nos habla Ken Robinson, uno de los actuales defensores del
cambio hacia una educación más creativa, en sus recomendables obras y discursos:
nos obsesionamos con las narrativas lineales, con la culminación de la educación
en la universidad, cuando la vida humana depende en mucha mayor
medida de la diversidad y el aprendizaje permanente. Se envejece solamente
cuando se deja de aprender.
Vivimos en una sociedad que no cuida el talento de sus miembros, no da sentido
a sus vidas, nos dice el autor. Poca gente sabe cuáles son sus talentos o si tiene
alguno. Y a veces la escuela, y su rigidez, es la responsable, al valorar una única
de las múltiples y diversas formas de inteligencia posibles.
Se me ocurre como ejemplo de esto último Bubble Ball, un videojuego creado
por un niño de catorce años que superaba los tres millones de descargas en la
App Store, situándose en el número uno de las aplicaciones más descargadas en
enero de 2011, incluso por encima del popular Angry Birds. Nada en el sistema
educativo nos asegura que las calificaciones académicas de su autor sean elevadas,
nos dirían Gardner y el propio Robinson.
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
No puedo resistirme a extraer de una de las charlas más conocidas de Robinson,
de gráfico nombre, “Las escuelas matan la creatividad”, la anécdota de la niña
bailarina:
“Esto me trae a una conversación que tuve con una mujer maravillosa, Gillian
Lynne, coreógrafa de Cats y El fantasma de la ópera. Ella era incompetente en la
escuela y la escuela, en los años treinta, escribió a sus padres diciendo que creía
que tenía un trastorno de aprendizaje. No se podía concentrar, se movía nerviosamente
y creo que hoy dirían que tenía TDAH (Déficit de atención). Pero era en
los años treinta y no se había inventado el TDAH, no era un trastorno disponible…”.
“Los padres la llevaron a un especialista, que se sentó junto a Gillian y le dijo: ‘Gillian,
escuché todo lo que tu mamá me dijo y necesito hablar en privado con ella.
Espera aquí, no vamos a tardar’. Y se fueron y la dejaron sola”.
“Al salir de la sala, encendió la radio que estaba sobre su escritorio. ‘Sólo esperemos
y observémosla’, dijo a la madre. En cuanto salieron, Gillian se levantó y comenzó
a moverse al ritmo de la música, la miraron unos minutos y el doctor se
dirigió a la madre: ‘Sra. Lynne, Gillian no está enferma, ella es bailarina… Llévela
a la escuela de danza y dejará de tener problemas”.
“Me llevó y fue maravilloso’ –relata la protagonista. ‘Entramos a esa habitación y
estaba llena de gente como yo, gente que no se podía quedar quieta, gente que
tenía que moverse para pensar’. Al final entró en la escuela del Royal Ballet, se
graduó y fundó su propia compañía, la Compañía de Danza de Gillian Lynne, responsable
de algunas de las obras musicales más exitosas de la historia. “Hoy es
multimillonaria, pero hubo un momento en que un mal diagnóstico la habría medicado,
le habría dicho que se calmara y le hubiera impedido bailar”, termina Robinson.
Hemos construido un modelo educativo fastfood, estandarizado –dice Robinson–,
cuando el mundo, más interconectado que nunca antes, es también más diverso
y depende de múltiples circunstancias locales. Las consecuencias de ello en nuestras
inteligencias son comparables a las de la comida fastfood en nuestros cuerpos.
Es importante cambiar de metáforas, evolucionar desde un modelo de
educación inspirado en lo industrial, en lo lineal, en la conformidad, a uno que se
base en mayor medida en los principios de la agricultura. Porque desarrollar el
talento humano no es un proceso mecánico, sino orgánico. El educador debe proveer
las condiciones necesarias para que florezca y no trabajar en cadena con las
empresas para fabricarlo. Debemos proveer, en la escuela o en casa, contextos
en los que los niños experimenten su vida y no la nuestra. En definitiva, es una
asignatura pendiente y fundamental hoy la de reconstituir nuestro sentido de la
38
Describiendo al hiperindividuo
39
inteligencia de acuerdo con la diversidad de posibilidades a nuestro alcance. Personalizar
la enseñanza, dedicar recursos a descubrir y alimentar los talentos diversos
de cada cual, aumentará no sólo la valoración social de muchas profesiones,
sino también la sensación de adaptación y de felicidad de nuestros jóvenes.
Sabemos algo ya pero es necesario investigar más en el ámbito de la creatividad.
Algunas técnicas concretas, como las de Betty Edwards (en Seelig: 2012), que
desde hace años se dedica a enseñar a dibujar como habilidad transversal, no
tanto para conseguir mejores obras per se, sino para entrenar la utilización del
hemisferio derecho, son buenos ejemplos de ello. Cosas tan importantes no solamente
en Internet, sino en las sociedades complejas actuales en su conjunto,
como aprender a ver the big picture, surgirán de estos tipos de entrenamiento.
Me gustaría terminar destacando la importancia de la educación emocional a través
también de la creatividad en las escuelas. Es mucho lo que los jóvenes expresan
mediante la creación. Incluso existen estudios que muestran una relación
mucho más importante de lo que pensábamos entre felicidad del ser humano y
creatividad: cuando somos optimistas, cuando nos consideramos afortunados,
tendemos a observar el mundo que nos rodea de forma amplia y creativa, vemos
soluciones en lugar de problemas, oportunidades en lugar de amenazas; mientras
que el pesimismo tiende a matar la creatividad.
Un ejemplo de ello nos lo proporciona Seelig (2012) en su interesante libro sobre
creatividad: instados a contar el número de imágenes que aparecían en un periódico,
se dividía al grupo en dos, los que habían puntuado alto en una escala de
suerte autopercibida y los que pensaban que no tenían suerte. Pues bien, los segundos
pasaban todas las páginas, contaban todas las imágenes y al final solían
equivocarse en el número; los que se consideraban afortunados tendían a observar
más, de una forma amplia y a ver el cuadrito que en la portada anticipaba la
solución correcta: “Hay 45 imágenes en el periódico”.
La explicación puede estar en los circuitos cerebrales que activan la autorreflexión
y la creatividad, que parece que funcionan de forma mutuamente excluyente. Situándose
ambos en los lóbulos frontales, la investigación con músicos de Limb
(en Seelig: 2012) descubre que mientras se crea tienden a inhibirse los lugares
asociados a la razón, al juicio y a la crítica. El hemisferio derecho creativo también
podría ser responsable: cuando pensamos de forma lateral, alternativa y no habitual,
somos capaces de encontrar soluciones inesperadas a los problemas.
Si pensamos en educación, nos daremos cuenta enseguida de que se nos educa
para pensar concienzudamente, para ser serios, para desarrollar al máximo las
potencialidades de nuestro hemisferio izquierdo, generando importantes carencias
en educación creativa.
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
El tema es doblemente grave en tanto en cuanto afecta a la felicidad del ser humano.
Lo demuestra la relación observada entre ondas alfa, felicidad y creatividad
en distintos estudios. También la evidencia: el diseñador, el creativo, tiende a ser
optimista; está acostumbrado a enfrentar y solucionar los problemas. En contraste
con otros profesionales, es entrenado para imaginar la mejor opción que se puede
crear mediante un nuevo artefacto. Trasladar al resto de las profesiones la cultura
del diseño, de la creatividad, resulta hoy fundamental.
Surge, por último, la necesidad de desconexión, de la que tratamos en múltiples
apartados de este texto. No hay creatividad sin método. Esto puede consistir en el
momento actual tanto en aprender a focalizar la atención después del ejercicio de
pensamiento lateral creativo como en aprender a descansar, a desconectar –como
veremos también cuando hablemos de sociabilidad–, a estar solos.
5. Gamificación y serious games: inteligencia y diversión para el
individuo conectado
Ya es mucha la integración entre las redes sociales, como Facebook y los juegos,
la salud, el negocio, la formación y la propia educación. A esta tendencia se la denomina
gamificación (o ludificación) y su definición dice que es la aplicación de
las lógicas y dinámicas del juego a cosas que en principio no lo son. Es un término
de moda hoy, cuando suponemos un ser humano más inteligente y que quiere
con el juego no tanto estar entretenido, alienado, sustituir una realidad que no
le complace, como enriquecer su experiencia vital de forma intencionada. No parece
nada pasajero, por lo menos en educación. Y a juzgar por importantes informes,
como el Horizon Report en Educación Superior (Educause: 2011), alcanzarán
su máximo apogeo en 2020.
Es necesario en este punto diferenciar gamificación (más ligada a la motivación)
de serious games (más asociados al entrenamiento). En el primer caso estamos
hablando de convertir en juego cosas que en principio no fueron pensadas como
tal. El objetivo central sería motivar, divertir, para conseguir que se lleven a cabo
determinados aprendizajes. Una mirada más profunda al fenómeno nos diría que
la poderosa combinación de concentración y premio libera dopamina y otros neurotransmisores
que son capaces de fortalecer circuitos neuronales de forma parecida
a como el ejercicio físico fortalece los músculos. En otras palabras, los
juegos activan el sistema de premios y castigos como lo hacen pocas actividades,
lo cual los convierte en potentes herramientas de motivación. La idea es que si
conseguimos software educativo, metodologías didácticas en general “ludificadas”,
logrando en escuelas o universidades niveles motivacionales tan elevados
como los que logran los juegos preferidos de los jóvenes, puede que consigamos
de verdad incidir en los circuitos neurales asociados a sus procesos de aprendizaje.
40
Describiendo al hiperindividuo
41
El Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT) lo desarrolla en el informe Moving
learning games forward: si el aprendizaje como diversión funciona en nuestra
más tierna infancia, ¿por qué después aprender tiene que ser una tarea solitaria
o aburrida?
Si utilizamos simulaciones para enseñar, estamos hablando de serious games. En
este caso, el objetivo es la formación de la destreza en sí, no tanto en cuanto a
motivación, sino partiendo de la generalización que se supone que eso produce
entre juego y realidad. Si juegos y realidad provocan los mismos tipos de cambios
hormonales medibles, si cualquier experiencia subjetiva es capaz de modificar
nuestros cerebros (aunque en cierto modo, como cuando jugamos con videojuegos,
pueda considerarse “no real”), las simulaciones en el aula servirán para
aprender.
En otras palabras, ¿cambian los videojuegos nuestros cerebros del mismo modo
que lo han demostrado hacer la lectoescritura (Ramachandran: 2012), tocar el
piano o navegar por las calles de Londres? Es un tema importante, porque algunas
de las cualidades que muestran los videojugadores online, como la persistencia,
la atención a los detalles o la proactividad, resultan ser comportamientos ideales
en la escuela, en la formación, el elearning y el aprendizaje durante toda la vida
que hemos definido aquí como la competencia esencial de la sociedad del conocimiento.
Parece que así es, registrándose en algunas investigaciones interesantes efectos
del entrenamiento con videojuegos: aumentos en la creatividad, en las capacidades
perceptivas y de toma de decisiones, ampliación de campo, mejor coordinación
ojo mano (útil en el caso de cirujanos, por ejemplo) o mejoras en la visión
para la conducción nocturna son solamente algunos de los ejemplos más conocidos.
Incluso parece que los videojuegos podrían compensar diferencias culturales,
de género, etc. En el caso de las mujeres, por ejemplo, probablemente porque
estamos menos acostumbradas a los juegos y a las actividades que incluyen manipulación
de objetos 3D, el entrenamiento con videojuegos sería más importante
e igualaría este tipo de habilidades con las que muestran los hombres.
El estudio que lo corrobora lo firma la Universidad Estatal de Michigan, que a finales
de 2011, durante tres años y con 491 estudiantes, relacionaba los videojugadores
con un aumento de las puntuaciones en los tests de creatividad
(concretamente en el test de Torrance, que incluye tareas como dibujar cosas, titularlas
y escribir historias sobre ellas). Independientemente de la raza, el género
o el tipo de juego (deportivo, bélico, etc.), la creatividad parecía aumentar.
En otras investigaciones se demuestra que la gente acostumbrada a jugar con videojuegos
de acción es capaz de tomar decisiones un 25% más rápido que los
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
demás sin sacrificar la precisión. Además, los videojugadores más activos son capaces
de actuar según estas decisiones cuatro veces más rápido que la mayoría.
La atención también parece cambiar, ampliándose las capacidades de multitarea
que veíamos antes: los gamers pueden prestar atención a más de seis cosas a la
vez sin mostrar signos de confusión, en comparación con las cuatro a las que cualquier
persona normal puede atender, según otro estudio de la Universidad de Rochester.
Este último sigue siendo, sin embargo, un punto controvertido y otros
estudios lo desmienten, mostrando evidencias de que los videojugadores no son
necesariamente mejores en cuanto a la multitarea.
No todos son, por otra parte, efectos positivos. Respecto a los negativos, se demuestra
también que los videojuegos violentos pueden alterar las funciones cerebrales
en gente joven con tan sólo una semana de uso. Científicos de la Universidad
de Indiana descubrieron que las regiones cerebrales asociadas al control
emocional se deprimían en mayor medida. Además, el uso compulsivo de videojuegos
se ha asociado también en distintos estudios a sobrepeso, introversión y
tendencias depresivas.
En fin, sea como sea, con 25.000 millones de dólares de ingresos anuales, parece
evidente que asistimos a un experimento no planificado y masivo sobre la neurobiología
del aprendizaje, con conclusiones trasladables a la formación de múltiples
profesionales. En el estudio más amplio conocido, que analiza el comportamiento
de 150.000 personas jugando a StarCraft II, con más de 1.500 millones
de data points en percepción, atención, movimiento y toma de decisiones segundo
a segundo, parece que las conclusiones sobre cómo se aprende a ser
experto podrían ser perfectamente válidas para conocer cómo convertir expertos
en cualquier profesión, diseñando entornos similares con novedosas propuestas
derivadas de los MMORPG (juegos de rol masivos online). Los MOOC (cursos masivos
abiertos online) en boga hoy son ejemplo de ello.
Por último, combinado con las tendencias actuales de poner en marcha procesos
de inteligencia colectiva, nos encontramos con algo tan interesante como la experiencia
del aprendizaje activo gamificado de Foldit. Creado por investigadores
de la Universidad de Washington, el juego, con más de 46.000 participantes, está
generando procesos de descubrimiento colaborativo y distribuido tan importantes
como el de una proteína que podría curar el sida.
6. Gestión de la carga cognitiva: nuevas competencias
Si como predice la Ley de Yerkes Dodson, la sobrecarga informativa actual podría
llevar al prejuicio (Reig: 2012c), parece que no es así en el caso de los jóvenes,
que se adaptan a ella mediante habilidades nuevas. Se trata de competencias
42
Describiendo al hiperindividuo
43
cognitivas quizás subvaloradas hasta hoy, pero cada día más importantes para
nuestro individuo conectado. Entre ellas están todas las relativas a la gestión
cognitiva de la abundancia de datos disponible en la denominada sociedad de
la información: mentalidad de filtrado, pensamiento estadístico, análisis y visualización
de datos, pensamiento flexible e incluso una capacidad de desconexión
que parece que empieza a ser necesario entrenar. Veamos con más calma algunos
ejemplos.
6.1 Filtrado
La búsqueda rápida, la exploración, la discriminación de la abundante información
según la valoración de la calidad y la síntesis de las cantidades ingentes de información
que realicemos –concluían desde la Pew (Anderson y Rainie: 2012)– serán
las habilidades cognitivas fundamentales. Y esto es así hasta el extremo incluso
de dar sentido a una nueva función profesional o nueva profesión, la del “intermediario
crítico del conocimiento” (Reig: 2011b), capaz en un entorno abundante
de separar el grano de la paja. Conectar ideas, dar sentido, saber contextualizar
los múltiples inputs informativos que recibimos serán aspectos mucho más importantes
que acumular información. Si antes la información era algo preciado,
que buscábamos con insistencia, si como se decía la información era poder, ahora,
cuando los medios sociales y demás nos bombardean constantemente, el filtrado
se convierte en lo más importante.
6.2 Big data y pensamiento flexible
En escenarios de cambio constante y rápido surge la incertidumbre, la necesidad
de poder predecir de forma rápida cualquier tendencia para poder adaptarnos a
ella. Para ello, a diferencia de otros tiempos, podemos hacer uso de una importante
tendencia en Internet denominada big data, que podríamos sintetizar como
la presencia cada vez más abundante de datos (sociales, institucionales, instrumentales)
con los que poder realizar estimaciones que ayuden a una toma de decisiones
necesariamente rápida. Así, la recogida (data mining), el análisis y la
visualización de datos, también denominados “el petróleo del siglo XXI”, son objeto
de cada vez más disciplinas y herramientas, dando lugar incluso a un cambio
de paradigma sin precedentes.
Nada de todo ello tendrá sentido, sin embargo, sin un cambio de mentalidad: en
entornos complejos y cambiantes, y a partir de la abundancia de datos en la que
nos sumergimos, el pensamiento flexible (habilidad para pensar y encontrar soluciones
y respuestas más allá de lo que la memoria dicta o basándose en reglas)
cobra una importancia crucial. En otras palabras, en un entorno que cambia cons‐
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
tantemente, la observación y el cambio permanente acorde a los datos que se
analizan, enseñar a los jóvenes a estar en un estado tan de beta permanente como
las propias tecnologías, serán cuestiones importantes tanto para que las personas
individualmente puedan aprovechar las nuevas oportunidades, como para que
las instituciones rígidas que quieran competir con éstas sigan teniendo un lugar
en el nuevo contexto.
6.3 Intuición, inducción, razonamiento estadístico
Si entendemos filtrar como elegir, nos daremos cuenta pronto de que es algo que
requiere no solamente de la responsabilidad que analizaremos cuando hablemos
de valores, sino también de cosas como la apreciación de probabilidades y riesgos.
Y no solamente cuando pensamos en emprender, tema en el cual parece clave,
sino que incluso el filtrado de contenidos, competencia esencial en el nuevo contexto,
depende también de lo que podríamos llamar de forma genérica razonamiento
estadístico. ¿Qué probabilidades hay de que determinada información
sea cierta? ¿Qué elementos pueden determinar nuestro acierto? Aprender a elegir
en un entorno de datos que fluyen constantemente es también cada vez más
importante.
Para Gerd Gigerenzer, uno de los investigadores más prominentes en este ámbito,
el pensamiento estadístico es la habilidad para entender y evaluar de forma crítica
incertidumbres y riesgos. El autor afirma que el 76% de los adultos estadounidenses
y el 54% de los alemanes no sabe cómo expresar que 1 por 1.000 es un
0,1%. También nos recuerda que compramos lotería precisamente porque la estadística
no es nuestro fuerte.
Incluir la estadística en la Educación Primaria (más importante, probablemente,
que la trigonometría y la geometría) podría ser una buena iniciativa en este sentido.
Además, saber valorar riesgos durante la adolescencia podría alejar a nuestros
jóvenes de algunos peligros importantes en este período. Es durante esta
etapa adolescente –dice Gigerenzer– cuando el pensamiento estadístico parece
ser el más útil para lidiar con el mundo en el que se vive.
Veremos después que, a diferencia de las alfabetizaciones básicas, la alfabetización
en riesgos requiere de educación emocional, de reconexiones emocionales.
Evitar las ilusiones de certeza, los paternalismos reconfortantes, las dependencias
excesivas del grupo, aprender a vivir en la incertidumbre, pero, sobre todo, aprender
a asumir responsabilidades serán aspectos prioritarios. Tememos la libertad
porque implica responsabilidad, decía Elliot. Es más necesario que nunca en tiempos
necesitados de cambio vencer el miedo.
44
Describiendo al hiperindividuo
45
7. Desconexión
Dedicaremos muchas páginas a partir de este punto a presentar la amplia investigación
al respecto de la sociabilidad de los seres humanos, que está en la base
del éxito de las redes sociales virtuales, de la popularidad de la capa social que
aumenta nuestras sociedades hoy entre nuestros jóvenes. Son muchos, como
también veremos, los riesgos de adicción, sobre todo porque las recompensas y
castigos sociales activan el cerebro con mayor intensidad que las no sociales. En
el caso de las amenazas, en psicología se ha comprobado que las sociales pueden
ser todavía más intensas que las físicas. Incluso existe un correlato a nivel biológico
de forma que el dolor social, como bien saben los ingenieros del castigo
cuando programan el aislamiento como tal, activa las mismas regiones cerebrales
que el daño físico.
Algunas investigaciones hablan de que incluso existe una red cerebral entera dedicada
a pensar sobre nosotros mismos y otras personas, a veces denominada la
red por defecto. No está activa cuando estamos realizando ejercicios intelectuales,
pero cuando no estamos haciendo nada, en muy poco tiempo (dos segundos de
inactividad son suficientes según la investigación), pasa a pensar en personas. En
otras palabras, parece que pasamos, queramos o no, nuestro tiempo “libre” pensando
en otras personas.
En definitiva, lo social puede llegar a ser tan gratificante (se pueden medir las elevadas
cantidades de dopamina que generan las relaciones sociales en general,
virtuales o no) que puede que perdamos la capacidad de salir de ese estado cerebral
de “estar en la red social por defecto” para crear, escribir, diseñar, ingeniar,
proyectar de forma focalizada en solitario. En un contexto como el actual, en el
que el 25% de los adolescentes consultan Facebook más de diez veces al día (datos
de población estadounidense en 2009 de Common Sense Media), la observación
diaria nos lleva a la misma conclusión: aunque la inteligencia colectiva es importante
y es mucho lo que vamos a evolucionar gracias a ella durante los próximos
años, a la luz de los datos, parece que la inteligencia individual, necesitada de introspección,
de soledad, no lo va a tener tan fácil.
La desconexión alterna no solamente nos favorece en un sentido intelectual, propiciando
un trabajo mental más reflexivo, crítico, productivo y creativo, sino también
en cuestiones tan importantes como la educación emocional.
Es necesario aprender a observarnos a nosotros mismos para reconocer y tratar
adecuadamente emociones, sentimientos, que podrían dañarnos o dañar a los
demás. En este sentido, ser capaces de detectar emociones y pensamientos negativos
a veces inconscientes para, en la medida de lo posible, dominarlos es un
trabajo también, en gran medida, solitario.
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
En definitiva, sea en forma de meditación, de relajación o de cualquiera de las
técnicas conocidas para potenciar los denominados “estados alpha”, relacionados
en múltiples investigaciones con la creatividad, será necesario programar espacios
de desconexión, enseñar a desconectar.
Será interesante hacerlo –como decíamos– de forma alterna. Vivimos un momento
sin duda especial, de una síntesis nueva en la historia entre lo que somos
capaces de dar como individuos y lo que las posibilidades aumentadas de colaboración
en las redes pueden proporcionar. Alternar momentos de conectividad,
colaboración y cocreación con otros de concentración y creatividad individual,
educar para saber aprovechar las ventajas de ambas situaciones, será fundamental.
Y no sólo en un sentido colectivo. Pasar de la felicidad basada en el reconocimiento
social a la que disfruta de la autorrealización, evolucionar hacia hacernos
más independientes de la tiranía de la deseabilidad social, serán otras síntesis interesantes
si pensamos de nuevo en la felicidad del individuo conectado.
II. Redes “sociables”, sociedad aumentada
Vivimos en la denominada web social, donde explosionan la cantidad y variedad
de relaciones sociales posibles y son varias y trascendentes las consecuencias de
ello. El concepto de sociedad aumentada (Reig: 2012a) profundiza en este aspecto,
del que desgranamos aquí algunas cuestiones, pero significa básicamente que estamos
recuperando con las redes sociales virtuales la importancia de los espacios,
de las interacciones que tenemos con nuestros pares, para definir la realidad.
Las cifras hablan por sí mismas. Somos ya en el mundo mil millones de usuarios
de Facebook. Según datos de la Pew Internet Association, a mediados de 2011,
el 74% de los usuarios estadounidenses de teléfonos los utilizaban para enviar
imágenes o vídeos a otros, para conectarse a las redes sociales (48%), para actualizar
Twitter (20%) o incluso para realizar obras de caridad vía sms. Además,
el 65% de los adultos estadounidenses usa hoy sitios de redes sociales. No es muy
diferente en España, donde –según la 4º Oleada del Observatorio de Redes Sociales
de The Cocktail Analysis (2012)–, el 91% de la población internauta tiene
cuentas activas en redes sociales, concretamente una media de 2,3 redes por individuo.
1. Individualismo conectado
La era del individualismo conectado no significa la afiliación a veces gregaria de
unas propuestas ni el individualismo extremo de otras, sino algo nuevo, síntesis
entre lo comunitario y lo individual y que es capaz de satisfacer en mayor medida
46
Describiendo al hiperindividuo
47
las necesidades humanas. En primer lugar, porque emerge lo que Shirky (2009)
denominaría el poder de la organización sin organizaciones; en segundo, porque
se conjuraría definitivamente la soledad; y, en tercero, porque la conexión supone
mucho menor grado de implicación y, por lo tanto, mayores cuotas de libertad
de las que nos permitía la antigua “comunidad”.
2. El animal social y sus redes “sociables”
A la vez que explosionan las formas de estar juntos, cada vez más y más precisos
avances, principalmente en neurociencia, nos permiten corroborar las antiguas hipótesis
sobre la sociabilidad del ser humano. Así, parece confirmarse desde distintos
hallazgos neurobiológicos la conocida “hipótesis del cerebro social” de
Dunbar. Ésta nos dirá que la relación observada entre el tamaño relativo del neocórtex
y el tamaño de los grupos sociales se debe a la necesidad de mantener la
compleja estructura de relaciones que posibilita la coexistencia estable de los grupos.
A reforzar los mismos conceptos de estructuras cerebrales, e incluso neuronas
concretas dedicadas en exclusiva a la sociabilidad, contribuye también el descubrimiento
de las “neuronas espejo”, un tipo de neuronas que parecen específicamente
programadas para aprender de los demás.
En consecuencia, cuando miramos hacia las redes sociales virtuales, estamos ante
lo que podríamos denominar estructuras que son naturales a la forma de ser del
ser humano, entornos ideales para desarrollar nuestra necesidad básica social y,
por lo tanto, redes “sociables”.
En este aspecto profundiza el estudio HomeNet de Kraut (1996), que se cita frecuentemente
como ejemplo de relación entre el uso de Internet y el decremento
del bienestar psicológico de la población. Y es que parece que esto no es así. Los
efectos observados de aislamiento y depresión debidos al uso de las TIC –como
comenta Hampton (2006)– se producen solamente en un primer momento, el de
no dominio tecnológico de las herramientas, mostrando una clara tendencia a
decrecer después. Entonces se observa todo lo contrario, lo que podríamos denominar
un efecto de hipersociabilización gracias a las TIC, observable en otra experiencia
también ya mítica, la de Netville.
El de Netville es un estudio ya tradicional en temas de innovación tecnológica y
su influencia en la comunidad (Pew: 2011). Si con Internet podemos socializarnos,
comprar, trabajar, aprender, participar en actividades de ocio desde casa, ¿no estaremos
de algún modo privatizando estas actividades y, por tanto, reduciendo
nuestra participación en la vida pública? ¿Desaparecen (o simplemente se transforman)
las comunidades y las relaciones sociales como resultado de la comunicación
a través de Internet?
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
Netville es un barrio canadiense equipado con redes de alta velocidad como parte
de su especial diseño. Un estudio etnográfico y de explotación de datos a partir
de encuestas online aprovechó a finales de los años noventa esta circunstancia
para estudiar con detalle los efectos de la participación en comunidades online;
en concreto, cómo influye en los tipos de relaciones interpersonales que la gente
mantiene con amigos, conocidos y vecinos.
Pues bien, los resultados indican que se produce el efecto de sociabilidad aumentada
que estamos presentando. Internet apoya y refuerza la variedad de lazos sociales
fuertes, débiles, instrumentales, emocionales, sociales, afiliativos o cualquiera
de los que se producen offline. De hecho, hoy las relaciones no se mantienen
sólo a través de las interacciones online, sino que se sustentan en una combinación
de interacciones on y offline. Así, a pesar de las posibilidades de Internet
como red de comunicación global, mucha de la actividad se dará entre gente que
vive o trabaja cerca, a menudo en el propio barrio de Netville. Allí la red virtual
reúne a sus miembros para socializarles y ayudar a organizar encuentros presenciales,
desde los de carácter más lúdico a los destinados a la prestación mutua de
ayuda, el fácil intercambio de información, la organización de servicios comunes,
etc. En definitiva, los altos índices de actividad online llevaron en Netville a incrementar
la conciencia local, la actividad en persona y la capacidad de movilización
política. Los autores llamaron a la combinación de la red de comunicación de larga
distancia y la interacción local en Netville, en un intento de definir las neorrelaciones
que nos ocupan, “glocalización”.
En palabras de los autores del estudio: “Los residentes con acceso a estos servicios
desarrollaron conexiones más amplias y profundas con otros y establecieron un
mayor número de vínculos con sus vecinos. Una comparación entre los vecinos
conectados y no conectados reveló que los primeros conocían a muchos más vecinos
por su nombre de pila (25 frente a 8), hablaban con el doble de vecinos de
manera regular (6 frente a 3), habían visitado en más ocasiones la casa de sus vecinos
en los últimos seis meses (5 frente a 3) y los telefoneaban con mucha mayor
frecuencia (22 llamadas al mes frente a 6)”. Además, los vecinos conectados de
Netville también ejercieron mejor sus derechos cívicos. Buen ejemplo de ello es
que los conectados usaron la tecnología para organizarse mejor y protestar contra
el promotor que había construido sus casas debido a que presentaban algunos
defectos.
2.1 Comunidades, aprendizaje social, inteligencia colectiva
No es nuevo que la sociabilidad, la cooperación, incluso la cultura como forma
extrema de socialización, al implicar la transmisión (mediante el lenguaje, otra
tecnología importante) de conocimientos entre generaciones, sean claves impor‐
48
Describiendo al hiperindividuo
49
tantes para entender la evolución humana. Lo que sí parece serlo es el alcance
de lo que a veces denominamos inteligencia colectiva (el hoy denominado factor
C) cuando tiene la oportunidad histórica de funcionar on steroids, a mayor nivel,
en los servicios de redes sociales actuales.
El concepto de inteligencia colectiva resulta casi natural si lo miramos bajo la luz
de la investigación actual en psicología cognitiva. Sabemos que nuestra inteligencia
está basada en el exterior, en lo que ocurre fuera de nuestros cerebros más
que dentro, y que Google, Wikipedia y otros recursos online nos vuelven menos,
y no más, estúpidos, si conceptualizamos la inteligencia como algo que nos coordina
con otra gente y nuestro entorno y no como algo aislado.
Se denomina teoría de los cognitive misers, olvidadizos cognitivos, la que postula
la ley del mínimo esfuerzo aplicada a nuestros modos de pensar. Evitamos, siempre
que podemos, realizar más esfuerzos cognitivos si existe cualquier tipo de
atajo. Un político al que votamos porque su sonrisa nos parece honesta, un restaurante
que elegimos porque hay mucha gente dentro o un lugar que encontramos
porque ponemos el código postal en Gmaps en lugar de memorizar la ruta
completa, son ejemplos de razonamientos de este tipo.
Así, como también se diría desde las modernas teorías del aprendizaje conectivista
y resultaría ideal para entender la inteligencia aumentada que defendemos
para el momento actual, el pensamiento está pasando en el exterior más que en
el interior de nuestros cerebros.
Resulta especialmente interesante, porque da fuerza al concepto, un estudio de
Daniel Wegner (Sparrow et al.: 2011) de la Universidad de Harvard, que apoya la
naturaleza innata, profunda, incluso tácita, de la inteligencia conjunta. Se instaba
a varias parejas a realizar un test de memorización. En la mitad de los casos la pareja
se mantenía unida, y en la otra mitad se reasignaba, teniendo al final que colaborar
con gente a la que no se conocía. Los dos grupos estudiaban una lista de
palabras en silencio y después eran encuestados de forma individual. Sorprendentemente,
las parejas que se conocían podían recordar más ítems que las díadas
de desconocidos.
Según Wegner, las parejas entendían bien a sus partners, dividiendo de forma tácita,
sin hablarlo, el trabajo entre ellos, de forma que cada uno podía concentrarse
en sus fortalezas. Del mismo modo que podemos recurrir a un buscador para encontrar
respuestas, la gente con la que interactuamos termina formando una especie
de “sistema compartido de almacenaje y transporte a la memoria de ideas”,
que Wegner denominaría, acuñando un concepto cada vez más actual, “memoria
transactiva”.
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
Estos estudios demuestran, de algún modo, tanto lo que explicaba ya Vigotsky
para lo social, como lo que define el moderno conectivismo para el conocimiento
en la Red.
En cuanto al primero, escribía hace un tiempo Relpe (Reig: 2012d): “Si algún concepto,
en mi opinión, merece ser revisado a la luz del cambio y debido, fundamentalmente,
a la actualidad de su potencia en cuanto a la democratización de
la inteligencia en el contexto de la web es el de Vigotsky y su zona de desarrollo
próximo”.
Definida como la distancia entre lo que se sabe (aquello que somos capaces de
hacer nosotros mismos) y el nivel de desarrollo potencial (aquello que seríamos
capaces de hacer con los demás), el aumento de su alcance es hoy, en época de
redes sociales, excepcional. No es nueva, como anticipábamos, la importancia de
la conversación con pares y/o expertos en la construcción del propio conocimiento.
Lo que tal vez sí lo sea es el alcance, más amplio y global que nunca, que
la red que construyamos de los mismos puede alcanzar.
Dicho en otras palabras, si la cercanía con otros seres humanos nos favorece en
cuanto a gestión del conocimiento, de los procesos de pensamiento en general,
está claro que las conexiones abundantes que establecemos a diario de forma espontánea
en redes sociales resultan de una importancia capital. La idea de red
personal de aprendizaje, de red de contactos en redes sociales que puede servir
como entorno de formación y no solamente lúdico o la reciente moda de los
MOOC (cursos abiertos masivos online), especialmente los conectivistas, en los
que la construcción social del conocimiento se produce con expertos y contactos
en redes sociales alrededor del mundo, son formas de organización contemporánea
de esta inteligencia colectiva.
El tema se manifiesta en organizaciones, en empresas, en forma de comunidades
de aprendizaje, de práctica o de gestión del conocimiento; redes que se construyen
intramuros, pero no son demasiado distintas de las que hoy habitan nuestros
jóvenes.
Y es que buscamos en las redes “sociables” construir credibilidad a los ojos de
nuestro círculo social, ser vistos no sólo como “buenas personas” (base de la que
también está surgiendo la “solidaridad 2.0”), sino también como expertos en determinadas
áreas. Si antes la compra de determinados productos, entre otras, era
la forma más fácil de identificarse con el grupo (y sus elementos distintivos), en
una época de vivencia permanente en los espacios públicos, compartir contenidos
(autogenerados o de otras personas, producir o difundir) es la manera más eficiente
de modelar la forma en la que los demás nos construyen.
50
Describiendo al hiperindividuo
51
Un estudio del The New York Times y el Customer Insight Group (2011) sobre la
psicología de compartir en la web cifra este último como uno de los principales
motivos para hacerlo: el 68% comparten información y contenidos online como
forma de construir su identidad o reputación digital delante de los otros.
No es sorprendente, para finalizar, que el aprendizaje entre pares propio de las
culturas jóvenes (geekaround) que veremos a continuación sea obviamente más
motivador que el de la educación formal. Se aplica la reciprocidad, se piensa que
se puede producir y evaluar y no sólo consumir cultura y, en definitiva, pone en
funcionamiento los potentes mecanismos del reconocimiento social y profesional
de la reputación.
Cabe recordar, en este sentido, lo que apuntaba el psicólogo Deci (1985): existen
dos tipos de motivaciones extremadamente poderosas que favorecen la colaboración
en comunidades: el deseo de ser autónomos y el deseo de ser competentes.
Ambos tienen que ver en gran medida con la evolución de los jóvenes en los
ecosistemas digitales que veremos a continuación.
3. Jóvenes y culturas participativas
Una manera de profundizar en la cuestión de cómo se comportan los jóvenes en
el nuevo ecosistema es observarles, tal y como hicieron desde la Fundación McArthur
durante tres años, hasta 2008, en el conocido estudio etnográfico Living and
Learning with New Media (Ito et al.: 2009). Las conclusiones presentaban lo que
ellos llamaban las tres formas básicas de participación en los nuevos medios y
podrían entenderse también como la evolución del uso, de la apropiación de las
tecnologías si las ponemos en relación con la clasificación TIC, TAC, TEP (tecnologías
de la información y la comunicación, tecnologías para el aprendizaje y el conocimiento
y tecnologías para el empoderamiento y la participación, ya auténtica)
que elaboramos (Reig: 2012e).
 Hanging out (perder el tiempo). Es la apropiación más conocida entre los jóvenes,
algo que hemos hecho toda la vida fuera de la Red y lo repetimos en la
misma: pasar tiempo por pasarlo, perderlo juntos. Sea por teléfono, con herramientas
de mensajería instantánea como el antiguo Messenger o WhatsApp,
sea en servicios de redes sociales, lo que forma parte de la socialización natural
de los jóvenes es utilizar las herramientas para ampliar o enriquecer el tiempo
que se pasa en compañía del grupo social más importante en aquel momento:
el de los amigos, los pares. Este tipo de uso se produce de forma natural y abundante
y resulta una de las preocupaciones más serias en torno a Internet: padres
y maestros que ponen en duda los beneficios de la Red si consideran sólo sus
usos más lúdicos sin tener en cuenta los más serios, teóricos que dudan del concepto
de nativos digitales desde el punto de vista de que sólo son más hábiles
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
que los no nativos en este aspecto o padres que ven la Red como excusa para
perder el tiempo, son ejemplos de la necesidad de dar visibilidad, también, a
las siguientes posibilidades. Conseguiremos así mejorar las percepciones de la
población acerca de Internet y de las redes sociales en general.
 Messing around (darle vueltas). No siempre de forma autónoma, pero, a
veces, los jóvenes saben ir más allá de la anterior etapa en la apropiación de las
tecnologías. Por eso es tan importante destacar la posibilidad de que las redes
en Internet puedan ser no sólo sociales sino también de intereses profesionales,
informativos, de aprendizaje, etc. “Darle vueltas” representa el principio de formas
más intensas de implicación con los nuevos medios, que pueden llegar
–como veíamos‐ a satisfacer las necesidades de realización profesional más elevadas
en el ser humano. Se comienza en esta etapa a ver las tecnologías como
ventanas abiertas para la exploración de intereses, desde los más ligados a cuestiones
personales a los más profesionales. Buscar información online, experimentar,
editar y compartir vídeo, música, fotografía, etc., puede ser el principio
de un uso de la Red, del tiempo que los jóvenes pasan en ella, mucho más productivo.
En el mismo sentido es necesario intervenir, recordar como hacían desde la administración
educativa catalana, que la apropiación tecnológica que se propone en
las escuelas es importante y está alejada de los usos más triviales de las TIC. El término
acuñado por Vivancos de TAC, o tecnologías para el aprendizaje y el conocimiento,
ayuda a entender esta distinción. Enseñar a buscar (priorizando fuentes
fiables como la Wikipedia sobre otras menos neutrales o de calidad), alimentar la
pertenencia a comunidades de intereses, permitir e incluso formar alianzas con
las diversas redes de intereses posibles (Twitter sería un buen exponente) es importante
si queremos motivar a los jóvenes, acompañarles en la tarea de “dar sentido”
al tiempo que dedican a la formación y a sus vidas en general. Los conceptos
de personalización del aprendizaje, de dar cabida a la manifestación de múltiples
inteligencias en los sistemas educativos, de favorecer la creatividad en un contexto
de contenidos y recursos abundantes y libres en la Red para cada posible vocación,
serían también parte esencial de las TAC. No serían extraños entonces escenarios
de formación de músicos/as, bailarines/as, programadores/as de videojuegos, etc.,
desde los sistemas educativos reglados y no sólo de manera anecdótica fuera de
los mismos.
 Geeking out (ser expertos). Lo hacen hoy algunos jóvenes, especialmente
autónomos gracias a las posibilidades de los nuevos medios: irse convirtiendo (la
formación es un proceso hoy, en beta permanente siempre inacabada) en expertos
en lo que les apasiona.
52
Describiendo al hiperindividuo
53
Implica participación, ya de verdad, en el desarrollo económico, cultural, político,
social o de cualquier otra esfera de la sociedad y merece la propuesta de un nuevo
término. Incluye el uso de las tecnologías como medios para aprender (TAC), pero
también para transmitir conocimiento especializado (blogs, perfiles en redes de
intereses e infinitas comunidades especializadas son buenos ejemplos), ayudando
al individuo conectado a adquirir un estatus y una credibilidad entre los miembros
de la propia comunidad que significa formas auténticas de participación.
Para muchos jóvenes, la habilidad de implicarse con los medios y la tecnología de
una forma intensa, autónoma y regida por los muchos intereses que en Internet
pueden tener una satisfacción abundante (la teoría de la larga cola de Anderson
destaca ésta como una de las novedades fundamentales de Internet en cuanto a
la aparición de infinitos nichos de mercado) es una oportunidad única. El término
TEP (tecnologías para el empoderamiento y la participación) responde a esa tarea
y significa la apropiación de las TIC para el logro de las necesidades más elevadas
en la pirámide de Maslow y los constructos teóricos de otros importantes investigadores
de la motivación, como el reconocimiento social, el deseo de ser competentes
y autónomos, la autorrealización o el sentido.
El individuo se convierte en las redes en micromedio de comunicación para su comunidad,
en micropoder en la toma de decisiones antes monopolizadas por diversas
instituciones (el poder de la organización sin organizaciones del que
hablábamos) y en agente activo de desarrollo cultural, científico. Así, establecer
alianzas entre el geeking out y la tarea educativa en distintos niveles hará que
ganen ellos, pero sobre todo que ganemos nosotros, tan necesitados últimamente
de propuestas de reinvención. De que Internet deje de ser considerada una distracción
y empiece a ser una parte importante de la realidad educativa dependerá
que surjan nuevas formas de negocio, creación, innovación, inspiradas en lo que
en Socionomía (Reig: 2012a) llamábamos los valores 2.0 y que desglosaremos al
final, ni más ni menos que el diálogo, la cultura de “compartir”, la colaboración,
la transparencia o el esfuerzo.
Podríamos decir, para finalizar, que algunos estudios empiezan a observar la evolución
lógica de este geeking out, de las TEP hacia usos más adultos. Se asocia,
por ejemplo, la utilización de Twitter con mejores aprendizajes, considerándose
según los estudios que a continuación detallamos, como la red preferida por la
gente mejor dotada a nivel cognitivo.
Vaya por delante la primera precaución que siempre expongo cuando imparto
formación en la materia: las redes sociales son maleables, dependen en última
instancia del uso que hagamos de ellas. Si lo que estamos haciendo con Facebook
es alimentar intereses profesionales, intelectuales, informativos, es probable que
podamos identificarnos también con lo que sigue. El primer estudio (Curtis: 2012)
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
se produce en Australia mediante encuestas a 2.851 graduados. Aunque solamente
un 4% señala Twitter como su red social preferida, parece que se trata de
un grupo selecto, de los que manifiestan las más elevadas puntuaciones en habilidades
cognitivas.
No hay motivos claros para ello, comenta Curtis, psicóloga responsable del estudio,
aunque puede que el carácter inmediato y rápido de la información en Twitter
tenga que ver: requiere niveles elevados de atención y organización de la información.
Además, a los tuiteros nos gusta complicarnos la vida y sintetizar una
idea compleja en 140 caracteres. Esto significa una demanda adicional en cuanto
a solución de problemas y claridad de pensamiento que son especiales en los
usuarios de esta red social.
Añadiría que Twitter funciona también como aprendizaje. Enseña a lidiar con la
complejidad, a interactuar y a aprender de gente de especialidades, orígenes y
opiniones distintas a las nuestras. Además, aunque la exposición a la diversidad
que vivimos en las redes sociales es algo también generalizable al resto de los servicios
de las redes sociales, el hecho de que en Twitter nos rodeemos en mayor
medida que en otras redes (como Facebook) de gente a la que no conocemos personalmente
(pero que nos estimula intelectualmente) incrementa el aprendizaje.
También, el hecho de que Twitter se esté utilizando en mayor medida como herramienta
de gestión del conocimiento y en el ámbito académico puede tener que
ver con todo ello. Una segunda investigación sobre psicología y Twitter (Greenhow
y Gleason: 2012) concluye que los estudiantes que han estado usando Twitter
como parte de su formación muestran mayores niveles de implicación con los contenidos,
profesores y compañeros del curso, obteniendo en general mejores resultados
académicos. Los social media cambian la forma en que experimentamos
lo que leemos y escribimos, según la autora. En el citado estudio, titulado Twitteracy:
Tweeting as a New Literacy Practice, afirma que el uso de la Red entre estudiantes
estadounidenses se ha doblado en menos de dos años hasta los 200
millones, con más de 175 millones diarios de tuits en la actualidad.
Así, sus ventajas parecen repetirse y Twitter resulta ideal para compartir o hacer
una tormenta de ideas durante la creación de proyectos. También enseña concisión
en la escritura y resulta una herramienta de comunicación actual y fácil de
utilizar con otros autores e investigadores.
Está claro que si consideramos como nuevas alfabetizaciones aquellas formas literarias
o de comunicación que crean situaciones prácticas sociales nuevas, en esta
sociedad aumentada en la que hemos visto que se multiplican los matices de cualquiera
de los tipos de relación social que conocíamos, deberíamos ir haciéndole
54
Describiendo al hiperindividuo
55
un lugar a la alfabetización en redes sociales y de intereses, tengan el nombre que
tengan. En el caso de Twitter se habla incluso de “twitteracy”.
3.1 Internet y la evolución de la participación
Dos son las causas fundamentales de cómo estamos cambiando, de cómo las
redes sociales nos empoderan, transforman a las personas y propician el cambio
general que vivimos: la información, que fluye constantemente y puede ser contrastada
en las redes para hacernos menos manipulables que en cualquier otro
momento de la historia, y las posibilidades de participación que entrenamos en
los nuevos medios y que pueden provocar después cambios en la realidad. El
aprendizaje de la participación empieza en los nuevos medios, y en cuanto a cuestiones
más lúdicas, puede servir después para educar jóvenes más implicados y
participativos en la vida cívica y política on y offline. Decimos esto último con ciertas
precauciones, porque esta distinción, por cierto, empieza a denotar poca comprensión
del fenómeno de Internet para los jóvenes, que viven ya plenamente en
la sociedad posdigital en la que lo on y lo off son la misma cosa.
Así parece demostrarlo otro estudio de la Fundación MacArthur y el Centro para
la Información e Investigación en Aprendizaje Cívico (2012), que examinaba los
cambios en tres tipos de comportamiento: la participación política online, la exposición
a distintas perspectivas y la participación en otros ámbitos. Lo hacían
midiendo aspectos como si los jóvenes:
— Usaban blogs o sitios de redes sociales para compartir o discutir perspectivas
sobre cuestiones políticas y sociales.
— Utilizaban Internet para obtener información sobre cuestiones políticas o sociales.
— Usaban el correo electrónico para comunicarse con otros cuando estaban trabajando
en cuestiones sociales o políticas.
Los resultados no son intuitivos y apoyan la idea que planteamos en este apartado:
— Pasar tiempo en comunidades online parece promover la implicación
con la sociedad y no todo lo contrario. De hecho, pasar tiempo online se relaciona
con la participación en más actividades de voluntariado, obras de caridad,
trabajo con los demás en cuestiones comunitarias y formas de protesta política
(como bien hemos vivido en tiempos recientes con el movimiento mundial de
los indignados). De entrada, los jóvenes no están nada implicados en discusiones
o debates políticos –comentan los investigadores–, pero los que lo están muestran
el carácter plural del medio.
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
Añadiríamos que esta exposición a la diversidad resulta positiva en cuanto a la
superación de perspectivas políticas polarizadas o maniqueas (derecha frente a
izquierda, conservadurismo frente a progresismo, etc.), anacrónicas e inadecuadas,
en un mundo cada vez más complejo.
— Los jóvenes se encuentran más en habitaciones vacías que en habitaciones
con eco. O se contemplan muchas perspectivas distintas o no se contempla
absolutamente ninguna. Resulta curioso que pocos de ellos, sólo el 5% de
la muestra, afirmasen estar en “habitaciones con eco”, expuestos únicamente a
las tendencias políticas con las que están de acuerdo. Sin embargo, el 34% de
los jóvenes comentaba que nunca había entrado en ninguna discusión ni encontrado
ninguna perspectiva al respecto.
De la idea anterior deriva el peligro de “homofilia” cuando utilizamos las redes
sociales como redes de información, convertida en metáfora mediante el concepto
de “burbuja de filtrado” de Pariser (2011): tendemos de forma natural a
rodearnos de gente o de ideas similares a nosotros mismos. Cuando en Internet
las redes sociales funcionan como redes de información, como redes personales
de aprendizaje (Reig y Martínez: 2010) de entrada cerradas, podemos caer en
la trampa de una información hecha a nuestra medida pero no especialmente
objetiva. Dicho de otro modo, si leemos solamente de nuestras fuentes de información
preferidas, podemos aislarnos de hechos y puntos de vista alternativos
(Sunstein: 2006). A la vez, los jóvenes pueden limitar su participación a
grupos que suscriben y refuerzan determinados puntos de vista, cargados de
prejuicios.
Llevados al extremo, los argumentos anteriores nos alertarían de que la participación
en los nuevos medios puede hacer resurgir movimientos sociales antidemocráticos,
neonazis o de cualquier otro matiz extremista.
Los resultados confirman que se trata de un miedo infundado, que podemos observar
como de hecho no es así y que el fenómeno de las redes sociales y cómo
se propagan las ideas en ellas no sólo no favorece precisamente la “hemofilia”
sino todo lo contrario. El nuevo individuo conectado pertenece cada vez más a
grupos, comunidades, formas de interacción social distintas, mostrando niveles
de vinculación mucho más débiles con cada una de ellas. Internet es, además, un
medio más fluido que otros, más susceptible de “fugas” y “filtraciones”, de informaciones
no deseadas que traspasan los palacios de cristal atencionales de los
medios de comunicación de masas.
El tema resulta interesante desde el punto de vista del estudio de la viralización
de las cosas. Teniendo en cuenta que la popularidad es un elemento más importante
que la calidad a la hora de que elijamos algo, que nos gusta o damos im‐
56
Describiendo al hiperindividuo
57
portancia a las cosas que nuestro círculo social valora, bienvenida sea cualquier
forma de diversificación de la popularidad, porque redundará en un mundo con
más oportunidades para todos/as.
— Contra la idea generalizada de que los jóvenes lo saben todo y los adultos
nada de Internet, no todos los jóvenes se comportan como nativos digitales.
Como también reconocía Prensky (2006), cuando cambiaba sus primeras teorías
sobre nativos digitales que por haber nacido con las tecnologías ya eran hábiles
con ellas por una concepción más ligada al aprendizaje, el estudio concluía que
formar a los jóvenes en los usos adecuados de Internet ayudará a que éstos se
produzcan.
Resumiendo, se trata de contemplar la educación de la participación cívica y política
si queremos avanzar en la madurez de la apropiación tecnológica como sociedad.
Hay que aprovechar el hecho de que formar parte de comunidades de
intereses online, políticas o no, expone a los jóvenes a más puntos de vista distintos,
lo que lleva a niveles más elevados de implicación. El tema se produce de
forma espontánea, pero obviamente podemos educarlo. Así, el estudio descubría
que mejorar la alfabetización en medios aumentaba notablemente la exposición
de los alumnos a distintas perspectivas, incrementando la probabilidad de que
mostraran más comportamientos implicados, ayudando a evolucionar hacia una
democracia más madura…
Coincide así con las ideas de Jenkins et al. (2009), para quien la alfabetización en
nuevos medios incluye no sólo habilidades literarias tradicionales (como escribir
o investigar), sino también sociales y éticas. En este caso, como veremos al hablar
de los valores que van a asegurar una apropiación correcta de las tecnologías, la
responsabilidad de su educación recae en los adultos.
Otros estudios confirman la relación entre participación online e implicación política,
tanto en adultos (Pew: 2011) como en jóvenes. En este último caso, la Fundación
MacArthur de nuevo (James et al.: 2009) destaca que aquellos jóvenes
que persiguen sus intereses online son los más implicados en cuestiones cívicas
offline: pasar tiempo en comunidades online parece promover la implicación con
la sociedad, potenciar con la red de redes la implicación política, el voluntariado,
la solución de problemas comunitarios y las actividades de protesta.
En este sentido van también los trabajos que, como en el caso que veíamos de
Netville, relacionan la conexión hiperlocal no solamente con más sociabilidad y
relaciones sino también con más implicación ciudadana. En Londres, por ejemplo,
The Online Neighbourhood Networks Study (2010), mostraba que los participantes
en entornos online hiperlocales (como soporte a la comunidad local) manifiestan
los efectos positivos de este tipo de comunicaciones en cuestiones como reforzar
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
el sentimiento de pertenencia a la comunidad, el sentido democrático, la buena
vecindad y una mayor implicación en el territorio. En cuanto a la crisis de credibilidad
que muchos opinan que la clase política sufre (Castells: 2009), parece que
también puede mejorar aquí y que los participantes en el estudio manifestaban
actitudes más positivas hacia los agentes públicos cuando éstos tenían presencia
online.
En resumen, la eparticipación sirve, según Trechsel et al. (2003), para:
— Aumentar la transparencia de los procesos políticos.
— Mejorar la implicación de los ciudadanos.
— Mejorar la calidad de la formación de opinión, abriendo nuevos espacios de
información y deliberación.
Todo esto es así incluso para colectivos tradicionalmente excluidos, que reciben
de algún modo también la influencia. Así lo confirma, por ejemplo, un estudio reciente
de la Universidad de Alabama (Guadagno et al.: 2012), que comparaba el
uso de las redes sociales por parte de colectivos tan dispares como universitarios
y jóvenes “sin hogar”, en ambos casos en torno a los 19 años. Las conclusiones
son sorprendentes: el 75% de ambos grupos usaba al menos una red social (Facebook
o Twitter) durante una media de una hora diaria.
¿Está disminuyendo la brecha digital vinculada a las brechas sociales tradicionales?
¿Existen realmente más oportunidades para las clases más desfavorecidas
que nunca antes en el terreno de lo digital?
La edad sigue siendo, por lo que parece, la gran generadora de la brecha digital.
Con datos estadísticos oficiales (Office for National Statistics: 2012), en el primer
trimestre de 2012, el uso de Internet seguía siendo joven, con un 90% entre la
gente de hasta 55 años, pero solamente el 27,4% entre los menores de 75 años.
Pero más allá de estadísticas, lo importante es el proceso de cambio que vivimos,
sobre todo porque empieza en un lugar importante: la propia psicología del individuo
conectado. Se inicia, concretamente, en la disonancia cognitiva que produce
crecer en entornos interactivos, en las redes sociales que devuelven la interacción
al ciudadano, hasta manifestarse hoy en las primeras demandas ciudadanas de
participación política.
Escribíamos en la prehistoria de 2003 (Reig: 2003): “Cada cyborg será, una vez
que se integre en la nueva sociedad, mejor. ¿Control social? ¿Reproducción de
jerarquías y normas? No niego sus manifestaciones, como reproducción de los
que se producen en la sociedad real y con tendencia a aumentar, conforme a la
propia madurez de la Red, pero lo que no puede negarse es que para entonces
58
Describiendo al hiperindividuo
59
habremos tenido ocasión, gracias a ella, de ampliar nuestro sentido democrático,
nuestro ejercicio del derecho a la libertad de expresión, de una forma a la que
será difícil que podamos renunciar”. El individuo conectado se ha acostumbrado
a participar y va a ser difícil que deje de hacerlo.
El de “disonancia cognitiva” es un término creado por Festinger (1957) y demostrado
por neurocientíficos como Gazzaniga (1985). Se refiere a la tensión que se
produce cuando existen contradicciones entre ideas, entre aspectos importantes
de lo que se piensa, o entre lo que pensamos, lo que vamos interiorizando y la
realidad. Cuando aparece de modo constante en nuestras vidas produce malestar,
de forma que tendemos a la generación de ideas, actitudes o comportamientos
que la resuelvan, en la mente o en la realidad.
En el caso de la Red y el mundo offline, los niños, maestros en mostrar con transparencia
lo que sienten y desean, lo expresan muy bien cuando les damos voz y
les preguntamos acerca de cómo querrían el futuro en relación con las tecnologías
(Latitude Research: 2010). No lo dudan en absoluto: quieren una realidad más
parecida a lo que viven en lo virtual. Piden mayor integración entre la web y la
realidad, de acuerdo con su percepción, ya completamente posdigital y de ausencia
de barreras entre ambas. La Red se vive cada día menos como forma de evasión
y más como entorno que mejora la realidad. Y no estamos hablando
solamente, que también, de artificios tecnológicos que aumentan la estimulación,
haciendo más amena una realidad a veces aburrida, sino, sobre todo, de que
cuando estos niños se conviertan en jóvenes reivindicarán –están pidiendo, de
hecho– la posibilidad de poner en práctica los valores y actitudes que han aprendido
online.
Así, sin negar la importancia también de factores socioeconómicos estructurales
en el Movimiento de los indignados (como los altos índices de desempleo juvenil,
presentes en muchas de las revoluciones sociales contemporáneas), una explicación
importante de sus orígenes estaría en esta disonancia cognitiva, en una vivencia
en Internet que desde muy pequeños proporciona posibilidades de conversación,
opinión, interacción, o como queramos llamarle, a nuestros jóvenes,
que no se corresponden con las que les brinda el mundo offline.
¿Cómo aceptar que se participa en la vida política una vez cada cuatro años cuando
se está acostumbrado a votar (likes, plus, retuits) constantemente en los más
diversos ámbitos cualquier idea o información online?
Sociedad de la información, sociedad red según Castells, la llamemos como la llamemos,
lo cierto es que, tal y como decía el mismo autor en una entrevista refiriéndose
a la revolución egipcia, “no somos los mismos/as desde que estamos en
redes sociales”. Podemos verlo como una evolución: tenemos más voz, somos
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
más poderosos después de haber vivido la experiencia de la participación online.
Nos hemos acostumbrado a conversar, como nos decía el Manifiesto Cluetrain
(2001), en unas redes sociales que aplican una capa interactiva, con las empresas,
los partidos y gestores políticos, entre otras muchas instancias y no vamos a querer
dejar de hacerlo.
Es necesario avanzar, así, en el aspecto de las consultas populares, de la participación
ciudadana de cualquier tipo, sobre todo en cuanto a las TEP, para proyectar
la integración de las mismas en la sociedad y lograr una democracia electrónica
o ciberdemocracia más madura que la actual. En este momento, Twitter o Facebook,
entre otras muchas, nos han prestado en los últimos tiempos interesantes
ejemplos de cómo podrían proyectarse estas herramientas. Se plantean incluso
escenarios de observación y gestión de la voluntad popular para los políticos: si
los jóvenes ciudadanos expresan su voluntad en los nuevos lugares públicos observables,
medibles, cuantificables que son las redes sociales, el sentido de la democracia
puede evolucionar desde la representación a la gestión de una voluntad
popular que hoy fluye de forma abundante.
Sea como sea, en un futuro de democracia 2.0 realmente participativa, de gestión
política “con” las redes sociales y no sólo de campañas “en” las mismas, el precio
de quedar excluido, de formar parte de la brecha de participación, será para el
individuo y las sociedades realmente grave. Ahora que tenemos las herramientas
y cuando surja la voluntad política de integrarlas en procesos de participación relevantes,
la educación para el empoderamiento y la participación debería ser una
prioridad.
4. Familia. Socialización primaria
No hay duda de que lo que hacen sus hijos en las redes sociales preocupa a los padres.
Un reciente estudio del Pew Research Center’s Internet & American Life Project
de 2012 concluye que la mayoría de los padres de adolescentes están preocupados
por lo que sus hijos hacen online y sobre cómo su comportamiento puede
ser monitorizado por otros.
El tema es incluso más grave si recordamos que en demasiadas ocasiones parece
contraponerse el uso de las redes sociales como una actividad propia de una adolescencia
tradicionalmente contracultural al disfrute e integración del concepto
tradicional de familia. Como ya ocurrió con el televisor, se teme que su presencia
aparte al individuo de las relaciones con los más próximos, con un núcleo familiar
que resulta uno de los círculos esenciales de socialización durante la adolescencia.
De nuevo, parece que los datos que reflejan las investigaciones más exhaustivas
y recientes sobre el tema no confirman los miedos. Así lo demuestra, por ejemplo,
60
Describiendo al hiperindividuo
61
una investigación que recoge Reuters (2011) en un artículo, de conclusiones contraintuitivas,
sorprendentes y que desmienten el mito de que los niños y los jóvenes
ocultan lo que hacen en las redes sociales a los padres.
Así, según Campbell, directora ejecutiva de la compañía Kaplan, responsable del
estudio sobre redes sociales entre 2.313 alumnos de 16 a 18 años, solamente un
38% de los jóvenes ignora las solicitudes de amistad de sus padres en Facebook.
En contra de lo que podría parecer, prácticamente dos tercios de los adolescentes
estadounidenses se sienten lo suficientemente cómodos con sus padres como
para tenerlos como amigos en Facebook.
Sería interesante, sin embargo, tener en cuenta que, aunque el tema puede interpretarse
en positivo, no siempre se trata de una cuestión de confianza. En el
16% de las ocasiones, hacerse amigo de los padres era una condición impuesta
por éstos para dejarles darse de alta.
Las nuevas herramientas amplían los espacios tradicionales de socialización libres
de adultos complementarios a esa edad con el entorno familiar. Para muchos jóvenes,
Facebook representa, como determinados lugares (bares, plazas, lugares
apartados) de pueblos, urbanizaciones o ciudades, un nuevo punto de encuentro,
una nueva oportunidad de permanecer independientes de sus padres. Aunque
en ocasiones padres y jóvenes deciden mantener mutuamente sus vidas separadas
en Facebook, los mismos adolescentes que ignoran peticiones de amistad de
sus padres no amplían su rechazo a todos los ámbitos y en un 82% de los casos
se comenta que los padres están implicados en sus vidas académicas.
Lo hemos visto con anterioridad. Lo que hemos denominado hanging out y messing
around puede incluir a la familia. El teléfono, Messenger, Tuenti, en muchos casos
Facebook, hoy WhatsApp, que veíamos que podían servir para “aumentar” o ampliar
el tiempo que se pasaba con los amigos, pueden usarse asimismo con la familia,
con la que también se puede compartir música, noticias relevantes, juegos
sociales, etc.
Se tratará seguramente de algo minoritario comparado con lo que se comparte
con los pares, según el estudio de la Fundación McArthur, sobre todo en el caso
de hanging out, pero no tanto en cuanto a comunidades de intereses. En este
caso, si el adulto no adopta un rol de maestro desde autoridades incuestionables,
pero sí de aficionado apasionado, de creador o igual experimentado a quien los
jóvenes pueden admirar de forma natural, será bien tolerado. De hecho, esos
adultos ejercen una influencia enorme en el establecimiento de normas de comportamiento
en la comunidad (“netiqueta”) y objetivos de aprendizaje.
La presencia no autorizada en sus espacios, sin embargo, se valora como una violación
de la confianza, como si los padres entrasen en la habitación a escuchar
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
sus conversaciones o en otra época hubiesen interceptado las comunicaciones
en papel o el teléfono. Que los adultos espíen o hackeen las redes sociales de sus
hijos es considerado algo innecesario, enfermizo y que adolece del más mínimo
respeto por la propiedad.
La relación con padres y adultos cambia radicalmente en cuanto a los videojuegos.
En este caso, el 80% de los padres comparte juegos con sus hijos. La percepción
sobre el tema es, además, tremendamente positiva y contradice la idea de Internet
(en otros momentos fue la televisión) como algo que separa a padres de hijos:
los videojuegos se viven como una forma adecuada de pasar el tiempo en familia.
Un 66% se muestra de acuerdo con que “la familia que juega a videojuegos unida
se mantiene unida”.
Por último, mientras que jugar y ver la televisión eran las actividades que más frecuentemente
se compartían en el entorno familiar, uno de los desarrollos más interesantes
encontrados en el estudio de la Fundación MacArthur se refería a la
producción conjunta de medios digitales: cámaras digitales, videocámaras y otros
tipos de software de edición eran algunos protagonistas de los tiempos compartidos
en las familias de clase media, ejemplos muy interesantes de la educación
horizontal (de hijos a padres además de padres a hijos).
Recordando de nuevo el concepto de sociabilidad aumentada, añadiríamos aquí
los usos más familiares de WhatsApp, que resulta, como los propios teléfonos
móviles, un tipo de seguridad añadida a los procesos tradicionales de emancipación
del núcleo familiar. Los primeros pasos en el entorno de la llamada socialización
secundaria que se produce con los pares pueden darse hoy de la mano oculta
de un teléfono móvil equipado con sistemas de mensajería instantánea gratuita
o muy asequible como WhatsApp, la mensajería BlackBerry o similares, que actúan
a modo de instrumentos de seguridad para padres e hijos durante la transición
adolescente.
Es también en estos espacios virtuales donde aparece el problema del bullying,
del ciberbullying, la peor manifestación del fenómeno de “organización sin organizaciones”
que ocurre en la capa más social de Internet. Una charla reciente de
Sarah‐Jayne Blakemore, concretamente en el TED Global 2012 (Blakemore: 2012),
sobre el cerebro adolescente y sus peculiaridades me inspiraba algunas claves
para entender el porqué de la gravedad de algunos episodios de acoso para el individuo
conectado.
Aunque está claro que son muchos los elementos socioculturales, afectivos, familiares,
etc., que podríamos incluir en un análisis exhaustivo del tema, algunas
pistas del acoso juvenil están tanto en la especial configuración psicológica del
62
Describiendo al hiperindividuo
63
cerebro adolescente como en la potenciación de determinados rasgos en el entorno
digital. Nos centraremos en tres aspectos:
1. Aumento de la probabilidad de asumir riesgos. Distintas evidencias muestran
que se producen cambios en la activación del córtex llamado medial prefrontal
a edades adolescentes que no se producen en los adultos, cuando grupos de
ambos son instados a tomar decisiones. También el sistema límbico, asociado a
la toma de riesgos, parece estar hipersensible durante la adolescencia, mientras
que el responsable de moderarnos, de controlar muchos de nuestros impulsos,
está todavía en desarrollo en esa etapa.
2. Decremento en la empatía. La adolescencia parece ser, además, una etapa
egoísta en la que nos aproximamos de forma diferente a las decisiones sociales.
En estos casos, la habilidad que se activa en adultos de toma de perspectiva, de
ponerse en lugar del otro, está todavía en desarrollo.
3. Dependencia del grupo de pares. Es en este punto en el que la Red incrementa
en mayor medida el efecto. Si el tema ya es propio de la adolescencia en
sí, si no es nuevo el comportamiento gregario típico de los jóvenes antes de la
aparición de la Red, las abundantes interacciones afectivas positivas, los piropos
y muestras de afecto que abundan en los muros de Facebook o Tuenti, de nuestros
jóvenes pueden aumentarlo. Así, puede incrementarse la dependencia del
grupo de pares, disminuyendo la capacidad de reflexión y apareciendo cierta despreocupación
ética por las implicaciones de la propia conducta.
La respuesta, como siempre, está en una educación que acompañe la maduración
en esos aspectos. Hablábamos ya de tratar la independencia de criterio, de acompañar
la individualización a veces problemática a esas edades. También sería importante
trabajar la empatía, las emociones propias y ajenas. Por último, el
entrenamiento estadístico, en valoración objetiva de probabilidades, de riesgos,
podría compensar la tendencia a asumirlos de forma excesiva y disminuir no solamente
el bullying, sino también temas como la dependencia de las drogas, los
embarazos no deseados, los accidentes por imprudencias y otras problemáticas
típicamente adolescentes. Algunos temas favorecerán todas estas acciones, como
que el cerebro resulta altamente maleable en esas etapas del desarrollo, así que,
para padres y educadores, no hay excusa posible.
Finalmente, también las TIC entendidas como TEP (tecnologías para el empoderamiento
y la participación) pueden tener un papel esencial en cuanto al aumento
de las expectativas de la autoeficacia, de la autoestima y del autoconcepto en la
adolescencia. En esa etapa, tener éxito en lo virtual, en cualquier aspecto relacionado
con la intimidad y la relación (típicamente en Tuenti, Facebook o WhatsApp),
puede ayudar a crear adolescentes más fuertes y resistentes a cualquier amenaza
socioemocional.
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
III. Individualización: lo emocional‐afectivo, la consistencia ética y
moral
1. Construcción de la identidad en la sociedad de la transparencia
Se ha descrito la formación de la identidad como la tarea más importante de la
adolescencia en las sociedades occidentales (Erikson: 1968, en Reig y Fretes:
2011). El mismo Erikson describía la adolescencia como una etapa de moratoria
psicosocial, un tiempo “fuera” que permite a los jóvenes experimentar libremente
identidades en entornos poco exigentes. Veremos a lo largo de este apartado
cómo eso ha cambiado y por qué es importante, entendiendo la gestión de la
identidad como una nueva y relevante competencia en la actualidad, aprender y
enseñar a proyectarla y protegerla en estos nuevos entornos.
Lo cierto es que compartimos mucho, cada vez más y cada vez en más redes sociales.
Transmitimos en directo (real time web, lifestreaming) nuestras vidas, opiniones,
relaciones, conexiones, pensamientos, conocimientos, etc. Esto puede
tener consecuencias positivas si lo formulamos como sociedad de la transparencia
(Reig: 2009), con connotaciones como la apertura, la autenticidad, la tolerancia
o la inclusión de lo diverso, pero para generaciones que no han nacido con ello
puede resultar inquietante. La despreocupación de los jóvenes sobre lo que publican,
la idea de que muchos de los entornos colaborativos en los que interactuamos
nos sean proporcionados por empresas que explotan económicamente
nuestros datos, resultan las preocupaciones principales.
Escribía García Márquez que todos tenemos tres vidas: la pública, la privada y la
secreta. Podríamos decir que cada vez son más difusos los límites entre las mismas,
que cada vez es más difícil encapsular una información que es fluida por naturaleza
y fluye aún más en los ecosistemas de las redes digitales. Se mezclan la
vida personal y la laboral, las esferas pública y privada y, si antes decidíamos qué
aspectos de nuestra privacidad convertíamos en públicos, ahora –como veremos–
debemos decidir qué preservar y trabajar de forma activa para lograrlo.
1.1 Concepto de identidad digital: más diversos, más fuertes
La llegada de Internet cambió las condiciones tradicionales de la creación y representación
de identidad. Especialmente en los inicios, en el entorno virtual, la
presencia física se disocia de los encuentros sociales. Este aspecto, junto con la
condición de permanecer en el anonimato, permitió la opción de no revelar información
sobre el propio aspecto físico o biografía personal (Zhao et al.: 2008).
De esta manera, como nunca antes en la historia, la Red permitió la posibilidad
de reinventarnos a nosotros mismos a través de la creación de nuevas identidades
64
Describiendo al hiperindividuo
65
y las herramientas nos permitieron poder proyectar una imagen de nosotros mismos
más completa, como han estudiado desde autores clásicos hasta los más actuales
(Boyd: 2008)
A partir de las propuestas de Sherry Turkle (1995), que fue una de las primeras
en señalar la importancia de repensarnos a nosotros mismos y nuestra identidad
en este contexto, sabemos que la identidad es (o era, como veremos al final) aquí
múltiple y descentralizada. Coincide con la teoría del self, que considera la identidad
ya no como un núcleo de los rasgos o aspectos que son relativamente estables
y definidos de manera más o menos innata, sino más bien como un constructo
complejo y multifacético, sujeta también a la construcción y reconstrucción
continua (Ligorio y Hermans: 2005, en Reig y Fretes: 2011). La identidad, de
acuerdo con esta perspectiva, se compone de múltiples dinámicas, que están a
nuestra disposición en función de los contextos culturales e instrumentos (tecnológicos)
disponibles. Viviendo en Internet cada vez en más comunidades, podemos
vislumbrar hasta qué punto los matices de la identidad se multiplican,
hasta qué punto, en definitiva, se va forjando una sociedad más diversa.
No solamente estamos hablando de un incremento cuantitativo: en la primera
Red, la proyección de la identidad supuso un proceso de empoderamiento, un
cambio cualitativo importante, incluso hasta el extremo de permitir su construcción.
La investigación ha demostrado que la eliminación de características no deseables
permitió a ciertas personas desfavorecidas evitar los obstáculos habituales
que les impedían en el cara a cara la construcción de la identidad deseada
(McKenna y Bargh: 1998).
Sigue siendo así en un primer momento. Valkenburg y Peter (en Reig y Fretes:
2011) investigaron las consecuencias sobre la competencia social y el autoconcepto
en niños y adolescentes (muestra holandesa de 1.158 sujetos entre 10 y 17
años) después de que experimentaran con su identidad online. Los adolescentes
que más a menudo experimentaron con su identidad en Internet eran los que
después con más frecuencia se comunicaban con personas de más diversas edades
y orígenes culturales. Este tipo de comunicación tuvo un efecto positivo sobre
su competencia social. Específicamente, encontraron que los adolescentes solitarios
utilizaron Internet para experimentar con su identidad y a la vez mejorar
sus habilidades sociales.
Otro buen ejemplo del empoderamiento anterior lo tenemos en el fenómeno de
la producción amateur de vídeos, temida por los padres, pero que parece que
también puede tener algún efecto positivo. Los vídeos caseros están ampliando
los lenguajes en los que es posible proyectar la identidad a la Red. Permiten, en
otras palabras, a gente poco diestra con el lenguaje escrito explorar lo que son y
compartirlo con los demás. En este sentido, Fairweather (en Reig y Fretes: 2011)
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
realizó una investigación pionera con 28 bloggers con experiencia en videoblogs,
de entre 18 y 35 años, a quienes se les preguntó si publicar vídeos en YouTube
había afectado a su identidad. La mitad de ellos afirmaron que había influido en
la forma en que se autopresentaban, procurando parecer más cercanos o atractivos
de lo que son normalmente, especialmente en el caso de las mujeres. Más
de la mitad dijo que eso les había vuelto más seguros, más extrovertidos, abiertos
y motivados, por lo que parece que la actividad en YouTube repercute positivamente
en el desarrollo de una identidad sana, de una autoestima adecuada.
1.2 Del anonimato a la transparencia: tipos de identidades y diferencias
entre entornos virtuales anónimos y no anónimos
Las primeras investigaciones sobre la identidad y la autopresentación online se
centraron principalmente en los entornos virtuales en los que los usuarios permanecían
en el anonimato, como los MUD (Multi‐User Dungeons), salas de chat
y tablones de anuncios (Rheingold: 1995; Turkle: 1995). Estos estudios descubrieron
que los individuos tendían a experimentar con la propia identidad (a modo
de role playing) y a realizar conductas fuera de la normativa. Como diría Goffman
(1959), en el mundo “real” vivimos en escenarios en los que la identidad verdadera
a menudo se suprime y se oculta. Por el contrario, en un mundo virtual totalmente
anónimo no se suelen utilizar las máscaras y el “verdadero yo” emerge,
junto a las identidades tabú.
Estudios más recientes han examinado la identidad en entornos virtuales menos
anónimos, como páginas de citas, y los resultados han sido diferentes (Ellison et
al.: 2006) y afines a nuestra tesis: estamos evolucionando con las redes sociales
desde las identidades fingidas a las reales, desde la cultura del anonimato a la de
la transparencia. En el caso de las identidades producidas en sitios web de citas,
resultaron ser muy “realistas y honestas”, ya que los usuarios querían evitar sorpresas
posteriores en encuentros cara a cara.
La investigación de Zhao et al. (2008) en Facebook, un entorno online que propone
la transparencia, que promueve que el usuario cree y mantenga su cuenta con
sus datos personales e informaciones reales, encontraba diferencias importantes
entre la identidad construida allí y la construida en entornos anónimos. En general,
los usuarios de Facebook muestran su identidad de forma más implícita que
explícita, “muestran más de lo que dicen”, en mayor medida si son adolescentes,
que utilizan este tipo de redes para proyectar su identidad y personalidad, usando
un lenguaje visual mucho más transparente que el escrito. Este tema resulta más
relevante si recordamos que la información sobre el físico es especialmente importante
en conversaciones sexuales y flirteos, actividades populares entre los
adolescentes dentro y fuera de las redes sociales.
66
Describiendo al hiperindividuo
67
1.3 El proceso de maduración de la identidad digital: de la identidad
fingida a la identidad aumentada
Se supone muchas veces que los perfiles en las redes sociales crean y comunican
una imagen idealizada de nosotros mismos (Manago et al.: 2008), que de algún
modo fingimos en Internet lo que no somos. De acuerdo con esta hipótesis sobre
la identidad virtual idealizada, los propietarios de perfiles reflejan características
idealizadas que no responderían a sus personalidades reales.
La visión alternativa defiende que sí reflejamos nuestras verdaderas identidades
en Internet, que las redes sociales constituyen ya parte de nuestro contexto social
extendido y son un lugar en el que expresar características de personalidad reales,
capaces de transmitir percepciones interpersonales, que lo que menos queremos
es que lleven a cualquier tipo de engaño.
De hecho, según esta perspectiva, en la que coincidirían varios autores, lo que se
transmite en las redes sociales es una integración de varias fuentes de información
personal similares (o incluso más reveladoras) que las que compartimos en el
mundo no virtual: pensamientos privados, imágenes de la cara, relatos de nuestro
comportamiento social, cosas que contienen información válida acerca de nuestra
personalidad.
Un estudio reciente (Back et al.: 2010) ponía a prueba ambas hipótesis, confirmando
la de la extensión vital: es difícil crear identidades idealizadas en el estado
actual de la web social, sobre todo si recordamos que no somos los dueños exclusivos
de ésta. Además, la propia relación que establecemos en Internet, donde
no nos vemos las caras, donde la confianza, elemento esencial en el que basar
nuestros juicios y decisiones, debe traducirse a lo virtual, provoca que exijamos
responsabilidad sobre sus perfiles a nuestros contactos, que además pueden conversar,
interactuar con nuestras autodefiniciones para también ajustarlas a la realidad.
Cuando evolucionamos como usuarios, somos, y nuestros jóvenes también,
más auténticos en las redes sociales.
Añadiría una necesidad básica de coherencia. “El carácter textual de la comunicación
en red aporta sentimientos de seguridad, de palabras que no se lleva el
viento. En este tipo de interacciones, dadas las posibilidades para registrar las
conversaciones, se activan más expectativas y se eleva la autoexigencia en cuanto
a la coherencia o la autenticidad de lo comunicado”.
“En otras palabras, el hecho de comunicar por escrito nos confronta con cosas de
nosotros mismos que no conocíamos, nos obliga y facilita (sobre todo en la comunicación
asíncrona) la introspección, otra vez la coherencia, facilitando la resolución
de distorsiones cognitivas” (Reig: 2003).
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
Volviendo al estudio en cuestión (Back et al.: 2010), concluye que se falsean perfiles
solamente en el caso de existir elementos de neuroticismo, lo cual es consistente
con investigaciones previas que muestran que el neuroticismo es difícil
de detectar, no solamente en el entorno online sino en todos los contextos (Funder:
1999, Kenny: 1994, y en Reig y Fretes: 2011).
Que se trata de una cuestión evolutiva lo reflejaba un célebre cómic de Peter Steiner
en The New Yorker, que fue famoso en la primera época de Internet. Aparecía
un perro que le decía a otro perro: “Nadie sabe que eres un perro en Internet”.
Consideramos que se trata de una visión anticuada, ya superada, de una Internet
de finales de los años noventa, de un primer momento en el que percibíamos sus
chats, sus mundos virtuales como un juego, como un mundo paralelo, como un
teatro (como diría Goffman) y, por tanto, un lugar seguro en el que podíamos experimentar
roles o identidades ficticias. No es así en la web social actual, definida
incluso –como hemos visto– como sociedad de la transparencia. Hoy el perro, por
continuar con la metáfora, se dibujaría con ropajes humanos, porque después de
poner a prueba comportamientos e identidades múltiples en el entorno seguro
de la Red se ha atrevido a ser quien quiere ser en el mundo “real”.
Y es que hay mucho –como hemos visto– de empoderamiento, de aprendizaje de
la diversidad, de liberación favorable a la autoexpresión, de acercamiento entre
lo que queremos ser y lo que somos en realidad en el viaje que hacemos a través
de la Red hacia nosotros mismos, en el proceso de madurez en cuanto a la identidad
digital que intento describir. La identidad del individuo conectado es una
identidad aumentada, mucho más potente que antes del ejercicio de autoconocimiento,
autoexpresión y autorrealización que supone una interacción en redes
sociales acompañada de sólidos valores y una educación adecuada.
Funciona online en cierta forma la profecía autocumplida, la construcción de uno
mismo como quiere ser hasta convertirse en ello. De este modo, los investigadores
demuestran que las autoexpresiones tienden a reflejar los aspectos de la personalidad
offline (Huffaker: 2006; Valentine y Holloway: 2003). Especialmente los
jóvenes usan sus páginas de Myspace, perfiles de Facebook y blogs para expresar
sus valores, gustos culturales, identidades sexuales, personalidades y sentimientos
sobre sus relaciones y experiencias. Como comenta Boyd (2008), la juventud se
escribe online y los espacios online se utilizan como sitios seguros para explorar
identidades. También se viven estos espacios como oportunidades de tomar el
rol de los demás (Mead), tema fundamental cuando sabemos que ponerse en el
lugar de los otros es prerrequisito de la conducta ética.
Llegamos así a la cuestión de los valores, a cómo se traslada lo aprendido en Internet
a la realidad desde el punto de vista de un ser humano que busca la coherencia.
Los datos que aporta el reciente informe The Pew Research Center’s
68
Describiendo al hiperindividuo
69
Internet & American Life Project (Reig: 2012f) indican que cuestiones como la confianza,
la tolerancia, el apoyo social y la implicación social y comunitaria aumentan
también gracias a la hiperconectividad social que vivimos. No sólo somos más
reales, también nuestras identidades son mejores en cuanto a los valores universales
en las redes sociales virtuales.
2. La generación “we” y los nuevos valores del individuo conectado
Hemos visto que, lejos de estar creando adolescentes más aislados, varios estudios
hablan de nuevas generaciones mucho más empáticas, solidarias, gracias en parte
a las denominadas redes “sociables”. Así, por ejemplo, según una reciente encuesta
en el USA Today (2011), el 61% de los jóvenes norteamericanos de 13 a 25 años se
siente personalmente responsable de cambiar el mundo. Y no es algo que se quede
en el volátil ámbito de las ideas: el 81% ha sido voluntario alguna vez o un 83%
considera la responsabilidad social o medioambiental de las compañías a la hora
de tomar decisiones de compra o valoración de la calidad de productos o servicios.
De algún modo, podemos afirmar que la generación “me” está siendo sustituida
por la generación “we”, con valores mucho más allá de lo material.
Sus nuevos valores se basan en la sociabilidad humana y en algo que también parece
innato, como el sentido de la justicia, la correspondiente indignación cuando
en entornos informativos abundantes nos hacemos conscientes de la desigualdad
en la que se basan muchos de los actuales sistemas socioeconómicos.
Nos hemos acostumbrado, hemos aprendido además a compartir, valor que situamos
por encima de otros tradicionales, como el de la propiedad. Emerge, como
diría Lessig, una nueva ética de la cultura libre (Lessig: 2005) y la colaboración, poniendo
en jaque incluso conceptos tan arraigados en el capitalismo tradicional como
los de la propiedad, la autoría, los copyright… La “economía moral” de Thompson
(1979) definiría ahora las formas en las que los que descargan música y los fans justifican
su apropiación y propuesta alternativa para los contenidos online.
Un estudio reciente de ESADE (2012) profundiza en este importante aspecto, el
de los valores culturales de la sociedad 2.0. El título resulta gráfico en sí mismo:
“Del consumismo feliz al consumo ciudadano”.
La idea es que las sociedades de consumo están en crisis y, aunque es posible que
los denominados “ninis” no tengan el dinero como valor ni sepan cómo ganarlo,
sí tienen muy claros otros valores, como el de la sostenibilidad, la realización personal
y profesional, etc. En un modelo económico y social en el que el consumo
ha desarrollado un rol de vertebración social –concluyen–, se detecta un cambio
en las tendencias de los consumidores que transformará la manera de hacer ne‐
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
gocios y el modelo empresarial a escala global, modificando finalmente la sociedad
misma.
El estudio define tres mundos según la evolución de sus modelos de consumo: el
de los países emergentes; el de los que están en crisis, como España; y el de los
que ya están en poscrisis, como Alemania o Suecia, en los que existen sociedades
más sostenibles, seguras y solidarias. Al compararlos, se constata que la posibilidad
de consumir más a partir de ciertos niveles (los de los países nórdicos) deja
de tener una contribución significativa en la felicidad de los individuos. Es lo que
ocurrirá, presumiblemente, cuando salgamos de la crisis económica también en
nuestro contexto.
Volviendo a los valores que surgen per se de la denominada cultura participativa
en Internet, estamos hablando –diría Jenkins (2008)– de un lugar con pocas barreras
a la expresión artística, que da fuerte soporte a la creación y la generosidad.
Los nuevos “aprendices” en procesos de formación informal entre pares reciben
reconocimiento social y asumen grados de responsabilidad que resultan interesantes.
Como decíamos en Socionomía (Reig: 2012a) siguiendo a los grandes teóricos
de la evolución moral, como Kohlberg (1997), cuando las normas no siempre
son claras en la Red, serán valores superiores como la responsabilidad interna, la
evolución moral, los que deban tomar las riendas.
Resulta necesario, por último, insistir en la necesidad de educar en valores. Estamos
hablando de empoderamiento, de sociedades aumentadas en las que lo que
puede hacer el ciudadano es, gracias a la organización posible sin organizaciones,
más potente que nunca antes. Internet, las redes sociales, son poderosas herramientas
para los nuevos babies with superpowers, para los chicos con superpoderes,
que son nuestros jóvenes (Ito: 2009), que pueden organizar con ellas,
decimos a menudo, desde las protestas más violentas a las manifestaciones más
pacíficas.
Para que sean solamente las positivas las cosas que emerjan, deberemos, por
ejemplo, concienciar acerca del entendimiento de las posibles consecuencias de
los actos para sí mismo y para otros. Serán necesarias algunas de las habilidades
cognitivas y sociales que hemos visto (toma de perspectiva, pensamiento crítico
y estadístico, orientación al futuro y conexión entre acciones y consecuencias),
además de la formación en valores. Se trata de habilidades que antes adquiríamos
en la edad adulta (Kohlberg et al.: 1997), pero que en un contexto de crecimiento,
de empoderamiento de los jóvenes como el que vivimos, se producen y se deben
reforzar desde edades más tempranas.
De una forma similar concluye el informe Young People Ethics and the New Digital
Media: para que las promesas de los nuevos medios sean realizadas en positivo
70
Describiendo al hiperindividuo
71
debemos apoyar el desarrollo de habilidades éticas, de una “mentalidad ética”
(James et al.: 2009) que es más importante que nunca.
En resumen, en un contexto de inteligencia aumentada, de posibilidades de organización
autónoma, más recursos para la cultura y la creatividad y para más
personas que nunca en la historia, no van a tener precio los esfuerzos que invirtamos
en lograr una evolución moral que convierta a estos “superadolescentes”
en los héroes que tanto andamos necesitando.
3. Privacidad, nuevo panóptico y sociedad de la transparencia
Varios son los motivos por los que es necesario redefinir y educar la privacidad:
— Es cierto que, cuando interactuamos en las redes sociales, se produce
una sensación de seguridad y anonimato que parece convertir en innecesarias
las estrategias sobre privacidad.
— Una cita explica de forma muy precisa cómo la cultura de compartir
puede ser también la de exhibir (Deresiewicz: 2009): “¿Qué quiere el yo contemporáneo?
La cámara ha creado una cultura de la celebridad, los ordenadores,
de conectividad. Cuando la web ha permitido la convergencia entre ambas y las
redes sociales han extendido la interconectividad, las dos culturas se han unido:
la celebridad y la conectividad son formas de ser conocidos. Y eso es lo que quiere
el ser contemporáneo: ser visible”.
En este contexto, de streaming de la propia vida (también llamado lifestreaming),
reviven los miedos de Orwell y su 1984, metáforas de un mundo de seres humanos
controlados por gobiernos y empresas, desprovistos de toda libertad, que parecen
cobrar sentido entre las actuales redes sociales.
— Se confunde hoy lo público y lo privado y la cultura joven parece publicar
cosas antes consideradas “privadas” desde la creencia de que sólo otros pares
estarán interesados. En muchos casos no creen que lo que publican pueda ser
objeto de la atención adulta y suponen, en muchos otros, desde su naturalidad
con la Red, que todo el mundo se comportará de forma responsable.
Para muchos jóvenes, la privacidad no es ocultar información sino gestionar su alcance,
lo que se comparte, cómo se presenta, quién accede a cada cosa, etc. Así,
una nueva investigación de Danah Boyd y Eszter Hargittai (2010) mostraba como
son ciertas las observaciones que algunos/as veníamos haciendo: no es verdad
que a los jóvenes no les preocupe la privacidad. Resulta, por contra, que es un
tema que ocupa su tiempo, registrándose múltiples modificaciones de sus perfiles
en Facebook durante 2009. Más concretamente, el estudio destacaba que la ma‐
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
yoría de los usuarios de Facebook había modificado sus condiciones de privacidad
por lo menos una vez en 2009, siendo ésta una práctica en aumento, tanto en
usuarios frecuentes como ocasionales. Además, de forma lógica, los que más frecuentemente
usaban Facebook, así como los más diestros en Internet, eran los
perfiles que mayor tendencia tenían a modificar la configuración de seguridad.
En definitiva, son cada vez menos los usuarios/as que nunca han modificado su
configuración de privacidad y son mayoría los que la han modificado en cuatro o
más ocasiones. Estaría de acuerdo con todo ello una nueva encuesta del Pew Research
Center’s Internet & American Life Project, que cifra en el 66% los participantes
en sitios de redes sociales que restringen el acceso a sus perfiles de algún
modo (Lenhart y Madden: 2007). En muchos casos no se rellenan todos los datos
o se tienen varias cuentas, presentando distintas identidades en diferentes ámbitos.
En un contexto general –como veíamos– de sociedad de la transparencia,
de autenticidad como valor, el engaño, si se utiliza, lo hace frecuentemente para
mejorar la privacidad, con el 46% de los perfiles públicos aportando, según el Pew,
algún tipo de información falsa con este objetivo.
En general, los jóvenes tienen en cuenta la privacidad, pero algunos de ellos y de
los adultos se equivocan al elegir una estrategia de protección. El estudio del Pew
sobre diferencias en cuanto a la gestión de la privacidad (Madden: 2012) aporta
también datos sorprendentes e interesantes para padres y educadores preocupados:
no se registran diferencias en cuanto a la gestión de la privacidad entre
perfiles de edades distintas. En caso de haberlas, incluso parecen apuntar a actitudes
responsables en los más jóvenes, apareciendo el hecho de eliminar a la
gente de nuestros círculos como algo más propio de éstos que de los mayores.
La respuesta, en cualquier caso, como concluye el informe Youth Safety on a Living
Internet (OSTWG: 2010), que nos resulta tremendamente interesante aquí, está
en la educación, en una educación que conozca a fondo el nuevo ecosistema y
enseñe a gestionar la privacidad en él.
En este sentido es interesante diferenciar, como hace Boyd (2008), entre el tipo
de problemas relacionados con la privacidad on y offline. Si los problemas causados
por el bullying, la difamación en el entorno online, son más graves o se vivencian
de forma más perjudicial es porque se producen cuatro agravantes: la persistencia
(lo que se postea puede durar para siempre), la “buscabilidad” (puedes
buscar sobre cualquiera y encontrar su “cuerpo” digital), la “replicabilidad” (puedes
copiar y pegar información de un contexto a otro) y las audiencias invisibles
(nunca sabes cuál será el alcance de un mensaje, quién será la audiencia).
Todo ello redefine lo que entendemos por estatus social en la era digital, resultando
cierto que, en general, como observa Boyd, se convierte en algo más explí‐
72
Describiendo al hiperindividuo
73
cito, público y persistente, con más oportunidades que antes, tanto para negociar
como para aprender normas sociales de los pares. En otras palabras, a diferencia
de lo que ocurría en otras épocas, el carácter conectado y público de nuestro
comportamiento lo hace más trascendente, aumenta la probabilidad de que tenga
más consecuencias y de forma más persistente, con todas las ventajas e inconvenientes
que conlleva.
Hacer conscientes a los jóvenes de todo ello y adoptar estrategias que maximicen
lo positivo y minimicen lo negativo debe ser –como veíamos al hablar de la formación
del criterio independiente del grupo– una de las tareas de la educación
emocional actual.
La privacidad es, por último, una preocupación que tiende a desaparecer. Lo observamos
desde la práctica de formación en social media, constatando que se
trata de una cuestión sobre la que los jóvenes no se muestran demasiado preocupados,
resultando incluso irrelevante, según algunos estudios, en la adolescencia.
Una polémica investigación refuerza estas impresiones. El denominado “proyecto
BlackBerry” (Underwood et al.: 2012) es un controvertido estudio académico que
recrea la conocida idea de los panópticos. Se trata de registrar, observar, con el
objetivo de estudiar sociológicamente, los textos, imágenes, mensajería instantánea,
mensajes de Facebook emitidos desde BlackBerry “trucadas” de 175 preadolescentes
durante cuatro años. Medio millón mensual de mensajes en una
base de datos en beneficio de la ciencia social y en perjuicio de la privacidad a
cambio de un smartphone libre y un plan ilimitado de mensajes de texto para los
participantes.
Los datos están siendo analizados y arrojan las primeras curiosas conclusiones,
aunque serán muchas más en un futuro:
— Frente a otras investigaciones, chicos y chicas parecen “textear” con la
misma frecuencia, unos 110 mensajes diarios y sin grandes diferencias entre
ellos. Parece que empieza a hacerse realidad el cyborg andrógino (Reig: 2003),
que reúne lo mejor de ambos sexos y diluye las diferencias que demasiadas
veces durante la historia han llevado a desigualdades basadas en el género.
— El número de mensajes no se correlaciona con problemas de conducta.
Sí lo hace, obviamente, el contenido de los mismos.
Pero el tema resulta especialmente interesante en términos de privacidad: tratándose
de jóvenes de 9 a 13 años no es de extrañar la falta de preocupación por
su intimidad. Sorprende, eso sí, la actitud de los padres, que aceptan como sus
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
hijos la promesa de que nunca se romperá la confidencialidad sin ningún tipo de
reticencia.
En el mismo sentido apuntan una serie de encuestas realizadas por Zogby International
para Congressional Internet Caucus Advisory Committee: los jóvenes de
18 a 24 años tienen percepciones sobre la privacidad distintas del resto, más cercanas
al concepto de sociedad de la transparencia que a la proyección de cualquier
tipo de futuro amenazante.
El mismo estudio arroja otros datos interesantes, como que 9 de cada 10 estadounidenses
creen que Internet ha cambiado sus expectativas en cuanto a la privacidad.
Así, de acuerdo con los resultados de la encuesta, parece que están
variando ya las percepciones:
— Solamente el 35,6% de los entrevistados de 18 a 24 años considera que
alguien que “postea” una imagen de uno en una piscina está violando la privacidad,
comparado con el 65,5% de los mayores.
— Únicamente el 19,6% de este mismo grupo cree que exponer su perfil
en una red social de citas sería una invasión de la privacidad, frente al 54,6%
del resto.
Vamos, creo, hacia un futuro más despreocupado y tolerante hacia el carácter
de lo que se desvele de nosotros en las redes sociales, de un ser humano más
fuerte y resistente a unas críticas que es inevitable leer o escuchar hoy. Por varios
motivos:
— La abundancia de datos que vivimos es “para todos”. Estamos en igualdad
de condiciones todos/as los que participamos en las redes sociales. El concepto
de “humillación mutuamente asegurada” que desgrana Jarvis (2011) en
su último libro nos habla de ello como equilibrador de algunos de los peligros
sobre la privacidad. Lo ilustro desde hace años con el ejemplo de un profesor
universitario cansado de aparecer en Google en las opiniones, chistes y chascarrillos
inventados por sus alumnos y publicados en un blog. La solución que
encontró fue crear él mismo un blog y publicar los “gazapos” de los exámenes
de sus alumnos. En poco tiempo, estos últimos habían borrado el espacio…
— Evolucionan los valores: no se ve bien que alguien oculte su identidad.
Cuando las relaciones se virtualizan y la confianza no se basa en los mismos elementos
que en el mundo físico (apariencia, química, sensaciones, miradas, etc.),
somos más intransigentes en cuanto a la autenticidad; exigimos mayor transparencia.
Es frecuente que entre los jóvenes esté mal visto fingir identidades,
hacerse pasar por otras personas en Internet, llegándose a vetar y expulsar a
quienes no interactúan siendo ellos mismos.
74
Describiendo al hiperindividuo
75
— La privacidad es un concepto contemporáneo, que no existía en muchas
comunidades locales tradicionales, en las que lo natural era vivir con las puertas
abiertas a todo vecino, familiar, amigo, etc., que quisiera entrar. Quizás no estábamos
preparados para tolerar, incluso respetar, la diversidad humana e inventamos
la privacidad para protegernos del prejuicio. En otras palabras, la privacidad
surge en parte para ocultar aspectos no necesariamente perjudiciales ni
delictivos, pero sí “mal vistos” desde mentalidades poco abiertas, de nosotros
mismos. Hoy hemos evolucionado y en parte gracias a Internet hemos dado visibilidad
a ideologías, opciones sexuales, apariencias y gustos de todo tipo. Es cierto
que, en general e independientemente del contexto sociocultural en el que
nos situemos, aumenta la transparencia con que nos movemos, así que parece
que volvemos a intentar la utopía de mostrarnos al mundo como realmente
somos, de abrir las puertas de nuestras “casas” virtuales para que cualquiera
pueda, con menos prejuicios, entrar de nuevo.
En este sentido, cabe recordar en España recientes casos de difusión no autorizada
de imágenes y vídeos íntimos en Internet y cómo la reacción popular, sobre
todo del público joven, tendió a mostrar su repulsa y solidaridad con las víctimas,
todo ello según valores de naturaleza superior (Kohlberg vuelve a ser referente
en este sentido), como el respeto a los seres humanos y su intimidad.
3.1 Privacidad y género
Existe en cuestiones de privacidad una brecha de participación importante relacionada
con el género. Especialmente en el caso de grupos de interés muy técnico,
incluso formas de juego casi profesionales, se definen como dominios masculinos.
No se trata sólo de acceso a la tecnología, sino de algo más profundo: se tiende
a estigmatizar más a las chicas si se identifican con prácticas geeked out. De este
modo, el carácter híbrido entre popularidad y estatus social y profesional en las
redes sociales de los jóvenes hace que muchas chicas se autoexcluyan y renuncien
a las oportunidades laborales y de aprendizaje que el uso profesional de las redes
les podría proporcionar.
Parecen coincidir los estudios del Pew (Madden: 2012), basados en una encuesta
a 2.277 adultos sobre este tema: cuando se trata de gestionar perfiles
sociales, parece que las mujeres se comportan en general como adultas maduras
y responsables, frente a unos hombres que lo hacen como adolescentes impulsivos.
Así, aunque estamos mejorando respecto a la gestión de la privacidad en general
y somos más activos que hace unos años en cuanto a editar nuestras conexiones,
manejar la reputación y usar controles de privacidad, son las mujeres las que más
destacan en ello. La propia configuración del perfil de privacidad es distinta, con
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
dos tercios de mujeres que permiten sólo a sus amigos ver su perfil en Facebook,
LinkedIn o Myspace sin restricciones. En el caso de los hombres, menos de la
mitad aplican este tipo de controles. Globalmente, el 26% de los hombres eligen
el más público de los perfiles posibles, frente al 14% de las mujeres.
Esto puede ser perjudicial para la igualdad de género. Tener un perfil en Facebook,
LinkedIn, etc., puede ser una forma de difusión de lo que sabemos o hacemos
profesionalmente, sobre todo en el caso de personas de más cualificación, cargo,
etc. En este sentido, y aunque creo que afortunadamente el tema está cambiando,
la discreción en cuanto a conocimientos o logros es un rasgo cultural aprendido
por las mujeres durante su proceso educativo, que se repite, como veíamos, en
cuanto a la gestión de la privacidad en las redes sociales. En general, se enseña a
los hombres a divulgar sus logros como forma de alimentar una competitividad
mayor, lo que sitúa a las mujeres en posiciones mucho más invisibles en el ámbito
de los negocios y de la vida pública.
A la inversa, también resulta preocupante para los hombres el déficit de gestión
de la privacidad a nivel personal, en el ámbito de la intimidad, donde la mayor
precaución de las mujeres las sitúa en un punto aventajado. En el caso de los hombres,
su uso de las redes sociales para la vida privada puede resultar, por las mismas
causas de origen educativo y cultural, en una “extimidad” (concepto lacaniano
que ha venido a interpretarse como lo opuesto a la intimidad, el exhibicionismo
en las redes sociales), que algunos desarrollan con facilidad (recordemos a Ashton
Kutcher y su afición a fotografiar su vida privada y la de su ex pareja y publicarla
en Twitter o al reciente caso de los policías locales que conducían “sin manos” y
bailaban en acto de servicio) y que puede no favorecerles en los ámbitos más serios,
profesionales, de sus vidas.
Volviendo al estudio, los hombres se muestran también más impulsivos en las
redes y un 15%, frente a un 8% de las mujeres, se arrepiente de algo que ha “posteado”
alguna vez. En el caso de los adolescentes, hay todavía más expresiones
de arrepentimiento. Resulta curioso que sea similar el porcentaje de hombres
adultos y el de adolescentes que muestran impulsividad, respecto a las chicas y
mujeres, siempre más precavidas (a veces con más complejos y prejuicios) y que,
por tanto, no suelen tener nada de lo que arrepentirse después.
¿Deberían los chicos aprender de la gestión de la intimidad que muchas mujeres
dominan y las chicas de la visibilización de los méritos que proporciona más
oportunidades de éxito social a algunos chicos? En la igualdad, en aprender
unos de otros, como siempre, está la clave para ser seres humanos mejores y
más libres.
76
Describiendo al hiperindividuo
77
4. Intimidad aumentada
Decía Matsuda que los adolescentes vivían en una comunidad de plena intimidad
con la que se comunicaban a través del teléfono. Creo que debemos hablar hoy,
cuando existen sistemas de conexión permanente y ubicua integrados en los ya
teléfonos inteligentes, también de intimidad abundante o aumentada.
Este tipo de herramientas pueden ser un buen complemento de las relaciones
para tímidos, aplicando las ventajas de la desinhibición en la comunicación virtual
a ámbitos más íntimos. Así, son cada día más las evidencias de que los servicios
de las redes sociales, comunicación sincrónica desde móviles, están favoreciendo
el reconocimiento y expresión emocional de nuestros jóvenes, haciéndoles más
hábiles en ello y, sobre todo, más felices.
El estudio de Zogby International para el Congressional Internet Caucus Advisory
Committee del que hablábamos antes es coherente con todo ello: las nuevas generaciones
(18 a 24 años) también parecen distintas en cuanto a las relaciones
sociales en la era de Internet: el 45,4% ha roto alguna relación sentimental usando
un mail o mensaje de texto, en comparación con el 7,6% del resto.
5. Adicción: ¿es preocupante que los jóvenes pasen horas
y horas frente al ordenador?
Hemos visto en el apartado de socialización como es a la relación social a lo que
Internet nos vuelve adictos. También hemos tratado la necesidad de educar en la
independencia del grupo, en la formación del criterio propio. La desconexión también
ha tenido su espacio.
Queda decir que en el caso de la adicción a Internet se cumple lo mismo que al
contemplar otras adicciones: resultarán preocupantes cuando entorpezcan gravemente
el desarrollo de una vida normal.
Tampoco debemos perder de vista el carácter meramente instrumental de la tecnología.
Se desarrolla una adicción desmesurada a los videojuegos, un uso abusivo
de las redes sociales y muchos otros tipos de adicción cuando se trata de formas
sustitutivas de las satisfacciones y posibilidades de relación que la vida real debería
proporcionar. Puede que se esté usando el ordenador para obtener gratificaciones,
recompensas, feedback constantes que no son habituales ni en la
escuela ni en el seno familiar. Así que lo más adecuado sería incidir en esos aspectos,
solucionar –como hemos visto en múltiples apartados– esas carencias.
A la hora de cierre de este escrito surgía la noticia de que finalmente la APA (American
Psychiatric Association), de forma en mi opinión acertada, no incluirá la adic‐
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
ción a Internet entre los trastornos diagnosticables que recoge en su famoso DSM
(Diagnostic and Statistical Manual for Mental Disorders), uno de los más reputados
en la clasificación de enfermedades mentales y que publicará en 2013 su
quinta edición.
6. Otras psicopatologías en relación con Internet
Aunque no coincidiríamos, obviamente, en el carácter inequívoco de la relación
entre depresiones, síndromes sociales, suicidio y TIC (hemos visto cómo Internet
puede servir, de hecho, para reforzar comportamientos de bienestar y prosociales),
resulta interesante conocer algunos de los trastornos que desde la psicología clínica
se asocian a los nuevos medios.
Se piensa, generalmente, en el tópico que Sherry Turkle (2011) desgrana en su último
libro, de nombre descriptivo: Alone Together (solos cuando estamos juntos),
en una Red que favorece el aislamiento social. Así, se llega a hablar del factor de
Asperger ligado al uso de las TIC, frecuente entre gente dedicada a la programación
(se ha llegado a denominar al trastorno de Asperger el “síndrome geek”). Se trata
de un desorden en el espectro autista en el que se experimentan serias dificultades
con las interacciones sociales básicas, especialmente en cuanto a comunicación,
empatía, autocuidado e interpretaciones literales. Por el contrario, las cosas que
implican reglas, sistemas, leyes se hacen a la perfección.
Pues bien, creo que, en el contexto actual, el viejo mito del informático aislado
debe ser reconsiderado. El tema resulta similar al que planteábamos al hablar de
las múltiples, infinitas, inteligencias. ¿No será, como hemos dicho también, que
estamos ampliando el concepto de relación social, a veces simplificado en constructos
teóricos duales (lazos débiles frente a lazos fuertes; Granovetter: 1983),
hacia formas de interacción social mucho más diversas? En el caso de la inteligencia
colectiva, por ejemplo, se trata de un tipo renovado, potenciado, de interacción
entre personas que no creo que sea justo caracterizar ni como lazo débil ni como
relación trivial.
Al contrario, creo que estamos hablando de cosas importantes, desde un punto
de vista personal (la autorrealización, el trabajo en una causa que vaya más allá
de uno mismo y sea significativa para el mundo en que se vive está en la parte más
alta de la pirámide de la motivación de Maslow) o colectivo. En este sentido, si
pensamos en la evolución de nuestras sociedades, podemos fijarnos en la Wikipedia
o en Linux, por citar solamente dos de los iconos más populares de la cultura
geek, en los que miles de creadores distribuidos por el mundo están construyendo
un sistema operativo o una enciclopedia cada vez mejores. Parece una impruden‐
78
Describiendo al hiperindividuo
79
cia, como poco, considerar que el café que yo tomo con un amigo/a constituya una
interacción más trascendente.
En otras palabras, afirmar que el entorno hiperrelacional en el que vivimos reduce
y no aumenta las posibilidades de interacción social de un ser humano naturalmente
sociable creo que es consecuencia de una mirada estrecha de lo que significa
o no relación social. Pocos informáticos trabajan en solitario y pienso que
se confunde la introversión (una característica de personalidad no necesariamente
antisocial), la timidez (muchas veces derivada, precisamente, de que se da un
valor a lo social más elevado de lo habitual), con una psicopatología por lo demás
tan grave como para ser incluida recientemente entre los trastornos del espectro
autista.
Si algo me provoca precauciones, además, es todo lo contrario. ¿Sabemos ya estar
solos, cuando son tantas las ocasiones, posibilidades y satisfacciones que nos proporciona
el estar juntos?
Los dispositivos móviles están significando en gran medida, que no vamos a volver
a estar solos nunca más. Vivimos lo que de nuevo William Deresiewicz (2009) denominaría
“el fin de la soledad” y, por lo tanto, de la reflexión, la introspección o
simplemente de la tranquilidad que nos proporcionaban los tiempos de estímulos
sociales ausentes. Tal vez en lugar de patologizar nuevas conductas sociales deberíamos
añadir a las competencias fundamentales para la sociedad digital la educación
de una soledad que también, como hemos visto, en adecuadas dosis,
puede resultar tremendamente productiva.
Continuando con las TIC y la psicopatología, mucho más interesante y certera
me parece la idea que plantea el Dr. Kolmes, al hablar del “Síndrome del pato
de Stanford”. Se trata de una metáfora bien hallada, que describe la presión que
sienten los estudiantes de las universidades norteamericanas más prestigiosas
por hacer las cosas bien: todos tienen la ilusión de estar nadando elegantemente,
sin darse cuenta de que lo que están haciendo bajo una superficie aparentemente
tranquila es agitar las patas como los patos de los lagos que rodean
su universidad.
Del mismo modo, nuestros jóvenes saben que mantener a flote la identidad digital,
sobre todo para las profesiones más ligadas a la información y el conocimiento,
requiere un esfuerzo constante, a veces agotador. De forma similar a
las consecuencias negativas de la excesiva educación de la responsabilidad en
el sistema educativo finlandés (Reig: 2012g), que puede llevar también a la infelicidad,
el carácter siempre público de la socialización en la cultura tecnoló‐
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
gica, la experiencia de tener que mantener constantemente una imagen pública
adecuada, conduce a la aparición de múltiples miedos. Aparecer vulnerables,
fracasar en público, son escenarios que elevan nuestros niveles de estrés hasta
grados difíciles de tolerar.
Recordemos de nuevo la facilidad con la que se producen los linchamientos o las
burlas online. Aunque se trata de un entorno que puede proporcionar una experiencia
más cómoda y segura de interacción inicial, a largo plazo, la mayor desinhibición
y autenticidad que se manifiesta en las redes sociales, los blogs, los chats,
etc., puede resultar en experiencias sociales mucho más encarnizadas. En ese
caso, para las personas con tendencia a la depresión, la ansiedad y el aislamiento
social previos, las consecuencias pueden ser fatales.
De nuevo, las psicopatologías de la era digital harán necesaria la prevención educativa.
En este caso, la tolerancia a la frustración, la asertividad frente a las críticas,
la capacidad también de aislarnos cuando se sobrepasan nuestros niveles de tolerancia,
una adecuada autoestima que neutralice las críticas o ausencias, serán
competencias y destrezas fundamentales. No son pocos los personajes públicos,
las celebrities, a los que vendría bien el coaching en este sentido.
Conclusión: ¿Adolescentes eternos o innovadores, emprendedores
sociales orientados al cambio?
Vivimos momentos de crisis, de cambios necesarios, de imposible retorno –según
muchos pensadores– al Estado de bienestar del que provenimos en muchos lugares
del denominado primer mundo. La esperanza está también en este nuevo
individuo conectado, más grande como individuo y que es capaz, organizado
como nunca con otros, de reinventar los aspectos más disfuncionales de nuestra
sociedad.
Cuento a menudo una anécdota familiar que ilustra a la perfección la llamada a
la acción que suelo hacer cuando estoy ante un público joven. Estando en casa
con mi hija y escuchando las noticias de fondo, ella me preguntaba: “Mamá, ¿yo
siempre voy a vivir en crisis?”. No me puso difícil la respuesta. “No lo sé. Eres tú,
sois vosotros, los jóvenes, los que tenéis todas las respuestas”.
Como diría Paulo Freire (2009), los profesores contestan a preguntas que los alumnos
no han hecho. El tema es más urgente ahora que, habiendo cambiado aspectos
clave de la organización social, es necesario crear muchísimas preguntas
nuevas. Evolucionar desde la pedagogía de los contenidos, de las respuestas, a
una educación que priorice la proactividad, la generación de preguntas y el espíritu
innovador para resolverlas, es fundamental.
80
Describiendo al hiperindividuo
81
El joven que necesitamos hoy es innovador, capaz de crear nuevos modelos de
negocio, de convivencia, de vida, desde dos cuestiones básicas: la observación y
la flexibilidad.
Decía Marx que “el buen revolucionario es el que sabe escuchar como crece la
hierba”. Nosotros diríamos que el innovador que necesitamos lo tiene algo más
fácil, cuando es computable, medible, representable y puede ayudar a tomar decisiones
el sonido de la hierba de hoy al crecer. Observar y poner en práctica la riqueza
de indicios, indicadores, tendencias, etc., que nos proporcionan los nuevos
espacios públicos en la Red, con una actitud flexible, será fundamental.
No es fácil a veces mantener la esperanza. Por eso resulta interesante recordar a
Smart (Anderson y Rainie: 2012), cuando hablaba de la predicción de Kuznets
acerca de la adopción de cualquier tecnología: es habitual que la primera generación
desarrolle una actitud social negativa hacia las mismas. En la segunda se
convertirá en neutral y no será hasta la tercera generación, cuando la tecnología
sea ya madura y nos ofrezca una interfaz adecuada, que se vean reforzados los
mejores comportamientos disponibles con ella, que puedan notarse los efectos
positivos. Estaremos ante interfaces conversacionales y agentes inteligentes en
2020, predicen algunos, momento en que los niños empezarán a desarrollarse en
armonía con las posibilidades que ofrece Internet.
Quizás debamos esperar para entonces los mejores frutos de la inteligencia, la
sociabilidad, los valores aumentados que nos han ocupado durante esta parte del
libro.
Biblio‐webgrafía
ANDERSON, J. y RAINIE, L. (2012): Millennials will benefit and suffer due to their
hyperconnected lives. Pew Internet Reports. En
http://www.pewInternet.org/ Reports/2012/Hyperconnected‐lives/
Overview.asp (accedido el 8 de diciembre de 2012).
AUGUSTINE, N. R. (1997): Augustine’s Laws. American Institute of Aeronautics
and Astronautics.
BACK, M. D., STOPFER, J. M., VAZIRE, S., GADDIS, S., SCHMUKLE, S. C., EGLOFF,
B. y GOSLING, S. D. (2010): “Facebook profiles reflect actual personality, not
self‐idealization”, en Psychological Science, 21 (3), p. 372‐374.
BAUERLEIN, M. (2009): The Dumbest Generation: How the Digital Age Stupefies
Young Americans and Jeopardizes Our Future. Nueva York: Ed. Tarcher.
BLAKEMORE, S. J. (2012): The mysterious workings of the adolescent brain.
Vídeo en TED.com. En http://www.ted.com/talks/
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
sarah_jayne_blakemore_the_mysterious_
workings_of_the_adolescent_brain.html (accedido el 8 de diciembre de
2012).
BOYD, D. (2008): Taken Out of Context: American Teen Sociality in Networked
Publics. Berkeley: Universidad de California.
BOYD, D. y HARGITTAI, E. (2010): “FacebooK privacy settings: Who cares?”, en
First Monday, 15(8).
BOYD, S. (2011): 307,369 Crashes Means Very Few Of Us Are Supertaskers. Yet.
En http://stoweboyd.com/post/4557503857/307‐369‐crashes‐means‐veryfew‐
of‐us‐are‐supertaskers (accedido el 8 de diciembre de 2012).
CARR, N. (2010): The Shallows: How the Internet Is Changing the Way We Think,
Read and Remember. Atlantic Books.
CASTELLS, M. (2009): Comunicación y poder. Alianza Editorial.
― (2011): Entrevista a Manuel Castells. Catedra multilingüisme UOC. En
http://catedramultilinguisme.uoc.edu/portal/castellano/sala‐de‐premsa/
actualitat/entrevistes/2011/manuel_castells.html (accedido el 8 de diciembre
de 2012).
CONGRESSIONAL INTERNET CAUCUS ADVISORY COMMITTEE (2012), en
http://netcaucus.org/ (accedido el 8 de diciembre de 2012).
CSIKSZENTMIHALYI, M. (2003): Fluir (Flow): una Psicología de la felicidad. Editorial
Kairós.
CURTIS, C. (2012): Bright thinkers more likely to tweet: study. En
http://www.arnnet.com.au/article/439320/bright_thinkers_more_likely_
tweet_study/
DAVIDSON, C. N. (2011): Now You See It: How the Brain Science of Attention Will
Transform the Way We Live, Work, and Learn. Penguin Group USA.
DAVIDSON, C. N. y GOLDBERG, D. T. (2009): The Future of Learning Institutions
in a Digital Age. The MIT Press.
DAVIES, A., FIDLER, D. y GORBIS, M. (2011): Future Work Skills 2020. Universidad
de Phoenix. En https://www.phoenix.edu/research‐institute/
publications/2011/04/future‐work‐skills‐2020.html (accedido el 16 de octubre
de 2012).
DE DREU, C. K., W., NIJSTAD, B. A., BAAS, M., WOLSINK, I. y ROSKES, M. (2012):
“Working Memory Benefits Creative Insight, Musical Improvisation, and
Original Ideation Through Maintained Task‐Focused Attention”, en Personality
and Social Psychology Bulletin, 38 (5), p. 656‐669.
DECI, E. L. y RYAN, R. M. (1985): Intrinsic Motivation and Self‐Determination in
Human Behavior. Springer.
82
Describiendo al hiperindividuo
83
DERESIEWICZ, W. (2009): “The End of Solitude”, en The Chronicle of Higher Education,
http://chronicle.com/article/The‐End‐of‐Solitude/3708 (accedido el
8 de diciembre de 2012).
EDUCAUSE (2011): 2011 Horizon Report. En http://www.educause.edu/
Resources/2011HorizonReport/223122 (accedido el 16 de octubre de 2012).
ELLISON, N., HEINO, R. y GIBBS, J. (2006): “Managing Impressions Online: Self
Presentation Processes in the Online Dating Environment”, en Journal of
Computer Mediated Communication, 11 (2), p. 415‐441.
ESADE (2012): Del consumismo feliz al consumo ciudadano. En
http://www.esade.edu/web/esp/about‐esade/today/news/viewelement/
237601/1/un‐estudio‐de‐creafutur‐y‐esade‐senala‐un‐cambio‐en‐elmodelo‐
de‐consumo‐mundial:‐del‐consumismo‐feliz‐al‐consumo‐ciudadano
(accedido el 8 de diciembre de 2012).
FESTINGER, L. (1957): A Theory of Cognitive Dissonance. Stanford University
Press.
FLANAGIN, A. J., y METZGER, M. J. (2011): Kids and Credibility. The MIT Press.
FLORIDA, R. L. (2002): The Rise of the Creative Class: And How It’s Transforming
Work, Leisure, Community and Everyday Life. Basic Books.
FLYNN, J. R. (2012): “Are We Getting Smarter?”, The Guardian. En
http://www.guardian.co.uk/books/2012/sep/28/are‐we‐getting‐smarterreview
(accedido el 8 de diciembre de 2012).
FREIRE, P. (2009): La educación como práctica de la libertad. Siglo XXI Editores.
FUNDACIÓN MACARTHUR (2012): Does the Internet Make for More Engaged
Citizens? En http://www.macfound.org/press/press‐releases/does‐the‐
Internet‐make‐for‐more‐engaged‐citizens/ (accedido el 3 de septiembre de
2012).
GARDNER, H. (1993): Frames of Mind: The Theory of Multiple Intelligences.
Basic Books.
― (2009): Five Minds for the Future. Harvard Business School Press.
GAZZANIGA, M. S. (1985): The Social Brain: Discovering the Networks of the
Mind. Basic Books.
GILBERT, J. y GRAHAM, S. (2010): Teaching Writing to Elementary Students in
Grades 4‐6: A National Survey. University of Chicago Press.
GLADWELL, M. (2009): Outliers: The Story of Success. Penguin Books.
GOFFMAN, E. (1959): The Presentation of Self in Everyday Life. Doubleday Anchor
Books.
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
GRAHAM, S. y HEBERT, M. (2010): Writing to Read: Evidence for How Writing
Can Improve Reading. Washington: Alliance for Excellent Education.
GRAHAM, S., MCKEOWN, D. KIUHARA, S. y HARRIS, K. (2012): “A Meta‐Analysis
of Writing Instruction for Students in the Elementary Grades”, en Journal of
Educational Psychology, 104 (4).
GRANOVETTER, M. (1983): “The strength of weak ties: A network theory revisited”,
en Sociological Theory, 1 (1), p. 201‐233.
GREENHOW, C. y GLEASON, B. (2012): “Twitteracy: Tweeting as a New Literacy
Practice”, en The Educational Forum, 76 (4), p. 464.
GREENHOW, C. y HENION, A. (2012): Beyond Bieber: Twitter improves student
learning. Michigan State University Today. En
http://msutoday.msu.edu/news/2012/beyond‐bieber‐Twitter‐improvesstudent‐
learning/ (accedido el 8 de diciembre de 2012).
GUADAGNO, R. E., MUSCANELL, N. L. y POLLIO, D. E. (2012): “The homeless use
Facebook?! Similarities of social network use between college students and
homeless young adults”, en Computers in Human Behavior, 29 (1), p. 86‐89.
HAMPTON, K. (2006): “La sociabilidad en red dentro y fuera de la web”, en Castells,
M. (coord.): La sociedad en red : una visión global. Madrid: Alianza Editorial.
HAMPTON, K. y WELLMAN, B. (2001): ”Long Distance Community in the Network
Society. Contact and Support Beyond Netville”, en American Behavioral
Scientist, 45 (3), p. 476‐495.
HUFFAKER, D. (2006): Teen Blogs Exposed: The Private Lives of Teens Made Public.
American Association for the Advancement of Science.
ITO, M. (2009): Hanging Out, Messing Around, and Geeking Out: Kids Living and
Learning with New Media. The MIT Press.
ITO, M., HORST, H. A., BITTANTI, M., BOYD, D., HERR‐STEPHENSON, B., LANGE, P.
G., PASCOE, C. J. y ROBINSON, L. (2008): Living and Learning with New
Media: Summary of Findings from the Digital Youth Project. The MIT Press.
JAMES, C. et al. (2009): Young People, Ethics, and the New Digital Media: A Synthesis
from the Good Play Project. The MIT Press.
JARVIS, J. (2011): Public Parts: How Sharing in the Digital Age Improves the Way
We Work and Live. Simon & Schuster.
JENKINS, H. (2008): Convergence Culture: Where Old and New Media Collide.
Revised. NYU Press.
JENKINS, H. et al. (2009): Confronting the Challenges of Participatory Culture:
Media Education for the 21st Century. The MIT Press.
84
Describiendo al hiperindividuo
85
JEYSON, S. (2011): “Generation Y gets involved”, en USA TODAY.com. En
http://www.usatoday.com/news/nation/2006‐10‐23‐gen‐next‐cover_x.htm
(accedido el 11 de octubre de 2012).
KOHLBERG, L., POWER, F. C. y HIGGINS, A. (1997): La educación moral según
Lawrence Kohlberg. Gedisa.
KRAUT, R., SCHERLIS, W., MUKHOPADHYAY, T., MANNING, J. y KIESLER, S. (1996):
“HomeNet: a field trial of residential Internet services”, en Communications
of the ACM, 39(12). En http://dl.acm.org/citation.cfm?id=238531.
LATITUDE RESEARCH (2010): Latitude 42 Study Findings: Where Else Will Kids
Think to Put the Web in the World? En http://latd.com/2010/08/09/videoof‐
study‐findings‐where‐else‐will‐kids‐think‐to‐put‐the‐web‐in‐the‐world/
LENHART, A. y MADDEN, M. (2007): ”Social Networking Websites and Teens: An
Overview”, en Australian Policy Online. En
http://apo.org.au/?q=node/16749 (accedido de 8 de diciembre de 2012).
― (2007): Teens, Privacy and Online Social Networks. Pew Research Center’s
Internet & American Life Project. En
http://www.pewInternet.org/Reports/2007/Teens‐Privacy‐and‐Online‐
Social‐Networks.aspx (accedido de 8 de diciembre de 2012).
LESSIG, L. (2005): Free Culture: The Nature and Future of Creativity. Penguin
Books.
LEVINE, R., LOCKE, C., SEARLS, D. y WEINBERGER, D. (2001): The Cluetrain Manifesto:
The End of Business as Usual. Basic Books.
LUNSFORD, A. (2008): Stanford Study of Writing. En http://ssw.stanford.edu/
MADDEN, M. (2012): Privacy management on social media sites. Pew Research
Center’s Internet & American Life Project. En http://pewInternet.org/
Reports/2012/Privacy‐management‐on‐social‐media/Summary‐offindings.
aspx (accedido el 8 de diciembre de 2012).
MADDEN, M., CORTESI, S., GASSER, U., LENHART, A. y DUGGAN, M. (2012): Parents,
Teens, and Online Privacy. Pew Research Center’s Internet & American Life
Project. En http://pewInternet.org/Reports/2012/Teens‐and‐Privacy.aspx
(accedido el 8 de diciembre de 2012).
MANAGO, A. M., GRAHAM, M. B., GREENFIELD, P. M. y SALIMKHAN, G. (2008):
“Self‐presentation and gender on MySpace”, en Journal of Applied Developmental
Psychology, 29 (6), p. 446‐458.
MASON, M. F., NORTON, M. I., VAN HORN, J. D., WEGNER, D. M., GRAFTON, S. T.
y MACRAE, C. N. (2007): “Wandering Minds: The Default Network and
Stimulus‐Independent Thought”, en Science, 315 (5810), p. 393‐395.
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
MCKENNA, K. Y. A. y BARGH, J. A. (1998): “Coming out in the age of the Internet:
Identity ‘demarginalization’ through virtual group participation”, en
Journal of Personality and Social Psychology, 75 (3), p. 681‐694.
NASS, C. y YEN, C. (2010): The Man Who Lied to His Laptop: What Machines
Teach Us About Human Relationships. Current Hardcover.
NETWORKED NEIGHBOURHOODS (2011): Online Neighbourhood Networks
Study. En http://networkedneighbourhoods.com/?page_id=409 (accedido el
8 de diciembre de 2012)
NOWAK, M. y HIGHFIELD, R. (2011): SuperCooperators: Altruism, Evolution, and
Why We Need Each Other to Succeed. Free Press.
OSMAN, H. (2012): Bright thinkers more likely to tweet: study. ARN. En
http://www.arnnet.com.au/article/439320/bright_thinkers_more_likely_
tweet_study/ (accedido 8 de diciembre 2012.
OSTWG (2010): Youth Safety on a Living Internet.
PARISER, E. (2011): Cuidado con los filtros burbuja en línea. En
http://www.ted.com/talks/lang/es/eli_pariser_beware_online_filter_
bubbles.html
PEW RESEARCH CENTER (2011): Americans and Social Trust: Who, Where and
Why. En http://pewresearch.org/pubs/414/americans‐and‐social‐trustwho‐
where‐and‐why (accedido el 8 de diciembre de 2012).
PINK, D. H. (2006): A Whole New Mind: Why Right‐Brainers Will Rule the Future.
Rep Upd. Riverhead Trade.
PISCITELLI, A. (2009): Nativos digitales: dieta cognitiva, inteligencia colectiva y
arquitecturas de la participación. Ed. Santillana.
PRENSKY, M. (2006): Don’t Bother Me Mom ‐ I’m Learning. Paragon House.
RAINIE, L., PURCELL, K. y SMITH, A. (2011): The Social Side of the Internet, Pew
Research Center’s Internet & American Life Project. En
http://www.pewInternet.org/ Reports/2011/The‐Social‐Side‐of‐the‐
Internet.aspx (accedido el 8 de diciembre de 2012).
RAINIE, L. y WELLMAN, B. (2012): Networked: The New Social Operating System.
The MIT Press.
RAMACHANDRAN, V. S. (2012): The Tell‐Tale Brain: A Neuroscientist’s Quest for
What Makes Us Human. Reprint. W. W. Norton & Company.
REIG HERNÁNDEZ, D. (2003): “La matriz/Cyborgs en la Rambla: Internet, bases
de un nuevo mundo”. En http:// http://www.bubok.es/libros/236/Lamatriz‐
Cyborgs‐en‐la‐Rambla‐Internet‐bases‐de‐un‐mundo‐nuevo.
86
Describiendo al hiperindividuo
87
― (2009): “La ley de Moore y las personas: después de la revolución tecnológica,
la creativa”, El caparazón. En
http://www.dreig.eu/caparazon/2009/04/04/la‐ley‐de‐moore‐y‐laspersonas‐
despues‐de‐la‐revolucion‐tecnologica‐la‐creativa/ (accedido el 8
de diciembre de 2012).
― (2010a): “El futuro de la educación superior, algunas claves, en Revista d’Innovació
i Recerca en Educació, 3 (2), p. 98‐113.
― (2010b): “Nativos, Visionarios digitales”, El caparazón. En
http://www.dreig.eu/caparazon/2010/08/13/nativos‐visionarios‐digitales/
(accedido el 8 de diciembre de 2012).
― (2011a): “Más allá del Community manager: 9 nuevas profesiones para el individuo
conectado”, El caparazón. En
http://www.dreig.eu/caparazon/2011/07/13/9‐nuevas‐profesioneshipersociedad/
(accedido el 8 de diciembre de 2012).
― (2011b): “Content curator, Intermediario del conocimiento: nueva profesión
para la web 3.0”, El caparazón. En
http://www.dreig.eu/caparazon/2010/01/09/content‐curator‐web‐3/ (accedido
8 de diciembre 2012).
― (2012a): Socionomía. ¿Vas a perderte la revolución social? Barcelona: Ediciones
Deusto.
― (2012b): “Google sobre usos de Internet: uso secuencial de dispositivos y
multipantalla”, El caparazón. En
http://www.dreig.eu/caparazon/2012/09/03/estudio‐de‐googlemultipantallas/
(accedido el 8 de diciembre de 2012).
― (2012c): “Tormentas y calmas en Internet, o la estrecha relación entre sobreinformación
y prejuicio”, El caparazón. En http://www.dreig.eu/
caparazon/2011/05/03/sobreinformacion‐y‐prejuicio/ (accedido 8 de diciembre
2012).
― (2012d): “Zonas de desarrollo próximo, Entornos Personales de Aprendizaje
e Internet como derecho fundamental”. Relpe. En http://www.relpe.org/
especial‐del‐mes/zonas‐de‐desarrollo‐proximo‐entornos‐personales‐deaprendizaje‐
e‐Internet‐como‐derecho‐fundamental/ (accedido el 8 de diciembre
de 2012).
― (2012e): “Disonancia cognitiva y apropiación de las TIC, Debate y Conocimiento”,
Tribunas de la Comunicación. En http://sociedadinformacion.
fundacion.telefonica.com/DYC/TELOS/REVISTA/TribunasdelaComunicacin_9
0TELOS_TRIBUNA2/seccion=1213&idioma=es_ES&id=2012020215200001&
activo=7.do (accedido el 8 de diciembre de 2012).
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
― (2012f): “Pew Internet: Despacio, pero los social media parecen estar construyendo
una sociedad más democrática”, El caparazón. En
http://www.dreig.eu/caparazon/2009/09/02/pew‐Internet‐participacioncivica‐
politica/ (accedido el 8 de diciembre de 2012).
― (2012g): “El sistema educativo finlandés y las dos caras de la responsabilidad”,
El caparazón. En http://www.dreig.eu/caparazon/2011/06/03/
educacion‐finlandia‐responsabilida/ (accedido el 8 de diciembre de 2012).
REIG HERNÁNDEZ, D. y MARTÍNEZ, J. (2010): Entornos / Redes Personales de
Aprendizaje en Organizaciones: Compartim. En
http://es.scribd.com/doc/34277315/Entornos‐Redes‐Personales‐de‐
Aprendizaje‐en‐Organizaciones‐Compartim (accedido el 8 de diciembre de
2012).
REIG HERNÁNDEZ, D. y FRETES TORRUELLA, G. (2011): “Identidades digitales. Límites
poco claros”, en Cuadernos de Pedagogía, 418. En
http://www.dreig.eu/caparazon/2011/12/05/identidad‐digital/ (accedido el
8 de diciembre de 2012).
REUTERS (2011): Facebook, una nueva frontera en la relación entre padres e
hijos. En http://es.reuters.com/article/idESMAE70H0Z720110118 (accedido
el 8 de diciembre de 2012).
RHEINGOLD, H. (1995): The Virtual Community: Finding Connection in a Computerized
World. Minerva.
ROBINSON, K. y ARONICA, L. (2009): The Element: How Finding Your Passion
Changes Everything. Reprint. Penguin (Non‐Classics).
ROSEN, C. (2008): “The Myth of Multitasking”, en The New Atlantis, 20, p. 105‐
110. En http://www.thenewatlantis.com/publications/the‐myth‐ofmultitasking
(accedido el 8 de diciembre de 2012).
SEELIG, T. (2012): inGenius: A Crash Course on Creativity. HarperOne.
SHIRKY, C. (2009): Here Comes Everybody: How Change Happens When People
Come Together. Penguin Books Limited.
SMALL, G. W., MOODY, T. D., SIDDARTH, P. y BOOKHEIMER, S. Y. (2009): “Your
Brain on Google: Patterns of Cerebral Activation during Internet Searching”,
en American Journal of Geriatric Psychiatry, 17 (2), p. 116‐126.
SMITH, A. y BOYLES, J. (2012): The Rise of the “Connected Viewer”. Pew Internet
& American Life Project. En http://pewInternet.org/Reports/2012/
Connected‐viewers.aspx (accedido el 8 de diciembre de 2012).
SPARROW, B., LIU, J. y WEGNER, D. M. (2011): “Google effects on memory: Cognitive
consequences of having information at our fingertips”, en Science, 333
(6043), p. 776‐778.
88
Describiendo al hiperindividuo
89
STONE, A. (1992): “Will the Real body please Stad Up?: Boundary stories about
virtual cultures”, en BENEDICKT, M. (ed.): Cyberspace: First Steps. Mit Press.
STONE, L. (2002): Continuous partial attention. Conferencia en Harvard Club.
SUNSTEIN, C. R. (2006): Infotopia: How Many Minds Produce Knowledge.
Oxford University Press.
TALEB, N. N. (2012): Antifragile: Things That Gain from Disorder. Random
House.
THE COCKTAIL ANALYSIS (2012): 4º Oleada Observatorio de Redes Sociales. En
http://www.slideshare.net/TCAnalysis/4‐oleada‐observatorio‐de‐redessociales
(accedido el 8 de diciembre de 2012).
THE NEW YORK TIMES INSIGHTS (2011): The Psychology of Sharing. En
http://nytmarketing.whsites.net/mediakit/pos/index.html (accedido el 8 de
diciembre de 2012).
THOMPSON, C. (2012): On the New Literacy. WIRED. En
http://www.wired.com/ techbiz/people/magazine/17‐09/st_thompson (accedido
el 8 de diciembre de 2012).
THOMPSON, J. B. (1995): The Media and Modernity: a Social Theory of the
Media. Stanford University Press.
TRECHSEL, A. et al. (2003): Evaluation of the Use of New Technologies in Order
to Facilitate Democracy in Europe.
TURKLE, S. (1995): Life on the Screen: Identity in the Age of the Internet. Simon
& Schuster.
TURKLE, S. (2011): Alone Together: Why We Expect More from Technology and
Less from Each Other. Basic Books.
UNDERWOOD, M. K., ROSEN, L. H., MORE, D., EHRENREICH, S. E., GENTSCH, J. K.
(2012): “The BlackBerry project: Capturing the content of adolescents’ text
messaging”, en Developmental Psychology, 48(2), p. 295‐302.
VALENTINE, G. y HOLLOWAY, S. (2003): Cyberkids: Children in the Information
Age. RoutledgeFalmer.
VAN DER LEUN, G. (1996): “This is a naked Lady”, en VITANZA, V. (ed.): Cyber‐
Reader. Allyn & Bacon.
WELLMAN, B. y LEIGHTON, B. (1979): “Networks, Neighborhoods, and Communities:
Approaches to the Study of the Community Question”, en Urban Affairs
Review, 14(3), p. 363‐390.
YERKES, R. M. y DODSON, J. D. (1908): “The Relation of Strength of Stimulus to
Rapidity of Habit‐formation”, en Journal of Comparative Neurology and Psychology,
18(5), p. 459‐482.
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
ZHAO, S., GRASMUCK, S. y MARTIN, J. (2008): “Identity construction on Facebook:
digital empowerment in anchored relationships”, en ScienceDirec
Computers in Human Behavior, 24, p. 1816‐1836. En
http://ross.mayfirst.org/files/zhao‐Identity‐construction‐facebook.pdf (accedido
el 8 de diciembre de 2012).
ZICKUHR, K., RAINIE, L., PURCELL, K., MADDEN, M. y BRENNER, J. (2012):
Younger Americans’ Reading and Library Habits. Pew Internet Libraries. En
http://libraries.pewInternet.org/2012/10/23/younger‐americans‐readingand‐
library‐habits/ (accedido el 8 de diciembre de 2012).
90
Los adolescentes españoles
en la era 2.0
Luis Fernando Vílchez
Universidad Complutense de Madrid

93
1. Introducción
La Fundación Encuentro y la Fundación Telefónica se plantearon realizar un estudio
de tipo cualitativo sobre el nuevo escenario abierto en la vida de los adolescentes
(sus experiencias, vivencias y desarrollo personal) por la conexión veinticuatro
horas a Internet a través del smartphone. Utilizamos el término
smartphone según el significado más generalizado: tener conexión a Internet y
capacidad para instalar aplicaciones. Tras las reuniones de trabajo previas entre
las partes implicadas, se estructuró la investigación alrededor del punto de mira
o núcleo que acabamos de señalar, ese nuevo espacio psicosocial generado en la
vida de los adolescentes, con sus correspondientes cambios de conductas, hábitos,
dimensiones del desarrollo, etc., todo ello motivado (sea como causa eficiente
o concomitante) por un factor, la conexión permanente a Internet a lo largo del
día.
Partimos de una hipótesis plausible, que había que comprobar. El cruce de móvil,
Internet y redes sociales se hace hoy plenamente operativo a través del smartphone.
Lo que hace unos años se planteaba como posibilidad, actualmente es
una realidad. La hipótesis es que asistimos, desde el punto de vista psicosocial, a
un verdadero salto cualitativo, con las consiguientes repercusiones en las experiencias
de vida de los ciudadanos. Esto se hace especialmente expresivo entre
las jóvenes generaciones, cuyo segmento más importante se concreta en torno a
los alumnos de Educación Secundaria y los que tienen algunos años más, sin que
quepa olvidarse de etapas anteriores, transitadas por los que ya podemos considerar
verdaderos nativos digitales. Como tampoco olvidamos, y así ha quedado
demostrado en la investigación realizada, a segmentos sociales dentro de las etapas
psicológicas adultas.
Siguiendo con el desarrollo de la hipótesis de partida, podemos pensar que se ha
pasado de la web 2.0 a la era 2.0. No queremos dar una especial trascendencia a
esta denominación, o convertirla en una etiqueta más para referirse a cambios
sociales significativos. Pero los datos de la investigación que aquí presentamos
autorizan a hablar de una era 2.0, porque los cambios experimentados en la vida
y comportamiento de los individuos, singularmente de los más jóvenes, no se limitan
al hecho de disponer de un dispositivo más, o del mismo, pero con más
prestaciones. No se trata sólo de cambios cuantitativos (más frecuencia en el uso
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
del móvil, mayor número de individuos que se conectan a Internet a través de él,
etc.). Se trata también, y sobre todo, de cambios cualitativos, que afectan y –a
nuestro juicio– van a afectar más todavía al desarrollo psicológico de las nuevas
generaciones. Hemos arribado, pues, a la era postPC, en la que el desarrollo tecnológico
va a incrementar todavía más el protagonismo del smartphone. Bastaría
una simple observación continuada en los escenarios familiares y profesionales
para constatar que este soporte se está convirtiendo en un aparato fundamental
para un número cada vez más elevado de individuos.
La investigación ha tratado de averiguar, en profundidad, qué está cambiando respecto
a esta cuestión y, más allá de datos sobre uso y consumo, en las experiencias
de lo cotidiano vividas por un número cada vez mayor de individuos, pero en especial
de los más jóvenes.
Es evidente que estos cambios tienen un correlato y unas repercusiones en la
educación, tanto informal‐familiar como formal, en las aulas. La cuestión planteada
puede estudiarse desde el marco perceptivo que ofrece la psicología del desarrollo,
que siempre tiene en cuenta las dimensiones más importantes de la persona:
cognitiva, emocional, social y, en último término, de construcción de la
personalidad. También, desde el marco de la psicología social y sus distintos modelos.
Estas perspectivas se han tenido en cuenta en esta investigación, complementando
unas miradas con otras.
Nos interesaba, pues, asomarnos a ese mundo adolescente en sus distintos contextos,
dentro de los cuales ocupa un lugar central para muchos, tal vez para
todos, el uso del smartphone, como algo ya integrado en sus vidas. Y hemos pretendido
investigarlo desde varias perspectivas: la de los propios adolescentes, la
de los padres y madres y la de los profesores, sin que debamos olvidar que bastantes
de estos adultos (sobre todo, si nos situamos dentro de una franja de edad
determinada) también tienen su vida transversalmente ligada al smartphone, o
al menos no la entienden hoy sin él, como antes hemos dicho.
Partimos inicialmente de una hipótesis completamente abierta, con un objetivo
heurístico que nos condujera hacia diversas búsquedas, a preguntas que enlazaran
con otras, utilizando herramientas metodológicas de tipo cualitativo.
La investigación se ha enmarcado dentro del esquema comprensivo de la psicología
evolutiva y de la psicología social, como antes hemos indicado. Un análisis
que –a nuestro entender– aporta miradas en profundidad, da con algunas respuestas
clave y ofrece finalmente algunas vías pedagógicas para hacer frente al
gran reto de educar a unos niños y adolescentes ya claramente distintos, por muchos
motivos, no sólo de los adultos, sino también de otras generaciones no muy
lejanas a ellos. Evidentemente, el gran factor para el cambio en las conductas de
94
Los adolescentes españoles en la era 2.0
95
comunicación interpersonal y en otras ha sido la irrupción de Internet. Pero la
omnipresencia y el uso continuado del smartphone conectado continuamente a
Internet son de tal entidad en sus vidas que muchos de ellos ya no las imaginan
sin él. Algo, o tal vez mucho, ha cambiado en ellos, al haberse colado en sus jóvenes
vidas esta posibilidad. Puede certificarlo cualquier padre o madre de familia
con hijos en las edades aludidas o cualquier profesor atento a lo que es la vida de
sus alumnos más allá de su rendimiento o comportamiento en las aulas. Hemos
querido constatar y explicar la naturaleza de esos cambios, cuáles son, cómo se
establecen y estructuran, por qué se producen realmente y hacia dónde se encaminan.
En función de lo expuesto, nos propusimos los siguientes objetivos de investigación:
— Conocer en profundidad y reflexionar sobre los cambios acaecidos en los
hábitos y estilos de vida de los adolescentes desde la perspectiva de la conexión
continua con Internet.
— Detectar, estableciendo hipótesis explicativas, posibles cambios de estos
adolescentes en su desarrollo cognitivo, emocional y social, a partir del hecho del
que partimos y los datos que lo confirman.
— Conocer y describir cómo se establecen las dinámicas familiares, desde
la perspectiva del uso del smartphone en conexión constante con Internet.
— Considerar críticamente las “pérdidas” y las “ganancias” del adolescente
en el conjunto de los cambios y experiencias que pueden ligarse al uso del nuevo
escenario abierto.
— Constatar hasta qué punto los responsables educativos, padres y profesores,
son conscientes de los posibles cambios operados entre los adolescentes
en relación con el tema objeto de investigación.
— Triangular las perspectivas de adolescentes, padres y profesores en torno
a la cuestión planteada.
— Sugerir estrategias y orientaciones educativas para los ámbitos familiares
y escolares, a partir de los datos y conclusiones obtenidos.
2. Metodología
La metodología seguida en esta investigación ha sido de tipo cualitativo. Como es
sabido, este enfoque investigador es de carácter interpretativo. Considera que la
acción humana intencional ha de ser comprendida en su significación propia y,
frente al objetivismo normativo, estudia al individuo. Propugna que las acciones
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
humanas recrean continuamente lo social, investiga el conocimiento de sentido
común (= construcción de lo social), parte de microconceptos, como la definición
de la situación y del significado negociado, y enfatiza el interaccionismo simbólico.
Nos hemos posicionado, pues, metodológicamente en medidas culturalmente situadas
de tipo cualitativo, partiendo de “narraciones en primera persona”, que
expresan lo que para los individuos es significativo, tiene sentido, es real y verdadero.
Todo esto implica entrar en el mundo de los propósitos, los sentidos y las
actitudes de los individuos.
La reflexión llevada a cabo a partir de los datos obtenidos ha consistido en un
análisis de los discursos de los tres segmentos de la muestra. Tales discursos se
han expresado mediante la principal técnica utilizada en la investigación, los grupos
de discusión. Los parámetros de evaluación de dichos discursos han sido de
tipo cualitativo, a través de un análisis temático, simbólico, evaluativo y argumental,
para abordar el cual, la técnica del grupo de discusión constituye un instrumento
privilegiado.
En aras de una mayor objetivación en el análisis, hemos completado la reflexión
sobre los datos obtenidos en los grupos de discusión, a modo de triangulación,
con la aportación oral y escrita de expertos a los que hemos acudido y con otros
instrumentos de investigación a los que antes hemos hecho referencia, como las
entrevistas o la observación participante en ámbitos escolares. Hemos considerado,
en su singularidad y en complementación, las perspectivas de los tres segmentos
implicados en el tema estudiado: los propios adolescentes, los padres y
madres y los profesores.
Igualmente, en esa misma línea de búsqueda de rigor, fijamos en una franja suficientemente
amplia y representativa el segmento de sujetos entrevistados (de 4º
de ESO a 1º de estudios universitarios). Tratamos de que posturas apriorísticas
de los participantes sobre el tema no “contaminaran” los datos de la investigación.
Hemos tenido en cuenta, al seleccionar las diversas muestras y a lo largo de todo
el trabajo, variables como las de género, edad, condición de padres con hijos en
las edades consideradas, uso habitual del móvil, tipo de centros de procedencia
de los alumnos, poblaciones en las que se ha llevado a cabo la investigación, etc.
Sirviéndonos de un símil, hemos considerado a los sujetos participantes en la investigación,
las situaciones escogidas y los datos finalmente obtenidos como las
piezas de un puzle, que el análisis global ha tratado de encajar y darle sentido.
Resumen del trabajo de campo
— Cinco grupos de padres y madres, habiendo en algunos de ellos profesores de
ESO.
96
Los adolescentes españoles en la era 2.0
97
— Cuatro grupos de profesores/as, algunos de ellos además padres o madres de
adolescentes.
— Cinco grupos de jóvenes (de 14 a 18 años): dos grupos de 4º de ESO, dos de
Bachillerato y un grupo de 1º de estudios universitarios.
— Un grupo mixto de padres y madres y de chicos y chicas adolescentes, sin ningún
vínculo familiar entre ellos.
— Aportaciones de expertos en nuevas tecnologías aplicadas a la educación, a
través de entrevistas, correos electrónicos y otros medios.
— Observación participante de carácter etnográfico in situ y diálogo en el transcurso
de una jornada escolar con alumnos y profesores en tres centros escolares
(público, concertado‐privado y concertado), situados en una población
pequeña no capital, en una capital grande y en otra de tipo medio.
— Diálogo‐debate sobre el tema de la investigación en dos sesiones de hora y
media con dos grupos de padres y madres dentro de una escuela de formación.
Uno de los grupos constaba de 15 miembros y el otro de 30.
— Lugares de realización de los grupos: siete capitales de provincia (de tipo
grande y medio) y dos poblaciones no capitales.
— Fechas del trabajo de campo: junio‐noviembre de 2012.
Datos en relación con la muestra contactada
— El total de la muestra formada por los grupos de discusión ha sido de 120 individuos.
— El total de individuos contactados a través de las distintas técnicas de investigación
ha sido aproximadamente de 200.
— Todos los integrantes de la muestra, tanto los jóvenes como los adultos, eran
usuarios de móvil con conexión a Internet.
— Filtro para el contacto con la muestra: se establecieron una serie de controles
para que los participantes no fuesen a priori ni partidarios acríticos del uso
de un smartphone por parte de los adolescentes ni situados en posiciones
contrarias.
— Se estableció un intercambio, en feedback, con los participantes en los grupos
que se prestaron a colaborar de este modo una vez concluidas las sesiones a
través del correo electrónico.
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
— En la mayoría de los grupos de discusión, tanto de jóvenes como de adultos,
algunos de sus componentes tenían hijos o hermanos en edades anteriores a
la adolescencia.
Trabajos complementarios
— Reuniones del equipo investigador para conjuntar el análisis.
— Reuniones con los responsables implicados de la Fundación Telefónica y de la
Fundación Encuentro.
— Redacción del informe de datos y conclusiones.
3. Visión panorámica del escenario
3.1 Problemas, retos y cambios en el uso del móvil
La prensa de los últimos meses viene destacando que crece el uso de los móviles
y de las tabletas, que en vacaciones nos desenchufamos a veces de ellos, pero no
desconectamos realmente, y que los adolescentes no apagan el smartphone ni
cuando duermen.
Éste es un tema que preocupa mucho a los educadores, padres y madres sobre
todo, pero también a los profesores. Por eso, no es de extrañar que se demande
de los expertos un conjunto de buenas prácticas para intentar convivir en paz con
el uso de estos aparatos. Algunas de las pautas, dirigidas a la familia, se recogen
en el apartado de propuestas educativas, a modo de sugerencias.
En la introducción a este estudio se hace referencia a una serie de datos cuantitativos
y estadísticos, tomados del muy reciente informe La Sociedad de la Información
en España 2012 (Fundación Telefónica: 2013) y del capítulo “Una sociedad
hiperconectada” del Informe España 2012 (Fundación Encuentro: 2012), realmente
significativos y consonantes con los que, desde la perspectiva cualitativa,
aportamos en este apartado. Unos y otros atestiguan la importancia, amplitud y
profundidad de los cambios de tipo psicológico y social que se están produciendo
en los individuos al hilo de la cuestión considerada.
Al tratar temas como éste, en el que influyen diversos factores y actores del “conjunto
educativo”, no habría que olvidar posibles adicciones a los móviles, y en
todo caso de uso masivo y frecuente de estos dispositivos también entre los padres,
con el consiguiente efecto imitación que produce en sus hijos y las más que
posibles incoherencias educativas al respecto.
98
Los adolescentes españoles en la era 2.0
99
La falta de orientación y el desconocimiento generan inseguridad y desconfianza
en las familias. Ya hay guías y recursos para ayudar a los padres en esta cuestión,
con todas sus derivaciones. La conexión escuela‐familia –y aquí coinciden todos–
es fundamental en esto, como en todo lo que afecta a la educación de los niños
y adolescentes.
Existe un consenso social, cada vez más acentuado, sobre la necesidad de caminar
hacia el concepto de “seguridad informática”. En tal sentido, cabe preguntarse si
nuestros alumnos están bien protegidos. La investigación que hemos realizado
abre muchas vías de estudio y profundización, a través de líneas complementarias.
Los datos obtenidos nos autorizan a enfatizar la necesidad, tal vez más que nunca,
de una verdadera educación emocional, hacia el cultivo de habilidades básicas
como la empatía o el autocontrol. Los niños de hoy han nacido con esto y no tienen
miedo a las tecnologías. Prueban, experimentan, tocan, como todas las generaciones
han hecho con los objetos que se encontraban a su alcance. Forman
parte de sus hábitats, de sus escenarios de vida.
Prácticamente todos los que se preocupan en profundidad por los temas educativos
en cualesquiera de sus ámbitos afirman que la navegación segura ha de
venir de la mano de la educación y no exclusivamente de coartar sin argumentos
el uso de estos dispositivos. Muchos expertos en el tema estudiado coinciden
en que lo importante no es tanto la tecnología, sino que la relación con los alumnos,
con los hijos, esté en el siglo en el que han nacido y viven estos chicos y
chicas.
Sobre el proceso seguido en el desarrollo y propagación de las redes sociales,
ahora se han producido tal vez cambios que cabría considerar. Al principio, se
agregaba a todo el mundo, luego uno se daba cuenta de que eso no tenía sentido
y ahora, antes de poner ciertas cosas, se piensa si eso realmente le importa a alguien.
Ese proceso, que parece haberse dado en la corta historia de las redes sociales,
es tal vez un camino que también recorren individualmente los adolescentes.
En todo caso, el espacio transitado por las redes sociales es impresionante
y, así, se estima en 1.000 millones el número de usuarios de Facebook, un
verdadero continente virtual.
A las generaciones de adolescentes más jóvenes y de los sujetos que aún no han
llegado a esa etapa evolutiva y están en la niñez, auténticos nativos digitales, les
cuesta entender la vida antes de Facebook, Twitter, MySpace, Tuenti y similares,
lugares de socialización global posmoderna. Esas plataformas virtuales son apéndices
y complementos inseparables de su quehacer cotidiano.
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
3.2 Análisis de conjunto del tema, según los expertos
Perspectiva integradora de diversos aspectos
❑ El advenimiento del smartphone. Cuando Marc Prensky, allá por 2001,
acuñó el término de nativos digitales, señalaba como una de sus características
que usaban la tecnología como una extensión de sí mismos. Esto es casi literal
cuando hablamos de los smartphones. Estos modernos soportes, a los que podemos
llamar genéricamente móviles, como hacen los propios adolescentes, implican
un manejo tan intuitivo que estos jóvenes los utilizan como si fueran una
prótesis de sí mismos, siendo completamente transparente la altísima tecnología
que representan.
El uso del smartphone o teléfono inteligente aumenta rápidamente entre la población
adolescente. La clave es el acceso a Internet, que permite la descarga de
música, el intercambio de archivos, el acceso a las redes sociales y el envío de
mensajes de texto para estar en contacto permanente con sus amigos y conocidos.
Los adolescentes necesitan relacionarse con sus iguales, comunicarse entre
sí y usan el móvil para ello.
La llamada telefónica “tradicional”, incluso a través del móvil, pierde peso entre
los adolescentes y se reserva para hablar con los padres. En este sentido, no hay
que olvidar que tal vez la principal razón de los padres para proporcionar un móvil
a sus hijos es por seguridad personal, para intentar tenerlos localizados permanentemente.
Las llamadas telefónicas propiamente dichas han dado paso al envío
de mensajes de texto (o texting, en términos anglosajones), lo que está acabando
con el uso de los tradicionales chats tipo IRC entre adolescentes y con el propio
Messenger.
El texting (antes por sms y ahora por WhatsApp) se ha convertido en la principal
forma de comunicación entre los chicos y chicas de las edades que estamos considerando.
Va creciendo precisamente con la edad, desde la misma infancia o preadolescencia
pasa por la adolescencia propiamente dicha y alcanza el máximo de
uso y atención con los correspondientes hábitos generados en el final de la adolescencia
o primera etapa de la juventud.
Las chicas son más comunicativas, lo que da lugar a que intercambien un volumen
mayor de mensajes que los chicos. La tecnología, una vez más, actúa en este caso
amplificando un rasgo psicológico diferencial dentro de nuestra cultura, como
también ocurre en otras. Por este motivo, también las chicas usan más los móviles
que los chicos para acceder a sus redes sociales. El móvil multiplica lo que ya ocurría
en la vida “real”, o “no virtual”.
100
Los adolescentes españoles en la era 2.0
101
❑ Una innovación disruptiva. El móvil con conexión a Internet constituye una
auténtica disrupción tecnológica, en el sentido de que ha conquistado un enorme
mercado de “no usuarios” de la telefonía entendida en sentido estricto. Así, se
usa para escuchar música, hacer fotografías, grabar vídeos, ver productos televisivos,
intercambiar archivos, conectarse a redes sociales, pero, sobre todo, para
estar permanentemente en contacto con los amigos a través de mensajes de texto.
Por eso, el móvil actual ha convertido en obsoletas muchas otras tecnologías: las
cámaras de fotos y las de vídeo, las minicadenas musicales, las grabadoras, etc.,
incluso está desplazando a algunas consolas de videojuegos. Resulta sorprendente
y paradójico que lo que se incorporó como elementos accesorios de un teléfono
haya acabado por constituir el corazón del dispositivo.
Pero el móvil inteligente es, ante todo, un dispositivo conectado a Internet, y ahí
reside su atractivo realmente imbatible. No es aventurado afirmar que pronto se
convertirá en la principal puerta de acceso a la Red, desplazando a los ordenadores,
fijos o portátiles; ésta es al menos una hipótesis plausible. Además, proporciona
una pasarela de pago sencilla y directa, con menos barreras que las que
ofrece, por ejemplo, el pago con tarjeta en un ordenador. Ya es posible pagar una
bebida con el móvil en una máquina de refrescos o en la caja de un supermercado.
Los programas de lectura tipo OR no han hecho más que empezar y en el futuro
próximo tendrán muchas aplicaciones en la economía, la cultura y la educación.
Desde esta perspectiva, parece que el móvil tiene mucho más recorrido que cualquier
otro dispositivo informático.
❑ Elemento identitario para el adolescente. Además, hoy en día, el móvil
forma parte de la identidad de un adolescente, como demuestra nuestra investigación.
Todo aquello que un adolescente más aprecia está ahí: su red de amigos,
su música, sus fotos, sus vídeos. Quizá lo menos importante sea la opción
del teléfono. Por todo ese conjunto de prestaciones que el dispositivo pone en
manos del adolescente, retirarle a cualquiera de ellos el móvil es uno de los
mayores castigos, tal vez el más doloroso, inasumible para muchos.
Todo esto conduce a muchas reflexiones, como las que hacen los profesores.
Valga, a modo ilustrativo, la siguiente anécdota, recogida en el proceso de la investigación
realizada. Recientemente, un director de colegio comentaba: “Vi a un
alumno usando su móvil en clase y traté de retirárselo, como marca la norma establecida
en nuestro centro, pero me resultó imposible. Nunca antes me había
pasado. Me di cuenta de que ese chisme era parte de su vida […]. En fin, todo
esto nos ha hecho pensar y estamos revisando las políticas de uso del móvil (de
no uso más bien), porque no podemos poner puertas al campo”. Por cierto, esta
última expresión coloquial se ha repetido en todos los grupos de discusión de
profesores que han participado en la investigación.
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
❑ Génesis de cambios en la evolución psicosocial del adolescente. La neurociencia
demuestra que el cerebro está dotado de una gran plasticidad, aprende
constantemente y se adapta a los estímulos que recibe. Esto es, diferentes experiencias
generan distintas formas de pensar. Sin duda es pronto para conocer el
impacto de los móviles en los adolescentes, pero es indudable que esta tecnología
debe comportar cambios sustanciales en sus vidas: en la forma en que se
relacionan, aprenden y se divierten, e incluso, por qué no, en su forma de pensar.
En todo caso, cabe plantearse algunas hipótesis al respecto.
La observación sistemática de los comportamientos de los adolescentes actuales
nos lleva a constatar que hay evidentes cambios en el modo de relacionarse con
sus amigos y conocidos. Ponen un cuidado extremo en su “imagen digital”, tanto
o más que en la real. Por ello atienden de inmediato y con la adecuada “netiqueta”
(normas de comportamiento general en Internet) todos los mensajes que
reciben. Podría pensarse que el móvil los conecta más con los lejanos que con
los que tienen cerca; pero no es así, más bien parece lo contrario. El móvil constituye,
en parte, una identidad de grupo y crea lazos de pertenencia con los más
cercanos, que incluso interactúan y comparten a través del móvil cuando están
juntos.
Cambia igualmente la relación con la familia. Los adolescentes se comunican con
sus iguales a través de mensajes de texto (principalmente WhatsApp) y usan el
modo teléfono casi exclusivamente para hablar con sus padres. El teléfono se convierte
así en un símbolo de control, mientras que el texto se reserva para compartir
con sus iguales.
Otra transformación está relacionada con la apertura y la socialización que, a su
vez, lo está con el importante acceso a las redes sociales a través del móvil. Esta
forma de compartir sin casi barreras genera mucha transparencia en la comunicación
y facilita la colaboración, pero también es fuente de preocupaciones, porque
el adolescente “se desnuda” ante los demás –a veces en el sentido literal– y
pierde su privacidad, volviéndose así vulnerable a todo tipo de ataques.
La pérdida de su privacidad no es el único motivo de preocupación derivado del
uso creciente del móvil. Podríamos citar otras inquietudes, muy presentes entre
los padres y los educadores:
— Estado de conexión permanente, que genera tensiones en las familias y
en su entorno. Algunos adolescentes se niegan a apagar los móviles en espectáculos
públicos, viven excesivamente volcados en ese mundo virtual y pueden descuidar
las relaciones interpersonales en su entorno real.
— Vulnerabilidad frente a ataques de bullying. La Red acaba por reproducir
e incluso amplificar lo que ocurre en el mundo real. Se estima que uno de cada
102
Los adolescentes españoles en la era 2.0
103
cuatro adolescentes sufre o ha experimentado en alguna ocasión algún tipo de
acoso o agresión a través del móvil.
— Exposición a contenidos inapropiados, bien por el acceso a Internet, sin
posibilidad de control externo ninguno, bien por la recepción de archivos desde
su red de amigos o de spam.
— Captura de imágenes comprometidas, de sí mismos o de otros, que comparten
con toda su red. Las consideran imágenes efímeras, que impactan un instante
y luego no dejan huella, pero la realidad es que pueden quedarse en
Internet para siempre. Así, un breve impulso alocado se convierte a veces en un
problema casi imposible de resolver. Afortunadamente, están surgiendo aplicaciones
que tratan de gestionar este asunto. Snapchat, por ejemplo, es una aplicación
gratuita para iPhone que permite decidir el tiempo límite que la persona
a quien se envía una foto puede verla. Pasado ese tiempo, que pueden ser unos
segundos, la foto desaparece y no puede verla de nuevo.
En resumen, el uso del móvil influye en el desarrollo psicológico, y muy específicamente
en la dimensión ética y moral, de un adolescente. Por un lado, el fenómeno
de la inmediatez es enemigo de la reflexión y tiene consecuencias negativas,
incluso muy graves en algunos casos: grabación de actuaciones ilícitas, de agresiones,
de la propia intimidad, etc.
Por otro lado, los criterios éticos y morales también se ven afectados por el efecto
tribu: aunque uno no genere contenidos inadecuados, o al menos cuestionables,
participa en su difusión por ser parte del grupo, lo que debilita el marco de convicciones
del adolescente. La servidumbre de la pertenencia al grupo envalentona
y propicia actuaciones acríticas, sin sentimientos de culpabilidad, que una vez que
llegan a la web se vuelven irreconducibles. Además, son una rémora para el futuro,
porque es casi imposible eliminar un contenido inapropiado una vez que se
ha difundido en Internet. El resultado puede ser doloroso. De ahí la importancia
de trabajar desde la escuela y la familia valores como la prudencia, la responsabilidad
y el sentido crítico, para que anticipen las consecuencias de sus actos.
Los padres suelen gestionar el uso del móvil, pero más desde el control que desde
la prevención. Miran el detalle de las facturas, revisan las llamadas e imponen reglas
de uso en determinados momentos. Fundamentalmente, utilizan la retirada
del móvil como castigo. Pero esto no garantiza, ni mucho menos, un uso completamente
responsable. Una posible solución pasa por incorporar el móvil en el aula
como una herramienta aventajada para el aprendizaje.
❑ Móviles en las aulas. Aunque constituyen todavía una excepción, hay profesores
que se sirven de los móviles ocasionalmente como parte de los recursos
del aula. Valga, a título de ejemplo, el caso de centros bien dotados en medios,
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
que disponen de red wifi a la que los alumnos conectan sus smartphones, de
modo que pueden navegar por Internet sin coste alguno para ellos. Así se explica
uno de los profesores de un centro de estas características: “Tienen una aplicación
gratuita y la usamos para cosas como representar las gráficas que salen en
la Selectividad, se familiarizan con ellas y así es más fácil preparar la prueba”.
Pero esto no es todavía lo habitual, más bien resulta excepcional. El móvil está
prohibido en las aulas de la mayoría de los centros escolares, porque se considera
un importante elemento de distracción. Muchos centros los prohíben incluso en
todos los espacios, recreos incluidos, aunque esto genera problemas con las familias,
bastantes de las cuales quieren estar en contacto directo con sus hijos, o
al menos dejar abierta esa posibilidad.
Incluso los centros que más apuestan por el uso de las TIC y que han sustituido
los libros de texto por contenidos digitales, al menos en una buena medida, prohíben
el uso del móvil en el aula. Así se expresa literalmente una profesora de uno
de estos centros, reflejando en cierto modo una contradicción no resuelta:
“¿Cómo les va a interesar venir al colegio si les pedimos que desconecten completamente
de su vida real? Lo que hacen es desconectarse ellos del colegio”.
Hablando con realismo, cabe afirmar que la prohibición no es muy eficaz. La realidad
es que el móvil acompaña permanentemente a los adolescentes en el colegio
y se las arreglan para enviar mensajes de texto, no raras veces entre compañeros
de la misma aula.
Lo razonable sería integrar en el trabajo del aula la tecnología móvil, al servicio
de tareas pertinentes y bien diseñadas. Por lo menos no habría que cerrar tajantemente
la puerta de las aulas a estos dispositivos. Se podría aprovechar didácticamente
el hecho de que los móviles proporcionan un acceso directo e inmediato
a Internet; incluso para un sector de alumnos es el único acceso a Internet fuera
del centro, porque no tienen ordenador en casa.
Dadas las posibilidades de los móviles inteligentes, su uso en el aula ofrece muchas
oportunidades de interacción con los contenidos, así como de colaboración.
Si las actividades son relevantes y están bien diseñadas, el móvil aporta una gran
carga de motivación y la posibilidad de conexión con la realidad. El uso del móvil
en el aula abriría así sus puertas y acercaría la escuela a lo que ocurre en el mundo
real, o en ese otro mundo existente fuera de las aulas. Por supuesto, nos estamos
refiriendo a un uso didáctico bien delimitado, orientado a un aprendizaje efectivo.
La posición que aquí se defiende constituye un reto y una clara oportunidad para
la escuela, que podría –tal vez debería, a juicio de algunos expertos– incorporar
el uso de los móviles en algunas tareas educativas concretas. El smartphone po‐
104
Los adolescentes españoles en la era 2.0
105
dría proporcionar en el aula un acceso privilegiado a Internet, mucho más sencillo
y fiable que los netbooks u otros ordenadores de aula y más económico y versátil
que una tableta. No es casual, en este sentido, que los últimos Informes Horizon
lo señalen como una de las principales tecnologías emergentes en el mundo educativo.
En principio, usar con habilidad aparatos es un modo de “distribución de la inteligencia”
(Gardner), porque desarrolla habilidades. El uso diario “para ellos no supone
ningún cambio, sino su realidad; el cambio sería si se lo quitaran”, afirman
algunos profesores y padres. Sin embargo, los adultos hablamos de un cambio de
era.
Perspectiva singular de los dispositivos móviles como recurso educativo en
convivencia con el uso social
En la secuencia seguida en la investigación nos hemos encontrado con padres, y
sobre todo con profesores, que se han referido a esta perspectiva singular. En
unos casos, aunque excepcionales, para constatar que algunos se sirven del smartphone
de manera puntual y esporádica para usos pedagógicos. En otros, para situarse
en contra, o al menos con bastantes reservas ante esta posibilidad.
Finalmente, hay quienes ven una ventana abierta a los móviles para su ingreso
en las aulas, como recurso para el aprendizaje. Todos, en cualquier caso, se han
referido a cuestiones sobre si se permite o no tenerlos en el colegio, así como a
las múltiples artimañas de las que se valen los adolescentes para llevarlos consigo
al colegio y, cuando pueden, conectarse, en tiempo de clase incluido. El uso “social”
de los teléfonos inteligentes predomina claramente sobre cualquier otra utilización
y acapara las preocupaciones, el imaginario social sobre tales soportes y
el concepto mismo elaborado implícitamente en torno a ellos.
En la investigación hemos analizado la publicación Mobile Learning (Brazuelo y
Gallego: 2011), de la que hemos entresacado lo siguiente:
— La llegada masiva de los teléfonos móviles a la sociedad está repercutiendo
intensamente en la vida de los adolescentes. El nuevo escenario abierto ha propiciado
que empiece a hablarse de un nuevo paradigma educativo: el mobile learning,
o aprendizaje móvil.
— Ante la imparable previsión de que en 2013 los teléfonos móviles superarán
a los ordenadores de sobremesa en lo que se refiere a la conexión con Internet,
hay que reflexionar sobre la necesidad de que la pedagogía no quede rezagada en
relación con la tecnología, también en lo tocante a este tema.
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
— El uso educativo de los dispositivos móviles dependerá, en buena medida,
de la capacidad creativa e innovadora de los educadores para incorporarlos como
recursos a los procesos de enseñanza‐aprendizaje.
— Hay una serie de pasos que hay que dar en este proceso: desarrollar un
marco teórico en el que apoyarse; difundir ejemplos de mobile learning; crear
contenidos y aplicaciones educativas adecuadas al caso tanto desde el desarrollo
tecnológico del soporte como de las metodologías didácticas; hacer llegar las tecnologías
a todos; preparar al profesorado; romper prejuicios frente a esta posibilidad;
integrar los móviles dentro de la más amplia integración de las TIC en la
educación.
— El desarrollo del mobile learning ha venido y vendrá marcado por la propia
evolución de las tecnologías móviles.
— Más que prohibir el móvil en los centros, debería tratarse de prevenir y
educar. Desde luego, nadie niega la necesidad de control y normas de uso en los
ámbitos escolares.
— No se niega, más bien se subraya, la existencia de peligros reales en relación
con los smartphones por parte de los adolescentes. Una educación realista,
de “ojos abiertos”, preventiva y crítica, no niega peligros frente a los cuales precaverse.
Muy en concreto, el sexting, el ciberbullying o la adicción, coincidiendo
con lo que padres y profesores han expresado en los grupos de discusión a lo
largo de nuestro estudio.
— Los principales obstáculos para incorporar el mobile learning a los procesos
de enseñanza‐aprendizaje son: el peligro de desviar la atención, con una
inadecuada gestión del tiempo por la distracción que provocan estos medios; la
dificultad para conseguir un control eficaz por parte de los padres respecto al uso
que sus hijos hacen de estos dispositivos, con los reales peligros a los que antes
nos hemos referido; las posibles distracciones, la falta de atención y de concentración
en el aula; los problemas en relación con la deformación de la expresión
escrita e interferencias en el desarrollo de la competencia lingüística; las posibles
consecuencias nocivas para la salud; el peligro de perder datos personales o de
que lleguen a otros sin uno pretenderlo.
— Estos expertos recuerdan algo con lo que nosotros también coincidimos:
siempre se repiten los discursos y miedos sociales ante todo lo nuevo e inabarcable,
que no se conoce, no se domina o escapa de nuestro control.
Las ventajas que estos expertos adjudican al mobile learning son, en resumen:
— Permite el aprendizaje en cualquier momento y lugar, así como el acceso a la
información de manera fácil, inmediata y eficaz.
— Puede mejorar la interacción didáctica, en sincronía y en asincronía.
106
Los adolescentes españoles en la era 2.0
107
— Puede potenciar el aprendizaje centrado en el alumno, ajustándose a cada sujeto
según su ritmo y estilo.
— Puede favorecer la comunicación entre los alumnos y las instituciones educativas.
— Puede favorecer el aprendizaje colaborativo.
— Puede contribuir a un tipo de aprendizaje significativo, sirviendo de conexión
entre la escuela y la realidad social circundante.
— Puede fomentar la comunicación y la colaboración educativa y social, si se utiliza
bien.
— Favorece la creación de contenidos por parte de los profesores y de los alumnos.
— Hay estudios que demuestran que los dispositivos móviles en general, y el teléfono
móvil en particular, fomentan la motivación en el alumnado, especialmente
entre los sujetos más disruptivos.
A pesar de todo lo dicho, estos mismos expertos consultados coinciden en afirmar
que la mayoría de los profesores todavía considera el móvil como un dispositivo de
carácter lúdico y social, pero no como soporte para la enseñanza y el aprendizaje.
Perspectiva, con acentos críticos, de expertos a partir de su experiencia en la
enseñanza y educación de adolescentes
La telefonía móvil ha pasado a ocupar un lugar fundamental en nuestras vidas.
Se trata de una herramienta de comunicación que no distingue clases sociales,
niveles culturales, género ni edades. El uso del teléfono móvil se ha incrementado
a pasos agigantados en la última década. Nos enfrentamos a una situación sin
precedentes en lo que se refiere al uso de la tecnología de la información y la comunicación
compleja por parte de un sector de la población tan joven. Una generación
que ha nacido en un contexto tecnológicamente avanzado.
Los teléfonos móviles han cambiado la escena social en la comunicación sobre la
marcha. A partir de los mensajes de texto para Internet móvil, los teléfonos móviles
están en los bolsillos de la mayoría de las personas. El móvil se ha convertido
en un artículo indispensable en la vida del adulto y crecientemente entre los
niños. Éstos, cada vez más pequeños, no toleran la sensación de sentirse separados
del grupo y “exigen” tener un móvil.
No sólo son un medio para recibir y contestar llamadas, ahora los smartphones
permiten hacer múltiples actividades, como navegar por Internet, interactuar en
las redes sociales, chatear, hacer fotos, grabar vídeos, etc.
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
Los teléfonos móviles han cambiado sustancialmente la comunicación al proporcionar
una solución a precios asequibles. Los nuevos teléfonos móviles son capaces
de navegar por Internet, instalar aplicaciones y juegos y ofrecer software de
productividad. Los móviles modernos han incluido características tales como la
mensajería de texto y el correo electrónico para ampliar la comunicación. Estos
teléfonos móviles son capaces de acceder a las aplicaciones de redes sociales
como Facebook y Twitter desde cualquier lugar. Con una función de horarios, alarmas
y listas de contactos de flujo ampliables, ayudan a incrementar el trabajo y
la comunicación empresarial.
No cabe duda de que la telefonía móvil ofrece numerosas ventajas: facilita la comunicación,
es muy útil en casos de emergencia y permite acceder directamente
a servicios, generalmente de ocio, pero también de Internet, GPRS, etc. No obstante,
plantea numerosos aspectos negativos cuando se le da un uso excesivo o
inadecuado.
El sobreuso del teléfono móvil ha generado un gran debate sobre los riesgos que
produce en la salud. Diversos efectos físicos, psicológicos, emocionales y sociales
pueden llegar a darse en los menores debidos a ese uso excesivo o inadecuado.
“Las personas que toda la vida nos hemos dedicado a la educación, tenemos esta
visión compartida con otros muchos que se interesan sobre el tema, acerca de
los nuevos teléfonos móviles. Pero constatamos que los ámbitos educativos, que
tanto se han interesado años atrás por el uso de las TIC en el aula, parecen ahora
ajenos a la nueva situación creada en la vida de los adolescentes con motivo o a
causa de la utilización habitual, las veinticuatro horas del día, de los smartphones”.
El uso generalizado de las nuevas tecnologías a menudo cambia aspectos sociales
y psicológicos de la vida de la persona. Los teléfonos móviles son una herramienta
de comunicación, su uso razonable puede afectar positivamente a la comunicación
personal. Pero, una utilización indebida puede conducir a la ansiedad y al
aislamiento social. Hay, pues, una doble vertiente en este tema, porque el uso de
teléfonos móviles también puede ayudar a las personas a manejar mejor las relaciones
difíciles, como las de larga distancia.
Hablar con la persona que está al lado, perderse un chiste y disfrutar de todo lo
que está alrededor se ha quedado en el pasado. Ahora la tecnología se ha adueñado
de más de una generación; amas de casa, niños, jóvenes y empresarios se
han vuelto parte de dicha evolución.
Aunque parezca exagerado, ahora tal vez sean más las desventajas que en ocasiones
puede llegar a tener el teléfono móvil, debido a que se ha perdido su uso
moderado, ya que con el paso del tiempo se han ido creando nuevas versiones
108
Los adolescentes españoles en la era 2.0
109
que permiten facilitar la comunicación entre personas a través de la conexión a
Internet, como tienen los smartphones. Aparecen multitud de problemas derivados
del consumo irracional de la telefonía y de los llamados móviles inteligentes,
en concreto. Uno de ellos es el de la seguridad personal. Por un lado, existen problemas
de seguridad vial (tanto para conductores como para peatones), aumento
del riesgo de accidentes (tropezones), incremento de robos y hurtos con y sin empleo
de fuerza; y, por otro lado, la intimidad personal queda desprotegida, pues
cualquiera puede oír nuestra conversación telefónica, hacernos una foto, grabar
nuestra imagen o nuestra voz y luego transmitirlo a otros, multiplicando la envergadura
del problema.
Partiendo de la consideración del móvil como una herramienta, tenemos que tener
presente que hay pros y contras relacionados con su uso, y esto depende de
nosotros. Todo instrumento valioso puede perder su razón de ser si se le da un
mal uso. Para analizar lo positivo y negativo de este servicio, empezaremos nombrando
los aspectos positivos de la telefonía móvil, que en realidad son muchos.
Lo más importante de tener un móvil es que ayuda a acortar distancias. Podemos
contactar rápidamente con una persona, sin importar lo lejos que esté y en casi
cualquier lugar en que nos encontremos, más aún con las características de los
smartphones. Esto es posible gracias a que este dispositivo es portátil y totalmente
manejable, siendo una de las cualidades que más resaltan los usuarios al
referirse a él.
Otra característica positiva es que no sólo es posible la comunicación a través de
la voz, sino también mediante la escritura, usando los mensajes de texto. Enviar
mensajes de texto es mucho más económico que llamar y expande las posibilidades
de disponibilidad, ahora multiplicadas con una de las más llamativas aplicaciones
de los smartphones, el WhatsApp, realmente la estrella emblemática de
sus aplicaciones.
Conseguir contactar con una persona que posea un móvil es mucho más fácil, ya
que el usuario de este servicio dispone las veinticuatro horas del día de cobertura.
El hecho de tener un dispositivo personal hace que la comunicación sea directa y
disponible, siempre y cuando el usuario lo tenga encendido y decida recibir llamadas.
Si éste no es el caso, también existe la posibilidad de dejar en un buzón
virtual un mensaje de voz, aunque los jóvenes prefieren dejarlo, a la espera de
respuesta, en el WhatsApp.
El teléfono no se limita simplemente a la comunicación a través de texto o voz.
Actualmente con el avance de la tecnología de este tipo, también se ofrece la posibilidad
de conectarse a Internet, hacer fotos y vídeos y enviarlos a otros usuarios,
jugar con otras personas en red, ver televisión, etc., y otras múltiples posibilida‐
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
des. En realidad, ése ha sido el salto cualitativo aportado por el smartphone, la
conexión con Internet.
Si bien hemos nombrado algunos aspectos positivos, también tenemos que decir
que se dan casos en los que los individuos que se inclinan por este tipo de comunicación
pierden facultades para comunicarse de manera personal y se instalan
en un aislamiento donde sólo es posible contactar con ellos a través del teléfono.
También es una realidad que al tener tantas opciones de comunicación y entretenimiento
en un solo instrumento, que además es portátil, hace que bajen los
niveles de atención de las personas que lo usan, al punto de desconectarse del
entorno al momento de disfrutar de él. Una sensación común de los usuarios de
la telefonía móvil es que cuando lo olvidan, o por cualquier otra circunstancia no
lo llevan consigo, se sienten incomunicados, e inclusive “desnudos”, causándoles
gran expectativa y ansiedad al no saber quién los llama o envía mensajes.
Tener un móvil trae como consecuencia que tenemos un número de identificación,
que en muy pocos casos es privado. Cualquier persona tiene la posibilidad
de contactar con nosotros en cualquier momento del día, ya sea de nuestro
agrado o no. Aunque parezca mentira, el móvil también es un medio que difunde
material obsceno e inadecuado, y puede promover ciertas conductas indebidas
como la infidelidad, la ira y una infinidad de sentimientos destructivos.
Con todo esto, se ha creado un nuevo espacio, donde se integran múltiples formas
sociales, convirtiéndose en un escenario que integra actividad y conflictos de todo
tipo (inestabilidad, circulación rápida, heterogeneidad, independencia, autonomía,
seguridad, frustración, etc.). La comunicación móvil se está expandiendo con
mucha fuerza, sobre todo entre la población joven. Los estudios demuestran que
está emergiendo una cultura juvenil móvil que está alterando las prácticas sociales.
Se trata de la modificación de un espacio social, donde juegan distintos componentes
que tienen que ver con la dependencia y la inseguridad que se genera a
partir de la pérdida de estos artefactos. Pero también crea una sensación de independencia
al relacionarse con sus amigos y, al mismo tiempo, de seguridad de
comunicarse con sus padres. Esa doble vertiente, ambigua, o positiva‐negativa,
está siempre presente en el uso de los smartphones.
Los móviles se han convertido en una pieza fundamental de nuestra vida diaria y,
paralelamente, están alterando el trato que tenemos con cada una de las personas
con las que nos relacionamos día a día, o al menos introduciendo modificaciones.
Como elementos de la rutina diaria, los móviles tienen la consideración de instrumentos
imprescindibles de la vida contemporánea. Por ejemplo, cuando faltan,
110
Los adolescentes españoles en la era 2.0
111
los usuarios suelen tener un sentimiento de pérdida, como resultado de la relación
de dependencia que han establecido con la tecnología. Incluso, podemos
mencionar que hemos delegado distintas actividades que solíamos realizar (memoria
de números telefónicos, direcciones, usar el reloj, etc.) a las funciones que
nos posibilita la telefonía móvil.
El móvil proporciona a los adolescentes autonomía, en las decisiones, intereses,
etc. Les ha facilitado la facultad de decidir con quién hablar, qué hacer, en qué invertir
el tiempo. El móvil propicia, por otro lado, la desinhibición y la socialización
en mayor medida que los encuentros cara a cara.
No siempre se piensa que el uso excesivo del smartphone, como del móvil en general,
llega a provocar una adicción, pero diversos estudios hablan ya abiertamente
de adicción a los teléfonos móviles y de fobia o miedo irracional a no tenerlos consigo.
Los “adictos” presentan un estado de alerta o vigilancia permanente hacia
cualquier señal que provenga de su aparato, que provoca la necesidad casi compulsiva
e incontrolada de mirar al móvil continuamente. Estudios recientes en
“adictos” que dejan de usar sus móviles han descrito lo que podría considerarse
como un síndrome de abstinencia psicológica y física, que se caracteriza por síntomas
concretos de angustia, ansiedad, nerviosismo, irritabilidad, disminución de la
tensión arterial, etc. Estas manifestaciones desaparecen cuando se restablece el
uso del móvil. En el “comportamiento adictivo” al móvil también suele haber problemas
de autoestima o inseguridad, dificultad para las relaciones interpersonales,
aislamiento y otros factores emocionales. Todo esto, aunque no en exclusiva, se
observa especialmente en las conductas de bastantes adolescentes, siempre más
vulnerables ante elementos externos a ellos, pero con los que se relacionan o usan.
4. Datos obtenidos a través de observación participante en
ámbitos colegiales
4.1 Colegio concertado‐privado en una gran ciudad
Llevamos a cabo un recorrido por varias de las aulas del colegio mientras los alumnos
trabajaban, constatando muy positivamente algunos de los aspectos que han
hecho de este colegio un centro de referencia pedagógica, con especial énfasis
en el cultivo de las distintas inteligencias, las habilidades artísticas, el trabajo colaborativo,
la atención personalizada y la ruptura de algunos corsés de la pedagogía
clásica, que tradicionalmente han impedido la dinamicidad que se observaba.
Señalamos lo más significativo en relación con nuestro tema:
— Existe una apuesta decidida por el uso de las nuevas tecnologías en el
aula ya desde la etapa de Educación Infantil, a lo que se une un carácter pedagó‐
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
gico altamente innovador, que lo convierten en centro puntero y de referencia en
determinados aspectos. Es claramente un exponente muy significativo de lo que
las nuevas tecnologías, utilizadas sistemáticamente al servicio de las diversas didácticas,
pueden aportar.
— Constatan la necesidad de una continua pedagogía de concienciación a
los padres sobre la “bondad” del uso de las nuevas tecnologías en el aula, encontrando
no obstante algunas resistencias e incomprensiones.
— Como suele ocurrir, a los que se han formado de esta manera (papel secundario
otorgado al libro de texto tradicional, etc.) les choca cuando se encuentran
en contextos en los que no se ha trabajado así, o esto no se presupone, como
las pruebas de selectividad, los estudios universitarios, etc. Cuando hay que preparar
un “examen”, la recurrencia al “papel” es no pocas veces deseada y, desde
luego, apoyada por los padres, que estudiaron obviamente de esa forma tradicional.
— El smartphone está excluido del conjunto de los soportes tecnológicos
que se emplean en el aula y su uso tampoco se permite en el centro. Desde la filosofía
implícita que se respira en el colegio, el smartphone es “otra cosa”, no
tiene cabida aquí. No obstante, los profesores conocen bien lo que, más allá de
las paredes del colegio, representa en usos y hábitos el smartphone para los adolescentes
actuales, coincidiendo con las aportaciones que, por otras vías, hemos
recibido de los padres y profesores entrevistados en la investigación.
El smartphone quedaría, pues, situado en el ámbito del puro uso social y familiar,
en la vida extraescolar de los alumnos.
4.2 IES en zona rural
En este centro se permite llevar el móvil. Su uso, sin embargo, no está permitido
en el aula, aunque los profesores son conscientes de que los alumnos tienen mil
y una estratagemas para burlar la norma.
Algunos profesores se sirven, ocasionalmente, del smartphone como recurso en
el aula, por ejemplo, para acceder de manera fácil e inmediata a determinados
contenidos a través de Internet. No hay un planteamiento general del centro al
respecto, pero sí una apertura a posibles usos.
Los profesores contactados en el centro se expresan de manera análoga a lo que
sus iguales nos han manifestado, por otras vías, en el transcurso de la investigación.
De igual manera, responsables de la dirección del centro y algunos profesores
hacen constar determinadas conductas disruptivas por el uso del móvil
112
Los adolescentes españoles en la era 2.0
113
presentes en el mundo adolescente de nuestros días. Su percepción del tema no
es, sin embargo, catastrofista, sino de ojos abiertos y crítica.
La simple observación de los escenarios contemplados en el centro (patio de recreo/
calle), pasillos y aula, depararon al observador la constatación de un uso masivo
del soporte, sin que faltara tuitear la propia sesión que estaban teniendo en
el momento, todo ello con una habilidad extraordinaria, de manera que para captar
algo de esto el observador ha de estar muy atento, o simplemente suponerlo
y luego confirmarlo con los participantes.
El observador‐investigador dialogó con treinta alumnos y alumnas de 4º de ESO
a lo largo de una hora en la propia aula y con presencia de la profesora tutora,
con un índice muy apreciable de participación, interés, espontaneidad y sinceridad.
Se pueden destacar los siguientes aspectos:
— Coinciden en sus discursos con los demás adolescentes entrevistados a
lo largo de la secuencia investigadora.
— Afirman estar conectados todo el día a través del móvil. Justamente es
así como denominan al dispositivo, móvil, sin más.
— Proponen ser denominados “generación en línea”, o mejor aún, “generación
enredada o en redes”, desechando denominaciones en inglés.
— Entre los múltiples usos dados al móvil, y ya señalados, destaca también
entre ellos el WhatsApp.
— El móvil forma parte indisoluble de sus vidas. Y, desde luego, no alcanzan
a ver la “trascendencia” que los adultos (y, en concreto, padres, profesores, investigadores,
etc.) damos a esta cuestión. Para ellos es ya tan natural y normal
como otros instrumentos y objetos de la vida diaria.
— No son del todo conscientes de la ruptura de la intimidad que el uso del
móvil supone. Tampoco lo son suficientemente de los problemas que determinadas
utilizaciones del mismo pueden tener consecuencias negativas. En concreto,
todos conocen la existencia de problemas de acoso escolar o similares. Saben, sí,
que puede haber problemas y peligros, pero es algo que no han procesado significativamente.
Como algunos expresaban: “No te das cuenta de algunas cosas,
hasta que pasan”.
— Sobre el uso que chicos y chicas dan al móvil, la opinión claramente mayoritaria
de este grupo se inclina por dar primacía a ellas, no tanto sobre una
cuantificación en tiempo, cuanto en intensidad, debido a las diferentes formas
de comunicación que unos y otras tienen con sus iguales.
— La mayoría de estos alumnos tiene hermanos menores y manifestaba que
esos pequeños “sí que son nativos digitales”.
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
— Las escenas domésticas, o en situación de grupo, ocio, etc., que hemos
dibujado en otros lugares de este estudio, las consideran reales en sus propias
vidas.
— Reconocen la existencia de adicción, reacciones de ansiedad, etc., en relación
con el uso que hacen del móvil.
— Como edad estimativa razonable para empezar a usar un móvil con conexión
a Internet señalan los 14 años.
— En general, no se refieren en sus discursos a la existencia de normas familiares
estrictas sobre el uso del smartphone.
— Dicen haber aprendido a utilizar las diversas aplicaciones por ensayo y
error, por tanteo, a través del simple uso y la ausencia de miedo ante el soporte.
— Señalan igualmente la existencia de malentendidos de tipo afectivo en la
comunicación interpersonal con sus iguales a través del móvil.
— Hay en sus discursos una referencia al uso puramente banal del móvil.
“Echamos mano de él cuando no hay otra cosa que hacer”.
— La impresión que el observador obtiene de los diversos escenarios contemplados
(aula, patio de recreo, pasillos, calles cercanas al centro escolar) es la
de quien constata que los adolescentes se comunican entre sí, hablan, bromean,
juegan, interactúan, etc., con sus iguales según las formas de relación social tradicionales.
La relación y comunicación a través del móvil ha venido a sumarse a
lo anterior, no a sustituirlo.
— Manifiestan, en fin, sinceramente que, para concentrarse “de verdad”,
por ejemplo, para estudiar algo difícil, hay que dejar de lado el móvil, aunque esté
con ellos desde que se levantan hasta que se acuestan, siendo a este soporte al
que dedican la primera y la última mirada del día.
4.3 Colegio concertado en una ciudad de tipo medio
Los alumnos pertenecen a las clases media‐alta y alta. Tanto ellos como sus padres
usan habitualmente smartphones.
En el centro no se permite el uso del smartphone. Otra cosa es lo que, al igual
que hemos apreciado en otros centros, la picaresca de los alumnos invente para
burlar las normas establecidas.
Del diálogo con la dirección y algunos profesores se deduce que se utilizan las
nuevas tecnologías aplicadas a los procesos de enseñanza‐aprendizaje, aunque
no de forma intensiva y sistemática, porque todavía están en esa etapa en la que
114
Los adolescentes españoles en la era 2.0
115
el centro dispone de ordenadores, pero falta el salto a una verdadera integración
de dichas tecnologías en la didáctica diaria de las diversas materias.
En el encuentro con un grupo de alumnos de este colegio (4º de ESO) se constata
que se trata de personas prácticamente nativas digitales, por más que manifiesten
que sus hermanos más pequeños “sí que lo son, mucho más que nosotras”. Llevan
relativamente poco tiempo con un smartphone, sienten que al tenerlo han “conquistado”
algo deseable, pero lo tienen integrado en sus vidas como algo “natural”,
sin mayor trascendencia.
Llama la atención, en los discursos expresados por las entrevistadas, la sensatez
con la que se pronuncian sobre el tema al analizar los pros y los contras del dispositivo
estudiado y reflejando un tipo de familia que se ha preocupado de enfocar
educativamente este desafío.
Como hemos apreciado en algún otro centro, el smartphone se sitúa fuera de los
recursos del aula y tiene una consideración de instrumento para uso social, con
las consiguientes preocupaciones que causa en los educadores “fuera del centro”
y las preguntas que se hacen al respecto.
Hijas de padres “digitales”, afirman que existe el mismo peligro de adicción al
móvil en los adultos que conocen que entre los adolescentes.
Relativizan la debatida vertiente de la “multiatención”, admitiendo que pueden
estar “pendientes” de diversos estímulos, pero que “cuando hay que concentrarse
de verdad, hay que cortar con soportes como el móvil”.
5. Datos obtenidos en las escuelas de padres
5.1 Colegio privado
Resumimos a continuación los datos más significativos:
— Existe una coincidencia prácticamente total entre los discursos de los padres
y madres expresados en este contexto investigador con los declarados por
los colectivos análogos en grupos de discusión.
— El tema es vivido por este segmento de individuos con preocupación,
miedo, perplejidad y ciertas dosis de ansiedad, siempre pensando en los hijos
como referencia de posibles problemas.
— “Teóricamente”, valoran las ventajas de este soporte, incluidas algunas
que tienen que ver con la familia (como poder comunicarse con los hijos en cual‐
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
quier circunstancia), pero parecen predominar los interrogantes en relación con
el uso del smartphone respecto al presente y futuro.
— No llegan a ser conscientes del todo de la puerta que han abierto para
sus hijos con un smartphone. Parecen más bien llevados por una marea de posesión
de un objeto que, como otros, es “lógico y natural” tener y poner en manos
de los hijos.
— No saben poner las normas y los límites en el uso que sus hijos hacen de
este dispositivo. Actúan por tanteo, a golpes de intuición, por ensayo y error.
— Algunos manifiestan estar “enganchados” a un uso excesivo, por innecesario,
del smartphone, a la manera de los adolescentes. Algo parecido afirman de
muchos de sus iguales.
— No son suficientemente conscientes de la interferencia de este aparato
en la vida de sus hijos en sus diversos roles, pero sobre todo en el de estudiantes.
Es frecuente que padres y madres no sepan cómo hacer, o no sean firmes al decir
a sus hijos que el teléfono móvil debe estar apagado en casa para que puedan
concentrarse en sus obligaciones y tareas estudiantiles.
— La posesión del smartphone ha supuesto una “victoria” para los hijos adolescentes
en el forcejeo negociador padres‐hijos, cuestión en la que tiene mucho
que ver “lo que los demás chicos y chicas tienen y hacen”.
— Padres y madres reconocen que no pueden controlar en la práctica ni el
tiempo que sus hijos adolescentes dedican al uso del smartphone ni lo que hacen
con él, como sus comunicaciones (con quiénes, para qué, etc.), los contenidos
que ven o los envíos que hacen.
— El ordenador situado en el salón o pieza principal de la casa ya no sirve
como ejercicio de control del uso que los hijos hacen del soporte.
— Todos coinciden en la necesidad de transmitir a los chicos y educarles en
la responsabilidad del uso del smartphone. Las dudas vienen sobre cómo transmitir
esa responsabilidad y mantenerse firmes en el cumplimiento de determinadas
pautas y normas.
— La percepción compartida es la de haber llegado “tarde” al fenómeno
producido y nucleado en torno a este dispositivo en las dinámicas familiares.
— Agradecen que se les “abran los ojos” de manera no alarmista, pero sí
real, sobre los pros y contras del uso del móvil por parte de sus hijos adolescentes.
— Los que, además de hijos adolescentes, tienen otros de menor edad, manifiestan
que los más pequeños ya vienen “exigiendo”, en etapas del desarrollo
anteriores, el uso del móvil y que están familiarizados con el dispositivo
116
Los adolescentes españoles en la era 2.0
117
desde los dos o tres años, por observar e imitar lo que hacen sus hermanos mayores.
En tal sentido, la pregunta más significativa que se hacen muchos padres
y que trasladan a los expertos y educadores se refiere a qué edad es aconsejable
comprarle un smartphone a un hijo.
5.2 Colegio concertado
Éstos son, en resumen, los datos más significativos obtenidos:
— Como en el contexto anterior, se da una similitud muy alta entre los discursos
de madres y padres y los de los grupos de discusión de sus iguales. Asimismo,
cabe afirmar la amplia coincidencia entre las percepciones y valoraciones
obtenidas en ambos contextos de escuelas de padres.
— Los padres tienen dos tipos de preocupaciones importantes en relación
con este tema. La principal y primera es que los adolescentes estén metidos en
el mundo digital y abandonen o se ausenten psicológicamente del mundo real.
Esto se reflejaría en conductas y hábitos como los de relacionarse menos cara a
cara con otras personas, incluidos los padres y familiares, la dependencia de estar
conectados las veinticuatro horas del día, el no saber qué hacer si no están conectados
con los amigos o conocidos a través del dispositivo y el abandono o paso
a segundo plano de las tareas estudiantiles, etc.
— La segunda preocupación de los padres, no menos importante, sería el
acceso a contenidos nocivos o conexiones perniciosas con personas desconocidas
y, en cualquier caso, imbuirse en otra realidad completamente distinta a la que
los padres creen y sobre la que no tienen control. La facilidad de uso del dispositivo
y lo que permite hacer contribuye, en definitiva, a que tengan acceso a determinadas
realidades que los padres no “autorizarían” si las conocieran y que
pueden influir negativamente en el comportamiento de los hijos.
— En relación con el posicionamiento educativo de los padres sobre este
problema, pueden distinguirse tres agrupaciones, reflejo de estilos educativos diversos:
1. El grupo de los que “pasan” e incluso ven con cierta complacencia
que los niños y adolescentes sean usuarios intensivos del smartphone, porque
“son como los demás, es lo que tienen y hacen los chicos de hoy”, etc.
No faltan en este segmento rasgos de cierta “admiración” acrítica hacia la
inmersión fácil y connatural de las jóvenes generaciones en el mundo digital.
2. En el otro extremo están los padres que dicen no a la posesión y uso
de estos soportes hasta una determinada edad del hijo y van permitiendo
poco a poco algunos accesos, como el de las redes sociales, etc. Constituyen
un grupo minoritario y suelen preocuparse por las consecuencias que esta
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
postura educativa pueda tener en los hijos, al excluirlos de lo que hacen sus
iguales, sus formas de comunicación hoy en día, etc., especialmente si se
trata de adolescentes.
3. El tercer conjunto lo formarían los padres próximos a la anterior postura.
La diferencia con el grupo anterior es que confían en los hijos, hablan
con éstos, llegan a pactos y acuerdos, imponen algún tipo de normas, comentan
igualmente con ellos las “bondades” de esta tecnología cuando consideran
que están preparados para usarla, etc. Enfatizan la conveniencia de
conocer a las familias con cuyos hijos se relacionan los propios, en busca de
una cierta homogeneidad en los estilos educativos y en relación con las pautas
que se han de establecer al respecto del uso de los móviles.
6. Datos obtenidos en grupos de discusión
6.1 Evolución no controlada y revolución psicosocial
Si hubiésemos de resumir en un conjunto de afirmaciones, a modo de titulares,
los cambios acaecidos en la evolución psicológica de los adolescentes actuales y
lo que, sin exagerar, podemos calificar de revolución psicosocial en sus vidas en
el entramado del uso de las tecnologías y, en concreto, de los smartphones, éstas
podrían ser algunas de dichas afirmaciones:
❑ “Surge una generación en línea o enredada”. No se trata, sin más, de poner
nombre a lo que está ocurriendo en relación con este tema. Si algo puede definir
a través de una expresión extensiva a la mayoría de los adolescentes actuales
es el hecho de haber incorporado a sus vidas un hábito: la conexión continua a
Internet y, a partir de ahí, la conexión‐comunicación continua con sus iguales.
Están enganchados a la Red en el sentido más literal de la expresión y, a través de
ella, conectados permanentemente con sus iguales y abiertos a las múltiples oportunidades
que Internet ofrece, así como las específicas del conector, el smartphone.
❑ “Nativos digitales, generación on y generación online”. La de nativos digitales
es una expresión certera que acuñó Prensky para referirse a los sujetos que
han nacido en un mundo dominado por la tecnología en sus múltiples aplicaciones.
De los datos de nuestra investigación cabe deducir que los auténticos
nativos digitales son los nacidos en torno al año 2000, que están entrando ahora
en la adolescencia, con ese punto de adelanto que los psicólogos asignamos a
los niños y niñas de nuestro tiempo.
118
Los adolescentes españoles en la era 2.0
119
Por nuestra parte, nos atrevemos a acuñar un nuevo término, apoyados igualmente
en los datos de esta investigación, la “generación on”, en cuya consideración
tienen no poco que ver dispositivos como el smartphone. Nos referimos a
sujetos que están transitando ahora por la etapa infantil, menores de cinco o seis
años. Son los que, con dos o tres años, saben teclear y localizar en el ordenador
a través de Google Earth dónde está su pueblo o su calle. Son incluso los bebés
de meses, que se distraen pasando sus pequeños dedos por una pantalla táctil
de móvil, reaccionando con respuestas variadas a estímulos como el color o el
movimiento que aparecen en ella.
Cómo extrañarse, pues, de que, pasado no mucho tiempo, se enfrenten sin miedo
alguno a cualquier dispositivo y, por tanteo, aprendan a manejarse con él y se
conviertan rápidamente en “profesores tecnológicos” de muchos de los padres y
abuelos. Es significativo, en tal sentido, el relato de innumerables anécdotas, rescatadas
de los grupos de discusión, por parte de adolescentes que tenían hermanos
pequeños.
Extendiendo algo más nuestro análisis podríamos afirmar que nuestra sociedad
es también una “sociedad on”, en la que muchas cosas se hacen a golpes de impulsos
on, por supuesto en todo lo que tiene que ver con la tecnología. Y estamos
habituados a que ese golpecito surta un efecto inmediato, de manera que, si no
es así, las reacciones esperables son de frustración e irritación.
❑ “Smartphone: un aparato a la medida del adolescente en general, pero
que todos usan”. Este dispositivo se sitúa en el escenario de la inmediatez, del
aquí y ahora, de la ruptura de conceptos vividos de otra manera hasta hace muy
poco tiempo, como el de la privacidad, o incluso los mismos conceptos de espacio
y de tiempo; es una nueva ágora o plaza pública la que se ha abierto para
el exhibicionismo y el cultivo de la autoimagen, el aprendizaje por imitación, la
necesidad de ser como sus iguales, el sentido de pertenencia a sus grupos y a
su generación, la construcción de una identidad a través de la imagen que, en
espejo, le devuelven los demás.
Todo esto no constituye sino el conjunto de rasgos psicosociales que caracterizan
a los adolescentes de nuestro tiempo, por no referirnos también a sujetos que
están aún en la niñez, pero que manifiestan ya determinados rasgos de la adolescencia,
según venimos significando muchos de los profesionales que cultivamos
la psicología del desarrollo.
El smartphone no es sólo un dispositivo a la medida del adolescente en sentido
estricto. Lo es también para los hombres y mujeres de nuestro tiempo, en una
sociedad que puede calificarse de adolescente, a juzgar por algunos comportamientos
y hábitos presentes en grandes capas de la población adulta.
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
No es exagerado afirmar que la cultura actual en los países desarrollados es una
cultura de lo inmediato, de estar a la última, de la innovación por la innovación,
de la acumulación de estímulos, del disfrute instantáneo con lo que esté más a
mano, del gran cambio en las formas de comunicación interpersonal, etc. Por eso,
tampoco es de extrañar que muchos adultos, padres y madres incluidos, se hayan
instalado ya en esa misma plaza pública cuya entrada les ha facilitado el smartphone
y que algunos de ellos estén igual de enganchados o más que sus hijos adolescentes.
Así se han expresado en los grupos de discusión que hemos analizado.
Las mismas características técnicas del dispositivo, enormemente intuitivas, facilitan
su uso y se sitúan en paralelo a la evolución cognitiva de quienes todavía no
han abandonado del todo el pensamiento concreto, el de la mirada directa, sin
haber llegado a una etapa evolutiva de pensamiento abstracto. Por todas estas
razones, los niños y adolescentes no necesitan manual de instrucciones ni hacer
un curso acelerado para usar el móvil que les acaban de regalar.
❑ “Para los adolescentes, las tecnologías ya no son nuevas”. Hay que abandonar,
pues, esa denominación de nuevas tecnologías si nos situamos en el
mundo del adolescente. Las que llamábamos hasta ahora nuevas tecnologías
son para ellos tecnologías sin más, las suyas, las que han visto y utilizado desde
que nacieron, desde que tienen uso de razón o a las que rápidamente se han
habituado hasta apropiárselas por completo.
Ni siquiera hablan de tecnologías, sino de aparatos o dispositivos concretos, ya
sea un PC, un iPad, un iPhone, una tablet y, en el caso que nos ocupa, de móvil
sin más, nada de smartphone o teléfono inteligente; eso se da por supuesto. Si
acaso, a la hora de denominar un dispositivo concreto, aluden a una marca y hablan
de una BlackBerry o de un Samsung.
El smartphone está instalado completamente en el mundo de los adolescentes.
Pero los más pequeños están aprendiendo más rápido (muy interesantes son las
referencias a los hermanos pequeños y al aprendizaje por imitación que hacen
de sus hermanos mayores). No es de extrañar que vean “lógico y natural” tener
cuanto antes un smart –como abreviadamente lo denominan–, comenzando el
regateo y la negociación en los ámbitos familiares y colocando a los padres ante
el dilema de cuándo proporcionar o no ese dispositivo a sus hijos.
❑ “El smartphone es un catalizador de procesos psicológicos”. En efecto, se
trata de un potente catalizador de muchos aspectos en el desarrollo de los adolescentes.
Contribuye a acelerar los procesos psicosociales, tanto en las relaciones
interpersonales, como en la información o en el adelanto de rasgos psicológicos
en los sujetos, que se informan y conocen muchas cosas a edades notablemente
más tempranas que todas las generaciones precedentes, que amplían
120
Los adolescentes españoles en la era 2.0
121
su círculo de relaciones de manera espectacular y que contrae el tiempo y el
espacio a demanda de quien lo utiliza.
❑ “Smartphone: una plataforma privilegiada de comunicación para los adolescentes”.
Es privilegiada por el gran uso que le están dando los adolescentes
y, también, por preferirla a otras formas de comunicación. Es verdad que no
suprime anteriores maneras de relacionarse, pero las mediatiza. Las facilita en
muchas ocasiones y las amplía, pero las filtra, por las inevitables ambivalencias
en los procesos comunicativos, lo que con frecuencia genera equívocos y problemas
entre los adolescentes, como ellos mismos reconocen.
Es lo que ocurre con la comunicación a través de WhatsApp. Todo lo escriben en
esta aplicación y faltan los matices y acentos de la comunicación no verbal, falta
ver el rostro y las expresiones del interlocutor, el tono con el que se dicen las
cosas. Esa carencia de comunicación no verbal no se suple, a pesar de los intentos,
a través de los emoticonos. Ya no es aventurado afirmar que, a no tardar,
esas dificultades quedarán resueltas cuando el WhatsApp, o funciones similares,
incorporen voz e imagen. “Más que una moda”, podría ser, pues, otro de los titulares‐
resumen de esta nueva era.
❑ “El smartphone, un nuevo canal comunicativo, como un río con muchos
meandros”. Une comunicación, estimulación, información, practicidad y usos
lúdicos y se ofrece al usuario como una especie de puzle que ha de montar sobre
la marcha, en función de sus necesidades, intereses, aficiones, etc. Así se sitúa
el adolescente ante este tipo de móvil, tratando de sacarle siempre el máximo
provecho al instante para lo que en cada momento quiere. En ese sentido, se
constata que son notablemente hábiles para conjugar unas aplicaciones con
otras dentro de las que ofrece el dispositivo.
Es evidente que estamos ante algo sencillo en su manejo y complejo por la cantidad
de perspectivas desde las que se puede abordar su uso. Por todo esto, podríamos
hablar de una verdadera “ágora virtual”, que se ha generado a través de
la comunicación con el móvil.
❑ “WhatsApp: en estado de alerta continua”. Este “titular” recogería bien lo
que está ocurriendo. Como ya se ha dicho, el WhatsApp es la reina de las aplicaciones
y mantiene al adolescente en una especie de alerta continua. Esto se
traduce en tenerlo siempre al alcance por si acaso, en mirarlo de vez en cuando,
en creer incluso que vibra, aunque no sea así, en reacciones de ansiedad cuando
alguien no te responde al momento, etc., etc.
Las anécdotas al respecto que hemos recopilado en la investigación son numerosas.
Valga ésta de ejemplo: “A mí se me dio el caso de una vez en que mis hijas
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
estaban con el WhatsApp, estar arriba, subir una, bajar otra y hablar con él, todo
dentro de la misma casa”.
❑ “Smartphone: un revelador de problemas contemporáneos y retos educativos”.
El uso masivo y continuo de este dispositivo se ha manifestado como un
oportuno revelador de rasgos del hombre y de la mujer de nuestro tiempo, especialmente
presentes y expresivos entre las generaciones más jóvenes. Nos referimos
a una sociedad del instante, compulsiva hacia la captación voraz de objetos
y estímulos, en la que la vivencia del tiempo y del espacio se contraen, en la
que se confunde estar solo con estar aislado, donde se traspasan los umbrales
de lo real y lo virtual casi sin solución de continuidad, una sociedad de lo efímero,
siempre en busca de un sentido que no encuentra, tal vez porque no lo busca
en el lugar adecuado. Evidentemente, todo esto constituye un conjunto de desafíos
para la educación de los niños y adolescentes, aspecto al que dedicaremos
un espacio más adelante.
Pasando ahora a una consideración más en profundidad de los cambios surgidos
en las conductas y hábitos de los adolescentes con el uso de estos dispositivos
móviles, nos atrevemos a hablar de una evolución personal de los más jóvenes,
que no es fácil de controlar por los agentes educativos, y de una auténtica revolución
psicosocial:
— Hablamos de una evolución no controlada en los usos y hábitos del adolescente
sobre este dispositivo, porque el ritmo de adaptación educativa es, casi
por definición, lento, mientras el aparato y sus exigencias son muy rápidos. Y hablamos
de una auténtica revolución psicosocial, porque no se trata de la introducción
de un artefacto más en la vida cotidiana de los individuos, que aporta
ventajas, aunque tenga inconvenientes, como ocurre con otros aparatos de los
que pueblan nuestro hábitat.
— Existe la impresión (ampliamente compartida en los discursos elaborados
por los tres colectivos considerados en la investigación, singularmente por los padres
y profesores, a la que se suma el punto de vista consensuado de los expertos)
de que estamos ante una especie de ola que nos invade: hay que meterse en ella,
agrada entrar, no se sabe cómo salir y, como toda ola, nos desborda. Con la sensación
añadida de que la tecnología va tan rápida que cuesta seguirla, sobre todo
a los adultos y mayores. Los adolescentes son más ágiles para sumarse a la ola,
como siempre ocurre ante lo nuevo.
— Hay, pues, conciencia de que estamos ante un salto cualitativo, no ante
una simple acumulación y suma de posibilidades propiciadas por el soporte, y de
que el sentido común, aplicado a cuestiones como las educativas a propósito de
estos cambios, aconseja “no poner puertas al campo”, expresión pronunciada a
modo de resignación en unos casos y como reto que afrontar en otros.
122
Los adolescentes españoles en la era 2.0
123
— Un nuevo mundo comunicativo ha nacido y se recrea de continuo, coto
cerrado de los más jóvenes, como toda la vida han querido los adolescentes, pero
en el que también han entrado los mayores y hacia el que caminan rápido los más
pequeños. Una cosa es usar más o menos el smart, como dicen ellos, y otra estar
ya en la “cultura‐universo del smart”. Los adolescentes actuales están ya decididamente
inmersos en esa cultura y en ese universo.
— Es un dispositivo cuyo uso incide en los procesos de desarrollo de los
niños y adolescentes, en las relaciones entre iguales, en las que se producen entre
los miembros de una familia, en el acceso a la información, cuestionando aspectos
que tienen que ver con la educación, con los aprendizajes y dimensiones del
desarrollo en sus vertientes cognitiva, emocional y social.
— Padres y profesores saben que hay que educar de otra manera, pero desconocen
las formas y las estrategias, la revolución les encuentra a contrapié, los
cambios tecnológicos, expresados en soportes como el smartphone, y los de carácter
psicológico, constatados en la evolución de los hijos o de los alumnos, van
siempre por delante.
— Surge de inmediato la imperiosa necesidad de pensar en y estructurar un
tipo de educación con mucho de prognosis, que sepa adelantarse y prever, cayendo
en la cuenta de que educar es siempre reaccionar ante la urgencia y actuar
frecuentemente en espacios de incertidumbre.
— Se trata de un dispositivo y soporte que acelera, a través de su uso y de
los hábitos que genera, el ya comprobado adelanto psicosocial de la adolescencia
y, en general, el ritmo evolutivo desde la etapa infantil en aspectos como la percepción,
el aprendizaje por imitación, el desarrollo de habilidades manipulativas,
etc.
— Se han observado cambios en la vida del adolescente a propósito del uso
del smartphone y, en definitiva, con el acceso a Internet: les ha enseñado que hay
otro mundo, ha acercado lo lejano, otras culturas y pueblos; esto conlleva información,
acceso a fotos e imágenes, etc., que les llaman la atención. Es “una ventana
de relación social con el mundo”, donde “lo fundamental es la relación social con
los demás”, aparte de las otras prestaciones que tiene, ya que se trata de “un medio
de comunicación social constante”.
— Se constata, por otro lado, un notable y significativo cambio en el escenario
y paisaje familiares, cada uno con su soporte, compartiendo tan sólo el de
la televisión y no siempre ni para todo.
— Al mismo tiempo, comprobamos la ambivalencia de los resultados que,
en función del uso, puede deparar el dispositivo y que se situarían en ejes cuyos
extremos podrían ser: dependencia‐independencia, utilidad‐pérdida de tiempo,
relación‐aislamiento, etc.
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
— Smartphone: cultura de la instantaneidad, del aquí y ahora. Es aprisionar
el espacio y el tiempo a través de un soporte. Es algo fáustico en el fondo. Socialmente,
por otro lado, se reproducen los miedos y prejuicios ante todo lo nuevo y
lo que no se controla, y este soporte es por definición poco controlable “desde
fuera” del individuo que lo utiliza.
Nadie se aventura a describir cómo será el futuro de todo esto tan sólo a cinco
años vista, cómo serán los nuevos escenarios en lo tocante a formas de comunicación,
etc. En el estudio que realizó hace más de una década la Fundación Encuentro
sobre los móviles decíamos que la verdadera revolución se daría cuando
estos soportes pudiesen conectarse a Internet. Y esto ya ha llegado, ésta es la situación
actual. Lo que venga a continuación ya es más predecible que entonces.
6.2 Un aparato a la medida de los adolescentes de nuestro tiempo
Si en algo coinciden las distintas perspectivas de los segmentos de individuos adultos
(y de manera indirecta también los adolescentes) considerados en la muestra
es que el smartphone parece diseñado ad hoc para la adolescencia en cuanto
etapa psicológica. Como antes dijimos, es un aparato hecho a la medida de los
individuos más jóvenes de nuestro tiempo, porque proporciona la posibilidad de
comunicación todo el tiempo y desde cualquier situación, para una generación
que se siente global y que ha roto vivencialmente las fronteras de los espacios
que distanciaban individuos y culturas.
El smartphone es el soporte de la instantaneidad y de la inmediatez, a la medida
de la que nos hemos atrevido a adjetivar de “generación on”, “generación en
línea” o “generación enredada”. Este dispositivo posee múltiples aplicaciones, lo
que conecta con el mundo de intereses y aficiones de nuestros adolescentes y,
además, resulta barato o asequible para el consumo.
Es una generación centrada en el aquí y ahora, que lo quiere y requiere todo al
momento, con bajos índices de tolerancia a la frustración. Desde el punto de vista
puramente pragmático, todos resaltan la portabilidad y facilidad de uso del soporte,
que favorece llevarlo a cualquier parte.
A través de las prestaciones que proporciona, este tipo de móvil permite a los
adolescentes la comunicación con sus iguales (una comunicación continua, por
eso hemos ideado la denominación de “generación en línea o enredada” para denominarla),
estar en el “rollo” de sus iguales, como una especie de tribu tecnológica,
que ha encontrado en las redes sociales el escenario más propicio para una
de las construcciones del desarrollo evolutivo propio de la edad, la socialización.
124
Los adolescentes españoles en la era 2.0
125
Además, ahora a través del móvil de manera mucho más sencilla, la comunicación
la tienen “al alcance de la mano”, ampliando casi exponencialmente el universo
de amigos, puedan considerarse estrictamente así o no los innumerables “contactos”
logrados. No hay que olvidar que pocas cosas aterran tanto al adolescente
actual como sentirse solo, sin compañía, excluido de los suyos, no haciendo ni experimentando
lo que otros, como él, hacen, experimentan, y luego lo narran a
través del smartphone.
Este dispositivo depara, a través de sus aplicaciones, la posibilidad de “ruido continuo”,
entendiendo por tal cualquier cosa que suene, en medio de una generación
que padece verdadero horror silentii, síndrome, por otro lado, de nuestra
sociedad, como en la de nuestros antepasados existía el horror vacui. También
ofrece la posibilidad de comunicarse en grupo online, reforzándose por esta vía
otra de las necesidades y referencias en la construcción del yo de cualquier joven:
el grupo.
Y no olvidemos que, a través del smartphone, estos adolescentes se sitúan también
en el mundo de la imagen, cada vez más a través del perfeccionamiento de
los soportes. Este dispositivo permite ver vídeos y producirlos y, sobre todo, realizar
fotos, y enviarlas a los amigos y conocidos. Así, pues, por este camino de
“soporte para el mundo de la imagen” consideramos también con razón este dispositivo
como hecho a la medida del adolescente. Del adolescente como “categoría”
en la etapa del desarrollo y del adolescente prototípico del mundo actual.
Los adolescentes actuales ya no imaginan un mundo, “su” mundo, sin este tipo
de móviles. Quitar su uso no es sólo un gran castigo que les duele y mortifica,
sino que es el castigo de la exclusión de sus iguales. Si un día no funciona o se les
quita por algún motivo, el sentimiento de frustración está cantado, como ellos
mismos reconocen y padres y profesores confirman. Sin que debamos olvidar que
a continuación de la frustración vienen las reacciones de agresividad, que terminan
canalizándose las más de las veces de manera poco constructiva.
Éstos son los sentimientos, expresados literalmente por los entrevistados, que
experimentarían si eventualmente se quedaran sin el smartphone: “Nos sentiríamos
fatal, incomunicados, excluidos, marginados, aburridos, indignadas, con impotencia,
ruptura brutal de un hábito, sin recursos, sin libertad, sin tus momentos,
sin tu tiempo libre…”.
Desde hace tiempo, los psicólogos que estudiamos el desarrollo psicológico humano,
como puede comprobarse en infinidad de libros y artículos sobre esta temática,
venimos afirmando que los adolescentes actuales, por múltiples razones, entre
las que no falta la de un estilo educativo permisivo e hiperprotector, son especialmente
intolerantes a la frustración. Son reacios a todo lo que les contraría y
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
manifiestan dificultades y hasta incapacidad para aceptar una negativa a algo que
desean o intentan.
En resumen, el smartphone es un aparato a la medida del adolescente y del joven
de nuestros días, por sus características de instantaneidad, practicidad, gratuidad,
multifunción y utilidades, por simbolizar un “mundo tecnológico”, “su mundo”, y
por facilitarles la instalación continua y ampliada hasta límites insospechados
hasta ahora en el mundo de sus iguales, con sus propios lenguajes, formas de expresión
y referencias. El smartphone les proporciona un nuevo canal de comunicación
interpersonal, que no suprime los tradicionales, sino que se yuxtapone a
ellos, los complementa y amplía.
Desde esta perspectiva, podemos hablar de globalización en un sentido muy específico,
aplicado al caso, el de una adolescencia “mundializada” en sus características
psicosociales, la de unos chicos y chicas que se parecen cada vez más entre
sí, por mucha que sea la distancia entre países. Así, no es raro que, en el listado
de sus “contactos”, haya amigos o conocidos de lugares lejanos, o que sea habitual
comunicarse a diario, igual que si estuvieran al lado, con aquellos compañeros
que están estudiando fuera de nuestro país en un momento dado.
Es cierto que esa globalización igualadora en los estilos de vida de los adolescentes
se debe a otros muchos factores, entre ellos los viajes de estudio o vacaciones,
estancias fuera, influencia de medios como la televisión o expresiones como la
música. Pero también de dispositivos como el smartphone, que actúa no sólo
como un factor más que se suma a los anteriores, sino como un reforzador y amplificador
de ese proceso de “globalización adolescente”. Por eso, no es de extrañar
que los adolescentes den por hecho que todos los chicos y chicas disponen
de uno, por lo que “hay que estar ahí”, pues de lo contrario se sienten a sí mismos
raros y los sienten extraños sus propios iguales.
No es del todo seguro que haya diferencias altamente significativas en función
del género en lo referente a la frecuencia de uso del smartphone. Algunos estudios
cuantitativos sí las señalan. De los datos de nuestra investigación, especialmente
de los aportes obtenidos en los grupos de discusión, se deduce también
esa percepción de mayor uso por parte de las chicas, aunque tal vez no tan acentuada
como algunos estudios harían pensar.
No obstante, lo que nuestros datos destacan, a través de los discursos de unos y
otras, es una hipótesis, que nos parece del todo plausible: las diferencias a favor
de las chicas en cuanto al uso se refiere se deberían a las distintas formas de expresión
de los chicos y chicas en la vida ordinaria, tal vez de los hombres y mujeres
de distintas edades, más allá del escenario de los móviles. Ellas tienden más a
contarse detalles, sobre todo de carácter afectivo, les dan más vueltas al “labe‐
126
Los adolescentes españoles en la era 2.0
127
rinto sentimental”, son más comunicativas entre sí que los chicos, etc. Todo eso
tendría su traslación en el mayor uso dado al smartphone por parte de ellas. No
se trataría tanto, en relación con esta diferencia, de una mayor “cantidad” de uso,
sino sobre todo de una “forma” cualitativamente distinta en dicho uso, una utilización
más intensiva.
Existe un modelo psicológico muy interesante para explicar fenómenos como el
que hemos investigado. Es el modelo de la psicología narrativa, emparentado con
las teorías sobre el relato, que tienen incidencia en diversas ciencias sociales. En
síntesis, este modelo entiende la vida como lectura o interpretación de lo que
somos, hacemos, vivimos y hemos vivido; como lectura de nuestras vivencias y
experiencias vitales. Desde esta perspectiva, los relatos en la vida cotidiana (el
“qué me cuentas”, “cómo te va”, etc., expresiones pronunciadas de entrada y de
saludo en los encuentros con quienes hace tiempo que no vemos) son relatos de
vida.
Resulta curioso comprobar que a través de una de las prestaciones más socorridas
del smartphone, el WhatsApp, los adolescentes no hacen otra cosa que narrar
online su vida: lo que hacen, lo que piensan o sienten. La mayoría de las veces
son asuntos totalmente triviales. Incluso, hay una especie de compulsión invencible
a narrar sobre la marcha lo que un sujeto está haciendo, acaba de hacer o
va a iniciar en los próximos minutos. A esto hay que añadir que esa narración, ese
relato, no es exclusivamente literal, pues va acompañado frecuentemente de imágenes,
de fotos.
No es exagerado, pues, considerar a nuestros adolescentes como una especie de
narradores continuos de “lo que les pasa”, de lo que atrae su atención. Son narraciones
cortas, telegráficas, donde cuenta la palabra, la imagen. Luego todo
queda a la interpretación del otro, de ese interlocutor‐lector que recibe el mensaje,
o los mensajes cruzados.
Por eso, tampoco es de extrañar que las diferentes “lecturas” de un mismo “texto”
se presten a veces a confusiones y problemas. La lectura de la vida, de trozos de
la vida, este dispositivo tal vez está ofreciendo, y los adolescentes ofreciéndose a
sí mismos al escribirlas, lecturas de la propia vida, con un punto de exhibicionismo
propio de la edad.
“Uso el móvil para todo, hasta para mirar la hora”. Esta expresión sincera, rescatada
prácticamente de todos los grupos de discusión con adolescentes que hemos
realizado, viene a poner de relieve lo que estamos recalcando en este apartado.
La multifunción y la gratuidad o el bajo coste de algunas de sus aplicaciones han
resultado ser fundamentales en el éxito y la extensión de este dispositivo entre los
adolescentes. Nos encontramos con una mezcla, pues, de factores vinculados a la
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
etapa psicológica por la que pasan, con sus motivaciones, intereses y aficiones,
con las características del soporte y con un puro pragmatismo, rasgo cada vez más
visible entre las nuevas generaciones cuando se estudian en profundidad.
En lógica con lo expuesto, nos hemos atrevido a llamar a esta generación de adolescentes
y jóvenes (con una entrada cada vez más adelantada de los niños en
ella) “generación en línea” o “generación enredada”.
Obviamente, hay variantes entre un chico y otro en cuanto a intensidad de uso,
pero, como generación, está totalmente instalado en sus hábitos lo tecnológicodigital
y ahora el smartphone. Así se expresan los adultos al contemplar a esta
generación de niños y adolescentes: “Dominan cualquier cosa digital”. “Nosotros
no sabíamos cómo ponerlo en marcha y mi hija pequeña me dijo: ‘mamá, esto se
hace así’. Saben programar las cosas”. “Lo traen en el ADN”. “Nosotros jugábamos
a otras cosas y ellos desde pequeños juegan a cosas electrónicas”. “Todo esto es
un reto para nosotros”. “Yo también quería estar en la onda como ellos”.
Los propios chicos y chicas aceptan la denominación de “generación en línea o
enredada” para referirse a sí mismos, pero reconocen que los de la generación
siguiente, sus hermanos pequeños, son todavía más online, y no se olvidan tampoco
de los mayores, ampliando la percepción hacia un fenómeno realmente universalizado.
“Es un término acertado, no sólo para nosotros, también para los
más pequeños y para nuestros padres”.
Nos estamos refiriendo a los adolescentes, pero constatamos que tal vez haya
que reconocer que hoy todos somos digitales, desde los bebés hasta los adultos.
Así, en el fondo, padres y madres reconocen que ellos tampoco pueden prescindir
de este soporte y narran anécdotas como lo que ocurre cuando nos quedamos
sin móvil, no hay cobertura, etc., lo que nos pasa cuando estamos
“desconectados”, “porque nos hemos acostumbrado a comunicarnos con el
WhatsApp”. “Nos comunicamos así con nuestros hijos, ellos se valen de este aparato
para quedar con sus amigos y otras muchas cosas, pero es que este aparato
ha creado, o tal vez mejor reforzado en todos, pequeños y grandes, la necesidad
de relacionarse”.
Todos los momentos importantes de la vida de estos chicos (también de algunos
mayores) pasan ahora por Twitter, Facebook, etc. Se trata de un arma de doble
filo. No se niega la virtualidad y positividad de la comunicación, pero surgen los
temores, entre los padres y educadores en general, sobre la inconsciencia de los
chicos, a pesar de que se les advierta, cuando sin pensárselo mucho hacen “pública”
su vida o aspectos de ésta.
Los padres se preguntan y se responden a sí mismos: “¿Por qué este dispositivo
tiene éxito entre los adolescentes y jóvenes, e incluso entre los preadolescentes?
128
Los adolescentes españoles en la era 2.0
129
Porque se trata de la edad de las pandillas y esto ha venido al pelo […], aunque
luego aflojan conforme se hacen mayores”. “Es una nueva forma de relacionarse
entre ellos, como una especie de plaza pública”. “Esto es para ‘quedadas’ y cambios
al respecto sobre la marcha […]. Es el iPad y el iPhone y todo […]. Incluso ya
los bebés tocan esto”.
Lo que las teorías sobre el aprendizaje por observación, imitación, ensayo‐error,
etc., vienen sosteniendo desde hace décadas se pueden aplicar al caso, como afirman
algunos padres entrevistados: “Durante una procesión de Semana Santa, me
fijé como un padre iba viendo, dentro de las filas de cofrades, una película con
un niño muy pequeño”. “Estos chicos saben usar cualquier aparato desde pequeños,
como si ya vinieran programados […], antes de empezar a hablar ya le dan
con el dedito”.
El dispositivo se ha hecho, pues, imprescindible en la vida de los adolescentes y
jóvenes actuales, igual que ocurrió antes con otros aparatos, como el MP3, el
iPhone, etc. Así lo constatan los padres y profesores:
“Se citan a través de este aparato, se convocan […]. Si les faltara, se sentirían como
ciegos o solos, esto es para ellos como un compañero, algo que les acompaña”.
“También favorece su uso el anonimato que proporciona, no se sabe si uno está
triste o contento”.
“Eso de que tienen quinientos amigos no es real […], ellos mismos relativizan esto,
obviamente”.
“Lo que se dicen unos a otros a través de este medio es como una narración continua,
con frases e intercambios breves y rápidos, no para una conversación profunda”.
“Hacen lo mismo que nosotros estamos haciendo ahora en esta reunión, pero
con una máquina, saltan de una cosa a otra”.
“Luego está el afán de mostrar sus fotos, sus vacaciones, etc. Se van contando la
vida, parece que eso les da seguridad”.
“El smartphone es también moda, estar al día, algo que gusta tanto a los adolescentes
[…], hay que tener y hacer lo mismo que los demás […], como pasa con
otras cosas […]”.
“Van pidiendo cosas y los padres lo asumimos como algo normal, vamos cediendo
y dando”.
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
6.3 Un concepto consensuado y ampliamente compartido
acerca del dispositivo
Queremos significar, al emplear el término de concepto aplicado al caso del smartphone,
lo que los usuarios conciben que es este aparato, lo que supone, representa,
simboliza, incluye y aporta, aunque no sea una cuestión que los individuos
se hayan planteado ex profeso y de forma consciente.
Parecería que también aquí el órgano ha creado la función. Es un aparato cuya
posesión y uso quedan “justificados” por muchos motivos y que aúna lo funcional
con lo lúdico, lo práctico con lo comunicativo, la variedad con la instantaneidad,
“sin tener que ir a por ello, sino que lo llevas contigo, forma parte de ti”, como
textualmente se dice.
El concepto de smartphone, implícita o explícitamente consensuado, podría quedar
reflejado en esta síntesis, suma de las diversas aportaciones de nuestros entrevistados:
“Un facilitador de comunicación sin fronteras, información de
cualquier naturaleza facilitada y rápida, aparato que permite estar en contacto y
enterarte de cosas. Su gran virtualidad está en la espontaneidad y la rapidez instantánea.
Un aparato que parece estar ideado y hecho a la medida de la gente
joven de nuestros días, aunque hay muchos adultos que se están integrando cada
vez más en su uso y en todo lo que significa el universo smartphone”.
Los jóvenes lo conceptúan como “un aparato que te permite hacer de todo, caracterizado
por su movilidad, comodidad y portabilidad, siendo además un testigo
permanente”.
El concepto descrito se refleja en el conjunto de referencias que de manera repetida
recogimos en los grupos de discusión. Mediante una simple asociación
libre de ideas, se solicitaba a los entrevistados que dijeran palabras que espontáneamente
acudiesen a su mente al hablar de un smartphone. Y éstas son las referencias
cognitivas, emocionales, sociales, pragmáticas, educativas, etc.,
sintetizadas en palabras singulares, obtenidas a través de un ejercicio proyectivo
de asociación libre. Recogemos literalmente las palabras aportadas por los participantes:
— En los grupos de adolescentes: estrés, aislamiento, dependencia, vida
pública, desinhibición, modernidad, adaptaciones, actualidad, necesidad de seguridad,
comunicación, amigos, relación con otros, información, chatear, diálogo,
libertad de expresión, nuevas fronteras, momento de desconexión, entretenimiento,
ayuda para el colegio (avisarse de cosas, resultados de un problema, etc.),
sociedad, ocio; novedad, amistades‐conocidos, libertad, diversión, vida social,
relajación, juegos, WhatsApp, Internet, Android, videojuegos, 3G, aplicaciones,
música, Tuenti, Facebook, cámara, contactos, mensajes, llamadas, personas,
interacción, aplicaciones, Twitter, estados de ánimo, control, YouTube, fotos.
130
Los adolescentes españoles en la era 2.0
131
— En los grupos de profesores: inmediatez, comunicación, grupo, “siempre”
(=sempiterno), dependencia, cambio de canal en la comunicación interpersonal,
comodidad, dispersión, información, frivolidad, cambio del concepto de la
privacidad.
— En los grupos de padres: ventana al mundo, recurso para conectar con
personas, ambigüedad dependiendo del uso, localización, contactar, amistades,
familia, necesidad, ocio (“todo en uno”), rapidez, resolución, llamar, Skype y ver
la cara (deseo), localizar a alguien rápidamente, estar disponible, libertad, seguridad,
enganche rápido, dependencia, obsesión, caos, ansiedad, información, comunicación,
datos.
6.4 Usos, hábitos y tics psicológicos en relación con los smartphones
A la hora de analizar los usos y hábitos relacionados con este soporte, nos encontramos
con una secuencia evolutiva: ya se está iniciando entre los más pequeños,
explota en la preadolescencia y adolescencia, se halla fuertemente anclada en
los jóvenes y se prolonga hasta los adultos jóvenes, y está entrando cada vez más
y a ritmo más rápido entre los adultos.
El introductor histórico de toda la secuencia de aparatos ha sido, sin duda, el de
los videojuegos y el gran salto lo ha propiciado la conexión a Internet. Para los
chicos, ya no son “nuevas” estas tecnologías, hay que hablar de ellas de otra manera.
Por otro lado, ya han quedado obsoletas por desuso determinadas aplicaciones,
como el chat tradicional a través del ordenador, el sms, etc.
El sentido de la búsqueda por ensayo y error y la solución de problemas resultan
interesantes en relación con determinadas consideraciones. Algunos profesores
afirman que los chicos disfrutan más de las tecnologías cuantas menos instrucciones
se les dan. Funcionan por búsquedas, por ensayo y error, con un aprendizaje
tentativo a base de intentos sucesivos. Se trata de un aprendizaje también
por observación e imitación de los hermanos pequeños a los mayores, y de no
pocos padres, que aprenden de sus hijos.
La percepción y valoración, en relación con el uso dado a los smartphones, es que
sintetiza y recopila lo que otros aparatos hacen. He ahí una de las razones de su
expansión y su éxito social. “Tiene casi todas las funciones que hasta ahora veíamos
dispersas en distintos aparatos”, se afirma. En concreto, en los grupos de discusión
se nombraron: cámara de fotos y de vídeo, PC, teléfono, mensajes,
WhatsApp (chat), agenda, listín telefónico, tarjetero, televisión y radio, monedero
(ya empieza a usarse), reproductor de música, ebook (permite descargar un libro
y leerlo), traductor, pendrive, webcam, código bidi.
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
Los profesores distinguen, en relación con el uso del móvil que observan en los
adolescentes, lo siguiente:
— Los más pequeños están comenzando su educación, o ya lo han hecho,
con toda clase de medios digitales: pizarras digitales, ordenadores, smartphones
de sus familiares… “Para ellos la tecnología digital, no el móvil en concreto, ya es
un recurso normal en el aprendizaje y el smartphone un objeto familiar, aunque
no lo tengan como propio”. Es, pues, lógico que muy pronto se interesen por este
aparato, algo distinto es la conveniencia o no de ponerlo en sus manos a edades
tan tempranas.
— Los adolescentes y jóvenes están usando el smartphone “como un medio
de entretenimiento, de comunicación entre sus iguales, de juego, e incluso, un
recurso para copiar en exámenes, pero aún no lo han incorporado a sus procesos
de enseñanza‐aprendizaje en general”. Entre el segmento de edad en el que
hemos centrado nuestra investigación se está produciendo una resituación de
todo el conjunto digital y tecnológico, en cuanto a usos se refiere, al haber aparecido
el smartphone y sus posibilidades.
Esas posibilidades que, de facto, proporciona el dispositivo, son así descritas por
los entrevistados, adolescentes y adultos: “Poder hacer varias cosas a un tiempo”.
“Fomento de la inmediatez y de la rapidez en la comunicación”. “Permite estar
en comunicación constante”. “El WhatsApp permite resolver dudas de estudios
de forma inmediata”.
6.5 Las razones de un éxito y el protagonismo del WhatsApp
Según lo que llevamos dicho, las causas que están detrás del éxito del smartphone
pueden sintetizarse así: la gratuidad y/o su bajo coste es fundamental para haberse
extendido; la instantaneidad en la comunicación; la portabilidad y manejabilidad;
la multifunción; su carácter intuitivo; hecho a la medida del adolescente y de la
“sociedad adolescente”.
“Lo atractivo del smart es su multifunción, que posibilita muchas cosas, multiefectividad
y multiafectividad […]”. Así se resume el sentir de la mayoría de los entrevistados.
Pormenorizando aún más, el éxito se debe a que tiene todo lo que usa‐necesita
un adolescente, pero sobre todo permite la comunicación online a cualquier hora
y en cualquier situación. También porque el WhatsApp no cuesta un dinero adicional,
frente a los mensajes “antiguos” a través del móvil. Influye igualmente en
los adolescentes el afán por ser, tener y hacer lo mismo que sus iguales, eso de
“todos mis amigos lo tienen”.
132
Los adolescentes españoles en la era 2.0
133
“En el fondo, esto del WhatsApp te sale más barato que el móvil de antes”.
“Ya ha quedado fuera y anticuado el correo electrónico, salvo para temas de estudio”.
“Los sms también han quedado fuera, porque además cuestan dinero”.
“Están Tuenti, Twitter o Facebook, pero el rey es el WhatsApp”.
“El Twitter es lo de los famosos, conectar con ellos, etc.”.
“Tuenti es más infantil, luego viene el Twitter y, sobre todo, el WhatsApp”.
“Aunque es de los adolescentes también, el Facebook está más instalado entre
los jóvenes en sentido estricto y entre no pocos adultos”.
El WhatsApp, conceptualmente y sobre todo desde la práctica, se entiende como
el recurso para radiar‐telegrafiar la vida, relatar, narrar, expresarse, citarse, etc.
La expresión “para quedar” es muy repetida por los adolescentes entrevistados
al referirse a esta aplicación, siendo significativa la reacción de un adolescente al
que se le había estropeado el móvil: “Y ahora, ¿cómo voy a quedar con mis amigos?”.
El éxito de esta prestación radica sobre todo en la inmediatez de la comunicación,
la facilidad de uso, la portabilidad, junto con la cuestión económica operando de
fondo.
“Yo misma me doy cuenta de que cada vez uso más el WhatsApp y menos las
otras prestaciones. Con el WhatsApp puedes enviar de todo, cosa que no permitía
el sms. Tenías que utilizar el mms, que era un palo económico”. La frase refleja el
punto de vista de adolescentes y de adultos y, por otro lado, aquí se entrecruzan
el tema de la moderación en el uso y el de la necesidad de educar(se) al respecto.
La escena típica de casa, citada repetidas veces en todos los grupos de discusión,
resulta enormemente expresiva y podría dibujarse así: cada miembro de la familia
(los adolescentes, al menos, pero no sólo ellos) con un soporte electrónico,
o con más de uno (móvil, ordenador, auriculares, tableta, etc.) y el televisor principal
de fondo, dirigiéndose la atención hacia uno u otro en función del interés
de cada cual concretado en un momento dado. Así, pueden comentar, a través
del WhatsApp, con los lejanos e incluso con los que están a unos metros en el
mismo recinto, lo que están viendo, por ejemplo, en la tele.
“Es como tener a los amigos contigo en el salón”, se afirma recogiendo el sentir
de muchos. Así, pues, a través de esa confluencia de medios, soportes y formas
de comunicación, interrelacionan con otros, realizándose una ruptura de los espacios
mediante una concreción comunicativa en el aquí y ahora. Por otro lado,
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
los estilos comunicativos de cada grupo (por ejemplo, grupos de WhatsApp) en
el uso del smartphone en sus varias aplicaciones para la interrelación otorga un
color especial, proporciona matices y condiciona a los propios usuarios adolescentes,
que se adaptan a las exigencias y pautas implícitas de su más cercano
grupo de iguales. Por ejemplo, unos grupos son más de Tuenti y otros más de Facebook.
Por todo esto, y ciñéndonos al WhatsApp, entre los entrevistados se hacen afirmaciones
tan rotundas como éstas: “Es una adicción como la copa de un pino”.
“Yo he llamado a mi marido, en casa, con el WhatsApp por no levantarme; alguna
vez sí que lo he hecho”.
6.6 Aspectos socioemocionales en el uso de los smartphones
La comunicación interpersonal a través de estos móviles está mediatizada por la
naturaleza del soporte. Facilita algunos aspectos, como transmitir informaciones
rápidas, o, en algunos casos, “decir lo que sería difícil manifestar cara a cara, tanto
lo bueno o agradable, como lo malo o desagradable”, salvando esa barrera que
tanto les cuesta traspasar a muchos adolescentes. Desde este punto de vista, se
pueden considerar facilitadores emocionales, pero también enmascaradores.
Prácticamente todos los entrevistados adolescentes, y algunos profesores y padres,
relataron experiencias producidas por determinados equívocos generados
por la ambigüedad comunicativa hoy inherente al uso del smartphone, por la ambigüedad
del lenguaje escrito en sí y, en este caso además, por la ausencia de comunicación
no verbal. Al hilo de esta reflexión vale la pena citar manifestaciones
como ésta: “Cuando se vean las caras […], ya veremos qué pasa”. No es de extrañar,
pues, que, por tal motivo, esa comunicación no verbal trate de suplirse con
los emoticonos, a sabiendas de que no la suplen bien.
En la práctica, el uso del smartphone agota y exprime otras formas de comunicación,
o tal vez las suplanta. Así, no pocos de los entrevistados manifiestan:
“Cuando la gente se encuentra, resulta que ya se lo habían dicho todo”. La inmediatez,
las rutinas contraídas con el uso, están además banalizando los contenidos
comunicativos, como algunas de sus fórmulas más familiares. Los adolescentes
indican que escribir “tqm” o “bssss” al final de un mensaje de WhatsApp no es
signo de un mayor cariño o mayor intimidad en la relación, sino que se trata de
algo que se ha convertido en simple rutina o mero tic lingüístico. En definitiva,
una comunicación “filtrada” por el tipo de dispositivo y el estilo que se le está
dando a su uso.
Claramente nos encontramos ante el surgimiento de otra forma o vía de socialización
para los adolescentes, que se posiciona transversalmente en relación con
134
Los adolescentes españoles en la era 2.0
135
las tradicionales maneras de socializarse con sus iguales. Los adolescentes se pueden
comunicar ahora, y de hecho así lo hacen, de otra manera, pero no han abandonado
las formas típicas entre ellos de comunicarse, relacionarse y socializarse.
Creemos, pues, exagerado y carente de exactitud afirmar que ahora los adolescentes
“no saben comunicarse de otra manera”. Parece más cierto que, a tenor
de los datos de nuestra investigación, han encontrado en estos móviles, a través
de un uso continuo convertido ya en hábito arraigado, un nuevo canal de comunicación
y, con ello, un nuevo escenario para la socialización.
Con el smartphone es como si llevaran a cuestas las veinticuatro horas todas sus
relaciones interpersonales. Y, en el centro de esas relaciones aparece este soporte
para escribir, relatar y transmitir a “sus otros” de continuo lo que se ha hecho‐se
está haciendo‐se va a comenzar a hacer. Es, en cierta medida, como si los clásicos
diarios intimistas, tan propios de los adolescentes de todas las épocas, se hubiesen
trasladado a este soporte y, lo que es más novedoso, se hubiesen convertido
en diarios abiertos, por más que se sirvan de cautelas sobre contenidos y destinatarios.
Esto último entronca con otro cambio constatado. El sentido del pudor y de la
privacidad, al menos tal como lo hemos venido entendiendo e incluso educando
en ello, ha cambiado entre los adolescentes y, de nuevo, se advierte que el soporte
ha ayudado a esto como catalizador. Ésta es una cuestión que ha salido espontáneamente
en todos los grupos de discusión realizados. Tiene que ver con
las palabras, las expresiones y, notablemente, con las imágenes que se “cuelgan”
y que, quiérase o no, se ofrecen para que otros las vean.
En definitiva, la privacidad y el pudor son aspectos de los comportamientos personales
que ahora son entendidos y vividos de otra manera por las jóvenes generaciones.
También, si abrimos el ángulo de visión, por un sector de adultos. Esta
cuestión nos llevaría a consideraciones más extensas de carácter sociológico. Pero,
desde una perspectiva psicológica y educativa, pensando primariamente en los
niños y adolescentes, no es una cuestión menor.
Los profesores y padres entrevistados dibujan esta problemática socioemocional
en relación con el uso de este dispositivo refiriéndose sobre todo a los adolescentes,
aunque no sólo. Y gran parte de ellos lo hacen desde un prisma crítico:
“Engancha, crea adicción”.
“Genera ansiedad”.
“Capta tanto la atención que absorbe a la persona. Dificulta la atención si se está
conduciendo o cruzando una calle”.
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
“Aísla de reuniones familiares”.
“Aleja de personas que se tienen al lado, por ejemplo, en un viaje de tren, en autobús,
etc.”.
“Se pierde la relación personal cara a cara”.
“Produce un déficit en la gestión de emociones, porque se vive de lo inmediato”.
“Genera en los adolescentes una especie de pánico y vértigo cuando tienen que
resolver un conflicto, porque lo quieren hacer rápido y, en consecuencia, les provoca
frustración si no se logra así”.
“Es que, en general, los adolescentes de hoy no saben gestionar la frustración, lo
que les lleva a otros problemas, y todo esto lo vemos reflejado como en un espejo
en el uso de estos aparatos”.
“Repercute en la autoimagen personal: lo que se es y lo que se da entender a los
otros”.
“Provoca dispersión y déficit de atención”.
“Vemos en los adolescentes dificultad para la concentración en el aprendizaje,
porque están siempre en comunicación con sus amigos”.
“Superficialidad: la concentración o reflexión sobre algo ha bajado en general con
respecto a épocas anteriores entre los más jóvenes. De todos modos, no hay claridad
de cómo influye realmente el uso de estos soportes. Lo cierto es que los
chicos de hoy son más visuales, más de la intuición de la imagen y menos de la
reflexión y profundización”.
“Crea necesidades irreales”.
“Se pierde la comunicación no verbal y todo su significado, aunque se sustituye
de manera poco satisfactoria con el uso de emoticonos y otros signos expresivos”.
“El excesivo control de unos con otros puede llevar a la ruptura de relaciones”.
“Ahora hay mucha protección de la intimidad en teoría, pero en el Twitter son
como un libro abierto, sin ningún pudor para poner con quién están, con quién
han roto o quién es el amor de su vida”.
“Quiérase o no, supone un gasto fijo, por más que el WhatsApp en cuanto tal no
tenga un coste, como ocurre y ocurría con los sms, motivo por el cual no los usan
ya los adolescentes”.
A juicio de los mismos profesores y padres, esta “revolución” está cambiando realidades
y conceptos como el de la amistad y otros aspectos de las relaciones interpersonales.
Así lo expresan:
136
Los adolescentes españoles en la era 2.0
137
“Todo el que tiene acceso a la red, a Facebook o Tuenti, se considera amigo, aunque
no con todos se tiene la misma relación”.
“La amistad profunda no se vive con las redes sociales, incluso en algunos casos
se deteriora, como reconocen los propios jóvenes”.
“Se establece tanta familiaridad al hablar con la gente, sea del tipo que sea, que
se pueden llegar a perder los modales o la buena educación”.
“Las chicas adolescentes, que suelen ser más expresivas en sus manifestaciones
de afecto, se envían cada mensaje de amor, que en directo no se lo dicen tanto,
es más fácil decirlo a una cámara”.
“Estos chicos tienen de todo antes y eso es lo que contribuye a que tantas cosas
cambien. Todo está enganchado, es una cadena, una red de enganche por todos
lados. Puedes sacar mil fotos, que no tienes tiempo para ver y luego las puedes
enviar a quien quieras”.
“Por otro lado, no hay que tomarse muy en serio eso de las expresiones de afectividad,
porque se han convertido en algo muy light, ese “tqm” se dice muy fácil,
no es tan de verdad, como no estás viendo la cara…”.
“Cuando llegó Internet, me di cuenta de que ya no nos dábamos tantos abrazos
cuando nos encontrábamos con alguien; todo nos lo habíamos dicho antes mil
veces a través de Internet y ahora del móvil”.
“Este aparato ha venido a sustituir, a través del WhatsApp sobre todo, las manifestaciones
de afectividad que antes se hacían en las cartas, que ya nadie escribe.
Pero se trata de una afectividad más pobre, tal vez porque se hace a través de un
soporte que es como una plaza pública”.
“Este aparato les ha venido muy bien a los tímidos”.
“En relación con la afectividad, este aparato es un arma de doble filo”.
“En resumidas cuentas, este aparato ha cambiado muchas de las formas de comunicación
entre las personas”.
6.7 Función catalizadora o mediadora del smartphone
Una caracterización que transversalmente aparece en los discursos sobre el smartphone
es la de la ambigüedad, a pesar de o tal vez debido precisamente a su polivalencia.
Este dispositivo es como el bifronte Jano, cuyas virtualidades dirigidas
en un sentido u otro dependerán del uso que se le dé.
Es igualmente un catalizador de reacciones. Así, tal vez puede retrasar, por ejemplo,
los procesos evolutivos de análisis y de síntesis en las habilidades cognitivas
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
de las generaciones jóvenes, porque toda la información que reciben a través de
soportes como éste es intuitiva, yuxtapuesta, se ofrece en mil datos y pantallas
casi sin solución de continuidad. Pero también acelera otras reacciones, conductas,
hábitos y procesos evolutivos, sobre todo en la dimensión social del desarrollo
humano. De ahí, por ejemplo, la impresión que se obtiene sobre un adelantamiento
de la adolescencia en ciertos aspectos, que aparecen de manera muy ostensible
en los chicos y chicas de hoy.
En el apartado de aspectos afectivos y emocionales, ya nos hemos referido a cambios
en las conductas y hábitos, propiciados o reforzados con el uso del smartphone.
Pero la referencia a la función catalizadora de este soporte parece ser
cierta también en relación con otros aspectos, a los que nos vamos a referir.
Así, dentro de la muestra contactada, encontramos diferencias entre los más pequeños
(nativos digitales de verdad o casi) y los jóvenes, aunque todos usen estos
aparatos. La convicción compartida por los entrevistados es la de que este tipo
de teléfono móvil conectado a Internet es “un aparato que se ha introducido en
nuestras vidas de manera intensa, no sólo es una moda”. En consecuencia, no
podía por menos que acarrear cambios en muchas direcciones. A la luz de lo que
llevamos dicho, está influyendo en aspectos del desarrollo de los niños, adolescentes
y jóvenes actuales.
En relación con el lenguaje y los cambios producidos entre los jóvenes, se viene
diciendo desde hace tiempo que provoca determinadas distorsiones gramaticales.
Pero, a veces, sorprenden datos como el de algunos adolescentes (siempre experimentalistas)
que afirman que “se ha puesto de moda escribir sin faltas los mensajes
en el móvil”. Seguramente la anécdota no deba extrapolarse, pero tiene el
carácter de síntoma de lo que es un estilo de comportamiento adolescente, que
se guía por experimentar, imitar a los iguales, ir a contracorriente, etc., y que encuentra
en el smartphone una plataforma idónea para desarrollarlo.
En realidad, los adolescentes están utilizando lenguajes distintos de acuerdo con
los contextos, las situaciones o los instrumentos. Así, se pueden servir de un lenguaje
“digital”, lleno de abreviaturas, sincopado, desinhibido, con añadidos icónicos,
etc., cuando se comunican a través del WhatsApp. Luego, está el lenguaje
cara a cara, el lenguaje “académico” de clase o el de los contextos familiares. Hay
padres que, al referirse a este punto, afirman que “es como si fueran dos o más
personas diferentes, según los casos”.
Al hilo de estas consideraciones sobre el lenguaje, cabría advertir que los móviles
no son los “culpables” de las puntuaciones bajas en lectura o escritura de algunos
segmentos determinados de nuestros alumnos. Sería muy simple argumentar así,
con un razonamiento que suena a búsqueda de chivos expiatorios. No negamos
138
Los adolescentes españoles en la era 2.0
139
que, para determinados alumnos, el uso de estos soportes pueda actuar como
reforzador de usos incorrectos del lenguaje. Como, en paridad, cabría decir lo que
algunos expertos apuntan, que el soporte está contribuyendo (aunque sea de manera
totalmente informal) a que los adolescentes se pasen el día expresándose a
través de escritos.
Los jóvenes de esta generación son más visuales e intuitivos. Su mundo es el de
la imagen y en el smartphone han encontrado una especie de tablón de anuncios
para ver y exhibir imágenes propias y ajenas, conducta a la que no es ajeno el carácter
narcisista de todo adolescente. La misma estructura intuitiva del dispositivo,
además de facilitar un dominio rápido de sus prestaciones, favorece el protagonismo
de la imagen.
A partir de consideraciones como éstas, los profesores insisten en la necesidad
que tiene la generación joven de aprender a “leer imágenes”, una especie de alfabetización
en lo icónico. También insisten en las cautelas sobre la “subida” de
imágenes a la Red. “Se cuelgan imágenes continuamente sin pensar en las consecuencias”,
afirman algunos padres y profesores.
Mucho se ha hablado del tema de la atención, relacionada con el objeto de nuestra
investigación. De los datos obtenidos, cabe deducir que también en este punto
puede estar influyendo el uso del móvil, junto con otros de análoga naturaleza.
Nuestro apunte no es catastrofista. “Ahora hay cada vez más trastornos de déficit
de atención por culpa de estos móviles”, afirman algunos profesores. Sin embargo,
no hay investigaciones serias que avalen tal aserto y a veces se desconoce la compleja
etiología del trastorno conocido por las siglas TDAH.
Es verdad que a los niños y adolescentes actuales les cuesta mantener una atención
sostenida. “Si no tienen algo entre las manos y lo miran, les cuesta mantener
la atención”, afirman algunos entrevistados. Pero las causas son variadas.
Tampoco creemos en esa especie de mito de la multitarea. Nos parece más acertado
hablar de un tipo de atención más extensa y diluida y menos intensa. Pensamos
que es más correcto decir que la atención está en función siempre de
motivaciones e intereses y así lo recalcan los profesores entrevistados.
Cuando algo interesa de verdad a los adolescentes y les sorprende, dejan otra
cosa y atienden. Así, ya no vale, por ejemplo, un PowerPoint per se para interesarles,
dependerá de sus contenidos, de la conexión con sus intereses, del profesor
que lo medie, etc. Por lo pronto, el teléfono inteligente es un soporte captador
de su atención. ¿No estará la solución más bien en canalizar esa atención a partir
de los recursos de los que se disponga en cada caso, smartphone incluido?
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
A tenor de las manifestaciones de nuestros entrevistados, habría que decir que
tal vez los adolescentes actuales han ganado en los procesos de percepción y han
perdido en los de análisis y síntesis. Si esto fuera así, por influencia de factores
múltiples, entre los que no se descartan los diversos soportes tecnológicos, habría
que analizar hacia dónde deben dirigirse las estrategias básicas para el aprendizaje,
sea cualquiera el área de que se trate.
Una visión más crítica, expresada por un segmento de profesores, destaca lo siguiente:
— Las respuestas señalan, en relación con los sentimientos y afectos, que
el uso de los smartphones interfiere en las relaciones entre ellos. Se crean amistades
o relaciones virtuales, lo que genera un conjunto de estados emocionales
muy variados.
— La comunicación que se establece entre los adolescentes a través de este
medio es por escrito, directa e inmediata. Y ellos le dan mucha importancia. Con
todo, estamos ante un gran reto que los adultos deben reconducir y filtrar.
— Los adolescentes usan fundamentalmente el smartphone para conectarse
a las redes sociales, mientras que la conexión a Internet del ordenador es para la
búsqueda de información específica. Por otro lado, la información en el smartphone
es controlada a juicio y criterio del adolescente, mientras que el ordenador
es más visible, por tanto, más fácil de supervisar por un adulto.
— Respecto a si se han producido cambios perceptibles en el adolescente
por el uso y los hábitos asociados a estos móviles, los entrevistados afirman que
se dan cambios constantes de canales comunicativos “clásicos” por otros, lo que
supone la aparición de relaciones nuevas. Las categorías presentes en este punto
son: banalidad, atención y concentración. La primera referida a las relaciones superficiales
virtuales. La segunda sugiere que la inmediatez con que necesitan leer
o responder un mensaje proveniente de sus smartphones les resta capacidad para
atender, concentrarse y reflexionar.
— Las apreciaciones apuntan a que se dan cambios cognitivos en los adolescentes,
especialmente relacionados con posibles problemas de atención, según
algunos. También se observa en los adolescentes una “madurez tardía”, según
otros. Son incapaces de interiorizar y controlar el uso del móvil. Presentan agresividad
inmediata traducida en ira, rabia, incluso reacciones depresivas, cuando
no pueden usarlo. Son impacientes. Se generan más enfados entre ellos por la
necesidad de extenderse en conversaciones “vacías”, afectividades mal entendidas
o situaciones confusas.
— Sobre las normas de uso (en el ámbito familiar o en el escolar), los adolescentes
se las arreglan para romper cualquier norma impuesta sobre el uso del
140
Los adolescentes españoles en la era 2.0
141
smartphone en casa o en el colegio, por la “necesidad” de contestar a las llamadas.
Hay otras conductas desviadas –señaladas por los profesores–, como utilizar
el smartphone para las evaluaciones como chuleta o por medio del WhatsApp.
Igualmente se aprecia la existencia de conflictos entre ellos, amparados tras la
red, haciendo falsos comentarios de alguien, insultando, ofendiendo o amenazando.
— Los entrevistados resaltan, dentro de los posibles cambios, la vulnerabilidad,
al afirmar que los adolescentes son más fáciles de engañar porque no sospechan
del interlocutor, a diferencia del adulto, quien se cuestiona más sobre la
persona que está al otro lado de la conexión y, en consecuencia, actúa con mayor
cautela.
— De lo anterior podemos concluir que el uso del smartphone ha generado
cambios, en determinados casos desfavorables para el adolescente, fundamentalmente
por una utilización inadecuada y banal la mayoría de las veces. No se
está sacando provecho a otras aplicaciones interesantes que presentan estos dispositivos.
— Es cierto que a estos adolescentes no se les ha motivado y enseñado lo
suficiente para que seleccionen e interioricen críticamente la información, de la
que pueden disponer a través del dispositivo móvil. Tampoco se les ha hecho hincapié
sobre la necesidad de ser responsables con su uso y asumir las consecuencias
por lo que allí pudiera circular.
— En lo referente a los conceptos tiempo, vida, relación y privacidad, los entrevistados
apuntaron que en materia de tiempo y vida, el smartphone les permite
vivir en la virtualidad, desconectándose de la realidad, e incluso pueden refutar
lo que plantea la actualidad física, no la virtual. De igual forma, el tiempo se relaciona
con la inmediatez, puesto que teniendo el móvil a mano la respuesta hacia
el otro será más rápida. En materia de relación y privacidad, observan que este
tipo de móvil les garantiza sentimientos de seguridad, de estar conectados, de
tener amigos, de ser socialmente aceptados por otros pares virtuales.
— Se constatan igualmente situaciones desfavorables en el uso del smartphone
por parte de los adolescentes junto a otras positivas. Así, según esta visión
crítica, el adolescente no usaría una habilidad cognitiva como es la memoria,
puesto que el buscador de conexión en cualquier momento le dará los datos y,
por otro lado, infravaloraría y pondría en tela de juicio el contenido del profesor
en las clases. La visión positiva destacaría que, por el contrario, el adolescente
podría adquirir a través de este medio nuevos conocimientos e intercambios,
simplemente habría que educarlo para ello.
— Sobre el papel del profesor en relación con el uso de estas tecnologías
por los adolescentes, los entrevistados opinan que muchos docentes se encuen‐
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
tran desasistidos con lo que refiere al mundo tecnológico, ni están ni se sienten
preparados. Si lo estuvieran, podrían aportar a sus alumnos criterios sobre la selección
y jerarquización de la información, sobre los contenidos de los mensajes,
hacerlos protagonistas de su información, pues todos están convencidos de que
se les debe enseñar a analizar, discernir, fortalecer las emociones, a leer críticamente
lo que se les ofrece a través de este dispositivo, como de otros similares.
Estas consideraciones no deben hacer olvidar que los alumnos siguen prefiriendo
el trato personal e individualizado, la comunicación directa cara a cara entre profesor
y alumno.
— Los profesores y los padres admiten que usan el teléfono inteligente mayoritariamente
como red social. Sin embargo, como adultos, independientemente
de su misión como padres o profesores, ninguno toma la iniciativa de enseñarles
a los chicos la utilización que tiene más allá de la red social, tal vez porque se sienten
en desventaja frente a los jóvenes en el uso de este dispositivo y no lo suficientemente
seguros como para enseñarles.
— Recalcan la función educadora de tipo preventivo que en ellos recae,
al observar el uso o mal uso de estos teléfonos por parte de sus hijos, coincidiendo
en la necesidad de ayudarles a que, por sí mismos, los adolescentes
vaya asumiendo la responsabilidad en el control de este aparato.
— Los profesores no pueden hablar de educación del siglo XXI si pretenden
seguir enseñando como en el pasado, a espaldas de la realidad. Muchos de ellos
lo reconocen. Los adultos consultados manifiestan que los jóvenes no leen, no
critican ni contrastan la información; no están dispuestos a realizar actividades
que signifiquen sacrificio, concentración o esfuerzo. Pero es algo que no se puede
reclamar si no se les enseña, si seguimos con metodologías donde sólo la información
es unidireccional y vertical. Siendo así, la tecnología y la innovación no
tienen cabida, lo que se traduce en alumnos desmotivados y alejados de la crítica.
Por tanto, los lanzamos más rápido a la búsqueda de personas “virtuales” que
están dispuestas a entretenerles.
En resumen, a partir de los datos obtenidos en la investigación, que se extienden
desde posiciones más “comprensivas” hasta las más críticas, se puede
afirmar que:
— El desarrollo de los niños y adolescentes actuales está mediatizado, como
siempre ha ocurrido, también por factores externos. Entre ellos, actualmente, las
nuevas tecnologías.
— Entre los soportes tecnológicos, “el mundo Internet” está influyendo en
el desarrollo psicológico, ahora extraordinariamente facilitado, acercado y multiplicado
a través del smartphone.
142
Los adolescentes españoles en la era 2.0
143
— Cualquier cambio en el desarrollo cognitivo, emocional o social de las
nuevas generaciones no puede explicarse por un solo factor.
— No es riguroso atribuir, cual chivo expiatorio, al uso del smartphone determinados
comportamientos que nos sorprenden o nos preocupan en los jóvenes.
— Hemos de estar atentos, con realismo, a todo lo que “se está moviendo”
con el advenimiento de lo que nosotros mismos hemos llamado era 2.0, para asumirlo
como reto educativo.
6.8 Un imaginario rico en referencias y significados
Entendemos por imaginario, en línea con las aportaciones de Durkheim y Parsons,
aunque adoptando el término con cierta flexibilidad y amplitud a la hora de aplicarlo
a nuestro caso, como el conjunto de representaciones colectivas en torno a
una realidad que afecta a los individuos, como sujetos individuales y como miembros
de colectivos.
Sin entrar en disquisiciones no propias de este estudio, nos referimos a los imaginarios
como “visiones del mundo”, o de algunas de las realidades que lo componen,
como conjunto de percepciones, sentimientos, conceptos relacionados,
proyecciones psicológicas conscientes e inconscientes, interpretaciones, etc., en
torno a diferentes ámbitos y objetos, en los que coinciden los individuos. Pueden
aplicarse a campos como la política, la economía, la religión y la educación.
De manera muy sencilla, podemos decir que ante realidades como “los jóvenes
actuales”, “la educación”, “las nuevas tecnologías”, por referirnos a descriptores
que constituyen el núcleo de esta investigación, existen en la sociedad muchos
puntos perceptivos de encuentro. Y, así, no es de extrañar que, ante el solo enunciado
de “nuevas tecnologías”, de “Internet” o, concretamente en nuestro caso,
de la palabra smartphone, nos encontremos con que los individuos elaboran respuestas
coincidentes. En este sentido, hablamos aquí de imaginarios aplicados al
objeto de nuestro estudio.
A través de un simple ejercicio de asociaciones libres, proyecciones indirectas,
metáforas y comparaciones, tal como hemos llevado a cabo en los grupos de discusión,
hemos encontrado una serie de respuestas que exponemos a continuación.
Se trata de respuestas dibujadas de manera muy breve, con una sola palabra
o en una corta expresión.
En primer lugar, aportamos el imaginario construido en torno al smartphone
desde la perspectiva de los adultos (padres, madres y profesores). A continuación,
exponemos la perspectiva del imaginario de los adolescentes. En tercer lugar, ana‐
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
lizamos las coincidencias de unos y otros en torno al imaginario del smartphone,
así como los acentos diferenciales de los tres colectivos. Finalmente, se aporta
una perspectiva inconsciente, o al menos indirecta, de los sujetos participantes
en la investigación.
A través de la lectura de este estudio se puede constatar fácilmente que el imaginario
elaborado es absolutamente consonante y coherente con los discursos
que unos y otros nos han aportado sobre el mismo tema, a partir de expresiones
directas. En estos imaginarios late, pues, lo que en definitiva el smartphone está
significando en la actualidad y que autoriza a hablar de una era 2.0, no sólo como
un conjunto de referencias puramente simples sobre “un aparato más” en nuestras
vidas, o en las de los jóvenes.
❑ Imaginario de los adultos. Expresiones consensuadas, a través de descriptores
y referencias: relación con los demás, envío y recepción de datos al
momento, Internet, riesgos posibles, comunicación, contacto, imagen, amigos,
inmediatez, relación, actualidad, conocimientos, comodidad, llamar, recibir,
consultar, esclavitud, socialización, búsqueda, moda, algo arrollador, imprescindible
actualmente.
❑ Imaginario de los adolescentes. Expresiones consensuadas, a través de descriptores
y referencias: BlackBerry, WhatsApp, teclado cómodo, conversaciones
con posibilidad a veces de ser profundas, fotos, actualizaciones, juegos, música,
galería, Tuenti, Facebook, wifi, fondo de pantalla, Gmail, YouTube, Internet, imágenes,
facilidades, conectividad, tecnología, juventud, contacto, gente, iPhone,
chicas‐chicos, Twitter, organización, reproductor, correos, vídeos, socializar,
amistad, trabajo, comunicación, redes sociales, localización, mapas, información,
peligro, problemas, secretos, confianza, independencia, irresponsabilidad,
descontrol.
❑ Coincidencias en los imaginarios y acentos específicos en función de los tres
colectivos estudiados. Los puntos de coincidencia estarían en el protagonismo
otorgado al WhatsApp, hasta convertirse en una especie de sinécdoque (la parte
por el todo), un símbolo y punta de lanza de este dispositivo; junto a ello, las
referencias a instantaneidad, comunicación constante, facilidad, multifunción
y relaciones sociales.
Los adultos, tanto padres como profesores, aportan matices diferenciales que tienen
que ver con las preocupaciones relativas a educar a los más jóvenes en un
deseable y positivo uso de este móvil, denotando que es algo que se escapa de
su control.
144
Los adolescentes españoles en la era 2.0
145
Esos miedos educativos no aparecen en el imaginario de los adolescentes. En su
caso, el dispositivo aparece de manera clara y pragmática con su despliegue de
posibilidades, en una especie de descripción de lo que pueden hacer y hacen con
él, al tiempo que los principales acentos recaen sobre la función socializante que
el uso del smartphone está desempeñando en sus relaciones interpersonales.
❑ Sustratos inconscientes en los imaginarios colectivos. Una mirada indirecta,
que obtuvimos mediante un ejercicio de comparaciones y metáforas, nos depara
otra cara del objeto, su uso y sus connotaciones. Así, el smartphone representa
el mundo de la modernidad, de “estar al día”, pero al mismo tiempo es algo cercano
y puramente útil (perspectiva del pragmatismo). Se trata también de algo
ambiguo, porque supone oportunidad y también amenaza o peligro. En todo
caso, introduce en una realidad inabarcable, admirados todos por un cambio en
los hábitos que nos empuja y sobrepasa.
Se trata de un objeto y una realidad que se ha introducido y entrometido en nuestras
vidas casi repentinamente, “sin pedir permiso”. Es algo cercano, asequible y
manejable, pero al mismo tiempo dotado de una potencia incalculable, con la
sensación añadida y compartida de habernos introducido en un mundo nuevo y
cuyos hábitos generados pueden bascular del uso al abuso, de los pros a los contras,
con un punto de ansiolítico y ansiógeno, en una especie de bucle o circularidad.
Esos sustratos inconscientes en los imaginarios colectivos sobre el smartphone
se aprecian en los descriptores que textualmente reproducimos a continuación,
elaborados en las reuniones de los grupos de discusión, en primer lugar por parte
de los adolescentes y, en segundo lugar, de los adultos, padres y profesores. A los
participantes en los grupos se les pedía que, de manera espontánea, generaran
comparaciones y metáforas teniendo siempre como referencia lo que el solo
enunciado de smartphone provocaba en ellos.
❑ Descriptores proyectivos elaborados por los adolescentes
Si fuera un animal: ardilla; vaca; serpiente; paloma; perro; cotorra; lechuza; pájaro;
mono; serpiente; águila; uno de los fondos del océano; guepardo; mosquito;
tiburón; gato.
Si fuera un paisaje: mar; pradera; valle; camino largo; mercado en la ciudad; montaña
nevada; desierto; una playa/zona costera; montaña al lado del mar; océano;
río de aguas bravas.
Si fuera un objeto: piedra; libro; cama; portátil; coche.
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
Positivo: conocer y hablar más con tus amigos; poder tener música y fotos; información;
educativo; mayor poder de relación y expresividad; instantaneidad; conexión
veinticuatro horas; entretenimiento; fácil comunicación; siempre en
contacto; estás al corriente de lo que ocurre; conexión a Internet, novedades, actualidad;
barato; aplicaciones (música, fotos, juegos); más comunicación con tus
amigos; escuchar música; comodidad y movilidad; entretenimiento; tienes de
todo en un aparato electrónico; portabilidad; tienes más comunicación con personas
que hace mucho tiempo que no sabes nada de ellas; disponibilidad; noticias;
cotilleos.
Negativo: pérdida de comunicación con las personas cara a cara; creación de dependencias;
pérdida de tiempo; al contar todo por chat, a la hora del cara a cara
ya no hay nada que contar; menor comunicación con los padres; más enfados;
distracciones; en algunas ocasiones, aislamiento; en algunos casos, menos comunicación
con tu familia; posible uso excesivo; distracción en los estudios; menos
relación en persona; quita tiempo a otras actividades; o lo tienes o no estás a la
moda; a lo mejor, ni te acordarías de esa persona, o por el simple hecho de no
saber de qué modo encontrarla o localizarla (=acabas relacionándote con alguien
por el hecho de tener un smart, no por el interés hacia la persona).
Imágenes comparativas: casa; el espacio; un camino largo; radio‐radiar; estar en
las nubes; reloj de arena; campo; playa; caos; plaga; enfermedad; “complemento”
(como los artículos que están dentro de esa sección en los comercios); archivo;
cerebro; espejo; “tú convertida en un objeto” (como un “doble” o clon de la persona);
un amigo; red global (planeta Tierra envuelto en una red); tela de araña;
red; cambio climático; raíces de un árbol.
❑ Descriptores proyectivos, elaborados por los adultos, padres y profesores
Asociaciones libres al término smartphone: futuro; comunicación; herramienta;
presente; gasto; imagen; contacto; algo habitual; organización; locura; utilidad;
seguridad e inseguridad; red; sincronía; teléfono; comodidad; rapidez; exposición;
información; multifunción; dependencia; independencia; frustraciones; ansiedad;
autocontrol; consumo; privacidad; adaptación; redes; moda; juegos; música;
grupo; fotos; popularidad; WhatsApp; adicción; ruptura de la intimidad; libertad;
hijos; padres; saber; trabajo; desesperación por lentitud a veces; herramienta; incordio;
ayuda; necesidad; amistad; tranquilidad; solución; imprescindible; impersonalidad;
soledad; socialización.
Positivo: relacionarse con los cercanos y con los lejanos; integración de funciones
y prestaciones; control (=poder controlar a los hijos a distancia); información al
instante; conocer gente; utilidad; tecnología; rapidez; amistad; soluciona proble‐
146
Los adolescentes españoles en la era 2.0
147
mas; comunicación; entretenimiento; seguridad; ahorro de tiempo; facilidad; socialización;
localización; aprender; entretener.
Negativo: posible adicción; contribuye a que disminuya la comunicación no verbal;
controles mutuos; descontrol; devalúa el concepto de amistad; disminuye el
sentido de algunas expresiones; contribuye a fomentar los errores gramaticales
y el mal uso del lenguaje; falta de control (bien por edad, bien por personalidad);
dependencia; ansiedad; falta de intimidad; inferioridad (si no se tiene); gasto; comunicaciones
vacías; utilización excesiva; puede dificultar la verdadera comunicación;
impersonal; posibles problemas fisiológicos; soledad.
Si fuera un paisaje: desierto; selva; ciudad abigarrada; playa atiborrada en verano;
una cafetería llena de gente; mascletá; la tierra avistada desde el espacio; selva;
Cañón del Colorado; volcán; desbordamiento del mar hacia la naturaleza; compuerta
de un embalse; Marte; paisaje lunar; algo futurista; marea.
Si fuera un objeto: tesoro; diario; folio en blanco; mochila; baúl; tableta de chocolate;
pendiente; gafas; bolígrafo; llaves; imán; portátil; aspiradora; caja de sorpresas.
Si fuera un animal: pantera; serpiente; mono; gato; águila; lechuza; loro; ave de
presa; toro; perro; león; hiena; sanguijuela; tigre; pantera; pulpo.
Si fuera un ser humano (calificativos contradictorios): charlatán; fisgón; dinámico;
persona activa; incansable; con mucho movimiento; agradable; carismático;
“persona asocial, fría y calculadora”; “persona expresiva e independiente”; un intelectual‐
un sabio; informado; comunicado; explosivo; urbano; pasivo; persuasivo;
alegre; parlanchín; extrovertido; complicado; celestina; cercano; abierto;
comunicativo; pesado; disperso; sin carácter definido; cortante; inmaduro; cotilla;
chistoso; capaz de abarcar diversos temas; rápido; eficaz; complejo; simpático;
traidor; alegre; aventurero; alcahuete.
Imágenes creativas en relación con el soporte, su uso, vivencias y experiencias:
sexto sentido; conexiones neuronales; algo infinito; orgía TIC; meeting point global;
nube; vértigo; luz; Sol; ojo; ventana; aire; plaza; manada; soledad; tsunami;
agujero negro; red; espiral; explosión expansiva; onda; secuencia acelerada; diablo;
bola del mundo; enchufe; icono; joya; amigo imaginario; miembro de tu
cuerpo; invasión; revolución industrial; bomba.
Asociaciones en relación con el binomio smartphone+adolescentes: adicción;
aislamiento; comunicación; necesidad; proximidad; ansiedad; superficialidad; a
la expectativa; paradoja; facilidad; reto; oportunidad; sobrestimulación; accesibilidad;
montaña rusa; revista de moda; reality; autolenguaje; código propio; realidad
sin fronteras.
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
6.9 Padres y profesores: de la perplejidad a la proactividad
Como muchas veces ocurre con los desafíos educativos, éste también ha cogido
desprevenidos a padres y educadores. Los discursos de los padres y madres, y en
parte también de los profesores, están impregnados de ansiedad, desconcierto y
perplejidad, miedo y preocupación, con muchas dudas. Naturalmente, no son discursos
homogéneos, aunque coincidan en bastantes puntos, por lo que más adelante
hemos tratado de esbozar una tipología para distinguir las distintas posiciones
ante el fenómeno.
Esos discursos sobre el uso que hacen o pueden hacer los jóvenes de este dispositivo
son compatibles con que bastantes padres y madres, sobre todo de generaciones
más jóvenes, estén también involucrados en el fenómeno estudiado con
todas sus consecuencias y participando de dinámicas análogas a las de los adolescentes
en lo tocante a este tipo de móvil.
Los padres, que demuestran haber reflexionado sobre el tema planteado en la
investigación, estiman que estamos ante un salto cualitativo y controlan algo más
las cargas de ansiedad ante la complejidad e incertidumbre que acompaña a la
educación de los hijos en aspectos de la vida como éste. Algo parecido ocurre con
algunos profesores, que no se han enfrentado de manera fóbica ante el dispositivo
y son permeables a su utilización didáctica, aportando ideas innovadoras.
Por otro lado, algunos padres y educadores corren el peligro, a juzgar por sus manifestaciones,
de enfocar este tema como se hizo en su día con la televisión:
viendo problemas y peligros por todas partes y prohibiendo más que enseñando
a utilizar crítica y racionalmente el dispositivo.
Para los profesionales de la educación, la primera idea que subyace en el tema
estudiado es la de cambio. Se establece una clara diferencia en la forma de entender
las nuevas tecnologías en función de la edad que se tiene. Para las jóvenes
generaciones, esas nuevas tecnologías no son tales, sino que siempre han formado
parte de su vida. Es importante tener en cuenta este hecho para comprender
la altísima aceptación e integración que han tenido estos dispositivos,
especialmente cuanto más joven es la persona.
El segundo concepto redefinido es el de amistad, puesto que ya no prima la cercanía
física tanto como la disponibilidad de contacto en cualquier momento y situación.
El fácil acceso a los demás, junto con el bajo riesgo para la autoestima
del rechazo por parte de un desconocido, hacen que las relaciones sociales sean
más expansivas en cuanto a número y tipología de personas que pueden conformar
la red de cada individuo, aunque estas relaciones no necesariamente sean
profundas ni duraderas. Al exponer una gran cantidad de información personal,
148
Los adolescentes españoles en la era 2.0
149
se crean vínculos de familiaridad que se reflejan especialmente en el vocabulario
de los jóvenes.
Esta familiaridad se puede producir gracias al efecto pantalla, puesto que el dispositivo
informático, un ordenador o un móvil, aporta seguridad. Sin embargo, la
vulnerabilidad crece cuando han de demostrar las verdaderas habilidades sociales
que poseen en una relación cara a cara.
Los profesores afirman haber detectado en los alumnos, a nivel cognitivo, cambios
en la forma de procesar la información. Apelan al concepto de inteligencia digital
en las nuevas generaciones, puesto que estos alumnos han nacido en la era de
las nuevas tecnologías y tienen totalmente incorporados estos aprendizajes, poco
familiares para los adultos. Esta forma de procesamiento de la información concede
más importancia a lo icónico, y además se transfiere a los nuevos dispositivos
que aparecen en el mercado.
Los profesores destacan dos problemas fundamentales. El primero se refiere al
lenguaje: a la pérdida de información que aporta el lenguaje no verbal y a la pérdida
de la expresión oral por no comunicarse cara a cara. El segundo tiene que
ver con la capacidad atencional de los usuarios y otros aspectos del desarrollo.
De hecho, se podría decir que la era tecnológica es una nueva forma de vida, con
sus peculiaridades propias, que conlleva consecuencias psicológicas en el desarrollo
de los sujetos. Algunas de las más destacadas serían:
— La falta de comunicación cara a cara. El efecto pantalla hace que la persona
se sienta protegida a la hora de comunicarse con los demás, incluso fingiendo
ser una persona más aceptada socialmente. Se facilita hablar de temas
comprometidos o delicados con el otro.
— La autoestima. En este aspecto, las nuevas tecnologías pueden desempeñar
un doble y contrapuesto papel. Por un lado, pueden aumentarla en personas
inseguras y con problemas de relación. Pero, por otro, la presión del grupo o
la comparación con otros en cuanto al número de contactos o la frecuencia de
mensajes puede hacer que disminuya.
— La gestión y expresión de las emociones. La falta de comunicación según
las formas tradicionales puede dar lugar a malos entendidos o problemas en la
canalización y posterior expresión de aquellas.
— La atención. Actualmente se dice que los jóvenes son multitarea, aunque
se está cuestionando la capacidad de atención sostenida y de memoria a largo
plazo por la inmediatez de los mensajes. Esto repercute en los hábitos de estudio,
debido a las frecuentes distracciones y a la falta de aislamiento real para concentrarse.
“Hay gente que ha estado estudiando toda su carrera con esa interacción
social continua, y no ha tenido ningún problema”, se argumenta como defensa.
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
Aunque también se dice: “El rendimiento es inferior al que podría esperarse, porque
las interrupciones dificultan la atención sostenida”.
— La intolerancia a la frustración y a las críticas. El poder de las redes es incuestionable
y no siempre los sujetos están preparados para recibir y tolerar los
posibles comentarios negativos que se les pueda hacer a través de Internet, especialmente
si son de carácter público.
— La ansiedad social. Los problemas anteriores pueden provocar que la persona
padezca una fobia a las relaciones personales cara a cara, especialmente si
se siente analizado por los demás. La educación en valores es fundamental para
que se haga un buen uso de la tecnología, especialmente en edades tan complicadas
como la pubertad y la adolescencia. Desde la educación se debe trabajar
para que realmente se haga un uso positivo y eficaz de las mismas, favoreciendo
a su vez el aprendizaje autónomo y significativo. Puesto que los smartphones pueden
crear dependencia, es importante trabajar también con las familias los límites
y el uso racional de aquellos. Se trata de un reto educativo que hay que asumir:
colaborar en el desarrollo de estas nuevas habilidades tecnológicas desde un uso
responsable.
Por su parte, la postura de los padres contactados en la investigación adopta matices
más heterogéneos, y aunque un grupo de ellos se muestra reacio al uso de
las redes sociales y otro más abierto y familiarizado con las mismas, existen percepciones,
puntos de vista y preocupaciones comunes.
En primer lugar, y al igual que ya hicieran los profesores, destacan el uso de estos
dispositivos como escudo o pantalla a la hora de expresar su personalidad y emociones.
A partir de aquí se refieren a la forma en que se utilizan los móviles y la
valoración real que se hace de tal uso.
Refieren aspectos como el evidente coste económico, la posibilidad de localizar
siempre a los hijos de forma inmediata y la destreza en la utilización de los mismos.
Son aspectos que pueden resultar positivos si se emplean bien, pero que en
caso contrario pueden acarrear consecuencias graves para el menor y la dinámica
familiar. En estas situaciones, estiman que todos los miembros de la familia deberían
saber manejar el móvil e Internet con seguridad y comprender las posibles
consecuencias negativas que su mal uso puede acarrear.
Si bien es cierto que la práctica totalidad de los jóvenes ha nacido en la era de los
móviles, para los padres puede resultar muy complicado entender este salto cualitativo
y la naturalidad con que estos dispositivos forman parte de la vida cotidiana
de los menores. Estas generaciones han vivido ya dentro de esta realidad,
por lo que realmente sería un gran cambio difícil de aceptar si ahora desapare‐
150
Los adolescentes españoles en la era 2.0
151
cieran o se les prohibiera su uso de forma radical. La importancia real radica en
el buen uso, puesto que la comunicación a través de Internet no implica en sí un
riesgo si se tienen claros los límites, las normas y la privacidad de cada uno.
Una de las controversias principales radica en la disponibilidad continua, posiblemente
uno de los factores fundamentales del éxito de los smartphones. Al ser en
tiempo real, la relación es continua. Se observan dos perspectivas diferenciadas:
la de los que lo entienden como otra forma de socialización de los jóvenes y la de
los que lo ven como dependencia. Las perspectivas de los padres y madres se resumen
en:
— Se trata de un arma de doble filo, positiva y negativa, por lo que se impone
enseñar a los menores a controlar el uso que hagan, y también a los mayores.
— “Hay que tener paciencia con mayúsculas, con móvil y sin móvil, pues se trata
de algo positivo aunque su uso comporte riesgos”.
— Hay que establecer controles razonables, siguiendo criterios y pautas para
usarlo progresivamente.
— Son significativas del sentir de algunos padres expresiones como ésta: “Si no
puedes vencer al enemigo, únete a él, no hace falta decir que el enemigo sería
el móvil”.
— “No se puede poner puertas al campo, hay que orientar a los hijos hacia el
buen uso, que es el responsable, hablando mucho con ellos”.
— De manera un tanto entusiasta, algunos se pronuncian así: “Éste es el gran invento
del siglo XXI para relacionarse padres e hijos; puede serlo al menos”.
— “Es un invento que va demasiado rápido. Tenemos la sensación de que estamos
ante algo que nos supera y no imaginamos siquiera lo que va a venir, porque
está ahí la innovación constante, el último grito”.
Profesores y padres coinciden en un enfoque análogo de la problemática fundamental
planteada en la investigación. Los padres destacan cómo los adolescentes
han cambiado en los últimos años, tanto en las formas de ocio y relación como
en sus prioridades de vida. Hay que señalar que en realidad estos cambios son
fruto de la evolución de la sociedad, y en buena medida se deben también a las
necesidades creadas por el estilo de vida actual.
Otro punto de coincidencia, aunque de manera menos precisa, es el de que las
habilidades cognitivas han cambiado en las jóvenes generaciones “digitales”.
Sin embargo, no hay acuerdo en concretar esos cambios y, así, mientras algunos
hablan de adolescentes con habilidad para atender varias cosas al mismo
tiempo, otros afirman que su capacidad de atención ha disminuido por la can‐
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
tidad de estímulos que reciben continuamente. A los padres, en concreto, les
preocupa mucho la dispersión atencional que parecen tener sus hijos, y no comprenden
si lo es realmente o es otra forma de manifestar la capacidad atencional
que han desarrollado.
Las generaciones adultas manifiestan en algunos casos ciertos rechazos y, en
otros, mayores dificultades de aprendizaje de las nuevas tecnologías en general
al tener la habilidad digital menos desarrollada. No obstante, el hecho de que las
nuevas generaciones las vean como algo natural hace que se les presente un
mundo abierto al desarrollo y la posibilidad de mejoras en la calidad de las relaciones
y la comunicación entre personas. La evolución en estos años ha sido constante,
y previsiblemente lo va a continuar siendo de forma exponencial.
Lo importante a partir de ahora, según coinciden padres y profesores, es que toda
la sociedad posea un mínimo de cultura digital, que permita que no haya conflictos
por el mal uso de estas nuevas formas de comunicación. La actualización permanente
de estos conocimientos se torna totalmente necesaria para lograr sacar
el mayor partido a la era digital desde el equilibrio personal y las relaciones sociales
positivas.
Como conclusión del análisis del discurso de profesores y padres, podemos afirmar
que, aunque existen preocupaciones justificadas sobre el uso de las nuevas
tecnologías, Internet y smartphones por parte de los jóvenes, el uso racional de
estos soportes con unos límites claros posee un potencial enorme para el desarrollo
de las relaciones interpersonales y de aspectos cognitivos ligados a los
aprendizajes.
Las nuevas generaciones tienen interiorizado el uso de estos dispositivos y han
desarrollado una “inteligencia digital”, o una habilidad orientada en tal sentido.
Gracias a la educación se puede lograr que la sociedad al completo se beneficie
de todas las ventajas que la comunicación y la información instantáneas pueden
ofrecernos. En esto coinciden todos.
6.10 Certezas, dudas e hipótesis
La primera de las certezas es que nos encontramos, con mucha probabilidad, ante
un cambio cualitativo en conductas, hábitos y estilos de comunicación interpersonales,
propiciados por estos soportes. El origen es Internet y las posibilidades
que ha abierto, y el reforzador de todas ellas está siéndolo el smartphone. La estrella
es el WhatsApp, que ha eclipsado claramente a otras funciones.
Como en su día dijimos en relación con el móvil, el smartphone es ansiógeno y
ansiolítico, o al menos puede serlo en muchos casos. Puede hablarse también con
152
Los adolescentes españoles en la era 2.0
153
propiedad de una nueva generación en línea o enredada, como antes hemos señalado.
Los distintos agentes educativos deben dialogar, en todo caso, sobre el
nuevo escenario abierto y ofrecer pautas iluminadoras al respecto.
Entre las dudas y preguntas, cabe plantearse: ¿ha disminuido realmente de forma
generalizada entre los jóvenes la capacidad de atención? ¿Estamos ante una generación
con otro tipo de atención, tal vez más extensa y menos intensa? Algunos
entrevistados, sobre todo entre los profesores, tratan de dar algunas respuestas:
“Nosotros somos más especialistas y ellos más generalistas”. “Depende de aquello
a lo que te acostumbras, como estudiar o no con música de fondo”.
Y podemos seguir preguntándonos. ¿Están cambiando otros procesos cognitivos
en la evolución de los menores hoy en día, como el de la memoria a corto y largo
plazo? ¿Hasta dónde llega el efecto mediatizador de la afectividad de estos soportes,
es algo profundo o puramente banal? ¿Estaríamos ante conductas obsesivo‐
compulsivas, llevadas al extremo y ya iniciadas con el uso del móvil en general
y, antes, con los videojuegos y ordenador? ¿Se ha roto completamente el sentido
de la privacidad y de la intimidad o simplemente es una forma distinta de entenderla?
Otras preguntas que también cabe plantear podrían ser éstas: ¿qué papel pueden
desempeñar estos móviles en el desarrollo de destrezas como la lectoescritura o
el aprendizaje de una segunda lengua? ¿Cómo enseñar, en la práctica del aula,
con el apoyo de los dispositivos móviles? ¿Incitan y motivan estos dispositivos a
la creatividad? ¿Afectan, y cómo, a la salud de los niños?
Entre las hipótesis encontramos algunas confirmadas y otras para seguir investigando
sobre un tema del que tal vez sólo estamos atisbando la punta del iceberg.
Parece servir la hipótesis del profesor “bueno per se” y la recuperación de su insustituible
rol, más allá de las tecnologías. Por ejemplo, ya no se les entusiasma
a los adolescentes y jóvenes con PowerPoints o alardes tecnológicos, que ellos
saben hacer mejor. Todo eso ha de ir acompañado de la buena mano del buen
profesor. Se confirma la hipótesis de cambios en la expresión de aspectos emocionales
y afectivos a través del uso del smartphone en el sentido de favorecer la
espontaneidad y la desinhibición, pero también queda en el aire la pregunta sobre
si muchas expresiones afectivas no se han banalizado, habiéndose creado, por
otra parte, un espacio en el que no faltan los equívocos y malentendidos.
Se cumple la hipótesis de que estamos ante una nueva era en la comunicación
interpersonal y en las posibilidades de acceso “en la mano” a una cantidad ingente
de información. Todo, sin duda, influye en aspectos fundamentales del desarrollo
psicológico y no sólo en los de tipo social. Por ejemplo, la existencia de mayores
posibilidades para elegir genera o da lugar a mayores niveles de incertidumbre,
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
frente a lo cual son necesarias estrategias para aprender a elegir, seleccionar, jerarquizar
hábitos; en definitiva, de análisis y de síntesis.
Coincidimos, en fin, con quienes afirman que las llamadas hasta ahora nuevas
tecnologías, y un dispositivo tan potente y versátil como el smartphone entre
ellas, pueden cumplir un excelente papel en el desarrollo de las nuevas generaciones,
con tal de que sirvan para una nueva “reingeniería” de los procesos mentales
y no se queden simplemente en instrumentos que abruman por la cantidad
de información y su rapidez y facilidad para capturarla. Otro tanto cabe decir de
una necesaria educación emocional, al hilo de los procesos socioafectivos propiciados
en los ámbitos creados por el smartphone, para que su uso no sea disruptivo,
sino constructivo, en la evolución psicológica del niño y del adolescente de
nuestros días.
6.11 Tipología de padres y profesores
En este epígrafe recogemos un ensayo de tipología de padres y de profesores en
relación con el tema estudiado, a partir del contacto directo con ellos y de los discursos
que han elaborado, sobre todo en los grupos de discusión. Reflejan la posición
que adoptan respecto a este tipo de móviles, teniendo casi siempre como
primera referencia la educación y las preocupaciones que esta conlleva.
Cada estilo de los descritos no es un reflejo de comportamientos estancos. Es más
que posible que padres, madres, profesores y profesoras incluyan en sus posturas
rasgos de un tipo y de otro. Por eso, además de tipos, podrían entenderse como
rasgos psicológicos y sociales de los que todos pueden participar, aunque acentuando
seguramente más unas características que otras.
En las denominaciones que damos a los diversos tipos no debe verse tampoco un
juicio de valor, sino algo puramente descriptivo. Algunas, como las de integrados
y apocalípticos, ya las venía empleando desde hace tiempo Eco, y otras son análogas
a las categorías seguidas en psicología de la educación para referirse a los
estilos educativos familiares.
Tipología de padres y madres
— “Renacidos” digitales: son padres o madres que se han incorporado a las
nuevas tecnologías principalmente a través de su uso en ámbitos laborales y profesionales,
aunque no sólo por esta vía. El móvil con conexión a Internet forma
parte ahora también de sus vidas particulares aparte del trabajo. Sin que les falten
preocupaciones o dudas en relación con el uso que sus hijos puedan dar a los móviles,
tienden a ser tolerantes en este punto. Algunos están tan enganchados al
WhatsApp como sus hijos.
154
Los adolescentes españoles en la era 2.0
155
— Perplejos: quienes están y, sobre todo, se sienten, “fuera de onda”, sin
saber a qué carta quedarse. Se han posicionado ante estos dispositivos con el convencimiento
de que “algo hay que hacer” en relación con el enfoque educativo de
su uso. No suelen dominar todo ese mundo de aplicaciones y posibilidades que
los smartphones ofrecen. Les bastaría el móvil como simple teléfono portátil, que
puede llevarse a cualquier sitio. No saben qué y, sobre todo, cómo hacer para que
sus hijos hagan un uso razonable de estos dispositivos. Están atentos a lo que otros
padres y madres hacen en relación con el tema que nos ocupa y dispuestos a escuchar
consejos y sugerencias sobre lo que es más apropiado para cada edad de
los hijos.
— Fóbicos y/o moralizantes: aquellos que, antes de conocer bien y experimentar
a través del uso lo que representan y aportan estos móviles, tienen ya
una preocupación y un enfoque moralizante, señalando casi en términos éticos
lo que está “bien” y lo que está “mal”. Esconden además una fobia tecnológica
más o menos larvada, que aparece bajo la forma de lo “moralmente correcto”.
— Gradualistas‐integrados: madres y padres razonablemente críticos ante
el uso de los smartphones. Son los que, de entrada, se posicionan afirmando que
“no hay que poner puertas al campo”. Creen que el soporte en cuanto tal representa
un gran avance, valoran sus posibilidades y prestaciones, pero no se les escapa
la existencia de posibles peligros y problemas. Proponen una estrategia
educativa que comienza por familiarizarse con el soporte, entrar en complicidad
con los hijos (hasta donde se pueda, sobre todo al llegar al tope de la adolescencia)
y termina por establecer y pactar con ellos unas normas de uso. Estiman importante
acomodarse a las edades y evolución psicológica de los hijos.
— Asustados‐apocalípticos: constituyen el extremo máximo del grupo “anti”.
Llenos de miedo, ven el soporte como un símbolo de peligros y problemas, habiendo
encontrado en él un nuevo chivo expiatorio que explicaría determinadas
conductas de los más jóvenes. Su fobia tecnológica les impide ver ventajas o posibilidades
positivas al soporte. Se encuentran, en la práctica educativa, con la
necesidad forzosa de tener que ceder a veces ante los hijos, a los que acaban
comprando un móvil y viven esa cuestión con una serie de contradicciones y disonancias
educativas.
Tipología de los profesores
— Moralizantes: este grupo es parecido al grupo “anti” de los padres, con
la salvedad de que, al ser conocedores de cerca de los adolescentes de hoy, son
algo más comprensivos y tratan de “pactar” entre sus convicciones educativas el
realismo que la situación impone y una fobia tecnológica, tal vez no muy intensa,
pero sin duda existente. Usan las nuevas tecnologías en general sólo “lo justo”.
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
— Educadores fixistas: la condición de educador es de las que imprimen carácter.
Los componentes de este grupo ven esta cuestión desde el prisma de la
educación. Pero tienen el peligro de convertirse en adelantadores de soluciones
a priori, antes de conocer bien lo que está pasando y cambiando, en relación en
este caso con el uso que los adolescentes hacen de los móviles. Tienen un discurso
apriorístico y un tanto fixista sobre la educación, que aplican a cualquier caso.
— Razonables, críticos y autocríticos: es un grupo parecido al de los padres
y madres gradualistas‐integrados. Suelen conocer bien las nuevas tecnologías, no
tienen apriorismos frente a ellas y bastantes las utilizan, en un grado u otro, en la
práctica educativa. Son críticos y estiman que el quid de la cuestión está precisamente
en educar de forma crítica para usar el móvil, en enseñar a adquirir criterios
a los más jóvenes sobre estos dispositivos. Además, son autocríticos, al
reconocer que deberían estar más preparados para dar respuestas desde el aula
a estas cuestiones y ayudar a los padres en tal sentido. Algunos de ellos, aunque
son excepción todavía, utilizan ocasionalmente el smartphone en alguna práctica
educativa.
— Apocalípticos: parecidos al grupo de padres y madres de características
análogas antes descrito. Con un matiz importante que, cara a la pedagogía actual,
tiene importancia: engrosan las filas de los resistentes a la entrada de las nuevas
tecnologías en el aula. No se han preocupado de prepararse al respecto y su postura
ante los smartphones deriva de una fobia tecnológica general.
6.12 Resumen de pros y contras del smartphone
De manera sintética, y sirviéndonos de expresiones literales de los entrevistados,
puede reflejarse la doble cara que presenta este dispositivo:
Positiva: comunicación instantánea; salvar la distancia entre hablantes; espontaneidad;
rapidez; acceso; contactos; interés; búsqueda; conectividad; velocidad;
apertura al mundo; facilidades de todo tipo a la hora de contactar con amigos,
familia o trabajo; facilidad para buscar información; socializantes; organización;
comunicación a distancia; manejabilidad; barato; satisface la necesidad de comunicación;
comodidad; información inmediata.
Negativa: dependencia; excesivo tiempo dedicado; gasto de energía y de
tiempo; falta de expresión; malas interpretaciones; distracción; peligros; adicción;
desconcentración; pérdida de ambiente familiar; pérdida de interés en
otras cosas; falsas amistades; dispersión; banalizaciones afectivas; generación
de ansiedad.
Calificaciones contrapuestas: barato; caro; descarado; inmediato; molesto; lioso;
mucha información necesaria en poco espacio; fácil de acceder; modelos distintos
adaptables a cada uno; entretenido; aburrido; pesado; útil; cómodo; ruidoso; pe‐
156
Los adolescentes españoles en la era 2.0
157
sado; enfermizo; poderoso; frío; distante; necesitado de educación; estimulante;
práctico; rápido; novedoso; innovador; complejo; revolucionario; callejero; elegante;
necesario; internacional; comunicativo; informativo; práctico; pequeño; multiusos;
facilitador; divertido; adictivo; eficaz; completo; bonito; moderno; grande.
Es evidente que existen peligros y problemas reales para los jóvenes en el uso que
hacen del smartphone, como bien saben los padres y madres cuyos hijos han tenido
problemas. Igualmente lo expresan en los grupos de discusión, donde esta problemática
ha quedado reflejada durante todas las reuniones del trabajo de campo.
Esto contrasta con la ingenuidad y desconocimiento de los posibles problemas por
parte de muchos adolescentes, lo que, unido a comportamientos impulsivos o poco
meditados, da pie a efectos y consecuencias indeseables. Esto ocurre a pesar de
que, al menos esporádicamente, se organicen charlas sobre el tema en los colegios
y, de vez en cuando, salgan en los medios casos que generan alarma social.
Así queda reflejado también en los discursos analizados:
“No son conscientes los chicos de los peligros, por inmadurez, a pesar de que les
demos la brasa con esto”.
“Eso no me pasa a mí, mamá, que yo tengo cuidado”.
“Son tontos, porque todo queda grabado”.
“El tema del acoso escolar es real, pero lo hacen a veces como un juego, no caen
en la cuenta del daño que pueden hacer con comentarios sobre compañeros,
etc.”.
“El acoso entre compañeros ha existido siempre, sólo que ahora se ha abierto
un nuevo espacio para ello”.
6.13 Coincidencias y diferencias entre los discursos
Coincidencias: Se dan, en buena medida, en relación con los imaginarios y en el
concepto implícitamente procesado sobre los smartphones, así como en señalar
pros y contras. También en la necesidad de normas y de educar(se) para un uso
adecuado del soporte. En buena medida, también hay coincidencias en que se
ha producido un cambio psicosocial, que nos afecta a todos y que tiene su origen
y base en la “revolución Internet”. Lo que han hecho estos dispositivos es poner
Internet en la mano las veinticuatro horas.
Los adolescentes lo contemplan con normalidad absoluta, obviamente sin miedos,
han aprendido rápidamente por intuición, tanteo e imitación y han encontrado
un objeto que ya forma parte de sus vidas y del que no podrían prescindir.
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
Padres y madres coinciden en discursos como los del miedo y la preocupación
educativa, aunque entre ellos hay variedad de posturas. Predominan las del
sentido común, las de que es imposible “poner puertas al campo” y que vale la
pena “entrar en el juego” con los hijos a través de familiarizarse con el dispositivo,
crear complicidades con ellos, etc. Pero reconocen que es una cuestión
que les desborda, están convencidos de que hay que hacer algo, pero no saben
cómo. Igualmente admiten que van por detrás de los hijos en todo, cediendo,
llegando a pactos a veces, mirando para otro lado en ocasiones. Son conscientes,
más o menos intensamente, de que el binomio Internet+smartphone está
siendo mediador, catalizador y reforzador ambivalente de cambios significativos
en hábitos y conductas, con un futuro que ignoramos cómo va a ser. La tipología
antes esbozada es un buen reflejo de la variedad de perspectivas y posturas
sobre este tema. No pocos de estos padres y madres se han insertado también
en la red o redes propiciadas por los smartphones.
Profesores y profesoras, bastantes de ellos también padres o madres, coinciden
con éstos en miedos y preocupaciones. Las distintas perspectivas o posiciones
ante la cuestión tratada se reflejan en el esbozo de tipología ofrecida. Predomina
en este colectivo, salvo excepciones, un discurso educativo de carácter formal y
teórico, al no haber estudiado a fondo (más allá de su experiencia profesoral inmediata)
el tema.
En una parte de ellos se establece un discurso un tanto moralizante amparado en
la educación en valores, algo cuya necesidad nadie niega, pero que puede dificultar
la mirada más neutral y objetiva hacia el cambio que se está efectuando.
Los más jóvenes o más habituados a las nuevas tecnologías se enfrentan a la cuestión
sin miedos apriorísticos, con mayor realismo, sin desconocer los problemas,
pero atentos a las virtualidades.
7. Expresión etnográfica de los datos obtenidos
7.1 En los discursos de los profesores
Dependencia en el uso
“Creo que tienen verdadera obsesión, obsesión por todo lo nuevo. Todo lo quieren
tener rápidamente. Luego, además, utilizan las aplicaciones continuamente y, así,
tengo problemas de diálogo, porque está continuamente con la tableta, el teléfono,
el WhatsApp […]; una obsesión. Alguna ventaja tendrá, pero sobre todo es
un problema”. “Como en todo, hay un buen uso y un abuso”.
158
Los adolescentes españoles en la era 2.0
159
“Tienen mucha dependencia; parecen incapaces de estar sin esto. Es como
cuando nos decían a nosotros que había gente que no sabía estar sola y, sin embargo,
es muy sano estar solo y en silencio. Pero éstos pecan por tanto exceso”.
“Yo creo que si un día dejas al chico sin el móvil puede ser una hecatombe”.
“Yo creo que empiezan con eso de ahorrarse un poquito de dinero, pero al final
es un fenómeno adictivo que les sobrepasa. Tienen tanta dependencia que llegan
a colgar fotos, ver y que la gente les vea […]; verme que yo estoy ahí, que tengo
doscientos amiguitos, cuelgan fotos, entablan amistades con gente que no conocen”.
“Esto también nos pasa a los mayores: a mí me mandan un mensaje y enseguida
estoy deseando saber quién me lo ha enviado”. “Es como los que tienen dependencia
a las máquinas de los bares”.
Cambios en el sentido y vivencia del tiempo
“No están acostumbrados a medir tiempos, sólo están con el WhastApp. Yo estoy
intentando que mis alumnos sepan medir los tiempos […]. Habría que organizar
un área transversal y enseñar a medir tiempos, para saber cuándo nos podemos
comunicar y cuándo no”.
“Para los adolescentes, ahora es el día a día. Para ellos, el día es todo el tiempo
con el WhatsApp; no llevan reloj, porque otro reloj marca sus vidas […]. Ha cambiado
la vivencia del tiempo ya en alumnos de Primaria. Antes había tiempos marcados,
porque era más fácil, eran aparatos más grandes, no con esa conectividad
que llevas en la mano”.
Comienzo temprano
“Ya a partir de los ocho años van a estar conectados […]. Esto comienza cada vez
antes y va aumentando progresivamente. Abren el círculo de sus relaciones, ya
no son los niños del barrio. Se relacionan con gente que no está ni en su barrio ni
en su centro escolar y luego quedan con ellos […]. Así, el círculo de amistades o
conocidos crece de manera exponencial. Tienen un montón de alarmas que les
avisan. Se despiertan y lo primero que hacen es mirar el móvil y felicitar a quien
sea y luego decir que se ven”.
“Quedan a través de WhatsApp”. “La diferencia es que antes salían del colegio,
se tiraban un rato charlando y se iban a casa; ahora, según llegan a casa, siguen
hablando por el WhatsApp con el compañero o amigo con quien se acababan de
despedir”. “El hecho de que sea gratis comunicarse de esta manera ha sido fundamental”.
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
Hijos dependientes, padres dependientes
“Las familias tenemos miedo de que los hijos se queden sin teléfono […] y, cuando
por ejemplo se lo retiran en el colegio, viene enseguida el padre a recoger el móvil
y se lo vuelve a dar al hijo”. “En el fondo, los padres hemos perdido mucha autoridad;
se utiliza poco el no en casa”. “El móvil y su uso es un escenario donde se
aprecia que cedemos continuamente, con regateos y pactos”.
Uso continuo
“Antes nos juntábamos en casa a oír música y cuando queríamos hablar por teléfono
nos ausentábamos, ahora oyen música con los cascos y las conversaciones
las mantienen en voz alta y las oye todo el mundo, cosa que también pasa con
los mayores”. “Se van a la cama y están con el móvil, duermen con él; lo llevan a
todos lados”. “El paisaje familiar, donde cada uno anda con un dispositivo o con
varios simultáneamente, es totalmente verídico”.
Normas de uso
“Es evidente que tiene que haber normas de uso y que hay que cumplirlas, o al
menos intentarlo, acomodándose a las edades de los hijos y las diversas circunstancias”.
“Hay miedo educativo a este tema, que debe ser trabajado en diálogo
familia‐colegio”.
“Y, desde luego, los padres no pueden o no deben quitar la autoridad a los profesores
en este tema”. “No hay que olvidar que los chicos saben de esto más que
los padres y chantajean muchas veces […]; saben buscarte y sacarte las cosquillas”.
Razones de un éxito
“La inmediatez, algo básico en los adolescentes de hoy”. “Ser líderes en algo”.
“Exhibirse”. “Facilita la comunicación, aunque luego muchas veces no se trate de
una auténtica comunicación”. “Darse importancia, hay que fijarse que cuando
ponen una foto lo importante es etiquetar, que todo el mundo sepa que es Elena,
quién es del grupo, quién ha estado en tal o cual fiesta y así darse importancia”.
“También ha influido que aplicaciones como el WhatsApp son gratuitas”.
Ventajas
“Mi hijo se ha acercado a su abuelo a través del móvil y ahora mantienen una relación
muy especial e interesante”. “Esto puede ser beneficioso en muchos casos,
por ejemplo, para comunicarse sobre temas escolares”. “Aunque también está el
tema de las chuletas para los exámenes”. “Si se sabe, y uno se lo propone, se le
pueden dar usos didácticos”.
160
Los adolescentes españoles en la era 2.0
161
Mediador
“En realidad, cuelgan las fotos que quieren y dicen de sí mismos lo que les apetece
decir; proporcionan una visión sesgada de sí mismos, dando la imagen que ellos quieren
que vean los demás; también engañan con datos sobre edad, nombres, etc.”.
En qué están cambiando los adolescentes por el uso del smartphone
“Cambios espaciales. Ahora el espacio lo tienen como muy grande o muy pequeño,
según se mire. El espacio lo tienen ahora en la cabeza; para qué vamos a ver esto
si ya lo hemos visto en Internet. No les llama la atención ver el acueducto de Segovia,
un puente romano,… Pierden la capacidad de sorpresa y de admiración”.
“Yo creo que el tiempo se ha convertido en inmediatez, pero el espacio se ha ampliado.
Hacen una foto y la envían y […], ¡a saber dónde está la gente que la recibe! El espacio
se ha ampliado, mientras el tiempo se ha contraído”. “El móvil es un catalizador, acelera
una reacción”. “La visión del universo que tienen estos chicos es distinta”.
Socialización difusa
“Más que amigos, tienen conocidos, aunque para ellos son amigos”. “Yo creo que
esto socializa, pero muy superficialmente, porque para una socialización verdadera
se necesita el roce personal”. “Estamos todos de acuerdo en que se trataría
de una socialización difusa, light, superficial, a través de este medio, aunque ellos
la consideren profunda”.
“Siempre ha habido distintos medios y canales de socialización y comunicación.
Éste es uno más y se trata de un tema que deberíamos trabajar en las aulas”. “Es
una etapa, unos años, y ellos mismos se dan cuenta de que al final lo que hace el
cariño es el roce y de que tienes que tener tu propio grupo de amigos”.
Aprendizaje precoz
“Ya con cuatro años saben encender y apagar e ir por todo el escritorio del ordenador
[…], y tú les das un aparato y cogen este móvil […] y hacen fotos y todo
con cuatro añitos […]. Tienen una memoria fotográfica […], aprenden por intuición”.
“Yo tengo que coger el manual y a la segunda página lo dejo porque no me
entero, mientras ellos van directamente a ver cómo funciona y a partir de su práctica
en dos minutos se hacen con cualquier cosa, cómo funciona todo, tanto en
la televisión, el PC, el vídeo y ahora el móvil”. “Todos estamos de acuerdo en que
a estos pequeños hay que considerarlos la verdadera generación digital y a los
adolescentes y jóvenes generación online, o con una denominación parecida”.
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
El tema de la atención
“Hay cosas que parecen contradictorias, porque, por una parte, yo los veo muy
dispersos (veo que a mi hijo le cuesta concentrarse), pero, por otro lado, también
observo que, a pesar de todo eso y con todo eso, los resultados escolares son
normales”. “Cada uno habla de sus experiencias, de aquello a lo que se ha acostumbrado
ya desde pequeño y éstos se han acostumbrado a otra cosa, a estar
entre estímulos diversos”.
“Creo que es posible atender varias cosas a la vez, nuestro cerebro tiene plasticidad
y flexibilidad, además está infrautilizado, si desde pequeño estás preparado.
Y la generación online lo está para entender y atender al móvil, hacer fotos en el
ordenador. Creo que el cerebro es como una esponja a estas edades”.
“También es cuestión de intereses y uno acaba atendiendo a aquello que le interesa”.
“Podríamos hablar de cerebros en estado de alerta, o aquello de la atención
extensa, no intensa, que se focaliza aquí o allá en función de intereses, de dónde
se quiera centrar el foco”.
“Yo hablo de mi hijo: en los estudios no tiene buenos resultados, porque no se
centra y está haciendo mil cosas. Sin embargo, por otra parte, veo que es capaz
de centrarse en varias cosas a la vez cuando éstas le interesan”. “Eso pasa siempre
cuando interesa una cosa […]; nosotros también nos dispersamos si no tenemos
interés en algo”.
El gran cambio ha sido la irrupción de Internet
“Estos chicos tienen otras formas de aprender y en eso ha influido, entre otras
cosas, Internet […], que es un medio buenísimo, aunque debamos racionalizarlo”.
“La visión que tienen ellos de hacer ahora las cosas es muy simple: seguir un camino
y en dos minutos ya está todo hecho”.
“Todo esto es bueno, pero hay que saber usarlo y la familia y la escuela tendrían
que conjugarse para ayudar en esto”. “Y hay que empezar desde muy pequeños,
porque con los adolescentes ya es tarde […], aunque la verdad es que no sabemos
cómo hacerlo”.
Privacidad y convivencia
“Estoy a favor de unas normas, porque se trata de convivencia. Hay que enseñarles
cosas sobre esto, porque sus datos no pueden estar expuestos a todo el
mundo”. “Aunque ha cambiado mucho el concepto de privacidad, sobre todo con
las redes sociales […]; en los medios ya no hay nada realmente íntimo. Además,
ellos se creen que con una simple contraseña no se va a enterar nadie y eso no
es así, hay mil modos de entrar. La falta de privacidad es un problema importante
162
Los adolescentes españoles en la era 2.0
163
[…], miras un perfil y cuenta historias que no tienen nada de real […], puedes
tener una doble personalidad”.
Sugerencias educativas
“Como en muchos de estos temas, educar el uso y advertir del abuso o mal uso”.
“En eso estamos de acuerdo, pero uno no sabe en la práctica cómo fomentar ese
buen uso”. “En los centros escolares pueden sugerir como adecuado esto o aquello,
pero luego cada familia tiene sus normas y sus estilos educativos”. “Es evidente
que a los chicos hay que advertirles de los posibles peligros y problemas, mostrándoles
casos concretos”. “Habría que propiciar experiencias de horas o días sin
medios tecnológicos, sin cámaras, sin móviles, invitarles a irse a un pueblo, etc.”.
7.2 En los discursos contrastados de padres e hijos
Cambios en el escenario individual, familiar y social
“Lo primero, en cuanto a la relación con la persona, yo, por ejemplo, intento pasar
tiempo con él, pero está conectado totalmente con todo el mundo y tiene que
contestar aunque no quiera, pues le están mandando mensajes. Es como una dependencia
que tienen a la comunicación” (padres).
“Me agobio. Me doy la vuelta pero es igual, lo tienes que coger y lo sabes; sabes
que está mal y podrías no cogerlo perfectamente. Antes sí que se podía, pero
ahora con Internet es imposible; todo el rato está conectado”. “Estás pendiente
todo el rato de si suena, si vibra; a veces parece que vibra, pero no pasa nada”.
“Ya como que estás ahí”. “Y sin vibrar parece que ha vibrado” (adolescentes).
“No creo que sea tanto por estar conectado; yo creo que es más por el vicio que
tenemos. En los años sesenta y setenta teníamos tabaco, alcohol y empezaba el
tema de drogas y ahora es tabaco, alcohol, drogas y móvil. No es por estar conectado,
por lo que veo en los chavales y en mi hijo”. “Antes con el móvil tenías una
información de vez en cuando, ahora es continua” (padres).
“Creo que el móvil es para un momento; cuando tienes un problema, que es como
creo que era cuando salió; por ejemplo, un pinchazo […]”. “Aquello que decíamos,
para llevarlo en el coche está bien”. “No le hacías caso, era por si acaso. Ahora no
es por si acaso; ahora soy yo y mi móvil, y da igual que estés comiendo, que estés
cenando. Pero no es por comunicación, porque las conversaciones no son comunicaciones;
son qué tal, bien, qué haces, aquí estoy […]” (padres).
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
“Incluso cosas que no van contigo, porque con el WhatsApp puedes ver cosas que
ni te interesen siquiera”. “Están además siete u ocho horas juntos; no es por comunicación.
Yo a mi madre la veo una vez al año y podría comunicarme, preguntarle
qué tal estás o cómo van tus problemas y tal. Pero esto no es por comunicación,
es por vicio” (padres).
“Todo lo que sea ciencia, al final, todo lo que son avances está bien para todo”.
“A la hora de estar todos, amigos y amigas, estás con los demás, pero estás todo
el rato pendiente del móvil” (adolescente). “Con el móvil todo el rato y no hablo,
estoy callada” (adolescente).
Control y adicciones
“Aunque les llamemos smartphones, teléfonos inteligentes, tú lo apagas, se
queda ahí y somos nosotros los que controlamos esto. Somos nosotros los que
tenemos que controlar y nos tiene que servir, no hacernos dependientes. Creo
que nos estamos haciendo dependientes. Pero tú lo apagas, lo dejas ahí, y no es
inteligente ni nada; es una cosa ahí”. “Ya no somos capaces de controlarlo”. “Tienes
que estar por encima de todas las adicciones, sino te absorben” (padres y
adolescentes).
“Nosotros vamos creciendo, nos vamos dando cuenta y se puede controlar,
pero entre la gente más pequeña, que no saben cuándo tienen que parar, eso
va en aumento. Y van pasando los años y no entienden que lo tienen que ir
parando; lo han empezado a usar desde pequeños y lo van a seguir usando”
(adolescentes).
“A veces es superimportante que lo reconozcas, que reconozcas que estás enganchada.
Porque hay gente que dice ¡no, no, si yo puedo estar perfectamente sin él
todo el tiempo!” (adolescentes). “Causa una adicción a los jóvenes ahora mismo,
igual que jugar a la consola, aunque creo que tampoco es tan malo que una persona
pase un determinado tiempo comunicándose, que es mi caso, con otra persona,
en vez de estar encerrado en su habitación jugando a la consola sin hacer
nada” (adolescente).
“Mucho es nocivo, pero si hay ciertas cosas que tienes que hacer o si te tienen
que avisar de algún riesgo inmediatamente, que todos tus amigos sepan que ha
pasado algo, eso sí me parece bien”. “Yo tenía un móvil y ahora no lo tengo, ni
quiero tenerlo. Ahora no cojo el móvil ni cuando me llaman, porque estás tan encima
que al final no te apetece” (adolescentes).
164
Los adolescentes españoles en la era 2.0
165
Relatos paternos de experiencias
“Cuando habéis comenzado a hablar habéis dado a mi entender con la raíz del
problema: los chavales, sobre todo los más jóvenes, aunque empieza a haber
gente mayor, están enganchados, como a cualquier otra adicción. Algunos pueden
estar un poco enganchados, pero otros son casi sociópatas, dependen mucho de
ese aparato para las relaciones”.
“Está conectado a Internet todo el tiempo, lo que le impide llevar una vida normal.
No habla contigo, que no habla contigo. No pueden llevar una vida normal. Me
preocupa muchísimo en chavales más jóvenes, pues a muchos creo que les está
creando un problema de adicción tan tremendo que no están consigo mismos en
ningún momento; no están”.
“Hay problemas más gordos, pero es una ansiedad tal la que les crea… Les puede
dar ansiedad la consola, pero la consola no se la pueden llevar. El móvil sólo lo
apagas cuando te obligan, pero, si no te obligan, eres incapaz de decir ¡no, este
rato, no!; Eso me está preocupando muchísimo”.
“Porque los vemos, mi hija los ve en el parque y, a veces, como dice ella, a lo
mejor están hablando con el de enfrente. Sí, pero si quisiera podría parar y decir
qué te pasa o te veo mala cara”.
¿Otras formas de comunicarse?
“Sí, a mí me lo confirma, están en el mismo banco hablando a través del smart”.
“Yo he llegado a estar en casa con mi hijo y mi sobrino y se han hablado todo así,
uno en una habitación y otro en el salón haciendo cada uno una cosa y se hablan
así”. “Que está uno en el salón y el otro en la habitación, que no es un castillo, no
hay mil metros, y se dicen: qué haces, vamos a bajar y…” (padres).
“Mejorar la comunicación no, yo creo que la empeora. En mi caso tengo bastantes
discusiones, porque estoy tan metido en la conversación y me están hablando y
digo: espera, espera, y al final a la persona que me quiere decir algo se le olvida.
Y luego las discusiones […]. Mira que yo me considero una persona que no utilizo
mucho el móvil, lo utilizo para llamar y ya está, y el WhatsApp, que es gratis” (padres).
“El WhatsApp lo bueno que tiene es que no te gastas dinero en llamadas, pero te
consume demasiado. Sobre todo tiene una aplicación que metes a lo mejor a
quince personas en un grupo y no paran de hablar; si no habla uno, hablan otros
cuatro. Entonces, eso te viene muy mal en clase, porque estás en clase y te viene
“pin pin pin” y te pica la curiosidad” (adolescentes).
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
“Para mí es una no comunicación, monosílabos, sí, no, por qué, que en el entorno
de catorce tiene sentido, pero no es una comunicación”. “Sí, estoy cenando, qué
tal, le envías la foto, y ya, para que vea qué estás cenando” (adolescentes). “En
Twitter sobre todo, porque además te apetece: estoy caminando sola por la calle
y tropiezo y lo pongo en Twitter; lo cuento enseguida” (adolescentes). “Estás y lo
pones, que la gente se entere. Tonterías, es como: qué hago, pues lo tuiteo; y
coges y lo escribes” (adolescentes). “Sí, es hablar por hablar” (adolescentes).
En todas las edades y condiciones
“A mí todo esto me parece muy bien, todo lo que sea hacer buen uso”. “Siempre
se dice que son los chavales de dieciocho años o así, pero yo también veo mucha
gente en el metro de veinticinco años o por ahí; ésos son los más enganchados.
No sé si intentan imitar a los americanos en las películas” (padres).
“Tienen capacidad monetaria ya para pagarse una factura. La que tenéis vosotros
es de las que pagamos los padres, pero gente de veinticinco‐treinta años tiene
más capacidad para pagar las facturas para bajar cosas”. “En mi oficina muchas
veces se ríe la gente de mi móvil, que es de esos de tercera mano, lo ha estrenado
mi mujer, luego mi hija y después yo” (padres).
“Nosotros mismos, los adultos, cada vez empezamos antes a regalar. Yo doy catequesis
de comunión […], hoy la hacen con 10 años y la mayoría de los padres
de mis niños les regalan un móvil por la comunión. Y yo discuto y discuto, pero
no me hacen ni caso, porque se lo regalan mucho y son diez años nada más los
que tienen” (padres).
“Mi sobrino ya sabe dónde están las cosas del móvil sin decírselo”. “Realmente
es un control digital del aparato que yo no tengo. Con los niños es una rapidez
alucinante, aunque no tienen ni idea de informática ni de nada” (padres).
Usos
“Se ríen y digo: mira, el móvil lo tengo para llamar y alguna vez un sms y no tengo
datos. Digo: para qué usáis el móvil. Pues yo para leer, otro para ver películas
sobre todo, otro para… Están diciendo cosas que ninguna es para lo que existe”.
“Yo, música, llamar”. “Llamar y oír música”. “Yo, WhatsApp”. “Para WhatsApp,
música, Tuenti”. “También para hacer fotos” (padres y adolescentes).
Pros y contras y razones de un boom
“Porque a pesar de las ventajas que tenga para la comunicación, la verdad es que
te facilita, por ejemplo, que quien tiene un trabajo donde es necesario estar co‐
166
Los adolescentes españoles en la era 2.0
167
municado o tener Internet, no tenga que ir a ninguna biblioteca o ningún sitio a
conseguir información. Sabes que la tienes en ese momento y lo encuentras todo
mucho más rápido. Yo viví en Venezuela y en Venezuela la gente está como mucho
más tranquila, porque la gente aquí estamos más avanzados en cuanto a tecnología,
pero parece que tienen la necesidad de ir más rápido” (adolescente).
“Es más fácil encontrar información, pero también hay un exceso de información
que no sabes si es verdadera o falsa y te llega a saturar”. “Antes para Tuenti tenías
que sentarte en casa y tenías también un límite; ahora el problema es que no hay
límite” (adolescente).
“Las redes sociales, todo lo que es redes sociales en el móvil […]”. “No hay limitación
de horarios, siempre puedes estar conectado. Entonces la gente ya no
busca las horas, somos como incapaces de estar un rato solos” (adolescentes).
“Si estás en el metro, qué haces, hablar o estar con el móvil. Y no dejamos nada
para luego; todo es inmediato, ya no hay límites”. “Parece que tenemos como una
fobia a estar un minuto sin hacer nada: voy a ver las fotos, aunque las haya visto
veinticinco veces. No puedes estar solo con tus propios pensamientos” (padres).
“No tienes nada que poner y pones una foto”. “Alguien se compra unas deportivas
y enseña las deportivas. Llega a casa, se pone las deportivas, les hace una foto y
la envía al amigo. Mira las deportivas, pondrá zapatillas nuevas o algo parecido y
hace fotos de todo; una cazadora, lo pone y lo enseña al amigo o a los 200 que
tenga en el WhatsApp”. “Y también tienes canciones para poder escucharlas”
(adolescentes).
“Afortunadamente entiendo que no van a quedar con ganas de verse, lo único
positivo que le veo a estas historias. Ahora es impresionante porque un chaval
conoce un verano a gente y continúan la relación. Antes no te seguías, porque no
te escribías” (padres).
“La única ventaja que le veo a todo eso es que mantienen unas relaciones eternas
con gente que a lo mejor se han conocido un par de semanas y a través de Tuenti,
porque se ven día a día y porque se están continuamente mandando fotos. Son
unas relaciones que tienen y se ven diez años después y han seguido en contacto
y no se han podido ver porque no viven aquí o porque no han podido quedar […].
Es lo único positivo que yo le veo” (padres).
¿Falla la comunicación yo‐tú profunda o más personal?
“Yo creo que eso está bien, me parece bien; el problema es lo de siempre, estar
tan pendiente. Cuando yo tenía vuestra edad llamabas, pero como en casa te cortaban…;
entonces, qué es lo que hacía yo: me iba a casa de las amigas y nos veí‐
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
amos más y salíamos a la calle y estábamos en la calle y salíamos a pasear, y hablábamos
y hablábamos y hacíamos o no hacíamos, pero juntos, no con el cacharrito”
(padres).
“Pero si tú tienes una persona con la que te guste salir, donde esté el encontrarse
con las amigas… Afortunadamente, quitando alguien especial que tenga algún
problema de timidez o algo, por supuesto salir, con móvil, sin móvil. Si te gusta
estar en la calle o te gusta estar con gente, eso no se ha sustituido; otra cosa es
que de repente tres o cuatro o un grupo estén con eso” (padres).
“Yo creo que la vida social del tú a tú no la ha sustituido tanto, quiero decir en
general, no la ha sustituido. El chaval que tiene un buen grupo, que no tiene problemas
y tiene vida social, el móvil a mi entender no se lo quita”. “Tiene un grupo
establecido que mantiene contacto con ellos”. “A ése no creo que le haya perjudicado
el hecho de móvil o no móvil”. “Puede influir más porque me puedo comunicar
contigo varias veces al día” (adolescente).
“Yo pienso igual que ella, que al niño al que le gusta salir, sale, y está para allá y
va a fiestas o juega al fútbol. Lo único es que cuando vuelve a casa no se desconecta
de los que están. Ellos no se dicen hasta la próxima; dicen nos vemos en el
WhatsApp o en el Tuenti” (padres).
“Quizás a nivel social, a la gente más tímida e introvertida que no es capaz de hablar
delante de otro sí que le ayuda. Este verano estábamos en la playa y llegó
una chica con la que parece ser que mi hijo llevaba hablando desde el verano anterior;
pero cuando luego se vieron en la playa era incapaz de hablar con ella, porque
es muy tímido; es un gran tímido. Me enteré a través de los primos mayores:
¡ah, ésta es fulanita!, que hablaba con él, en fin… ¡vamos al agua, a jugar!” (padres).
“Ahora eso engancha, aunque tus padres te limitan, porque quién te deja tanto
tiempo estar con tu novia. Yo conozco mucha gente que está todo el rato con su
novia, todo el rato; cuando no están juntos, están hablando por el móvil”. “Además,
la comunicación es instantánea, al momento” (adolescentes).
Diferencias chicos‐chicas sobre el uso
“Yo no veo diferencias en el uso”. “Yo creo que es posible que a lo mejor sea más,
pero por lo que hablábamos antes, las chicas somos más de hablar con las amigas,
conversar más” (adolescentes). “Cuando tenía el móvil, con mis amigos, con los
que veo todos los días, hablaba como mucho diez minutos para quedar al día siguiente.
Y con quienes más hablaba era con chicas. Si te gusta una chica, estás
con ella todo el rato que puedas, porque como eres joven y estás enamorado, lo
168
Los adolescentes españoles en la era 2.0
169
único que quieres es estar con ella. Yo para eso sí que he usado el móvil”. “A ver
si la convencía” (adolescentes).
“En mi grupo tampoco usamos mucho el móvil, no estamos enganchados; hablamos
para quedar. Yo, por ejemplo, tengo el móvil con Internet, pero no tengo Internet.
Cuando estoy en mi casa tengo wifi y estoy conectado. Hablo por el
WhatsApp, en vez de llamar para no gastarme dinero. Pero he visto a muchas chicas
de mi clase, cuando salió la BlackBerry, un grupo de chicas, todas, porque los
chicos somos más de jugar o de deporte, cuando eres más pequeño estás jugando
al fútbol todo el día y ahí no haces ni caso al móvil, pero las chicas siempre han
sido más sociales, de estar siempre hablando entre ellas y haciendo otras cosas.
Yo eso es lo que pienso” (adolescentes).
“Las chicas que somos más de mirar los detalles: vas por la calle y ves una foto y
un chico no; vas y lo haces, en eso somos como más tiquismiquis nosotras” (adolescente).
“Yo, en mi grupo, tengo amigas y amigos y con las que más hablo es
con las chicas, porque los chicos son más dejados, son más…” (adolescentes).
“Hablan mucho con sus chicos, con el WhatsApp; hay a lo mejor una pequeña diferencia
de años nada más, porque, como se ha puesto de moda, de un año para
otro hay mucha diferencia. La BlackBerry se popularizó más cuando éstas que tienen
veinticinco tenían trece o catorce, ellos y ellas, todos. A lo mejor cuando empezó
las chicas tenían más una BlackBerry y los chicos no tanto” (padres).
“También hay que decir que, además de los jóvenes, las mujeres creo que son
diez veces más adictas que los hombres […]”. “Por ejemplo, en colegios como los
vuestros, dime tú qué niña no tiene una BlackBerry y está ‘pi pi’ todo el rato, porque
están todo el rato con la BlackBerry, incluso hablando en clase, hasta que le
quitan el móvil” (padres).
Imposible vivir sin el móvil (adolescentes)
“Si me lo quitaran sufriría mucho, es la verdad”. “Ella sabe que yo estoy todo el
rato, todo el rato, todo el rato”. “Si lo sufro, lo sufriría por la música, porque yo
tengo que estar escuchando música todo el rato”.
“Tengo WhatsApp y el sábado y el domingo se me estropeó y casi me muero. Yo
no tengo un grupo de amigos muy grande, pero sí que es verdad”. “Te mueres de
momento…, pero luego a lo mejor estás más libre”.
“Sinceramente, yo he sufrido en mis propias carnes estar sin móvil, estar el móvil
cortado ocho meses. Y la dependencia, el primer día, sí, pero al final, a lo mejor
estoy en el metro y en vez de estar mirando el Tuenti hago cosas más productivas,
no sé, igual me pongo a pensar”.
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
“Yo he visto a gente más mayor salir a un sitio y no tener móvil; es un agobio el
que les entra, no viven. No pasa nada, a lo mejor, de aquí a cuatro horas. Tranquilo,
vamos a tomar algo. Y no…, sigo sin tener móvil, sigo sin conexión”.
Tics y reflejos condicionados
“Alguna vez me he despertado un poco y he escrito un mensaje a una amiga y
por la mañana me había escrito mi amiga y ya leí el mensaje. Lo escribí dormida,
no tenía sentido el mensaje, pero de esto que se te mete en la cabeza”. “Vamos,
se despierta y agarra el móvil”. “Lo primero que hago al despertarme es mirarlo
y lo último antes de dormir también” (adolescentes).
“Yo duermo con él debajo de la almohada”. “Yo miro de vez en cuando al bolsillo
a ver si lo llevo y, si no, me vuelvo a casa a cogerlo”. “A veces uno cree que suena
y no es así; es un sonido fantasma”. “Incluso lo miro a las seis de la mañana si me
despierto” (adolescentes).
Nuevas formas de expresar la afectividad y malentendidos
“De hecho, eso, lo afectivo, creo que ha perdido el sentido; creo que decir la frase
‘te quiero’ o ‘un beso’ es banal” (adolescentes). “Sí, es un saludo sin más” (adolescentes).
“Estoy recordando las tonterías que se escribían cuando escribíamos
papelitos, y te cambiabas papelitos en clase y también eran así: ‘te quiero muchísimo’.
Eso ya no se hace; las notas se las escriben con los móviles, pero no es lo
mismo, porque esos papelitos los guardabas en una cajita y los ves dentro de
cinco años y te emocionan; sabes que son tonterías pero son cosas que te emocionan,
que mueven algo en tu cuerpo” (padres). “Sí, hay malos entendidos sobre
todo con el WhatsApp” (adolescentes).
“En WhatsApp, tú te conectas con un amigo y te aparece ahí la última vez que se
ha conectado. Lo recibes a las 5.30 y ves que a las 5.45 él se ha conectado por última
vez, pero no te ha respondido. Y dices: por qué no me responde. Entonces
empiezas a pensar y dices: claro, porque ahora mismo pasa, ya no es tan amigo”.
“Yo la experiencia que he tenido es otra: malos rollos de empezar a ponerse aquello
lleno de detalles, ir ampliándose la conversación y acabar muy enfrentado un
grupo contra otro” (adolescentes).
“Pero el fenómeno social es más el móvil sin más. Ahora están todo el día conectados;
eso va potenciando que todo ese mal rollo vaya a más” (padres). “Y es instantáneo,
no te da tiempo a pensar lo que escribes. Te han puesto ‘por qué no
has venido, perra’, ‘porque tú eres un cerdo’ y es ‘clac clac’, no es pensado […]”
(adolescente).
170
Los adolescentes españoles en la era 2.0
171
“Hay muchos malentendidos. A lo mejor haces una broma con muchísimo cariño
pero lo has tocado en un momento en que no estaba muy receptivo y dices: pero,
por qué me ha dicho esto ahora”. “Lo que se ha escrito no se puede interpretar.
No es lo mismo que si yo te digo estás tonto, porque, si tú me ves que te digo eso
sonriendo, se ve que voy de buen rollo. Con el móvil, a lo largo del día puede
haber cuatro malentendidos, tres mejores, más, más y más” (adolescentes). “Porque
están usando la comunicación en un medio equivocado; eso mismo cara a
cara, seguro que jajaja, jijiji”. “Porque el medio es face to face, pero en un móvil
el medio es equivocado” (padres).
Pautas para un buen uso del smartphone
“El no estar haciendo algo que luego […]”. “Yo creo que dando libertad”. “A mí
mis padres me han criado con libertad, pero otros chavales están en las nubes.
Yo agradezco esa libertad que me han dado no pasándome de la raya. También
advertiría de los inconvenientes y los peligros, como todo el mundo. Te pueden
decir: no fumes, pero no te van a decir: hijo, no fumes, no fumes, no fumes, porque
luego vas a salir de casa y te vas a fumar un paquete; porque como en casa
no puedes fumar, te fumas luego un paquete” (adolescente). “Pero no prohibirlo,
porque los jóvenes si no muchas veces […]” (padres).
“Para que puedan tener una comunicación de padres e hijos no tiene que haber
nada oculto, no que haga yo una cosa y la oculte”. “Yo, libertad, libertad” (adolescente).
“Dar contención en algún momento” (padres).
“Cuando empieza a salir un chico, para tenerle más controlado, no por otra cosa.
Cuando empieza ya una edad en que no se queda tanto en casa, sino que sale
mucho más con los amigos. Si veo que tiene doce años y sale, se lo compras.
Cuando sale, cuando lo veo necesario, no por su vicio, sino por mi control hacia
mi hijo” (padres).
“Yo lo que puedo decir es que a un niño pequeño, por ejemplo, en la Comunión,
con diez años, un móvil lo puede tener a lo mejor, pero ni pensarlo con Internet,
porque tienen acceso a muchas cosas y van muy rápido, muy alto y no. A mí, por
ejemplo, un móvil me lo dieron con diecisiete años” (padres).
“No es tanto dar el móvil o Internet, es la sociedad; estamos ya avanzados tecnológicamente”.
“Yo, si veo que mi hijo está todo el día enganchado, cojo, le quito
el móvil y ya está” (padres).
“Tampoco creo que se pueda decir una edad, porque depende. Nosotros con veintitrés
años a lo mejor no tenemos la necesidad de salir a la calle con Internet en
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
el móvil” (adolescentes). “Pero, ¿para qué quiere un niño de diez años Internet
en el móvil?” (padres).
“Con catorce años ya te va a exigir el móvil, porque tiene una vida más social,
pero con diez años, como mucho, a jugar al fútbol o quedar en casa para jugar a
la consola; no sales a la calle. Creo que llega un momento en que, cuando empiezan
a hablar los chicos y las chicas y ya empiezan a salir y quedar, ahí ya es más
necesario un móvil. Pero, para estar con los videojuegos todo el día, si le das un
móvil, estaría también enganchado a eso” (padres).
“Yo esperaría información, porque yo me remonto a la época en que tenía muy
poca información. Pediría información sobre todo, porque una vez que me informe,
depende de cómo me informen también, yo puedo saber un poco cómo
van las cosas. Pero si no tengo información ninguna y se limitan a prohibir, prohibir
y prohibir… Yo con catorce o quince años lo estoy deseando, porque eso ha pasado
siempre: como con el tema de amistades: mientras más te prohíban ir con esa
amiga, más estás deseando ir con ella, por lo que sea. Entonces yo principalmente
espero de los padres información”. “Confianza, confianza, todo se basa en confianza”
(adolescentes).
“Les pediría libertad y, a cambio, les daría mi responsabilidad”. “Dime, por qué
no puedo usarlo, si todo el mundo lo usa; por qué es tan malo si para el 90% de
los demás no es malo. Dime el porqué, no que me digas no; con ocho o cinco años
sí, porque con niños pequeños llega un momento en que tú no puedes razonar.
Pero dices: porque soy tu madre y quiero lo mejor para ti. Pero cuando tenemos
ya una edad en la que los padres nos están pidiendo una responsabilidad, una
madurez entre comillas que queremos, dámela. Yo me la voy a ganar también
como hijo. Pero como soy hijo, ahora le quiero decir a mi padre que me explique
los porqués, no que me diga que no sin más, porque ya tengo una edad para razonar”
(adolescentes).
“Yo les diría que hagan un esfuerzo por entenderlo, porque los padres estamos a
veces ahí ‘a por uvas’, que se pongan en lo que estamos ahora, no decir que no
sé lo que es eso, pero sé que es muy malo. No, el padre tiene que hacer el esfuerzo
de intentar enterarse de qué cosas positivas y negativas tiene, porque si
no el otro te va a dar cien mil vueltas. Haz un esfuerzo como padre para modernizarte
y enterarte, que muchas veces no hacemos ese esfuerzo” (padres).
En la encrucijada de las relaciones familia‐escuela
“Hicimos algo en el colegio en el año 2000, cuando ya estábamos con los móviles,
pero es verdad que se podría hacer más. El problema es quién lo hace, y sobre
todo que siempre contamos con los mismos padres. La motivación de las familias
172
Los adolescentes españoles en la era 2.0
173
es complicada”. “En cuanto a las redes sociales y los móviles realmente no hemos
hecho nada” (profesora).
“Creo que sí, el problema de conexión a Internet lo veo mucho más peligroso que
todo lo demás, por el hecho de la movilidad, porque lo tienen encima, porque la
tele no te la puedes llevar encima, la consola tampoco, pero el móvil lo llevas
veinticuatro horas y estás enganchado a algo, a cualquier cosa… Yo estaba enganchada
a los libros; me los tenían que quitar, porque no podía ser que todo el
tiempo libre que tuviera lo dedicara a leer. Pues esto es lo mismo, llevarlo todo el
día y toda la noche, porque un adolescente que esté enganchado, estar a las tres
de la mañana con el móvil […], es muy peligroso por el tema de adicción a determinadas
cosas” (padres).
“Yo creo que a los padres nos preocupa. Decimos: hay que ver que estás enganchado,
pero nos quedamos ahí y creo que es porque, como les afecta, puede alterarnos
más, puede pasarnos factura. Pero como esto físicamente, en teoría,
creemos que no va a hacer tanto daño, al niño le dices: deja ya el móvil, pero no
nos hemos dado cuenta de que realmente puede llegar a causar esa ansiedad,
esa dependencia” (padres).
“También es importante como desequilibrante a ciertas edades para el crío. Pero,
a lo mejor, como padres no nos hemos llegado a dar cuenta, porque no tenemos
tanta información, o no la hemos demandado. Cuando empezó todo el tema de
Twitter, preguntamos por los filtros, pero en el móvil, como los mayores también
la mayoría lo usamos, lo tenemos y estamos dependiendo de ese dispositivo, a
lo mejor no hacemos tanto hincapié” (padres). “Es difícil por la edad; sé perfectamente
que hasta dentro de unos años no lo voy a entender” (adolescentes).
“A los catorce años somos dados a hacer todo lo contrario de lo que te digan”
(adolescentes). “Eso desde el punto de vista profesional: si entra algo en el WhatsApp
y estoy en una reunión, salgo fuera. Hay gente que tiene mucha dependencia y
estoy hablando de gente profesionalmente cualificada, entran con el móvil y tienen
que resistirse: ‘no, si es por si me pone algo mi mujer’. Si te pone tu mujer
algo ya lo verás cuando salgas de la reunión” (padres).
“Yo relaciono el móvil con la droga. Una persona que fume porros todos los días,
si no se fuma un día un porro va a estar muy nervioso; necesita un porro. Yo lo
dejé hace mucho y es mecánico. Con el móvil no me pasa, pero sé que hay mucha
gente que sufre ansiedad. Yo antes tenía terapia y había chicas también, que tenían
problemas de ansiedad por el ordenador, si no podían tener el ordenador o
se ponían muy agresivas y les cambiaba completamente la actitud” (adolescente).
“No acaba nunca la negociación. Este verano era una pesadilla: fiestas del pueblo,
las doce, que más tarde… Antes ya sabías que te la estabas jugando si llegabas
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
tarde; ahora no, no somos capaces de colgar y decir: ‘que te he dicho que a las
dos’. No, ahora toda la noche y dices: qué es esto. Toda la noche negociando la
hora de llegada porque tienes el móvil ahí” (padres).
Preguntas e hipótesis
“Una capacidad más horizontal”. “El poderse dedicar a muchas cosas a la vez;
están mucho más preparados que nosotros. Creo que están mucho más capacitados
para la multitarea, porque están haciendo varias cosas”. “Es estar pendiente
de, no es que se le va la olla: ‘estás pendiente de otra cosa; te estoy hablando y
no me estás escuchando porque estás a otra cosa; estás hablando y se te va la
mano al móvil’. Tu hija te está mirando, pero le acabas de interrumpir la conversación,
tiene que estar pendiente de lo que le contesta éste o el otro y no pueden
dejarlo. No puedes tener una conversación con ella” (padres).
“Voy a hacer de abogado del diablo. Eso nos ha pasado a nosotros con nuestros
padres, estudiando y con la música puesta. Decían cómo podéis estudiar y escuchar
música a la vez, eso es imposible. Incluso cantabas la canción” (padres).
“Ahora es otro paso”. “Yo creo que eso pasa: me conecto, el móvil con el Tuenti
aquí, la tele ahí. Da lo mismo si tu madre te habla; no estás haciendo caso a lo
que te dice” (adolescentes).
“Focalizas en función del interés”. “Si te interesa lo que te dice tu madre sí, si no,
no te está interesando” (adolescentes).
“Claro, el sistema ha creado la televisión, el móvil, mil cosas, que hacen que no
estemos centrados en lo que de verdad es importante”. “Si estás pendiente del
móvil y de otra cosa, puede que estés ligeramente pendiente de verdad de una
cosa, pero no de lo demás”. “Puede que estés pendiente, pero la atención que le
estás prestando en ese momento, no es la misma” (padres).
“Yo vuelvo a relacionarlo con los porros. Cuando empiezas a fumar con trece o
catorce años, ves que todo el mundo fuma y dices: ¡bah, no pasa nada! Una persona
no empieza a fumar con veintidós años; si no ha fumado a esta edad es por
algo y conoce ya lo que pasa. No sé como decirlo; cuando eres pequeño no te interesa
saber qué es lo malo”. “Claro que lo sabes, pero vas al momento, no a lo
que te pueda pasar en el futuro. Con diez u once años no piensas en eso, no, no
piensas” (adolescentes).
“Se supone que le puedes poner filtros en el Facebook, lo puedes privatizar; si
quieres, lo puedes hacer”. “Lo más cotilla del mundo es Facebook… Pero si quieres
ponerlo privado, lo puedes poner” (adolescentes). “Ya, pero vosotros sabéis, por
ejemplo, que si subes una foto, esa foto se queda ahí ya. Tú la subes a un sitio y
174
Los adolescentes españoles en la era 2.0
175
se queda y a partir de ahí alguien puede copiarla en otro servidor; automáticamente
a las doce de la noche se hace una copia de tu servidor y se queda ahí. A
mi hija se lo he dicho: mucho cuidado con lo que cuelgues porque pierdes el control.
Tú tienes una foto de papel en la cartera y es tu foto de papel, si la pierdes
la has perdido. Pero en las redes sociales la estás poniendo en un sitio que […]”
(padres).
A modo de conclusiones de los participantes
“Sobre todo enfocado al tema Internet principalmente, esa relación padres‐hijos,
mucha información, porque creo que en muchos casos estamos, por lo que sea,
por las circunstancias de cada uno, no informados al 100% de las cosas. Nunca se
puede tener en cuenta todo, el mal uso de ciertas cosas”. “Es más, en relación
con los problemas de la adolescencia y la dependencia, el tiempo que dedican a
Internet” (padres).
“Yo creo que lo importante es que tengan responsabilidad en el uso que hacen
de un instrumento muy poderoso. Tienen que ser responsables de lo que significa
tener ese medio tan poderoso y a partir de ahí que lo usen con libertad y responsabilidad”.
“Ésa es la clave; es algo que está ahí para utilizarlo, que es muy bueno
para algunas cosas, pero que hay que saber controlar hasta dónde tienes que llegar”
(padres).
“Creo que es un escaparate que a veces te muestra cosas que son ciertas, pero a
veces transmite mal; no es lo que estás viendo, es una mentira. A mí no me gusta”
(adolescentes).
“Pienso que, en general, malo no es, pero el problema es la edad que tenemos.
Cuando eres pequeño, es malo, porque la gente no tiene control; pero si tú tienes
conciencia de ello, de hecho lo veo como un instrumento que podría ser muy
bueno si se utiliza bien. Si se utiliza mal, pues no”. “Lo que digo es que si haces
un buen uso del móvil no tiene por qué ser un problema” (padres).
“Yo digo lo mismo más o menos: lo que tienes que tener es el valor para saber
decir no, para saber cuándo tienes que utilizarlo y cuándo no. Dominar tú el aparato,
no que él te domine a ti” (padres).
“Importa diferenciar el uso y el abuso y es importante también la formación de
todos. Creo que la formación y la información es fundamental para que ese uso
no se convierta en un abuso. Creo que estamos muy enganchados, pero poco informados
respecto a los peligros, a las características, incluso utilidades, porque
todos usamos WhatsApp o Twitter o Skype, pero nos quedamos sólo en esas tres
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
cosas. Igual que no aprovechamos casi nada nuestro cerebro, no aprovechamos
casi nada de lo que es el smartphone, que tiene más posibilidades” (padres).
7.3 En los discursos de los adolescentes
Sobre el uso
“Sustituye a todos los aparatos porque los recopila”. “Lo uso para todo”. “Sustituye
al portátil a la hora de estudiar en la facultad”. “Desde que tengo móvil, no enciendo
el portátil; es todo por el móvil”. “El salto al smartphone es un salto cualitativo”.
“Es algo social, con lo que interactúas, cosa que no permitía la televisión,
por ejemplo”. “Es un complemento que se ha hecho necesario, como un segundo
yo”. “Te da amistad, te da cariño”.
“La mayoría tenemos móvil con Internet desde hace uno o dos años como mucho,
fundamentalmente como regalo en cumples o Reyes y, en todos los casos, tras
una ‘lucha’ con los padres por conseguirlo […]. La ilusión en tenerlo era para hablar,
por la gratuidad, por las aplicaciones, para usar Internet, por la rapidez, para
localizar a alguien rápidamente, por la instantaneidad…”.
“Los sms han ido quedando en desuso, los correos para algo relacionado con lo
escolar […]. Por otra parte, Twitter=cotilleo y Tuenti es para gente más pequeña;
somos más de Tuenti o de Facebook; los blogs no son lo nuestro”.
“Cuando alguien no responde, empiezas a mandarle nuevos mensajes […]. Por la
hora en que lo has enviado sabes si se ha conectado o no. Y si no ha contestado
porque no ha querido provoca ansiedad y muchos malentendidos, no sólo por el
WhatsApp, también por Facebook […]. Malos rollos posibles por esto […]”.
“Con el WhatsApp se ha perdido la comunicación no verbal; los emoticonos pueden
ser ambiguos […], a pesar de estar pensados para esa comunicación no verbal”.
“Al principio, hay una gran ilusión por tenerlo, viendo cuando lo tenían otros y yo
no […]. Es un avance […]. Si lo usas moderadamente, bien, si no abusas”.
“Lo utilizamos tanto […], porque todo el mundo lo tiene […]. En algunas situaciones,
quien no lo tiene se puede sentir excluido”.
“Darse el WhatsApp es una señal de confianza”.
“Nunca desconectamos, sólo apagamos el móvil cuando no tiene batería. Está
encendido incluso dormidos […]. Te despiertas y tienes un montón de mensajes
[…], que acabas mirando”.
176
Los adolescentes españoles en la era 2.0
177
Sobre prestaciones del soporte
“Sirve para estudiar, porque uno se puede llevar los archivos descargados, los
apuntes, etc.”. “Es algo que te sirve para momentos de ocio”. “Para oír música,
como si fuera un Mp3, walkman, etc.; para almacenar documentos, controlar el
autobús, las paradas; para entrar y participar en las redes sociales; mirar el
tiempo que va a hacer; leer el periódico; descargar fotos; acceder a buscadores
como Google o al correo”.
“Con esto, se acabaron los crismas de felicitación navideña”. “Favorece la sobreprotección
de los padres: como tengo que informar a mis padres constantemente
de lo que hago, porque son sobreprotectores, es una herramienta que es necesaria,
la necesito”.
Protagonismo del WhatsApp
“Se ha hecho para hablar con los demás, para comunicarte constantemente”. “Es
una forma de socialización”. “Ya no es necesario mandar mensajes; sólo en ocasiones
especiales”. “Ya no se tienen miles de mensajes sms sin leer, ni se necesita
el Messenger, ni siquiera el Tuenti ni el chat, porque con el WhatsApp desaparecen
y la comunicación es más rápida”. “Es ir relatando, radiando la vida mientras
uno la va haciendo, aunque sean tonterías. Es como una autobiografía, pero para
cosas importantes no se usa; si te pasa algo de verdad, llamas”. “Es la forma más
habitual para quedar con la gente, con tus amigos, con la gente de tu grupo”. “El
WhatsApp triunfa porque es gratis y porque facilita la comunicación entre las personas”.
Problemas y dificultades
“Siempre con el móvil, escribiendo; a mí me sienta mal, aunque también lo hago.
No sabes si te están escuchando o si pasan de ti”. “La batería se gasta muy rápido”.
“Implica mucho control de lo que hacen las otras personas”. “Supone un gasto
fijo”. “Las llamadas propiamente dichas y más detenidas para hablar se reducen”.
“Se pierde mucho tiempo”.
“A lo mejor el tiempo que he perdido hablando por el WhatsApp lo podía haber
invertido en otra cosa”. “Por la calle, si se va con el móvil, puedes chocar con alguien,
o perderte, o cruzar mal, porque no te enteras adónde vas”.
“Se atiende a varias cosas a la vez. Si estás estudiando, tardas más tiempo que si
no tuvieras distracciones”. “Crea dependencia, pero esto también les pasa a los
mayores”. “A la larga, puede impedir verse para hablar de tú a tú, cara a cara”.
“Abstraerse y estar en tu mundo; quita tiempo, siendo realistas”.
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
Incidencia sobre la convivencia en el hogar
“El WhatsApp lo utilizo a veces incluso para hablar con mi madre cuando está en
el salón y yo en mi habitación“. “Para pedirles algo estando cada uno en un sitio,
como tráeme un vaso de agua”. “Favorece el control de los padres sobre los hijos”.
“Mientras se come, se atiende al WhatsApp”. “Pero permite pasar más tiempo
con la familia, porque puedo ver la televisión con ellos y, al mismo tiempo, atender
al WhatsApp”.
“Ya no es necesario que te llamen al telefonillo para bajar, porque te mandan un
WhatsApp. Tampoco se reciben llamadas en el fijo. Es negativo porque también
lo están usando los padres: hay familias que se han roto precisamente por usar
estas cosas”. “Si el padre está en casa todo el día enganchado, se dificulta la relación
familiar”.
Influencia en aspectos emocionales y de relación interpersonal
“A veces se malinterpretan las cosas al comunicarte con los amigos o conocidos”.
“A lo mejor dices simplemente gracias y el otro dice: ¡uy!, es que sólo has dicho
gracias”. “Para eso están los emoticonos, que intentan suplir la comunicación no
verbal, pero no lo logran bien”.
“A veces, las cosas que se dicen se toman como un juego y no se miden las consecuencias.
Por ejemplo, se cuelgan fotos con ropa interior para que los otros les
digan que están guapas”. “Además, como cada vez se empieza a usar el smart
desde más pequeños […], mi hermana con ocho años ya tiene amigos en Tuenti
[…], no se cae en la cuenta de los efectos que una ocurrencia del momento puede
tener”.
“Es una dependencia, hay que reconocerlo, lo tienes que llevar a todos lados”.
“Si me lo quitan, lo pasaría mal”. “Ninguna de nosotras nos imaginamos vivir sin
él”. “Es una necesidad: para comunicarse con la gente que no está a tu lado”. “Necesidad
de tener contacto permanente con la gente”.
“Es agobiante y estresante, a veces me dan ganas de cargarme el móvil”. “Genera
ansiedad en uno mismo y en los demás, porque no les dejas en paz”. “Produce
ansiedad no tenerlo controlado”. “Crea discusiones con los padres; a mis padres
no les gusta porque dicen que estoy enganchada todo el día”.
“Pero esto engancha también a los mayores; mi padre estaba en contra y al final
es él el que está más viciado”. “Las personas que lo usan son más sinceras o descaradas,
porque dicen las cosas que piensan sin tapujos, al no tener a la otra persona
cara a cara”. “Se pierde la vergüenza, aunque se tenga”. “También se
expresan sentimientos que no son ciertos; en el fondo parece un tipo de falsedad”.
178
Los adolescentes españoles en la era 2.0
179
Sobre aspectos cognitivos
“A veces, parece que atendemos varias cosas a la vez, y en cierto sentido eso parece
cierto. Pero cuando te tienes que concentrar de verdad en una cosa, no puedes
estar atendiendo al mismo tiempo varias cosas”.
“En realidad, cuando estamos con el portátil, el móvil y la tele de fondo, pasamos
de una cosa a otra en función de lo que nos atrapa la atención”.
“Se modifica el lenguaje, se utilizan abreviaturas, cometemos frecuentes faltas
de ortografía: c por z, carencia de h, etc.”. “Se te olvida cómo se escriben las palabras”.
Aspectos negativos
“Se pierde esa comunicación entre personas cuando se encuentran cara a cara”.
“Estamos enganchados las veinticuatro horas del día”. “Dependemos siempre del
móvil”. “Pierdes la comunicación oral”. “Dependiendo de dónde estés, no se
puede utilizar; por ejemplo, si estás en una reunión es de mala educación […]”.
“Provoca dependencia”. “Que la gente pueda estar en todo momento en contacto
contigo; si tiene tu móvil una persona que no te interesa, es algo realmente incómodo”.
“Pierdes la relación cara a cara”. “Aumentan los problemas por malentendidos”.
“Puedes parecer alguien que no eres”. “Peligro de que se pueda usar tu localización
cada vez que usas el móvil; además, provoca dependencia”. “Molesta si no
quieres que te hablen. Engancha demasiado, puede resultar adictivo y ser dependiente.
Puedes descuidar otras cosas por estar pendiente de esto”.
“Pérdida de formas de comunicación más tradicionales, como las cartas y, al facilitar
tanto acciones tan numerosas y variadas, hace que los seres humanos, en
general, estemos menos dispuestos a afrontar grandes esfuerzos”. “Se pierde la
comunicación oral. Si abusas, puede llegar a controlar tu mente. No en todos sitios
hay Internet”.
Aspectos positivos
“Nos socializa con más personas”. “Mejora la comunicación con personas que no
ves a menudo”. “Comunicación al instante y a cualquier distancia”. “Puedes estar
enterado de todo lo que pasa en el mundo o a tu alrededor”. “Facilidad a la hora
de pedir ayuda en alguna ocasión”. “Facilita la comunicación, puedes disponer de
más información y es una distracción fácil”.
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
“Puedes mantenerte informado de lo que pasa a tu alrededor, descargarte juegos
y programas sin necesidad de pagar, subir imágenes a Internet en el momento en
el que haces la foto”. “Comunicación a largas distancias, bajo coste, difusión de
mensajes e ideas, búsqueda de información instantánea, noticias y sucesos al momento,
tanto locales como globales”.
“Hace más fácil la comunicación y el contacto con otras personas. Permite una
expansión de la cultura y los conocimientos, haciendo llegar cualquier información
a personas de todo el mundo”. “Facilita la comunicación tanto a larga como
a corta distancia. Permite obtener resultados con rapidez. Puedes obtener
mucha información. Es muy útil para trabajos y cosas relacionadas con la educación”.
Defensa de los adolescentes frente a argumentos que esgrimen padres y
educadores
— Están de acuerdo en que “conlleva pérdida de tiempo”.
— No creen que per se genere incomunicación y aislamiento, pero, ¡atención!,
pues “creen que sí puede acabar causándolo en determinados casos”.
— Sobre la bajada de atención, argumentan indirectamente que tal vez “haya
varias clases de atención”.
— No obstante, la mayoría de los adolescentes entrevistados estima que, cuando
se tienen que concentrar de verdad, estímulos como los ocasionados con el
uso del smartphone les impiden esa concentración más intensa.
“Consejos” que darían a sus amigos y amigas a la hora de comprarse un
smartphone
— Utilización “con conciencia”.
— Distinguir momentos y espacios para su uso, no dejarse avasallar por este dispositivo.
— Seguir una secuencia educativa, que va del control externo de los padres al
autocontrol.
— Enseñar a controlar, educar en la responsabilidad, esperar eso de sus padres
y educadores.
180
Los adolescentes españoles en la era 2.0
181
7.4 En los discursos de los padres
Sobre el uso del móvil por ellos mismos
“Nosotros tenemos necesidad de usarlo muchas veces por motivos profesionales,
otras para localizar o controlar a los hijos […], aunque hay que reconocer que muchas
veces lo usamos más de la cuenta”. “Como todo, esto tiene sus ventajas y
sus inconvenientes”. “Yo reconozco que a mí el móvil me estresa”.
Sobre el uso del móvil por sus hijos
“No son capaces de vivir el momento en cada situación, siempre pendientes de
algo fuera o lejano, y además al instante”. “Todos juntos y con el móvil funcionando”.
“Ellos dan valor a otras cosas, otras percepciones, ni mejores ni peores;
nosotros damos mucha importancia a la relación cuerpo a cuerpo, directa”.
“En reuniones familiares están con ello, no están en lo que tenían que estar”.
“Están de manera superficial en todos los sitios, de cuerpo presente. Si están con
el móvil, no escuchan, incluso cuando estudian”. “¿No están o es otra forma distinta
de estar?”.
“El paisaje doméstico podría dibujarse con los distintos miembros de la familia
cada uno con su móvil, los chicos con el teclado del PC abierto y de fondo la tele
[…]. No es exagerada esa imagen”. “Son capaces de llegar a muchas cosas […],
aunque no pueden rendir lo mismo así en el estudio”.
“Son bipolares en cuanto a la atención se refiere”. “Son capaces de estar en varias
conversaciones al mismo tiempo, aunque todo de forma diluida”. “Está bien que
lo usen, pero eso va en detrimento de otras habilidades, como jugar, conversar,
etc. Parece que no supieran hablarse cara a cara”.
“El móvil no lo utilizan como tal en el sentido de teléfono convencional, ya que si
les llaman de un número desconocido no contestan, pues piensan: si no está en
mi lista de contactos, no le conozco y, si no le conozco, no le contesto”.
“Igual lo hacen nuestros hijos; el teléfono fijo de casa tampoco lo contestan, pensando:
seguro que no es para nosotros. Quiero decir con esto que la función de
comunicación actual para ellos no es como la entendíamos antes, porque ellos
se comunican sólo con quienes quieren. Eso cambia un poco nuestro concepto
de comunicación telefónica tradicional”.
“El otro día, comiendo con nuestros tres hijos, dieciséis, catorce y siete años y
una prima de diecisiete años, también sacamos el tema. Todos estaban de
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
acuerdo en que el móvil les sirve como instrumento social para comunicarse exclusivamente
entre ellos, de una manera cómoda, fácil, sin tener que moverse
del sillón para ir a coger el teléfono fijo que suena y responder”.
Adolescentes y jóvenes. Cambios según edad y otras variables
“El tema más preocupante está entre los adolescentes en el sentido más estricto
de esa etapa psicológica […]. Los universitarios ya tuvieron un ayer distinto
[…]”.
“El cambio en la percepción del espacio es total […]. También tienen un espacio
más grande para exhibirse, habiendo imprudencias incluso”. “Los introvertidos se
exhiben más y dan un mensaje que no dan en directo”.
Preocupaciones educativas
“Tienen de todo y en esto quieren estar a la última”. “El problema es el demasiado
tiempo que emplean dedicándoselo a esto, además con un uso solitario muchas
veces”. “Hay que ser críticos con esto, pero tampoco es la hecatombe; tiene cosas
positivas”. “En el fondo, tenemos miedo, no sabemos qué hacer. Queremos controlar
y no podemos. Algo se nos escapa de las manos”.
“Por un lado, me da miedo que los niños, con tanta información, pierdan en imaginación
(constatado con mi hija y una prima suya) y, por otro, pienso que quien
no es usuario acérrimo del móvil ve que es bonito a la vez que peligroso, mientras
que el usuario adolescente no ve ese peligro y quizás le falta prudencia”.
“La educación de los hijos es siempre complicada y si, además, nos encontramos
con algunos elementos como éstos, los móviles, Internet, que se escapan de nuestro
control, se complica más esa relación con ellos. Por eso hay que conocer y no
dar la espalda a todos los avances, tanto tecnológicos como los que la sociedad
hoy impone, para poder hablar de tú a tú con los hijos, con estos pequeños adolescentes
que creen saberlo todo, pero que a veces buscan respuestas mediante
una señal de SOS en casa”.
Cambios producidos en el desarrollo adolescente
“Es evidente que se ha adelantado la adolescencia; tal vez tienen menos habilidades
sociales en el cara a cara”. “Mantienen relaciones sociales más amplias sin
moverse de casa”. “Se trata de una nueva sociabilidad que rompe el espacio. Ése
es el gran cambio, pero la relación es menos humana”. “Se ha roto con el concepto
tradicional o más común de intimidad”.
182
Los adolescentes españoles en la era 2.0
183
“Son capaces de decir cosas, a través de este medio, que de otra forma no dirían
[…]. Pero eso, unido al adelanto de la adolescencia, constituye un cóctel explosivo”.
“Con el WhatsApp expresan sentimientos que no dicen en directo”. “Las
cosas más bonitas me las ha dicho así mi hija. El móvil te desinhibe”. “Ellos encontrarán
mecanismos nuevos de comunicación y de relacionarse”.
Peligros, problemas y respuestas educativas
“Yo comparto con mi hijo ciertos juegos o cosas, que le obligan a compartir conmigo
otras. Me obligo a mí mismo a entrar en relación cómplice”. “No hay que
olvidar que hay posibles peligros”. “Su mundo es así y tenemos que entenderlo
así. El futuro es suyo y definirán en los próximos años cómo será el mundo. Se repite
la historia”.
“La clave está en los padres, en la familia”. “Están menos atentos a lo que nosotros
quisiéramos que estuviesen atentos en cada momento”. “Todo depende del uso
correcto o del exceso”. “¿Pérdida de tiempo? Depende del uso, también puede
ser una pérdida de tiempo la tele. Como invento, es un gran avance”.
“Lo que pasa con el móvil ahora no es simplemente una moda; es algo más profundo
y da que pensar”. “Ahora hacen gamberradas para publicarlas; ése es el
problema a veces. Antes hacíamos travesuras y no quedaba registrado. Esto plantea
un problema sobre la permanencia de las imágenes. Hay meteduras de pata
que luego quedan, como vemos en los periódicos y mil anécdotas”.
“Deben los chicos reflexionar sobre las consecuencias de lo que hacen o de lo que
les puede pasar. Gente que se hace pasar por otro; todos podemos contar anécdotas
de este tipo sobre posibles problemas”.
¿Por qué este soporte tiene tanto éxito?
“Porque socializa, porque es un aparato atractivo, que da rapidez, prestaciones,
etc. El móvil es una herramienta; depende entonces del uso que tú le des. Para
nosotros, el dispositivo es nuevo y no sabemos cómo se maneja y ellos encima
se cachondean […]. Yo tengo que cambiar para enseñarles a ellos a usarlo correctamente
y en eso estamos perdidos. La educación sigue enseñando como si no
existiera ese nuevo artilugio; habrá que enseñar de otra manera […]. No sabemos
qué hacer con ese aparato y nos da miedo que nos destroce al hijo […], como
cuando se trata de enseñarles a usar otro objeto potencialmente peligroso”.
“Les da libertad y con eso tienen el mundo a su alcance”. “Cada uno invierte el
tiempo de ocio como quiere y los jóvenes prefieren utilizar las redes sociales por
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
encima de otras cosas; es el uso del tiempo libre. Pero el problema es que va más
allá del tiempo libre y les ocupa demasiado tiempo”.
“La pelota rebota en el tejado de los padres cuando están en casa. Hay que poner
normas, saber cuáles son los problemas”. “El éxito tan grande entre los chicos:
encuentran muchas cosas, se expresan sin tapujos, facilidad para socializarse”.
“Se leen 300 historias de 300 personas, como leer muchos libros”. “Es algo cómodo
para muchas cosas: controlar‐organizar las relaciones con los amigos; también
lo utilizan para música, o para ser guay”. “Evolucionan de una red a otras;
son modas”.
Necesidad de narrar sobre la marcha
“Esto es algo intrínseco al ser humano y esto lo facilita. Como siempre, pero superfacilitado”.
“Nosotros mismos hemos formado un club de chats entre los hermanos
ya todos casados”. “Agrada compartir, con su punta de humor a veces, lo
que se está haciendo, dentro de una superficialidad de mensajes”.
Descripción del concepto
“Dependería del tipo de persona, aunque en todo caso es un aparato para estar
comunicado y también para estar atado, para obtener al momento informaciones
útiles, localizar a amigos de la infancia. Permite estar comunicado con quien quieras
para lo que quieras, en cada momento; ver incluso a la persona en un próximo
futuro, lo que es un avance; acceder a informaciones inmediatamente; instrumento
de comunicación e información, accesible en todo momento”.
“Hay que saber usarlo en cada momento, ir hacia el autocontrol”. “Depende de
cómo se haya educado en el buen o mal uso; primero están las personas y luego
los aparatos. Hay que enseñar las cosas básicas de siempre”.
Diferencias chicos‐chicas en el uso del smartphone
“Los chicos son más de juegos y las chicas de las redes sociales, repitiéndose los
roles de nuestra cultura. Los chicos son más escuetos”. “Yo creo que las chicas se
comunican más a través de este medio, pero es así también, en general, cuando
hablan entre sí; se cuentan más cosas”.
Privacidad
“Se ha perdido y/o se puede perder, aunque se tenga cuidado […]. Hay que enseñar
habilidades ad hoc y ser prudentes […]. Quizás ha cambiado el concepto de
privacidad, hay más desinhibición; dicen lo que quieren y a los que quieren […].
184
Los adolescentes españoles en la era 2.0
185
Hay evidentes problemas […]. Conciencia de cambio, pero desconcierto […]. El
otro día el mismo médico: ‘oye, envíale a tus amigos la foto de operado de apendicitis’
[…]. Tuenti está más protegido y da más seguridad”.
Sugerencias educativas concretas
“Hay que enseñarles que cada cosa tiene su momento. Los padres tienen que
aprender, complicidad, verbalizar las prioridades, enseñar inteligencia emocional”.
“Es importante no salirse de su mundo, enseñar normas elementales de uso en
el momento y situaciones adecuados; decirles cosas muy elementales de buena
educación; saber poner pautas, poniéndolas desde temprana edad. El móvil es
como el caso de la tele: cada cosa tiene su momento. Es importante saber de lo
que estamos hablando, ponerles ejemplos de que es absurdo el uso a veces, inculcarlos
el respeto por las personas, no ser esclavos. Han cambiado tantas cosas
(espacio, distancias, tiempo). Hay que dar normas y que hagan uso en función del
contexto”.
“Hay que enseñar a verbalizar, a decir las cosas”. “Las normas a veces implican
prohibiciones. Yo a veces soy dictatorial. Hay que ir del heterocontrol al autocontrol,
conociendo antes y siempre ese mundo”. “Sí, mi hija tiene el ordenador, pero
no da problemas y hace las cosas bien; si no, pues no lo tiene”.
“Tú eres dueño de hacer esto o aquello; hay que aprender a ser dueño”. “Educaraprender
a tener criterios y usar esto con criterio, razonablemente”. “Hay padres
que no saben absolutamente nada; tienen que aprender esto, conocer esto”. “Entrar
en el mundo de ellos; para educar tienes que conocer”.
7.5 Anecdotario, tics y conductas reflejas
— “En mi familia, ahora quedarse sin móvil es un castigo. Como hay pocas cosas
que les importen a los críos cuando hacen algo mal, se les castiga con esto.
Por ejemplo, mi hijo pegó e insultó a su hermana, con muy mala leche, y se
quedó quince días sin móvil. Y ayer a la nena, como le dijimos que recogiera
la cena y no hacía caso, también la castigamos con eso. Creo que es la nueva
arma de castigo que tenemos los padres, ya que eso sí les afecta y entonces
empiezan a mendigar perdón” (madre).
— Varias amigas sentadas en una cama, hablando entre sí por el WhatsApp.
— La misma escena, en un lugar de ocio, intercambiando mensajes a través del
móvil, con los presentes y con los ausentes, en un círculo real y otro virtual
mezclados.
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
— Llamar la madre a los hijos o al marido para que acudan a comer a través del
WhatsApp.
— Llamarse por WhatsApp madre e hijos estando en la misma casa, es una anécdota
referida prácticamente en todos los grupos de discusión.
— Estar viendo la tele y, de forma continua, transmitir a los amigos los comentarios
o reacciones que suscita lo que se está viendo.
— Grupo de WhatsApp creado por un profesor de historia del arte, con sus nueve
alumnos, y transmitirse información, por ejemplo, desde un museo que se
está viendo.
— Profesor que utiliza el WhatsApp para dar ánimos a sus alumnos en el último
momento antes de entrar al examen de selectividad.
— Salir de casa, comprobar que no se lleva el móvil, no poder aguantar la ansiedad
y tener que volver a casa para hacerse con él.
— Palparse repetidamente el bolsillo, de manera compulsiva, a ver si se lleva o
no el móvil.
— Creer que ha sonado el móvil sin haberse producido ningún ruido, o tratar de
coger el propio cuando el que ha sonado es otro.
— Bebés que juegan con la pantalla, dándole con el dedito, estimulados por la
forma, el color, el movimiento.
— Llevar el móvil en la mano y no ser consciente de ello.
— Inventarse aplicaciones para justificar una tardanza en la llegada al colegio o
a casa.
— Adolescentes que ponen una especie de parapeto en el pupitre para ocultar
detrás el móvil en clase, sabiendo que está prohibido.
— Utilizar el móvil para hacer chuletas para los exámenes.
— “Una vez se le estropeó el móvil a mi hijo y lo primero que me dijo fue: ‘¿Y
ahora cómo quedo yo con mis amigos?”.
— “Una vez llamé por el WhatsApp a mi marido, que estaba en otra habitación
de la casa, con tal de no levantarme y decírselo directamente”.
— Banalización de fórmulas archirrepetidas y convertidas en rutinas, como la
abreviatura “tqm” (te quiero mucho), que no es propiamente una manifestación
de afecto, sino una forma de despedirse como cualquier otra.
— Comunicarse con los padres a través del WhatsApp para negociar sobre la
marcha que se va a llegar más tarde a casa, con lo que los padres se tranqui‐
186
Los adolescentes españoles en la era 2.0
187
lizan, pero al no llegar a la “nueva hora convenida”, se genera ansiedad, entrando
en un círculo vicioso, que en la práctica hace estar en vela a padres
preocupados.
— Llevar el móvil a los sitios más insospechados, como el baño.
— Estar esperando nervioso a que el avión aterrice para utilizar el móvil.
— Hablar de banalidades en voz muy alta nada más subir al AVE.
— Abuelo y nieto que se han “reencontrado” afectivamente a través del uso frecuente
del WhatsApp, enseñado por el menor al mayor.
— Mirar de reojo cada dos por tres al móvil “por si acaso”, convirtiendo eso en
una rutina y hasta en un tic nervioso, que provoca que el interlocutor saque
la conclusión de que no se le está escuchando.
— Colocarlo en la mesa, al lado de los platos y cubiertos, mientras se come, importando
sobre todo tenerlo siempre a la vista y al alcance, sin que baste tenerlo
en un bolsillo.
— Verdadera incapacidad para no responder sobre la marcha a un mensaje en
WhatsApp, incapacidad para contener ese impulso reflejo.
7.6 Resumen de los aspectos más significativos en los relatos de los
adolescentes
— Algunos ven diferencias de uso en función del género. Sin embargo, “las redes
sociales han contribuido a la igualación chicos‐chicas en cuanto a esto se refiere
y todo depende de cada persona”. “¿Diferencias entre chicos y chicas?
Las chicas lo usan para más cosas. En términos generales las chicas cuentan
más cosas y los chicos son más escuetos y más de uso lúdico del móvil, aunque
no hay que ser tajante en esta afirmación”.
— La estrella es el WhatsApp, favorecido su uso por la gratuidad. Empezarían
por permitirlo a los catorce años, como edad estimativa.
— Son partidarios de normas razonables de uso, caminando hacia la autogestión
y el autocontrol.
— Les genera una gran ansiedad prescindir del móvil.
— Sus hermanos más pequeños son los auténticos nativos digitales.
— El dispositivo, en cuanto tal, es ambivalente, todo dependerá del uso. Reconocen
que el que ellos hacen es excesivo, pero no dejan de hacerlo.
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
— No debemos generalizar, el uso del smartphone es indudable, pero hay variedad
entre los adolescentes; no todos lo utilizan en igual medida e igual implicación.
— El uso de este dispositivo está situado para ellos en el ámbito social‐comunicativo,
lúdico, y en el puramente banal.
— La mayoría de sus padres son sujetos también introducidos en el mundo tecnológico.
“Todos enganchados”, sería un buen titular, a su juicio.
— De facto, reconocen que no podrían prescindir de él, sintiendo ansiedad
cuando no hay cobertura, o falla por cualquier motivo.
— La generación de hábitos, incluidos los compulsivos, es indubitable.
— Todos admiten cambios en sus vidas al hilo del uso del smartphone.
— Reconocen también que el uso del smartphone les quita tiempo para otras
cosas.
— Lo de multitarea y multiatención no lo experimentan como un cambio consciente
en ellos.
— El concepto de smartphone para ellos se resume en “siempre encendido, siempre
comunicados”. Lo explicarían también afirmando que se trata de “una paradoja”,
por su ambigüedad. Otra variante del concepto es “todo en uno”, pues
intuitivamente le sacan provecho sobre la marcha para una cosa u otra. O,
como dicen otros: “Un aparato que hace de todo menos cocinar”.
— La verdadera revolución ha tenido su origen en la conexión a Internet, que ya
la venían utilizando con otros soportes, como el PC.
— Reconocen que el sentido de la privacidad ha cambiado, pero no saben cómo
manejar esos cambios.
— Conocen los peligros de la exposición pública en el ágora virtual, pero no dan
el salto a estrategias seguras para precaverse; en cualquier caso, siempre les
quedan dudas.
— El camino emprendido no tiene vuelta atrás para ellos: “Si desapareciera el
smartphone, sería una desesperación y frustración”. “Dependemos cada vez
más para entretenernos y comunicarnos entre nosotros”. “Es difícil ya volver
atrás”. “Si desapareciera, ya no podríamos quedar con nuestros amigos”. “Es
fundamental para comunicarnos entre nosotros”.
— La mayoría tiene este tipo de móvil desde hace no mucho tiempo y su uso comporta
un cierto carácter iniciático en torno a esto, vinculado a su desarrollo
grupal y psicosocial. Lo compraron o se lo regalaron porque “era su gran ilu‐
188
Los adolescentes españoles en la era 2.0
189
sión”, “por su baratura y comodidad de uso”, “para ser, tener, hacer lo mismo
que los demás chicos y chicas”.
— Pero lo más notable y significativo es que esta generación lo contempla como
un instrumento más, metido totalmente en sus vidas y cuyo uso (cantidad, calidad)
será el que marcará unos efectos u otros en el desarrollo personal.
— Secuencia histórica seguida por ellos: sms‐Tuenti‐Facebook‐WhatsApp.
— Escenario familiar: ordenador, tele y móvil al lado. “Estás incluso estudiando
y tienes el móvil al lado, por si acaso”. Reconocen, en el fondo, que “puede
perturbar y perturba el yo‐tú cara a cara y la no concentración”.
— Principal uso del móvil, de más a menos: WhatsApp; llamadas; Twitter o Facebook;
música; juegos; informaciones puntuales; raramente algunas dudas
relacionadas con estudio, ganando en tales casos en rapidez frente a tener
que acudir para lo mismo al ordenador.
— Relaciones sociales: “Es complejo, porque una cosa es conocer a alguien por
Facebook y otra conocerlo cara a cara”. “Aunque sigue siendo deseable, no
siempre prima el cara a cara”. “Distinguimos bien entre amigos, conocidos y
relacionados”. “Puedes adelantar algo y luego verte”. “Cada vez se coge más
confianza con quien te relacionas a través de esto”. “Pero es ambiguo, para
bien o para mal, con sus ventajas e inconvenientes”. “A veces camufla o facilita
cobardías, no dar la cara. Una novia o un novio te deja a través de un mensaje;
no tendría que pasar, pero ocurre muchísimo”.
— “Ha cambiado el concepto de lo privado, ahora todo es público. Cuentas cada
hora lo que haces, quién eres, dónde estás… A veces se cuentan las cosas
como exhibición, para presumir”. “Hay como necesidad de narrar en continuo,
con su punto de morbo”. “Es como un diario personal, pero hecho público”.
— Hay diferencias entre ellos: “Hay gente que cuenta mucho y quien no cuenta
nada, quien pone muchas fotos y quien no pone ninguna, quien las pone para
que otras las vean y las comenten. Todo siempre en el filo de la navaja, la ambigüedad”.
— “Hemos cambiado: lo primero que hacemos es ponerlo en funcionamiento”.
“Nada más levantarme, conforme voy al baño, voy mirando”. “Hay gente que
está más pendiente del móvil que de lo que hace: baila en una discoteca, pero
está más pendiente de lo lejano […], como quien no disfruta de ver un cuadro
sino de fotografiarlo”. “Pones las cosas en Twitter para que te respondan, con
algo de competitividad: a ver quién pone más cosas, más seguidores, a quién
le responden más, competir sobre el número de amistades…”.
— Principales problemas: depender demasiado, estados de ansiedad consiguientes,
malas interpretaciones, perder la relación cara a cara, dejar de hacer otras
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
cosas importantes, “que gente a la que no conoces sepa de tu vida y te controle”.
— “Hay que saberlo utilizar. Hay pérdida de privacidad, si no eres cuidadoso y
prudente, sin olvidar que de todo queda huella. La verdad es que tú puedes
elegir”.
— Conocen el tema de los hackers, etc. Conocen en algunos casos problemas de
“hacer la vida imposible a un compañero a través de esto. Amenazas: el bulling
puede darse así de manera cobarde y anónima”.
— “Depende, pero puede generar incomunicación y aislamiento […]. No baja la
atención per se […]. Esos problemas los ha habido siempre […]. Yo soy hiperactiva
y no es por esto; siempre ha habido gente distraída y en la luna, pero
ahora esto puede distraer”.
— Generalmente, está prohibido en los centros, “pero todo el mundo lo lleva”.
“La distracción puede darse, está ahí la tentación. Pero hay muchos profesores
que pasan del tema móvil y muchos compañeros utilizan trucos para ocultar
que lo están utilizando”.
— Así piensan de sus padres y de otros adultos: “Hay mayores enganchados, mi
madre está enganchada. No es cuestión de edad”.
7.7 Resumen del relato de los profesores
Influencia en la estructura cognitiva de los alumnos
“Desde muy pequeños ya se están introduciendo en ese sistema y están influenciados
a la hora de aprender”.
“La captación de estos chicos en el aprendizaje a través de imágenes es mucho
más fuerte que la propia palabra”.
“Los procesos de síntesis y análisis son mucho más visuales en estos chicos”.
“¿Para qué voy a memorizar cuando eso lo encuentro en Google?, piensan los
chicos”.
“Utilizar las nuevas tecnologías, y en concreto el smartphone, en el aula para el
aprendizaje por descubrimiento puede ser una iniciativa interesante. Yo lo he experimentado
con los alumnos”.
“Estilos de enseñanza mucho más relacionados con la búsqueda, resolución de
problemas… Aprendizaje más participativo, eso es lo que habría que procurar”.
190
Los adolescentes españoles en la era 2.0
191
“Cuanta menos información les doy, más atractiva les resulta la práctica, más
afianzan sus conocimientos”.
“En la parte cognitiva, es bastante importante ahora observar y reflexionar sobre
cómo procesan esa información. Creo que ha cambiado muchísimo”.
“Hay un aprendizaje a partir de la imagen y de lo táctil, entre estas nuevas generaciones”.
“La escuela hoy en día no está preparada para alfabetizar a los alumnos y que
comprendan ese lenguaje. No sé hasta qué punto dominamos este nuevo lenguaje
para enseñárselo”.
“Hay que educarles en la responsabilidad en el uso; ése es el reto”.
“No tiene sentido prohibirlo; es una herramienta”.
“Hay que enseñarles unos límites y una responsabilidad en el uso del dispositivo,
tanto los padres como los profesores”.
“El problema es que les falta la alfabetización de la imagen. Tienen que aprender
a leer imágenes; están saturados de ellas, pero les falta capacidad o competencia
para leerlas adecuadamente”.
“No sé muy bien en qué parte del currículo del aula se entra en la alfabetización
de las imágenes; ahí tenemos un déficit en el currículo escolar, más allá de lo que
cada profesor pueda hacer en su clase enseñando a sus alumnos.”
“Ante una imagen soy pasivo, la veo y no actúo, no me provoca nada o tengo que
actuar ante esa imagen”.
“Nosotros nos hemos ido adaptando, ellos han nacido con eso”.
“Hay diferencia a la hora del manejo; con seis años buscan información, buscan
juegos con mucha autonomía. Además, ven a sus hermanos mayores, se fijan en
lo que hacen y ni siquiera preguntan: miran y en cuanto se va el mayor lo hacen”.
“Ellos han nacido con esto, pero nosotros necesitamos una adaptación muy rápida”.
Conclusión: “Están preparados cognitivamente, tienen la capacidad para manejar
el smartphone, pero hay que educarles y enseñarles de forma correcta y práctica.
Les gusta aprender a través del aprendizaje por descubrimiento. El alumno quiere
ser sujeto activo. Pero estamos muy lejos de hacer las cosas así. De momento
todo esto es preocupación educativa y poco más”.
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
El smartphone, ¿herramienta didáctica?
“Saben manejarlo, pero no le sacan el partido que nosotros, educativamente, quisiéramos
sacar”.
“Ellos no saben utilizar todo el potencial que les da Internet en sí”.
“Me piden permiso para utilizar el smartphone para descargarse el libro de Internet”.
“Para poner música”.
“Poner presentaciones en PowerPoint; hay un app que lo puedes conectar a un
ordenador”.
“Utilizar como herramienta de trabajo, ahí está el reto”.
“Herramienta que todos utilizan […]. Es lo que va a convivir con ellos”.
“Es la era 2.0. Hoy el smartphone sustituye a la cámara fotográfica, al PC, al teléfono,
a los mensajes, al tarjetero, a la televisión, a la tarjeta de embarque, al monedero…”.
Conclusión: “Que sea un medio y no un fin”.
El smartphone en relación con las inteligencias emocional y social y su enfoque
educativo
El grupo de mayor riesgo, sobre posibles problemas, en el uso de los smartphones
es el de los adolescentes, debido a las características de la etapa evolutiva, junto
a la familiarización en el manejo, el fácil acceso, la interacción con sus iguales o
el ocio que pueden encontrar en él.
A veces, el smartphone o las redes sociales son un instrumento prioritario de ocupación
y dedicación. El hecho de comunicarse virtualmente puede enmascarar
necesidades psicológicas.
Determinadas aplicaciones o redes sociales pueden crear una falsa identidad y
contribuir a distanciarse de la realidad.
Es importante el profesor como mediador.
Habría que pensar sobre la inmediatez y las respuestas no pensadas y reflexivas
que producen la tecnología y que llevan a no superar la frustración.
También habría que mencionar la cultura de la intimidad. ¿Están educados para
proteger su intimidad?
Una de las ventajas es la cercanía con personas que están lejos físicamente.
192
Los adolescentes españoles en la era 2.0
193
Las siguientes expresiones textuales son reflejo de lo anterior:
“A nivel del autoconcepto de lo que piensa uno de sí mismo y demás, el tipo de
comunicación por este medio tiene su importancia”.
“Mucha, tal vez demasiada, intimidad en lo que transmiten”.
“Importa hoy resaltar la educación en valores, más que la transmisión de contenidos,
de información”.
“Tendríamos que enseñarles a autoeducarse en valores”.
“En este momento es más urgente que nunca la educación en valores”.
“No solamente para los chavales, nosotros los profesores también tendríamos
que autoeducarnos en valores, en el contexto de este problema.”
“Los adolescentes de hoy tienen un déficit en la gestión de las emociones”.
“Tienen carencias a la hora de gestionar las emociones porque viven de lo inmediato
y esa inmediatez para resolver un conflicto crea pánico, vértigo y entonces
viene la frustración y otra serie de problemas. Ese vértigo se aprecia, entre otras
cosas, en el uso que hacen del smartphone”.
“El nivel o tipo de comunicación ha cambiado totalmente. Les permite estar conectados
todo el día”.
“Pueden crear hábitos específicos de conducta y en casos extremos alteraciones
de ánimo y conciencia, así como adicción”.
“Si uno observa a los chicos y se pone a pensar a propósito del uso de estos móviles,
ve muchas cosas negativas”.
“Llegas a tener tanta familiaridad de amistad que pierdes las formas y los modales
en la manera de expresarte con la gente”.
“Se pueden romper relaciones”.
“Se comunican entre ellas por WhatsApp, aunque estén al lado, porque a ese cuchicheo
de decírselo al oído no se atreven”.
“Hay un espacio virtual, tú antes te sentabas en el autobús y hablabas. Ahora es
imposible, te aíslas del que está a tu lado”.
“Utensilio muy práctico para aislarte”.
“Crea dependencia, te absorbe”.
“Hay mucha protección de la intimidad, y luego son como un libro abierto al Twitter
para poner con quién están, con quién han roto y no tienen ningún pudor en eso”.
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
“En el cara a cara pierden habilidades sociales”.
“En un texto escrito a través del WhatsApp se pierde el tono de una frase, el escuchar
la voz, el gesto, la postura del cuerpo”.
“No puede sustituir un móvil a las relaciones personales, pero puede convivir”.
“La comunicación no verbal, y creo que toda esa parte, se está perdiendo, el hablar
cara a cara y expresar un sentimiento”.
“Produce ansiedad y ese problema hay que saber afrontarlo y gestionarlo”.
“El smartphone ha creado dos mundos”.
“Es inmediato para todo, también para transmitir sentimientos y emociones”.
“¡No puedes estar en dos sitios a la vez! Desde que existe el smartphone es mentira,
no cabe excusa”.
“El cambio en la comunicación de las personas. Para la gente joven no es un cambio,
para ellos es su realidad; el cambio sería si se lo quitaran”.
Otras observaciones sobre cambios diversos
“La palabra nuevas tecnologías ya no tiene sentido. Nuevas tecnologías serían en
su día las que ellos viven”.
“El concepto amigo también ha cambiado. ¿Qué considera ahora un joven qué
es un amigo? Posiblemente alguien con el que tiene un contacto”.
“En las redes sociales, tendrían que tener un apartado que fuese amigos, conocidos
[…]. Todo el mundo tiene acceso a la misma información que yo pongo en la
red”.
“Todo el mundo tiene acceso a la misma información, pero no todo el mundo que
tienes en la red tiene la misma relación contigo”.
A vueltas con el controvertido tema de la atención
“Una sobreestimulación de diferentes cosas, datos y elementos que forman un
conjunto que, por fuerza, cuando menos tiene que ser problemático”.
“El problema que puede generarse es no tener suficiente capacidad de concentración.
Para aprender se necesita concentrarse; no vale estar con múltiples tareas
abiertas, porque al final no se cierra ninguna”.
“Siempre están conectados y eso tiene sus consecuencias sobre la atención, por
más que veamos que hoy ellos parecen estar pendientes de varias cosas a la vez”.
194
Los adolescentes españoles en la era 2.0
195
“Yo sí creo que, tal vez, se esté generando entre estas generaciones un nuevo tipo
de atención. A pesar de todos los pesares, yo constato que luego los alumnos responden;
es decir, yo no le echo la culpa de los malos resultados de algunos al
tema de los móviles”.
8. Conclusiones de la investigación
8.1 Desde el marco perceptivo de los datos obtenidos
El “enganche” al smartphone es generalizado y parece imparable su amplificación.
Todos, jóvenes y mayores, están progresivamente entrando en esa nueva era comunicativa,
aunque, por razones obvias, preocupe la educación de los menores
en el control y buen uso del dispositivo. Pero todos están sujetos a los mismos
posibles problemas de ansiedad y de adicción, cuando algo falla o frustra al respecto
de ese uso. Como todos también gozan de las ventajas indudables que el
dispositivo ofrece.
El WhatsApp es el símbolo, el icono más representativo de todo lo que es y significa
el smartphone. Una buena música se puede escuchar a través de otro medio,
pero esa comunicación inmediata y al alcance de la mano las veinticuatro horas
del día, no. Eso lo proporciona el WhatsApp. Es el verdadero valor comunicativo
añadido, el plus que se suma al “todo en uno” que concita el smartphone.
El adelantamiento progresivo de la edad a la que los padres, en proporción creciente,
están regalando este dispositivo a los hijos menores refleja, por un lado,
la influencia de una sociedad del consumo “de lo último”, junto a la fascinación
generalizada hacia todo lo tecnológico. Por otro lado, es evidente que el uso de
un smartphone por parte de un menor constituye cuando menos una cuestión
educativamente preocupante. La percepción es que ha cogido desprevenidos a
todos, también a la educación con sus dimensiones y tareas, y entre sus principales
agentes, a los padres y a los profesores.
Por su parte, los menores, niños y adolescentes, están introduciéndose de manera
espontánea y natural, ausente de miedos y de prejuicios, en algo que forma parte
de “su” mundo. El aprendizaje de los chicos en todo esto sigue una secuencia habitual
en el aprendizaje de conductas y hábitos consiguientes: ver‐interesarse‐mirartocar‐
observar‐imitar‐ensayo y error‐desearlo‐tenerlo‐lograrlo‐usarlo.
Antes de referirnos a estrategias educativas sobre el uso razonable de este dispositivo,
vale la pena advertir que hay que situarse ante la cuestión como algunos
hemos defendido desde hace tiempo en relación con el uso de otros medios,
como el de la televisión, pues para ambos casos siguen siendo válidas considera‐
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
ciones análogas. Todo es cuestión de sentido crítico en el más amplio sentido de
la expresión: ofrecer‐enseñar‐tener criterios, poner algunas normas y ser firmes,
no ocultar los problemas posibles, que los hay, aunque no haya que ser alarmistas,
siguiendo un camino deseable que se establece desde el heterocontrol al autocontrol.
Los smartphones no han inventado o creado los problemas de los adolescentes
actuales. Simplemente ofrecen un nuevo escenario de y para sus vidas, en una
etapa en la que los procesos de socialización y de apertura al “otro” y a “lo otro”
son fundamentales para la construcción de su personalidad.
Hay acuerdo, basado en una filosofía del sentido común, en que “no se pueden
poner puertas al campo”. Hay que tratar de guardar un difícil equilibrio, tal vez
siempre en el filo de la complejidad y de las contradicciones, ante algo que avanza
muy deprisa siempre por delante y que presenta, como el Jano bifronte, una doble
cara, como queda dicho en este estudio y los propios adolescentes reconocen.
La falta de orientación y el desconocimiento generan inseguridad y desconfianza
en las familias. Pero llama la atención que todavía no se haya afrontado este reto
con realismo en los ámbitos domésticos y colegiales. La conexión escuela‐familia
es también fundamental, como en tantos otros aspectos de la educación.
Existe entre los mayores, padres y educadores, una especie de compás de espera,
“a ver cómo van las cosas”, mientras los más jóvenes están actuando en torno a
esto con la mayor naturalidad…, y voracidad. El efecto imitación es fundamental,
por ser connatural en el adolescente: ser como los otros, no sólo teniendo el
smartphone (y cuanto antes mejor), sino también atreviéndose a enviar el mismo
tipo de fotos, mensajes, etc.
Nos hemos encontrado con un dispositivo dotado tecnológicamente de muchos
atributos y posibilidades, que ha supuesto un gran avance. La televisión, por ejemplo,
es pasiva. De hecho, no ha logrado la interactividad, si no es ayudada por premios
o apoyada en Internet; mientras el smartphone propicia la interactuación y
además la facilita, poniéndola al alcance de la mano a través de un objeto del
que, entre otras cualidades, se valora especialmente su portabilidad.
Los adolescentes más pequeños saben (=se les dice) que puede producir problemas,
pero no procesan de facto esos mensajes suficientemente. Al respecto, hay
campañas en los colegios, a las que acuden incluso policías especializados, que
hablan a los chicos de estos problemas, pero esas acciones son aún incipientes y
escasas. En este sentido, habría que caminar socialmente hacia el concepto de
“seguridad informática” –como dijimos al principio de este estudio–, pues cabe
preguntarse razonablemente si nuestros alumnos están bien protegidos. Como
hay que insistir también en la necesidad de establecer objetivos, como el de una
196
Los adolescentes españoles en la era 2.0
197
verdadera educación emocional, aspecto hacia el que apuntan los profesores de
nuestra investigación.
La navegación y comunicación seguras han de venir de la mano de la educación
y no exclusivamente de la limitación de la libertad. Muchos coincidimos en que
lo importante no es tanto la tecnología, sino el hecho de que la relación con los
alumnos, con los hijos, etc., se sitúe en el siglo en el que han nacido y viven estos
chicos.
Hay algunos expertos, desde las áreas de la sociología, que se están ocupando
con cierta profundidad de lo que esta nueva era comunicativa significa. Traemos
a colación algunas de las aportaciones de Sádaba (2012): “Es como si esta nueva
socialización digital suplantara o colmara las necesidades básicas de interacción
que no se logran o llevan a buen puerto en nuestra vida offline. Somos muchedumbres
solitarias con millones de uniones electrónicas, pero incapaces de cruzar
más de tres frases con el vecino de enfrente […]. El ‘yo vulnerable’ toma cuerpo
a partir de sus contactos: somos en tanto atesoramos listas interminables de supuestas
amistades. Este manejo informático del self acarrea una lógica de construcción
identitaria que, en tiempos de volatilidad y desregulación, parece
funcionar muy acorde con los tiempos: somos curriculums virtuales en construcción
permanente”.
“Junto con el teléfono móvil, las redes sociales han inaugurado también una época
de ‘disponibilidad permanente’ hacia el otro (otro imaginario), una vida de conexión
ininterrumpida donde no existe la ausencia. La telepresencia, la sensación
de contención, de sentirse rodeado durablemente por los demás (o por sus fotos
de contacto, sus mensajes, sus llamadas, sus comentarios, etc.) produce un espacio
donde no hay cabida para el apagado o la desconexión. El deseo de estar
siempre apto/apta para la comunicación genera la sensación de una eterna vinculación
colectiva o presencia grupal”.
Vale la pena acudir a reflexiones como las que acabamos de citar, porque en los
discursos sociales sobresale a veces una visión problemática sobre la cuestión
que hemos planteado, como si el contacto con el smartphone nos hubiera cambiado
a todos la vida “para mal”. Baste acudir a muchos de los dibujos, viñetas y
vídeos cortos que circulan por la red, que reflejan esa perspectiva. Nadie ignora
la posible existencia de problemas físicos por un uso incorrecto del dispositivo,
como literalmente “dormir con él”, problemas en la elaboración del lenguaje o
en la suplantación de la identidad, cuando se salen de un círculo que no controlan,
o con gente que los padres no pueden controlar. Pero aquí no se agota la cuestión
del smartphone y el uso que se hace de él, con incidencia especial en el mundo
joven, núcleo de nuestra investigación.
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
El adolescente actual, apoyado en medios como este dispositivo, tiene necesidad
de contar enseguida lo que hace, como le ocurre al ser humano en general. “Los
chavales tienen necesidad de que los demás sepan: “Como todo el mundo se lo
cuenta, tú quieres que los demás sepan que tú lo haces”.
Afirman los padres, “el concepto de intimidad ha cambiado y nosotros no podemos
controlar esto (fotos, etc.); si somos sinceros, no sabemos lo que tienen o se
envían, por mucho que se lo digas; esa etapa es muy complicada. Claro que el
concepto de intimidad, de lo público y privado de las personas, ha cambiado en
la sociedad actual, pero para todos”.
Sin salirnos del tema que nos ocupa, hay que reconocer que no pocos adultos
han entrado en esa dinámica de “publicar lo personal” a todas luces excesiva:
“gente de cuarenta años contando cosas de su familia, enviando fotos, etc.”; “amigas
que cambian la foto del WhatsApp cada dos días”; “a la gente le gusta exhibirse,
sobre todo a los adolescentes, pero también a los mayores, que, a través
del smartphone, opinan de lo que otros han puesto. Es como un bucle y a veces
esas opiniones y contraopiniones sobre cosas dichas, fotos colgadas, etc., pueden
ser peligrosas”.
Los adolescentes tímidos también se pueden expresar por este medio, ahora que
no se escriben cartas. Esto las ha sustituido, ni siquiera se lleva ya el email, que
ha quedado desfasado entre ellos. Por otro lado, la autoimagen se nutre del feedback
que les llega a los jóvenes y esto puede hacer daño a veces por comentarios
o cosas por el estilo; también por silencios que pueden resultar expresivos. Ahora
nadie está protegido; un comentario puede ser muy destructivo para un chico o
una chica a través de una opinión que en dos minutos llega a todo el mundo.
Esa comunicación de sus intimidades es para hacerse y ser populares. “Las niñas
se ponen preciosas y monas para lucirse en las fotos que cuelgan, pero lo que de
verdad les importa a los adolescentes es no ser o parecer raro ante el grupo. Hay
que entrar en el mismo juego de sus iguales; esto siempre ha sido así, no quieren
ser diferentes ni marginados.
No ha dado tiempo a hacerse con el problema ni a educar a los menores para
esto. No ha habido ni formación ni información; ellos van muy por delante: “ellos
saben más que nosotros, vamos siempre con retraso, los chicos enseñan a los
adultos”. Por otro lado, la ansiedad está siempre presente en la relación padreshijos
–como se verá a continuación–. El dispositivo no la produce en cuanto tal y
por sí mismo, sino la situación, pero la mediatiza, como hemos constatado en esta
investigación.
Así se han expresado los padres y madres: “Éste es un aparato del diablo, un mal
necesario”. “Ellos han perdido en el fondo la libertad, porque están controlados,
198
Los adolescentes españoles en la era 2.0
199
están pillados, digan lo que digan”. El tema de la ansiedad planea todo el tiempo
en relación con la educación de los hijos. Hay una necesidad de calmarla y esto
pasa hoy en muchas ocasiones a través de este aparato, que la mediatiza, en un
sentido u otro. También el móvil es una excusa para el juego del escaqueo, citando
expresiones como ésta: “Te dicen: no había cobertura, etc.; en el fondo pueden
engañarte, si quieren”.
Así, pues, como afirmamos hace quince años al hablar del móvil del momento,
con más razón cabe decir del smartphone que es ansiógeno y ansiolítico, siempre
con esa doble cara. “Cuando salen de noche y ya son las tres o las cuatro, no
puedo aguantar y llamo”. “Si no tuviera móvil…”. La doble cara del móvil en este
punto, como en otros, es evidente. “Yo misma no me separo ahora del móvil”.
Muchas madres confiesan que duermen con el móvil al lado, cuando salen los
hijos o están fuera. “Quiero llamarles a unas horas tardías, sé que no debo llamar,
pero no aguanto a partir de una hora, cuando dicen que van a volver a una hora
porque no se van a enrollar y luego resulta que no es así y pasa el tiempo”.
El tema de la atención ha planeado todo el tiempo a lo largo de la investigación.
Mayoritariamente, hay tendencia a afirmar que queda afectada, pero hay matices
como el de quienes plantean la cuestión de otra manera: “Están alerta atencionalmente
en relación con varias cosas, con tal de que todas sean de su interés”.
“Son capaces de atender varias cosas a la vez”. Ya hemos señalado que ésa es una
cuestión necesitada –a nuestro juicio– de una mayor profundización y de investigaciones
específicas, sobre todo en el ámbito escolar.
En esta investigación queda constancia de posibles adicciones a este soporte. Se
da una real adicción al uso del smartphone cuando ocupa la parte central de la
vida de una persona. Un adolescente puede usarlo para escapar de la vida real y
mejorar así su estado de ánimo. Es evidente que esa adicción puede ocasionar la
pérdida de habilidades en el intercambio social, ya que la comunicación personal
se aprende practicándola. Por ese camino es posible que alguien se pueda convertir
en un analfabeto emocional, facilitando la construcción de relaciones ficticias,
pero siempre será el uso o el abuso los que marquen la evolución en un
sentido u otro.
Realmente, si bien lo miramos, es impresionante la revolución que, a partir de Internet,
y ahora en concreto con los móviles conectados a la Red, ha supuesto de
conexión global, estés donde estés, en nuevos estilos comunicativos sobre todo,
en el cuestionamiento de algunos aspectos de las relaciones humanas y en relación
con relevantes desafíos educativos.
Es certero decir que las TIC hacen más fáciles nuestros quehaceres diarios y que
han revolucionado las comunicaciones, el entretenimiento, el trabajo y la vida
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
diaria. En cierta medida, han contribuido a aumentar la calidad de vida de las personas.
Las tecnologías de la información y la comunicación, en este caso concreto el
smartphone, han facilitado el acceso a conocimientos y experiencias. Son útiles y
resultan atractivas, sobre todo a los niños y adolescentes.
El uso del smartphone por parte de los jóvenes sirve sobre todo para el entretenimiento
y contacto con otras personas y se caracteriza por la eficiencia, disponibilidad
y facilidad de acceso.
8.2 Desde la consideración de cambios significativos en los adolescentes
La afirmación de Rousseau en Emilio o De la Educación, “quiero enseñarle a vivir”,
es de permanente vigencia entre los educadores de todos los tiempos. Más allá
de la instrucción, educar es enseñar a los más jóvenes el arte de vivir, ayudarles
a construirse como personas.
Esa tarea educativa se lleva a cabo actualmente en un contexto de informaciones
y emociones que constituyen un laberinto a través del cual ha de caminar el joven.
En una sociedad influida altamente por los medios y por dispositivos que, como
el smartphone, han venido a revolucionar muchos aspectos del desarrollo psicológico
de las jóvenes generaciones, la educación tiene ante sí la tarea de ayudarles
a reencontrar un equilibrio psicológico y un sentido para la vida, cuando muchas
de las coordenadas tenidas hasta ahora por seguras están en cuestionamiento.
Vivimos en un mundo en el que triunfa “lo externo” al sujeto. En concreto, ocupan
el primer plano los objetos, tanto más si por sus características nos encantan, fascinan
y envuelven. Ocupan igualmente ese primer plano las imágenes de las realidades
que nos rodean, no su esencia. Y domina el sentido de posesión, de tener.
En este escenario, las emociones desempeñan un papel fundamental. Éstas son
básicas en el ser humano y por eso son presa de muchos procesos, siguiendo una
secuencia que podría ser descrita así:
1. Se asigna, directa o indirectamente, un valor simbólico a un objeto, pongamos
que en el caso estudiado sea el smartphone para los adolescentes.
2. Ese valor actúa sobre el sistema emocional de los sujetos. En el tema estudiado,
es indudable que, por encima de otras dimensiones humanas, es en la
esfera emocional donde más intensamente actúa el smartphone, entre los
adolescentes, pero también entre los adultos.
3. Poco a poco, los individuos interiorizan tal valor, como sus iguales, como todos.
200
Los adolescentes españoles en la era 2.0
201
4. El objeto acaba siendo no sólo útil o necesario, sino imprescindible. Ningún
adolescente hoy imagina un mundo sin su móvil con conexión a Internet. Lo
peor que les puede ocurrir es que desapareciera, como hemos recalcado en
este estudio.
La percepción del espacio y la percepción del tiempo se relacionan desde el inicio
del desarrollo humano. Casi todas las distorsiones espaciales propias de la infancia
tienen su traducción en la percepción del tiempo. Hoy podemos hablar, con más
propiedad que en ninguna otra época, de espacio real y espacio virtual, de tiempo
real y de tiempo virtual. Las fronteras entre uno y otro pueden ser traspasadas
no sólo por la imaginación, o a través de obras de ficción, sino también pueden
serlo a partir del uso de dispositivos como el que ha sido objeto de nuestra investigación.
Estos adolescentes “de la inmediatez” han contraído su tiempo hasta límites increíbles;
les es ajena la actitud de la espera sostenida. Éstos mismos traspasan
sus espacios vitales y se sienten comunicados con alguien, “como si estuviera al
lado”, aunque se halle a muchísimos kilómetros de distancia. El “aquí y ahora” les
caracteriza y tiene su expresión en conductas y hábitos generados, entre otras
cosas, al contacto con dispositivos como el smartphone. No olvidemos que la capacidad
para percibir el tiempo está ligada a la capacidad para evaluar las prioridades
en la vida y la capacidad para percibir el espacio está ligada a la capacidad
para colocar cada cosa en su sitio.
Muchas son las consecuencias educativas que pueden deducirse. Entre otras, la
necesidad de enseñar a las jóvenes generaciones a explorar los espacios en
tiempo real, el mundo, la vida. Enseñarles a encontrarse con los demás cara a
cara virtualmente, pero también y sobre todo realmente, a programar espacios
para las relaciones interpersonales profundas. Es necesario aprender a “regalarse”
tiempo a sí mismos, para leer, para meditar, para cultivar intereses y aficiones.
Las propuestas, a contracorriente, que merece la pena tener en cuenta respecto
a la educación son, entre otras, las siguientes:
— Dar valor a las experiencias directas, entendiendo por éstas ponerse en
situación, frente a una experiencia vicaria mediatizada por un sistema de comunicación,
como puede ser el móvil. En muchos adolescentes se produce una distorsión
de la realidad, precisamente por la “variedad” de experiencias, que
interponen un velo de emociones manipuladas entre el individuo y la realidad.
— La mediación, necesaria entre un individuo que se está desarrollando y
los adultos (padres, profesores) que actúan de mediadores. Esa mediación ayuda
a insertar a los más jóvenes en el sentido de la realidad, aportándoles elementos
para el análisis, la síntesis y la crítica.
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
— La confrontación argumentativa, a través del diálogo, las palabras, el debate
productivo, el relato de experiencias personales y la escucha atenta de experiencias
y vivencias ajenas. La provisionalidad, la inmediatez, la prisa, anulan
las relaciones, dejando a los adolescentes solos frente a realidades que les sobrepasan.
— La abstención, el aprendizaje para saber prescindir de cosas. Esto es algo
de importancia primordial en un mundo que se adhiere con entusiasmo y sin reflexión
a los objetos. En el caso del uso del smartphone, esta estrategia, establecida
en períodos preprogramados, sería del máximo interés.
— Las relaciones. La capacidad para establecerlas de manera provechosa
está conectada con un buen sentido de la realidad. Y aquí entra en juego la buena
educación emocional. Cuanto más amplio y profundo, en tiempo y espacio “reales”,
es el ámbito de las relaciones interpersonales, tanto más fácilmente se cultiva
el ambiente cálido en el que el individuo crece, madura y sabe aportar serenidad,
tranquilidad y seguridad a todos aquellos que se ponen en contacto con él.
Un aspecto interesante, muy relacionado con nuestro tema de estudio, es el del
nuevo concepto de soledad. Junto con otros problemas que afectan a la mujer y
al hombre de nuestros días, el de la soledad ocupa un lugar destacado. La ansiedad
ante o a causa de la soledad tiene un significado profundo. El miedo a la soledad
es antiguo y nace de la naturaleza social del ser humano. Sin embargo, las
condiciones y estilos de vida de la sociedad actual han dado lugar a una nueva
forma de entenderla.
El problema está en comprender qué quiere decir y qué significa “soledad” en
nuestros días. Nunca, como en nuestra época, se han dedicado tantos esfuerzos
y energías para conectar a unas personas con otras y agruparlas. Todos los hombres
y mujeres formamos parte de grupos de diversa naturaleza. Entonces, ¿por
qué nos sentimos solos? Seguramente, cabe hacer una distinción entre “ser y
estar” solo (=permanecer a solas consigo mismo) y “encontrarse” solo.
Vivimos en una paradoja: mientras se acentúa como nunca el individualismo en
general, y en particular ligado al éxito personal, se tiene una gran necesidad de la
fuerza de cualquier tipo de grupo para sentirse seguro. Esto afecta a todas las
edades, pero se hace especialmente patente entre los adolescentes y los jóvenes.
Necesitan, por un lado, ser como los demás, como sus iguales; pero, por otro, ser
únicos y autosuficientes, sobre todo ser tenidos en cuenta como seres individuales.
Todos tienden a hacer las mismas cosas y, por consiguiente, encontrarse con
los otros es menos interesante; y, buscando ser autosuficientes, acaban encontrándose
solos.
202
Los adolescentes españoles en la era 2.0
203
La explicación de esas contradicciones está, coincidiendo en este caso la situación
de los jóvenes y de los adultos, en que no se ha aceptado la necesidad de la soledad
interior, del encuentro con uno mismo, del contacto con la realidad más
profunda de sí mismo. Se olvidan que cuanto más conscientes somos de nuestra
propia identidad somos más abiertos.
El contexto social en el que viven los jóvenes de hoy no es amigo de la soledad
interior, del encuentro consigo mismo; la educación no les entrena en ello. Por
eso, ponen en el mismo plano el “encontrarse solo” (aislamiento) con “ser/estar
solo”. No saben entrar en sí mismos y viven una vida exterior mediada por el
grupo de sus iguales y por los estilos sociales imperantes.
El cultivo de la soledad interior constituye, desde la perspectiva de nuestro análisis,
una urgencia educativa de primer orden. Algo parecido cabría decir de la necesidad
de silencio en una sociedad “ruidosa”. Si no hacemos silencio, no nos
“enteramos” de lo que nos dicen; si no hacemos silencio interior, no nos enteramos
de lo que nos podemos decir a nosotros mismos, no prestamos oídos a nuestro
propio yo. El descubrimiento del yo fue una conquista mental y emocional
importante. Hoy hace falta recuperarlo.
A la luz de los datos de nuestra investigación, podemos afirmar que un dispositivo
como el smartphone se sitúa, de facto y por el uso que se le da en muchas ocasiones,
en el polo de la dispersión, de la banalización, y actúa como mediador y
reforzador de una comunicación superficial y de una expresión de uno mismo no
menos banal. Al afirmar esto, hacemos abstracción de los aspectos positivos, que
también hemos señalado en este estudio.
Es significativo que, en las expresiones de algunos de nuestros entrevistados, se
haya avistado este problema, al decir, por ejemplo, que “los jóvenes de hoy no
saben aguantar la soledad”. También nos han dicho que para ellos “ha cambiado
el sentido del espacio y del tiempo”, o han sustituido la realidad de las cosas por
la imagen de ellas. Así, en buena lógica, un profesor se lamentaba de que, tras
haberlo visto en Google, “ya no les causa ningún impacto ver por vez primera, en
la realidad, el acueducto de Segovia”.
La soledad “se cura” con el acompañamiento, con la amistad, a través del encuentro
con el otro, no utilizándolo para compensar carencias, sino para construir algo
juntos. La necesidad del encuentro con los demás es profundamente humana. Su
cultivo requiere paciencia, estabilidad, madurez, capacidad para poner cada cosa
o acontecimiento en su lugar, capacidad para soñar sueños productivos y no evasivos.
En verdad, cuando los padres y educadores participantes en nuestra investigación
nos han dicho que les preocupa que el smartphone pueda generar
incomunicación, están apelando a las raíces de algo realmente profundo.
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
9. Propuestas educativas
9.1 Filosofía educativa como fundamento
Educación de tipo compensatorio
La expresión “educación compensatoria” tiene un significado muy concreto en la
pedagogía actual, referida sobre todo a la atención de alumnos con necesidades
educativas específicas. Aquí empleamos la expresión en un sentido más amplio.
Queremos referirnos a la necesidad que tiene hoy la educación de plasmar en sus
proyectos y acciones elementos que “compensen” determinados déficits descubiertos
en las nuevas generaciones. En realidad, preferimos hablar de “necesidades”
más que de déficits. Las causas de tales necesidades advertidas son muchas
y variadas, pero entre ellas está sin duda el protagonismo que tienen actualmente
en las vidas de los adolescentes las nuevas tecnologías y, en el caso que nos ocupa,
el smartphone, cuya influencia en los jóvenes queda patente en esta investigación.
Algunas de las necesidades a las que nos referimos tienen que ver con el desarrollo
cognitivo, y de entre ellas citaremos algunas. Los adolescentes y jóvenes actuales
tienen dificultades para las operaciones de análisis y síntesis, para seleccionar y jerarquizar
la información, para alejarse paulatinamente y en función de la edad del
pensamiento intuitivo y concreto para caminar hacia procesos de abstracción. Les
cuesta trabajo relacionar elementos contrapuestos o simplemente distintos, pasar
de la yuxtaposición de datos a la relación entre ellos, como les resulta difícil pasar
del dato a la práctica o aplicación del mismo. Se echa en falta en ellos habilidad
para hacer diversas lecturas de las realidades, cosas, hechos, acontecimientos. Están
necesitados de un desarrollo del pensamiento crítico. No parece que la mayoría de
ellos haya desarrollado la capacidad simbólica (elaborar e interpretar símbolos) y
la competencia para la lectura de la imagen. Hablando en términos de desarrollo
cognitivo, diríase que permanecen instalados excesivo tiempo en la etapa de las
operaciones mentales concretas, sin dar el salto al pensamiento formal. Por todo
esto, solemos decir que el paso de la información al conocimiento, reto para la sociedad
actual saturada de datos, les resulta especialmente dificultoso.
Los jóvenes presentan otras necesidades relacionadas con la inteligencia emocional.
Entre ellas, la tolerancia a la frustración, la paciencia que evita la búsqueda
del efecto inmediato de todo lo que se desea y pretende, la espera y el aguante
ante la “recompensa” que no llega siempre cuando uno quiere. Les falta pasar
del ver al mirar y del oír al escuchar. Están fascinados por lo nuevo per se, por los
objetos y su posesión.
Todo esto no debe extrañarnos. Los adolescentes, como algunos psicólogos sostenemos,
no son sino la metáfora de una sociedad con muchos rasgos de adoles‐
204
Los adolescentes españoles en la era 2.0
205
cente. No quisiéramos que, al hablar de necesidades, se pensara que sólo nos fijamos
en una parte de los rasgos de los jóvenes actuales y que no tienen otros.
Quienes podemos hablar con conocimiento de causa de los jóvenes de hoy apreciamos
otras características que denotan habilidades que otras generaciones no
tienen, algunas de ellas precisamente relacionadas con el uso y familiaridad de
las nuevas tecnologías, que forman parte de sus vidas.
Pero la perspectiva en la que nos situamos en la parte final de este estudio es la
educativa. Creemos que nuestra investigación muestra que la influencia de los
smartphones en los jóvenes destapa algunas de sus necesidades educativas. La
revolución de los teléfonos inteligentes se revela así como una ocasión propicia
para “caer en la cuenta” de unas necesidades educativas de las jóvenes generaciones
a las que la escuela y la familia deben responder. Esas necesidades educativas
ya existían antes y después del móvil. Éste, y menos aún en su versión de
smartphone, no es el generador de esas necesidades educativas. Pero el estudio
de su uso nos permite ponerlas de relieve y sugerir caminos para la respuesta que
debería dar la educación. Esto es justamente lo que pretendemos decir con la expresión
de educación compensatoria.
Hacia operaciones y estrategias básicas de tipo pedagógico
Desde hace tiempo, en las áreas de la psicología y la educación se repite hasta la
saciedad esa especie de eslogan de “aprender a aprender”. Es difícil medir, o simplemente
constatar, si este mensaje está funcionando en las aulas de nuestro país,
si se aprecian resultados al respecto, o si sólo se ha quedado en un acertado objetivo,
del que todos hablamos, pero sin incidencia en la realidad de los procesos
de enseñanza‐aprendizaje en la mayoría de los casos.
Al igual que la escuela clásica insistía en unas pocas “reglas básicas”, entre las que
se encontraban las competencias en escritura, lectura y matemáticas (y hay que
reconocer que los grandes y excelentes maestros del pasado eran expertos en
transmitirlas), hoy deberíamos insistir en algunas estrategias básicas, que tendrían
que subyacer en todos los procesos de aprendizaje. Nos referimos a la necesidad
de insistir en estrategias cognitivas como las operaciones de análisis y síntesis, de
razonamiento argumentado y crítico, de selección y relación de datos, de saber
hacer y saber aplicar. Es necesario favorecer la habilidad para la organización del
tiempo, de reconocimiento y situación en el espacio cercano y lejano, de resolución
de problemas y aprendizaje por descubrimiento. Hay necesidad de experiencias
de atención sostenida y profundización, de lecturas múltiples con criterio,
siempre con el acompañamiento educativo al lado, experiencias de mirar, contemplar
y admirar, de diálogo, confrontación y debate. Hay que recuperar el silencio,
el símbolo y la palabra. Son las cartas de navegación mínimas e impres‐
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
cindibles para moverse hábilmente por el infinito mar de datos, hoy a disposición
de todos, desde los niños a los mayores.
Y hay necesidad de una eficaz alfabetización emocional, la del sentimiento profundo
y no la que se queda en experiencias superficiales y efímeras. Todo ello
como cultivo de la inteligencia emocional (con sus variantes intrapersonal e interpersonal),
igualmente imprescindible para conocerse, aceptarse y convivir
con los demás de manera positiva. En el camino del desarrollo de la inteligencia
emocional, hay necesidad de experiencias de silencio, de interiorización y de
encuentro cara a cara con los demás, de escucharse a sí mismo y escuchar a los
demás para “hacerse cargo”, pretendiendo una comunicación real persona a
persona.
Resiliencia personal, familiar y escolar
El término “resiliencia”, proveniente del mundo de la física, luego trasvasado a la
economía, tiene un interesante significado psicológico, entendido como flexibilidad
y capacidad de adaptación junto con capacidad para la resistencia. Cuando nos referimos
a una educación para el uso constructivo de los smartphones, no pretendemos
una “educación a la contra”, como no hay que enfrentarse a ningún avance
tecnológico, pero sí con una actitud de resiliencia.
Ésta puede adoptar –a nuestro entender– la forma de resiliencia familiar: padres
que sepan ser razonables, flexibles y exigentes a un tiempo; capaces de decir sí
y no según los criterios; que no se sitúen fóbicamente frente al soporte, sino
que propongan normas para ser cumplidas; que tengan en cuenta las edades
de los hijos; que utilicen el sentido común y no se dejen llevar por modas ni
arrastrar hacia decisiones que, en el fondo, no quieren, pero cediendo porque
“todos lo hacen” o porque “mi hijo se va a sentir frustrado o marginado” si a
una inapropiada edad no tiene ya un smartphone o porque tenga que seguir
normas para su uso. Esa resiliencia familiar, mezcla de flexibilidad, exigencia y
sentido común, puede adoptar la forma de complicidad bien entendida y de
pactos de obligado cumplimiento con los hijos adolescentes, interesándose y
conociendo ese “mundo virtual” en el que andan metidos. Y con los hijos pequeños
no hay que quemar etapas antes de tiempo y servirse progresivamente
de las tecnologías apropiadas para sus edades. Siempre con sentido crítico,
siempre dando razones, siempre aportando criterios, siempre “predicando con
el ejemplo”.
La resiliencia personal consiste, aplicada al caso que nos ocupa, en ayudar a
otros y ayudarse a sí mismo a que el aparato no nos domine, a valorar lo positivo
que tiene, controlando las dependencias; a que no sea un fin, sino un
206
Los adolescentes españoles en la era 2.0
207
medio. Para ello serán necesarias experiencias de “abstinencia”, de saber desconectar.
Con el añadido de una autocrítica entre los mayores, que también
para esto es necesaria, sobre el tiempo que empleamos con el smartphone a
cuestas, más allá de lo necesario y tal vez con escasos ejercicios de autodisciplina
al respecto.
La resiliencia escolar respecto al smartphone debería seguir criterios parecidos,
a nuestro modo de ver, a los que deben seguirse con el uso de las nuevas tecnologías
en el aula. Nos sumamos a quienes estiman que este dispositivo puede
tener un lugar también aprovechable en las dinámicas escolares. Esa resiliencia
debería combinar la resistencia (con las normas adecuadas) frente a una utilización
indebida en los centros escolares con la apertura hacia usos que pueden resultar
útiles. No creemos que los caminos adecuados sean ignorar la realidad,
hacer que no se ve o declarar al smartphone como “el culpable” de los déficits de
atención y del fracaso escolar.
Hay otros mundos y otras experiencias vitales
Uno de los problemas más importantes que puede tener el uso de los smartphones
por los adolescentes, como el tiempo dedicado a ver la televisión o al ordenador,
los videojuegos y demás dispositivos tecnológicos, es que impida la realización
de otras experiencias. Lo más triste sería constatar que por dedicar tanto tiempo
a estos dispositivos se pierda para otras actividades. Entre ellas, jugar, practicar
deportes, cultivar las relaciones interpersonales, hablar cara a cara con los amigos,
leer, visitar sitios, hacer excursiones al aire libre, ver museos, ir a conciertos que
introduzcan en músicas menos habituales para los jóvenes, dedicar tiempo a acciones
solidarias, etc., etc. Y, por supuesto, la necesidad de dedicar tiempo al estudio.
El tiempo vital es limitado, y el de cada día también. Si algo nos absorbe,
no podemos llegar a lo demás. Y “eso otro” es con frecuencia mucho más importante
que lo que banalmente nos absorbe.
Educación en valores
Como siempre, todo lo que tiene que ver con la educación acaba conectando con
el mundo de los valores. Valor es la calidad especial que atribuimos a una realidad
que merece la pena. Situar el tema que ha sido objeto de la investigación en el
ámbito de la educación en valores tiene un sentido especial cuando, a lo largo de
este apartado, hemos tratado de hablar de una filosofía educativa como fundamento,
antes de referir estrategias y sugerencias concretas para el uso positivo y
deseable de los smartphones por parte de los adolescentes. En el relato que
hemos expuesto hasta aquí puede entreverse de forma clara una línea que lo recorre
transversalmente, la de educación en valores.
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
Pedagogía de la calma
Hacemos nuestras y las incorporamos aquí, por creerlas pertinentes y muy acertadas
al propósito de este estudio, las reflexiones de la profesora Pagés (2012):
“Por consiguiente, urge ahora que la escuela cultive la importancia del silencio,
de la concentración sostenida, de la atención plena, de la introducción de pausas
en el tiempo […]. La formación del carácter y el acceso a la interioridad son herramientas
muy útiles para manejarse con seguridad y soltura en un mundo tan cambiante”.
Y más adelante: “De entrada, reivindicamos una pedagogía de la calma, es decir,
que la escuela redefina sus objetivos: una ralentización del ritmo, del ‘tempo’ escolar
[…]. Proponemos colocar en el centro del debate educativo tanto la necesidad
de formar el carácter de los alumnos como la de implantar una pedagogía
que contrarreste los desajustes del ‘mundo líquido’ actual, a base del cultivo de
la calma, la introducción de pausas en el tiempo, del cultivo del mundo interior,
en definitiva, de la integridad personal y social”.
9.2 Disposiciones y estrategias educativas
No es realista situarse frente al soporte, sino con el soporte. El quid educativo
está en cómo enseñar a convivir con él y usarlo adecuadamente, en función de
las edades, situaciones, momentos, etc. Creemos que también aquí vale, como
estrategia y disposición transversal previa a cualquier norma o sugerencia, lo que
entendemos por una educación crítica para el uso de cualquier dispositivo tecnológico.
La educación crítica implica tener criterios, pensarlos previamente,
adoptarlos, exponerlos a los educandos y ayudarles a que los hagan suyos, pasando
de un heterocontrol a un autocontrol en el uso de dispositivos y objetos
como el smartphone.
El tema de esta investigación constituye un reto. Hay que hacer algo y ese algo
ha de pasar por la mediación educativa, por más que bastantes aspectos relacionados
con el tema estudiado sean difíciles de abordar y controlar a través de esa
mediación educativa. Ni prohibir su uso o quitar sin más, postura carente de realismo,
ni “dejar hacer”, sino enseñar a controlarse y a controlarlo.
Una forma de concretar la filosofía educativa antes enunciada en estrategias básicas
sería ésta:
— Autoeducarnos, primero, los adultos.
— Educar en la responsabilidad a los menores para usar adecuadamente los aparatos,
en vez de prohibir.
208
Los adolescentes españoles en la era 2.0
209
— Educar en la autorregulación y autonomía para saber “aparcarlo” cuando sea
necesario y no vivir atado a él.
— Cultivar el respeto, tanto a la hora de utilizarlo delante de otros, como en el
contenido de lo que se dice o transmite a través de él.
— Educar la voluntad para que en cada momento sepan discernir qué es lo que
les conviene y puedan tomar decisiones.
De manera igualmente precisa, algunos expertos (Echeburúa y Requena: 2012)
señalan y concretan algunas, que aquí hacemos nuestras, como un buen camino
para las estrategias educativas, tanto en el ámbito familiar como en el escolar:
— La mejor prevención es tener siempre presente que los soportes están al servicio
de las personas y no al revés. Cuando la tecnología empieza a contradecirlo
o complicarlo, es mejor detenerse y reflexionar.
— Para determinar si una conducta es adictiva, hay que constatar que la experiencia
es buscada con ansia y con pérdida de control por parte del sujeto,
todo lo cual le produce al mismo tiempo placer y culpa.
— Se debe tener presente que una adicción puede ser el síntoma o epifenómeno
de otros problemas más profundos.
— La prevención familiar y escolar son básicas. Mensajes y actitudes compartidas
por familia y escuela son fundamentales siempre en temas como éste.
— El objetivo ideal es ayudar a que los niños y adolescentes puedan disfrutar de
las grandes y positivas posibilidades de las TIC, y en este caso de un smartphone,
a la edad debida, pero sin quitar importancia a sus riesgos y sin que se
convierta en el centro de su vida.
— Hay que enseñarles que el smartphone ha de convivir en nuestra vida, pero
nunca sustituir a las relaciones personales.
9.3 Sugerencias prácticas
Autores como los que acabamos de citar, expertos en educación en general y, de
forma significativamente consensuada, bastantes profesores y padres contactados
por nosotros en la investigación, señalan lo siguiente, ampliado y completado por
nuestra parte:
— Poner normas razonadas, con argumentos, llegando incluso a pactos y acuerdos
de obligado cumplimiento. Si no hay normas, se corre el peligro de que
estén todo el día enganchados.
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
— Reflexionar a qué edad permitir el uso de un smartphone. No hay una edad
“ideal”, pero está claro que la edad a la que algunos padres regalan a sus hijos
este dispositivo (por ejemplo, como regalo de Primera Comunión) parece poco
apropiada. Graduar su uso en todos los sentidos y tener en cuenta las características
de cada hijo es importante, dándole responsabilidades poco a poco,
aun reconociendo que esto es muy difícil, sobre todo si se compara a un niño
de doce años con otro de diecisiete.
— Controlar el tiempo de uso y el coste ya desde pequeños; aunque el WhatsApp
sea gratis, no lo es lo demás. Controlar, si se puede, el tipo de cosas que transmiten,
con quién, etc.; “estar al tanto”, dentro de lo posible.
— Señalar ciertas horas y momentos en los que nadie de la familia lo usa, “respetar
un ritmo de convivencia en casa, pues al final ninguno habla; nos vemos
sólo en las comidas y si en ese momento cada uno está en lo suyo […]”.
— No infundir miedo a los hijos, pero sí informarles con realismo sobre los problemas
que se dan en el uso del smartphone y en la exposición de uno mismo
a los demás mediante este dispositivo.
— Plantear y compartir con los hijos otras alternativas, como practicar algún deporte
u otras actividades, para que no tengan esa necesidad permanente de
estar con el móvil, con una pantalla delante. Y esto hay que hacerlo desde pequeños.
— Compartir con los hijos la experiencia de prescindir durante un día del smartphone,
con motivo, por ejemplo, de que toda la familia hace una excursión, o
pasa un día fuera de casa con alguna otra actividad. Experiencias, en definitiva,
de desconexión, “olvidarse” del móvil de vez en cuando.
— Anular y controlar algunas funciones del smartphone cuando no se ha llegado
a la adolescencia.
— Programarse con autodisciplina. Por ejemplo, para romper con la manía compulsiva
de mirar al móvil de vez en cuando, seguir unas pautas, y así, sólo hacerlo
en determinados momentos y no estar todo el día pendiente, seguros de
que tarde o temprano se reducirá el número de miradas compulsivas al soporte.
— Enseñar que, si uno no tiene nada que hacer, es bueno no hacer nada, sin recurrir
al smartphone enseguida.
— Regular los horarios y accesos a los más pequeños, del mismo modo que hay
que hacer con la tele y siempre en función de la edad. A diferencia del televisor,
que se autorregula de forma natural, el problema con el móvil es que se
210
Los adolescentes españoles en la era 2.0
211
lo lleva uno a todas partes, por lo que las pautas de uso deben ser distintas y
específicas.
En resumen, hay que darles a conocer las pautas para un buen uso de estas tecnologías
y, en concreto, del smartphone. Con una serie de líneas educativas, como
entramado básico, en las que se combine el sentido crítico, la educación en la responsabilidad,
el aprendizaje conjunto de padres e hijos, la gradualidad en el uso
según las edades y las características de cada hijo y, en el caso de los adolescentes,
llegar a compromisos y pactos. Y, como en muchos de los aspectos que atañen a
la educación familiar, utilizar el sentido común y el equilibrio.
Algunos consejos a los padres
— Observar las conductas de los hijos y educarlos en un uso razonable de este
dispositivo, hablando con ellos de esta cuestión.
— Reflexionar si es necesario, por ejemplo, que se lo lleven a un campamento,
tratando de controlar la propia ansiedad al no poder contactar de continuo
con el hijo.
— Enseñarles a que mantengan conversaciones cortas.
— Establecer la pauta de apagarlo una hora antes de irse a la cama. Desactivarlo,
en todo caso, durante la noche (no teniéndolo tampoco junto a la mesilla), la
comida o el estudio.
— Establecer un límite de consumo mensual, haciendo responsable del gasto al
hijo, con sus ahorros o con el dinero que habitualmente se le da o se procura
con pequeños trabajos.
Algunos consejos a los chicos
— Aconsejarles que pongan en práctica las sugerencias que acabamos de señalar
para los padres y que acudan a éstos siempre que tengan algún problema o
algo les preocupe relacionado con el uso del smartphone.
— Insistir en aspectos como no responder a mensajes en los que les digan cosas
que les hacen sentir mal.
— Distinguir entre amigos, conocidos de verdad y “agregados”, protegiendo siempre
la intimidad y privacidad de los amigos.
— Pensar bien las cosas que publican en las redes sociales.
— No hablar en los chats con desconocidos ni dar información de uno mismo a
personas que no se conozca, ni publicarla en las edes sociales.
Agradecimientos
Agradecemos a los colegios e instituciones educativas que nos han ayudado para
realizar el trabajo de campo, así como a los expertos y a quienes han formado
parte de las diversas muestras. Y, de modo singular, a los siguientes colaboradores
en la investigación, todos ellos pertenecientes a ámbitos académicos y educativos:
Amador Banón, Sonia García, Augusto Ibáñez, José Ignacio López, Marga Martín,
Mª Ángeles Oriol y Alied Ovalles.
Los jóvenes en la era de la hiperconectividad
10. Referencias bibliográficas
BRAZUELO, F. y GALLEGO, D. (2011): Mobile Learning. Los dispositivos móviles
como recurso educativo. Sevilla: Ed. MAD.
DURKHEIM, E. (1993): Las reglas del método sociológico. Madrid: Ed. Morata.
ECHEBURÚA, E. y REQUENA, A. (2012): Adicción a las redes sociales y nuevas tecnologías
en niños y adolescentes. Madrid: Pirámide, p. 147 y ss.
FUNDACIÓN ENCUENTRO (2012): “Una sociedad hiperconectada”, en Informe España
2012. Disponible en http://www.fund‐encuentro.org/informe_espana/
indiceinforme.php?id=IE19.
FUNDACIÓN TELEFÓNICA (2012): La Sociedad de la Información en España 2011.
Madrid: Ed. Ariel.
― (2013): La Sociedad de la Información en España 2012. Madrid: Ed. Ariel.
PAGÉS, E. de (2012): La generación Google. De la educación permisiva a una escuela
serena. Lleida: Ed. Milenio.
PARSONS, T. (1999): La estructura de la acción social. Madrid: Alianza Editorial.
SÁDABA, I. (2012): “Consumiendo redes sociales”, en Investigación y Marketing,
114, p. 8‐13.
212
El smartphone, las redes sociales y las aplicaciones de mensajería instantánea se han
convertido en espacios vitales de los jóvenes y de los adolescentes desde edades cada
vez más tempranas. Existe una preocupación cada vez mayor por las implicaciones
educativas de este proceso. La relación entre educación y TIC desborda hoy, en este
nuevo contexto de hiperconectividad, los planteamientos más ligados al aprendizaje
con tecnología, a la aplicación didáctica y pedagógica, y se adentra en campos más
propios de la psicología social y de la psicología evolutiva. Es necesario, por ello, reflexionar
sobre la educación en un contexto en el que la tecnología se hace ubicua y permea
todos los ámbitos de la vida de las personas, en especial la de los jóvenes.
Más allá de consideraciones teóricas, de hecho los niños y adolescentes se están educando
en ese contexto, que está condicionando su manera de ser, su manera de relacionarse
con los amigos, con la familia, con los profesores, su manera de aprender, de
pensar, de razonar, de participar en la vida social. La pregunta ya no es cómo podemos
aprender mejor con las TIC, sino cómo están ya influyendo no sólo en el aprendizaje
sino en todos los procesos que conforman lo que entendemos por educación, para valorar
sus riesgos, pero, sobre todo, las grandes oportunidades que nos ofrecen.
La descripción de todo fenómeno complejo exige un análisis desde múltiples perspectivas.
En este informe hemos seleccionado dos que nos parecen relevantes y complementarias:
la del experto y analista de tendencias y la de los propios sujetos o actores.
El texto de Dolors Reig nos acerca al estado de la cuestión, nos informa de lo que está
pasando por encima o por debajo de la experiencia cotidiana de los usuarios, de las investigaciones
y estudios que marcan la pauta a nivel internacional, de los modelos interpretativos
que se van consolidando, de las tendencias que se apuntan, de los retos
y las oportunidades que se plantean. Por su parte, Luis Fernando Vílchez nos relata
cómo viven y cómo cuentan su experiencia en la vida cotidiana en este contexto de
hiperconectividad y presencia constante de las tecnologías de la información y la comunicación
los actores directamente implicados en la educación: los propios alumnos,
los profesores y los padres.
La mirada de padres y profesores parece mayoritariamente prisionera de una visión reactiva
que les dificulta articular un pensamiento estratégico de aprovechamiento de las
grandes potencialidades –no exentas de riesgos– que, desde un punto de vista cognitivo,
emocional, moral y cívico, este nuevo contexto nos aporta.Sabemos que el cambio 

es inexorable; podemos aprovecharlo o sufrirlo

 

es inexorable; podemos aprovecharlo o sufrirlo

 

es inexorable; podemos aprovecharlo o sufrirlo

Descargar Libro en pdf en   http://www.fundacion.telefonica.com/es/arte_cultura/publicaciones/

SER JOVEN-SER VIEJO El conflicto generacional como trasfondo de la crisis educacional.


Desfondamiento del lenguaje – Lenguaje sin fondo. El conflicto generacional como trasfondo de la crisis educacional. Braulio Rojas Castro

de Cuadernos de Educación ISSN 0719-0271.

1             Ser joven – Ser viejo

Existe una velada “lucha social entre los jóvenes y  los viejos. División que se rige por una serie de codificaciones, de estratificaciones que se resuelven en una suerte de “división social” de los derechos y obligaciones a los que los individuos involucrados están sujetos. Ser sujeto joven, es estar sujeto a inciertas definiciones, ya sea desde una perspectiva biológica, psíquica o social, que intentan delimitar esta compleja forma de ser de lo humano, siendo, tal vez una definición mínima la que señala que son jóvenes “aquellos que ya no pueden seguir siendo considerado niños, pero que todavía no son adultos.” (Lozano, 2003), definición que remite y somete a la juventud a un estado de transición, carente de validez por sí mismo. algo análogo, pero inverso, ocurre con la categoría viejo, o adulto. Para Alleberck y Rosenmayr, la edad se constituye en un factor clasificador que tiene un valor referencial demográfico, pero que determina su representación:

La juventud se encuentra delimitada por dos procesos: uno biológico y otro social. El biológico sirve para establecer su diferenciación con el niño, y el social, su diferenciación con el adulto (Citado en Dávila, Ghiardo y Medrano, 2005: 35)

Si ponemos atención a este fenómeno, no se sabe bien a que edad comienza la vejez, ni cuando se acaba la juventud[1].

La frontera entre juventud y vejez es objeto de luchas en todas las sociedades, y estas luchas han cambiado en el tiempo y en la historia. Los límites de la juventud son objeto de una manipulación político-social por parte de quienes detentan el poder. Desde la filosofía de Platón, se le han adjudicado ciertas características al ser joven y al ser adulto; el adolescente, posee el amor como su carácter predominante, la madurez, posee la gracia de la ambición.

Pero no nos engañemos, “la representación ideológica de la división entre jóvenes y viejos les otorga  a los más jóvenes cosas que provocan que, en contrapartida, les dejen muchas cosas a los más viejos.” (Bourdieu, 2000, 143). De esta manera, lo que se hace patente es que “…de lo que se trata, en la división lógica entre jóvenes y viejos, es de poder, de la división (en el sentido de reparto) de los poderes.” (Bourdieu, 143). Una imposición de límites, una re-producción de órdenes, una suerte de estratificación en el plano de inmanencia de lo social.

Hay que estar alerta a los peligros que implican una naturalización de esta división, se es viejo, o se es joven, siempre con respecto a algo otro, y los criterios que sustentan esta división, pueden ser de índole económico-productiva, mano de obra barata; mediática, por la industria de la moda; política, por la captación de voto político, etc. El culto a lo joven cae en la lógica de lo “neo”, estrategia que implanta el neo-liberalismo y la lógica hedonista del consumo como un valor a apreciar en el mercado. No en vano ha sido propio de los regímenes totalitarios de todo signo el establecer un culto a la juventud. André Glusckmann ha llamado a esto la pedocracia: “movilización forzada de la juventud lanzada al asalto del “viejo mundo” liquidando sin respeto a los veteranos, rompiendo jerarquías fundadas en la antigüedad a través de un “viraje” periódico y violento de la gigantesca máquina administrativa en su totalidad” (Gluscksmann, 1985, 57). La edad, en tanto dato biológico, se transforma en un arma política, que anula las diferencias sociales que rasgan la sociedad y que sirve como manipulación de incautos… Y cuanto han aprendido las democracias liberales y las sociedades de mercados abiertos de los sistemas totalitarios.

De esta manera es como nos encontramos, hoy en día, ante una suerte de racismo anti-juvenil, una guerra que el mundo adulto le ha declarado al mundo joven, como un modo de establecer un enemigo social (el joven violento, delincuente, drogadicto problemático y rebelde), y una perversa manera de mantener estas energías bajo el control de la lógica del mercado neo-liberal (el buen chico, exitoso, obediente, sano, creyente y servil).

Pero, cabe preguntarse, ¿cuántas juventudes conviven en nuestro tejido social? ¿Qué pueden tener en común un joven obrero, con un joven burgués, una joven marginal de población con una joven marginal de clase alta? Acaso el ser joven anula las diferencias y los conflictos sociales. No olvidemos que el sistema escolar, en tanto es parte de las relaciones sociales imperantes, es un promotor y reproductor de los privilegios que escinden a nuestra sociedad. Dejando esto establecido, podemos intentar delimitar tentativamente de qué manera esta relación entre los mundos adultos y los mundos jóvenes se visibiliza al interior de la institución escolar.

Cómo es representada, imaginada, la institución escolar desde el mundo joven. Esta es una compleja cuestión, que no tienen una respuesta unívoca, teniendo en consideración lo dicho hasta aquí con respecto a la diversidad y heterogeneidad del mundo joven. Sólo como una opción metodológica, y en consideración a su relevancia, trataré de definir a la institución escolar desde la percepción de la realidad de los jóvenes urbanos populares, haciendo referencia a como se visibiliza esta desde otras realidades socio-económicas y culturales.

La escuela, desde esta perspectiva, es vista como una institución en la que se depositan la responsabilidad y la confianza para que las nuevas generaciones adquieran o desarrollen conocimientos y habilidades necesarios para desenvolverse en la sociedad (Sapiains-Zuleta, 2001). A la base de esta percepción está arraigado fuertemente en el imaginario social instituido, una confianza en el progreso, en el proyecto ilustrado, moderno de educación, es decir, que mediante ella sería posible salir del llamado círculo de la pobreza; qué a un mayor nivel educacional, habría una mayor expectativa de mejorar las condiciones de vida, tanto del individuo e individua, de su familia, y en último término, de su clase social. Imaginario que subentiende, a su vez, la fe en la emancipación y aseguramiento de la vida y de sus necesidades básicas (entiéndase animales) que esta conlleva, en la autonomía del individuo y en los valores democráticos occidentales. Como verán, tras una simple definición operativa, subyacen toda una serie de creencias y conocimientos de sentido común, que densifican cualquier discurso que quiera obviar estos hechos con la simple apelación al paradigma cuantitativo. Pero no nos desviemos de nuestro propósito.

Las escuelas hay que comprenderlas, entonces, como insertadas en un contexto socioeconómico; como sitios políticos involucrados en la construcción, reproducción y control de discursos, significados y subjetividades; como un lugar lleno de conocimiento de sentido común y de valores construidos socialmente, basados en supuestos normativos y políticos específicos; y, además que en ellas la socialización que se da en ellas lleva la marca de una diferenciación de enseñanza según clases sociales. Obviamente esta representación va a cambiar según se trate de un institución escolar de la educación pública, de colegios subvencionados por el Estado, o de instituciones particulares pagadas, además de la ubicación geográfica y urbanística en la que se sitúe dicha institución (es decir, si esta en un sector densamente urbanizado, semirural, rural, suburbios, ciudades dormitorios, etc.).

Pero más acá de las diferencias, la institución escolar siempre tipifica, reifica, a los jóvenes desde categorías determinadas. Para el caso de los jóvenes urbano-populares, esta reificación se hace desde, a lo menos, una triple exclusión: primero que nada, la condición etaria, es decir, son excluidos por ser jóvenes; la condición económica social, excluidos por ser pobres; la condición geopolítica, sentirse excluidos por ser ciudadanos o ciudadanas de un país tercermundista. Dejo fuera otras exclusiones, por considerar que estas son las más generales, pero no por ser las otras menos importantes, como por ejemplo: la condición de género, ser hombre, ser mujer, ser homosexual o se lesbiana; la condición étnica, ser Aymará, Mapuche o Rapa-Nui; etc. No está demás decir que todas estas tipificaciones son generadas e irradiadas a la sociedad desde el mundo adulto.

 

2             Hablar – Comunicar

De qué se trata en todo esto. Algo se ha trizado y está a punto de fracturarse, y no se trata del cliché de la brecha generacional. Algo más graveacontece. Supongamos que “toda expresión de la vida espiritual del hombre puede concebirse como una especie de lenguaje” (Benjamin, 199, 59), de que ocurriese algo así como que el lenguaje fuese comunicación de contenidos espirituales, de que la palabra sólo fuese un caso particular de comunicación. Lo que quedaría, en última instancia, en evidencia es el hecho duro y radical de que el lenguaje es la posibilidad de la comunicación de lo comunicable, a la vez que símbolo de lo incomunicable, un conflicto inmanente entre lo pronunciado y pronunciable con lo no pronunciado e impronunciable.

La crisis del habla y del lenguaje en nuestra sociedad tiene que ver con la hiper-modernización neo-liberal, con sus prácticas de desmantelamiento de las micro-estructuras sociales y la desarticulación de los micro-poderes ciudadanos. Esto dice tiene relación con una consecuencia de otro acontecimiento más radical: la condición post-dictatorial.

Esta trizadura social acontece en una situación histórica precisa. La catástrofe política de aquello que Patricio Marchant llama “…la única gran experiencia ético-política de la historia nacional…” (Marchant, 2000, 213), catástrofe, que lo es tal, en tanto constituye una brutal aniquilación de mundo, del mundo que se había ido gestando, generando, con sus contradicciones, miserias y encantos propios, asumidos, compartidos y enfrentados por todos los que, de alguna manera, constituían una parte de ese mundo, hasta ese momento. Fin de los meta-rrelatos, irrupción de relatos débiles, fracasados, cuya eficiencia consiste en ser relatos destinados a fracasar. Cultura de lacrisis, exaltación ante la catástrofe, celebración de la derrota por los vencedores, con los vencidos avivándoles la cueca.

Pérdida de lenguaje, pérdida de mundo, pérdida de sentido y de coherencia social, fragmentación de la cultura, aniquilación de la autonomía del individuo: “…contemplamos, lejanos, una historia, la de ahora, que, si bien continuamos a soportar, no nos pertenece, pertenece, ella, a los vencedores del 73 y del 89…”, además soportamos a los administradores de la catástrofe, “.los mismos y los otros (ingenuos, demasiado realistas o cínicos), apoyados, es cierto, todos ellos, por un pueblo, ante todo, agotado” (Marchant, 213). Trauma, así es como se ha venido llamando a esta experiencia.

El trauma conlleva silencio, silenciamiento, cerradura del habla, bloqueo de la memoria, incomunicabilidad radical, “no poder contar con el lenguaje, esto es, con la posibilidad de comunicación sin sospecha, constituiría una clave de las experiencias catastróficas en el siglo veinte.” (Villalobos-Ruminott, 2001, 76); imposibilidad del habla, vaciamiento del lenguaje de su sentido gregario, de constitución de una comunidad por medio de la cual reconocerse e interpelarse.

3             Educar – Disciplinar

¿De qué van a hablar los viejos con los jóvenes? Más bien, desde una perspectiva pedagógica, ¿qué le pueden enseñar los adultos, los ambiciosos, a los jóvenes, los apasionados y enamorados, platónicamente hablando?

la juventud se le acusa de ser la fuente potencial de los males sociales. De descreer de los valores tradicionales, de ser irresponsables en sus actos, de un hedonismo desenfrenado, de una violencia irracional. Reguillo ha señalado el momento de emergencia de lo juvenil en la cultura occidental:

La juventud como hoy la conocemos es propiamente una «invención» de la posguerra, en el sentido del seguimiento de un nuevo orden internacional que conformaba una geografía política en la que los vencedores accedían a inéditos estándares de vida e imponían sus estilos y valores. La sociedad reivindicó la existencia de los niños y los jóvenes como sujetos de derecho y, especialmente en el caso de los jóvenes, como sujetos de consumo. (Citado por Dávila, Ghiardo y Medrano, op. cit.: 32)

En este contexto al mundo juvenil se lo tipifica en dos polos. Se hace calzar a los juvenil con la cultura del éxito y del self made man: la figura del joven deportista, bello y sexualizado, de pensamiento light  y de convicciones débiles. Como se le ha enseñado a no creer en nada de lo acontecido, le está permitido desearlo todo, pero siempre que se mantenga dentro de las segmentaciones establecidas y formalizadas; como no tienen criterio para decidir, no se les puede dejar ejercer su autonomía como individuos, se les somete a una infantilización de sus capacidades (al igual que a los viejos) violentando su derecho a decisión. Por otra parte, el discurso del joven peligroso, el que es una amenaza para la sociedad, el delincuente en potencia, el infractor de la normatividad. Aquel que se resiste a entrar en el juego maquinal del libre-mercado, el que no cree en los valores institucionalizados Aquel, que por su condición, se le niega la posibilidad de, siquiera, desear algo distinto a lo que la estructura económico-cultural le entrega como oferta. Otra figuración del «enemigo interno».

Recordemos, no está demás hacerlo, que el disciplinamiento, objetivo oculto y oscuro de todo sistema y política educacional, deseo inconfesado, no es sólo una pura negatividad represora. Hay intrínseco al poder una potencialidad productiva, en tanto producción de deseo. Una relación entre la producción del deseo, la producción de la verdad y la coerción del individuo. La educación, en tanto relación social, es decir, como relación de fuerzas, participa de las prácticas que ponen en movimiento estas relaciones, en ella se desarrollan las más finas e intrincadas asociaciones y alianzas entre los saberes psi, las técnicas disciplinarias y las estrategias pedagógicas. Es en la familia (espacio cada vez más psicologizado y pedagogizado), y luego, en la escuela en donde comienza la supuesta comunicación del mundo adulto con el mundo joven, comunicación que empieza siendo desfasada, dispar, violenta y vacía.

Pues, repito la pregunta, qué le pueden enseñar los adultos a los jóvenes.

Si educar, significó en algún momento, simplificando y yendo a lo que considero medular, entregar contenidos, ya sea técnicos, científicos, sociales, cultunrales y morales, ahora estaríamos en una grave situación los que estamos encargados de educar.

Qué contenidos culturales vamos a entregar, si la llamada cultura se ha depreciado en la avalancha mass mediática, si ya no hay una tradición a la que se pueda apelar como vertebradora de una noción de nacionalidad, más aún, la tradición ha sido segmentada, cooptada y manipulada. De qué valores éticos y morales se les puede hablar, si la indeterminación y la conveniencia guían los actos de las figuras patéticamente visibles del sistema, si la mentira, la elisión y la hipocresía son la tónica de las discursividades en circulación. Que cultura cívica y social se les va a inculcar, si lo que se ve es una sociabilidad mal construida, remendada a retazos, suerte de patchwork que se sostienen apenas. Si lo que precisamente se ha desmantelado sistemáticamente es la sociedad civil, si lo que ha quedado en cuestión es el valor de ejercer ciudadanía. De que verdad le podríamos hablar, si es de lo que menos se ha hablado, si desde hace ya más treinta años, la verdad es lo que se ha ocultado, lo que se ha distorsionado, aquello que se ha transformado en tema tabú, conversación problemática, discurso políticamente vetado.

Y si la situación fuese otra, si la función de la educación es potenciar capacidades y «competencias», esto se torna aún más grave. De que potencialidades se trata, sino de aquellas que sean afines a la estructura político-social dominante, aquellas potencialidades afirmativas del sistema. Una mantención de cierto analfabetismo de segundo grado, tendiente a reproducir los privilegios y las escisiones socio-culturales derivadas y heredadas.

El desfondamiento de nuestro lenguaje tiene que ver con esa íntima ruptura que aún sacude a nuestro tejido social, tiene que ver, con el desfondamiento de la memoria, con las políticas de la verdad, y, por supuesto, de la mentira y del encubrimiento en el que estamos sumidos. Sabido es, en los círculos dirigentes y sus ideólogos, que la victoria neoliberal no se acompaña ni con mayor libertad ni con mayor educación y cultura, ni con una mayor y más equitativa distribución de la riqueza.

Los residuos autoritarios se enquistan en los rincones más ínfimos y más íntimos del tejido social. Las totalidades negativas que paralizan los meta-rrelatos en occidente tienen su respectiva manifestación, en el Chile actual, con el acontecimiento de la dictadura. Y su manifestación más notoria se hace patente en la incapacidad de compartir la experiencia de está ruptura, ante el ocultamiento constante y sistemático, ante la institucionalización de un discurso del olvido y de la impunidad; todos los valores por los cuales alguna vez se lucho, se desataron pasiones, se intentó un mínimo de verosimilitud, tanto en lo político como en lo cultural, se encuentran desfondados, y sus contenidos se hallan regados a lo largo y ancho de nuestra topografía física y mental. Residuos que se sostienen, en su precariedad, y que son constantemente velados por los lenguajes institucionalizados y degradados por la avalancha informática de los medios productores de opinión pública.

Lo que, en última instancia, está en juego es la autonomía del individuo, la posibilidad de construir relaciones sociales más sanas y equitativas. Si bien es cierto que los discursos generadores de sentido que tradicionalmente establecieron las posiciones de poder y dirigieron las pugnas al interior de nuestra sociedad están fuera, o al margen de la escena que se describe, nada, ni lógicamente, ni fácticamente impide que se generen otros. Pero la resistencia a lo nuevo de parte de lo viejo, entendiendo por lo viejo, tanto las posiciones más fundamentalista arraigadas en la tradición y la dominación que se ha visto desplazada por la nueva tecnocracia liberal y sus aires de cambio, como los discursos neo, que apelan a ideas nuevas y renovadas para sostener viejas posiciones, sin detenerse a reflexionar y a pensar en el peso, la gravedad de aquellas discursividades, a pesar de esto, es posible generar una democratización de las relaciones sociales dentro de la educación. Principalmente mediante el abandono de las prácticas autoritarias, tanto las heredadas por la dictadura, como las generadas en la transición post-dictatorial.

La gravedad del asunto amerita preocupación , pero a la vez lo gravese halla grávido de posibilidad, por el sólo hecho de oponerse a lo real. Apostar por lo posible, quizás la única reserva que le queda a la comunicabilidad en la enseñanza. Lo que implica, necesariamente un radical cambio en el modo de entender y afrontar el tema de la educación.

Pero ya no podemos ser ingenuos. Hemos sido testigos de demasiadas volteretas y malabarismo en el circo democrático del Chile actual. Cuidado con los consecuentes, reza un viejo proverbio latino, esto ha sido utilizado por los poderes dominantes como arma de extorsión y de cooptación, pero también puede ser el principio de formas de relación menos dogmáticas y totalitarias.

Pero como dijera Enrique Lihn, mejor cayo, profetizar me da nauseas.

4             Post-ludio

Sin embargo algo paso. El «mochilazo» del 2001, momento en el que entremedio del caos y los disturbios, un periodista le pregunta a un joven que huye de la policía “por qué hacen esto”, este le responde gritando”pa’ que respeten los culiaos… pa’ que respeten”. El 2006, año en que los estudiantes se vuelven a movilizar, ya de una forma más organizada, y organizada bajo las mismas narices de la sociedad «adultocèntrica», y que pone en jaque al gobierno de Bachelet, saca a un ministro de escena y logra que se discuta los que nunca estuvo en tabla: la Ley Orgánica Constitucional de Educación – LOCE. Sabemos que a los «pingüinos»* se los by-pasearon y que la discusión se decidió entre cuatro paredes apelando a la vieja estrategia de la mesa de diálogo y de unidad nacional, estrategia que hiede a fascismo. Hasta el año recién pasado, en que el movimiento estudiantil nuevamente sale a las calles, movilizando fuerzas y energías sociales que se daban por acabadas. Algo paso en el mundo juvenil.

Hoy asistimos a una apertura que involucra a toda la sociedad y que nos obliga a una toma de posición en pos de la transformación social.


[1] La definiciones de que se hacen en los países iberoamericanos para establecer políticas públicas enfocadas al segmento juvenil presentan diferencias: 7 y 18 años en El Salvador; entre los 12 y 26 en Colombia; entre los 12 y 35 en Costa Rica; entre los 12 y 29 en México; entre los 14 y los 30 en Argentina; entre los 15 y 25 en Guatemala y Portugal, entre los 15 y 29 en Chile, Cuba, España, Panamá y Paraguay; entre los 18 y los 30 en Nicaragua; y en Honduras la población joven corresponde a los menores de 25 años. En Brasil se utilizaría el tramo entre los 15 y 24 años de edad… (Dávila, Ghiardo y Medrano, 2005: 33)

http://es.wikipedia.org/wiki/Movilizaci%C3%B3n_estudiantil_en_Chile_de_2006

449px-Niño_pingüino_protesta.jpg (449×599)

Cibermilitancia 2.0 La juventud kirchnerista en la Argentina de hoy


www.sye.uchile.cl/index.php/RSE/article/viewFile/20942/22921.

Rev. Sociedad & Equidad Nº 4, Julio de 2012.
RESUMEN1 El presente artículo se propone realizar una aproximación a la relación que existe hoy entre juventudes, participación política y nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC). En particular, hará referencia a ciertas singularidades que se advertirían en los modos de participación de las juventudes kirchneristas de Buenos Aires. Para ello se consideran los avances de investigación realizados a partir de entrevistas semi-estructuradas a jóvenes de 18 a 30 años que utilizan frecuentemente las TIC para la participación política. En los últimos años el interés por la participación política de las juventudes ha sido un tema de importancia social en los más variados ámbitos. Del mismo modo, ha crecido el peso y reconocimiento del sujeto joven como sujeto político relevante para el actual proceso político, buscando poder proyectarse al futuro. El marco en el que se inscribe dicha participación sería el de un cambio de época que se distingue en varios países de Latinoamérica, así como ciertas transformaciones vinculadas con la “tercera Revolución industrial (informacional)” -basada en el uso generalizado de TIC- y el surgimiento de la denominada cibermilitancia. PALABRAS CLAVE Participación, juventudes, microcultura política, capitalismo informacional, espacio público, cibermilitancia.
1 La autora es Maestranda en Comunicación y Cultura en la Universidad de Buenos Aires (UBA), becaria Doctoral del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas Universidad de Buenos Aires (UBA). Sus líneas de investigación son: sociología de la juventud, sociología de la cultura y política latinoamericana.
Nombre: Natalia Garrido (1)
Filiación: UBA- CONICET
País: Argentina
Correo: nagarridos@gmail.com
Cibermilitancia 2.0 La juventud kirchnerista en la Argentina de hoy Cibermilitancia 2.0 Youth Kirchner in Argentina today.

Artículo completo descargable. 18 págs.

CARTA A UN JOVEN INTERNAUTA. Frei Betto


enero 2010


Carta a un joven Internauta.

Sé que pasas largas horas en el computador navegando por todos los rumbos disponibles. No te envidio la adolescencia. A tu edad yo me estaba iniciando en la militancia estudiantil y me inyectaba utopía en las venas. Ya había leído todo Monteiro Lobato y me adentraba en las obras de Jorge Amado, guiado por los Capitanes de la arena.
No me atraía la televisión, y después del almuerzo me juntaba con mi pandilla en la calle, entregado a la emoción de los amoríos juveniles. O me sentaba con mis amigos en la barra de una sanguchería para hablar del cinema nuovo, de la bossa nova -porque todo era nuevo- o de las obras de Jean Paul Sartre.
Sé que Internet es una inmensa ventana al mundo y a la historia, y suelo parafrasear diciendo que Google es mi pastor y nada me ha de faltar.
Lo que me preocupa de ti es la falta de síntesis cognitiva. Al ponerte ante el computador recibes una avalancha de informaciones y de imágenes, al igual que las oleadas de lava de un volcán se precipitan sobre una aldea. Sin tener claridad acerca de lo que realmente suscita tu interés, no consigues transformar información en conocimiento ni entretenimiento en cultura. Mariposeas por interminables sitios, mientras que tu mente navega a la deriva cual barca sin remos llevada al capricho de las olas.
¿Cuánto tiempo pierdes recorriendo sitios de conversación insulsa? Sí, está bien intercambiar mensajes con los amigos; pero al menos conviene saber qué decir y qué preguntar. Es excitante perderse por los corredores virtuales de personas anónimas acostumbradas al juego del escondite. ¡Pero cuidado! Esa joven que te fascina con tanto palabrerío picante quizás no pase de ser un viejo pedófilo que, encubierto por el anonimato, se disfraza de beldad.
Desconfía de quien no tiene nada que hacer, excepto atrincherarse durante horas en la digitación compulsiva a la caza de incautos que se dejan encandilar por mensajes eróticos.
Haz buen uso de Internet. Usalo como herramienta de investigación para profundizar en tus estudios; visita los sitios que emiten cultura; conoce la biografía de personas que admiras; consulta la historia de tu época preferida; mira las increíbles imágenes del Universo captadas por el telescopio Hubble; escucha sinfonías y música pop. ¡Pero cuida tu salud! El uso prolongado del computador puede causarte lesiones en las manos por el esfuerzo repetitivo y volverte sedentario, obeso, sobre todo si, al lado del teclado, mantienes una botella de refresco y un paquete de papas fritas.
Cuida la vista, aumenta el tipo de las letras, deja que tus ojos se distraigan periódicamente en algún paisaje que no sea la simple pantalla del monitor.
Presta atención: no hay comida gratis. No te engañes con la idea de que el computador te cuesta apenas el consumo de energía eléctrica, la mensualidad del proveedor y el acceso a Internet. Lo que mantiene en funcionamiento esta máquina en la que estoy redactando este artículo es la publicidad. Fíjate que aparecen anuncios por todos los rincones. Ellos enmarcan el Google, las noticias, la Wikipedia, etc. Es la polución consumista al acecho de nuestro inconsciente.
No te dejes esclavizar por el computador. No permitas que robe tu tiempo -de descanso, para leer un buen libro (de papel, no virtual), o de convivencia con tu familia y tus amigos-. Somételo a tu ritmo de vida. Ponlo a funcionar sólo algunas horas al día. Vence el arrebato que él provoca en muchas personas. Y no te dejes engañar. Nunca la máquina será más inteligente que el ser humano. Ella contiene millones de informaciones, pero no sabe nada. Es capaz de vencer en el ajedrez, pero porque alguien semejante a ti y a mí la programó para jugar. Exhibe las mejores películas y nos permite escuchar las músicas más emocionantes, pero nunca se deleitará con el amplio menú que nos ofrece.
Si prefieres la máquina a las personas y la usas como refugio de tu aversión a la sociabilidad, te recomiendo que busques un médico; porque tu autoestima está muy baja y el computador nunca dirá que tienes que tratarte como si fuera un virus. O si tu autoestima alcanzó las nubes y crees que no existen personas a tu altura, que es mejor quedarse solo… En ambas hipótesis estás siendo canibalizado por el computador. Y poco a poco te transformarás en un ser meramente virtual. Lo que no es ninguna virtud; antes bien, es la comprobación de que ya sufres de una enfermedad grave: el síndrome del onanismo electrónico.

Autor: Frei Betto

A %d blogueros les gusta esto: